Tema 19 (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  19   Tema  19:  Causas  de  exclusión  de  la  culpabilidad   (inimputabilidad)   Causas  de  inimputabilidad   Son   tres   las   causas   de   exclusión   de   la   responsabilidad   penal   que   pueden   reconducirse,  sistemáticamente,  al  ámbito  inimputabilidad.   Estas  causas  están  expuestas  en  el  art.  20  del  CP:     Están  exentos  de  responsabilidad  criminal:   1. El   que   al   tiempo   de   cometer   la   infracción   penal,   a   causa   de   cualquier   anomalía  o  alteración  psíquica,  no  pueda  comprender  la  ilicitud  del  hecho  o   actuar   conforme   a   esa   comprensión.   El   trastorno   mental   transitorio   no   eximirá   de   pena   cuando   hubiese   sido   provocado   por   el   sujeto   con   el   propósito   de  cometer  el  delito  o  hubiera  previsto  o  debido  prever  su  comisión.     2. El   que   al   tiempo   de   cometer   la   infracción   penal   se   halle   en   estado   de   intoxicación   plena   por   el   consumo   de   bebidas   alcohólicas,   drogas   tóxicas,   estupefacientes,   sustancias   psicotrópicas   u   otras   que   produzcan   efectos   análogos,  siempre  que  no  haya  sido  buscado  con  el  propósito  de  cometerla  o   no   se   hubiese   previsto   o   debido   prever   su   comisión,   o   se   halle   bajo   la   influencia  de  un  síndrome  de  abstinencia,  a  causa  de  su  dependencia  de  tales   sustancias,  que  le  impida  comprender  la  ilicitud  del  hecho  o  actuar  conforme   a  esa  comprensión.     3. El   que,   por   sufrir   alteraciones   en   la   percepción   desde   el   nacimiento   o   desde   la   infancia,  tenga  alterada  gravemente  la  conciencia  de  la  realidad.     La   minoría   de   edad   penal   es   también,   en   cierto   modo,   una   causa   de   inimputabilidad.     La  minoría  de  edad  penal:  fundamentos  y  límites   La   irresponsabilidad   penal   del   menor   no   es   una   irresponsabilidad   absoluta,   por   cuanto  el  menor  de  dieciocho  años  puede  ser  responsable  del  hecho  cometido,  si   bien  esta  responsabilidad  se  rige  por  lo  dispuesto  en  la  Ley  Orgánica  reguladora  de   la  Responsabilidad  Penal  de  los  Menores  5/2000  (LORPM).     El   legislador,   de   acuerdo   con   determinados   conocimientos   empíricos   que   le   brindan   la   Psicología,   la   Pedagogía,   la   Sociología…   puede   establecer   un   criterio   cronológico,  fijar  una  determinada  edad  a  partir  de  la  cual  considera  que  el  sujeto   puede   ser   hecho   plenamente   responsable   penalmente,   salvo   que   tenga   algún   defecto  o  alteración  física  que  incida  en  su  imputabilidad.     Hay  una  etapa  en  la  evolución  cronológica  de  la  madurez  del  ser  humano  en  la  que   aún  no  están  plenamente  asentados  los  rasgos  psicológicos  ni  la  personalidad.  En   esta  etapa,  la  imputabilidad  es  todavía  susceptible  de  modificación,  paralelamente     al  proceso  de  maduración  física  y  psíquica  que  el  individuo  está  pasando.  Y  no  ya     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  19   sólo  las  facultades  psíquicas  intelectuales,  sino  el  ambiente  familiar,  económico  o   social   inciden   en   ese   proceso   incluso   con   más   fuerza   que   las   propias   facultades   individuales.  Por  eso,  en  esta  etapa  es  más  importante  influir  en  la  socialización  del   menor   que   ha   cometido   un   delito,   y   en   el   respeto   a   las   normas   por   parte   de   éste,   a   través   de   medidas   educativas   y   correctoras   de   sus   defectos   de   socialización,   que   con   una   pena   que,   por   más   que   se   oriente   a   la   reinserción   social   del   condenado,   tiene   un   componente   aflictivo   que   puede   incidir   negativamente   en   las   posibilidades  de  socialización  del  menor.     Hay  que  establecer  un  criterio  cronológico  fijo  para  excluir,  en  todo  caso,  tanto  de   la   responsabilidad   penal   establecida   en   el   CP   para   los   adultos   como   de   la   Responsabilidad  Penal  de  los  Menores,  a  los  menores  que  por  su  poca  edad  no  se   pueden   considerar   inimputables   por   no   haber   alcanzado   aún   la   capacidad   suficiente   parar   hacerles   responsables   de   sus   actos.   Por   razones   de   seguridad   jurídica,   el   legislador   ha   optado   por   marcar   un   límite   exacto,   dejando   fuera   de   cualquier  tipo  de  responsabilidad  penal  a  los  menores  de  catorce  años,  pues  estos   son  inimputables.     A   partir   de   esa   edad   y   hasta   cumplir   los   dieciocho   años   el   adolescente   es   imputable,   pero   su   responsabilidad   penal   se   exigirá   conforme   a   la   LORPM   que   procura   acentuar   el   carácter   primordialmente   educativo   de   las   medidas   que   pueden  imponerse.  Las  sanciones  llamadas  medidas  no  son  medidas  sino  penas.     Alteración  grave  de  la  conciencia  de  la  realidad   El  fundamente  de  la  eximente  presente  en  el  20.3  radica  en  la  existencia  de  una   situación  de  incomunicación  con  el  entorno  social  que  impide  al  sujeto  conocer  la   realidad  que  le  rodea  y,  por  tanto,  motivarse  por  la  norma.     Esta  eximente  requiere  dos  elementos:  uno  biológico  y  otro  psicológico.     El   presupuesto   biológico   es   cualquier   defecto   que   suponga   la   disminución   de   las   facultades   de   captación   del   mundo   exterior.   Generalmente   se   trata   de   defectos   físicos.  Este  efecto  debe  haber  sido  sufrido  desde  la  niñez.     Como  el  presupuesto  biológico  no  es  suficiente  para  declarar  la  inimputabilidad:  lo   que   importa   es   el   efecto   psicológico   que   se   produce   al   “alterar   gravemente   la   conciencia   de   la   realidad.   Lo   que   el   sujeto   debe   tener   alterada   es   la   capacidad   para   conocer   las   pautas   de   comportamiento   y   los   valores   dominantes   en   su   entorno   social.   Ello   permite   entender   que   la   inimputabilidad   no   se   reduce   en   nuestro   CP   sólo  a  las  anomalías  que  inciden  en  la  comprensión  de  la  ilicitud  o  en  la  actuación   conforme   a   dicha   comprensión,   sino   también   a   otro   tipo   de   anomalías   o   alteraciones,   no   necesariamente   psíquicas,   que   tiene   otro   efecto,   como   la   alteración  grave  de  la  “conciencia  de  la  realidad”.         2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  19   Alteraciones  psíquicas  y  los  estados  de  intoxicación   El   art.   20.1   así   como   el   .2   hacen   recaer   el   acento   sobre   el   efecto   psicológico   que   deben   producir   las   alteraciones   psíquicas   o   intoxicaciones:   impedir   la   comprensión  de  la  ilicitud  del  hecho  o  actuar  conforme  a  dicha  comprensión.   El  efecto  psicológico  constituye  una  perturbación  de  las  facultades  intelectuales  o   volitivas  y  esta  perturbación  debe  incidir  en  la  comprensión  de  la  ilicitud  del  hecho   o   en   la   capacidad   de   orientar   la   conducta   conforme   a   dicha   comprensión.   Si   la   perturbación  no  es  plena,  sino  parcial,  la  imputabilidad  no  quedará  completamente   anulada,  pero  sí  disminuida,  recibiendo  el  tratamiento  de  una  eximente  incompleta   o  de  una  circunstancia  atenuante  (art.  21).     Cualquier   alteración   de   este   proceso   socializador,   afecte   o   no   a   las   facultades   intelectivas   o   volitivas,   debe,   pues,   ser   tenido   en   cuenta   a   la   hora   de   formular   cualquier  juicio  de  valor  sobre  el  comportamiento  de  un  individuo,  tanto  más  a  la   hora   de   afirmar   o   negar   su   capacidad   para   ser   declarado   culpable   y,   en   consecuencia,  castigado  por  la  comisión  de  un  delito.   Un   coherente   Derecho   penal   de   culpabilidad   debe,   por   tanto,   dar   relevancia   eximente   o   atenuante   a   cualquier   trastorno   relevante   en   la   capacidad   de   motivación   del   sujeto,   si   bien   procurando   al   mismo   tiempo,   por   la   vía   de   las   medidas   de   seguridad,   que   dicho   trastorno   sea   controlado   o   tratado   de   forma   adecuada.     La  imposibilidad  de  aplicar  una  pena  no  supone  una  ausencia  de  control  social  de   estos  sujetos.  El  CP  prevé,  en  el  art.  20,  que  en  los  supuestos  de  los  tres  primeros   apartados  se  apliquen  las  medidas  de  seguridad  previstas  en  el  Título  IV  del  Libro   I.  Asimismo,  a  los  semiimputables  se  le  podrán  aplicar  estas  medidas.     Respecto  a  los  inimputables:   • La   medida   de   internamiento   no   podrá   exceder   del   tiempo   que   habría   durado  la  pena  privativa  de  libertad,  si  hubiera  sido  declarado  responsable   el   sujeto,   y   a   tal   efecto   el   Juez   o   Tribunal   fijará   en   la   sentencia   ese   límite   máximo.     • El   Tribunal   sentenciador,   cuando   lo   estime   procedente   a   la   vista   de   los   informes  de  los  facultativos,  puede  imponer,  desde  un  principio  o  durante  la   ejecución   de   la   sentencia,   otras   medidas   no   privativas   de   libertad   de   las   señaladas  en  el  art.  96.3.     Respecto  a  los  semiimputables  o  con  imputabilidad  disminuida:   Si  se  aprecia  la  eximente  incompleta  se  prevé  la  aplicación  de  medidas  de  similares   a  las  previstas  para  los  inimputables.     La  finalidad  resocializadora  y  terapéutica  pasa  a  un  primer  plano,  pero  dentro  de   los  límites  de  duración  de  la  pena  prevista  para  el  delito.     La  imputabilidad  del  drogodependiente   La  eximente  20.2  hace  referencia  expresamente  tanto  a  la  intoxicación  plena  como   al  síndrome  de  abstinencia.     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  19     La  exculpación  plena  se  hace  depender  no  sólo  de  la  constatación  del  presupuesto   biológico   (intoxicación   plena)   sino   del   efecto   psicológico   que   produzcan,   es   decir   “que   le   impida   comprender   la   ilicitud   del   hecho   o   actuar   conforme   a   esa   comprensión”,  que  es  el  mismo  efecto  que  se  exige  también  en  la  eximente  1ª  del   art.  20.     Nos   referiremos   a   la   apreciación   de   la   eximente   incompleta   en   virtud   de   la   aplicación   del   art.   21.1   cuando   no   se   den   todos   los   requisitos   necesarios   para   eximir  totalmente  de  responsabilidad.   Si   la   alteración   de   las   facultades   intelectivas   o   volitivas   ya   mencionadas   no   es   plena,  sino  parcial,  vendrá  en  aplicación  la  eximente  incompleta.     La  atenuante  del  art.  21.2  es  el  tercer  nivel  en  el  que  cabe  dar  relevancia  específica   a   la   drogodependencia.   Pero   para   ello   es   necesario   que   la   “adicción”   a   las   sustancias  mencionadas  allí  sea  “grave”.   Aquí  no  se  menciona  el  efecto  psicológico,  pero,  al  tratarse  de  una  atenuación  de  la   imputabilidad   debe   tener   también   algún   efecto   en   la   misma,   aunque   de   una   menor   entidad   que   en   la   eximente   incompleta.   La   drogodependencia   tiene   una   enrome   incidencia   en   la   comisión   de   ciertos   delitos,   sobre   todo   relacionados   con   la   satisfacción  de  la  adicción   El  precepto  exige  además  una  relación  causal  entre  la  actuación  del  drogadicto  y  la   grave  adición  que  padece.     La  “actio  libera  in  causa”   La  cuestión  de  si  el  autor  posee  o  no  la  capacidad  suficiente  para  ser  considerado   culpable  viene  referida  al  momento  de  la  comisión  del  hecho,  tal  y  como  se  expresa   en  las  eximentes  1ª  y  2ª  del  art.  20.     La   actio   libera   in   causa   constituye   una   excepción   a   este   principio.   Se   considera   también  imputable  al  sujeto  que  al  tiempo  de  cometer  el  hecho  no  lo  era,  pero  sí  en   el   momento   en   que   ideó   cometerlo   o   puesto   en   marcha   el   proceso   causal   que   desembocó  en  la  acción  típica.     La  imputabilidad  aquí  va  referida  a  la  acción  u  omisión  precedente  a  la  conducta   típica,   y   es   esta   conducta   precedente   la   que   fundamenta   la   exigencia   de   responsabilidad.     Cuando   la   situación   e   inimputabilidad   haya   sido   buscada   de   propósito   para   delinquir,   o   el   sujeto   hubiera   previsto   o   debido   prever   su   comisión,   no   podrá   invocarse  la  respectiva  eximente  o  atenuante.  En  el  caso  de  que  el  sujeto  se  hubiera   colocado  en  estado  de  trastorno  mental  transitorio  o  de  intoxicación  a  propósito,   para  delinquir,  el  hecho  cometido  debe  imputarse  a  título  de  dolo,  ya  que  el  propio   sujeto   se   utiliza   como   instrumento   de   comisión   del   delito   en   verdadera   autoría   mediata   de   sí   mismo;   pero   en   la   medida   en   que   el   hecho   cometido   sea   distinto   o   más  grave  que  el  que  el  sujeto  quería  cometer,  éste  sólo  se  podrá  imputar  a  título   de   imprudencia.   Si   la   situación   de   no   imputabilidad   se   ha   provocado   dolosa   o   imprudentemente,   pero   no   con   el   propósito   de   delinquir,   podrá   haber   una     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  19   responsabilidad   por   imprudencia   por   el   hecho   cometido   en   estado   de   inimputabilidad.       5   ...