Capítulo 6 - La familia (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Adolescencia, Madurez y Senectud (AMS)
Año del apunte 2016
Páginas 6
Fecha de subida 23/04/2016
Descargas 46
Subido por

Vista previa del texto

PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
CAPÍTULO 6 - LA FAMILIA Una familia es un sistema de relaciones interdependientes: cada miembro tiene un rol específico y los demás miembros de la familia dependen de él o ella para hacer ese papel.
Cuando un niño se hace adulto, a menudo pensamos que este cambio se produce desde la dependencia a la independencia. Lo que realmente significa es una oportunidad de explorar posibles dependencias mutuas con otras personas.
Independencias de la vida familiar del individuo a lo largo del ciclo vital: - Comenzamos la vida siendo totalmente dependiente Al poco de nacer, los padres se vuelven dependientes del niño Conforme el niño crece, el sistema de interdependencia cambia hasta que este forma una nueva familia. Las dependencias más importantes se convierten en responsabilidades en función de la relación de los adultos con sus hijos, con su pareja, el trabajo y las dependencias emocionales.
Conforme uno se hace mayor, los hijos se vuelven más independientes y uno se hace más dependiente.
Hay dos tipos de hogares occidentales: - Hogares de individuos relacionados: incluyen parejas casadas con o sin hijos y hogares monoparentales. La proporción de estos hogares es similar en todos los grupos étnicos.
Hogares no familiares: comprenden una sola persona o personas no emparentadas. En las familias negras, un niño tiene la misma posibilidad de vivir con sus dos padres que con solo uno.
La familia moderna ya no sigue el patrón lineal tradicional, sólo entre el 30 y el 40% de los primeros matrimonios permanecerán juntos hasta la viudedad. El resto, uno de los miembros de la pareja se volverá a casar. En estos segundos matrimonios, las interdependencias pueden desarrollarse de forma horizontal entre familias, creando patrones de relación más complicados. El segundo matrimonio después de la muerte del cónyuge se ha hecho cada vez más común, sobre todo en varones viudos.
1. LA FAMILIA EXTENSA Familia nuclear: un marido, la mujer y su descendencia.
Familia extensa: familia nuclear más otros familiares.
a. Dos mitos Encontramos dos mitos generalizados, ambos incorrectos en la realidad: - Las familias extensas que viven bajo el mismo techo eran comunes en el pasado y ya no lo son.
- Ascendente: cuando los ancianos van a vivir en la casa del hijo adulto. Los datos indican un aumento entre 1970 y 1990 relacionado con el aumento de las tasas de divorcio y con los nacimientos fuera del matrimonio. Es más común en raza negra.
o Descendente: si los nietos van a vivir en el hogar de los abuelos. Ha descendido en el pasado siglo, el 5% de los adultos de más de 75 años viven con un hijo adulto. Hay mayor probabilidad en países como Canadá, Gran Bretaña e Italia.
La familia nuclear está aislada y el apoyo y la influencia de los parientes han desaparecido.
Se ha desmentido a partir de los diarios, sermones, novelas y otros recursos literarios que indican que este tipo de hogares no eran la norma. La investigación actual sobre los hogares multigeneracionales distingue entre la extensión: o El aislamiento de la familia nuclear se originó por la necesidad de la sociedad industrial de un mercado laboral móvil.
En la sociedad industrial, las nuevas instituciones asumieron las funciones de apoyo de los familiares (los bancos PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
prestan el dinero, las escuelas sustituyen a las abuelas…). Se redefinen las funciones de la familia, pero no quiere decir que disminuyan.
Un índice de funcionamiento de la familia es la frecuencia de contacto entre sus miembros. Incluso aunque la familia esté lejos, la tecnología moderna facilita el contacto. La frecuencia y la naturaleza del contacto varían según el nivel socioeconómico, la raza y otras características.
Por ejemplo, en la raza negra, la familia extensa es particularmente importante para la vida familiar. Los miembros suelen vivir en el mismo barrio, con un alto grado de interacciones sociales y amistades entre los ellos y un intercambio de ayuda y apoyo considerable. Tiene un papel importante para la familia monoparental, hacen de padres sustitutivos. También puede tener un efecto negativo en la relación matrimonial, si se ve dinamitada por conflictos y lealtades divididas.
- b. Beneficios Interdependencia económica entre los familiares, de forma que los padres proporcionan al menos apoyo económico de emergencia a sus hijos adultos y viceversa.
Se proporcionan mutuamente servicios valiosos como ayudar en las mudanzas o cuidar de los niños.
A los jóvenes que pasan tiempo con los ancianos les supone modelos conductuales de envejecimiento que producen una socialización anticipatoria.
A pesar de las diferencias en edad cronológica, los miembros pueden entrar en compañerismos de edad social. Por ejemplo, que miembros de diferentes generaciones estén estudiando a la vez.
c. Estructuras La estructura de la familia extensa está cambiando debido al aumento en la expectativa de vida y el descenso de la natalidad. Se está haciendo más vertical, abarcando entre tres y cinco generaciones pero con menos miembros en cada generación. Son las llamadas familias de racimo.
Burton y Dilworth – Anderson sugieren tres tipos de estructuras de familias intergeneracionales en los negros: - Familia intergeneracional vertical: similar a la descrita antes.
Familia de edad condensada: como resultado de la alta incidencia de nacimientos de madres adolescentes entre los negros. La distancia entre generaciones se reduce notablemente.
Familia sustitutiva: cuando se retrasa el tener hijos o no se tienen. Los familiares ficticios (no de sangre, sino de amistad) se van haciendo importantes en esta red.
Estos cambios están produciendo consecuencias: - La familia extensa se está volviendo más cabezuda, es decir, la pareja casada tiene más padres vivos que hijos.
Las relaciones intergeneracionales se vuelven más complejas e intensas.
Por la esperanza de vida, las mujeres es probable que tengan relaciones más largas e intensas Las mujeres ancianas de raza negra seguirán prestando cuidados dado el alto índice de familias monoparentales y nacimientos de adolescentes.
2. SER ABUELO Ser abuelo constituye una transición que está determinada no sólo por las propias características y decisiones del abuelo sino también por la de sus hijos y nietos.
Hay mucha variabilidad en la edad en que uno es abuelo. La mayoría de las mujeres negras se convierten en abuelas antes de los 40 años de edad o antes de los 60. Normalmente, se es abuelo durante tres o cuatro décadas de la vida y se conoce a los nietos desde que son niños hasta que llegan a jóvenes. Las mujeres tienen una probabilidad más alta de conocer a los bisnietos que los hombres.
PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
Uno se puede preguntar si al hacerse mayores los abuelos cambia el afecto y el contacto con los nietos. Más que por el desapego emocional, sucede muchas veces por la movilidad geográfica. Cuando los abuelos tienen problemas de salud, el contacto y la proximidad aumentan. Si los nietos tienen contacto regular con sus propios padres, tendrán más probabilidades de tenerlo con sus abuelos.
El papel de abuelo se solapa con otros roles, ya que la mayoría de abuelos están trabajando y casados cuando se convierten en abuelos por primera vez.
Bengtson sugiere cuatro roles simbólicos que un abuelo puede tener en la familia: - Estabilizador: figura constante en los momentos de transición o problemas y un foco para el contacto y la reunión familiar.
Guardián de la familia: a quién acudir cuando se necesita protección y cuidado en caso de emergencia o si las cosas van mal.
Arbitro entre la generación segunda y tercera: calma tensiones intergeneracionales.
Historiador: ayuda a la familia a relacionar el pasado con el presente y a entender cómo ha evolucionado.
Si hablamos de diferencias de género, en cuanto a preocupaciones, las abuelas se preocupan más por la dinámica interpersonal y los vínculos familiares y los abuelos suelen dar más consejos o hablar sobre responsabilidades (estudios, trabajos…) ¿Qué efecto tiene la implicación del abuelo con el nieto en ambos? - La influencia del nieto es mayor cuando los abuelos están implicados en su rol y lo consideran un papel central en su autoconcepto.
Las experiencias en la niñez con los abuelos influyen en cómo estos adultos interactuaran con sus nietos.
Niños que viven con sus abuelos: - Más común en familias negras. Aproximadamente un 12% de los niños, comparado con el 4% en las familias blancas. Dos cambios que han producido este aumento: aumento de madres adolescentes no casadas y descenso de las tasas de matrimonio.
Más común en familias monoparentales.
En los hogares con extensión descendiente, de media, viven juntos entre 6 o 7 años.
En los hogares con extensión ascendente, de media, viven juntos unos 5 o 6 años.
Cuando dos generaciones seguidas han tenido hijos siendo muy jóvenes, las abuelas se convierten en abuelas siendo muy jóvenes que no experimentan la satisfacción que da ser abuela, les supone un problema en su estilo de vida.
3. FORMAS ALTERNATIVAS DE FAMILIA Las estructuras familiares están cambiando y muchos adultos viven en hogares distintos de la familia nuclear. Solo el 25% de los hogares están formados por una pareja y los hijos.
a. Vivir solo Hay diferentes tipos de situaciones por las que se llega a vivir solo: un joven adulto que busca pareja, adultos divorciados o adultos viudos. Menos del 10% de los jóvenes y adultos viven solos, pero más del 30% de los mayores de 65 lo hacen.
Es mucho más probable que los ancianos blancos vivan solos que los negros. Este aumento de ancianos que viven solos ha producido un cambio en su forma de vivir: se dotan de un mejor nivel económico, una mejor salud y un deseo de seguir siendo independientes.
PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
Se ha visto que aunque los ancianos que viven solos tengan una mejor condición física, sufren mayores niveles de depresión, soledad y aislamiento social. No obstante, la mayoría gozan del apoyo de sus familiares, y en caso de que no los tengan, los amigos cercanos que se convierten en la familia sustitutiva.
b. Cuando el cabeza de familia es una mujer Este tipo de familia se ha vuelto más común en las últimas décadas. Depende en gran parte de la raza y de la educación que se reciba.
Los hogares con una mujer como cabeza de familia pueden ser por madres solteras, divorciadas o viudas. Las mujeres blancas suelen ser a consecuencia del divorcio y viudedad, en cambio, las negras, a causa de que nunca se han casado.
Una de las diferencias más importantes con las parejas casadas es el bienestar económico. Aunque algunas mujeres eran pobres antes de ser madres, la mayoría vieron disminuido su nivel económico cuando se rompió el matrimonio o cuando nacieron los hijos. Tres razones por las que esto sucede: la menor capacidad de la madre para ganar dinero, la falta de apoyo por parte del padre y las bajas ayudas de los programas de asistencia.
En otras sociedades occidentales también se ve este descenso de nivel económico, pero la magnitud de las diferencias depende del país.
También aparecen problemas de apoyo social e incluso pueden perder relaciones. Los cambios de residencia son habituales, así como nuevos vecinos y nuevos colegios. Aparecen desventajas a nivel psicológico, tienen más preocupaciones y están menos satisfechas con sus vidas.
El rendimiento académico de los niños se ve afectado por el divorcio o por vivir en un hogar monoparental. Suelen tener más probabilidades de cometer delitos, tener citas a una edad más temprana y más actividad sexual.
Las madres solteras, en general, presentan unas características comunes: - Más liberales en sus actitudes hacia los roles de trabajo y familia.
Más independientes e igualitarias.
Tienen actitudes menos restrictivas hacia las relaciones sexuales prematrimoniales.
Menos constantes en disciplina y rutinas del hogar Mucho más estrés.
Los abuelos pueden representar un papel clave en las transiciones familiares como el divorcio, dando apoyo tanto a los hijos como a los padres.
Volver a casarse puede aportar bienestar a la madre, pero se ha visto que puede incrementar los conflictos con los hijos. Las hijas suelen ver al nuevo padre como un competidor, ya que han aumentado sus responsabilidades en el hogar cuando su madre estaba sola y la entrada del nuevo adulto puede ser estresante para ellas.
Hay algunos factores que explican por qué algunos niños de familias de madres solas presentan desventajas: - El argumento de la desventaja económica: las madres solas tienen menos tiempo y dinero para invertir en sus hijos, lo que afecta tanto a las características personales de los hijos como la visión de éstos del hogar paterno.
El argumento de la socialización: los resultados negativos se deben a valores paternales y relaciones padrehijo disfuncionales.
El argumento del vecindario: la falta de apoyo social y de recursos comunitarios contribuye a los resultados negativos de las familias de madres solas.
Estas perspectivas no son excluyentes y los resultados probablemente sean consecuencia de la combinación de estos factores.
PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
c. Convivencia Este tipo de vivienda ocurre cuando un adulto no casado comparte vivienda con otro adulto no familiar el sexo opuesto. Es un fenómeno fundamentalmente de la juventud.
La convivencia antes del matrimonio se ve negativamente relacionada con el nivel educativo.
Factores que han hecho que aumente tanto la convivencia: - El sexo prematrimonial ya no se considera ofensivo.
El aumento de las tasas de divorcio ha hecho que los jóvenes tengan menos claro que el matrimonio es para toda la vida y usan la convivencia con una especie de “prueba”.
Los matrimonios que antes convivieron juntos tienen una tasa de ruptura de un 50% más alta que los matrimonios que no convivieron antes. ¿Por qué? Pues porque tienen niveles de compromiso hacia el matrimonio más bajos y actitudes más liberales hacia el divorcio.
La convivencia ha cambiado el significado de ser soltero. Ha hecho que el matrimonio sea un marcador menos claro de otras transiciones, tales como formar una unión sexual, dejar el hogar paterno o convertirse en padres.
No está claro dónde colocar la convivencia dentro del ciclo de la vida familiar. La duración media de la convivencia es corta y más de la mitad de las parejas terminan casándose. También es cada vez más común en personas divorciadas.
La convivencia también implica, en muchos casos, mantener una parte de la vida independiente. Por ejemplo, mantener cuentas bancarias diferentes.
d. Relaciones homosexuales En las últimas décadas, ha habido una aceptación creciente de la homosexualidad en varios aspectos. El apoyo es menor cuando se habla de la homosexualidad como estilo de vida y aceptable y todavía menos a la legalización de los matrimonios homosexuales.
De las parejas heterosexuales, se diferencian muy poco en cuanto a ajuste emocional o actividades comunes de las parejas.
Kurdek examinó los predictores del mantenimiento y de la ruptura de las relaciones para parejas casadas, lesbianas y homosexuales. Encontró: - En los tres grupos, un descenso de la satisfacción con la relación a lo largo de los cinco años En los tres grupos, las mismas características estaban relacionadas con la ruptura: baja intimidad, bajo nivel de igualdad, solución de problemas constructiva infrecuente y pocas barreras para dejar la pareja.
También comparo la división de las tareas del hogar y encontró tres tipos de distribución: - Patrón igualitario: los miembros de la pareja hacen el mismo porcentaje de tareas de la casa, ya sea haciéndolas juntos o turnándose. Más característico en parejas lesbianas.
Patrón equilibrado: cada miembro es responsable del mismo número de tareas, pero no eran las mismas tareas, cada uno se especializaba en algunas. Las parejas homosexuales solían usar este método.
Patrón de segregación: un miembro hacía casi todas las tareas del hogar. Se vio primordialmente en parejas casadas.
Las parejas homosexuales monógamas perciben menos apoyo social de la familia que las parejas heterosexuales casadas o que conviven. El apoyo social más frecuente, en orden de más a menos: amigos, pareja, familia y compañeros de trabajo. Se ve una disminución aun mayor con los enfermos de sida.
PSICOLOGIA UB (2015-2016) Adolescencia, Madurez y Senectud. Bloque 2: Adultez. Lectura – Capítulo 6 – La familia.
Las parejas homosexuales tienen muchas dificultades para conseguir la custodia de sus hijos y para adoptar niños. Se pueden encontrar con que no pueden visitar a sus parejas en hospitales o residencias, con que se les excluye del funeral de sus parejas, no se les permita mostrar dolor en público, no puedan vestirse de luto y tengan problemas con la herencia.
...

Tags: