5. Consolidación y Desarrollo de los EEUU hasta la Guerra de Secesión PARTE I (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 16
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 8
Subido por

Vista previa del texto

5-­‐CONSOLIDACION   Y   DESARROLLO   DE   LOS   ESTADOS   UNIDOS   HASTA   LA   GUERRA   DE   SECESION.     Estado  hegemónico,  a  mediados  del  XIX,  cuando  se  acera  a  los  40  millones  de  habitantes,  y   con   su   potencial   económico,   ya   era   el   más   poderoso.   Pero   no   se   vería   hasta   que   en   el   continente   se   vieran   los   grandes   enfrentamientos   con   la   I   GM.   Es   ahí   cuando   dejan   clara   su   hegemonía  hasta  hoy.   Nacen   tras   la   guerra   de   Independencia   y   deja   una   suma   de   estados   federados   que   a   partir   de   los  13  originarios,  van  aumentando  y  nacen  nuevos.     Maine   nace   por   ejemplo   como   partición   de   Massachusetts   (porque   el   número   de   estados   había   de   ser   pares   para   ser   representados),   y   también   Virginia   Occidental   nace   de   una   partición.     INTRODUCCIÓN   Primera  mitad  del  siglo  XIX:   • • • • • Los   EEUU   se   van   construyendo,   van   creciendo   a   raíz   de   esos   13   estados,   entrando   nuevos.   Van   conquistando,   y   no   en   sentido   militar,   sino   de   expansión.   Conquista   desde   el   atlántico   hacia   el   pacífico.   Durante   cien   años,   haciendo   saltos,   se   va   conquistando.   Tiene   que   ver   con   la  emigración,   la   economía   (ejemplo:   en   California   al   descubrir  oro,  gran  emigración)…     Era  y  todavía  es  la  tierra  de  la  libertad  y  de  la  oportunidad.  Lo  era  para  los  europeos,  a   medida   que   Europa   crecía,   había   crisis,   como   la   de   la   patata,   la   salida   eran   EEUU,   donde  encima  había  democracia,  elecciones…   Pero  no  sólo  era  esto.  Estaba  la  esclavitud.  Muchos  estados  la  defendían  y  sostenían  el   sistema  esclavista.  Es  un  estado  racista,  y  todavía  hoy.     En  los  años  anteriores  a  la  guerra  de  secesión,  dos  contradicciones  básicas:   o Políticas:   como   estados   federadas,   siempre   tendrán   la   discusión   entre   el   equilibrio  del  poder  entre  los  estados  y  el  gobierno  central  (¿quién  manda?,   conflicto   de   competencias).   Lucha   entre   preeminencia   estado   federal   y   defensores  de  preeminencia  de  los  estados.   o Económico-­‐morales:   problemas   económico   y   moral   de   la   esclavitud,   que   se   barajará  con  la  estructura  del  estado.     o A   esto   se   irán   encontrado   soluciones   políticas   pactadas,   y   finalmente,   las   contradicciones  se  solucionaran  gracias  a  una  guerra  civil.   La   política   ha   sido   arancelaria   internamente   hasta   después   de   la   Guerra   Mundial   y   sigue   siéndolo   en   muchos   aspectos.   Discusión   arancelaria   entre   los   años   20,   cuando   una   parte   de   EEUU   sigue   la   industrialización,   y   otros   muy   agrarios.   También   conflicto.   EEUU,   en   esta   situación,   para   proteger   su   industrialización,   hace   una   política   proteccionista.   No   favorecen   la   importación.   ¡Perjudica   a   los   exportadores!   (porque   1 luego  a  ellos  también  les  cobraran  aranceles).  Y  lo  que  exportaba  EEUU  era  el  algodón.   Perjudica   a   los   estados   del   sur   con   economías   de   plantación.   Carolina   del   Sur   se   rebela.  Todo  esto  acabará  llevando  al  conflicto.  En  este  caso  se  baja  el  arancel  y  se  sale   de  esta  situación.  Pero  el  problema  de  fondo  sigue.     a)  LA  FORMACION  TERRITORIAL  DE  LOS  ESTADOS  UNIDOS     Cuando   en   1783   los   Estados   Unidos   fueron   reconocidos   internacionalmente   formaban   un   territorio   muy   reducido,   escasamente   poblado   y   con   una   economía   muy   poco   evolucionada;   sin   embargo,   a   mediados   del   siglo   XIX   habían   conseguido   prácticamente   sus   fronteras   actuales,   a   excepción   de   Alaska   y   las   islas   Hawái,   y   habían   alcanzado   un   gran   desarrollo   económico   y   social.   A   finales   de   la   misma   centuria   se   habían   convertido   ya   en   una   de   las   grandes   potencias   mundiales  y  empezaban  a  ejercer  una  hegemonía  indiscutible  en  toda  América.     En  su  expansión  territorial  hacia  el  Oeste  y  el  Sur  se  distinguen  una  serie  de  etapas  claramente   diferenciadas:     1ª   Etapa:   La   ocupación   y   colonización   de   la   zona   comprendida   entre   los   Apalaches   y   el   Mississippi,  es  decir,  el  territorio  adquirido  en  el  Tratado  de  Versalles  de  1783.     Ø Como  se  ha  dicho  anteriormente,  la  colonización  y  la  política  reguladora  de  estas  nuevas   tierras  se  pudo  hacer  gracias  a  la  Ordenanza  de  1785,  por  la  que  el  Congreso  ordenó  el   deslinde  sistemático  y  la  venta  de  las  tierras,  y  por  la  Ordenanza  del  Noroeste  de  1787   que  establecía  las  disposiciones  relativas  a  su  gobierno  y  a  la  posibilidad  de  adherirse  a   la  Unión  en  pie  de  igualdad  a  los  13  estados  iniciales.     Ø La  política  exterior  norteamericana  también  contribuyó  a  la  colonización  y  potenciación     económica  de  la  zona.  Por  el  Tratado  de  Jay,  de  1794,  Gran  Bretaña  se  comprometió  a   evacuar   sus   posesiones   en   el   Noroeste,   pues     aunque   había   renunciado   a   ellas   en   la   paz   de  1783,  había  incumplido  su  compromiso.  De  capital  importancia  fue  el   Tratado  de  San   Lorenzo  o  Tratado  de  Pinchney,  firmado  con  España  en  octubre  de  1795,  por  el  que  el   Gobierno  español,  temeroso  de  las  represalias  británicas  ante  su  retirada  de  la  Primera   Coalición  contra  la  Francia  revolucionaria  en  la  paz  de  Basilea,  y  buscando  la  amistad  de   los  Estados  Unidos,  consintió  en  la  apertura  de  la  desembocadura  del  Mississippi  y  en  la   libertad   de   navegación   de   los   americanos   por   dicho   río,   sin   recibir   ninguna   compen-­‐ sación  a  cambio.       2ª  Etapa:  La  compra  de  la  Luisiana   Ø La  Luisiana  había  sido  francesa  hasta  1763,  en  que  fue  cedida  a  España  por  el  Tratado  de   París,   pero   en   1800   por   el   Tratado   de   San   Ildefonso,   confirmado   por   el   Acta   adicional   de   2 Aranjuez  de  1801,  fue  devuelta  a  Francia.  El  entonces  presidente  de  los  Estados  Unidos,   Jefferson,   reconociendo   el   peligro   potencial   que   representaba   este   cambio   de   propietario,   envió   a   James   Monroe   a   París   a   negociar   su   posible   compra.   Napoleón   decidió   venderla   por   15   millones   de   dólares   en   1803.   Las   razones   de   esta   decisión   hay   que   buscarlas   en   el   deseo   de   Bonaparte   de   evitar   una   alianza   entre   EE.UU.   y   Gran   Bretaña  en  caso  de  guerra,  en  la  imposibilidad  de  mantener  la  Luisiana  contra  un  posible   ataque  inglés  o  norteamericano  y  en  la  necesidad  de  sanear  las  finanzas  francesas.     Ø La  adquisición  de  este  enorme  territorio    de  unos  2.150.000  kilómetros  cuadrados  entre   la   orilla   derecha   de   Mississippi   y   las   Rocosas   y   que   era   muy   poco   conocido   suscitó   la   organización  de  numerosas  expediciones  de  exploración  y  descubrimiento,  como  las  de   Lewis   y   Clark   en   1804-­‐1806   o   la   de   Zabulón   Pike   en   1807   y   la   de  Stephen   Lang   en   1820.   La   imprecisión   de   sus   límites   condujo,   asimismo,   a   celebrar   conversaciones   con   Gran   Bretaña  (convención  anglo-­‐americana  de  1818)  y  con  España  para  fijar  sus  fronteras.     3ª  Etapa:  La  adquisición  de  las  Floridas.     Ø Efectivamente,   la   compra   de   la   Luisiana   por   los   Estados   Unidos   provocó   roces   entre   el   Gobierno   americano   y   el   español,   por   considerar   aquél   que   la   cesión   de   la   Luisiana   también  incluía  la  Florida  Occidental.     Ø En  1804  Jefferson  trató  infructuosamente  de  comprarla.     Ø En  1810  los  inmigrantes  yanquis  (en  origen  eran  los  que  habitaban  la  colonia  de  Nueva  Inglaterra,  al   noreste  del  país)  establecidos  en  Baton-­‐Rouge  (capital  de  Luisiana)  se  sublevaron  contra  la   autoridad  española  y  EE.UU.,  aprovechando  que  España  se  encontraba  ocupada  por  las   tropas  napoleónicas,  se  anexionó  la  zona  situada  al  Oeste  del  río  Perdido.  Tres  años  más   tarde   (1813)   conquistó   el   resto   de   la   Florida   Occidental,   durante   la   llamada   “segunda   guerra  de  la  independencia”,  alegando  que  España  era  aliada  de  Gran  Bretaña.     Ø Tras   fracasar   unas   negociaciones   cuyo   objetivo   era   la   compra   de   la   Florida   Oriental,   aprovechando   la   delicada   situación   de   España   en   el   continente   americano,   el   general   Jackson   invadió   la   Florida   española   con   pretexto   de   perseguir   a   los   indios   semínolas   que   habían  hecho  una  incursión  en  Georgia.  El  Gobierno  de  Madrid  tuvo  que  ceder  y  en  1819   por   el   Tratado   de   Adams-­‐Onís   renunció   a   la   Florida   Oriental   a   cambio   de   cinco   millones   de  dólares.  Asimismo,  en  este  tratado  se  delimitó  la  frontera  entre  Nueva  España  y  los   Estados  Unidos  y  España  renunció  a  sus  antiguos  derechos  sobre  la  región  de  Oregón.   Ø En   1804,   compran   Luisiana   a   Napoleón.   Florida,   que   era   de   la   corona   española,   fue   comprada   en   1819.   En   lugar   de   enfrentamiento,   compran   aprovechando   la   difícil   situación   europea.   Este   tipo   de   expansión   tampoco   favorecía   a   todos.   Los   estados   comerciales   del   norte   no   eran   los   beneficiados.   Era   un   gasto   federal,   de   los   estados.   Beneficiaba  a  los  del  Sur  y  los  del  norte  (Masachusetts…)  llegaron  a  amenazar  con  la   salida  de  la  unión  (era  la  “oposición  federalista”),  porque  no  perder  poder  y  la  deuda   que  generaban  las  compras  era  enorme.             3 4ª  Etapa:  La  cuestión  de  Texas.   Ø Texas  pertenecía  a  México  desde  su  creación  como  estado  en  1823.     Ø En   el   Tratado   de   Adams-­‐Onís   de   1819   Washington   había   renunciado   a   sus   posibles   pretensiones  sobre  aquel  territorio.     Ø Pero  las  llanuras  texanas,  prolongación  de  las  de  Luisiana,  eran  una  presa  tentadora  para   los  plantadores  sudistas  y  habían  atraído  a  numerosos  emigrantes  norteamericanos.     Ø Esta   emigración,   que   fue   incongruentemente   fomentada   por   el   Gobierno   mexicano,   produjo   un   desequilibrio   demográfico,   de   tal   manera   que   pronto   la   población   norte-­‐ americana   superó   a   la   mexicana.   Cuando   la   administración   mexicana   comprendió   su   error   era   demasiado   tarde.   En   1826  entorpeció   la   inmigración   yanqui   y   cuatro   años   más   tarde  la  prohibió.  Entretanto  se  había  producido  una  propuesta  de  compra  del  territorio   por  parte  de  los  Estados  Unidos.   Ø La  fricción  entre  mexicanos  y  los  norteamericanos  de  Texas  se  incrementó  con  la  llegada   a   la   presidencia   de   México   del   general   Antonio   López   de   Santa   Ana   en   1833,   quien   instauró   un   régimen   dictatorial   y   proclamó   una   Constitución   unitaria   que   frustró   las   aspiraciones  autonómicas  de  los  texanos.     Ø En   1835   éstos   se   sublevaron   contra   el   poder   mexicano   y   en   marzo   de   1836   proclamaron   su   independencia.   Tras   unos   reveses   iniciales   (El   Álamo   y   Goliat),   el   general   texano   Houston   venció   y   apresó   al   presidente   Santa   Ana   en   San   Jacinto,   quien   tuvo   que   recono-­‐ cer   la   secesión   de   Texas   a   cambio   de   su   libertad   en   el   Tratado   de   Velasco.   La   nueva   república   de   Texas   solicitó   su   integración   en   los   Estados   Unidos,   pero   los   problemas   internos  que  podía  suscitar  la  admisión  de  este  enorme  estado  esclavista  en  la  Unión  y  el   temor   a   posibles   complicaciones   internacionales   movieron   al   presidente   Jackson   a   oponerse  a  la  anexión.  El  problema  texano  estuvo  pendiente  durante  diez  años,  pero  en   1845   Texas   fue   admitida   como   el   vigésimo   octavo   estado   de   la   Unión.   El   cambio   de   parecer   de   Washington   se   debió,   además   del   cambio   de   personas   -­‐ahora   el   presidente   era   el   sudista   James   Polk-­‐,   a   la   difusión   y   aceptación   de   la   teoría   del   "destino   manifiesto",   que   defendía   que   el   pueblo   norteamericano   tenía   el   deber   de   expansionarse.   También   influyeron   en   la   decisión   el   temor   a   una   posible   intromisión   de   Gran  Bretaña  en  Texas  y  motivos  económicos:  Texas  era  un  enorme  mercado  potencial   para  los  productos  industriales  del  los  estados  del  Norte  y,  además,  su  incorporación  en  la   Unión  supondría  una  reducción  del  precio  del  algodón.           5ª  Etapa:  El  problema  del  Oregón.     Ø El  territorio  de  Oregón    era  mucho  más  extenso  que  el  actual  estado  del  mismo  nombre  y     sus  límites  venían  marcados  por  Alaska  al  Norte  (que  estaba  en  manos  rusas),  California  al   Sur,   las   Rocosas   al   Este   y   el   Pacífico   al   Oeste.   En   el   siglo   XVIII   se   lo   disputaron   rusos,   españoles   e   ingleses,   aunque   en   1790   España   cedió   parte   de   sus   derechos   a   Inglaterra   por   la   convención   de   Nootka.   Cuando   Jefferson   compró   la   Luisiana   en   1803,   los   norteamericanos  también  pusieron  sus  ojos  en  estas  tierras  y  el  Gobierno  de  Washington   4 encomendó   a   Lewis   y   Clark   la   misión   de   explorar   la   región,   los   cuales   llegaron   a   la   desembocadura   del   río   Columbia   en   el   Pacífico.   En   la   convención   anglo-­‐americana   de   1818,   en   la   que   se   fijó   la   frontera   entre   EE.UU.   y   Canadá   hasta   las   Rocosas,   Oregón   quedó  bajo  el  condominio  angloamericano  y  abierto  a  la  colonización  de  los  ciudadanos   de  ambos  países.  Poco  más  tarde,  por  el  tratado  de  Adams-­‐Onís,  se  estableció  la  divisoria   con   el   imperio   español   en   el   paralelo   42   y   las   conversaciones   celebradas   en   1824-­‐1825   con  los  rusos  delimitaron  la  frontera  del  territorio  de  Oregón  con  Alaska  en  los  54º  40'  de   latitud  Norte.  Entre  1842  y  1845,  a  través  del  llamado  "Camino  de  Oregón",  que  partía  de   Independence,   en   el   Missouri,   y   que   recorría   más   de   3.000   kilómetros,   miles   de   norteamericanos  llegaron  a  Oregón,  provocando  un  predominio  de  los  colonos  estado-­‐ unidenses   sobre   los   ingleses.   Cuando   aquéllos   en   1845   manifestaron   su   deseo   de   adherirse   a   la   Unión,   alentados   por   la   política   expansionista   del   presidente   demócrata   Polk,   se   produjo   una   fuerte   tensión   entre   Washington   y   Londres.   Al   final,   en   junio   de   1846  se  llegó  a  un  compromiso  por  el  llamado  Tratado  de  Oregón,  por  el  cual  se  acordó   dividir   el   territorio   en   dos   zonas,   fijando   como   frontera   el   paralelo   49.   La   isla   de   Vancouver  quedó  bajo  el  dominio  británico.  El  ingreso  de  Oregón  en  la  Unión  se  retardó   hasta  1859  por  el  problema  de  la  esclavitud.     6ª  Etapa:  La  guerra  con  México.     Ø La  incorporación  de  Texas  a  EE.UU.  significó  la  guerra  con  México.  Este  conflicto  no  se   debió  únicamente  al  natural  resentimiento  de  este  país  por  la  pérdida  del  territorio  texa-­‐ no,  sino  también  a  su  negativa  a  aceptar  el  pago  de  ciertas  indemnizaciones  reclamadas   por   algunos   súbditos   norteamericanos   por   las   pérdidas   sufridas   durante   las   guerras   civiles   y,   sobre   todo,   a   la   voluntad   del   presidente   Polk   de   adquirir   California   y   Nuevo   México  a  toda  costa,  tras  haber  fracasado  su  ofrecimiento  de  compra.     Ø El  13  de  mayo  de  1846  los  EE.UU.  declaraban  la  guerra  a  México.  Mientras  que  un  cuerpo   de   ejército   norteamericano   penetraba   en   México   desde   Texas   y   ocupaba   la   ciudad   de   Monterrey,   tras   derrotar   a   los   mexicanos   en   Palo   Alto,   los   escasos   colonos   norteamericanos   residentes   en   California,   estimulados   por   Washington,   se   declaraban   independientes.  Un  segundo  ejército  estadounidense  ocupó  Nuevo  México  y  Chihuahua   y  un  tercer  cuerpo  expedicionario  dirigido  por  el  general  Scott  desembarcó  en  Veracruz   y  tomó  la  capital  mexicana  en  septiembre  de  1847.   Ø El   Gobierno   mexicano   no   tuvo   más   remedio   que   pactar   con   los   invasores   y   aceptar   el   Tratado   de   Guadalupe   Hidalgo   el   2   de   febrero   de   1848.   Por   él,   México   renunció   a   sus   pretensiones  sobre  Texas  y  tuvo  que  ceder  a  los  Estados  Unidos,  Nuevo  México  y  la  Alta   California,   una   gigantesca   región   de   más   de   dos   millones   y   medio   de   kilómetros   cuadrados,   que   comprende   los   actuales   estados   de   California,   Nevada,   Arizona,   Nuevo   México,   Utah   y   parte   de   los   de   Colorado   y   Wyoming.   La   nueva   frontera   entre   los   dos   países  se  estableció  en  el  río  Grande  o  Bravo  y  en  el  río  Gila,  afluente  del  Colorado.  Como   compensación   México   recibiría   18   millones   de   dólares   (las   tres   quintas   partes   de   lo   ofrecido   por   EE.UU.   en   1846),   tres   de   los   cuales   se   dedicarían   a   indemnizar   a   los   5 ciudadanos  norteamericanos  afectados  por  la  guerra.  Con  ello  se  hacía  realidad  la  vieja   fórmula  de  las  cartas  coloniales  que  concedían  a  las  compañías  concesionarias  el  poder   expandirse  de  uno  a  otro  mar.       7ª  Etapa:  La  compra  de  Gadsden  Purchase.     Ø La   frontera   meridional   con   México   aun   sufrió   una   modificación   en   1853,   cuando   el   Gobierno  de  Washington  exigió  la  cesión  por  parte  de  México  del  territorio  de  La  Mesilla,   al   Norte   de   Chihuahua   y   al   Sur   de   río   Gila,   llamado   por   los   norteamericanos   Gadsden   Purchase,   y   que   corresponde   a   la   actual   zona   de   Tucson.   El   área   era   considerada   de   vital   importancia   para   el   trazado   del   ferrocarril   transcontinental   Southern   Pacific.   Tras   una   breve   resistencia,   el   Gobierno   del   general   Santa   Ana   cedió   los   casi   17.000   kilómetros   cuadrados  por  diez  millones  de  dólares.     Ø La   expansión   territorial   estadounidense   culminaría   con   la   compra   de   Alaska   a   los   rusos   en  1867  por  la  cantidad  de  7.200.000  dólares  y  la  anexión  de  las  islas  Hawái  en  1898.     b)  LA  EXPANSION  DEMOGRAFICA  Y  LA  COLONIZACION  DEL  OESTE.     EEUU  va  ganando  el  territorio.  Las  comunicaciones  interiores  se  harán  básicamente  a  través   de  los  ríos.  Y  la  manera  de  unirlos  será  a  través  de  obras  de  ingeniería  ingentes,  que  son  los   canales.  A  partir  del  primer  tercio  de  EEUU,  para  mejorar  las  comunicaciones  en  el  norte  son   los   canales.   También   facilita   la   llegada   de   colonos.   Así,   las   comunicaciones   iniciales   se   hacen   por  los  ríos,  los  canales,  y  los  dos  océanos.   La   construcción   de   caminos,   de   carreteras,   es   atrasada,   y   resultaran   más   lentas   que   las   fluviales  y  navales.  El  Mississippi  será  capital  del  comercio.  A  través  del  Mississippi-­‐Misouri,  se   comercia.  Al  final,  en  el  1850,  se  convierte  en  un  estado.     Y  habrá  que  romper  con  el  ferrocarril  las  barreras  de  los  Apalaches.  La  red  ferroviaria  se  va   extendiendo   con   densidad  por   el   norte,   hacia   el   noroeste,   y   llegara   al   propio   Mississipi.   Entre   el   50-­‐55,   con   las   tensiones,   el   ferrocarril   no   llega   ni   a   la   mitad   de   EEUU.   Será   necesario   otro   punto  más  rápido  de  comunicación  (se  hará  después  el  canal  de  Panamá).   Lo  que  había  entonces  eran  sobre  todo  canales  y  ríos.     EEUU   se   van   expandiendo   no   uniformemente.   ¿Y   qué   pasa   con   los   que   ya   poblaban   los   territorios?   Tenemos   la   imagen   de   que   eran   nómadas   que   vivían   en   praderas.   En   cambio,   cuando  los  EEUU  acaban  con  los  indígenas  sucede  antes,  y  no  tan  sólo  son  pueblos  esteparios   6 nómadas.   Lo   importante   de   los   indios   es   que   la   costa   este   estaba   habitada   desde   su   colonización,   pero   al   expandirse,   indios   que   ocupaban   territorios   como   Georgia   o   Alabama,   eran  demográficamente  más  numerosos  y  estables  (no  nómadas),  y  en  sus  primeros  años  de   relación   con   los   americanos,   habían   adquirido   cierta   cultura.   Disputas,   pero,   desde   el   principio,  cuando  los  colonos  iban  entrando.  Pero  hasta  1820-­‐30,  estas  tensiones  habían  ido   solucionándose,  hasta  que  a  mediados  de  1820,  en  estos  estados,  la   presión  colonos  presentó   la   incompatibilidad   entre   la   expansión   colonos   y   la   vida   de   los   indígenas.   Así,   colonos,   política  de  incautación,  cesiones  obligatorias…  que  chocan.     Los   indígenas   se   sienten   parte   de   los   nuevos   estados,   los   cherookes,   por   ejemplo,   crean   una   constitución   propia   siguiendo   la   americana,   para   tener   los   mismos   derechos   que   los   americanos.   No   es   esa   imagen   de   indios   de   la   pradera.   Sectores   minoritarios   de   EEUU   defienden   a   los   indios,   pero   choca   con   los   colonos   y   el   estado   federal.   A   partir   del   28,   dos   palabras  clave  para  acabar  con  este  conflicto  blanco-­‐indio:  el  Tribunal  Supremo  da  la  razón  a   colonos   y   blancos   por   dos   palabras:   ocupación   y   descubrimiento   à   los   indios   ocupaban   las   tierras,  pero  las  descubrían  los  blancos,  los  colonos.  Y  la  palabra  que  tendrá  preeminencia  es   el  derecho  de  descubrir,  superior  al  derecho  de  ocupación.  Los  indios  eran  inquilinos  dentro  de   su  territorio.   Y  con  este  principio  del  Tribunal  Supremo,  se  generaron  presiones  violentas  contra  las  tribus,   hasta  decretar  en  el  30,  una  ley  de  traslado  forzoso,  en  el  sentido  de  que  a  esas  tribus  se  las   sacaba  de  su  territorio  y  se  les  daban  territorios  más  al  oeste,    sin  pactos,  de  manera  forzada.   Además,   ataques   que   debilitaron   a   los   indios,   traslados   al   oeste   en   condiciones   lamentables,   en   tierras   malas,   con   abusos   de   los   colonos,   y   muchos   murieron   en   los   traslados   por   enfermedades,  pestes  y  baja  alimentación.  Y  se  les  dice  de  forma  legal  que  son  ciudadanos  de   segunda  frente  a  los  blancos.   Entonces,  a  los  habitantes  de  las  tierras  conquistadas,  desde  1830,  se  los  llevaba  más  allá  del   Mississippi.   El   territorio   no   pasa   a   ser   estado   hasta   1912,   estado   de   Oklahoma,   en   el   territorio   donde  los  indios  fueron  trasladados  y  vivieron  en  bajísimas  condiciones  hasta  la  fecha.       INTRODUCCIÓN     Este   espectacular   avance   hacia   el   Oeste   y   el   Sur   se   debió   al   rápido   crecimiento   demográfico.   Según  el  censo  de  1790  la  población  norteamericana  era  de  3.929.214  habitantes.  En  1820  esta   cifra  se  había  multiplicado  por  2,5,  ya  que  el  número  de  residentes  era  de  9.638.453  y  en  1860,  de   31.447.321.  En  70  años  la  población  se  había  octuplicado.  Esta  explosión  demográfica  se  debió   principalmente,  al  menos  en  un  principio,  al  rápido  crecimiento  vegetativo,  provocado  por  la  alta   natalidad   de   una   población   joven.   Entre   1800   y   1840   la   tasa   de   natalidad   se   situó   entre   el   50   y   el   55  por  mil,  mientras  que  el  porcentaje  de  la  tasa  de  mortalidad  fue  normalmente  entre  un  15  y  un   20  por  ciento  menor.   7 Más   tarde,   el   incremento   se   vio   favorecido   por   la   inmigración.   Aunque   es   muy   difícil   determinar   las   cifras   exactas,   es   innegable   la   importancia   del   movimiento   migratorio   de   Europa   hacia   los   EE.UU.   después   de   la   finalización   de   las   guerras   napoleónicas,   como   consecuencia   de   la   crisis   económica  europea  de  1817,  de  las  conmociones  políticas  de  1830  y  de  la  superpoblación  del   viejo  continente.  Ahora  bien,  cuando  la  inmigración  cobró  un  auge  extraordinario  fue  a  partir  de   la  década  de  1840,  cuando  la  crisis  de  subsistencias  provocada  por  la  enfermedad  de  la  patata,   que  destruyó  la  cosecha  en  Irlanda,  Flandes  y  Alemania,  y  que  coincidió  con  las  malas  cosechas  de   cereales   en   la   Europa   Occidental,   debido   a   las   adversas   condiciones   climatológicas,   movió   a   enormes   masas   de   desheredados   a   atravesar   el   Atlántico.   Así,   si   entre   los   años   1820   y   1830   se   calcula   en   unos   152.000   los   inmigrantes   llegados   a   Norteamérica   y   en   la   década   siguiente,   599.000,  de  1841  a  1850  fueron  1.713.000  los  arribados  y  en  el  decenio  posterior  lo  hicieron  más   de   dos   millones   y   medio   de   personas.   La   disminución   del   precio   de   los   transportes   transatlánticos   facilitó   esta   emigración;   entre   1825   y   1863   el   pasaje   se   redujo   casi   un   80   por   ciento.   Durante   el   período   que   estamos   analizando,   la   mayoría   de   los   inmigrantes   procedían   fundamentalmente   de   aquellos   países   que   ya   habían   contribuido   a   poblar   las   trece   colonias   norteamericanas:   Gran   Bretaña,   Irlanda   y   Alemania.   La   crisis   agrícola   de   Irlanda   de   1846-­‐1847   provocó  un  verdadero  alud  de  emigrantes  de  esta  nacionalidad.  Se  calcula  que  entre  1846  y  1854   llegaron  a  los  Estados  Unidos  cerca  de  un  millón  trescientos  mil  irlandeses.  Sólo  en  el  año  1851   entró  un  contingente  de  221.300  personas  procedentes  de  aquella  isla.  El  nuevo  país  americano   ofrecía   a   todos   estos   expatriados   una   economía   en   expansión,   cuya   industria   necesitaba   abundante  mano  de  obra  y  ofrecía  unos  salarios  más  elevados  que  en  el  continente  europeo  y   los   enormes   territorios   que   iban   siendo   incorporados   en   el   Oeste   eran   un   acicate   para   los   agricultores  para  intentar  la  aventura  de  su  colonización.   Los   inmigrantes   que   llegaban   de   forma   aislada,   los   que   más   carecían   de   recursos   y   los   intelectuales  se  solían  quedar  en  las  ciudades  costeras  de  los  estados  de  Nueva  Inglaterra,  New   Yok,  New  Jersey  y  Pennsylvania,  donde  hallaban  trabajo  según  sus  posibilidades.  En  cambio,  los   que  disponían  de  algunos  medios  financieros  preferían  adentrarse  en  el  interior  y  probar  fortuna   en  las  nuevas  poblaciones  que  iban  surgiendo.  Una  vez  allí,  los  campesinos  iniciaban  una  nueva   emigración  buscando  las  fértiles  tierras  del  Oeste.  También  los  emigrantes  por  razones  religiosas,   filosóficas  o  culturales  intentarán  la  aventura  de  la  colonización  lejos  de  las  regiones  habitadas   para  poner  en  práctica  sus  proyectos  y  convicciones  sin  ser  molestados.  Es  el  caso  de  Owen  y  sus   seguidores  que  crearán  en  la  segunda  mitad  de  la  década  de  1820  la  colonia  de  New  Harmony  en   el   actual   estado   de   Indiana;   el   de   los   discípulos   de   Fourier,   que   tras   el   fracaso   del   falansterio   creado   en   Condé-­‐sur   Vesgre   (cerca   de   París),   quisieron   repetir   su   experiencia   en   Texas;   el   de   Cabet  que  emigró  en  1848  a  EE.UU.  con  sus  adeptos  e  intentó  organizar  una  sociedad  icariana,   primero  en  Texas  y  más  tarde  en  Illinois;  o,  el  ejemplo  más  característico,  el  de  la  secta  religiosa   de  los  mormones,  que  para  evitar  la  animosidad  que  suscitaban  en  las  poblaciones  donde  se  iban   instalando,   en   1846   iniciaron   el   éxodo   hacia   la   "Tierra   Prometida",   lejos   de   la   civilización,   y   se   instalaron  a  orillas  del  Gran  Lago  Salado,  una  zona  árida  y  desértica  con  un  clima  adverso,  pero   que   bajo   la   hábil   dirección   de   su   jefe   Brigham   Young   encontraron   un   sistema   de   explotación   original  para  esta  inhóspita  región,  que  se  convirtió  en  1896  en  el  estado  de  Utah.   8 Hasta  1814  la  emigración  al  Oeste  de  los  Apalaches  fue  moderada,  pero  después  del  Tratado  de   Gante   que   puso   fin   a   la   guerra,   iniciada   dos   años   antes   contra   Inglaterra,   se   inició   el   gran   movimiento   de   la   población   hacia   el   Oeste.   Sucesivas   oleadas   de   pioneros,   formadas   por   cazadores,  ganaderos,  roturadores  y  granjeros,  se  lanzaron  a  la  conquista  de  las  ricas  tierras  de   las   hondonadas   del   Sudoeste   y   las   fértiles   praderas   y   bosques   del   Noroeste.   En   1790   únicamente   un  poco  más  del  2  por  ciento  de  la  población  total  del  país  vivía  al  Oeste  de  los  Apalaches.  En  1820   el   porcentaje   había   aumentado   al   12   por   ciento   y   en   1860   unas   16   millones   de   personas   residían   en  el  Oeste,  lo  que  significaba  aproximadamente  la  mitad  de  los  habitantes  de  los  Estados  Unidos.   La  fuerza  más  poderosa  que  impelía  a  esta  gran  masa  humana  a  desplazarse  hacia  los  nuevos   territorios  que  la  Unión  iba  anexionando  era  la  tierra.  El  Congreso  aprobó  entre  1800  y  1820  una   serie   de   leyes   agrarias   que   mejoraron   las   disposiciones   sobre   la   adquisición   de   la   tierra,   prescritas   en   las   Ordenanzas   de   1785   y   1787   y   que   permitieron   al   colonizador   pobre   adquirir   directamente   tierras   del   Gobierno,   que   incluso   posibilitó   su   compra   a   plazos.   Con   estas   facilidades  no  es  de  extrañar  que  cada  vez  fueran  más  numerosas  las  largas  caravanas  de  carretas   de   colonos   que,   portando   todos   sus   enseres   y   ganado,   se   atrevían   a   penetrar   más   al   interior,   sorteando  todo  tipo  de  peligros,  buscando  un  lugar  idóneo  donde  instalarse.  Esta  avalancha  de   gente   provocó     que   el   número   de   estados   fuera   creciendo   rápidamente   a   medida   que   las   unidades  territoriales,  en  que  el  Congreso  había  dividido  el  "dominio  nacional”,  alcanzaban  una   población   de   60.000   habitantes,   según   prescribía   la   Ordenanza   del   Noroeste   de   1787.   En   1820,   desde   la   paz   de   Versalles,   se   habían   creado   diez   nuevos   estados.   Cuando   estalló   la   guerra   de   Secesión  en  1861  el  número  de  estados  de  la  Unión  era  de  34,  además  del  distrito  de  Columbia;   de  ellos  19  estaban  a  Oeste  de  los  Apalaches.   El  avance  de  los  hombres  de  la  frontera  y  de  sus  familias  al  otro  lado  de  la  línea  divisoria  que   suponía   la   cordillera   de   los   Apalaches   topó   con   el   problema   indio.   Al   Norte   del   río   Ohio   los   blancos   no   encontraron   demasiadas   dificultades,   excepto   en   la   zona   meridional   de   Wisconsin,   pero   la   derrota   de   Halcón   Negro   en   1832   significó   el   fin   de   la   resistencia   organizada   y   la   emigración   de   las   tribus   indias   al   otro   lado   del   Mississippi.   Mayor   contratiempo   presentó   la   colonización  de  las  tierras  situadas  al  Sur  del  río  Ohio,  donde  vivían  las  llamadas  cinco  grandes   tribus   civilizadas   (cherokees,   chickasaws,   choctowas,   creeks   y   semínolas).   Estas   tribus,   especialmente   los   creeks   y   los   semínolas,   no   se   resignaron   pacíficamente   a   que   los   colonos   venidos  del  Este  les  usurparan  sus  tierras.  Los  primeros,  que  habitaban  en  el  alto  Tennessee,  ofrecieron   una   fuerte   resistencia   durante   1813   y   1814,   pero   al   final   fueron   obligados   a   pasar   el   Mississippi   y   establecerse  en  el  territorio  de  Oklahoma.  Los  semínolas,  aprovechando  su  conocimiento  de  la  zona  de   laberínticos   pantanos   de   Florida,   donde   estaban   ubicados,   sostuvieron   tenaces   luchas   contra   los   blancos,  hasta  que  fueron  vencidos  en  la  denominada  segunda  guerra  semínola,  que  duró  de  1835  a   1842.   El   traslado   de   los   indios   al   Oeste   del   Mississippi   facilitó   la   repoblación   completa   del   valle   oriental   del   gran   río   norteamericano,   que   se   vio   favorecida   por   la   invención   de   la   segadora   mecánica   en  1847  y  por  la  creación  de  nuevas  vías  de  comunicación  que  facilitaron  el  acceso  de  personas  y  la   potenciación  económica  de  la  zona,  al  conectarla  con  la  costa  atlántica,  como  es  el  caso  de  la  Carretera   Nacional  o  el  canal  de  Erie.  En  1811  la  navegación  a  vapor  fue  una  realidad  en  el  Mississippi,  lo  que   constituyó   un   nuevo   acicate   para   los   grandes   terratenientes   sudistas,   que   podían   de   esta   manera   exportar  su  algodón  por  el  puerto  de  New  Orleans.   9 La  colonización  del  Oeste  transmisisipiano,  es  decir,  el  llamado  Far-­‐West,  presenta  una  historia   más  pintoresca.  Cuando  aún  no  había  concluido  el  traspaso  de  las  últimas  tribus  indias  a  la  orilla   derecha  del  río,  ya  eran  surcadas  las  interminables  llanuras  por  las  carretas  de  los  colonos  que   buscaban  nuevos  horizontes  donde  asentarse.  Este  corrimiento  de  la  frontera  hacia  Occidente   fue  estimulado  por  las  campañas  exploratorias  patrocinadas  por  el  Gobierno,  como  las  ya  citadas   de   Lewis,   Clark,   Pike,   o   las   de   Thomas   Fitzpatrick   o   de   John   Fremont,   que   despertaron   la   curiosidad   de   los   aventureros   y   el   deseo   de   ganaderos   y   granjeros   de   poseer   aquellas   tierras   lejanas  descritas  en  las  relaciones  de  los  exploradores,  a  la  vez  que  descubrieron  las  rutas  más   idóneas   para   llegar   al   Pacífico   o   al   Suroeste:   el   Camino   de   Oregón   (Oregon   Trail)   y   el   Camino   de   Santa  Fe  (Santa  Fe  Trail).  También  contribuyeron  a  este  avance  las  grandes  compañías  peleteras   (de   pieles).   La   American   Fur   Company,   la   Rocky   Mountain   Fur   Company   o   la   Missouri   Fur   Company   obtenían   pingües   beneficios   con   la   comercialización   de   las   pieles   que   les   proporcionaban  los  cada  vez  más  numerosos  cazadores  y  tramperos.  El  activo  comercio  que  se   realizaba  a  través  del  Camino  de  Santa  Fe,  que  unía  esta  ciudad  de  México  con  Independence,  en   Missouri,   y   que   producía   enormes   ganancias,   fue   un   magnífico   polo   de   atracción   para   mercaderes   y   para   los   numerosos   profesionales   que   requerían   los   diferentes   servicios   necesarios   para   atender   las   necesidades   de   un   recorrido   de   más   de   1.300   kilómetros.   Igualmente   el   ejército   desempeñó   un   papel   importante   en   la   colonización   del   Oeste.   Los   colonos   y   sus   familias   preferían   asentarse   en   aquellas   zonas   donde   hubiera   un   puesto   militar   como   medida   de   seguridad.   La   conquista   del   Far-­‐West   fue   asimismo   facilitada   por   el   ferrocarril.   La   construcción   de   la   infraestructura  ferroviaria  requirió  legiones  de  trabajadores  y  propició  la  llegada  a  los  puertos  del   Pacífico,   sobre   todo   a   partir   de   1854,   de   inmigrantes   de   origen   asiático,   especialmente   de   nacionalidad   china.   El   ferrocarril   facilitó   el   traslado   de   colonos   y   la   explotación   económica   de   aquellas  lejanas  tierras.  La  primera  línea  transcontinental,  la  Union  and  Central  Pacific  conectó,  a   partir  de  1869  la  ciudad  californiana  de   Sacramento  con  la  de  Omaha,  en  Nebraska,  en  el  medio   Oeste.     Por   último   otro   factor   que   favoreció   el   proceso   colonizador   del   Lejano   Oeste   fue   el   descubrimiento  de  oro.  El  hallazgo  de  arenas  auríferas  en  1848  desató  la  denominada  "fiebre  de   oro"  y  volcó    sobre  California  un  alud  de  buscadores  de  este  precioso  metal.  Llegaban  de  todas   partes;  unos,  recorriendo  enormes  distancias  a  través  de  praderas,  desiertos  y  montañas,  otros,   preferían  utilizar  el  barco  para  arribar  a  su  destino,  dando  la  vuelta  a  Sudamérica  por  el  cabo  de   Hornos  o  por  el  istmo  centroamericano.  El  puerto  de  San  Francisco  se  convirtió  por  esta  razón  en   una   gran   ciudad   entre   1848   y   1856   y   California   que   antes   del   tratado   de   Guadalupe   Hidalgo   estaba  escasamente  poblada,  en  1850  pudo  ya  ingresar  en  la  Unión.   Las  víctimas  de  esta  gran  oleada  de  colonos  que  se  adentró  en  la  antigua  Luisiana  francesa  fueron   los   indios.   Aquí   habitaban   los   indios   de   las   praderas:   los   ludatsa   en   la   región   de   Montana,   los   omaha  al  Noreste  de  Nebraska,  los  comanches  en  Wyoming  y  Colorado,  los  osages  en  Kansas  y   Missouri,  los  crow  a  orillas  del  río  Yellowstone,  los  kiowas,  pies  negros,  cheyenes,  arapajoes...  De   todos  ellos,  las  tribus  más  importantes  y  fuertes  eran  los  dakotas,  pertenecientes  al  pueblo  sioux,   que  de  la  región  que  lleva  su  nombre  se  habían  extendido,  a  costa  de  otros  pueblos  indios,  por   10 Minnesota,  Illinois,  Iowa  y  Wisconsin.  A  éstos  hay  que  añadir  las  tribus  que  fueron  ubicadas  en   el  "Territorio  Indio",  en  la  zona  de  Oklahoma,  tras  ser  obligados  a  abandonar  sus  tierras  en  la   orilla   izquierda   del   Mississippi.   Algunos   de   estos   pueblos,   como   los   sioux,   mantuvieron   constantes   luchas   con   los   colonos   blancos   que   ocupaban   su   campos   de   caza,   mataban   a   los   búfalos,  que  eran  su  principal  medio  de  vida,  o  profanaban  sus  lugares  sagrados  en  busca  de  oro.   El   Gobierno   federal   firmó   con   ellos   numerosos   tratados   -­‐   sólo   durante   la   presidencia   de   Andrew   Jackson   (1829-­‐1837)   se   concluyeron   más   de   90   -­‐   que   eran   sistemáticamente   violados   con   la   apertura   de   nuevos   caminos,   el   tendido   de   líneas   férreas   o   la   llegada   de   nuevos   inmigrantes   dispuestos   a   explotar   la   riqueza   de   sus   territorios,   que   cada   vez   eran   menos   extensos.   A   partir   de   1871  el  Gobierno  dejará  de  hacer  tratados  y  suscribirá  simples  convenios.  En  1875  la  mayoría  de   las  tribus  indias  estaban  confinadas  en  reservas.     c)  EL  DESARROLLO  ECONOMICO   La  producción  agrícola  se  benefició  con  la  roturación  y  la  explotación  de  las  nuevas  tierras  que   iban   siendo   cultivadas     según   avanzaba   la   conquista   del   Oeste   y   con   el   incremento   de   la   demanda,  tanto  del  mercado  interior,  debido  a  la  explosión  demográfica,  como  del  exterior,  para   abastecer   las   necesidades   alimenticias   y   de   materias   primas,   especialmente   textiles,   de   la   población  y  de  la  industria  de  la  Europa  Occidental.     Las   condiciones   climáticas   y   edafológicas   (de   la   naturaleza   y   el   suelo),   así   como   las   diferentes   estructuras  sociales  condicionaron  los  cultivos  y  el  sistema  de  explotación:   • • En  el  Norte,  desde  la  frontera  canadiense  hasta  el  río  Arkansas  predominó  el  cultivo  de   cereales,   principalmente   trigo.   La   introducción   de   algunas   máquinas   permitió   el   desarrollo   agrícola   de   esta   inmensa   área.   En   1831   Mac   Cormick   creaba   una   segadora   mecánica   de   madera,   precursora   de   la   cosechadora   combinada,   y   en   1847   fundaba   en   Chicago   una   planta   industrial   para   la   producción   de   esta   máquina,   que   hizo   posible   cosechar  enormes  extensiones  de  trigo  con  una  mano  de  obra  mínima.  Antes  de  la  guerra   civil  Church  inventaba  la  trilladora  y  en  1837  John  Deere  de  Illinois    patentaba  un  arado   enteramente  de  acero.  En  la  década  de  1850  Estados  Unidos  exportaban  ya  a  Europa  una   media   de   cinco   millones   y   medio   de   bushels   anuales   de   cereales   (un   bushel   equivale   a   35,2   litros)   y   Chicago,   que   en   1830   era   una   insignificante   aldea,   se   había   convertido   en   uno  de  los  mayores  mercados  mundiales  de  trigo.  En  cambio,  en  esta  zona  septentrional,   pero   en   las   vastas   praderas   existentes   ente   el   Missouri   y   las   Rocosas,   se   impuso   la   ganadería  extensiva.     Al   Sur   del   río   Ohío   y   del   Arkansas   dominó,   a   diferencia   del   Norte,   la   economía   de   plantación,   heredera   del   sistema   de   explotación   de   las   antiguas   colonias   meridionales.   Aunque   se   siguió   produciendo   tabaco,   arroz,   añil   y   azúcar,   a   partir   de   finales   del   siglo   XVIII   el   cultivo   que   conoció   un   auge   verdaderamente   espectacular   y   que   se   convirtió   rápidamente   en   la   más   importante   producción   del   país   fue   el  algodón.   Su   cultivo   avanzó   11 desde  los  estados  de  la  costa  atlántica  a  los  del  curso  inferior  del  Mississippi  y  a  Texas.  La   expansión  de  la  producción  del  algodón  se  debió  fundamentalmente  a  dos  causas:     o En   primer   lugar,   a   la   invención   en   1793   por   parte   de   Eli   Whitney   de   una   máquina  que  permitió  desmotar  rápidamente  el  algodón  de  fibra  corta,  que  era   la  única  variedad  que  se  había  aclimatado  en  Norteamérica   o en   segundo   lugar,   a   la   creciente   demanda   de   esta   fibra   textil   de   las   fábricas   europeas,   especialmente   inglesas,   como   consecuencia   de   la   revolución   industrial.   La   extensión   del   algodón   conllevó   también   el   mantenimiento   y   la   propagación   de   la   esclavitud,  ya  que  este  cultivo  requería  una  cantidad  enorme  de  mano  de  obra  barata  y   sin  especializar.  La  producción  creció  a  un  ritmo  vertiginoso.  Así,  si  en  1790  se  obtuvieron   unas   4.000   balas   (una   bala   equivale   a   226,7   kg.),   en   1825   se   cosecharon   533.000;   veinticinco  años  más  tarde,  2.136.000,  y  en  1860,  3.841.000.  La  mayor  parte  del  algodón   se  exportaba  a  Europa.  Gran  Bretaña  era  el  principal  cliente,  seguida  a  mucha  distancia   por   Francia.   En   vísperas   de   la   guerra   de   Secesión,   mientras   que   la   primera   absorbía   el   70   por  ciento  de  los  envíos,  la  segunda  sólo  importaba  el  15  por  ciento.  Nueva  Orleans  era  el   centro  de  contratación  y  el  principal  puerto  de  exportación  del  algodón  sureño.   La   industrialización   de   los   Estados   Unidos   no   fue   una   tarea   sencilla.   La   independencia   política   conseguida   en   1783   no   significó   la   emancipación   económica   de   su   antigua   metrópoli.   Gran   Bretaña,  al  igual  que  todas  las  potencias  colonizadoras,  practicó  durante  el  período  colonial  una   política   mercantilista,   impidiendo   el   desarrollo   industrial   de   sus   posesiones   americanas   y   procurando  que  éstas  únicamente  produjeran  materias  primas.     Por   esta   razón,   después   de   1783   la   nueva   nación   siguió   dependiendo   hasta   1860   de   la   importación  de  productos  industriales  ingleses  o  de  otros  países  europeos  para  poder  abastecer   las  necesidades  de  su  consumo  interno.     Además  el  proceso  de  industrialización  tuvo  que  vencer  muchos  obstáculos.  Inicialmente  debió   enfrentarse  con  la  grave  crisis  económica  producida  por  la  guerra  de  la  independencia,  la  falta   de  capital  para  invertir  en  la  industria,  la  escasa  y  cara  mano  de  obra  como  consecuencia  de  la   baja   densidad   poblacional   y   del   constante   flujo   de   gentes   hacia   las   tierras   desocupadas   de   la   frontera  occidental,  el  deficiente  sistema  de  transportes  y  los  intereses  agrarios  de  los  políticos   del  Sur.   Sin   embargo,   paulatinamente   estas   dificultades   fueron   vencidas   y   se   aprovecharon   una   serie   de   factores   coyunturales.   