El andaluz (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Filología Hispánica - 4º curso
Asignatura Dialectología Sincrónica del Español
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 02/04/2016
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

EL ANDALUZ Modalidades y fenómenos que diferencian el andaluz oriental del andaluz occidental 1. Oposición basada en la abertura vocálica Características: - - Andaluz oriental. Oposición singular/plural, significativa y no mera oposición fonética.
También en las formas verbales de la 2º y 3º personas del singular.
Formas nominales: el término marcado es el plural, que presenta la vocal final abierta.
Andaluz occidental. Se dan con frecuencia vocales abiertas en el plural nominal y en las segundas personas nominales, pero esto no ocurre de forma sistemática y, por tanto, no tiene significación fonológica. Se reduce a una mera realización alofónica de un fonema /o/, /e/ o /i/.
Este fenómeno también se relaciona con la metafonía. Esta no es sistemática, aunque sí frecuente.
Extensión: Granada, Almería, Jaén (excepto Aldeaquemada), Córdoba (excepto el rincón norte limítrofe con Badajoz), parte oriental y norte de Málaga, serranía de Rnda, algunos pueblos sevillanos orientales limítrofes con Córdoba.
2. Oposición vosotros/ustedes - Andaluz occidental. No ofrece oposición: no existe vosotros, solo ustedes, aunque esta última se usa con la 2º y 3º persona del plural de las formas verbales.
- Andaluz oriental. Presenta oposición: Vosotros (tuteo): concuerda con la 2º persona del plural (Extensión: Almería, Granada, Jaén, norte de Córdoba hasta Guadalquivir y extremo septentrional de Huelva y Sevilla –extremeño-).
Ustedes (respeto): concuerda con la 3º persona del plural (Extensión: Huelva, Sevilla, Cádiz y mitad suroccidental de Málaga).
El resto son zonas de transición donde se entrecruzan las respectivas isoglosas, como en Málaga, o donde alternan dentro del mismo punto ambas formas, como Córdoba.
EL ANDALUZ Este fenómeno se relaciona también con el empleo de formas átonas de los pronombres personales: ustedes se vais. Este rasgo alterna en toda el área occidental.
Cabe destacar, por último, que el desuso de vosotros, allí donde se produce, parece haber arrastrado al posesivo vuestro: ¿es de ustedes el coche que está ahí? 3. Dislocación acentual en la 1ª y 2ª personas del plural del presente de subjuntivo de los verbos en –er, -ir y de algunos verbos en –ar (y de las mismas personas del imperfecto de indicativo y subjuntivo) - Andaluz occidental. Formas esdrújulas analógicas y alteración de los presentes del subjuntivo: háyamos, háyais.
Extensión: Dos tercios meridionales de Huelva y Sevilla, prácticamente todo Cádiz, rincón suroeste de Córdoba y mitad meridional de Málaga.
- Andaluz oriental. Formas llanas y alteración de los imperfectos: veniámos, veniáis.
Extensión. Almería, Granada, Jaén, mitad norte de Córdoba y franja montañosa septentrional de Huelva y Sevilla.
A excepción de Málaga, los límites de las dos áreas coinciden en su mitad septentrional, que seguramente presenta el mismo estado que el castellano estándar.
Al margen de distinciones geolingüísticas, Villena Ponsoda señala que, por lo que se refiere al consonantismo, los patrones de pronunciación occidentales son más divergentes que los orientales. Así, en los últimos estudios realizados se comprueba que las ciudades de la zona oriental no aceptan como modelos de prestigio estos patrones divergentes.
4. La Andalucía de la E Narbona, Cano y Morillo señalan que la vocal –a final de las terminaciones del plural sufre un adelantamiento en el punto de su articulación. En ciertos lugares de Andalucía, este fenómeno es tan intenso que la –a final de las terminaciones –as castellanas se confunde con una –e muy abierta: patatas-patate1.
1 El catalán hace los plurales femeninos en –es y algo similar sucede en ciertas hablas centroasturianas, donde encontramos formas como les vaques. La diferencia respecto al andaluz radica en el hecho de que este último pierde la –s final y que es precisamente esta pérdida la que condiciona el adelantamiento de la vocal.
EL ANDALUZ Aunque en ningún lugar son predominantes ni sistemáticas, pueden encontrarse con relativa frecuencia por casi toda la Andalucía oriental.
En varios estudios realizados, se señalaba que no todos los hablantes articulaban sistemáticamente este fenómeno, sino que se adjudicaba a las mujeres de mediana edad para arriba y, en menor medida, a los niños y a los varones ancianos. Sin embargo, aproximaciones recientes de Estepa han demostrado que: a) Actualmente en Estepa no hay diferencia entre población masculina y femenina.
b) Son los jóvenes quienes más practican este fenómeno en los últimos años; al considerarse un rasgo identitario de la zona, han podido considerarlo, por tanto, necesario para integrarse plenamente en esa comunidad social.
5. Aspiración o conversión en /x/ de F- latina - - Andalucía occidental. Aspiración o velarización. Huelva, Sevilla, Cádiz, Córdoba y Málaga en su totalidad, la mitad suroeste de Granada y Alcalá la Real en Jaén.
Andalucía oriental.
o No hay aspiración de F- inicial latina en Almería y Jaén (con la excepción de Alcalá la Real) y la mitad nororiental de Granada.
o Abundantes rasgos lexicalizados de aspiración de F-, en forma de aspiración en la Alpujarra y Berja y en forma de velar fricativa sorda en el resto.
Según Menéndez Pidal, esta diferencia entre zona occidental y oriental está relacionada con la repoblación de ambos territorios, reconquistados en diferentes momentos y por diferentes reyes y zonas.
Respecto a la aspiración y el cero fonético procedentes de F- inicial, Frago sostiene que existían en todas partes y que, en concreto respecto a la zona occidental, el predominio de hablantes con este rasgo que colonizó esta zona fue abrumador: extremeños, toledanos, asturianos y santanderinos.
Por último, respecto a la presencia o no de aspiración de F- en el andaluz occidental, Narbona, Cano y Morillo destacan que proceda de tres concurridos factores: 1. El estatuto sociolingüístico de los individuos (este hecho es el más decisivo).
2. El carácter patrimonial de las voces implicadas.
3. El contexto expresivo.
EL ANDALUZ 6. Existencia de un sonido aspirado de distintos orígenes Podemos afirmar que el área de aspiración en cualquiera de sus grados de toda /x/ castellana es mayor que el área de aspiración o velarización de F-, pues en la mayor parte (donde no hay aspiración de F-) y en buena parte (donde tampoco se aspira F-) se alterna con los pueblos que pronuncian la velar, o bien con los que alternan polimórficamente el sonido velar fricativo con diferentes grados de aspiración.
En la mitad oriental de Andalucía aparece una isoglosa que parte en dos mitades esta zona andaluza, en cuanto al rasgo de aspiración de F-.
Narbona, Cano y Morillo señalan que, desde el punto de vista sociolingüístico, el dato que más llama la atención de la pronunciación aspirada de la velar fricativa sorda castellana en Andalucía es su altura social.
7. Seseo, ceceo Lapesa establece que, en los reinos de Sevilla y Córdoba, así como en todo el occidente y sur de Granada, se consolidó la confusión de las fricativas apicoalveolares medievales con las fricativas predorsodentales procedentes de las antiguas africadas, al igual que ocurrirá en Canarias y en América.
Y en esta línea, Frago ha demostrado que los inicios de las transformaciones fonéticas que conducen al seseo y ceceo actuales son muy antiguos, pues aparecen ya nítidamente apuntados en diplomas notariales sevillanos del siglo XIII. De todos modos, lo fundamental según este autor es que en el castellano de Andalucía cuaja un movimiento evolutivo que con particularidades específicas ocurrió también en extensos dominios románicos (seseo francés, seseo catalán, seseo portugués).
Así, los fenómenos de seseo y ceceo están íntimamente relacionados con la existencia en las hablas meridionales, y concretamente en el andaluz, de distintos tipos de /s/. Por lo que se refiere al reparto geográfico de estos fenómenos podemos establecer las siguientes áreas, si bien, como decía Llorente, existe en algunas zonas una gran anarquía fonética: - - Área de ceceo. Tercio meridional de Huelva, dos tercios meridionales de Sevilla, todo Cádiz y todo sur y centro de Málaga. Parte de la mitad occidental de Granada, Alpujarra almeriense, Berja y la costa hasta Almería capital.
Área de seseo. Pequeña franja oriental del centro de Huelva, norte de Sevilla y toda la franja oriental limítrofe con Córdoba, en Málaga el norte del Torcal y en Córdoba al sur del Guadalquivir. Algunos pueblos del oeste de Jaén, Guadalquivir jienense y extremo occidental de Granada.
EL ANDALUZ - - Seseo/ceceo o Ceceo/seseo. Algunos puntos del noroeste y suroeste de Sevilla, en algunos puntos de Cádiz y del oeste y norte de Málaga, y en algunos de suroeste de Granada y del Guadalquivir jienense.
Área de distinción. Bastante extensa, pues abarca todo el norte de Huelva, noroeste de Sevilla, mitad septentrional de Córdoba al norte del Guadalquivir, Jaén, la mayor parte de la mitad oriental de Granada y toda Almería menos la Alpujarra.
No debemos entender que en cada una de las áreas haya una absoluta uniformidad, sino que las realizaciones apuntadas lo son en términos de solución predominante.
8. Distintas articulaciones de s en Andalucía - - Ápico-alveolar. Semejante a la castellana, de timbre más grave.
Coronal plana. Llamada también s cordobesa, más adelantada que la anterior y de timbre más agudo. Ocupa gran parte de la zona del seseo, como la mitad meridional de Córdoba y la franja oriental de Sevilla.
Predorsal. Llamada también s sevillana, es muy característica de la pronunciación andaluza. Puede llegar a origina una fricación interdental semejante a la de la /θ/ castellana. Aparece en puntos aislados de Huelva, gran parte de Sevilla (excepto el rincón noroccidental y el límite con Córdoba), Cádiz y Málaga, mitad sur de Granada y algunos puntos de la zona suroriental de Almería.
Hay además, variantes sonoras o semisonoras, sobre todo de la coronal y de la coronopredorsal, sin valor fonológico.
9. Yeísmo y distinción La desaparición de la oposición entre /ḽ/ e /y/ y su reducción a un único fonema /y/ es un fenómeno bastante extendido por la Península. Podemos distinguir tres focos distintos de yeísmo, con carácter absolutamente independiente: antiguos, asturiano-leonés y catalán-balear; y en andaluz, que puede ser relativamente moderno.
Sin duda, es uno de los fenómenos peor conocidos de la historia del español.
Limitándonos al fenómeno andaluz, podemos distinguir seis enclaves o núcleos en los que se conserva aún la oposición: - Frontera portuguesa Sierra Morena onubense sevillana Aljarafe EL ANDALUZ - Serranías de Ronda y Grazalema Campiña sevillana Tierras del nordeste granadino-jienense-almeriense (Andalucía esteparia) Además, queda un punto aislado: Mairena, en la Alpujarra granadina oriental.
Según Narbona, Cano y Morrillo, la distinción en los enclaves distinguidores no se mantiene con la misma vitalidad: en casi todos ellos la igualación yeísta compite, casi siempre ventajosamente, con la conservación distinguidora y también en casi todos ellos esta aparece como rasgo característico del habla femenina, particularmente en las mujeres de mayor edad y menor nivel sociocultural, en tanto que los hombres tienden a la igualación, especialmente los de generaciones jóvenes.
La articulación de la [y] andaluza, proceda o no de la igualación, presenta muchas variantes: - Por un lado, la articulación tiende a hacerse tensa, cerrada y rehilada, adelantando a veces el punto de articulación y, con frecuencia, convirtiéndose en africada, incluso en africada dentoalveolar. Se da en la mayor parte de Andalucía, pero sobre todo en el noroeste y en el valle del Guadalquivir.
- Por otra parte, en algunas zonas [y] tiende a hacerse poco tensa, a relajarse y a abrirse. Corresponde a zonas de Málaga y Jaén.
10. Aspiración y pérdida de /-s/, /θ/ Tanto en posición implosiva como en posición final, ambos fonemas han sufrido una serie de cambios que dan como resultado su aspiración o su pérdida, con la modificación además de la consonante siguiente, en el caso de las implosivas, o con la fonologización de las variantes vocálicas en posición final. Ambos fenómenos pueden convivir, además, en una misma localidad, con diferencias basadas en la edad o el sexo de los hablantes.
Con respecto a la cronología del fenómeno, sabemos que aparece registrado ya en documentos de la segunda mitad del siglo XIII en Andalucía.
Por otro lado, Catalán defiende que este proceso de debilitación en los márgenes implosivos de la sílaba debe considerarse juntamente con el proceso de debilitación de /l/, /r/, /n/ en las mismas distribuciones, pues se trata de procesos enteramente análogos en cuanto a causas y muy similares en su extensión geográfica.
EL ANDALUZ 11. Aspiración de /-s/, /-θ/ ante P, T, K y sus consecuencias Como resultado secundario de la aspiración antes vista, se produce con mucha frecuencia la geminación de la consonante siguiente, teniendo las siguientes posibilidades de realización: - Aspiración + oclusiva [lohpjéh] Aspiración + oclusiva geminada [lohhppjéh] Oclusiva geminada [loppjéh] Generalmente, las tres son variantes polimórficas que dependen del énfasis, la afectividad, etc.; aunque no se puede descartar que determinadas comarcas muestren preferencia por alguna de las tres variantes.
Cabe mencionar, además, que el tratamiento de /-s/ seguida de consonante sonora presenta mayor complejidad, puesto que depende de la consonante sonora siguiente y, después, de los distintos grados de inflexión que puede producir la aspirada sobre la sonora.
Desde un punto de vista cuantitativa, hay que señalar que las soluciones más frecuentes son los pasos intermedios del proceso asimilatorio, de manera que la reducción del grupo a f, θ o velar fricativa sorda [x] está en clara inferioridad. Así, el grado de aproximación de las dos consonantes es diferente de un lugar a otro, de un hablante a otro o incluso para el mismo hablante, debido básicamente a la rapidez de emisión de su discurso.
12. –L, -R implosivas Para Alvar, el debilitamiento de las implosivas alcanza su máxima intensidad en el andaluz, con realizaciones muy variadas; se da, además, en la mayoría de los hablantes, aunque la intensidad mayor corresponde a los hablantes de nivel sociocultural más bajo, e incluso se documentan abundantes ejemplos de pérdida.
Entre aquellos hablantes andaluces que neutralizan, el resultado no siempre es –r sino que, con cierta frecuencia, la indistinción se produce en beneficio de otras soluciones entre las que cabe destacar dos: 1. Neutralización con resultado –l para las dos consonantes. Extendido en todo el territorio andaluz, queda confinado a los hablantes de mayor edad y menor nivel sociocultural, y con frecuencia se halla estigmatizado por los hablantes de los otros niveles.
EL ANDALUZ 2. Conversión de ambas en una aspirada que suele comportarse igual que la aspirada procedente de otras consonantes implosivas. Se da con cierta sistematicidad en puntos aislados del sudeste de Huelva.
13. Modificación de L agrupada El rotacismo de la l de los grupos consonánticos que la tienen como segundo elemento (branco) es bien conocido en las hablas noroccidentales de la Península, sobre todo del gallego-portugués y de buena parte de las variedades leonesas. La distribución geográfica y social que el rotacismo presenta en la Andalucía actual es muy irregular y no se corresponde exactamente con las áreas que, si pensáramos, se debería al aporte demográfico occidental en la repoblación de Andalucía.
14. Las sonoras intervocálicas Según Mondéjar, el tratamiento de las sonoras intervocálicas –b-, -d-, -g- está condicionado por el estrato socioeconómico y cultural del hablante, sin que se puedan establecer áreas geográficas. De las tres, la más resistente es –b-, mientras que –d- es la que ofrece menor resistencia a la desaparición en todas las zonas y estratos.
15. Realizaciones de CH Existencia de una ch aflojada que presenta una distribución geográfica bastante definida en Andalucía, muy ceñida a las costas, tradicional lugar de la imagen estereotipada del andaluz. Esta ch fricativa se revela como un rasgo casi exclusivo del habla de los hombres, frente al escaso uso por parte de las mujeres.
16. Tratamiento de consonantes finales Se produce intensamente una marcada tendencia a una pronunciación muy relajada desde el punto de vista articulatorio, lo cual termina con la desaparición de dichas consonantes. Entre los hablantes cultos el fenómeno se manifiesta más en forma de debilitamiento articulatorio que en forma de pérdida.
- Andaluz occidental. Bastante general la pérdida de las dos consonantes: comé, decí.
EL ANDALUZ - Andaluz oriental. Las dos suelen confluir en –l: comel, decil. Esta –l se pronuncia con un grado muy variable de relajación.
17. El heheo Fenómeno marginal desde el punto de vista geográfico y demográfico de la articulación aspirada de s- o θ-, iniciales de palabra o sílaba, al que algunos dan el nombre de heheo, que da lugar a pronunciaciones como hí heño(r) (sí, señor).
Puede encontrarse con cierta sistematicidad en el sur de Huelva, centro y sur de Sevilla, Cádiz, la Serranía de Ronda y Málaga capital, en el suroeste de Córdoba, en Granada capital y en áreas vecinas por el sur de Huelva.
18. Trueques y confusiones de carácter vulgar Narbona, Cano y Morillo apuntan dos rasgos vulgares que el español de Andalucía comparte con la práctica totalidad de las hablas hispánicas: el trueque de g y b (agüelo por abuelo) y la confusión entre g- y c- en inicial de palabra (garraspera por carraspera).
...