TEMA 8 (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Burgos
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Internacional Público I
Año del apunte 2012
Páginas 19
Fecha de subida 20/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 8: LOS TRATADOS INTERNACIONALES (IV) 1. LA INTERPRETACIÓN DE LOS TRATADOS.
La interpretación es necesaria se los términos en las que los las empleados en un negocio jurídico en una norma no son claros, y tienen por objeto determinar el verdadero sentido ya el alcance de tales términos.
La interpretación de los tratados se lleva a cabo continuamente por la doctrina científica y en la aplicación del derecho internacional, tanto por los tribunales internos, en cuanto especialmente en la práctica de las cancillerías; su importancia es crucial en casos de diferencias internacionales cuya solución depende del aplicación de un acuerdo, lo que exigirá interpretar sus cláusulas.
Ante la interpretación de los tratados preocupó desde antiguo a la doctrina internacionalista, el mayor impulso la fijación de las reglas de la interpretación lo dio la jurisdicción de tribunales internos e internacionales, tribunales arbitrales y, sobre todo, tribunal permanente de justicia internacional del tribunal internacional de justicia, que facilitaron la codificación realizada en Viena.
Por ello, en la exposición de esta pregunta, nos centraremos en las disposiciones del convenio de Viena, pero también el abundante jurisprudencia internacional que estuvo, antes, en el origen de las disposiciones y, después, las ha confirmado, completando y, a su vez interpretando.
A. LAS FORMA DE INTERPRETACIÓN /CLASES DE INTERPRETACIÓN.
Según distintos factores podemos distinguir varias formas de interpretación.
- Por los órganos o personas que las realizan: a) Interpretación auténtica, llevar a cabo por las partes en el tratado mismo o en un acto posterior (acuerdo interpretativo, práctica posterior ….
b) Interpretación doctrinal, llevar a cabo por los juristas por medio de dictámenes, resoluciones y acuerdos de institutos científicos y publicaciones … c) Interpretación judicial, realizada por los órganos judiciales internacionales y por los tribunales internos para aplicar al derecho internacional.
d) Interpretación diplomática, realizada por los ministerios de asuntos exteriores de los estados interesados y manifiesta en notas diplomáticas, circulares dirigidas a las misiones diplomáticas, e incluso en decisiones de órganos internos lo judiciales, llama dos a aplicar el derecho internacional - Por el método empleado: a) Interpretación literal o gramatical, sea lo que se intenta es determinar el sentido haciendo simple análisis de las palabras.
b) Interpretación teleológica, sí se atienden a los fines perseguidos por las normas del tratado.
c) Interpretación histórica, sí se tiene en cuenta el momento histórico en que el tratado se celebró y el significado que los términos tenían en aquel momento.
d) Interpretación sistemática, sí se tiene en cuenta no solo la norma interpretar, sino todas las demás que están ligadas a ella.
- Por los resultados: e) Interpretación extensiva o restrictiva, según que conduzca a la ampliación de las obligaciones dimana antes del tratado o bien que éstas sean lo menos onerosas posibles dentro de la letra de la cláusula interpretada.
B. LAS REGLAS DE INTERPRETACIÓN Las reglas, principios o criterios de interpretación son numerosos, y es difícil encontrar una sistemática plenamente satisfactoria para exponerlos.
Conscientes con nuestro propósito de basarnos en nuestra exposición en el derecho positivo, seguiremos la sistemática de la convención de Viena.
Dicha sistemática es muy simple, ya que está articulada sobre la base de una regla General (art.31 CV), unos medios complementarios (art.32) y una regla específica para los tratados redactados en varias lenguas (art.33).
No obstante, tras el análisis de los principios contenidos en estos artículos, al final haremos una referencia a otras reglas no contenidas la convención.
1. Regla General de interpretación El tribunal internacional de justicia ha reiterado en diversas ocasiones que: “Según el derecho internacional consuetudinario, se ha encontrado una expresión en el art.31 de la convención de Viena de1969 sobre derecho de los tratados, un tratado debe ser interpretado de buena fe conforme al sentido ordinario atribuir a sus términos en su contexto y a la luz de su objeto y fin. De interpretación debe estar fundada ante todo en el texto del tratado mismo”.
Esta referencia al carácter de derecho internacional General del artículo31 no es exclusiva del tribunal internacional de justicia, sino que la encontramos reiterada en todos los órganos judiciales internacionales, como es el caso al tribunal europeo de derechos humanos., La corte interamericana de derechos humanos o el órgano de apelación del sistema de solución de diferencias de la OMC.
Cualquier interpretación de las disposiciones del tratado debe realizarse, por tanto, conforme la regla General de interpretación codificada en el art.31.1 de la convención de Viena, según el cual: “Un tratado deberá ser interpretado de buena fe conforme sentido corriente que ya atribuirse los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta el objeto y fin”.
Esta regla interpretación contiene 3 principios que deben conjugar se entre sí en la tarea interpretadora. Estos principios son: - El principio de la buena fe Básico en el derecho internacional y en particular en el derecho de tratados, está recogida en el art.2, párrafo 2, de la carta de las naciones unidas y en la “declaración de principios inherentes a la relaciones de amistad y a la cooperación entre los estados” preparada por las N.U.
La buena fe “ representa algo más que un máximo de buen sentido, pues hay un nivel de evidencia que los estados no pueden sobrepasar ni faltar al príncipe de buena fe y, aparte de este apunta al fundamento mismo de las obligaciones en derecho internacional: lo primero es evidente en las obligaciones de comportamiento. Lo segundo es uno de los principios básicos del derecho internacional: pacta sunt servanda. En suma, el principio de la buena fe sólo puede ser excluido del derecho internacional al costoso precio de destruir a este último como ordenamiento jurídico”.
El carácter esencial del principio de la buena fe y el nterpretación de los tratados ha sido firmado reiteradamente por la jurisprudencia internacional.
- El principio de la primacía del texto El texto constituye la expresión más acabada de la voluntad de las partes. Para averiguarlo se aplicará el “ sentido corriente que haya que atribuirse a los términos”.
La regla de del “sentido claro” significa que “lo está permitido interpretar aquello que no necesite interpretación”, de modo “que las palabras deben ser interpretadas según el sentido que tenga normalmente en su contexto, a menos que la interpretación así daba conduzca a resultados irrazonables o absurdos”.
“ cuando el tribunal puede dar efectos a la disposición de un tratado atribuyéndolas palabras empleadas son sentido natural y ordinario, no puede interpretar estas palabras intentando darles otra significación”.
Ahora bien, es importante notar que según el artículo31.4 de la convención, sí consta que la intención de las partes fue conferida los términos empleados un sentido especial o no usual, se dará preeminencia a tal voluntad.
La determinación del sentido de los términos empleados debe realizarse teniendo en cuenta no solo el texto estricto del tratado sino su contexto.
Como señaló el tribunal permanente en el dictamen sobre la competencia de la OIT para la reglamentación internacional de las condiciones de trabajo de las personas empleadas en agricultura, para comprender el sentido de los términos del tratado “ es necesario evidentemente leer éste en su conjunto, no pudiendo interpretarse su significado sobre la base de algunas frases extraídas en su medio y que, separadas de su contexto, pueden ser interpretadas de diversas maneras”.
Dicho contexto, para los efectos de interpretación, está formado, según indica el mismo artículo31.2 de la convención, por: I.
El texto del tratado en sentido estricto, integrado su vez por iii elementos que forman un todo a los efectos de interpretación del tratado: su parte dispositiva (conjunto de disposiciones su artículos que forman el cuerpo del tratado, su preámbulo (en el que se exponen generalmente las razones por las que se ha llegado a convertir el tratado y sus precedentes histórico-jurídicos) y sus anexos (en los que generalmente se contienen disposiciones complementarias al texto, que de forma muy particularizada reglamentan determinadas cuestiones).
II.
Los acuerdos que se refieran al tratado y que hayan sido concentrados entre todas las partes y todo instrumento formulado por una o más partes y aceptado por los demás como instrumento o referente al tratado.
(Las declaraciones, cada días más frecuentes, que uno o más estados contratantes hacen oficialmente en el momento de la conclusión del tratado y que los estados contratantes declaran, a su vez, aceptar como instrumentos diplomáticos conexos con el tratado.
- El principio que requiere tener en cuenta el objeto o y el fin del tratado para su interpretación.
Es más reciente que los anteriores, ya que fue recogido por primera vez por el tribunal internacional de justicia, en su dictamen sobre las reservas a la convención del genocidio.
Los autores de la convención acogieron interpretación teleológica al incluir este elemento interpretación, que “no es una derogación al principio de la autonomía de la voluntad, sino, por el contrario, su consolidación objetiva: el objeto y el fin de un tratado son los elementos esenciales que han sido tenidos en cuenta por la voluntad de las partes en el sentido de que estas re usarían admitir todas las libertades que pondrían en peligro el objeto y este fin que ellas libremente han escogido como su bien común”.
El aplicación de esta regla General interpretación formal a por los iii principio señalados, el intérprete debe tener en cuenta, junto con el texto o al que hemos hecho referencia, tanto los instrumentos en que pueda constar la interpretación auténtica al tratado, como el entorno normativo.
Así, conforme con el art.31.3 de la convención, habrá de tenerse en cuenta:  “Los acuerdos posteriores entre las partes acerca del interpretación del tratado de la aplicación de sus disposiciones” y “ toda práctica ulteriormente seguida el aplicación del tratado o por la que conste el acuerdo de las partes acerca de la interpretación del tratado”.
Téngase en cuenta que aquí no se trata de cualquier práctica posterior, sino de aquélla en que conste el acuerdo de las partes.
El sentido en que se usa la práctica es sumamente limitativo innova dirigido a buscar la intención de las partes, sino a la manifestación expresa de ellas.
En otras palabras, se trata de buscar la interpretación auténtica del tratado a través de acuerdos o prácticas en las que conste el acuerdo de las partes sobre sentido y alcance de los términos empleados.
Respecto al adopción de acuerdos posteriores entras partes acerca del nterpretación del tratado, esto son adoptados frecuentemente con del tratado prevé la celebración de conferencias periódicas de los estados parte para tratar cuestiones relativas a su aplicación.
Por otra parte, el tribunal internacional de justicia ha tenido especialmente en cuenta la “ práctica ulteriormente seguida” en la interpretación de los tratados constitutivos de organizaciones internacionales.
Una situación especial se presenta respecto de la práctica de órganos creados por el tratado a los que se encomienda al control de los mismos o cuando el tratado hace referencia alguna institución a la que le reconoce en papel especial de su aplicación.
El tribunal internacional de justicia en su jurisprudencia más reciente se ha apoyado también en las opiniones de este tipo de órganos e instituciones para confirmarle interpretación de diversos tratados.
 Las normas pertinentes de derecho internacional aplicables las relaciones entre las partes, dado que el tratado no es un elemento es lado, sino una pieza integrante del sistema normativo del derecho internacional.
La referencia al respecto del ordenamiento jurídico debe ser entendida no sólo a otras fuentes del ordenamiento jurídico, sino también a cualquier otro acto jurídico que pueda estar relacionado.
2. Medios complementarios de interpretación Como ha señalado el tribunal internacional de justicia, en el supuesto de la diferencia fronteriza entre Libia y Chad, aunque la interpretación debe basarse ante todo en el texto del tratado: “Puede ser necesario título complementario acudir a medios interpretación tales como los trabajos preparatorios las circunstancias en las que el tratado ha sido concluido”.
Estas la finalidad del art.32 de la convención, que establece que el intérprete a fin de confirmar el sentido del interpretación resultante del aplicación del artículo31, o de determinar el sentido cuando interpretación dada según el art. 31 deje ambiguo u oscuro en sentido conduzca a un resultado manifiestamente absurdo o irrazonable, que podrá recurrir a medios interpretación complementarios.
De esta forma se codifica una abundantísima jurisprudencia internacional que afirma la necesidad de apartarse de la regla General de interpretación sea el resultado de su aplicación conduce a un resultado “irrazonables o absurdos”, “incompatible con el espíritu, el objeto o y el contexto de la cláusula o del acto o en el que aparecen los términos”.
Entre esos medios complementarios, el art. 32 cita “en particular” (lo que da a la enumeración que será un carácter de numerus apertus, meramente ejemplificador y no excluyente de otros medios eventuales que no cita) a dos: - Primero, los trabajos preparatorios, que permiten a muchos casos determinar la intención de las partes en un tratado con cierta aproximación, y que son citados con frecuencia en los litigios internacionales debido a la concepción voluntarista que convierte tal intención en objeto central de la interpretación de los tratados.
Los tratados multilaterales son redactados en conferencias internacionales en cuyas actas quedan reflejadas las propuestas de los estados y las intervenciones de los delegados que los representan.
Otros tratados, especialmente los bilaterales, dan ocasión al intercambio de notas diplomáticas sobre los mismos entre los estados contratantes.
- Segundo, las circunstancias de celebración del tratado.
Al incluir las, la conferencia consagró la posibilidad de efectuar la “interpretación histórica” más arriba referida.
La jurisprudencia ha acudido a estos 2 medios complementarios citados con frecuencia, tanto para buscar la interpretación correcta como para confirmarle interpretación obtenida en virtud de la aplicación de la regla General, e incluso para abundar en el razonamiento realizado anteriormente, señalando que los trabajos preparatorios no se oponen a la interpretación dada al texto.
No obstante, el carácter complementario de estos medios lleva consigo una consecuencia especialmente importante: aunque debe acogerse la interpretación que mejor concibe el resultado de la aplicación de la regla General y la utilización de los medios complementarios, en caso de llegar a resultados contradictorios según apliquemos la regla General o o nos fijemos en los trabajos preparatorios, debe primar la interpretación obtenida por la aplicación de la regla General sea ésta es precisa y clara y su resultados razonable.
Así, en diversas ocasiones tanto el T.P.J.I. Como el T.I.J se han ocupado en su sentencia sea dictámenes de rechazar los trabajos preparatorios por razón de que el texto estaba lo suficientemente claro.
3. Reglas específicas para la interpretación de los tratados auténtica dos en varias lenguas.
Es sumamente frecuente que los tratados están redactados y autentica dos en varias lenguas.
En este caso, conforme al art. 33.1 de la convención, el texto hará igualmente fe en cada idioma a menos que el tratado disponga o las partes convengan que en caso de discrepancia prevalecerá uno de los dos textos.
Sin embargo, la versión del tratado en idioma distinto a aquel en el que haya sido tan picado sólo será considerada como auténticas el tratado así lo dispone a las partes así lo convinieren.
Otra reglas del art.33 de la convención son: 1) La presunción de que los términos tienen igual sentido en todos los textos que hacen fe.
2) Si existen diferencias, habrá de recurrir en primer término las normas de los artículos 31 y 32 y, si éstas no condujeran a un resultado satisfactorio, se “ adaptará el sentido que mejor concilia los textos, habida cuenta del objeto o del fin del tratado”.
4. Otra reglas de interpretación no reconocidas en la convención La interpretación de las normas jurídicas de los derechos internos, especialmente en el ámbito de derecho de la contratación privada, han tenido un amplio desarrollo, cristalizan Don Reglas y aforismos jurídicos conocidos.
Por el contrario el derecho internacional, ordenamiento mucho más moderno y con unos mecanismos legislativos y judiciales más precarios que los ordenamientos estatales, no han desarrollado reglas interpretativas con la madurez necesaria para que puedan ser codificadas, motivo por el que en la convención, sin cerrar la puerta al desarrollo citado, no ha recogido ninguna regla adicional.
Entre la reglas recogidas figura las siguientes: A/ Según la máxima del “efecto útil”‖ la interpretación de una cláusula de un Tratado debe hacer posible que ésta cumpla la función práctica o realice la función política para la que fue concebida, alcanzando su objeto y fin. El intérprete debe suponer que los autores del Tratado han elaborado la disposición para que se aplique de forma que, entre todas las interpretaciones posibles, se debe escoger aquella que permita su aplicación.
B/ La “interpretación restrictiva”‖ es otra regla es otra regla que ha sido empleada por la jurisprudencia internacional en los casos de limitaciones de soberanía. No obstante, esta regla se encuentra sometida a votación.
C/ La “interpretación a la luz del sistema jurídico en vigor en el momento de la interpretación”.
Esta regla hace referencia al momento histórico en el que debe hacerse la interpretación. Los conceptos evolucionan en el transcurso del tiempo y el sentido y el alcance de un término en el momento de la celebración del Tratado puede ser muy distinto del sentido y alcance del mismo término en momentos posteriores.
2. NULIDAD, TERMINACIÓN Y SUSPENSIÓN DE LA APLICACIÓN DE LOS TRATADOS A) REGLAS GENERALES En los dos supuestos enumerados en el epígrafe podemos decir, de una manera General, que el tratado o las obligaciones del dimana antes han entrado en crisis.
La economía de tratados a resistir la relaciones entre los estados partes quedan en una cierta manera afectadas.
Tal gravedad que una tal situación encierra, antítesis de la norma pacta sunt servanda, hizo que al codificar se en Viena el derecho de tratados se hayan puesto una serie de trabas para disminuir, en la medida de lo posible, los efectos de la nulidad, anulabilidad, terminación y suspensión puedan acarrear.
Las referidas limitaciones son, en síntesis (artículos 42 a 45), las siguientes: 1) Que la validen de un tratado o el consentimiento prestado el mismo sólo pueden impugnar se sobre la base de la convención de Viena.
2) Que la terminación, denuncia, retirada o suspensión de un tratado sólo pueda hacerse en aplicación de las normas del propio tratado de la convención de Viena sobre el derecho de los tratados.
3) Que la nulidad, terminación, retirada o suspensión no menoscaben el deber del estado de cumplir las obligaciones a que esté sometido por normas de derecho internacional distintas a las del tratado en cuestión.
4) El derecho a denunciar, retirarse suspender un tratado no podrá ejercerse sobre obligaciones parciales, sino sobre la totalidad del tratado, salvo que el mismo disponga otra cosa o las partes así lo convinieren. Con ello se intenta evitar que los estados se desplieguen de la cláusula onerosa y se beneficien de las que le sean favorables. Por otro lado, se pone en evidencia que los tratados forman un conjunto.
5) Las causas de anulabilidad no podrán alegar se más que sobre el tratado concreto su conjunto y no sobre determinadas cláusulas, salvo que las clausulas sean separables del resto del tratado en lo que respecta a su aplicación, conste por el tratado mismo o de otro modo que la aceptación por las partes de dicha cláusula no ha sido la base esencial para que prestaran el consentimiento en su conjunto o que la continuación de cumplimiento del resto del tratado no será injusta.
6) Como ya había señalado el tribunal internacional de justicia, en el asunto sobre el derecho de paso por territorio indio y recoge hoy el art. 45 de la convención de Viena, se pierde el derecho a alentar la causa de anulabilidad, terminación, retira o suspensión cuando, conocidos los hechos por el estado, éste ha convenido su continuación o se comporte de tal manera que pueda deducirse su aquiescencia a la validez, continuación en vigor o aplicación del tratado.
B) NULIDAD. CAUSAS Y CONSECUENCIAS.
Causas En el régimen de la convención de Viena, se puede distinguir entre causas de nulidad absoluta, en las que no cabe la confirmación o convalidación del tratado nulo, y causas de nulidad relativa o anulabilidad, respecto de las que sí es posible esta eventualidad.
La nulidad absoluta se da en los siguientes casos: 1. Cuando el consentimiento en obligarse ha sido conseguido por coacción sobre el representante del estado mediante actos o amenazas.
2. Cuando la celebración del tratado se ha conseguido por la amenaza buen uso de la fuerza, en violación de los principios del derecho internacional contenidos en la carta de las naciones unidas. La amenaza en este caso está dirigida contra el estado mismo.
En el asunto de la competencia materia de pesquería, ambas causas parecieron ser planteadas por Islandia señalar que al acuerdo sobre el que Alemania basaba la competencia del tribunal internacional de justicia en el asunto se había concluido bajo “ circunstancias extremadamente difíciles”. El tribunal internacional de justicia, empero, no llegó evaluar la supuesta coacción sobre Islandia ante “una acusación tan grave como la base de un alegación General y vagas y prueba alguna en su apoyo” aunque recordó que “nadie duda de que, como resulta de implícito de la carta de las naciones unidas y como reconocer art. 52 del convenio de Viena sobre el derecho de tratados, un acuerdo cuya conclusión se y obtenido por la amenaza o el empleo de la fuerza es nulo en derecho internacional contemporánea” 3. Cuando el tratado en el momento su celebración este en oposición a una norma imperativa (ius cogens) de derecho internacional General. O se entiende por tal una norma acepta de reconocida “por la comunidad internacional en su conjunto como una norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser modificada por una norma ulterior de derecho internacional General que tenga el mismo carácter”.
La nulidad relativa o anulabilidad Supone la existencia de una causa de nulidad del tratado para respecto del que cabe la posibilidad que se le ha convalidado por un acuerdo expreso entre las partes o por un compartimiento tal que equivalga a una aquiescencia.
A tenor del art. 45 de la convención de Viena, las co usos de nulidad relativa son las siguientes: 1) La manifestación del consentimiento en violación manifiesta de una norma de importancia fundamental del derecho interno relativas la competencia para celebrar tratados (art. 46).
Debe destacarse que, conforme a señaló el tribunal internacional de justicia en el asunto de la frontera terrestre entre Camerún y Nigeria, los estados lo están obligados a conocer las disposiciones legislativas o constitucionales que puedan tomar otros estados le pitan a las competencias de sus órganos constitucionales en materia celebrar de tratados y, por tanto, está sólo serán causas de nulidad en caso de que hayan sido notificadas fehacientemente y de forma precisa.
2) Cuando el representante del estado tenía una restricción específica y notificada a los demás en sus poderes para manifestar el consentimiento del estado. (Art.47) 3) En el caso de error sobre una situación que sea base esencial del consentimiento, siempre que el estado que lo alega no contribuyera con su conducta al error o las circunstancias fueran tan evidente es que estuviera advertido de él.
Esta condición para poder alegar el error de había sido firmada por el tribunal internacional de justicia en el asunto relativo a la soberanía sobre determinadas parcelas fronterizas.
En todo caso, el error debe venir referido a un hecho o situación, no pudiéndose alegar el error de derecho, ni el error en la redacción del texto. (Art.48) 4) En los casos de dolo, entendiéndose portal el que deriva de una conducta fraudulenta de otro estado negociador (art.49).
5) En los casos de corrupción del representante un estado, efectuada directa o indirectamente por otro estado negociador (art.50).
Consecuencias Son consecuencias muy severas y la Convención las regula de manera muy concreta y detallada.
Se establece en primer lugar la regla fundamental de que las disposiciones de un tratado nulo carecen de fuerza jurídica de forma que todo estado parte puede exigir al otro que en sus relaciones mutuas se establezca la situación que habría existido en caso de que no se hubiese ejecutado el tratado.
Otra consecuencia es que en los supuestos de dolo, coacción sobre el representante del Estado…, el Estado al que le sean imputables los actos no puede exigir el restablecimiento de la situación anterior al tratado.
Otra consecuencia es que la nulidad ―ab initio‖de un tratado que están en oposición con una norma imperativa de Derecho Internacional tiene especiales consecuencias ya que se impone a los Estados partes no sólo la obligación de eliminar las consecuencias del acto ejecutado conforme al tratado sino que también la de ajustar sus relaciones mutuas al ―ius cogens‖.
Plantea interés el problema de si la nulidad afecta parcial o totalmente al tratado. Como regla general diremos que la nulidad afecta totalmente al tratado pero en una serie de casos la nulidad sólo afecta parcialmente al tratado, excepto en el caso de si la nulidad es por coacción , amenazas o por ir en contra del ―ius cogens‖, donde no será posible. Se tienen que dar estas condiciones: - Si en lo que respecta a su aplicación, las cláusulas son separables del resto del tratado.
- Si la aceptación de las cláusulas no ha constituido para los estados una base esencial de su consentimiento en obligarse.
- Si la continuación del cumplimiento del resto del tratado no es injusto.
La Convención también se ocupa de la subsanación de un tratado nulo y dice que la admite cuando las causas de nulidad sean por violación de una norma de D. Interno, inobservancia de la restricción específica de poderes, error, dolo y corrupción del representante del Estado.
Hubo C) LA TERMINACIÓN. CAUSAS Y CONSECUENCIAS Causas El origen de la extinción de los tratados nuestra, al contrario de los casos de nulidad, y ningún vicio de consentimiento o en su incumplimiento con normas esenciales del derecho internacional, sino, generalmente, situaciones sobrevenidas con del tratado conserva un su validez en decisiones las partes, posteriores a su entrada en vigor.
La extinción o terminación de los tratados puede ser debida cosas muy variadas pero como la reconocida expresamente el tribunal internacional de justicia, debe considerarse que la reglas relativas extinción de la suspensión de la aplicación contenidas en la convención de Viena son declarativas del derecho internacional General.
Ello supone, como señaló el tribunal internacional de justicia mismo Santo, que en ausencia de estipulación expresa contenían el tratado o sino consta que fue intención de las partes admite la posibilidad de denunciar con retiro, “ el tratado no podrá terminar más que por los motivos enumerados limitativa mente la convención de Viena”.
No obstante, se plantean algunos problemas con otras causas no previstas expresamente la convención, por lo que, para una mejor sistematización, veremos en primer lugar las causas previstas explícitamente en la convención de Viena como causas de determinación, en segundo lugar las causas excluida explícitamente en la convención como causas determinación y, por último, otras circunstancias que se han planteado la práctica como posibles causas de terminación no previstas en la convención: a. Circunstancias contempladas en la convención de Viena como causas de determinación: - Conforme a las disposiciones del propio tratado, tal y como hemos señalado antes (art.
54.a).
- Por consentimiento de todas las partes, después de consultar a los demás estados contratantes (art.54.b.).
- Por denuncia, siempre que conste la intención de las partes en autorizar la o se deduzca de la naturaleza del tratado (art.56). Normalmente todo tratado incorpora una cláusula de denuncia unilateral que suele incluir las siguientes condiciones basadas, como vimos, en el principio de buena fe y el respeto o al resto o de partes en el tratado: i.
ii.
iii.
Notificación expresan al depositario o, en su ausencia o, al resto de partes en el tratado.
Preaviso de un cierto plazo temporal.
Explicación de los motivos de la denuncia. Por parte, en su dictamen sobre interpretación del acuerdo entre la OMS y Egipto, el tribunal internacional de justicia tuvo ocasión de recordar que, cuando el derecho a denunciaron tratado está implícito en la propia naturaleza de dicho tratado, el ejercicio de tal derecho se condiciona a un preaviso que nada debe ser inferior a xii meses.
Para el tribunal, esta regla se basa igualmente el príncipe de buena fe y de respeto al resto de partes en el tratado.
- Por abrogación tácita. Estaremos ante este supuesto cuando todas las partes celebren posteriormente otro tratado sobre la misma materia y conste o se deduzca la intención de las partes de regirse por el tratado posterior. También en los casos en que los tratados sean incompatibles Ono aplicable simultáneamente (art.59).
- Como consecuencia de una violación grave del tratado, se faculta, a la otra parte en los tratados bilaterales de las otras partes unánimemente en los multilaterales, para darlo por terminado.
Se considerará como violación grave tanto un rechazo del tratado han admitido por la convención de Viena, la violación de una disposición esencial para el objeto o y fin del tratado en concreto (art.60).
- Por imposibilidad de subsiguiente cumplimiento, como consecuencia de la desaparición o destrucción definitivas de un objeto o indispensable para dicho fin (art.61).
- Por un cambio fundamental de las circunstancias existentes en el momento de la celebración del tratado no previsto por las partes y siempre que: i.
ii.
iii.
iv.
La existencia de dichas circunstancias constituyó una base esencial del consentimiento.
Dicho cambio tenga por defecto modificar radicalmente las obligaciones que aún deben cumplirse.
El tratado lo establezca una frontera.
El cambio de circunstancias no resulte de una violación de la parte que lo alega.
Esta última causa, que es más conocida por cláusula o doctrina rebus sic stantibus, ha sido objeto o de un amplio desarrollo y debate doctrinal y fue objeto también de una amplia discusión en el seno de la propia comisión de derecho internacional de las naciones unidas. En el art. Que fue aprobado en la conferencia de Viena se tomaron serie de cautelas para evitar una aplicación indiscriminada hubo un abuso de la misma.
- La aparición de una nueva norma imperativa de derecho internacional General, para que todo tratado existente que se oponga a la misma se convierta en nulo y se dé por terminado (art.64).
b. Circunstancias excluidas en la convención de Viena como causas de terminación: Conforme a las disposiciones de la convención de Viena, no son causas de terminación de un tratado: - La reducción del número de partes hasta un número inferior al necesario para entrada en vigor (art.55).
- La ruptura de relaciones diplomáticas o consulares.
c. Circunstancias no contempladas en la convención de Viena como causas de terminación: - La llegada del término final, cuando el tratado haya sido estipulado para una duración terminada, sí bien esta causa puede considerarse englobada en la determinación “conforme a las disposiciones del tratado”, prevista en el art.54 a) de la convención.
- La guerra como causa de terminación de los tratados ha sido no cuestión discutir y sima y que ha origen a una amplia bibliografía.
La guerra es considerada hoy como causas extintivas de todos los tratados, habiéndose extendido la práctica de insertar los tratados de paz disposiciones para regular la suerte los tratados estipulados por los beligerantes antes del inicio de la guerra.
- El estado de necesidad esta ha sido también una causa invocada en diversas ocasiones por la doctrina y fue una de las causas alegadas por Hungría ante el tribunal internacional de justicia.
Estamos, por tanto, ante una posible causa de suspensión como ya señalamos anteriormente, pero no ante una causa de terminación de los tratados.
- En los casos de extinción del sujeto internacional, los tratados que verán afectados y en su mayor parte extinguidos.
Consecuencias Son más sencillas que las que derivan de la nulidad.
En primer lugar estarán las consecuencias dispuestas en el propio tratado o las que las partes hayan convenido.
Por otra parte, en la Convención se dice que la terminación eximía a las partes de la obligación de seguir cumpliendo el tratado y no afecta a ningún derecho u obligación creada por la ejecución del tratado. En caso de que opere una nueva norma de Derecho Internacional, los derechos y obligaciones creados sólo se mantendrán en caso de que su mantenimiento no esté en oposición con esta regla.
En caso de que la causa de terminación sea la violación grave de un tratado o el cambio fundamental de las circunstancias, se pierde el derecho a darlo por terminado o retirarse de él si se ha convenido expresamente que el tratado continúa en vigor.
Otra consecuencia no expresada en la Convención de Viena pero que sin duda es operativa en el Derecho Internacional y que es de naturaleza consuetudinaria es la desuetudo, es decir, la conducta de las partes de la que cabe inferir un comportamiento implícito de terminación del mandato.
D) SUSPENSIÓN DE LA APLICACIÓN. CAUSAS Y CONSECUENCIAS.
La suspensión, por naturaleza, es de orden temporal.
El tratado durante un cierto tiempo deja de producir efectos jurídicos, pero permanecen vigor.
eN esto o su diferencia claramente de la extinción. Es incorrecto hablar de extinción temporal, pues el tratado permanece válido, y lo que ocurre es una suspensión temporal de alguno o de todos sus efectos y entre todas o alguna de las partes en el mismo.
La suspensión se puede presentar sola o como una alternativa la terminación, Segú la convención de Viena. Para una más que exposición, distinguimos ambos supuestos: 1) En los casos en que la suspensión se presenta como una alternativa junto con la terminación (y que explicamos al hablar de las causas de terminación) son los siguientes: - Cuando haya habido una violación grave por una de las partes. En estos casos se puede pedir la suspensión total o parcial (art. 60).
- Por la imposibilidad temporal de cumplimiento (art. 61).
- En los casos de haber sobrevenido un cambio fundamental de circunstancias (art.62.3).
2) En el segundo de los supuestos nos encontramos con los casos de suspensión simple y sólo siguientes: - Cuando el tratado así lo prevea (art. 57 a).
- Cuando todas las partes lo consientan, previa consulta con los demás estados contratantes (art. 57b).
- Por medio de un acuerdo entre dos o más partes, siempre que esté previsto en el tratado o no esté prohibido en el punto en el segundo caso cabe el acuerdo de suspensión, siempre que no afecten los derechos y al cumplimiento de las obligaciones por las demás partes y no sea incompatible con el objeto y fin del tratado cuyos efectos se suspendan (art.58).
- Como consecuencia de un acuerdo sobre la misma materia. Para que el tratado originario o primero quede suspendido es necesario que se desprenda así el tratado posterior o conste de otro modo (art.59).
- La guerra puede suspender también la aplicación de los tratados, en las condiciones señaladas para el cambio fundamental del las circunstancias por la imposibilidad temporal de cumplimiento.
- El estado de necesidad, las condiciones señaladas para la imposibilidad temporal de cumplimiento.
Consecuencias Salvo que el tratado o los Estados partes dispongan otra cosa, eximirá a las partes afectadas de cumplirlo, en sus relaciones mutuas durante el periodo en cuestión.
Durante el periodo de suspensión, los Estados partes deberán de abstenerse de todo acto encaminado a obstaculizar la reanudación de la aplicación del tratado.
En todo caso no influye en el deber de un Estado de cumplir toda obligación enunciada en un tratado a la que está sometido en virtud de Derecho Internacional, con independencia del tratado.
Si la causa de suspensión es la violación grave del tratado o el cambio fundamental de las circunstancias, se pierde el derecho a alegar la suspensión si se ha convenido expresamente que el tratado continúa en vigor.
E) F) 3. ENMIENDA Y MODIFICACIÓN DE LOS TRATADOS.
A continuación se examinarán problemas de especial trascendencia, ya que nos han de simple interpretación o aplicación de los tratados, sino que afectan a su letra y espíritu o a su vida misma, entraña ando, bien una desvinculación temporal por las partes de las obligaciones dimana antes de los mismos (suspensión) o bien una desvinculación definitiva (nulidad y terminación).
En la terminología anterior a la convención de Viena se utilizaba el vocablo “revisión”. Ella estaba prevista por el art.19 del pacto de la S.D.N, en el que se decía: “ la asamblea podrá, en cualquier tiempo, invitar a los miembros de la sociedad a proceder a un nuevo examen de los tratados que se hubieran hecho inaplicables, así como de las situaciones internacionales, cuyo mantenimiento podría poner en peligro la paz del mundo”.
Este artículo no tuvo aplicación satisfactoria, y no sería recogido en su tenor ni por la carta de las naciones unidas, ni por la convención de Viena sobre el derecho de tratados.
La revisión pues tal prevista en el propio tratado, como ocurre para la carta de las naciones unidas en el art.109.
Pero salvo para los tratados creadores de organizaciones internacionales, en que es previsible la necesidad de adaptar la organización al evolución de la misma, lo normal es que los tratados no tengan una cláusula expresa de revisión.
Ello parece razonable, teniendo en cuenta el clima de colaboración que suele reinar en el momento de concentrar o un tratado y el recelo normal de los estados de evitar las de se encu la acciones al mismo.
En la convención de Viena, con criterio más realista, se reglamenta la cuestión dentro de otra más amplia, cuál es la relativa a la enmiende modificación de los tratados.
En la concepción manifestada en esta convención la diferencia fundamental entre la enmiende la modificación consiste en que la primera es un proceso de revisión abierto a todos los estados contratantes, mientras que la segunda está reservada sólo un grupo de ellos. A continuación pasamos examinar cada una de ellas.
A) La enmienda de los tratados.
La convención de Viena contiene una reglamentación sumamente clara sobre la materia, y se limita a una regla General aplicable tanto a los tratados bilaterales como los multilaterales unas reglas especiales relativas a la enmienda de estos últimos.
Regla general Contenida en el art.39 prevé la posibilidad de enmienda con la única condición de que sea por el acuerdo entre las partes. El procedimiento para llevarlo a cabo será el mismo que el empleado para la celebración de los Tratados y su entrada en vigor.
Reglas específicas 1. Atenerse a lo que disponga el Tratado enmienda.
2. A falta de estipulación expresa se notificará la propuesta de enmienda a todos los Estados contratantes quienes podrán aceptar: - En la decisión sobre las medidas que haya que adoptar (aceptarla, oponerse) con relación a tal propuesta.
- En las negociaciones y en la celebración de cualquier acuerdo de enmienda.
3. Todo está facultado para ser parte del Tratado original podrá serlo del Tratado enmendado.
4. En cuanto a la obligatoriedad del Acuerdo anterior y del nuevo Acuerdo se distingue entre: - Aquellos Estados que sean parte del Acuerdo principal pero no del nuevo Acuerdo seguirán rigiéndose en sus relaciones mutuas por el Acuerdo original.
- Aquellos Estados que sean parte del Acuerdo principal y también del nuevo Acuerdo se regirán en sus relaciones mutuas por el nuevo Acuerdo y en sus relaciones con los que no hayan dado el consentimiento por el Acuerdo original.
- Aquellos Estados que lleguen a ser partes en el Acuerdo tras el enmendado se regirán por el Acuerdo en su forma enmendada salvo en las relaciones con los Estados que no hayan dado el consentimiento, que se hará por el original.
B) La modificación de los tratados Dos o más partes en un Tratado multilateral podrán modificarlo concluyendo otro que reglamente sus relaciones mutuas. Esto se encuentra regulado en el art.41 de la Convención de Viena. Las condiciones serán las siguientes: 1. Que la modificación esté prevista en el propio Tratado 2. Sin estar prohibida por el Tratado, que: - -No afecte a los derechos y obligaciones de las demás partes.
- -No sea incompatible con el objeto y fin del Tratado.
- -Las partes interesadas notifiquen a las demás partes la intención de celebrar el Acuerdo y la modificación del Tratado que se disponga.
...