Tema 16 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 3º curso
Asignatura Nutrición
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

    Tema  16:  Nutrición  en  el  primer  año  de  vida       Objetivos   -­‐  Cubrir  necesidades  energéticas  y  plásticas.  Durante  el  crecimiento  aumentan  el  número  de  células,  así  que   se  necesitará  un  aporte  adicional  de  nutrientes.     -­‐  Evitar  carencias  y  desequilibrios  entre  nutrientes     -­‐  Contribuir  a  prevenir  enfermedades  del  adulto:  Enfermedades  que  aparecen  en  la  edad  adulta  pero  que   están  relacionadas  con  la  nutrición.       Etapas  de  la  edad  pediátrica:   -­‐Primera  infancia:  0-­‐6  meses;  6-­‐12  meses;  1-­‐3  años     -­‐Preescolar  y  escolar     -­‐Adolescencia       Curvas  de  crecimiento  y  maduración   Curva  de  crecimiento  de  0  a  18  años   Durante  la  primera  etapa,  primer  y  segundo  año  de  vida,  hay   un  crecimiento  rápido  que  poco  apoce  se  va  desacelerando.   Durante  el  primer  año  el  aumento  de  peso  es  de   aproximadamente  7kg  y  la  talla  de  15-­‐20cm.  Esto  se  va   ralentizando.  Cuando  entramos  en  la  etapa  preescolar  se   forma  una  meseta,  un  aumento  estable,  el  aumento  de  peso  y   talla  se  vuelve  más  estable.  Luego  volvemos  a  tener  otro   periodo  de  crecimiento  acelerado  que  es  el  que  se  da  en  la   adolescencia.       Curva  de  desarrollo  de  distintos  sistemas   Esta  gráfica  nos  indica  que  no  todos  los  tejidos  se  desarrollan   de  la  misma  manera.  El  desarrollo  del  cuerpo  en  su  conjunto,   durante  los  dos  primeros  años  tiene  crecimiento  rápido,  luego   zona  de  meseta,  y  luego  un  periodo  de  crecimiento  acelerado.   En  el  caso  del  tejido  nervioso,  su  desarrollo  es  durante  los  2   primeros  años  de  vida,  luego  se  sigue  desarrollando,  pero   menos.  El  tejido  linfoide  alcanza  el  100%  en  torno  a  los  5  años,   sufre  un  crecimiento  hasta  un  180%,  para  luego  decrecer  y   estabilizarse  para  la  edad  adulta.  El  tejido  genital,  cuando   comienza  la  adolescencia  es  cuando  empieza  su  desarrollo  para   llegar  al  desarrollo  total.  Generalmente  en  las  niñas  empieza   antes  la  adolescencia,  y  en  los  varones  después.       La  nutrición  nos  importa  porque:     -­‐  Es  un  periodo  de  crecimiento,  se  están  formando  tejidos,  órganos,  están  creciendo,  necesitamos  muchos   nutrientes,  más  que  el  individuo  en  la  edad  adulta.  El  primer  año  de  vida  es  un  periodo  de  crecimiento   rápido,  triplica  su  peso,  y  al  mismo  tiempo  su  talla  aumenta  un  50%  respecto  al  nacimiento.     -­‐  Por  otra  parte  nos  encontramos  con  un  problema  que  es  la  inmadurez  fisiológica  y  orgánica.   -­‐  Evolución  del  comportamiento  del  niño  hacia  los  alimentos.  Nutrición  en  el  primer  año  de  vida.       Inmadurez  funcional  y  metabólica   El  organismo  del  recién  nacido  presenta  limitaciones  por  ser  inmaduro.     •  Sistema  digestivo:  Está  adaptado  a  la  alimentación  latea.     o  La  cavidad  oral  está  adaptada  a  la  succión  (saliva  escasa),  hay  ausencia  de  dientes  hasta  los  6-­‐7meses,  y   aparece  sialorrea.  Tiene  reflejo  de  exclusión,  una  partícula  sólida  la  expulsa.     o  Incompetencia  del  esfínter  esofágico:  regurgitación  postpandrial.       