15. El tiempo de la vida humana (2011)

Apunte Español
Universidad Universidad Internacional de Cataluña (UIC)
Grado Administración y Dirección de Empresas (ADE) English Programme - 1º curso
Asignatura Pensament II
Año del apunte 2011
Páginas 5
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

15:  el  tiempo  de  la  vida  humana   1,  el  tiempo  de  la  vida  humana   el  hombre  es  un  ser  temporal.  El  modo  concreto  de  ser  de  cada  actividad  humana.  La   vida  tiene  un  carácter  biográfico  y  cíclico.  Para  entender  esto  hay  que  comprender  el   tiempo  humano  y  el  modo  de  vivirlo.   El  hombre  puede  trascender  verdaderamente  el  tiempo.  Solo  hay  tiempo  donde  hay   materia  y  exclusión  de  simultaneidad.  Donde  hay  inteligencia,  hay  simultaneidad,  la   acción  consigue  su  fin  de  una  manera  instantánea.  Conocer,  amar,  dialogar,  jugar  son   algunas  de  estas  acciones.   Lo  temporal  y  lo  intemporal  conviven  juntos  en  el  hombre.  El  hombre  es  feliz  en  la   medida  en  que  supera  el  tiempo  mediante  la  esperanza,  la  ilusión  y  el  amor.   El  hombre  supera  el  tiempo  porque  es  capaz  de  anticiparse  a  lo  venidero.  Es  un  ser   futurizo,  es  capaz  de  proyectarse  y  vivir  la  propia  vida  según  ese  proyecto,  en  busca  de   la  felicidad.  El  futuro  es  el  lugar  hacia  el  que  nos  dirigimos.   La  temporalidad  humana  se  desarrolla  según  un  ritmo  cíclico  y  repite  una  serie  de   alternancias,  mediante  su  reiteración  finge  una  ilusión  de  eternidad.  La  variación  y  la   innovación  nos  imprimen  el  carácter  argumental.  De  ahí  nacen  las  formas  concretas  de   sentirse  en  relación  con  el  tiempo:  la  expectativa,  la  desesperación,…   2,  la  forma  de  vivir  el  tiempo   las  dualidades  de  la  vida  humana(  nacer-­‐morir,  dormir-­‐despertar,…)  surgen  del   carácter  cíclico  de  la  temporalidad  y  del  movimiento  de  los  astros.  La  dualidad  básica   es  el  propio  hombre:  somos  cuerpo,  y  somos  en  el  cuerpo;  la  igualación  y  equilibrio   entre  el  ser  cuerpo  y  tener  cuerpo.  El  ritmo  biológico  y  psíquico  de  nuestro  cuerpo   tiende  a  la  armonía  y  sincronía  con  el  cosmos.   Es  preciso  poner  en  relieve  que  nuestro  modo  ordinario  de  vivir  el  tiempo  se  ha   alejado  de  esta  dependencia  cósmica:  lo  hemos  sometido  a  un  duro  e  intensivo   tratamiento  tecnológico.   La  manera  moderna  de  hacerlo  es  la  velocidad,  que  consiste  en  la  reducción  del   tiempo  natural  de  los  procesos.  La  velocidad  es  una  ganancia  de  tiempo.  La  técnica  os   ha  enseñado  a  superar  la  lentitud  y  en  ocasiones  a  despreciarla,  lo  cual  genera  una   patología  llamada  prisa.   La  prisa  es  una  demostración  de  que  existe  lo  inmaterial,,  puesto  que  es  una  forma  de   superar  el  tiempo,  y  de  que  se  pueda  forzar  demasiado  el  ritmo  de  lo  puramente   orgánico,  hasta  alterarlo  y  enfermar.   La  velocidad  es  productividad,  competitividad,  beneficio.  El  tiempo  es  un  bien  escaso.   Se  lucha  contra  el  tiempo  para  anticiparse  a  los  demás,  APRA  hacer  mas  cosas  en   menos  tiempo.   La  vivencia  de  la  velocidad  como  placer  se  da  en  el  ámbito  del  ocio,  lo  lúdico(deportes,   batir  un  record,…).  En  cambio,  la  vivencia  de  la  velocidad  como  dolor  pertenece  al   ámbito  del  trabajo:  la  actividad  febril,  las  agendas  apretadas,  la  acumulación  de   gestiones,  el  cumplimiento  de  los  plazos  y  los  requisitos  legales,…   Es  obvio  que  esta  cultura  de  la  productividad  instrumentaliza  al  hombre,  porque  no  le   mide  a  el  mismo,  sino  solo  a  sus  realizaciones.  La  vivencia  de  la  velocidad  como  placer   y  dolor  tiene  la  alteración  espontánea  o  provocada  de  los  ritmos  naturales,  el  doping   mediante  estimulantes  y  el  estrés  tratado  mediante  calmantes.   Una  vía  alternativa:  1)  es  descubrimiento  de  la  lentitud:  abolir  la  prisa,  ser  dueños  del   tiempo  y  la  situación,  vivir  con  serenidad.  2)  el  incremento  de  la  experiencia:  detenerse   con  tranquilidad  a  contemplar  supone  un  enriquecimiento  de  la  persona  y  de  su   experiencia.  3)  la  practica  de  la  contemplación:  en  la  cual  nos  dirigimos  al  mundo,  a  la   realidad  y  a  la  gente  de  un  modo  benevolente.   3,  romanticismo,  misterio  y  trascendencia   los  hombres  podemos  superar  el  tiempo,   la  trascendencia  es  lo  no  presente,  la  realidad  que  esta  mas  allá  de  nuestros  ojos,  al   otro  lado  del  horizonte.  La  trascendencia,  en  cuanto  es  desconocida,  tiene  cierto   carácter  de  misterio.   El  misterio  es  la  experiencia  de  lo  enigmático,  de  lo  que  esta  mas  allá  de  lo  que   alcanzamos  a  conocer.  Nuestro  conocimiento  y  nuestra  experiencia  son  muy  limitados.   Misterio,  en  el  racionalismo,  significa  algo  oscuro  e  irracional,  propio  de  ignorantes  y   fanáticos.  El  misterio  es  un  escándalo  para  la  razón.  La  trascendencia  queda  axial   abolida,  porque  todo  lo  que  parece  que  no  es  explicado  por  la  razón  queda  reducido  a   pura  fantasía  irracional.   Una  fuerte  reacción  a  favor  del  misterio:  el  romanticismo.  Los  románticos  aman  lo   desconocido.  Se  opone  al  realismo.   El  misterio  solo  se  puede  negar  de  dos  maneras:  o  diciendo  que  el  hombre  puede   llegar  a  desentrañarlo  por  completo,  o  diciendo  que  sencillamente  no  existe.   Si  se  piensa  que  hay  un  sustituto  para  el  misterio,  se  optara  por  la  ciencia  y  el  poder  de   la  técnica.  Si  se  piensa  que  no  lo  hay,  se  convierte  uno  en  nihilista.   4,  los  modos  de  acceso  a  la  trascendencia   las  maneras  de  acceder  a  la  trascendencia  se  podrían  centrar  en  siete:  conociéndola  y   amándola,  expresándola  artísticamente  y  simbólicamente,  jugándola,  festejándola  y   venerándola       5,  el  dia  y  la  noche.  El  sueño  y  la  vigilia   la  dualidad  temporal  mas  importante  es  el  día  y  la  noche,  mediante  el  sueño  y  la  vigilia   para  responder  a  esa  dualidad.  La  vigilia  continua  conduce  a  la  locura.   Dormir  es  un  acto  en  el  cual  el  hombre  se  abandona,  pierde  la  conciencia  de  si  y  del   tiempo.  Soñar  es  estar  en  una  realidad  ficticia  vivida  como  real.   La  analogía  del  sueño  y  la  vigilia  es  una  clave  para  explicar  la  extraña  capacidad   humana  de  tomar  una  realidad  no  real  por  algo  que  si  lo  es:  despertar  seria  entonces   el  proceso  de  descubrir  que  la  realidad  es  otra,  y  que  lo  soñado  no  hay  que  tomarlo  en   serio.   La  vida  verdaderamente  humana  es  tomar  conciencia  de  lo  que  las  cosas  realmente   son,  en  su  alteridad,  en  su  dignidad  y  en  sentido  propio,  en  su  importancia  real  para   nosotros.   El  hombre  es  al  tiempo  vida  y  razón:  despertarse  es  despertar  a  la  razón,  y  llegas  axial   a  ser  verdaderamente  consciente  de  lo  real.   Caben  dos  posturas  extremas  que  niegan  este  punto:  decir  que  todo  lo  que  hace  el   hombre  y  su  misma  visa,  son  ficticios,  y  que  no  hay  un  criterio  para  distinguir  lo  soñado   de  lo  que  no  lo  es.  Esto  es  escepticismo.                                                                                                                  La  otra  postura   consiste  en  decir  que  soñar  es  un  engaño  que  debe  ser  evitado  a  toda  costa  mediante   una  vigilia  continua.  Esto  es  el  racionalismo.   6,  lo  serio  y  lo  lúdico    lo  serio  es  algo  que  no  podemos  eludir,  es  lo  necesario.  No  deja  apenas  márgenes  a  la   libertad,  puesto  que,  no  es  indispensable;  la  seriedad  es  una  consecuencia  de  la   pobreza  humana.   Es  lo  difícil  lo  costoso.  Lo  serio  es  fatigoso  y  el  cansancio  es  su  consecuencia.  Lo  serio  es   también  el  dolor  consiguiente  a  la  fatiga,  al  esfuerzo  y  a  la  pobreza:  las  preocupaciones   son  la  consideración  interior  de  lo  serio  y  lo  costoso.   Lo  serio  es  lo  que  nos  cierra  el  horizonte,  es  inesquivable.  Es  un  bien  al  que  no  estamos   dispuestos  a  renunciar.   Lo  serio,  visto  como  fin,  es  lo  que  da  sentido  al  trabajo,  es  lo  que  lleva  a  emprender  y   comenzar  los  esfuerzos,  y  a  perseverar.                                                                                                      Lo  serio  es  lo  que   es  de  verdad.  Es  lo  duradero.   Lo  lúdico  consiste  en  distanciarse  de  lo  serio:  trascender  lo  serio  y  relativizarlo.  Lo   lúdico  es  libre,  nunca  puede  ser  obligatorio.  La  risa  y  la  ironía  son  dos  formas  de   instalarse  en  la  actitud  lúdica.   La  esencia  de  la  risa  radica  en  el  ganar  distancia,  dar  una  respuesta  con  el  cuerpo   porque  argumentativamente  no  podemos.  La  ironía  es  una  forma  de  comunicación   indirecta   Lo  lúdico  siempre  tiene  el  componente  de  lo  superfluo,  es  lo  fácil  lo  entretenido,  lo   divertido.  Lúdico  es  lo  alegre.  La  risa  pertenece  a  la  alegría,  al  buen  humor.   Lo  lúdico  es  la  actitud  que  tiene  el  hombre  cuando  posee  la  plenitud.   7,  trabajo  y  ocio   entender  el  ocio  como  mero  tiempo  libre  es  un  planteamineto  muy  pobre,  que  aquí   abandonaremos  decididamente  en  pos  del  ideal  clásico:  el  ocio  es  instalarse  en  la   plenitud,  y  celebrarla.  Pero  antes  de  ir  adelante,  no  se  puede  estar  ocioso  sin  haber   trabajado  antes,  porque  eso  supondría  invertir  el  orden  natural  de  la  vida  humana.  Lo   primero  es  o  serio.  Cuando  se  invierte  este  orden,  aparece  el  trabajo  sucio,  la   corrupción  y  las  trampas(tentación  del  resultado  y  se  elude  el  esfuerzo).  El  resultado   exige  el  esfuerzo  previo  de  trabajar.   El  sentido  clásico  del  ocio,  se  cifra  en  desligarse  de  la  necesidad,  del  interés.  El  ocio   parece  contener  en  si  mismo  el  placer  y  la  felicidad  y  la  vida  dichosa,  porque  en  el   llevamos  a  cabo  actividades  que  son  un  fin  en  si  mismas.   La  actitud  ociosa  es  la  actitud  de  aprender.  Es  un  modo  de  estar  ante  la  realidad.  El   sentido  del  ocio  es  la  contemplación   En  relación  con  el  ocio  están  las  artes  liberales,  ordenadas  al  saber    y  la  belleza,   contrapuestas  a  las  artes  serviles,  que  solo  buscan  bienes  útiles.  Las  artes  liberales  son   las  humanidades,  todo  ese  conjunto  de  saberes  inútiles  que  proporcionan  una   educación  liberal,  que  consiste  en  recordarse  a  uno  mismo  la  excelencia  humana.   Ese  es  también  el  lugar  de  la  filosofía(entendía  como  preguntarse  el  porque  de  las   cosas).   8,  espectáculo  y  deporte   los  espectáculos  son  una  necesidad  humana  imprescindible,  y  una  constante  en  las   diversas  culturas.  Es  en  este  contexto  donde  hay  que  hablar  del  deporte,  puesto  que   constituye  el  ingrediente  principal  de  la  cultura  de  las  masas.   Los  elementos  del  deporte:  el  deporte  es  lúdico.  Cuanto  mas  mediado  esta  por  un   interés,  mas  serio  y  esforzado  se  vuelve,  pero  menos  se  disfruta  con  el.  Por  otro  lado,   la  acción  deportiva  se  ha  tecnificado,  hay  una  profesionalización.     Sin  embargo,  la  esencia  del  deporte  es  la  inclinación  humana  a  la  lucha  meramente   competitiva  en  la  cual  el  conflicto  es  fingido.   El  deporte  se  sigue  alimentando  con  el  afán  de  victoria.  Existe  un  predominio  de  los   héroes  deportivos,  ídolos.  Este  héroe  se  encarga  de  vencer  al  adversario,  ser  campeón   y  alcanzar  axial  una  justa  fama.  Satisfacer  el  gusto  de  ganar  lo  logra  el  deporte.       9,  música  y  diversión   las  acciones  lúdicas  las  realizamos  por  ellas  mismas,    no  para  divertirnos.  Cuando  la   diversión  pasa  a  ser  el  fin  pretendido  en  el  ocio,  y  no  su  consecuencia  acompañante,  lo   que  hacemos  es  huir  del  aburrimiento.   Diversión,  quien  no  es  capaz  de  interesarse  radicalmente  por  nada  ni  por  nadie,  se   aburre,  y  para  salir  del  aburrimiento  ha  de  consumirse  en  la  diversión   Se  trata  de  un  activismo  externo,  pura  superficialidad.   Esta  es  una  conducta  que  vive  de  caprichos,  que  da  importancia  a  lo  que  no  al  tiene,   que  es  voluble  e  inconsciente,  que  no  tiene  proyectos.  Es  un  Carpe  diem  sin  grandeza.   Es  la  perdida  de  la  felicidad,  el  malestar  y  la  falta  de  sentido    Todo  esto  tiene  mucho  que  ver  con  la  música  y  para  entenderlo  hay  que  comprender   la  función  antropológica  de  la  música.  Esta  es  la  manifestación  sonora  de  los   sentimientos,  emociones  y  pasiones.   La  música  conduce  y  educa  los  sentimientos.  Esta  educación  consiste  en  proporcionar   a  los  niños  una  continuidad  natural  entre  lo  que  sienten  y  lo  que  pueden  y  deben  llegar   a  ser   La  música  rock  estimula  pasiones  y  proporciona  modelos  que  no  tiene  ninguna  relación   con  ningún  tipo  de  vida  que  los  jóvenes  puedan  realmente  llevar.  La  música  rock   estimula  el  elemento  dionísico  del  alama,  que  poco  tiene  que  ver  con  la  inteligencia  y   la  libertad.   10,  la  fiesta   la  fiesta  tiene  cierto  carácter  de  ápice  de  la  vida  humana.  La  felicidad  verdaderamente   humana  tiene  forma  y  contenido  de  fiesta.   Elementos  de  la  fiesta:  menores,  son  la  pausa  en  el  trabajador,  una  ruptura  de  lo   cotidiano,  que  haya  paz.  La  fiesta  es  un  acontecimiento  en  el  que  se  participa,  un   quehacer  común.  Es  el  contemplar  en  común,  la  fiesta,  que  excluye  la  soledad  y  la   mera  utilidad.  No  es  concebible  una  fiesta  solitaria.  Existe  un  derroche,  porque  sin   gasto  no  habría  fiesta.   Los  mayores  es  que  la  fiesta  es  alegría    Con  el  motivo  de  poseer  o  recibir  lo  que  uno   ama.   Eso  si,  la  alegría  y  el  motivo  de  la  fiesta  vienen  dados  porque  lo  que  se  celebra.                      La   acción  simbólica,  para  llevarse  a  cabo,  exige  un  escenario  determinado.  El  escenario  y   el  desarrollo  de  la  ceremonia  exigen  la  presencia  del  arte  y  del  símbolo.     ...

Tags: