tema 7 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Contratación y Actividad de la Administración
Profesor N.D.L.M.
Año del apunte 2014
Páginas 6
Fecha de subida 08/04/2015
Descargas 3
Subido por

Vista previa del texto

Contratación y actividad de la administración Bloque II TEMA 7. LA ACTIVIDAD PROMOCIONAL O DE FOMENTO 7.1 Concepto y evolución histórica.
Por actividad de fomento se entiende aquella modalidad de intervención administrativa que consiste en dirigir la acción de los particulares hacia fines de interés general mediante el otorgamiento de incentivos diversos. Se trata de garantizar una serie de actividades relevantes para el interés público.
Sin embargo hay una serie de límites a esta actividad de fomento: - La puesta en marcha de la actividad de fomento requiere que haya una disponibilidad de gasto.
- La actividad sobre la cual se va a adoptar la ayuda debe ser competencia material del órgano que la va adoptar. No se pueden invadir competencias de otras instancias.
- Debe respetarse el principio de igualdad. Esto significa que no pueden establecerse bases regulatorias que favorezcan a unos particulares sobre otros, o estaríamos incurriendo en una vulneración de la libre competencia. A este respecto, el derecho comunitario europeo establece en el TFUE el (art. 107 y ss.) una regulación del fomento donde establece una serie de precisiones para impedir que las ayudas desvirtúen el principio de la competencia, esencial para el ejercicio del mercado común. Se establece una regla general de prohibición de cualquier ayuda que falsee la competencia, salvo en los casos previstos por el mismo TFUE y las posibilidades de dispensa de la incompatibilidad. Ejemplos de medidas compatibles con el mercado común: a. Las ayudas de carácter social concedidas a los consumidores individuales, siempre que se otorguen sin discriminaciones basadas en el origen de los productos b. Ayudas destinadas a reparar perjuicios causados por desastres naturales c. Ayudas para fomentar la realización de un proyecto importante de interés común europeo d. Etc.
Para que se cumplan estas previsiones, la Comisión Europea va a ocuparse de que los estados miembros adopten las medidas necesarias para garantizar el ajuste al TFUE. Para poder controlar esto va a poder iniciar el procedimiento de decisión, en el cual, si detecta que hay incumplimiento, podrá requerir al estado para que modifique o suprima el movimiento de concesión de ayudas que haya arbitrado. Si el estado miembro continúa sin cumplir, se podrá recurrir ante el TJUE.
Estos objetivos los ha incorporado el ordenamiento español a través de la Ley General de Subvenciones, que busca subvenciones que respeten el principio de estabilidad presupuestaria y distorsionen lo menos posible la competencia.
7.2 Los principios constitucionales de la actividad de fomento.
7.3 El derecho originario y derivado de la Unión Europea en materia de ayudas públicas a la actividad económica y los poderes de la Comisión.
31 Contratación y actividad de la administración Bloque II 7.4 Principales medidas de fomento.
Las principales medidas de fomento son: - Medios de carácter honorifico. Utiliza una serie de honores y recompensas para gratificar el esfuerzo realizado. Por ejemplo premios, becas por notas, etc.
- Desgravación fiscal - Préstamos a bajo interés - Subvenciones - Promoción de determinadas actividades privadas y - ayudas económicas indirectas (por ejemplo ferias comerciales) 7.5 El régimen jurídico de la subvención: procedimiento de otorgamiento y revocación de las subvenciones.
Acudimos a la Ley General de Subvenciones. Esta ley define las subvenciones como una disposición dineraria a favor de personas privadas, incluso a veces públicas, con cargo al presupuesto de una entidad pública. Es cierto que la subvención está pensada como ayuda para empresas, pero como fomento se aplica también a los particulares.
La subvención exige, no solo que se realice como cargo a una partida de presupuesto de la entidad que subvenciona, sino que además, la actividad subvencionada debe estar comprendida entre las materias que sean de su competencia.
Notas distintivas: - Cantidad de dinero que se va a entregar sin contraprestación dineraria alguna. Esto no quita que en determinadas circunstancias (como por incumplimiento de las obligaciones que comporta la aceptación) se tenga que reintegrar el dinero.
- Tiene carácter finalista, lo que quiere decir que está condicionada al cumplimiento de los objetivos que se hayan previsto para concederla - La finalidad que justifica la ayuda se encuentra en marcada en el concepto de interés público, social, etc. de la actividad subvencionada.
Vemos que el acto de otorgamiento de las subvenciones es un acto finalista y causal, de tal forma que no cabe la subvención por pura liberalidad. Esto quiere decir que tendrá que cumplirse una finalidad de interés público, que es a la que se obliga el beneficiario de la subvención. Este acto va a ser generador de derechos y obligaciones entre las partes, incluso generador de la posibilidad que la AP otorgante ejerza una serie de facultades, como pueden ser la de revocación y reintegro.
Aplicando un supuesto estricto de subvención, no son subvenciones: - Aportaciones que haga una AP a otra (por ejemplo para cubrir déficit presupuestario) - Cuotas que paga una AP a una asociación - Prestaciones de la SS - Premios 32 Contratación y actividad de la administración Bloque II Naturaleza jurídica Un sector doctrinal en el que se encuentran los doctores Villar Palasí y Fernandez Farreres entiende que una subvención es un acto administrativo necesitado de aceptación. Para otro sector doctrinal es un contrato en el que las partes se obligan a una serie de prestaciones recíprocas. Sin embargo, de los textos legales se deduce que la tesis imperante es la primera, es decir, que es un acto administrativo que precisa la correspondiente aceptación. Es por eso que este aspecto se regula por una ley específica, la Ley de Subvenciones.
La subvención es un acto causal, por lo que no cabe la subvención por pura liberalidad y de carácter gratuito y no devolutivo. En todo caso va a tener que cumplir una finalidad de interés público.
En atención a lo dicho señalaríamos que la subvención es un acto administrativo causal que crea una relación jurídica entre la Administración concedente y el beneficiario, que va a hacer que surjan una serie de derechos y administraciones, otorgando a la AP una serie de potestades encaminadas a cumplir la finalidad de interés público (revocación y exigencia del reintegro de la cantidad otorgada), por otro.
Sujetos Por un lado está la Administración concedente y por el otro está el beneficiario.
- La administración concedente es aquella que con cargo a su presupuesto va a otorgar la subvención.
Pueden serlo las AP territoriales e institucionales cuando su normativa de creación (los estatutos) así lo prevea. La subvención la va a otorgar, dentro de cada AP, el órgano competente para poderla otorgar: a. Administraciones territoriales. Los competentes son normalmente los Ministros y los Secretarios de Estado, aunque si la cantidad a subvencionar supera los 2 millones de euros se necesita la autorización del Gobierno o de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos.
b. Administración del ámbito autonómico. Su normativa específica prevé que sean el Consejo de Gobierno o los Consejeros quienes otorguen la subvención c. Administración del ámbito local. En este caso va a estar en función de la cantidad que se subvenciona, pero para los municipios de gran población la competencia está atribuida a la Comisión de Gobierno - Los beneficiarios son personas físicas o jurídicas, e incluso agrupaciones sin personalidad jurídica, que son los que reciben la subvención. La Ley general de subvenciones recoge en una parte específica prohibiciones según las cuales no se puede obtener subvención alguna.
En relación a la gestión de la subvención, y el control de las mismas la AP puede acudir a entidades colaboradoras.
Procedimiento de otorgamiento (1) Cuando una AP quiere otorgar una subvención debe hacer en primer lugar un plan estratégico, en el que fija cuáles son sus objetivos y que tiene que cumplir en todo caso con los objetivos de estabilidad presupuestaria.
33 Contratación y actividad de la administración Bloque II (2) Además, si es necesario, va a tener que comunicar a la Comisión Europea la convocatoria de subvención para que ésta le dé su aprobación.
(3) También deben darse una serie de actuaciones preparatorias, que son las siguientes: - Que exista crédito presupuestario - Debe fiscalizarse el gasto por la intervención general del estado (la AP estatal) - El órgano competente va a tener que aprobar el gasto y va a aprobar las bases de la convocatoria.
Las bases se aprueban, en el ámbito de la AP general del estado por Orden ministerial, en el autonómico por Decreto y en el local por una Ordenanza.
En las bases van a establecerse aspectos como: a. Requisitos del beneficiario b. Plazo para solicitar la subvención c. Procedimiento de selección a seguir d. Criterios que se van a valorar e. Cuantía que se tiene que destinar f. Fines a los que se debe destinar g. Infracciones y sanciones en posible caso de incumplimiento h. Casos en los que forzosamente hay que devolver el dinero Estas bases han de publicarse en el BOE o el Diario correspondiente para que se de publicidad en las mismas.
(4) La regla en el otorgamiento es que se utilice un procedimiento de licitación, aunque en determinados casos puede darse la posibilidad de adjudicar directamente la subvención. En todo caso debe mediar la solicitud del interesado y, por tanto, si transcurridos 6 meses la administración no dice nada o no da respuesta a la solicitud se entiende que opera silencio negativo.
Tradicionalmente el otorgamiento ha sido considerado una potestad discrecional, sobre todo cuando se ha entendido que las subvenciones no son objeto de convocatoria previa, pero hoy, con la ley general de subvenciones, la discrecionalidad prácticamente desaparece, pues queda muy limitada, ya que se sigue un procedimiento de licitación competitiva, la AP tiene que motivar su decisión y efectuar la misma en un plazo de 6 meses.
Principios En todo caso la gestión de las subvenciones se va a haber de realizar con una serie de principios: - Principio de igualdad y de no discriminación. Nos referimos a que no cabe un trato preferente de unos sobre otros, por tanto, no será posible que se establezcan bases de convocatoria de subvenciones en las cuales se produzcan o establezcan requisitos discriminatorios. En este sentido nos es lícito establecer beneficios en función de donde se encuentran determinadas actividades para que reciban la correspondiente ayuda.
- Principio de publicidad y transparencia. Hacemos referencia a que las AP que van a otorgar subvenciones van a aprobar y publicar de forma previa al otorgamiento de bases adjudicadoras y 34 Contratación y actividad de la administración Bloque II - - aprobar el correspondiente crédito presupuestario. Además van a tener que publicar el resultado de la concesión de la subvención, así como la cantidad y la finalidad de la misma. Esto constituye una garantía de la integridad de la AP a los ojos del ciudadano.
Principio de concurrencia y objetividad. Hacemos referencia a que en el otorgamiento de las ayudas debe existir un procedimiento de concurrencia objetiva en el que haya criterios establecidos previamente en las bases públicas. La adjudicación directa es excepcional.
Principio de eficacia y eficiencia. La eficacia se refiere a que la AP va a otorgar las subvenciones en función de los objetivos que tenga marcados. Por lo que se refiere a la eficiencia, ha de conseguir la mejor utilización de los recursos económicos y la mejor asignación.
Contenido Hay que tener presente que hay dos partes, cada una de las cuales tiene una serie de derechos y deberes.
- La AP concedente, a la vista de los deberes y concesiones del beneficiario, una serie de potestades: a. Inspección b. Sanción c. Revocación de la subvención otorgada d. Exigir el reintegro de la cantidad percibida - Al beneficiario le corresponde: a. El cobro de la subvención, que no puede ser superior a lo que ha establecido la AP en las bases de la convocatoria, ni puede cubrir esa subvención la totalidad de la actividad subvencionada. El pago puede ser fraccionado, a priori, etc.
b. Va a tener que cumplir con una serie de obligaciones, que tienen que ver con la naturaleza jurídica de la actividad:  Va a tener que destinar la cantidad que percibe a los objetivos que se han fijado en las bases, es decir, a la finalidad que tiene esa subvención  Va a tener que justificar la inversión que ha realizado  Se va a tener que someter a las inspecciones correspondientes  No puede gastar el dinero percibido a su antojo sin llevar un libro de gastos que acrediten como va destinado ese dinero.
Extinción La extinción puede darse por diversas causas: - Incumplimiento de las partes - Que el beneficiario renuncie - Que la subvención incurra en alguna de las causas de nulidad, porque así lo ha declarado la AP en vía de recurso o bien porque se ha iniciado el correspondiente procedimiento de revisión de oficio ante los tribunales contenciosos, que así lo establecen - Se decide que se carece de crédito presupuestario - Que se incurra en alguno de los supuestos de violación de ayudas que prevé el tratado de la uE En todos estos casos se va a tener que reintegrar la cantidad que se haya percibido 35 Contratación y actividad de la administración Bloque II Revocación Junto a estos supuestos generales aparecen una serie de casos que dan pie a que la AP ponga en marcha el procedimiento de revocación de la subvención otorgada, por ejemplo: - La AP detecta que el beneficiario ha falseado los datos - El beneficiario incumple alguna de las obligaciones Cuando esto pasa, el beneficiario tiene que reintegrar lo que percibió, además de los intereses de demora, los cuales van a ser el interés legal aumentado en un 25%.
Ese reintegro les corresponde tanto al beneficiario como a los administradores de la sociedad mercantil que se haya constituido con la subvención.
Esto se va a modular en función del grado de incumplimiento. Incluso si en alguna circunstancia ese incumplimiento comporta una serie de daños y perjuicios, deberán de indemnizarse.
El derecho que tiene la AP a reconocer o liquidar el reintegro prescribe a los 4 años. Este plazo de 4 años se va a computar, según los casos, desde el momento en el que se concede la subvención en algunos, desde el momento que finaliza el plazo para presentar la justificación en otros e incluso en otros desde que finaliza el plazo para cumplir las condiciones que se le hayan impuesto al beneficiario.
Esta obligación de reintegro va a ser siempre independiente de las sanciones que le correspondan al beneficiario por el incumplimiento de sus obligaciones. Esto se encuentra en el título IV de la Ley General de Subvenciones.
36 ...