La   neutralidad   mantenida   por   el   Gobierno   de   Washington   durante   las   guerras  europeas  provocadas  por  la  revolución  francesa  y  el  imperio  napoleónico  favoreció,  hasta   el  establecimiento  del  bloqueo  continental  por  parte  de  Francia  y  el  contrabloqueo  británico,  el   comercio  norteamericano,  ya  que  los  EE.UU.  abastecieron  a  los  beligerantes.  Esta  circunstancia   favoreció   el   incremento   del   ritmo   de   la   construcción   naval   y   permitió   la   acumulación   de   capitales.   La   guerra   de   1812-­‐1814   con   el   Reino   Unido,   que   supuso   el   colapso   del   comercio   estadounidense,   tuvo   en   cambio   un   efecto   beneficioso   para   la   industrialización   del   país,   al   estimular,  aunque  fuera  artificialmente,  la  creación  de  industrias  para  compensar  la  paralización   12 de   las   importaciones   de   productos   manufacturados   europeos   como   consecuencia   del   bloque   británico   de   las   costas   norteamericanas.   Una   vez   acabado   el   conflicto   bélico,   estas   industrias   recién  nacidas  pudieron   subsistir  e  incrementarse  gracias  a  las  leyes  arancelarias  aprobadas  por   el  Congreso  en  1816,  1824  y  1828,  a  pesar  de  la  oposición  de  los  estados  agrarios  sudistas,  que   evitaron   la   competencia   inglesa.   El   incremento   de   la   inmigración   procedente   de   Europa,   que   aceleró  el  ritmo  de  crecimiento  de  la  población  tanto  rural  como  urbana,  aumentó  la  oferta  de   mano  de  obra,  así  como  la  demanda  de  productos  manufacturados  del  mercado  interior  y  fue  un   estímulo  para  los  comerciantes  americanos  e,  incluso,    para  financieros  extranjeros,  para  invertir   en  la  naciente  industria  americana  ante  las  halagüeñas  perspectivas  y,  también,  ante  la  estabilidad   política.     Como   en   Inglaterra,   la   mecanización   se   produjo   en   primer   lugar   en   la   industria   textil   del   algodón.   El   inmigrante   Samuel   Slater,   un   colaborador   de   Richard   Arkwright   -­‐el   inventor   de   la   water-­‐frame-­‐   introdujo   en   1789   en   Norteamérica   este   tipo   de   máquina   de   hilar.   La   automatización  del  tejido  fue  posterior  y  su  implantación  no  se  produjo  hasta  la  guerra  de  1812-­‐ 1814  con  Inglaterra.  En  1813  Francis  Cabot  Lowell,  el  inventor  de  la  primera  lanzadora  mecánica   americana,  instaló  en  Waltham,  Massachussetts,  la  primera  fábrica  de  producción  racionalizada,   al   concentrar   en   un   mismo   lugar   el   proceso   del   hilado   y   del   tejido.   Este   sector   industrial   se   concentró  fundamentalmente  en  Nueva  Inglaterra  y  en  un  principio  utilizó  la  energía  hidráulica   como   fuerza   motriz.   La   aplicación   de   la   máquina   de   vapor   no   se   difundirá   hasta   la   década   de   1820.     La  industria  de  la  lana  se  desarrolló  más  lentamente  y  tuvo  que  ser  protegida,  aun  mucho  más   que   la   del   algodón,   por   altos   aranceles.   Como   ésta,   se   estableció   en   Massachussetts   y   Rhode   Island.   Desde   sus   orígenes   la   industria   textil   utilizó   sobre   todo   mano   de   obra   femenina.   En   1822   el  75  por  ciento  de  los  obreros  del  ramo  eran  mujeres.   Un  hecho  digno  de  ser  destacado  en  la  industrialización  americana  fue  el  nuevo  procedimiento   de   fabricación   ideado   a   principios   del   siglo   XIX   por   Eli   Whitney   (el   mismo   que   inventó   la   desmotadora   del   algodón),   consistente   en   el   principio   de   piezas   intercambiables   y   cuya   finalidad   era  la  producción  en  serie.  La  originalidad  del  sistema  era  que  abarataba  considerablemente  el   coste  de  producción  y  permitía  la  utilización  de  obreros  no  especializados.  Esta  técnica  la  aplicó   Whitney  para  fabricar  armas  de  fuego  para  el  Gobierno,  pero  muy  pronto  fue  adoptada  también   por  aquellos  industriales  que  producían  artículos  compuestos  de  múltiples  piezas,  como  relojeros,   ferreteros   o   fabricantes   de   máquinas   de   coser.   Sin   embargo,   hizo   falta   que   pasara   más   de   un   siglo   para   que   este   sistema   alcanzara   unos   niveles   de   producción   verdaderamente   considera-­‐ bles,   cuando   Henry   Ford   acometió   la   producción   en   serie   en   la   industria   del   automóvil   e   introdujo  el  trabajo  en  cadena  para  el  montaje  de  los  coches.   La  industria  siderúrgica  se  desarrolló  con  lentitud  hasta  la  década  de  1830.  Las  razones  de  este   retraso  hay  que  buscarlas:  en  la  escasez  de  capitales;  en  la  inexistencia  de  yacimientos  de  carbón   mineral   al   Este   de   los   Apalaches,   que   obligaba   a   emplear   madera   como   combustible   en   las   fundiciones;  en  la  reticencia  por  abandonar  los  procedimientos  tradicionales  y  en  la  dilación  en   la  adopción  de  los  nuevos  métodos  siderometalúrgicos  inventados  en  Inglaterra.  Hasta  1820  no   13 se   empezó   a   utilizar   la   antracita   en   la   fundición   y,   aun   así,   en   1840   el   gran   centro   industrial   de   Pittsburgh  seguía  consumiendo  grandes  cantidades  de  carbón  vegetal.  El  proceso  de  pudelación   creado  en  Gran  Bretaña  en  1784  no  fue  introducido  en  América  hasta  1830.     A   partir   de   esta   fecha   la   fuerte  demanda   de   material   ferroviario,   el   descubrimiento   de   nuevos   y   ricos  yacimientos  de  hierro  y  carbón  al  Oeste  de  los    Apalaches  -­‐especialmente  en  la  región  de   los  Grandes  Lagos-­‐,  la  aplicación  a  mediados  de  siglo  del  método  Bessemer  para  obtener  acero,   la  mejora  de  los  transportes  y  una  política  proteccionista  promovieron  una  rápida  reactivación   de   la   siderurgia.   Sin   embargo,   a   pesar   del   espectacular   aumento   de   la   producción   de   hierro   y   acero,   en   vísperas   de   la   guerra   civil,   los   EE.UU.   seguían   dependiendo   de   las   importaciones   procedentes  de  Gran  Bretaña.    Ya  se  ha  dicho  que  los  transportes  influyeron  en  el  desarrollo  económico  y  en  la  expansión  hacia   el   Oeste.   Se   puede   afirmar,   sin   género   de   dudas,   que   tuvieron   un   papel   fundamental   en   el   proceso   de   construcción   de   la   nación   norteamericana.   A   principios   del   siglo   XIX   las   principales   ciudades   del   Nordeste   estaban   comunicadas   entre   sí   por   carreteras   pavimentadas   de   portazgo   (derechos   que   se   pagan   por   pasar   por   un   lugar   determinado   de   un   camino)   (turnpikes),   que   habían   sido   construidas  por  los  gobiernos  estatales  y  por  empresas  privadas.  El  movimiento  de  la  población   hacia  el  Oeste  planteó  la  necesidad  de  crear  nuevas  rutas  que  conectaran  los  territorios  situados   al   otro   lado   de   los   Apalaches   con   los   puertos   de   la   costa   atlántica.   La   tarea   no   resultó   fácil.   La   escasa  densidad  de  tráfico,  las  grandes  distancias  y  la  oposición  de  buena  parte  de  los  estados   del   Este   a   que   el   Gobierno   federal   interviniera   en   el   programa   vial   fueron   algunos   de   los   escollos   que   hubo   que   salvar   para   su   construcción.   La   principal   arteria   Este-­‐Oeste   que   se   trazó   en   este   período  fue  la  Carretera  Nacional,  que  en  1852  unía  Cumberland,  en  Maryland,  con  Vandalia,  en   Illinois,  pasando  por  las  ciudades  de  Wheeling  y  Columbus.   La  navegación  fluvial  tuvo  una  mayor  importancia  para  el  desarrollo  económico  norteamericano.   EE.UU.  fue  el  primer  país  que  aplicó  el  vapor  a  la  navegación.  En  1807  el  "Clermont"  de  Robert   Fulton  partía  de  New  York  y  remontaba  el  río  Hudson  hasta  Albany.  Cuatro  años  más  tarde  los   buques  de  vapor  recorrían  el  Mississippi  y  sus  afluentes  y  Nueva  Orleans  se  convertía  en  el  puerto   de   salida   no   sólo   del   algodón   de   las   plantaciones   del   Sur   sino   también   de   los   excedentes   agrarios   del   Oeste   y   del   territorio   de   Noroeste.   En   1815   podía   ya   utilizarse   este   sistema   de   transporte   desde  aquella  ciudad  sureña  hasta  Pittsburgh.     Para   completar   la   red   fluvial   se   construyeron   numerosos   canales   con   el   fin   de   unir   dos   vías   navegables.  La  obra  de  mayor  envergadura  fue  la  apertura  del  canal  del  Erie  que  en  1825  conectó   Los  Grandes  Lagos  con  el  río  Hudson,  a  través  de  585  kilómetros  y  que  permitió  canalizar  hacia  el   puerto   de   New   York   los   productos   de   Michigan,   Illinois,   Indiana   y   Ohio,   al   mismo   tiempo   que   aseguró  el   poblamiento   y   la   industrialización  de   estos  Estados.  La   gran  rentabilidad  de  la  obra,   que  redujo  el  coste  de  los  transportes  entre  Buffalo  y  New  York  en  un  85  por  ciento,  impulsó  la   construcción  de  nuevos  canales.  Se  calcula  que  entre  1815  y  1860  se  invirtieron  188  millones  de   dólares  en  obras  de  canalización.   De   todas   formas,   la   verdadera   revolución   en   el   transporte   americano   se   produjo   con   la   introducción  del  ferrocarril.  Los  primeros  ferrocarriles  fueron  construidos  en  la  década  de  1830.   14 para   favorecer   el   desarrollo   económico   de   aquellas   ciudades   de   la   costa   atlántica,   como   Baltimore   o   Charleston,   que   no   podían   beneficiarse   del   transporte   fluvial   para   ampliar   sus   mercados   hacia   el   interior;  pero   al   ver   las   enormes   posibilidades   que   ofrecía   este   nuevo   sistema   de  transporte,  la  red  ferroviaria  se  extendió  con  rapidez  y  a  una  mayor  velocidad  que  en  Europa.   Así,  si  en  1830  EE.UU.  sólo  contaban  con  37  kilómetros  de  vía  férrea,  en  1840  superaban  los  7.400   y  a  partir  de  esta  fecha  hasta  1855,  cada  lustro  duplicaron  su  tendido.  En  1860  disponía  de  más  de   49.000  kilómetros,  lo  que  les  colocaba  a  la  cabeza  de  la  red  ferroviaria  mundial.     El  ferrocarril  posibilitó,  de  una  manera  más  decisiva,  el  transporte  de  mercancías  y  personas  y   actuó   de   fuerza   de   cohesión   entre   el   Este   y   el   Oeste.   En   1860   los   ferrocarriles   formaban   una   tupida   red   en   Nueva   Inglaterra   y   en   las   regiones   industrializadas   del   Noroeste   cercanas   a   los   Grandes  Lagos;  en  cambio,  el  tejido  ferroviario  en  el  Sur  era  muchísimo  menos  espeso.  En  esta   fecha,  tampoco  el  ferrocarril  había  pasado  la  línea  del  Mississippi.  La  construcción  de  las  líneas   transcontinentales  fue  más  tardía.  La  primera  fue  la  Union  Central  Pacific  que  se  inició  en  1864  y   fue   concluida   en   1869.   A   diferencia   de   lo   que   ocurrió   con   los   canales,   la   financiación   de   los   ferrocarriles   se   hizo   fundamentalmente   con   capital   privado,   aunque   el   estado   federal,   los   diversos   estados   y,   sobre   todo,   las   municipalidades   concedieron   a   las   compañías   ferroviarias   enormes   ventajas   y   subvenciones.   Se   estima   que   hasta   1860   las   diferentes   administraciones   públicas  contribuyeron  a  la  financiación  de  una  cuarta  parte  de  las  inversiones.   d)  LA  EVOLUCION  POLITICA:       Hasta   1826,   política   dominada   por   presidentes   virginianos   propietarios   agrarios   que   defienden   buena   parte   de   los   estados   agrarios,   y   línea   de   expansión   al   oeste   (Jefferson,   Madison,  Monroe…).  Virginia  da  desde  Washington  los  primeros  presidentes.   Uno   de   los   problemas   de   su   fundación   también   fue   el   de   la   capital   federal.   Filadelfia   es   la   ciudad   histórica,   pero   el   pacto   fue   que   no   fuera   una   de   las   ciudades   iniciales,   y   de   ahí   nació   Washington.  Una  capital  no  vinculada  a  ningún  estado  originario.  Y  aquí  el  otro  problema,  el   de   que   no   esté   en   ningún   estado.   Washington   quedó   como   un   propio   estado   en   sí   mismo.   Y   le   pusieron  el  nombre  del  primer  presidente.     Tienen  la  misma  evolución  que  Europa.  Se  van  ampliando  las  bases  del  liberalismo.  Hacia  1830,   ampliación  al  sufragio  universal,  con  Partido  Demócrata,  rompe  la  presidencia  virginiana…   Otro   aspecto   a   partir   del   20   à   primero,   EEUU   son   fugitivos   ingleses   por   la   persecución   religiosa.  Ese  es  el  origen  de  muchos  estados,  y  por  eso  el  tema  de  la  religión  estará  presente.   Iglesias   protestantes   fuertes.   Los   vacíos   del   estado   los   ocupa   la   religión,   y   tiene   influencias   intransigentes,   de   lucha,   de   defensa   de   valores   puritanos…   explica   las   cruzadas   religiosas   contra   la   esclavitud   (abolicionista),   pero   también   nativistas   (contra   el   aumento   de   los   nacimientos),   antialcohólicas   (lucha   contra   el   alcohol)…   y   va   contra   los   católicos   que   vienen   desde  Irlanda  (que  tienen  muchos  hijos,  beben…),  hasta  llegar  a  la  ley  seca.     Se  da  en  las  Iglesias  puritanas,  con  aspectos  buenos  y  malos:  son  claves  para  la  educación,  que   hace   que   gran   parte   de   la   población   blanca   esté   alfabetizada.   Pero   fanatismo,   anti-­‐ 15 evolucionismo…   Pero   si   educación   pública,   generalizada,   antes   que   en   Europa.   Genera   la   capacidad  de  acceder  a  una  educación  primaria  mínima.  Población  más  culta  que  en  Europa.   Así,  influencia  de  la  religión,  sentido  de  cruzada  contra  alcohol,  natalidad…   EEUU   crece   en   estados,   población…   y   en   1850,   lo   forman   31   estados,   y   tiene   más   de   23   millones   de   habitantes.   Pero   la   densidad   de   población   es   mínima.   La   mitad   menos   uno   eran   esclavistas.     Expansión   en   base   a   la   autodefensa   à   hay   que   hacer   frente   a   los   problemas   indígenas…   la   sociedad  se  autodefensa,  concepto  que  está  en  su  origen.  Y  la  tradición  hace  que  la  defensa   quede  en  manos  del  ciudadano,  ya  con  la  guerra  contra  Inglaterra,  cada  uno  defendía  su  casa   del  invasor,  y  de  ahí  el  actual  culto  a  las  armas.  Ellos  mismos  se  defendían  y  creaban  la  ley,  y   de  ahí  la  actual  situación  respecto  a  las  armas.     EEUU,   una   de   las   cosas   que   irá   sucediendo   à   va   ganando   el   territorio.   Las   comunicaciones   interiores  se  harán  básicamente  a  través  de  los  ríos.  Y  la  manera  de  unirlos  será  a  través  de   obras   de   ingeniería   ingentes,   que   son   los   canales.   A   partir   del   primer   tercio   de   EEUU,   para   mejorar   las   comunicaciones   en   el   norte   son   los   canales.   También   facilita   la   llegada   de   colonos.   Así,  las  comunicaciones  iniciales  se  hacen  por  los  ríos,  los  canales,  y  los  dos  océanos.       16 ...

Tags: