Tema 1 Ps. Sexualidad (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Psicología - 4º curso
Asignatura Psicología de la Sexualidad
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 09/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes tomados en las clases de Psicología de la Sexualidad de Antonio Fuertes y José Luis Martínez. Curso 2016-2017. Nota media obtenida en la asignatura: 8'1.

Vista previa del texto

TEMA 1. CONCEPTO Y DIMENSIONES DE LA SEXUALIDAD En este tema se va a tratar el concepto de sexualidad, así como las dimensiones y los aspectos a tener en cuenta cuando nos referimos a la misma.
1. CONCEPTO DE SEXUALIDAD Cuando hablamos de sexualidad hablamos de algo que va más allá del sexo; la sexualidad incluye al sexo, pero también muchos más aspectos. La sexualidad es una vivencia.
- Sexo: • Referencia a la división orgánica varones-mujeres y cualidades que les diferencian.
• Referencia al comportamiento erótico y otros aspectos relacionados con ello.
- Sexualidad: • Referencia al ser, a lo que somos y vivenciamos como personas biológica y psicosocialmente sexuadas.
Existe a nivel evolutivo un proceso de diferenciación sexual; nuestra especie es una especie sexuada, lo que condiciona radicalmente nuestra vida sexual, nuestra sexualidad, que, por ejemplo, sintamos deseo por alguien.
Por tanto, es muy difícil discernir entre lo que tiene que ver con la sexualidad y lo que no. El hecho de que seamos seres sexuados condiciona la forma en que pensamos, actuamos y sentimos; la forma en la que pensamos, actuamos y sentimos condiciona nuestra sexualidad.
CONCEPTO DE SEXUALIDAD SEGÚN LA OMS • • • • Aspecto fundamental del ser humano.
Abarca el sexo, las identidades y roles, la orientación, el placer, los vínculos afectivos, la reproducción.
Múltiples formas de expresión: pensamientos, actitudes, conductas, relaciones… La sexualidad es influenciada por la interacción de factores biológicos, socioculturales, interpersonales y psicológicos.
2. DIMENSIONES DE LA SEXUALIDAD Tema 1. Concepto y dimensiones de la sexualidad 1 PROGRAMACIÓN BIOLÓGICA DE LA ESPECIE - Somos biológicamente sexuados y existen diferencias: • A nivel anatómico.
• A nivel fisiológico.
• A nivel cerebral .
- Todo ello como consecuencia de un proceso de diferenciación sexual que conduce a diferentes niveles de sexuación: • Sexo genético.
• Sexo gonadal.
• Sexo genital.
• Sexo cerebral.
• Sexo fenotípico.
La especie humana es una especie sexuada. Biológicamente hablando, para reproducirnos necesitamos de un proceso de diferenciación sexual, necesitamos un “macho” y una “hembra”. El proceso de diferenciación sexual comienza desde el mismo momento de la unión óvulo-espermatozoide, continua durante toda la infancia y llega a su mayor expresión en la adolescencia.
Desde un punto de vista estricto deberíamos pensar que no existe un solo sexo, lo que ocurre es que la mayoría de las veces se produce una unificación entre todos ellos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que una alteración desde un punto de vista biológico puede no serlo por ejemplo desde un punto de vista psicosocial.
- El reloj biológico de nuestra especie programa el curso de los procesos de maduración y envejecimiento sexual fisiológico.
- El ser humano ha desarrollado importantes capacidades y necesidades para desear, excitarse y sentir placer sexual. Esto es lo que hace que el ser humano pueda sobrevivir.
- Desarrollo de la corteza cerebral.
• Acceso al juicio y la voluntad.
• Mayores posibilidades de control y condicionamiento.
También desde un punto de vista biológico en la especie humana tienen lugar procesos diferentes a los que ocurren en otras especies. Las personas tenemos conciencia de nuestros deseos y la capacidad de controlarlos gracias al desarrollo de la corteza cerebral. Esto no está claro en el caso de otras especies, es lo que humaniza la sexualidad. Además, que la sexualidad pueda ser controlada hace que esté especialmente conectada a la cultura. El contexto construye la sexualidad desde muy distintas posiciones gracias al desarrollo de la corteza cerebral.
Posiciones teóricas que ponen el acento en la programación biológica de la especie • Teorías evolucionistas: .
Selección natural.
.
Selección sexual.
La Teoría de las estrategias de apareamiento sexual (Buss y Schmitt, 1993) • Teorías que inciden en la influencia de diferentes factores bio-fisiológicos en el comportamiento sexual: .
Influencias genéticas.
.
Influencias hormonales.
.
Influencias neuroanatómicas.
Estas teorías intentan hacer comprender ciertos comportamientos humanos a partir de la programación biológica. Ciertas conductas son más producto de lo inconsciente, de lo programado, que de lo que se puede absorber del ambiente.
Si bien es cierto que hay ciertos aspectos que pertenecen a nuestra herencia biológica, que no pueden ser explicados solamente por el contexto, con otros temas ocurre lo contrario.
DIMENSIÓN SOCIOCULTURAL - Todas las sociedades modelan, estructuran y controlan el desarrollo y expresión de la sexualidad.
- Diferentes significados en la vida social de cada cultura o sociedad.
- Diferentes normas que estipulan, sancionan o recompensan: • Las conductas inapropiadas.
• Las conductas apropiadas pero no necesarias.
• Las conductas que se espera lleven a cabo determinados miembros de la sociedad.
La sexualidad está regulada y controlada por la cultura; todas las sociedad conocidas regulan la sexualidad de un modo u otro, ninguna la deja “al libre albedrío”.
La sociedad modula la sexualidad, pero este control es también importante para el desarrollo de la misma.
- Así podemos hablar de que en la organización social del comportamiento sexual existen ciertas constancias y ciertas variaciones. Cuando los antropólogos estudian la sexualidad en diferentes culturas normalmente llegan a la misma conclusión: evidentemente hay muchas variaciones en el cómo se vive la sexualidad en diferentes culturas, pero también existentes constancias, patrones de comportamiento sexual que parecen universales, muchos de ellos ligados a la biología.
Constancias transculturales Este apartado hace referencia a aspectos que se mantienen en la mayoría de las culturas.
• • • Sistemas de parentesco o familiares que, entre otras cosas, regulan la posibilidad de acceso sexual.
Roles de género.
El tabú del incesto. El incesto es un tabú en la mayoría de las culturas. Existen diferentes razones que lo explican, como las teorías de la consanguineidad o el hecho de que la evitación del incesto hace que para buscar relaciones sexuales haya que salir del círculo habitual de personas con las que nos relacionamos. El crear lazos con otras personas amplia el espectro cultural, crea cultura.
Variaciones transculturales (MacDermott, 1996) Este apartado hace referencia a aspectos que varían entre las diferentes culturas. Por ejemplo, en nuestra cultura son habituales ciertas “normas” o imperativos referidos a, por ejemplo, la edad a la que mantener relaciones sexuales por primera vez: “es una niña y ya lo hace con su novio”, “tiene 27 años y todavía es virgen”.
Tema 1. Concepto y dimensiones de la sexualidad 3 CULTURAS CÉLIBES/REPRESIVAS CULTURAS CASTAS/RESTRICTIVAS Niegan la sexualidad Ambivalencia sobre lo apropiado del placer El conocimiento corrompe Conocimiento para corregir problemas Celibato a lo largo de la vida Celibato en la infancia, adultos castos Procreación como único fin Procreación, lazos matrimoniales Variaciones castigadas Variaciones con reticencias y culpa Segregación de géneros Segregación de géneros en infancia Matrimonios arreglados Matrimonio con alguna libertad de elección Placer tabú, afecto irrelevante Afecto y placer pueden desarrollarse CULTURAS ACTIVAS/PERMISIVAS CULTURAS EXPRESIVAS/ALENTADORAS Sexualidad normal, natural Sexualidad como esencial Conocimiento previene problemas Conocimiento para enriquecer Sexualidad a lo largo de toda la vida Cultiva su expresión Procreación, afiliación, recreación Recreativa - ilimitada Variaciones válidas con consentimiento Se promueven las variaciones Relaciones igualitarias Promueve igualdad de géneros Matrimonio con libre elección Matrimonios sin restricciones En las culturas más erotofóbicas el sexo es viable porque es necesario, hay que hacerlo “porque toca” (culturas célibes) o bien la visión del sexo es como vinculado al matrimonio (culturas castas). Por otro lado existen otras culturas más erotofílicas (culturas permisivas y culturas alentadoras), que comparten una visión diferente, más positiva, del sexo.
Posiciones teóricas que ponen el acento en el influjo sociocultural • • • • Teoría del aprendizaje social.
Teorías funcionalistas.
Interaccionismo simbólico.
Teoría de los “scripts sexuales”.
DIMENSIÓN INTERPERSONAL La dimensión interpersonal es especialmente importante desde una perspectiva psicológica. Es una dimensión a considerar como algo fundamental. Existen intercambios que nos enseñan cosas acerca de la sexualidad o acerca de las interrelaciones en las que la compartimos, como pueden ser las relaciones de pareja.
- Contextos más próximos de socialización sexual: • Familia.
• Grupo de iguales.
• Relaciones de pareja. Nuestra sexualidad está controlada en gran medida por procesos no explícitamente sexuales que se dan en la pareja.
DIMENSIÓN INDIVIDUAL O PERSONAL Mas allá de lo anterior, existen diferencias claras entre cada persona en relación a cómo vivencia la sexualidad y a cómo se comporta en relación a ella. Diferentes factores personales filtran los anteriores procesos biológicos, socioculturales e interpersonales.
- Características de personalidad: • Generales. Por ejemplo, la introversión o extraversión.
• Vinculadas con la forma de vivir la sexualidad. Los psicólogos sexuales han definido algunas características de personalidad vinculadas con la forma de vivir la sexualidad; la erotofobia y la erotofilia son constructos de personalidad que solo hace referencia a cómo respondemos a los estímulos sexuales.
- Procesos psicológicos internos: • Fisiológicos. Todos los humanos tenemos potencial para experimentar deseo sexual pero, a pesar de contar con un sistema de respuesta sexual en nuestro paquete de herencia biológica, este no es igual para todo el mundo; el sistema de respuesta sexual tienen mucha más facilidad para activarse en unas personas que en otras. Además, a lo largo de nuestra vida aparecen multitud de factores y variables, tanto endógenos como exógenos, que condicionan el sistema de respuesta sexual de forma individual. Por ejemplo, el estilo de vida de una persona condiciona significativamente su capacidad de excitación.
• Cognitivos: vivencias, expectativas, estándares… Cada persona desarrolla un sistema de creencias, de pensamientos, de cogniciones, que va a afectar de un modo u otro a la sexualidad.
• Emocionales. ¿Cuál es la respuesta emocional ante la estimulación sexual? Respondemos de manera distinta a estímulos sexuales. Cuando llegamos al mundo todas las personas somos erotofílicas (por ejemplo, sentimos placer con las caricias), pero poco a poco en general nos convertimos en personas más erotofóbicas (tomamos más precauciones, tenemos más temores y miedos). Son procesos de socialización y de aprendizaje específicos los que nos llevan a ser más erotofílicos o más erotofóbicos. Además, este hecho tiene mucha importancia ya que, por ejemplo, diversos estudios han mostrado que los adolescentes más erotofóbicos mantienen menos relaciones sexuales, pero asumen mayores riesgos cuando lo hacen.
El comportamiento sexual está mediatizado en cada individuo por diferentes procesos internos únicos: procesos fisiológicos, cognitivos, emocionales y de personalidad. Intentar analizar la experiencia sexual implica conocer estos procesos que difieren entre las personas, aunque pertenezcan a la misma especie, al mismo grupo socio-cultural e incluso a la misma familia.
Tema 1. Concepto y dimensiones de la sexualidad 5 Secuencia de la conducta sexual (Fisher et al., 1986): Cada uno de nosotros es diferente y procesa de manera diferente los estímulos sexuales. En una persona, un estímulo sexual desencadena una respuesta fisiológica y una respuesta emocional.
Además, se tiene que contar con la información previa con la que cuenta y con sus imágenes y fantasías. Todo estos elementos en interacción generan una respuesta evaluativa y unas expectativas que hacen que fácilmente se produzca una conducta preparatoria, que finalmente lleva a la conducta sexual.
Ahora bien, un mismo estímulo sexual puede provocar diferentes respuestas. En un experimento se mostró un video erótico a tres grupos de personas; a uno se le dijo que era una relación entre hermanos, a otro que era una relación entre dos personas que se acababan de conocer y a otro que era una relación entre una pareja que llevaba junta cuatro años. Las respuestas entre las personas de los tres grupos fueron diferentes ya que cambiaba la información previa de la que se disponía, aunque el estímulo sexual fuera exactamente el mismo.
Por último queda atender a los fines y a los destinos de la sexualidad, los que hacen la sexualidad humana.
FINES DE LA SEXUALIDAD • • • Reproducción.
Vinculación.
Placer.
Amplia variedad de motivaciones en la especie humana. En la especie humana, a diferencia de en otras especies, la sexualidad puede tener múltiples fines y puede estar motivada por muy diferentes cosas. Tradicionalmente se ha pensado que las tres funciones básicas que definen la sexualidad son la reproducción, la vinculación y el placer. Sin embargo, los motivos por los cuales el ser humano puede mantener relaciones sexuales son mucho más variados, no se limitan simplemente a los tres anteriores.
Por ejemplo, las personas estamos abiertas a la posibilidad de instrumentalizar la sexualidad de múltiples formas.
- Motivos sexuales; Hill y Preston: • Sentirse valorado por la pareja.
• Expresar a la pareja su importancia para nosotros.
• Afrontar el estrés.
• Proteger y cuidar a la pareja.
• Incrementar los sentimientos de poder.
• Experimentar el poder de la pareja.
• Experimentar placer.
• Procrear.
- Motivos sexuales; Davis, Shaver y Vernon. Añaden a la propuesta de Hill y Preston: • Sexo para manipular-conseguir otras cosas.
• Sexo para protegerse del otro.
• Sexo para incrementar la autoestima.
- Motivos sexuales; Cooper, Shapiro y Powers.
Dos dimensiones motivacionales básicas en la conducta sexual: • Motivación basada en la búsqueda de experiencias deseables versus evitación de algo aversivo.
• Motivación centrada en algo personal o en uno mismo versus centrada en el otro/s o en la relación.
Combinando estas dos dimensiones ortogonales estos autores llegan a la conclusión de que los cuatro tipos de motivaciones que con más frecuencia aparecen son las siguientes: • Motivaciones de intimidad. Búsqueda de algo que se desea centrada en las relaciones.
• Motivaciones de excitación, placer o bienestar. Búsqueda de algo que se desea centrada en uno mismo (más egocentradas que las anteriores).
• Motivaciones de afrontamiento y afirmación. Aquí el sexo comienza a instrumentalizarse. Estas motivaciones buscan evitar algo que no se desea y están centradas en uno mismo. Por ejemplo, una persona puede tener sexo para favorecer una mayor autoestima; si tú te sientes bien contigo mismo probablemente no necesites el sexo para aumentar tu autoestima. Estas motivaciones en ultimo término conllevan algún tipo de deficiencia a la que cuesta enfrentarse y que se resuelve a través de la vía del sexo.
• Motivaciones de aprobación de la pareja o los iguales. Aquí la principal motivación para tener sexo es agradar al otro o sentir su aprobación. Este tipo de motivaciones no son motivaciones de búsqueda de lo que la persona desea o quiere, sino de evitación de la desaprobación (no son motivaciones autoafirmativas).
Es muy importante atender a qué es lo que está motivando el deseo. Lo positivo es una mezcla de motivaciones más egocentradas y otras más centradas en los otros.
- Motivos sexuales; Meston y Buss: • Razones de tipo físico/fisiológico: .
Reducción de estrés.
.
Placer.
.
Atracción física.
.
Experimentación.
• Logro de otros objetivos/metas: .
Recursos.
.
Estatus social.
.
Venganza.
.
Otras razones prácticas.
• Motivos emocionales: .
Amor y compromiso.
.
Expresión de afectos.
• Inseguridad: .
Aumentar la autoestima.
.
Deber/presión.
.
Conservar la pareja: En definitiva, no en pocas ocasiones los motivos para tener contacto sexual son otros diferentes a la reproducción, la vinculación o el placer.
DESTINOS DE LA SEXUALIDAD • Diferentes formas de resolver nuestros deseos. El deseo puede ser reprimido, satisfecho de manera inmediata, provocar satisfacción… Tema 1. Concepto y dimensiones de la sexualidad 7 • Diversos objetos de atracción: Diversidad en la orientación del deseo sexual. Los objetos o personas a los cuales podemos dirigir nuestros deseos pueden ser muy variados. En nuestra cultura, en nuestro contexto, se tiende a magnificar la orientación sexual, la cual vinculamos al sexo de las personas que nos atraen. Es decir, parece que es fundamental el sexo de la otra persona, pero esto no es más que una construcción social.
No tenemos programado el destino de nuestra sexualidad; esto es algo propio de la especie humana.
Además, los destinos de nuestra sexualidad son muy plásticos, tenemos capacidad para que se puedan producir asociaciones entre múltiples estímulos y la excitación sexual. Aquí es donde entra en juego el término “parafilia”. Un trastorno parafílico es una parafilia, pero una parafilia no es un trastorno parafílico.
Solo es trastorno si provoca malestar a la persona o a otras implicadas.
Para entender nuestro comportamiento, nuestras vivencias, es necesario considerar todos estos diferentes aspectos en su conjunto, sin dejarnos ninguno en el tintero, para que no se nos escape nada.
Para ello a veces es necesario hacer uso de la multidisciplinaridad (médicos, sociólogos…), ya que es muy difícil que desde una única perspectiva seamos capaces de comprender la sexualidad en su totalidad.
...

Comprar Previsualizar