TEMA 1 - COLECTIVO (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura DERECHO COLECTIVO DEL TRABAJO
Año del apunte 2017
Páginas 7
Fecha de subida 01/11/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1 – DERECHOS COLECTIVOS: ELEMENTOS DE FORMACIÓN HISTÓRICA 1. APARICIÓN DEL CONTRATO DE TRABAJO En la etapa pre-capitalista, la esclavitud y la servidumbre son las instituciones clave de los regímenes económicos que preceden a la revolución liberal. Pero en los regímenes preliberales encontramos también instituciones de trabajo libre por cuenta ajena: el trabajo gremial de oficiales y aprendices, y los contratos de servicios. Las notas distintivas del trabajo en régimen gremial se pueden reducir a tres: • La prestación de servicios se da en el marco de una corporación profesional en la que se reconocen tres categorías socioprofesionales diferentes: posición de maestra (trabajador por cuenta propia y patrono o empleador), oficial (trabajador por cuenta ajena) y aprendiz (trabajador por cuenta ajena, adquiriendo aptitudes y habilidades del oficio). • Ejecución del trabajo con arreglo a normas sobre producción y condición de trabajo establecidas con carácter imperial por la propia corporación gremial, de forma que la autonomía de los contratantes y de la iniciativa empresarial quedan reducidas a la mínima expresión. • Las tres categorías socioprofesionales son trabajadores libres. En cuanto a los contratos de servicios en el Antiguo Régimen, aparecen distintos sectores o actividades económicas como el trabajo en el mar o la propia actividad agrícola. Su celebración por meses u otros periodos limitados de tiempo es destacable. La determinación de las condiciones de trabajo en los contratos de servicios del Antiguo Régimen se llevó a cabo en muchas ocasiones mediante normas de diverso origen y naturaleza. Aun existiendo diversas formas, no podemos hablar de Derecho del Trabajo hasta la era capitalista derivada de la revolución industrial o burguesa, en cuyo nacimiento influyen cuatro factores: • Factor sociológico: identificable con las consecuencias sociales de la revolución industrial que son patentes a partir de la segunda mitad del s.XVIII. La revolución industrial trajo consigo la consagración de la libertad de trabajo y la generalización del trabajo asalariado y del mercado de trabajo como instituciones básicas del tra- 1 bajo por cuenta ajena. El principal efecto de este proceso es el cambio de titularidad de los medios de producción: anteriormente el trabajo y el capital se confundían en la misma persona (artesano) pero a partir de ese momento se disocian. Esta disociación del trabajo y del capital implica cambios en: o La organización del trabajo: del taller del artesano se pasa a la fábrica de producción. o La estructura de la población: los artesanos y campesinos se convierten en asalariados, de modo que antes tenían sus propios medios y ahora la propiedad de los medios pertenece a uno que pone a disposición de los artesanos y campesinos estos medios para que con su trabajo den unos frutos, a cambio de un salario. • Factor jurídico: en aquel momento estaba vigente un derecho individualista y liberal, que estaba desfasado de la realidad social que pretendía regular. En un primer momento el derecho que regula estas relaciones nuevas entre capital y trabajo era el derecho civil común, a través del contrato de arrendamiento de servicios. Y, por lo tanto, la tendencia es aplicar estas mismas reglas (igualdad entre partes) a las nuevas relaciones de trabajo que regulan el trabajo por cuenta ajena y dependiente. Por lo tanto, la principal fuente reguladora de esa relación es la autonomía de la voluntad. Para realizar esto se reprime toda forma de asociacionismo breve. Tenemos, por lo tanto, una nueva realidad social con un nuevo derecho basado en lo que las partes digan, es decir, la autonomía de la voluntad. Esa formal contratación conduce a la explotación, con jornadas de trabajo interminables, bajos salarios, sistemas de pago con vales a canjear en los propios establecimientos de los empresarios, etc. • Reacción obrera frente las dos fases anteriores • Intervencionismo estatal, como reacción a la reacción obrera: el intervencionismo tiene dos tendencias claramente diferenciadas según el momento en que se produjo: 2 o Primera mitad del siglo XIX: el intervencionismo se dirige a la protección del trabajador, que se entiende como la parte contractual más débil del contrato. o Segunda mitad del siglo XIX: cambia la actitud de intervencionismo para admitir los fenómenos sindicales y los derechos colectivos de los trabajadores. Concretamente, en España, durante el S.XIX el liberalismo económico se impone a la regulación del trabajo por cuenta ajena, precisamente porque los gremios eran un impedimento a la libertad de prestación de servicios. Y como muestra de esta etapa, en junio de 1813, se realiza el Decreto de Toreno que supone la proclamación de la libertad de contratación en el trabajo pero al mismo tiempo prohibe la asociación profesional y entre ellas los sindicatos. 2. EVOLUCIÓN HISTÓRICA Comienzos del siglo XX A principios del s.XX y ante la amenaza de la reacción obrera organizada, aparecen las relaciones laborales. La expresión leyes de fábricas apunta un rasgo destacable de la primitiva legislación de trabajo, que es la tendencia de estas normas protectoras a restringir su radio de acción al sector industrial. Dentro de estas leyes, se pueden distinguir de tres tipos: • Leyes de protección de las mujeres y menores. • Leyes de prevención y cobertura de accidentes de trabajo. • Disposiciones sobre el descanso y jornada máximo de trabajo. Ejemplos de todo ello son la ley de 30 de enero de 1900 sobre responsabilidad patronal y acciones de trabajo y la ley 13 de marzo de 1900, reguladora de las condiciones de trabajo e mujeres y niños o la ley 27 de diciembre de 1910, sobre jornada máxima. Vemos pues, reacciones frente a la radicalización obrera protegiendo al trabajador de principios de siglo XX. Dictadura de Primo de Rivera Se redacta el RDL de 10 marzo de 1923, mediante el que se lleva cabo un control total de los movimientos sindicales y también se establece en el CP’28 que serán un delito las huelgas de los funcionarios públicos en los servicios públicos. 3 Asistimos a la creación de una negociación colectiva corporativa a cargo de comités paritarios, organismos públicos de prestación conjunta de trabajadores y empresarios. Esta fórmula de negociación colectiva se caracteriza por la predeterminación administrativa de las unidades de negociación y por la presencia de la Administración en el seno de los organismos negociadores. Se aprueba el Código de Trabajo de 1926, que contiene algunas innovaciones en materia de requisitos de los sujetos, de duración del contrato, de protección del salario, de suspensión y terminación de la relación de trabajo. Sin embargo, se trata de una normativa muy limitada y fragmentaria, a medio camino entre el arrendamiento de servicios y el contrato de trabajo propiamente dicho. II República No es hasta la primera constitución del 31, en la 2a República, cuando se reconoce por primera vez el derecho de sindicación como un derecho distinto al derecho de asociación general y es históricamente cuando podemos ubicar el nacimiento de una disciplina jurídica distinta del derecho civil, de modo que es en este momento donde nace el Derecho de Trabajo, un derecho especial, sistematizado y coherente, siendo de referencia la primera ley del trabajo del año 31. Dicha ley se caracteriza por: • Tener un contenido normativo que comprende a los trabajadores de todas las clases, y no solo a los obreros. • Regular las principales condiciones de trabajo y empleo. • Reconoce la libertad de huelga y de cierre patronal. • Aparecen modalidades de negociación colectiva voluntaria (denominadas pactos colectivos de condiciones de trabajo), en la que las partes eligen, sin intervención de los poderes públicos, las cuestiones laborales o sociales que van a ser negociadas, las unidades de negociación y los medios de confrontación. Franquismo Con el régimen franquista se inicia una nueva etapa en el derecho del trabajo. 4 • Se trata de un modelo autoritario en el que se atribuye al estado plenos poderes para la regulación de las condiciones del trabajo a costa de la autonomía colectiva y la prohibición y eliminación de los sindicatos, y que, además, se suprime las libertades de organización y acción de los grupos profesionales (libertad sindical y libertad o derecho de huelga). • La única organización profesional reconocida por el Estado eran los sindicatos verticales, que se trata de un organismo corporativo de carácter público, ordenado jerárquicamente bajo la dirección del Estado. Su afiliación, tanto de empresarios como de trabajadores, era obligatoria. • Se consideran delitos los actos individuales y colectivos que de algún modo turben la normalidad de la producción, específicamente las huelgas de obreros. • El Fuero de Trabajo de 1938 es el texto básico normativo y doctrinal del ordenamiento laboral de la primera etapa del franquismo. No obstante, el ordenamiento laboral establecido en los años inmediatos a la terminación de la Guerra Civil fue evolucionando palautinamente. El sentido de esta evolución es el reconocimiento, con muchas cautelas y sin aceptar nunca la libertad sindical, de los fenómenos colectivos que se desarrollan de manera espontánea en el mundo del trabajo. • Las condiciones laborales se contenían en las reglamentaciones del trabajo, donde había condiciones mínimas por sectores (es el antecedente de los convenios colectivos). En cualquier caso, en esta época no hay autonomía colectiva como fuente reguladora, sino que únicamente decide el estado (la Administración laboral). Transición En los años 75-78, con la Época de la transición, hay una notable inestabilidad en las relaciones jurídico-laborales. Lo más destacable de este período es la creación de una norma que, en parte, aún sigue vigente en nuestro sistema: el RDL de relaciones de trabajo de 4 de marzo de 1977. Es la primera norma que modifica el régimen jurídico de las relaciones jurídicas colectivas de trabajo (en procedimiento de resolución de conflictos, huelgas, etc.), siendo importante el hecho de que esta norma es preconstitucional. Por ello, una vez se redacta la CE, es impres5 cindible plantearse si dicha norma es constitucional o no, por lo que se redacta una sentencia muy importante: la STC de 8 de abril de 1981. Esta sentencia hizo cambios interpretativos en la normativa de la transición y determina qué partes son constitucionales y cuáles no, por lo que podemos afirmar que aún hay partes de dicha normativa que están vigentes, sobre todo en lo relativo a las huelgas y los cierres patronales. El derecho de huelga (libertad sindical) es un derecho que se encuentra dentro del ámbito de máxima protección de los derechos fundamentales, aunque es el único que no ha sido desarrollado a través de Ley Orgánica. Esto es así porque es un derecho conflictivo en su regulación, y políticamente los sucesivos gobiernos han renunciado a regularla orgánicamente. Por ello la regulación del derecho de huelga actualmente lo encontramos en: - RDL del 77, en la parte no derogada por la STC 8 abril 81. - Muchas sentencias del TC y TS que sitúan el marco lícito e ilícito de este derecho No existe pues, una regulación concreta y por ello tampoco unos límites. Constitución de 1978 Con la CE 78 se crean instrumentos que posibilitan la autonomía de la voluntad. Por un lado, en la vertiente individual, en la CE encontramos derechos reconocidos a las trabajadores que tienen un valor programático, por lo que solo pueden ser aplicados en base a las leyes ordinarias que los desarrollan, como lo hace el Estatuto de los Trabajadores (ejemplo: el derecho al trabajo - art.35 CE -, el derecho a un salario suficiente - art.35 CE -, el derecho a descanso y vacaciones retribuidas - art.40 CE -, a la seguridad e higiene en el trabajo, etc.). Pero la CE, por otro lado, al margen de la vertiente individual, reconoce derechos de naturaleza colectiva, con valor de derechos fundamentales teniendo el régimen jurídico protegido fundamental, por lo que se trata de derechos invocables ante el TC a través de un recurso de amparo, cuyo desarrollo requiere una LO (ejemplos: el derecho de libertad sindical - art.28 CE -, el derecho a la negociación colectiva - art.37 CE - y el derecho de huelga - art.28 CE -). 6 *En al art. 37 se hace una proclamación genérica de la negociación colectiva. Es un derecho muy amplio y hay muchas manifestaciones distintas, como vemos en el Estatuto de los Trabajadores. Un tipo es, por ejemplo, los convenios colectivos como normas. La normativa laboral post constitucional está en torno al Estatuto de los Trabajadores, que se creó en 1980. La última reforma es de febrero de 2012. Desde el 80 hasta ahora el Estatuto ha sido modificado muchas veces y no tienen nada que ver con el actual. Lo que regula en sus distintos títulos es lo siguiente: • Titulo Primero - relación individual de trabajo: relación de empresa y trabajador desde el punto individual (contrato de trabajo) • Titulo Segundo - derechos de representación colectiva. • Título Tercero - regulación de los convenios colectivos: regula la negociación colectiva, pero únicamente en lo referidos a los convenios colectivos estatutarios. 7 ...

Comprar Previsualizar