TEMA 2 (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Ciencias políticas y de la Administración - 1º curso
Asignatura Actores e Instituciones Políticas
Año del apunte 2016
Páginas 14
Fecha de subida 17/03/2016
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

Actores e Instituciones Políticas ACTORES E INSTITUCIONES POLÍTICAS TEMA 2. EL CONTEXTO CULTURAL Y SOCIAL DE LAS DEMOCRACIAS CONTEMPORÁNEAS. LA CULTURA POLÍTICA Y LA CULTURA CÍVICA La cultura política Es el conjunto de valores y creencias políticas compartidos por una determinada comunidad que incide en el funcionamiento y la evolución de un sistema político. Es decir, hace referencia al ámbito subjetivo de la política.
No trata de lo que sucede efectivamente en el mundo de la política, sino de lo que la gente piensa, cree y siente de lo que sucede o debería suceder en este ámbito, de sus percepciones (Verba, 1965). Por lo tanto, es importante saber que piensa la gente sobre cómo funciona la política.
Por eso decimos que la cultura política es la “trama invisible” que subyace al comportamiento de los individuos (e.g.: aunque no seamos conscientes el ambiente en el que hemos crecido por ejemplo marca nuestra ideología política). Una trama que existe y evoluciona a lo largo del tiempo. Gracias a ella podemos comprobar que no pensamos tan diferente como antes, incluso cuando cambian determinados aspectos de la vida podemos observar que hay unos valores que permanecen. E.g.: dependiendo del territorio observamos que permanece una tendencia u otra.
Las actitudes y los comportamientos La cultura política se operacionaliza a través del concepto de “actitud”, partiendo de la premisa de que los individuos no responden de forma directa y mecánica a los estímulos, sino que lo hacen a través de ciertos esquemas mentales, predisposiciones u orientaciones. Lo que posteriormente se ha llamado “frames” o “marcos de referencia”.  Sobre ellos analizamos la realidad política. Todos funcionamos en un marco referencial, si funcionamos en un marco de izquierdas recibiremos las informaciones de una manera determinada e incluso no llegaremos a escuchar aquellos medios que defienden un marco de derechas. Existe una burbuja de filtros: leemos y escuchamos aquello que queremos y esto influye en la polarización.
Las orientaciones de cultura política no son inmutables, pero tienen una acentuada persistencia temporal y sus modificaciones son muy graduales. Es decir, se mantienen muy estables en el tiempo aunque evolucionan muy lentamente y el cambio puede llegarse a visualizar en ciertos momentos. Incluso cuando cambian los actores, lo que piensa la gente permanece.
A diferencia de las variables de opinión pública (que es móvil y volátil en el tiempo), opiniones relativas a contextos coyunturales, las orientaciones de cultura política manifiestan una persistencia continuada en largas series temporales  trasciende en el tiempo (en relación a la democracia, la monarquía, el sentimiento nacional…).
1 Actores e Instituciones Políticas La dimensión colectiva de las orientaciones Una cultura política se define por una particular distribución de las orientaciones de la población hacia los diferentes objetos del sistema político. Es decir, es una mezcla particular de orientaciones.
Dentro de la cultura política general de un país, pueden existir subculturas políticas.
Es decir, se pueden encontrar distintas actitudes y comportamientos asociados a las características estructurales de los sujetos (e.g.: las tendencias ideológicas, los grupos territoriales o idiomáticos, los sectores católicos y laico, la burguesía y la clase obrera, la elite y la masa…).
La cultura política nos sitúa dentro del colectivo, da un sentido a nuestro comportamiento político, ya que une nuestros ideales personales, familiares... con aquello más general, la política. Es decir, conecta lo micro y lo macro, lo individual y lo colectivo. La cultura política es la internalización del sistema por parte de los individuos de la comunidad y al mismo tiempo es lo que dota de sentido al comportamiento individual y agregado.
Por lo tanto, La cultura política de la comunidad es el resultado tanto de la historia colectiva de las instituciones como de la pequeña historia de cada uno de sus miembros.
La socialización política La socialización es el conjunto de procesos de interiorización de la realidad, de identificación con los roles atribuidos a cada persona en la estructura social y de la transmisión de la cultura de una generación a otra.
La socialización política engloba tanto los mecanismos a través de los cuales la sociedad transmite las orientaciones específicamente políticas –conocimientos, actitudes, normas y valores- de generación en generación, como la formación de una personalidad política por parte de los individuos.
Se apoya en dos procesos fundamentales: la transmisión y la adquisición. Y estos se apoyan en dos mecanismos: la familiarización y la inculcación.
Los principales agentes de socialización son: la familia, la escuela y los medios de comunicación. Antes también los fueron las iglesias, los sindicatos y los partidos políticos.
La cultura cívica o democrática Gabriel Almond y Sidney Verba en The Civic Culture (1963) definieron la cultura cívica como una forma de cultura política vinculada a la democracia. Parten de la tesis que para desarrollar un sistema democrático “se requiere algo más que las instituciones formales de una democracia”. Es decir, no es suficiente crear instituciones democráticas 2 Actores e Instituciones Políticas para crear una democracia, sino que debe existir una cultura democrática extendida en la población. Por lo tanto, ¡cultura política no es sinónimo de cultura democrática! E.g.: Siria o Iraq (no se puede establecer una democracia en estos países ya que no existe una base democrática).
Para ellos, “una forma democrática del sistema político requiere una cultura política coordinada con ella”. Lo que ellos llaman cultura cívica o cultura democrática.
Esta cultura cívica está vinculada con elementos culturales de cada país. Y por ello “no es una cultura moderna, sino una mezcla de la modernización con la tradición”. Es decir, tiene características de la tradición nacional, en cada lugar la suya. Surge, por lo tanto, de elementos de la tradición que se mantienen i de elementos modernos.
Tipología de culturas política Almond y Verba quisieron definir las características básicas de una cultura democrática, y para ello definieron una tipología previa de culturas políticas: orientaciones de los ciudadanos en relación al sistema político.
La tipología se basa en las orientaciones en relación a 4 grandes dimensiones: ▪ El sistema como objeto general, es decir, se mira qué orientaciones tienen los individuos en relación al sistema político en conjunto.
▪ Los objetos políticos (inputs*), las orientaciones que tienen los ciudadanos en relación al proceso de construcción de un sistema.
*E.g.: cómo se nombra al rey o como se elige el Parlamento ▪ Los objetos administrativos (outputs), qué orientaciones tienen los ciudadanos en relación a los productos de un sistema.
▪ Uno mismo como objeto, es decir, la posición del individuo en relación al sistema, si tiene capacidad de influir en el input –cultura participante- o si no – cultura de súbdito.
Según si los individuos perciben al sistema como objeto general, sus inputs y sus outputs, así como su rol dentro del sistema como participante, construyeron una tipología de culturas políticas. Definieron tres grandes tipos:  Cultura política parroquial  Cultura política de súbdito  el individuo se considera súbdito al poder del sistema político. Recibe los outputs, aquello propuesto por el sistema, pero no interviene en los inputs.
 Cultura política de participación  el individuo es participante y, por lo tanto, en el conjunto del sistema político puede influir en los inputs.
La creación de estos tipos ideales permite entender mejor la realidad política.
3 Actores e Instituciones Políticas Los tipos puros de cultura política  Cultura política parroquial Propia de sociedades tribales en que no hay roles políticos especializados, sino roles difusos de tipo político-económico-religioso. Por lo tanto, los individuos sólo tienen relación con la comunidad política más cercana (tribu, familia) y se organizan en pequeñas comunidades que no se sienten relacionadas con un poder superior: no hay un contacto directo con una organización estatal. En amplios territorios del mundo aún existe.
Pero, ¿esta cultura porque es importante a la hora de estudiar la cultura democrática? Por la descolonización; esta cultura aún existe y autores se preguntan si estas sociedades podrán llegar a ser una democracia directamente.
 Cultura política de súbdito Propia de sistemas feudales y monárquicos, e imperante en la mayoría del mundo hasta el siglo XIX, donde el súbdito tiene conciencia de la existencia de una autoridad gubernativa y de sus outputs, pero su relación es pasiva en relación con esta autoridad.
Es decir, el individuo es consciente de que existe un Estado, un poder más o menos lejano de dónde él vive, en el cual él no tiene capacidad de influir, juega un rol pasivo, pero recibe los outputs.
 Cultura política de participación Propia de los sistemas contemporáneos –sean democráticos o no*- en que los individuos tienen un rol activo y tienen conciencia no sólo de los outputs del sistema, sino también de los inputs. Es decir, de cómo pueden influir en él.
Se crean culturas políticas de participación, una cultura política que se desarrolla en el momento en que el ciudadano toma conciencia de que puede influir en el juego político.
*Cultura política de participación no es igual a cultura política democrática, también anarquista, fascista... No son regímenes democráticos pero basan su legitimidad en la aceptación y participación del pueblo, de alguna u otra manera: hacen un trabajo de cultura política para involucrar-lo en la sociedad.
Las culturas políticas mixtas  Cultura parroquial de súbdito Propia del nacimiento de los reinos, en los que se desarrolla una lealtad hacia un sistema político más complejo manteniendo sistemas de base feudal a nivel local. Es decir, es una transición de sociedades tribales hacia un sistema monárquico, un sistema más complejo.
Se tiene conciencia de que hay un poder lejano ya que el rey abarca un territorio mayor, pero aun así persiste una mayor influencia de la comunidad (el sistema feudal sigue siendo a nivel local).
4 Actores e Instituciones Políticas  Cultura de súbdito participante Propia del nacimiento de los sistemas liberales (finales del s.XVIII-principio del s.XIX), en los que se desarrolla una cultura participativa a nivel local o gremial, bajo el paraguas de la monarquía. En ellos una parte de la población actúa como participante pero la mayoría sigue actuando como súbdito. Es decir, es una transición de una monarquía a un Estado liberal.
La mayoría de ciudadanos tienen una cultura de súbdito, pero hay una minoría consciente de la participación (burguesía).  Monarquía constitucional del s.XIX  Cultura parroquial participante Propia del nacimiento de nuevas naciones tras los procesos de descolonización, en los que hay una tensión entre las culturas tribales y la creación de una nueva cultura política nacional.
Se da sobre todo en países africanos, de Asia o América Latina, donde se pasa de una cultura básicamente tribal próximo (parroquial) a una cultura basada en un Estado (poder lejano) donde el individuo pasa a ser un ciudadano.
Es donde la transición produce un choque más fuerte y difícil, ya que se salta la segunda etapa.
La cultura cívica como una cultura política mixta Después de estudiar los diferentes tipos de cultura política, afirman que la cultura cívica es una cultura también mixta, de participación. Una cultura leal de participación en la que los individuos se orientan positivamente hacia las estructuras y procesos input. Es decir, valoran positivamente el conjunto del sistema político y su participación en el sistema de presa de decisiones.
Por consiguiente, la cultura cívica es una cultura política de participación en la que la cultura y las estructuras son congruentes. Y por ello será la base de la estabilidad del sistema democrático. Es decir, para tener un sistema democrático estable es necesaria la existencia de una cultura política cívica.
Sin embargo, la cultura cívica es un tipo ideal en el que se combinan y superponen orientaciones parroquiales –de vinculación afectiva con comunidades locales y religiosas- de sujeción –de aceptación de la autoridad- y participantes –de predisposición a participar activamente y ejercer el control de los gobernantes.
¿Por qué? Porqué cada cultura política de un país es única y, a la vez que se incorporan elementos modernos democráticos, se asumen los elementos previos a la cultura del país, sus tradiciones. Esto aporta una mayor estabilidad ya que la gente ve reflejadas sus tradiciones en el nuevo sistema y así lo acepta más fácilmente. Cuando se pasa de otros sistemas a uno de democrático, es necesario mantener unas tradiciones para que los ciudadanos acepten el cambio y no le tengan miedo. De esta manera se crea una opinión política cívica con los elementos modernos democráticos pero aún 5 Actores e Instituciones Políticas sigue manteniendo elementos tradicionales. E.g.: si en una sociedad religiosa donde se crea una Constitución, siempre quedaran elementos religiosos.
Orientaciones hacia el sistema político general Cuando queremos analizar la cultura política de los ciudadanos nos fijamos en sus orientaciones dentro de cada una de las cuatro dimensiones. Vamos a ver las posibles orientaciones que existen:  Orientaciones hacia el régimen Valores políticos fundamentales, apoyo a las reglas de juego, legitimidad del poder político y sus decisiones. El “apoyo difuso” al sistema político y sus valores favorece su continuidad a largo plazo. Analizamos si los ciudadanos apoyan el sistema político donde viven. E.g.: el “apoyo a la democracia” durante la transición.
Apoyo a la democracia en España En este gráfico vemos que el apoyo a la democracia se ha mantenido estable y alto en los últimos años. Los españoles apoyan la democracia como sistema (más del 70%, enfrente a un 10% que apoyaba a la dictadura), pero esto no tiene nada que ver con si están satisfechos con cómo funciona del sistema ahora mismo. Esto lo vemos en el siguiente gráfico: Grado de satisfacción con la democracia Varía según la situación política y económica.
Por ejemplo, en situación de crisis económica, las personas poco o no satisfechas, aumentan; en bonanza, las épocas de satisfechas aumentan. Es decir, la gente cuando recibe outpouts positivos, 6 Actores e Instituciones Políticas lo valora positivamente, y viceversa. Ahora las líneas se separan muchísimo: esto implica que haya muchos cambios políticos /un 70% de los españoles de se sienten insatisfechos, pero el apoyo a la democracia sigue alto).
Apoyo a la monarquía en España El apoyo a la monarquía ha caído en picado durante los últimos años. Ha pasado de un 6,5% al principio, a suspender ahora. En 2014 encontramos un repunte por la coronación del nuevo rey, Felipe VI.
 Orientaciones hacia la comunidad política Una orientación positiva hacia el conjunto integra a los individuos y dispone una base de solidaridad y cooperación en sentido vertical para aceptar las decisiones. En España, el indicador de identificación nacional subjetiva (INS) sirve para valorar cual es el grado de integración de los ciudadanos en la comunidad política del estado: podemos ver si ha crecido o no el sentimiento hacia la comunidad política. Éste nos indica que la comunidad política no está plenamente integrada.
Es decir, indica si usted se siente partícipe de la comunidad política o no (e.g.: si se siente español o no).
Identificación nacional subjetiva en Cataluña (CEO, 2006-2014) 7 Actores e Instituciones Políticas La identificación nacional subjetiva a la comunidad política siempre hace referencia a la identificación política, no a la cultural. Durante muchos años había un equilibrio entre los que se sentían catalanes o duales. Alrededor de un 10% se sentían más españoles. Actualmente, ha habido un cambio significativo en la forma en como nos sentimos los catalanes y las dos líneas se han separado. La identificación con la sociedad española es inferior a hace 10 años.
 La confianza interpersonal Denota nivel de cohesión y la convicción de que, en general, se siguen las normas, y promueve no sólo la participación y la cooperación, sino la aceptación del gobierno de los oponentes políticos, en la medida que se considera que no hace peligrar los valores fundamentales.
Es decir, trata sobre la confianza que tenemos en los otros, si confiamos en que los demás trabajan para el bien común con sus acciones (por ejemplo, si todo el mundo paga impuestos, tú lo harás; si ves que la otra gente no lo hace, dejarás de hacerlos). Es básico para la cohesión: ¿usted se fía de sus ciudadanos? Orientaciones relativas al propio papel en la política  El interés político subjetivo Indicador en que el entrevistado autovalora su interés por la política. Es, por lo tanto, un índice subjetivo, que nos permite conocer si en España hay más o menos interés por la política y como ello ha evolucionado.
Se ha comprobado que correlaciona con el nivel educativo y con un comportamiento político más participativo. Es decir, aquellas personas que dicen tener más interés en política son más participativa i tienen un nivel educativo superior.
El interés político también está relacionado con la consistencia y la estabilidad de las actitudes políticas. Si hay más interés, el sistema es más estable.
Lo podemos comparar con otros países o ver su evolución dentro del mismo país.
El interés por la política de los españoles (European Social Survey) El interés por la política en España ha crecido desde el 15M del 2011.
8 Actores e Instituciones Políticas  La eficacia política subjetiva Percepción del individuo de sus capacidades para entender la política e incidir en ella, y que influye en su disposición a participar en política. La eficacia interna capta la creencia del individuo de tener a su disposición medio para influir en la política. La eficacia externa plasma la percepción de que las autoridades son sensibles a sus demandas (nivel de satisfacción con las políticas del Estado).
Es decir, responde a la pregunta sobre cómo percibimos nosotros que podemos influir en política y también nuestras demandas son satisfechas o no por el gobierno.
Eficacia política subjetiva de los españoles Los indicadores apuntan que la percepción sobre las capacidades que los ciudadanos creen tener para influir en política ha aumentado.
Participación política de los españoles (ESS 2014) Comparación con otros países: seguimos estando entre los países donde hay menos interés por la política.
9 Actores e Instituciones Políticas  La movilización cognitiva El índice de movilización cognitiva de Inglehart pretende captar la creciente capacidad de los ciudadanos para influir en política y el incremento del potencial participativo de la población gracias a la elevación de los niveles educativos y de información.
Es decir, trata sobre si aumenta o no el interés y la participación en política.
De hecho, a medida que las nuevas generaciones tienen mayor formación o educación, entienden mejor el sistema político y ello les lleva a participar más.
Orientaciones hacia el proceso de entrada (input) Como se orientan los ciudadanos a la hora de influir en el input (de participar en política).
 La dimensión izquierda-derecha Su principal significado “consiste en si uno apoya o se opone al cambio social en una dirección igualitaria” (Inglehart). Sirve para valorar dónde las personas se ubican (ellas mismas) en un eje izquierda-derecha. Además, también sirve para entender cómo evolucionan las orientaciones en relación a los inputs.
Es una conceptualización vaga y genérica pero práctica, que permite que los ciudadanos se autoubiquen y ubiquen al resto de actores políticos. La dimensión mantiene su vigencia ya que los nuevos valores, intereses o temas que han aparecido, se siguen integrando en esta división (e.g.: matrimonio gay ecologismo...). Es decir, se sigue utilizando porque es útil y porque la gente se ubica, en un lado u otro.
Autoubicación eje izquierda-derecha 5  Centro: gente que puede votar tanto al PP como al PSOE. Actualmente los ciudadanos españoles se sienten más de izquierdas que hace 5 o 6 años.
10 Actores e Instituciones Políticas La crisis económica y la ubicación ideológica Los españoles en los últimos años nos hemos decantado más hacia la izquierda.
Los votantes y el centro político 11 Actores e Instituciones Políticas  La dimensión nacionalista La división surge como reacción de las sociedades periféricas sometidas a la estructuración de los Estados-nación. El resultado es una división estable en la vida política nacional, en la cual el criterio decisivo de alineación política es la lealtad a la comunidad de pertenencia subjetiva primordial. En medida que los ciudadanos de un territorio piden más o menos autogobierno en relación al gobierno central.  ¿Mayor o menos autogobierno respecto al eje central? Evolución del apoyo a la independencia (CEO, 2006-2014) A partir del 11S de 2012 se da el traspaso de “Mantenimiento del status quo y más competencias, y preocupa el primer lugar la independencia.
Evolución de las preferencias en la forma de relación entre CAT i ESP Hay un apoyo a la independencia muy elevado.
12 Actores e Instituciones Políticas  La dimensión materialismo/postmaterialismo Nuevo eje de conflicto, que opone los valores materialistas –seguridad económica y física- a los valores postmaterialistas –calidad de vida, realización personal-. Un cambio de valores que se explica por el reemplazo generacional entre las generaciones socializadas en época de escasez y las generaciones socializadas en época de prosperidad (las nuevas clases sociales tienden a apoyar más la dimensión postmaterialista).
Orientaciones hacia el proceso de salida (output)  La confianza en el gobierno Se trata de un indicador predominantemente afectivo que mide la valoración que se hace de la capacidad, honestidad y orientación hacia el bien común del poder ejecutivo. Es decir, si tenemos confianza o no en el gobierno. Pero no sólo analizamos la confianza con el gobierno, sino también en la oposición.
El apoyo específico al gobierno depende del grado en que los individuos perciben que se satisfacen sus demandas.
El descontento con el gobierno de turno, por fuerte que sea su manifestación, no ha de conducir a un cambio en los sistemas básicos del sistema político si éste se halla enraizado en la cultura política de sus miembros. Si hay un descontento con el gobierno actual, en las siguientes elecciones simplemente ganará el partido que estaba en la oposición.
Sin embargo, si el descontento se muestra con la gestión del gobierno y con la labor de oposición, es decir con el sistema de gobierno-oposición, puede dar lugar a una crisis de legitimidad del sistema. Por lo tanto, el problema se da cuando cae la confianza en el gobierno y en la oposición.
Confianza en el sistema gobierno/oposición (CIS, 1997-2015) Vemos que actualmente hay una grave crisis política en España ya que no sólo ha bajado la confianza en el gobierno, sino que también ha bajado la confianza en la oposición. Esto lo han aprovechada los partidos nuevos.
13 Actores e Instituciones Políticas Confianza en la gestión del gobierno y en la labor de oposición Antes del marzo del 2015 estaba en mínimos históricos (sólo el 20% confiaba en el gobierno y/o la oposición), mientras que a partir de marzo-abril del 2015 ha remontado un poco PSOE.
14 ...