1       o  Capacidad  gástrica  de  10-­‐20ml  en  el  nacimiento,  200ml  el  primer  año.     o  Elevada  velocidad  de  vaciamiento  gástrico,  así  que  la  digestión  gástrica  se  ve  desfavorecida.     o  Deficiencia  en  secreción  gástrica:  HCl,  enzimas,  digestión  gástrica  de  grasa.  Estas  secreciones  no  se  llevan  a   cabo  de  la  forma  adecuada.  Por  eso  el  niño  a  su  nacimiento  está  adaptado  a  la  leche  materna.     •  Páncreas:     o  No  secreta  amilasa  hasta  el  segundo  mes,  y  además  en  pequeña  cantidad.  Hasta  los  6  meses  es   insuficiente  para  que  se  puedan  digerir  almidones.     o  Menor  actividad  de  lipasa  y  proteasas  (tripsina,  quimotripsina  y  carboxipeptidasa).   •  Intestino:     o  Enteroquinasa,  aminopeptidasas  y  carboxipeptidasas,  glicoamilasas,  lipasa  entérica,  disacaridasas.  Tienen   poca  actividad  pero  suficiente  para  digerir  la  lecha  materna.     •  Hígado:  Menor  capacidad.     o  La  glucemia  del  niño  va  a  depender  de  la  alimentación.  La  gluconeogénesis  la  tienen  disminuida,  porque   esta  glucemia  depende  de  la  alimentación.     o  La  síntesis  de  sales  biliares  está  disminuida,  hay  menor  capacidad  formadora,  menor  circulación   enterohepática,  se  conjugan  predominantemente  con  taurina.     o  La  síntesis  de  cisteína,  taurina  y  tirosina  se  van  a  ver  afectadas  porque  hay  déficit  de  fenilalanina   hidroxilasa  y  cistationasa.  Por  tanto  si  tenemos  disminuida  la  actividad  de  la  cistationasa  afecta  a  la  síntesis   de  cisteína  y  taurina,  y  si  tenemos  disminuida  la  actividad  de  la  fenilalanina  hidroxilasa,  tenemos   disminuida  la  capacidad  de  formación  de  tirosina.  Para  nosotros,  la  taurina  no  es  un  aa  esencial,  pero  para   el  niño  sí,  de  hecho  los  preparados  para  lactante  suelen  llevarla.     o  También  se  ve  afectada  la  formación  de  urea,  porque  está  disminuida  la  argininosuccinato  sintetasa  y   arginasa,  limita  la  capacidad  formadora  de  la  urea.     o  El  catabolismo  de  aas  también  se  ve  afectado.  ·∙Biosíntesis  de  ácidos  grasos  poliinsaturados  de  cadena  larga   omega  3  y  omega  6.  Estos  ácidos  son  importantes  porque  su  biosíntesis  a  partir  de  otros  AG  esta   disminuida,  y  en  el  caso  del  DHA  es  fundamental  para  la  formación  de  tejido  nervioso,  una  correcta   mielinización,  y  también  para  la  formación  de  los  conos  de  la  retina.     •  Riñón:     o  Tiene  disminuida  la  capacidad  de  excretar  solutos,  la  concentración  renal,  la  reabsorción  tubular,  la   excreción  de  agua  ante  una  sobrecarga  hídrica.  Hay  que  tener  cuidado  de  no  crearle  una  sobrecarga   hídrica,  pero  también  mucho  cuidado  con  no  aportarle  más  de  los  nutrientes  que  necesita,  porque  el  niño   le  podemos  crear  una  sobrecarga  renal  de  solutos.     •  Sistema  nervioso:     o  En  el  primer  año  de  vida,  el  encéfalo  crece  desde  350g  a  1100g,  así  que  cerca  de  2g/día.     o  Por  otra  parte,  alta  necesidad  de  DHA  en  el  final  de  la  gestación  y  en  los  primeros  dos  años.     •  Sistema  inmunológico:     o  Hasta  la  cuarta-­‐sexta  semana  no  hay  producción  de  anticuerpos  por  parte  del  niño.  En  los  niños   amamantados  por  la  madre,  todo  esto  lo  obtiene  de  la  leche  materna.     •  Barrera  intestinal:     o  La  inmadurez  de  la  barrera  intestinal  al  nacimiento  permite  que  el  intestino  del  lactante  sea  permeable  a   moléculas  relativamente  grandes  durante  los  primeros  4  a  6  meses,  facilitando  el  paso  de  macromoléculas   que  potencialmente  son  alérgenos,  y  sensibilizan  al  niño.       Evolución  del  comportamiento  hacia  los  alimentos   Durante  los  3  primeros  meses  de  vida,  el  niño  solo  succiona  y  deglute.  Solo  tiene  sensación  de  hambre  y   saciedad.  Además  tiene  reflejo  de  extrusión,  expulsar  todas  las  partículas  sólidas  de  la  cavidad  bucal.     A  partir  de  los  4-­‐6  meses  pierde  el  reflejo  de  extrusión,  y  empieza  a  coordinar  manos  y  ojos.     A  partir  de  los  6-­‐7  meses  se  inicia  la  masticación,  y  madura  el  sistema  neuromuscular.     A  partir  de  los  7-­‐9  meses  empieza  a  mostrar  preferencias  gustativas,  les  tenemos  que  enseñar.     Entre  los  9-­‐12  meses,  ya  empieza  a  autoalimentarse.       2         Necesidades  nutricionales   Es  el  grupo  con  las  mayores  necesidades  nutricionales  por  kg  de  peso.  Hay  poca  variabilidad  interindividual.  A   partir  del  sexto  mes  ya  es  más  complicado,  porque  hay  niños  que  son  más  inquietos,  empiezan  a  cambiar  las   necesidades.  Hasta  los  6  meses  estas  recomendaciones  se  basan  en  la  leche  materna.     §  Energía:  Son  diferentes  las  necesidades  en  el  primer  (100kcal/kg)  y  segundo  semestre  (90kcal/kg).  En  el   primero,  el  niño  necesita  100kcal  por  kg  de  peso.  En  el  segundo  semestre,  algo  menos,  90kcal  por  kg.  El   peso  y  la  talla  es  muy  importante  en  la  edad  pediátrica  porque  es  el  periodo  de  crecimiento.  Si  se  ralentizan   el  peso  y  la  talla  es  que  le  niño  necesita  nutrientes.     §  Proteínas:  También  tenemos  unas  necesidades  muy  elevadas  durante  este  primer  año,  2’2g  de  proteína  por   kg  de  peso,  y  en  el  segundo  semestre  1,6g  de  proteína  por  kg  de  peso.  Si  lo  expresamos  como  energía,  nos   debe  aportar  entre  un  5-­‐10%  de  la  energía  total  que  debe  ingerir  el  niño.  Es  importante  el  aporte  de  taurina,   cisteína,  tirosina,  nucleótidos  y  carnitina,  que  con  la  leche  materna  no  hay  problema.  Mucho  cuidado  con  la   ingesta  excesiva  de  proteínas,  porque  se  afecta  el  riñón  y  el  ciclo  de  la  urea.  Cuando  en  las  leches   preparadas  dice  que  el  cazo  raso,  hacer  caso,  porque  si  no  le  damos  más  proteína  y  nutrientes,  y  le  podemos   crear  una  sobrecarga  renal  de  solutos,  y  su  capacidad  renal  no  es  suficiente  como  para  excretarlo.     §  Lípidos:  El  50%  de  la  energía  tienen  que  ser  lípidos.  Tienen  que  tomar  ácido  oleico  (20%  de  los  totales),  ácido   linoleico  (3-­‐6%)  y  DHA.  El  DHA  que  al  menos  dé  el  0,5%  de  kcal  totales.     §  Hidratos  de  carbono:  Debe  aportar  el  40%  de  las  kcal  totales.  El  primer  semestre  lactosa,  y  en  el  segundo   podemos  introducir  dextrinas  y  féculas  además  de  la  lactosa.     §  Vitaminas  y  minerales:  Las  ingestas  recomendadas  son  mayores  por  kg  de  peso.  En  el  niño  amamantado  por   la  madre,  van  a  depender  de  lo  que  coma  la  madre,  porque  la  leche  la  produce  la  madre.  Por  eso  las   ingestas  recomendadas  en  lactancia  son  más  exigentes  que  en  la  gestación.     §  Agua:  Tiene  requerimientos  muy  altos.  Hay  mayor  superficie  corporal,  así  que  mayores  pérdidas  a  través  de   la  piel.  La  cabeza  del  niño  respecto  al  cuerpo  es  muy  grande  comparado  con  el  adulto.  El  espesor  cutáneo  es   mayor  así  que  las  pérdidas  son  mayores.  No  tiene  desarrollada  la  capacidad  de  concentrar  la  orina,  así  que   puede  tener  pérdidas  hídricas  importantes.  El  niño  no  pide  agua,  así  que  hay  que  ofrecérselo.  En  el   amamantado  tiene  suficiente  con  la  leche  materna,  pero  en  caso  de  que  sea  leche  preparada,  hay  que  darle   más.     §  Periodo  lácteo:  Entre  0-­‐6  meses,  la  alimentación  es  exclusivamente  láctea.  Dependiendo  de  las  costumbres   de  cada  país,  varía  entre  4-­‐6  meses.  Pero  como  mínimo  hasta  los  4  meses,  alimentación  láctea  exclusiva.   Hace  succión-­‐deglución.  Puede  tomar  leche  materna  o  artificial.  Hay  casos  en  los  que  no  puede  tomar   materna  por  causas  varias,  así  que  en  esos  casos  hay  lactancia  artificial.  Durante  el  periodo  lácteo,  se  le  dan   las  leches  de  fórmulas  infantiles  de  inicio  o  preparados  para  lactantes.  Según  un  real  decreto,  los  define   como  productos  alimenticios  destinados  a  la  alimentación  especial  del  lactante  en  los  primeros  meses  de     3       vida  de  manera  que  satisfaga  por  sí  mismos  las  necesidades  nutritivas  de  estos  lactantes  hasta  la   introducción  de  una  alimentación  complementaria  apropiada.     La  leche  materna  es  deficitaria  en  hierro,  por  eso  podemos  alimentar  al  niño  hasta  los  6  meses  con  leche   materna.  Si  mantenemos  al  niño  solo  con  leche  materna,  tendrá  carencias  de  nutrientes.     §  Periodo  de  transición,  alimentación  complementaria  o  Beikost:  Definición:  Es  la  introducción  de  cualquier   alimento  no  lácteo  sólido,  semisólido  o  líquido,  dado  diariamente,  de  forma  regular  y  continuada,  y  en   cantidad  significativa,  sustituyendo  en  parte  a  la  leche  que  esté  tomando  sea  en  lactancia  materna  o  de   fórmula  adaptada,  en  lactancia  artificial  o  mixta.     Se  debe  introducir  cuando  la  ingesta  exclusiva  de  leche  no  es  suficiente  para  mantener  un  estado  nutricional   adecuado  y  asegurar  un  crecimiento  óptimo.       Calendario  de  introducción  de  alimentos   Nunca  se  debe  dar  antes  de  los  4-­‐6  meses,  porque  antes  de  eso  la  barrera  intestinal  permite  pasa   macromoléculas.     Hay  que  iniciar  lentamente  de  forma  gradual  con  cuchara.  Introducción  de  alimentos  no  lácteos  con   prudencia,  preparados  de  forma  adecuada,  en  consistencia  y  cantidad,  para  no  alterar  el  ritmo  de  maduracion   digestiva  y  renal,  y  el  desarrollo  neuromuscular.     Se  hace  el  paso  de  succión  a  la  cuchara,  el  líquido  al  triturado  o  troceado.  Pasar  primero  de  líquido  a  triturado,   y  cada  vez  más  grosero  para  que  se  acostumbre.  En  el  momento  que  se  pueda  dar  con  cuchara,  con  cuchara,   y  dar  el  agua  con  vaso,  con  vaso.     A  los  6  meses,  nunca  los  alimentos  no  lácteos  deben  aportar  mas  del  50%  de  la  energía  total.  El  otro  50%  lo   tiene  que  aportar  la  leche.  Al  menos  500ml  al  día  de  leche  materna  o  de  formula  infantil.  Para  cubrir  sus   necesidades  energéticas  y  nutricionales,  principalmente  Ca.     Introducir  alimentos  individualmente  con  paciencia.  Cada  dos  semanas,  un  alimento  nuevo.     Aceptar  que  el  acto  de  comer  es  más  lento  y  laborioso  que  cuando  succionaba.     Primero  aparecen  los   cereales  sin  gluten.  Se   introducen  como  papillas  a   partir  del  5º  mes.  Primero   introducimos  estos   alimentos  porque  si   pasásemos  directamente  a   cereales  con  gluten  puede   aparecer  alergia  o   intolerancia  al  gluten.  No   se  puede  retrasar  su   introducción.  A  partir  del   6º  mes  funciona  la  amilasa   pancreática.     Se  pone  en  contacto  a  los   niños  con  la  fruta  para  que   se  hagan  a  los  aromas.   Primero  damos  zumo  de   naranja,  unas  gotas  con  cuchara.  Hay  que  evitar  el  biberón  porque  podemos  provocar  la  caries  del  biberón.   Poco  a  poco  introducimos  las  frutas,  primero  en  papillas,  luego  cocidas  y  chafadas  hasta  que  pueda   masticarlo.  Se  da  acorde  al  desarrollo  neuromuscular  del  niño.  Introducimos  frutas  como  naranja,  pera,   manzana,  plátano  (sin  la  parte  con  pelos).  Las  frutas  más  alergénicas  son  las  que  tienen  pelo  (melocotón,   fresas,  moras,  frambuesas,  kiwi).  Estas  frutas  se  retrasan  al  segundo  año  de  vida  hasta  que  la  barrera   intestinal  permita  el  paso  de  grandes  moléculas.   Las  verduras  a  partir  del  6º  mes,  como  patatas,  zanahoria,  judías  verdes.  Son  las  que  son  ricas  en  nitratos.  Hay   baja  secreción  de  HCl,  lo  que  permite  que  aparezcan  bacterias  reductoras  de  nitrato  a  nitrito,  lo  que  daría   metahemoglobinemia  porque  está  reducida  la  actividad  de  la  metahemoglobina  reductasa.  Se  dan  en  forma   de  puré  primero.     4       Las  carnes  magras  a  partir  del  6º  mes,  como  pollo  sin  piel  y  ternera  blanca.  Las  carnes  son  ricas  en  Fe  y  Zn  y   vitaminas  B  y  liposolubles.   Los  cereales  con  gluten  a  partir  del  7º  mes,  no  retrasarlo  más  del  8º.  Si  retrasamos  podemos  crear  una   intolerancia  o  alergia  al  gluten.     El  pescado  blanco  a  partir  del  9º  mes  porque  tiene  potencial  alergénico.  El  pescado  azul  se  suele  introducir  a   partir  del  2º  año  de  vida  porque  tiene  mayor  potencial  alergénico.  El  pescado  aporta  proteínas  de  buena   calidad,  es  de  fácil  masticación  y  contiene  I,  Zn.     La  yema  de  huevo  se  introduce  a  partir  del  9º  mes  en  el  puré.  Empezamos  con  media  yema,  luego  ¾  y  luego   entera.  La  clara  se  da  a  partir  del  año.     Las  legumbres  a  partir  del  9º  mes.  Se  dan  sin  piel  y  chafadas.  Tienen  proteínas  de  alta  calidad  y  vehiculan   muchos  micronutrientes:  vitaminas  y  minerales.  Además  son  ricas  en  fibra.  Favorecen  un  crecimiento  de  la   flora  colónica  adecuada.   El  yogur  a  partir  del  mes  11.  La  leche  y  derivados  lácteos  vehiculizan  muchos  micronutrientes.  Salvo  Fe  y   vitamina  C,  prácticamente  contienen  lo  demás.  La  leche  de  vaca  no  se  da  nunca  antes  de  1  año.  Tiene  muchos   solutos  y  podríamos  crear  una  sobrecarga  renal  de  solutos.     Se  recomienda  que  la  leche  de  continuación  se  dé  hasta  los  2  años,  en  vez  de  otros  tipos  de  leche.  Las  leches   de  crecimiento  están  enriquecidas  con  Fe  y  otros  minerales.     La  fruta  siempre  en  papillas  sin  añadir  azúcar.  El  sabor  dulce  es  innato  en  el  niño.  El  amargo  y  ácido  también,   lo  que  le  da  protección.  El  salado  nos  acostumbramos  nosotros.  Con  el  Na  de  los  alimentos  tenemos  bastante.       Inconvenientes  de  una  alimentación  complementaria  precoz   •  Interferir  con  la  lactancia  materna.  El  niño  puede  rechazar  la  lactancia,  que  tiene  importantes  beneficios   para  el  niño.     •  Aumento  del  aporte  de  solutos.  El  sistema  renal  del  niño  tiene  dificultad  de  aclaramiento  renal.  Podemos   crear  sobrecarga  renal  de  soluto.   •  Desarrollo  de  alergias  alimentarias:  incidencia  de  alergia  alimentaria  aumenta  con  la  introducción  precoz  de   alimentos,  como  la  leche  de  vaca,  huevos,  pescado.   •  Aporte  de  componentes  que  pueden  tener  potencial  alergénico.  La  sacarosa  favorece  la  aparición  de  la  flora   sacarolítica,  caries  del  biberón,  y  el  sabor  puede  alterar  los  hábitos  alimentarios.  Si  introducimos  cereales   antes,  podemos  dar  intolerancia  al  gluten,  pero  tampoco  se  puede  retrasar.  El  gluten  puede  predisponer  al   desarrollo  de  la  enfermedad  celiaca.  Los  nitratos  presentes  en  las  verduras  pueden  provocar  la  aparición  de   metahemoglobinemia.  Los  nitratos  (espinacas,  remolacha,  acelgas),  nunca  antes  del  9º  mes.  Los  fitatos   pueden  precipitar  los  cationes  divalentes,  evitando  su  absorción.  Aditivos  y  contaminantes  que  puedan   llevar  los  alimentos.   •  Incapacidad  del  niño  para  digerir  algunos  alimentos.   •  La  función  digestiva  está  disminuida.  Provocaría  tendencia  a  diarreas  y  vómitos  (malabsorción).     •  Accidentes  por  falta  de  coordinación  oral  y  motora.  La  mandíbula  y  que  el  niño  pince  el  alimento,  si  se  da   antes  de  tiempo,  puede  haber  accidentes,  como  atragantamiento.     •  Situaciones  carenciales  por  déficit  de  absorción.   •  Hasta  los  6  meses  tenemos  suficiente  con  la  leche  materna,  pero  si  se  dan  alimentos  antes  de  tiempo,   puede  crear  sobrealimentación  y  no  se  desarrolla  adecuadamente.     Inconvenientes  de  una  alimentación  complementaria  tardía   -­‐  Podemos  tener  fallos  en  el  crecimiento  del  niño  y  desnutrición.  Tenemos  suficiente  con  la  leche  materna   hasta  los  6  meses,  pero  no  más.  Puede  producir  que  el  niño  no  crezca  bien  y  no  coja  peso  de  forma  correcta.   -­‐  Anemias  carenciales  por  deficiencias  en  Fe  y  Zn.  Las  leches  no  tienen  suficiente  de  estos  minerales.   -­‐  Retraso  en  el  desarrollo  de  habilidades  orales  como  la  masticación  y  la  capacidad  de  aceptar  nuevos  sabores   y  texturas.       A  partir  del  año:   -­‐  Compartir  la  mesa  con  la  familia.   -­‐  Aprenden  a  comer  y  al  hábito  de  la  alimentación.   -­‐  Desde  el  principio  enseñar  hábitos  adecuados:  comer  con  cubiertos,  beber  con  vaso.   -­‐  Ofrecer  alimentos  con  amabilidad  y  paciencia.   -­‐  No  dejar  elegir  los  alimentos  al  niño,  ni  ofrecer  alimentos  alternativos.     5       -­‐  Los  rechazos  duran  un  tiempo  y  luego  pasan.   -­‐  Aprenden  por  imitación.   -­‐  Después  de  18  meses  ``inapetencia´´.   -­‐  No  usar  la  comida  como  premio  o  castigo.       6   ...

Tags: