17: Historia del Derecho del Trabajo (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Málaga
Grado Derecho + Administración y Dirección de Empresas - 1º curso
Asignatura Historia del Derecho
Año del apunte 2014
Páginas 9
Fecha de subida 02/08/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Tema 17

Vista previa del texto

Tema 17: Historia del Derecho del Trabajo 1. Relaciones de Trabajo en el Mundo Antiguo y Roma.
No se puede hablar de legislación laboral propiamente dicha hasta la Revolución Industrial. Anteriormente, el trabajo se regula de forma accesoria cuando se dictan normas para regular otras realidades.
Históricamente, la concepción del trabajo era negativa, es decir, el trabajo se consideraba una actividad vil, desprovista de nobleza, ya que el hombre superior estaba llamado a la vida del pensamiento, de la política, la religión o la milicia, y se entendía que el trabajo manual era patrimonio exclusivo de seres inferiores.
La esclavitud está presente en todos los pueblos de la antigüedad, aunque se va a regular por primera vez en Roma. Se va a considerar la base política, económica y social de dichos pueblos. Las características de la esclavitud en Roma son las siguientes: - El esclavo es una cosa, y como tal podía ser objeto de relaciones patrimoniales.
- El esclavo carece de capacidad jurídica, aunque tenía cierta capacidad de obrar.
- El esclavo carece de un derecho subjetivo a la vida y a un trato digno.
- El esclavo es un mero instrumento puesto al servicio de su amo, de modo que todo lo que produce el esclavo pertenece a este amo.
Para llegar a la condición de esclavo habían distintas vías: - El nacimiento de madre esclava, aunque el padre fuese libre.
- La cautividad de guerra.
- El matrimonio de una mujer con un esclavo la convierte en esclava.
- La condena penal.
- El impago de un impuesto o de una deuda.
- Desertar del ejército.
- Por la venta como esclavo por el padre o por la venta de sí mismo.
Existía la posibilidad de que los esclavos pasaran a ser libres.
La manumisión era el acto por el que el amo concedía la libertad a su esclavo. Este se convertía en liberto, aunque mantenía algunas obligaciones con su antiguo dueño, normalmente prestarle servicios profesionales.
Por otro lado existe el colonato, un trabajo semilibre que surge cuando se divide un latifundio y se entrega una parcela a un trabajador libre a cambio de una renta en dinero o en especie. El colono y su familia se encuentran vinculados a la tierra en la que trabajan, de forma que si la tierra se vende se venden con ella. La única diferencia entre el colono y el esclavo es que el colono era considerado persona.
También existe el trabajo libre. Se tratan de figuras de derecho civil en materia de arrendamientos, y por tanto no son contratos de trabajo: La locatio conductio operis o arrendamiento de obra es un contrato en el que un trabajador autónomo (conductor) se compromete a ejecutar una obra que le ha sido encargada por la otra parte (locator) a cambio de un precio. En cuanto a las obligaciones de las partes, el locator debe entregar a la otra parte los materiales para que realice la obra, y también debe pagar el precio una vez terminada la obra y revisada y aprobada por peritos; el conductor debía realizar la obra y entregarla una vez terminada, y era indiferente que hiciera o no la obra personalmente salvo que se hubiese pactado expresamente, y además podía seguir o no las instrucciones del locator. El objeto del contrato no es la actividad sino el resultado final, la obra acabada.
La locatio conductio operarum o arrendamiento de servicios es un contrato en el que una parte (locator) se obliga a prestar a la otra (conductor) una determinada cantidad de trabajo durante un tiempo a cambio de una remuneración por los servicios prestados. El esquema de este contrato coincide con el actual contrato de trabajo. En cuanto a las obligaciones de las partes, el locator debe prestar los servicios, y lo hace con sometimiento personal y dependencia respecto al conductor; el conductor debía pagar el precio que se fijaba en función del tiempo que durara la prestación. El objeto del contrato no es el resultado sino la actividad, los servicios prestados.
En cuanto al trabajo libre por cuenta propia (artesanos), su importancia cuantitativa era escasa en comparación con la esclavitud. Los artesanos eran auténticos trabajadores autónomos que trabajaban por cuenta propia. Vendían sus productos a una clientela y hacían suyos los resultados económicos de su trabajo. En Roma, los artesanos se agrupaban en asociaciones llamadas collegia, que en un principio se crean con fines religiosos y de ayuda mutua pero que con el tiempo evolucionan hacia planteamientos profesionales, teniendo como función fijar precios y salarios.
Estas asociaciones se han considerado antecedentes de los gremios, y realmente lo son, incluso de los actuales sindicatos.
Esto último es inexacto ya que nunca fueron asociaciones de trabajadores dependientes sino de trabajadores autónomos.
2. Regulación del Trabajo en la Edad Media y Moderna. Gremios. Contrato de Aprendizaje.
En la Edad Media podemos distinguir dos grandes categorías: por un lado el trabajo no libre y por otro el trabajo libre.
Dentro del trabajo no libre hay que destacar que se atenúa el régimen de la esclavitud gracias a la recepción del ideal humanitario del cristianismo. Sin embargo, no desaparece del todo el trabajo forzoso, que se desarrolla por los siervos, que es una condición hereditaria. Se trata de una situación próxima a la esclavitud, aunque con algunos atributos de la personalidad (podían representar a sus dueños en los duelos judiciales). Dentro del trabajo no libre destacan los denominados semilibres, que tienen personalidad pero carecen de libertad de profesión y domicilio. Por regla general se vinculan a un señor a través de los pactos de encomendación. Por último, se encuentran también los colonos, que son jurídicamente libres pero con libertad de movimiento restringido, es decir, se encuentran adscritos a la tierra que trabajan y siguen su mismo destino.
En relación al trabajo libre, destacan específicamente los gremios, que son corporaciones profesionales formadas por los artesanos de una localidad dedicados a un mismo oficio, que se asocian para defender sus intereses. La unidad productiva en el sistema gremial es el taller artesano, y todo el que pretendía ejercer un oficio debía pertenecer al gremio.
Cada localidad tenía un número limitado de gremios, y cada gremio un número limitado de talleres, igualmente también queda limitado el número de personas que podían agremiarse. En cuanto a su origen, es muy discutido, para algunos se trata de una continuación de los collegia de Roma, mientras que otros autores estiman que tienen su origen en las gildas germánicas. Por último, hay miembros de la doctrina que piensan que el origen de los gremios se encuentra en una unión de los collegia con las gildas.
Las causas de la agrupación de los artesanos son las siguientes: - Necesidad de limitar el número de personas dedicadas a un oficio. En este sentido, el gremio se hace obligatorio y se impone un examen de entrada.
- Necesidad de evitar competencias molestas, por eso se imponen obstáculos a la entrada de artesanos extranjeros y se limita la producción de los agremiados.
- Luchar contra la incipiente industria, por ello los gremios prohibían el uso de las máquinas y limitaban la adquisición de materias primas.
- Obtener mayores ventajas en la compra de materias primas (a mayor cantidad, menor precio).
- Controlar la calidad de los géneros producidos.
- Fijar los precios de los productos.
La función principal de los gremios fue la reglamentación de los oficios en todos sus aspectos, por tanto intervenían en el establecimiento del régimen y de las condiciones de trabajo mediante ordenanzas gremiales. En cuanto a la jerarquía del gremio, se estructura en tres escalones: aprendices, oficiales y maestros. El grado más bajo era el de aprendiz, que entraba en el gremio mediante un contrato celebrado con el maestro con el fin de iniciarse en el conocimiento práctico de un oficio. El aprendizaje tenía una duración variable según la dificultad del oficio. Trascurrido el plazo de aprendizaje y habiendo conseguido pericia en el oficio, el aprendiz ingresaba en la categoría de oficial, donde debía permanecer un mínimo de dos años. Para ingresar en la categoría de oficial tenía que realizar un nuevo examen con el maestro y celebrar un nuevo contrato. Si el oficial quiere ser maestro, debía sufrir un nuevo examen ante las autoridades gremiales consistente en realizar un trabajo difícil dentro de la técnica del oficio, una obra maestra que le capacitaba para obtener el título de maestro y para abrir taller por cuenta propia. Los gremios procuraron restringir el ingreso en la categoría de maestro, sobre todo respecto a los extranjeros, a los que les exigían derechos de examen más elevados. En cambio, se facilitaba la admisión de los parientes de los que ya estaban en el gremio, rebajándose las tasas de examen.
De hecho, con el tiempo la categoría de maestro se hizo hereditaria.
En cuanto a los objetivos perseguidos por el gremio, destacan cuatro tipos: - Objetivos económicos: incluye la ordenación de la vida económica del gremio con la protección de los agremiados (fijando los precios de venta), y también protegían a los consumidores asegurando la calidad de las obras.
- Objetivos sociales: el gremio regula la relación laboral estableciendo salarios, jornadas de trabajo, descansos y asistencia social o benéfica sobre todos los casos de enfermedad o muerte del maestro.
- Objetivos religiosos: por regla general honraban a un santo patrono y realizaban obras benéficas a través de las cofradías.
- Objetivos políticos: los gremios pretendieron convertirse en un instrumento de poder mediante su intervención en los órganos de gobierno municipal.
En cuanto a la economía del gremio, se basaba sobre todo en los derechos de examen, junto con las multas por infracción de lo dispuesto en las ordenanzas. Algunos gremios disponían también de rentas procedentes de sus bienes inmuebles.
En cuanto a la decadencia de los gremios, se han establecido diferentes causas, entre las que destacamos: - Régimen monopolístico de los maestros, dificultaban el acceso a esta categoría.
- Incapacidad para adaptarse a las nuevas técnicas, se oponían a cualquier innovación.
- Se consagra la libertad de trabajo a partir de la Revolución Francesa, y el gremio coarta esta libertad.
En cuanto al contrato de aprendizaje, es aquel que se celebra entre un patrono o maestro que se obliga a enseñar un oficio a otro. En este contrato puede haber o no retribución, y se celebra siempre por un tiempo determinado.
El aprendiz vivía siempre en casa del maestro, estaba sometido a su tutela y a obedecerle. Trabajaba para el maestro en labores profesionales y domésticas. Normalmente era menor de edad, por lo que tenía que contratar a través de su padre o tutor. No había una edad mínima para ser aprendiz, y esta variaba en función de lo dispuesto en las ordenanzas de cada oficio. Por último, no se permitía ser aprendiz a los descendientes de esclavos, los libertos, los moros o los judíos, ni al que hubiera realizado profesiones indignas. El patrono o maestro tenía entre sus obligaciones cuidar y vigilar al aprendiz y proporcionarle casa, alimento y vestido. Además, debía transmitirle los conocimientos profesionales y morales necesarios para el desarrollo de la profesión, así como también estaba autorizado para corregirle. Si el aprendiz cae enfermo debía procurarle asistencia, salvo que tuviera enfermedad contagiosa o que durase más de 15 días. Respecto a la forma del contrato, hasta el siglo XV existió libertad de forma. Posteriormente se impone la forma escrita con intervención de testigos, guardándose una copa del contrato de aprendizaje en los archivos del gremio. El contrato de aprendizaje se extinguía por muerte del aprendiz o del maestro, por expulsión del maestro del gremio, por fin del plazo estipulado en el contrato y por rescate del aprendiz (esto supone que el patrono pagaba una suma a cambio de disminuir el tiempo de aprendizaje originariamente pactado).
En cuanto al trabajo en la Edad Moderna, se produce una crisis en el trabajo servil porque el régimen de trabajo forzoso decae (el realizado por esclavos, siervos y semilibres). Esto, sin embargo, no implica que mejore la situación general del trabajo rural, aunque en España se van a abolir los seis malos usos catalanes.
En la Edad Moderna se produce un hito, el descubrimiento y conquista de América. Hay que destacar que el régimen jurídico general de los indios era el de libertad atenuada, en concreto los indios eran vasallos del rey de Castilla. La legislación de indias reguló los aspectos regulados con el trabajo tanto en las Leyes de Burgos (1512-1513) como en las Leyes Nuevas (1542), y sobre todo en la Recopilación de las Leyes de los Reinos de Indias (1680). Es la base de la legislación social contemporánea, y en ella se contienen normas que dividimos en cuatro grupos: · Normas para la disciplina del trabajo libre prestado en régimen contractual. Se autorizan salarios altos, estableciéndose prohibiciones para el salario en especie, y la retribución debía pagarse semanalmente en sábado.
Igualmente, se limita la jornada de trabajo en algunos casos por debajo de las siete horas y se prohíbe el trabajo nocturno.
Además, se establece la mayoría de edad laboral a los 18 años y no se permitía el trabajo obligatorio a los menores de esa edad, procurándose además que no hubiera mucha distancia entre los lugares del trabajo del marido y la mujer.
Se reconoce el descanso municipal y en otras festividades.
· Otro grupo de normas establecía leyes especiales para el trabajo en las minas y en las plantaciones de coca. Se reglamentaba el tiempo empleado en ir y volver del trabajo.
· Otro grupo de normas establecía medidas de seguridad e higiene en el trabajo. De hecho, Felipe II incluyó una norma en virtud de la cual las horas de trabajo debían estar repartidas en el tiempo de la forma más conveniente para proteger a los trabajadores de los rayos del sol.
· Otro grupo de normas se destinaba a reconocer la dignidad del trabajo del indio y establecían prohibiciones de dedicar a los indios a postrar hamacas, imponiendo sanciones para aquellos españoles que les obligaran.
En la Edad Moderna aparece un nuevo modelo productivo basado en la fabricación a gran escala y en la generalización del trabajo libre, y en el siglo XVI surgen las primeras fábricas instaladas fuera del centro urbano, separadas de donde se encontraban los gremios, En las manufacturas, que constituyen el antecedente de las grandes fábricas de los siglos XIX y XX, se van a empezar a dar las características del trabajo industrial, apareciendo el proletariado en sentido estricto. También es destacable en la Edad Moderna la crisis del sistema gremial.
3. Evolución Normativa del Trabajo en España desde 1812 hasta 1975.
Las primeras normas de contenido laboral se producen en el siglo XIX y son las siguientes: - El Decreto de 8 de junio de 1813 suprime los gremios proclamándose la libertad laboral. Se suprime en 1825.
- El Decreto de 6 de diciembre de 1836 produce la abolición definitiva de los gremios.
- Entre 1873 y 1917 se establecen las bases de un derecho de trabajo sistemático y se consolida el intervencionismo estatal, que queda definitivamente asentado en 1923 con la dictadura de Primo de Rivera.
Las primeras normas laborales hacían referencia a la protección de los obreros más débiles: - La Ley de Benot de 24 de julio de 1873 prohíbe el trabajo de los menores de 10 años.
- La Ley de 13 de marzo de 1900 estipula el descanso postparto y en las horas de lactancia.
- La Ley de 17 de febrero de 1912 (Ley de la Silla).
Igualmente, se establecen normas sobre contratos y condiciones de trabajo: - Ley de 17 de julio de 1911: contrato de aprendizaje.
- Ley de 3 de marzo de 1904: descanso dominical.
- Real Decreto de 3 de abril de 1919: jornada máxima de ocho horas.
- La seguridad e higiene en el trabajo.
En cuanto a las normas sobre relaciones colectivas, se aprueba la Ley de Huelga de 17 de abril de 1909.
Dentro de la dictadura de Primo de Rivera destaca especialmente la aprobación del Código de Trabajo de 1926, que regula por primera vez en el derecho español el contrato de trabajo.
Dentro de la Segunda República aparece lo siguiente: - Intensa labor legislativa en cantidad y calidad.
- Se constitucionaliza el trabajo.
- Ley de Contrato de Trabajo de 1931.
- Ley de Accidente de Trabajo de 1932.
- Ley de Asociaciones Profesionales de 1932.
Durante el franquismo hay que destacar dos etapas: - 1938-1953: etapa de marcado carácter intervencionista y autoritario. Destacan la aprobación del Fuero del Trabajo (1938) y la creación de las magistraturas de trabajo (antecedente del juzgado de lo social).
- 1953-1975: etapa donde hay una mayor participación de los trabajadores en las empresas. Destaca la regulación del convenio colectivo.
...

Tags:
Comprar Previsualizar