TEMA 6 - Diseño y planificación de programas de promoción de la salud (Resumen Lectura Obligatoria) (2016)

Resumen Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Intervenció en Psicologia de la Salut
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 08/04/2016
Descargas 19
Subido por

Descripción

Resumen de la Lectura Obligatoria del TEMA 6 - Diseño y planificación de programas de promoción de la salud, de la asignatura Intervención en Psicologia de la Salud, de la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB). Entra en examen.

Vista previa del texto

INTERVENCIÓN EN PSICOLOGÍA DE LA SALUD (Resumen de Samuel García Lanzo) TEMA 6: DISEÑO Y PLANIFICACIÓN DE PROGRAMAS DE SALUD (RESUMEN DE LAS LECTURAS OBLIGATORIAS) INTERVENCIONES DE PROMOCIÓN DE SALUD BASADAS EN MODELOS TEÓRICOS Promoción de la Salud, de 1984 a 2004 Actualmente se reconoce que la promoción de la salud va más allá de la atención sanitaria y la educación, y pretende modificar los determinantes de la salud, tanto los del entorno como los individuales, a través de acciones.
Los determinantes individuales incluyen las características genéticas y antecedentes biopsicosociales, y los determinantes del entorno engloban las circunstancias sociales, políticas, económicas, organizativas, estructurales y normativas que influyen, directa e indirectamente, en la salud.
En estos momentos se considera que la evaluación de la promoción de la salud requiere: - - El uso de ensayos aleatorizados como método de referencia de los métodos evaluativos, al igual que en el resto de las ciencias de la salud y sociales.
En caso de que esto no sea posible y se usen diseños cuasi experimentales, la estandarización de los diseños, análisis y comunicación de resultados.
La sistematización del estudio de otros indicadores, como los de proceso, que miden la dosis de intervención administrada, o de impacto en dimensiones no directamente referidas a la salud, como la normativa o legislativa.
La aplicación de otros métodos, como el cualitativo, que aporta elementos que el cuantitativo no permite, o el análisis multinivel en los ensayos aleatorizados de grupos.
La valoración de la calidad de la intervención, lo que se relaciona con la utilización de modelos teóricos conductuales, individuales o grupales, y de planificación del desarrollo de intervenciones.
Las teorías de cambio conductual aplicadas a los individuos, a las organizaciones y a la sociedad pueden modificar en gran medida la salud de las personas. En un meta-análisis, los autores concluyen que una aplicación planificada y sistemática de la teoría de ciencia social favorece la efectividad. En resumen, la promoción de la salud es efectiva y avanza en lo que hasta hace poco han sido sus principales puntos débiles: la evaluación y el diseño de calidad.
Planificación de intervenciones de promoción de la salud La práctica de la promoción de la salud implica la planificación, la realización y la evaluación de intervenciones que pretenden cambiar los determinantes de la salud ambientales y conductuales.
Entre los modelos de planificación de promoción de la salud destaca el clásico modelo PRECEDE, desarrollado por Green. Los determinantes personales y externos se agrupan en tres componentes: factores predisponentes, facilitadores y reforzantes.
- Los factores predisponentes incluyen los conocimientos individuales, las actitudes, las conductas previas, las creencias y los principios.
Los factores facilitadores se relacionan con la estructura del entorno o de la comunidad que facilitan o presentan obstáculos al cambio.
Los factores reforzadores engloban los efectos positivos o negativos de adoptar la conducta, incluyen en ellos el apoyo social, que influyen la continuidad del comportamiento.
El método Intervention Mapping es una herramienta bastante nueva que ayuda al desarrollo de las intervenciones.
Como marco general utiliza el PRECEDE pero, además, guía la elaboración de las intervenciones entre los estadios de objetivos y evaluación, basándose en teorías psicosociales que explican y aplican los procesos mentales de cambio y de aprendizaje, se ha visto que es efectivo en las intervenciones, como el CATCH, de prevención de factores de riesgo cardiovascular y nutricional o el Safer Choices, de prevención del embarazo adolescente.
El método Intervention Mapping propone los siguientes pasos: 1. Escribir una lista extensa de objetivos de cambio de los determinantes conductuales y ambientales.
2. Revisar y seleccionar intervenciones basadas en teorías, métodos y estrategias prácticas y aplicarlas al diseño de la intervención.
3. No olvidar que se debe planificar la adopción e implementación.
4. Elaborar un plan de evaluación.
Teorías para la identificación de determinantes y su modificación con intervenciones Modelos instrumentales El márketing social se basa en las técnicas de mercado comercial. Se ha definido como el proceso de intercambio de algo valioso en el que dos o más partes consideran que satisfacen sus necesidades. El márketing social consiste en la aplicación de las técnicas del márketing comercial en el análisis, la planificación y la evaluación de intervenciones concebidas para influir en el comportamiento voluntario de destinatarios específicos, para mejorar su bienestar personal y el de la sociedad, en lugar de buscar el beneficio económico. Considera que el foco central de la planificación y administración de un programa debe ser el cliente, y sus técnicas se orientan a una intensa búsqueda de las necesidades, deseos y barreras percibidas por el segmento de la audiencia. Promueve los cambios voluntarios a través de la persuasión.
Los principales componentes de este modelo constituyen el marketing mix, cuyas iniciales en inglés forman las “5p”: precio (Price), producto (product), lugar (place), promoción (promotion), y posicionamiento (placement).
Los modelos teóricos de cambio de comportamiento en los que se basa el márketing social son el modelo transteórico de las etapas del cambio adaptado por Kotler y Andreasen, el modelo de creencias en salud y el modelo de comunicación persuasiva.
En el modelo de comunicación persuasiva, McGuire describe los escalones por los que un individuo pasa para asimilar una conducta promovida por un mensaje en una intervención comunicativa: 1) Exponerse al mensaje. 2) Prestarle atención, 3) Encontrarlo interesante o relevante, 4) Comprenderlo, 5) Personalizarlo en la propia vida, 6) Recordar el mensaje y seguir de acuerdo con él, 7) Tomar decisiones para llevarlo a cabo, 8) Actuar según su decisión, 9) Recibir refuerzos positivos por la nueva conducta, 10) Aceptar la nueva conducta en la propia vida.
Para comunicar con éxito el mensaje, deben funcionar cada uno de estos cinco componentes: 1) credibilidad de la fuente; 2) diseño del mensaje (claro, consistente, corto, con puntos principales); 3) canal de administración (cara a cara, grupal, organizacional, comunitario o a través de medios de comunicación de masas); 4) conocer la población diana, y 5) describir claramente la conducta que se desea.
Oenema proporciona un ejemplo sobre comunicación persuasiva, en una intervención de salud nutricional. La intervención personalizada fue más apreciada, se consideró más relevante desde el punto de vista personal y tuvo más impacto en la opinión e intenciones de cambio de conducta que la información nutricional general. El conocimiento de los ordenadores no influyó en los resultados Rogers describió en 1983 el modelo de difusión de innovaciones, que explica cómo algo percibido como nuevo se difunde o introduce en las audiencias, sea un producto, una idea o un servicio. Según este modelo, los canales más apropiados para la información y motivación del público son los medios de comunicación, pero los canales interpersonales son más efectivos para facilitar cambios de comportamiento.
Modelos interpersonales Existen relaciones entre las redes sociales, el apoyo social y la salud, aunque hasta ahora no hay una teoría explicativa clara del apoyo y redes sociales. La red social se ha definido como una telaraña de relaciones sociales centrada en la persona. Sus características son la reciprocidad, la intensidad y en qué medida los miembros se conocen e interactúan entre sí. Las intervenciones en redes pueden mejorar los lazos y redes preexistentes, desarrollar nuevas redes o enriquecerlas mediante iguales o agentes de salud naturales. El apoyo social hace referencia a la ayuda intercambiada mediante las relaciones interpersonales. Puede ser de carácter emocional, práctico, de información y valorativo.
El capital social es el proceso por el cual se ayuda a los grupos comunitarios a identificar objetivos comunes, movilizar recursos y desarrollar e implementar estrategias para alcanzarlos. Propone tres tipos de modelos de cambio: el desarrollo local, la planificación social y la acción social. Entre sus conceptos clave figura el empowerment, traducido como «empoderamiento» o potenciación, que pretende estimular la resolución de problemas y activar a los miembros de la comunidad.
La teoría cognitivo-social permite analizar las dinámicas psicosociales que influyen en la conducta de salud y, asimismo, promover el cambio conductual. Hace hincapié en que la conducta actual de una persona y su razonamiento afectan la conducta futura. El comportamiento humano se explica en términos de un modelo triangular en que interactúan el comportamiento, los factores personales (incluyendo lo que uno piensa) y las influencias del entorno.
Modelos individuales El modelo transteórico (de las etapas del cambio), desarrollado por Prochaska y DiClemente, es uno de los modelos más populares en estos momentos, lo que puede deberse a que es muy aplicable e intuitivo. Reconoce que tratar a todas las personas del mismo modo diluye el impacto de las intervenciones y propone tratarlas de forma adaptada. Concreta el proceso de cambio en etapas: la precontemplación (período en que el individuo no tiene intención de emprender la acción en los siguientes 6 meses); la contemplación (piensa emprender la acción en los próximos 6 meses); la preparación para la acción (piensa emprender la acción en los próximos 30 días); la acción (ha cambiado la conducta hace menos de 6 meses) y el mantenimiento (ha cambiado la conducta hace más de 6 meses).
Los modelos de intenciones de conducta hipotetizan que la probabilidad de que la persona adopte una conducta puede predecirse por sus actitudes hacia ella, sus percepciones acerca de los beneficios que le comportará y, también, de lo que cree que sus iguales, colegas o personas relevantes de su entorno opinan sobre ese comportamiento. Las investigaciones de Fishbein y Azjen, sus autores, apoyan la idea de que las actitudes de los individuos y de las sociedades son importantes predecesores de la acción.
El modelo de creencias en la salud fue durante décadas uno de los marcos conceptuales más utilizados en el análisis de conductas de salud. Se desarrolló con la intención de explicar por qué la gente participaba poco en los programas preventivos y de cribado. Contiene seis conceptos clave que contribuyen a la adopción de la conducta preventiva: susceptibilidad percibida (¿hasta qué punto me puede pasar a mí); gravedad percibida (¿es mortal, grave, etc.?); beneficios percibidos (¿qué gano?); barreras percibidas (¿qué me puede impedir hacerlo?); estímulos desencadenantes de la acción, y autoeficacia (¿seguro que yo podré hacerlo?).
Muchas teorías y pocos determinantes Muchas han sido las teorías y de manera que se iban repitiendo entre los autores, un inventario de determinantes decantados de los distintos modelos. Cada uno de ellos puede modificarse mediante métodos y estrategias. Por ejemplo, para aprender a hacer (cambiar las habilidades) un plato de pasta con salsa de tomate se puede usar uno o varios de los siguientes métodos: el modelado (ver cómo lo hace otra persona), la práctica guiada (probar a hacerlo y recibir correcciones o feedback), la persuasión verbal (receta por radio o libro), el establecimiento de submetas (hoy la pasta, la semana que viene la salsa). Ése es el siguiente paso en el desarrollo sistemático de intervenciones.
...