Tema 14 - Procedimientos de gestión tributaria. (2014)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Fiscal I
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 24/03/2015 (Actualizado: 24/04/2015)
Descargas 4
Subido por

Vista previa del texto

Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I Lección XIV. El procedimiento de gestión tributaria.
Procedimiento de gestión tributaria.
El procedimiento de gestión tributaria se encuentra en el Capítulo III del Título III de la Ley General Tributaria, y comprende los artículos 117 a 140. Recordemos que la actual LGT habla en genérico de la aplicación de los tributos y sustituye el término de gestión tributaria que era el que se empleaba anteriormente. Es, pues, la gestión tributaria en sentido estricto, el núcleo central de actuación administrativa para la realización de los tributos, es el modo ordinario de la realización de los tributos.
! Podemos definir la gestión tributaria como “la actividad especializada de la Administración encaminada a ejecutar lo dispuesto en las leyes y reglamentos tributarios, en orden a la obtención de recursos de naturaleza tributaria”. (1) Es el modo ordinario en que se reciben las declaraciones, se tramitan, se verifican y se dicta resolución para la liquidación específica de los tributos, y (2) es una actividad de baja intensidad de la Administración tributaria: las potestades de la Administración en otros procedimientos son más exorbitantes porque dotan a ésta de más prerrogativas. Se trata, en definitiva, de una verificación y tramitación formal de las declaraciones.
! Además de los arts. 117ss. LGT, existe un reglamento de desarrollo aprobado por Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, que no será objeto de estudio en el presente curso. Este Reglamento regula la gestión y la inspección tributarias; sin embargo, evidentemente, después de la LGT pero antes de acudir al Reglamento, debe acudirse a las leyes especiales de cada tributo (ley del IRPF, IVA, etc.).
! Las funciones de la gestión de los tributos las señala el artículo 117 de la Ley General Tributaria; y las formas de inicio de la gestión el 118, que son: (a) la autoliquidación, comunicación de datos, o cualquier clase de declaración; (b) la solicitud del obligado tributario; (c) de oficio por la Administración; siendo el más común de ellos el primero.
! Formas de iniciación del procedimiento de gestión tributaria.
— !57 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I Como se ha dicho, existen tres formas de iniciación de la gestión de los tributos establecidas por el art. 118 LGT.
! a. La declaración tributaria.
La definición de declaración la contiene el art. 119 LGT, y se trata de todo documento presentado ante la Administración tributaria donde se reconozca o manifieste la realización de cualquier hecho relevante para la aplicación de los tributos.
Supone, por lo tanto, poner en conocimiento de la Administración dichos hechos relevantes para la realización de los tributos, pero NO supone aceptar la procedencia de la obligación tributaria.
! b. La autoliquidación.
“Las autoliquidaciones son declaraciones en las que los obligados tributarios, además de comunicar a la Administración los datos necesarios para la liquidación del tributo y otros de contenido informativo, realizan por sí mismos las operaciones de calificación y cuantificación necesarias para determinar e ingresar el importe de la deuda tributaria o, en su caso, determinar la cantidad que resulte a devolver o a compensar.” (art. 120 LGT).
La autoliquidación es una modalidad de declaración en la que el obligado, además de comunicar datos, realiza por sí mismo las operaciones de calificación y cuantificación necesarias para determinar e ingresar el importe de la deuda tributaria.
! Las autoliquidaciones pueden ser bien verificadas por la Administración, bien rectificadas por el obligado tributario.
! c. La comunicación de datos.
“Se considera comunicación de datos la declaración presentada por el obligado tributario ante la Administración para que ésta determine la cantidad que, en su caso, resulte a devolver. Se entenderá solicitada la devolución mediante la presentación de la citada comunicación.” (art. 121 LGT).
El objeto de la comunicación de datos es que la Administración determine la cantidad que, en su caso, resulte a devolver. Al iniciar la comunicación de datos se inicia el procedimiento de devolución.
! d. Declaraciones, autoliquidaciones y comunicaciones complementarias o sustitutivas.
— !58 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I Además de los tres modos de inicio que hemos visto (a-c) existen otros; las declaraciones, autoliquidaciones o comunicaciones complementarias o sustitutivas son tres formas de completar o modificar las que se hubieran presentado con anterioridad. Se tratan de mecanismos para que el obligado regularice su situación.
! e. Solicitud del obligado tributario. Inicio de la gestión de oficio.
Además de los mencionados anteriormente, puede iniciarse el procedimiento de gestión por solicitud del obligado tributario o de oficio, por la Administración tributaria.
! Clases de procedimientos de gestión tributaria y régimen jurídico.
Las distintas clases de procedimientos de gestión tributaria las enumera el artículo 123 de la Ley General Tributaria, si bien existen otros cuatro procedimientos reglamentarios que no establece la ley (art. 123.2 LGT). Los cinco procedimientos de gestión tributaria son (1) el procedimiento de devolución iniciado mediante autoliquidación, solicitud o comunicación de datos; (2) el procedimiento iniciado mediante declaración; (3) el procedimiento de verificación de datos; (4) el procedimiento de comprobación de valores; (5) el procedimiento de comprobación limitada.
! a. El procedimiento de devolución iniciado mediante autoliquidación, solicitud o comunicación de datos.
Éste está regulado por los artículos 124 y siguientes de la ley, y, de acuerdo con el primero de esos artículos, “el procedimiento de devolución se iniciará mediante la presentación de una autoliquidación de la que resulte cantidad a devolver [art. 125 LGT], mediante la presentación de una solicitud de devolución o mediante la presentación de una comunicación de datos [art. 125 LGT]”.
! Si se inicia el procedimiento mediante presentación de autoliquidación, se empezará a computar desde la finalización del plazo de presentación de autoliquidación (a partir del día siguiente) y el plazo durará todo el período de prescripción de la deuda tributaria.
Si se inicia mediante presentación de solicitud o comunicación de datos el plazo comenzará desde el día que se presenta la solicitud o desde la finalización del plazo para la comunicación de datos.
! — !59 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I En ambos procedimientos tendrá la obligación, la Administración tributaria, de satisfacer el interés de demora.
! b. El procedimiento de devolución iniciado mediante declaración.
La declaración es una comunicación de datos de relevancia tributaria, que se diferencia de la autoliquidación en dos aspectos; (1) la declaración contiene datos pero no las operaciones para llegar al resultado de la cuantía a pagar; (2) en la autoliquidación no hay acto administrativo, debe esperarse a la rectificación o devolución: el obligado ingresa y calcula directamente la cuantía a pagar.
! Su regulación la encontramos en los arts. 128ss. de la LGT y el procedimiento de devolución iniciado mediante declaración “es un procedimiento de gestión en el cual el obligado tributario manifiesta la realización del hecho imponible y comunica los datos necesarios para que la Administración cuantifique la obligación tributaria” El plazo para la tramitación es el que señale la normativa específica de cada tributo; en caso de que dicha normativa no señale ninguno, la LGT señala un plazo general de 6 meses; y si pasados los 6 meses o el plazo en cuestión la Administración no ha hecho la oportuna liquidación, se produce la caducidad, que no impide que la Administración reabra el mismo procedimiento y pudiendo obtener los datos del procedimiento anterior.
! El artículo 130 establece los dos modos de terminación de este procedimiento: (1) por una liquidación provisional practicada por la Administración tributaria; (2) por caducidad, una vez transcurrido el plazo establecido por la ley sin haberse notificado la liquidación, sin perjuicio de que la Administración pueda iniciar de nuevo el procedimiento dentro del plazo de prescripción (evidentemente, una vez hubiera prescrito no podría).
! c. El procedimiento de verificación de datos.
Regulado por los artículos 131 a 133 LGT, el procedimiento de verificación de datos sólo comprueba estrictamente los datos (errores aritméticos o defectos formales).
! La Administración lo podrá iniciar (art. 131): (a) cuando la declaración o autoliquidación del obligado tributario adolezca de defectos formales o incurra en errores aritméticos; (b) cuando los datos declarados no coincidan con los contenidos en otras declaraciones presentadas por el mismo obligado o con los que obren en poder de la Administración; (c) cuando se aprecie una aplicación indebida de la normativa que resulte patente de la propia — !60 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I declaración o autoliquidación presentada; (d) cuando se requiera aclaración o justificación de algún dato relativo a la declaración o autoliquidación presentada, siempre que no se refiera al desarrollo de actividades económicas.
! El procedimiento se puede iniciar mediante requerimiento o mediante una notificación de la propuesta de liquidación.
! El procedimiento podrá terminar de los siguientes modos: (a) resolución en la que se indique que no procede practicar la liquidación provisional; (b) por liquidación provisional; (c) por caducidad; (d) por subsanación, aclaración o justificación de discrepanacia; (e) por el inicio de un procedimiento de comprobación limitada o de inspección, cerrándose así el procedimiento e iniciando uno de ellos.
! d. Procedimiento de comprobación de valores.
Regulado por los arts. 134-135 LGT, se trata de la actuación administrativa que pretende verificar determinadas valoraciones hechas por el obligado tributario.
! Se hace por los medios contenidos por el art. 57 LGT, que son: (a) capitalización o imputación de rendimientos al porcentaje que la ley de cada tributo señale; (b) estimación por referencia a los valores que figuren en los registros oficiales de carácter fiscal; (c) precios medios en el mercado; (d) cotizaciones en mercados nacionales y extranjeros; (e) dictamen de peritos de la Administración; (f) valor asignado a los bienes en las pólizas de los contratos de seguros; etc.
! La particularidad de este procedimiento radica en que en vía de gestión la ley permite que haya tasaciones parciales contradictorias. El plazo del mismo será el que fije la normativa de cada tributo, y si no la hay será de 6 meses.
! Una nota interesante es que el valor que compruebe la Administración en este procedimiento puede trasladarlo a cualquier otro en los que existan obligados en situación equiparable.
! e. Procedimiento de comprobación limitada.
Está regulado por los arts. 136 a 140 de la LGT, y se trata de un procedimiento parecido al de inspección, pero algo más leve. La comprobación limitada permite comprobar toda la — !61 — Sergio Gomollón de las Muelas — Apuntes Derecho Tributario I veracidad de los hechos, actividades y demás circunstancias, pero sólo puede hacerlo con los medios que establece el art. 136 LGT.
! Estos procedimientos siempre son iniciados de oficio por la Agencia Tributaria, no a solicitud del obligado, y terminan por resolución, caducidad, o por el inicio de un procedimiento de inspección.
! f. Otros procedimientos.
Además de todos estos existen 4 más que están regulados por el Reglamento General de Gestión e Inspección de los tributos.
 — !62 — ...