Tema 28 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 3º curso
Asignatura Nutrición
Año del apunte 2017
Páginas 4
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

    Tema  28:  Dieta  y  osteoporosis     La  osteoporosis  supone  la  tercera  causa  de   muerte  en  las  personas  mayores.  Se  caracteriza   por  una  debilitación  del  hueso.     El  hueso  tiene  una  zona  cortical  densa   mineralizada  y  una  interna  (trabecular)  que   está  hueca.  En  el  hueso,  hay  una  parte   importante  de  proteínas,  sobre  todo  colágeno.   Es  la  matriz  orgánica.  También  tiene  matriz   mineral  (hidroxiapatito).  El  hueso  tiene  una   estructura  a  la  vez  flexible  y  con  un  gran   soporte  a  la  presión.  Se  consigue  con  esta  doble   composición  orgánica  y  mineral.  Gracias  a  esta   estructura  trabecular  interna,  no  supone  un   peso  excesivo  para  el  organismo.  Tiene  gran   resistencia  a  torsiones  y  presiones.   En  la  zona  cortical  hay  conductos  que  van  a  lo   largo  de  la  toda  la  corteza  del  hueso  por  donde   circulan  los  vasos  sanguíneos.  Dentro  de  esta   estructura  densa  de  la  corteza,  hay  células.   Aunque  la  mayor  parte  de  las  células  están  en  la   zona  trabecular.     Si  hacemos  un  corte  del  hueso  vemos:   -­‐  Osteocitos:  están  dentro  de  la  zona  cortical.  Son   células  formadoras  del  hueso  que  se  han   quedado  encerradas  en  la  matriz.  Están   conectadas  con  el  sistema  circulatorio.   -­‐  Osteoblastos:  son  células  formadoras  de  hueso.   Está  en  la  superficie  trabecular  y  cortical.     -­‐  Osteoclastos:  son  macrófagos  capaces  de   destruir  la  matriz  mineral  y  orgánica  mediante   enzimas.       Hay  un  proceso  continuo  de  remodelado.  Se  está   fabricando  y  destruyendo  el  hueso   continuamente.  Se  abre  la  membrana,  actúan  los  osteoclastos,  se  recubre  de  osteblastos  y  se  reconstituye  la   matriz,  luego  se  mineraliza.     Durante  las  2  primeras  décadas  de  vida  hasta  los  30  años,  predomina  la  formación  de  hueso.  A  partir  de  30-­‐40   años,  predomina  la  destrucción  del  hueso.     En  la  osteoporosis,  predomina  la  destrucción  sobre  la  formación.     Osteoporosis   Es  una  enfermedad  esquelética  caracterizada  por  una  resistencia  ósea  disminuida  debido  a  una  reducción  de   la  masa  ósea  y  un  deterioro  de  la  microestructura  que  predispone  a  una  persona  a  un  riesgo  aumentado  de   fractura.  Es  una  reducción  total  de  la  masa  ósea.  Disminuye  la  parte  orgánica  y  mineral.  Hay  riesgo  elevado  de   fractura  porque  el  hueso  pierde  resistencia.  Los  fracturas  son  cuando  no  hay  violencia  en  la  caída.  Es  lo  más   prevalente  en  los  países  desarrollados.     Raquitismo  y  osteomalacia   Es  una  alteración  en  la  mineralización  de  las  proteínas  de  la  matriz  ósea  debido  a  la  hipocalcemia  y  la   hipofosfatemia,  principalmente  consecuencia  del  déficit  de  vitamina  D.  Se  mantiene  la  masa  ósea,  pero  está   poco  mineralizada.  Esta  matriz  hipomineralizada  es  propensa  al  curvamiento  de  las  extremidades  que   soportan  peso,  así  como  a  fracturas.       1       Es  una  alteración  de  la  mineralización,  pero  no  de  la  masa  total  del  hueso.  No  hay  suficiente  mineral,   predomina  la  materia  orgánica.  Se  pueden  producir  fracturas,  pero  normalmente  hay  deformaciones.  Se   vuelve  demasiado  flexible.     En  niños  se  llama  raquitismo,  es  una  falta  de  Ca  y  vitamina  D  en  el  periodo  de  desarrollo  de  los  huesos.  Las   piernas  se  ven  torcidas.       Sintomatología  de  la  osteoporosis   Hay  dolor  óseo.  Cuando  se  someten  los  huesos  a  esfuerzo,  duelen.  También  hay  fracturas  sin  violencia,  por   una  caída  andando  despacio  o  parado.  Lo  más  frecuente  son  las  vértebras  (lumbar),  radio  (fractura  de  Colles),   costillas  y  cuello  de  fémur  (15%  mujeres).  Es  mucho  más  frecuente  en  mujeres  que  en  hombres.     También  son  frecuentes  las  deformaciones  de  la  columna,  como  la  cifosis.  Puede  haber  aplastamiento   vertebral,  sobre  todo  la  zona  interna  de  la  vértebra.       Osteoporosis  postmenopáusica.  Déficit  de  estrógenos.  Tipo  I   Se  da  en  las  mujeres  a  partir  de  los  50  años.  Se  debe  a  una  pérdida  acelerada  y  desproporcionada  de  hueso   trabecular  (alta  remodelación  ósea).  Las  fracturas  de  los  cuerpos  vertebrales  y  de  la  proporción  distal  del  rdio   son  complicaciones  frecuentes.  Se  da  en  el  20%  de  las  mujeres  postmenopáusicas  de  51  a  75  años.       Osteoporosis  senil.  Envejecimiento.  Tipo  II   Se  da  en  algunas  mujeres  y  varones  (6%)  de  más  de  65  años,  aunque  más  en  mujeres.  Es  consecuencia  de  un   déficit  de  la  función  de  los  osteoblastos  (bajo  remodelado  óseo).  Hay  muy  baja  o  nula  remodelación.  Los   factores  que  hacen  que  se  acelere  son  el  sedentarismo-­‐inmovilización,  peor  absorción  intestinal  de  Ca,  falta   de  vitamina  D  por  falta  de  sol  y  trastornos  nutricionales  e  hiperparatiroidismo  secundario.     Los  huesos  que  se  rompen  son  los  que  tienen  zona  trabecular  y  cortical  importante,  como  cuello  femoral,   porción  proximal  del  húmero  y  pelvis,  por  afectarse  tanto  el  hueso  cortical  como  el  trabecular.     Factores  de  riesgo  de  la  osteoporosis   -­‐  Parámetro  de  valoración  primario:  dolor  y   fractura  (cadera,  vértebras,  muñeca,  etc).     -­‐  Densidad  mineral  ósea  (DMO):  >-­‐2,5  de  la   población  adulta  joven  (OMS).   -­‐  Sexo:  las  mujeres  tienen  una  incidencia  a  la   osteoporosis  de  3-­‐4  veces  más  alta.  A  partir  de   la  menopausia,  los  estrógenos  se  reducen  y  el   riesgo  de  osteoporosis  aumenta.  En  hombres,  el   declive  de  hormonas  sexuales  es  más  reducido.   1  de  cada  3  mujeres  y  1  de  cada  12  hombres   mayores  de  55  años.   -­‐  Edad:  con  la  edad,  se  pierde  masa  mineral.     Además  edad,  más  riesgo  de  osteoporosis.   -­‐  Raza  y  zona  geográfica:  los  de  raza  blanca   tienen  menor  densidad  ósea  que  los  negros.     -­‐  Enfermedades:  menopausia  precoz,  varones  con  testosterona  baja,  hipogonadismos.  La  intolerancia  al   gluten  produce  intolerancia  al  Ca  y  vitamina  D  (enfermedad  celiaca).  Síndromes  malabsortivos  intestinales,   gastrectomía  (reducciones  gástricas  por  tratamientos  quirúrgicos),  hiperparatiroidismo,  mujeres  atletas   profesionales,  enfermedades  hepáticas  importantes,  artritis  reumatoide,  esclerosis  múltiple,  anorexia,   EPOC,  talasemia.  Las  enfermedad  inflamatorias  se  suelen  tratar  con  corticoides.  Este  tratamiento   continuado  o  frecuente  produce  osteoporosis  porque  da  alta  eliminación  de  Ca  por  la  orina  y  aumento  del   remodelado  óseo.   -­‐  Antecedentes  familiares  directos.   -­‐  Escasa  ingesta  de  Ca  o  aporte  inadecuado  de  vitamina  D,  dieta  hiperproteica  y  dieta  vegetariana.  La  falta  de   Ca  es  más  peligrosa  en  personas  jóvenes  que  en  personas  mayores.  Si  no  se  almacena  mineral  durante  la   infancia  y  adolescencia,  aparecerá  inevitablemente  osteoporosis.     -­‐  Tabaquismo.   -­‐  Consumo  excesivo  de  alcohol  y  café  (más  de  3  tazas  al  día).     2       -­‐  Sedentarismo:  la  actividad  física  aumenta  la  densidad  mineral  de  hueso.  El  esfuerzo  y  tensión  disminuyen  la   actividad  de  osteoclastos  y  aumenta  los  osteoblastos.     -­‐  Sedentarismo.   -­‐  Poca  exposición  solar.   -­‐  Delgadez.  La  obesidad  protege,  es  la  única  enfermedad  degenerativa  que  disminuye  la  osteoporosis.  El   obeso  tiene  más  peso,  lo  que  hace  que  el  hueso  soporte  más  presión  y  haya  más  mineralización.   -­‐  Medicamentos;  corticoesteroides,  anticonvulsivantes.     Se  diagnostica  la  osteoporosis  mediante  la  densitometría  ósea.  Se  basa  en  la  capacidad  de  los  tejidos  para   retener  radiación  dependiendo  de  su  densidad.  Es  como  una  radiografía  con  radiación  que  emite  Gadolinio.   Emite  en  2  frecuencias,  una  mayor  y  otra  menor.  Cada  una  tiene  una  absorbancia  distinta  en  función  de  la   densidad  del  tejido.  Se  expresa  en  g/cm2.  Se  dice  que  una  persona  tiene  densidad  reducida  cuando  está  por   debajo  de  la  desviación  estándar  que  una  persona  joven  de  su  misma  raza.  En  mujeres,  lo  normal  es  0,97-­‐1,28   Hay  osteopenia  cuando  la  densidad  está  por  debajo  de  la  desviación  estándar  de  las  densidades  medias  de  la   población  joven.  Hay  osteoporosis  cuando  hay  2,5  veces  la  desviación  estándar.   La  densitometría  se  ve  parecida  a  una  radiografía.     La  densidad  mineral  va  disminuyendo  en  la  población  con  la  edad.  A  partir  de  los  70,  disminuye  más   lentamente.  Por  encima  de  los  80  años,  ya  hay  riesgo  de  osteoporosis.  En  la  cadera,  la  distribución  es  más   homogénea.  Con  la  edad,  inevitablemente  se  pierde  masa  mineral  del  hueso.  Solo  podemos  retrasar  la   pérdida,  pero  es  inevitable.       Se  detecta  con  la  densitometría.  No  tiene  sentido  repetirla  antes  de  6  meses  o  1  año  porque  no  habrá   cambios  apreciables.  Si  queremos  ver  si  está  dejando  de  perder  masa  ósea,  necesitamos  un  indicador  más   rápido.     El  Ca  sérico  no  es  un  buen  índice  porque  es  muy  estable.     Lo  más  práctico  es  determinar  metabolitos  en  orina  que   tienen  que  ver  con  el  metabolismo  óseo.  Hay  parte  mineral   y  orgánica  en  el  hueso.  Cuando  se  destruye  hueso,  se   destruye  mineral  y  colágeno.  El  colágeno  tiene  aminoácidos   normales,  pero  una  vez  formado,  la  prolina  se  hidroxila  para   formar  la  hidroxiprolina.  Cuando  el  colágeno  se  destruye,  los  demás  aminoácidos  forman  otras  proteínas,   pero  la  hidroxiprolina  no  es  proteinogenética;  se  excreta  en  orina.  Si  reducimos  la  destrucción  de  hueso,  hay   que  reducir  la  excreción  urinaria  de  hidroxiprolina.  Pero  también  existe  en  el  colágeno  muscular,  puede  ser   que  la  persona  se  haya  comido  un  filete  con  mucho  colágeno.   Por  eso  se  usa  un  derivado  solo  del  hueso,  que  es  la  piridinolina  y  deoxipiridinolina.  Dice  si  se  está   destruyendo  hueso  o  no.  Se  detectan  en  orina  y  se  repite  el  análisis  de  orina  a  los  15-­‐20  días.       Tratamiento  de  la  osteoporosis   Objetivos  del  tratamiento  para  la  osteoporosis:   -­‐  Controlar  el  dolor  asociado  a  la  enfermedad:  se  usan  antiinflamatorios  y  analgésicos.   -­‐  Retardar  o  detener  el  proceso  de  pérdida  ósea.   -­‐  Prevenir  fracturas  con  medicamentos  que  fortalezcan  el  hueso.   -­‐  Minimizar  el  riesgo  de  caídas  que  podrían  causar  fracturas.     Lo  más  eficaz  es  la  prevención  de  la  osteoporosis.  Se  hace  en  la  adolescencia,  gestación  y  lactación.  Hay  una   gran  pérdida  de  Ca  en  gestación  y  lactación.  Es  importante  una  dieta  rica  en  Ca,  ejercicio  al  aire  libre  para   tomar  el  sol  y  dieta  no  elevada  en  proteínas.  Las  proteínas  hacen  que  se  incrementen  las  pérdidas  renales  de   Ca.       Cuando  la  osteoporosis  está  manifiesta:   1.   Ca  y  vitamina  D.  El  suplemento  de  500-­‐1000mg  diarios  de  Ca  y  400-­‐8000  UI  de  vitamina  D  en  ampollas   bebibles  cada  15  días.  Es  para  mujeres  postmenopáusicas  y  ancianos.  Con  este  tratamiento,  no  se  consigue   detener  el  avance  de  la  osteoporosis,  necesita  también  fármacos.     3       2.   Calcitonina.  Es  una  hormona  producida  en  el  tiroides,  evita  la  resorción  ósea.  Aumenta  la  retención  de  Ca  y   reduce  las  pérdidas  renales  de  Ca.  Solo  se  usa  como  segunda  posibilidad,  solo  para  pacientes  que  no   puedan  recibir  otros  tratamientos.   3.   Terapia  hormonal  sustitutiva  con  estrógenos  o  asociados  a  gestágenos.  Su  indicación  fundamental  es  el   control  del  síndrome  climatérico.  Si  se  usa  a  largo  plazo  (más  de  3  años)  favorece  la  aparición  de  cáncer  de   mama.     4.   Moduladores  selectivos  de  los  receptores  estrogénicos  (SERMs):  fitoestrógenos,  raloxifeno.  Tienen  efecto   agonista  sobre  la  masa  ósea  y  antagonista  sobre  endometrio  y  mama.  Son  muy    útiles  en  mujeres   postmenopáusicas,  cuando  hay  osteopenia,  para  prevenir  la  aparición  de  osteoporosis.  No  se  usan  en  el   tejido  mamario.   5.   Bifosfonatos.  Son  fáramcos  antiresortivos,  inhiben  la  actividad  de  los  osteoclastos,  que  son  los  causantes   de  la  pérdida  de  hueso.  Los  más  utilizados  son  risedronato  y  alendronato.  Disminuyen  el  riesgo  de  fractura   vertebral  y  de  fémur.   6.   Paratohormona  recombinante  (PTH).  Es  osteoformadora,  aumenta  la  actividad  de  los  osteoblastos.  Es  un   tratamiento  muy  eficaz  en  la  retención  de  la  pérdida.  Reduce  el  riesgo  de  fracturas  a  dosis  de  100mcg   (20mcg/dl).  Tiene  contraindicaciones:  personas  con  tumores,  hayan  recibido  radioterapia,  con   hiperparatiroidismo,  en  casos  de  litiasis  renal,  enfermos  de  Paget,  Ca  alto  en  sangre.   7.   Ranelato  de  estroncio.  Se  puede  sustituir  el  Sr  por  Ca  del  hueso.  Forma  fosfato  de  estroncio  en  lugar  del   fosfato  de  Ca.  Es  más  resistente  a  la  acción  de  los  osteoclastos  que  el  Ca.  Reduce  la  resorción  ósea.     Raquitismo  y  osteomalacia   Es  una  falta  de  vitamina  D  y  Ca.  La  masa  ósea  se  mantiene,  pero  no  hay  mineral.  El  único  tratamiento  es   suplemento  de  vitamina  D  (2000-­‐4000  UI  de  vitD)  y  Ca.  Revierten  completamente  la  enfermedad  porque  se   da  sobre  todo  en  jóvenes,  no  en  mayores.         4   ...

Tags: