Liberalismo político. (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Historia de la teoría política
Año del apunte 2014
Páginas 4
Fecha de subida 29/04/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

Historia de la teoría política Liberalismo político Los autores de esta corriente don John Stuart Mill, Alexis de Tocqueville y Max Weber.
El ultimo es un autor que plantea o prosigue a los anteriores ya que los temas que le importan son comunes, los comparten sin influirse. Son tres grandes constructores del sistema político actual, el representativo. Es una forma de participación horizontal con una representación vertical a través de elegidos.
Max Weber es el escritor del artículo 41 de la Constitución de Weimar. Este plantea que el conjunto de la nación alemana elige a su presidente. En relación, Weber se hace eco de un problema que han planteado Mill y Tocqueville que es la necesidad de políticos excelentes, de un carácter vigoroso, de liderazgo sobresaliente, para impulsar la democracia. La Constitución de Weimar es republicana y representativa que ha servido de modelo, junto con la Constitución Alemana vigente (de 1949), para toda Europa.
Estos tres autores, aparte de liberales, son románticos. Esto ha subrayado mucho el tema de la heroicidad política. El problema fue que esto desencadeno el social-nacionalismo.
Cuando empiezan las críticas exacerbadas al parlamentarismo nos encontramos ante el problema del autoritarismo o ante el populismo político. Tanto uno como otro, como enemigos del parlamento, son bastante peligrosos.
Alexis de Tocqueville contrasta las dos revoluciones modernas, la francesa y la norteamericana. Es un autor que plantea la ambivalencia de la Revolución Norteamericana pues trae homogeneidad, vulgarización de los placeres, un excesivo egoísmo particular, desafección política por los problemas públicos ya que llevo consigo un gran lucro. Pero también ve en la igualdad política el futuro del mundo occidental. La gran aportación de la Revolución Norteamericana es la descentralización administrativa. El federalismo de EEUU hace una descentralización de la política defendido por este autor. En EEUU hay una opinión publica muy igualitaria debido a que en la revolución no hubo una gran lucha entre privilegiados y el resto del pueblo (no hay una gran diferencia entre el sabio y el ignorante). Para Tocqueville, en la Revolución Francesa hay una gran centralización política. Lo que aporta esta revolución es la abolición de las costumbres feudales, de los estamentos feudales, acabar con los cuerpos intermedios (corporaciones profesionales, de diferentes artesanos, de diferentes menestrales, negociantes de los impuestos, es decir, los gremios que pactan con el monarca los impuestos que van a pagar). A partir de esto, son los individuos los que negocian con el cuerpo político revolucionario los que negocian, pactar ellos mismos sin mediadores. La Revolución Francesa establece un cuerpo con ciudadanos activos, que son los burgueses que pagan los impuestos que influyen y participan directamente en la representación política, y activos, no las mujeres ni los vagabundo ni los domésticos (estos son los 3 déficits democráticos de la RF). La descentralización de la RN permite la vida local, es decir, una participación que se da en la base de la sociedad civil, en los municipios y ayuntamientos de los ciudadanos de a pie para cualquier tipo de finalidad que surja allí. Es una sociedad civil muy dinámica, creadora, solvente para atajar los problemas de la localidad donde viven. Por tanto, se combina una vida política Vertical (representación) Participación horizontal Vida local Los tres políticos ven fundamental la educación política de los ciudadanos pues ven que es algo frágil que no se termina nunca de formar.
Hay que combinar una tarea de gobierno bien centralizada con una administración descentralizada y una participación horizontal cívica y ciudadana importante.
Tocqueville es un crítico de la RF pues aunque acaba con los medios del Antiguo Régimen, no supuso un cambio tan drástico, fundamental y poderoso como suelen traer las revoluciones. Bajo la RF, desde Luis XIV a Napoleon, hay una corriente que en el componente personalista de Francia, se hace ver que la revolución prosiguió sin cortes en la historia.
Tocqueville y Weber tienen una filosofía de la historia (una forma de verla) que comparten la idea de ver que, en sentido neto en el mundo contemporáneo, no suele haber cambios profundos de revolución. El peso de las maquinarias administrativas es tan fuerte los cambios tan profundos no suelen darse. Esta filosofía es compartida por estos autores ya que Weber analiza la Revolución Rusa como fallida y trucada porque el poder militar en Rusia es un poder que ha pasado del zarismo al bolchevismo como un poder bastante estable. El poder zarista no se ha visto trastocado.
El populismo político es la representatividad de las masas sociales por un jefe. Cuando se pretende que un jefe pueda representar al margen del parlamento. Puede ser tanto de derechas como de izquierdas. Un ejemplo de esto es el estalinismo, el bolcheviquismo, Hitler, Mussolini. Está bien siempre y cuando no se conviertan en enemigas del parlamento.
A finales del XIX, entra en crisis el liberalismo político siendo el parlamento criticado y la sociedad esta dualizada económicamente (mucho rico y mucho pobre, sin clases medias). Todo este siglo sirve para la construcción del sistema democrático representativo moderno. El marxismo contemporáneo a Tocqueville y a Mill está siendo criticado por Marx y Engels ya que deja a parte a la clase trabajadora. Rosa Luxemburgo, una espartaquista alemana y precedente del partido comunista alemán, es partidaria de la Revolución Rusa en Alemania, de no cerrar los conflictos propios de la IGM para mantener las diferencias de clases y continuar con una revolución social. Max y Engels piensas que hasta que no haya una revolución social y económica hay que mantener las instituciones democráticas, la clase trabajadora ha de entrar al parlamento por elecciones. Marx escribe el libro La lucha de clases en Francia, con él dice que hasta que no haya una máxima desigualdad de la sociedad, no estén las condiciones de una revolución social, que permanezcan las sociedades democráticas.
Mill defiende el voto plural, es decir, que tengan más votos aquellos que tengan mayor preparación intelectual y mayores recursos económicos (hasta 7 veces). Sin embargo, destacan sus obras Sobre la libertad (1859) y Sobre el gobierno representativo (1871).
En el segundo defiende que las administraciones tengan un input que viene de fuera. En el primero plantea el problema de la libertad individual para hacer y opinar lo que se quiera sin dañar objetivamente a terceros. La defiende pues el Estado solo puede intervenir con un único criterio: no dañar a terceros. Si la libertad individual se rige de una forma templada cada uno puede tener los comportamientos excéntricos que quiera.
Para Mill, las personas más extravagantes, los dandis como planta rara, es muy importante pues si se les anulase no habría progreso en la sociedad ya que ellos permiten un debate moral interno. Esto ha defendido para defender a las minorías sexuales.
El poder social y tiránico de las masas sociales es mayor que el poder político. Mill y Tocqueville están criticando la tiranía de la mayoría en las sociedades democráticas.
Se suelen distinguir tres modelos de la democracia: 1. Defensora: se da entre las revoluciones burguesas modernas y la primera mitad del XIX. Es impulsada por el utilitarista Jeremy Bentham. Se defiende la extensión del sufragio, deben votar los trabajadores porque en el fondo van a imitar a los burgueses. Se deben clasificar las falacias políticas pues todos somos interesados. Pero la democracia es el único procedimiento para determinar que los políticos han dejado de ser representantes políticos pues el voto es el instrumento de retirar la confianza y cambiarlos.
2. Desarrolladora: es la defendida por Mill y Tocqueville. El primero es un utilitarista que revisa desde dentro la corriente ya que se defiende que la mejor medida política es la que da la mayor felicidad al mayor número de personas. Lo revisa pues esto puede no defender los derechos humanos. Vale más menor felicidades de mayor calidad, la felicidad tiene que ser cualitativamente formadora del espíritu. Esta democracia dura hasta la IGM. Se pretende una educación política para evitar llegar al despotismo.
3. Competitiva de partidos: a partir de la IGM. Consiste en las elecciones como mercado, es decir, los partidos políticos ofrecen ofertas electorales con el objetivo de ganar la mayor demanda posible. Este modelo comienza por la afirmación de que la política es una lucha encaminada a la consecución del logro de mayores aliados políticos posibles. El economista Schumpeter plantea este modelo en su obra Capitalismo, socialismo y democracia. Plantea que dependiendo de nuestra posición social, nuestros intereses varían por lo que no hay un interés común.
Tanto Tocqueville como Weber observan en EEUU la importancia del protestantismo en la vida económica. Weber escribe La ética protestante…, mientras que el catolicismo implanta comportamientos rígidos, el protestantismo es flexible y premia al emprendedor y al pequeño inversor que prueba su fortuna, dedicación y riesgo en el mercado. Dinamiza el capitalismo. Por lo que Weber destaca la importancia del individualismo económico a partir del protestantismo y comprueba que ya en EEUU hay una mecanización de la industria fuertísimo.
Dentro de esta tradición liberal política critica de la democracia, hay un autor que también viaja a EEUU, Ostrocorski, escribe sobre los problemas de los partidos políticos estadounidenses. Estos han de ser mejorables y reformables.
...