Tema 4: Actos normativos del Gobierno con rango y fuerza de ley (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Constitucional II
Año del apunte 2012
Páginas 15
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   Tema  4:  Actos  normativos  de  Gobierno  con  rango  y  fuerza  de   ley1   El  Decreto  Ley   Surgen   en   Francia   a   principios   del   siglo   XX   por   las   necesidades   que   generan   la   Primera   Guerra   Mundial   y   la   crisis   económica   y   la   necesidad   de   respuesta   inmediata.   Así   pues,   el   ejecutivo   se   ve   obligado   a   empezar   a   producir   normas   de   extrema  urgencia  que  no  podían  esperar  a  pasar  por  un  procedimiento  legislativo   adecuado.     Naturaleza   Está  contemplado  en  el  artículo  86  CE.     1.   En   caso   de   extraordinaria   y   urgente   necesidad,   el   Gobierno   podrá   dictar   disposiciones  legislativas  provisionales  que  tomarán  la  forma  de  Decretos-­‐leyes  y  que   no   podrán   afectar   al   ordenamiento   de   las   instituciones   básicas   del   Estado,   a   los   derechos,   deberes   y   libertades   de   los   ciudadanos   regulados   en   el   Título   Primero,   al   régimen  de  las  Comunidades  Autónomas,  ni  al  derecho  electoral  general.     Definimos   el   decreto-­‐ley   como   disposición   legislativa   provisional   que   emana   del   Gobierno   en   supuestos   de   extraordinaria   y   urgente   necesidad   y   presenta   las   siguientes   características:   se   trata   de   una   disposición   legislativa   dictada   por   el   Gobierno,   con   carácter   provisional   y   excepcional   y   que   requiere,   en   todo   caso,   la   colaboración  del  Congreso  de  los  Diputados  para  obtener  una  vigencia  indefinida   en  el  ordenamiento  jurídico.     Tiene  fuerza  de  ley  por  lo  que  puede  innovar  el  ordenamiento  jurídico  modificando   o  derogando  regulaciones  legislativas  anteriores.   Asimismo,   es   una   disposición   emanada   del   Gobierno   de   modo   directo   y   sobre   la   que  el  Congreso  de  los  Diputados  se  pronuncia  solo  a  posteriori.     Esta   figura   normativa   se   denomina   legislación   de   urgencia,   a   pesar   de   que   la   práctica   política   haya   convertida   esta   fuente   en   mecanismo   ordinario   de   incorporación  de  normas  con  rango  de  ley  en  el  ordenamiento.     El  presupuesto  habilitante   Es   una   disposición   normativa   de   carácter   excepcional   pues   únicamente   puede   suceder  cuando  haya  situaciones  de  urgente  y  extraordinaria  necesidad.   El   hecho   habilitante   es   un   presupuesto   indispensable   dado   que   sino   no   podría   hablarse   del   decreto   ley.   En   el   caso   del   decreto-­‐ley   se   trate   de   esa   extraordinaria   y   urgente  necesidad  mencionada  en  la  Constitución.     Éste   se   trata   de   un   concepto   jurídico   indeterminado   que   debe   ser   examinado   supuesto  a  supuesto  y  que,  en  su  caso,  podrá  ser  revisado  por  el  TC  a  posteriori.                                                                                                                   1  Manual:  Tema  16     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   Deberá  estarse  ante  una  situación  inusual,  infrecuente  y  que  requiera  la  adopción   de   unas   medidas   de   efecto   inmediato   e   inaplazable   para   no   producir   una   lesión   de   los   intereses   públicos.   Además,   deberá   existir   una   coherencia   entre   las   medidas   adoptadas   y   la   situación   de   urgencia   de   forma   que   aquéllas   deban   limitarse   a   la   resolución  de  la  situación  que  se  presenta  como  inaplazable.     El  gobierno  goza  de  cierta  discrecionalidad  para  decidir  si  se  está  ante  un  hecho  de   extrema  urgencia  y  necesidad  o  no.  Ésta  es  concedida  debido  a  que  son  decisiones   de   carácter   político   apreciadas   por   el   Gobierno   según   criterios   de   oportunidad   política.     El  margen  de  apreciación  concedido  al  Gobierno  es  controlable  políticamente  en  la   fase   de   convalidación   del   decreto-­‐ley   ante   el   Congreso   de   los   Diputados   y   jurisdiccionalmente  sólo  es  posible  su  control  ante  el  TC  en  caso  de  un  uso  abusivo   y  arbitrario  del  mismo.     El   TC   se   ha   pronunciado   en   relación   al   hecho   habilitante   avalando   por   un   “razonable   margen   de   discrecionalidad   que   corresponde   a   los   órganos   políticos”   en   la   determinación   así   calificada.   Por   otro   lado,   ha   señalado   que   la   necesidad   extraordinaria   y   urgente   no   equivale   a   “una   necesidad   absoluta   que   suponga   un   grave   peligro   para   el   sistema   constitucional   o   para   el   orden   público”   y   que   el   decreto-­‐ley   es   “un   instrumento   normativo   que   pretende   dar   respuestas   a   las   perspectivas   cambiantes   de   la   vida   actual”   ante   supuestos   de   “necesidad   relativa   respecto   de   situaciones   concretas   de   los   objetivos   gubernamentales   que,   por   razones  difíciles  de  prever,  requieren  de  una  acción  normativa  inmediata”       Límites  materiales   El   artículo   86   de   la   Constitución   delimita   negativamente   el   ámbito   material   del   decreto-­‐ley  prohibiendo  su  utilización  en  determinadas  materias.   Existe  cierta  similitud  entre  las  materias  excluidas  de  regulación  por  decreto-­‐ley  y   las   reservadas   a   ley   orgánica,   aunque   la   prohibición   constitucional   de   utilizar   el   decreto-­‐ley  se  extiende  más  allá  de  esas  materias  reservadas  a  la  ley  orgánica.     Además  de  las  estipuladas  por  la  Constitución,  el  Tribunal  Constitucional  también   ha   negado   que   el   decreto-­‐ley   sea   una   forma   jurídica   adecuada   para   autorizar   tratados  internacionales  (STC  155/2005).       Las  reservas  negativas  establecidas  por  la  Constitución  son:   • Organización   de   las   instituciones   básicas   del   estado:   No   se   debe   interpretar   solo   instituciones   del   estado   central   en   sentido   estricto,   sino   también   todas   las   instituciones   territoriales.   Lo   que   se   excluye   de   regulación   mediante   decreto-­‐ley   es   el   desarrollo   legislativo   directo   de   estas   instituciones,  no  el  que  meramente  incida  en  ellas.   • Derechos   y   deberes   de   los   ciudadanos   del   Título   I:   Pretende   impedir   que   por   decreto-­‐ley   se   regule   el   régimen   jurídico   general   de   los   derechos,   deberes   y   libertades   o   se   atente   contra   el   contenido   o   los   elementos   esenciales   de   alguno   de   estos   derechos.   Sin   embargo,   no   se   puede     2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   • • interpretar   en   un   termino   tan   amplio   que   reduzca   a   la   nada   el   uso   del   decreto-­‐ley,   impidiendo   cualquier   regulación   que   incida   en   “un   aspecto   concerniente  a  las  materias  incluidas  en  el  título  I  de  la  CE”.   El   régimen   de   las   comunidades   autónomas:   No   se   podrán   regular   por   decreto-­‐ley  el  ámbito  que  la  CE  reserva  a  determinadas  leyes  para  delimitar   la   competencias   del   Estado   y   las   diferentes   comunidades   autónomas   o   para   regular  o  armonizar  el  ejercicio  de  las  competencias  de  éstas.   El   derecho   electoral   general:  El  decreto-­‐ley  tiene  vedado  regular  todas  las   consultas  electorales  de  ámbito  territorial  general  y  además  tampoco  puede   entrar  a  determinar  los  elementos  esenciales  de  la  legislación  electoral.     La  intervención  parlamentaria   El  decreto-­‐ley  nace  con  una  vigencia  condicionada.  Entra  en  vigor  el  mismo  día  de   su  publicación,  sin  que  exista  vacatio  legis,  y  a  partir  de  ese  momento  es  una  norma   con   rango   de   ley   que   produce   efectos   jurídicos.   Su   vigencia   está   condicionada   debido  a  que  requiere  el  pronunciamiento  expreso  del  Congreso  de  los  Diputados   en   el   plazo   de   treinta   días   sobre   su   aceptación   o   no.   De   no   existir   ese   pronunciamiento,   el   decreto-­‐ley   caduca,   perdiendo   vigencia   y   dejando   de   producir   efectos  jurídicos.  Si  el  pronunciamiento  se  realiza  en  el  plazo  previsto  pero  no  se   avala   la   actuación   normativa   realizada   por   el   Gobierno,   ese   acto   del   Congreso   equivale  a  la  derogación  del  decreto-­‐ley.   Esta   intervención   parlamentaria   a   posteriori   está   establecida   por   la   CE   de   forma   obligatoria,   debe   producirse   en   todo   caso   para   que   el   decreto-­‐ley   pierda   su   naturaleza  de  norma  provisional  y  se  integre  indefinidamente  en  el  ordenamiento   jurídico.  Ésto  se  denomina  convalidación.     El  procedimiento  seguido  por  el  Congreso  de  los  Diputados  para  su  convalidación   o   derogación,   establecido   por   el   Reglamento   establecerá   un   procedimiento   especial  y  sumario.  Se  exige  un  pronunciamiento  expreso  de  las  Cortes  dentro  del   plazo   estipulado,   por   lo   que   no   se   podrá   entender   una   aprobación   tácita.   El   Congreso   deberá   convocarse   si   no   estuviera   reunido.   Si   estuviera   disuelto   o   hubiera  expirado  su  mandato  se  habría  de  convocar  su  Diputación  permanente.   El  Senado  no  interviene  en  el  procedimiento  en  ningún  momento.     El   artículo   151   RCD   determina   el   procedimiento   de   convalidación.   Tras   la   exposición   de   las   razones   que   han   obligado   a   su   promulgación   por   parte   de   un   miembro   del   Gobierno,   se   realiza   un   debate   en   el   Pleno   de   la   cámara.   Concluido   dicho  debate  se  procede  a  la  votación.  El  Congreso  sólo  puede  aceptar  el  decreto-­‐ ley   o   rechazarlo;   no   puede,   pues,   introducir   enmiendas.   El   acuerdo   de   convalidación  consiste  en  una  resolución  del  presidente  del  Congreso  en  la  que  se   hace   constar   lo   acordado   y   se   publica   en   el   Boletín  Oficial  del  Estado   sólo   con   su   firma.   El   acto   de   convalidación   supone   también   un   control   de   oportunidad   política   por   parte   del   Congreso.   Es   un   control   político   con   efectos   jurídicos,   ya   que   tanto   un   pronunciamiento   positivo   como   uno   negativo   repercuten   en   la   vigencia   de   la   norma   prolongándola   indefinidamente   o   anulando   su   vigencia.   Pero   se   trata   de   un   control   político   y   no   de   constitucionalidad,   pues   el   Congreso   carece   de     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   competencia   de   este   tipo   al   corresponder   en   exclusiva   el   control   de   constitucionalidad  al  propio  TC.   Se  debe  destacar  que  el  acto  de  convalidación  no  se  ejerce  la  actividad  legislativa   del  Parlamento  sino  sólo  la  función  de  control  sobre  esta  disposición  legislativa  del   Gobierno.     La   conversión   en   ley   del   decreto-­‐ley   está   prevista   en   el   artículo   86.3   CE   y   151.4   RCD.   Siempre   que   el   decreto-­‐ley   haya   sido   convalidado   por   el   Congreso,   las   Cortes   pueden   tramitar   por   el   procedimiento   de   urgencia,   en   el   plazo   de   30   días,   los   decretos-­‐leyes  como  proyectos  de  ley  a  fin  de  posibilitar  la  conversión  en  ley  del   decreto-­‐ley.   Si   se   convalida   el   decreto-­‐ley,   algún   grupo   parlamentario,   si   quiere,   podrá   solicitar   a   la   cámara   que   se   tramite   como   proyecto   de   ley.   De   pronunciarse   a   favor   se   tramitará  como  un  proyecto  de  ley  por  el  procedimiento  de  urgencia,  sin  admitir   enmiendas  a  la  totalidad  para  su  devolución,  pues  correspondería  a  no  convalidar   el   decreto-­‐ley.   Si   procede,   la   diputación   permanente   podrá   tramitar   como   proyectos   de   ley   por   el   procedimiento   de   urgencia   los   decretos-­‐leyes   que   el   Gobierno  haya  dictado  durante  los  períodos  entre  legislaturas.  El  procedimiento  de   conversión   de   un   decreto-­‐ley   en   ley   es   potestativo   y   acumulativo,   pues   requiere   previa  convalidación.     El  decreto-­‐ley  se  lleva  a  las  Cortes  como  un  proyecto  de  ley,  que  se  somete  a  las  dos   cámaras  y  que  puede  ser  objeto  de  enmiendas.  El  resultado  final  de  esa  tramitación   es  una  ley  que  como  tal  no  tiene  las  limitaciones  formales  y  materiales  que  tenía  el   decreto-­‐ley.  La  ley  resultante  puede  coincidir  en  todo  o  en  parte  con  el  articulado   del   decreto-­‐ley.   Las   medidas   normativas   incorporadas   en   el   decreto-­‐ley   convalidado   pueden   ser   modificadas   por   las   Cortes   si   lo   estiman   oportuno,   y   convertirse   en   normas   incorporadas   en   una   fuente   de   diferente   naturaleza,   en   una   ley.  La  nueva  ley  tendrá  efectos  retroactivos  sustituyendo  al  decreto-­‐ley.     Al   convertirse   el   contenido   del   decreto-­‐ley   en   ley,   deja   de   tener   las   limitaciones   formales   y   materiales   propias   de   éste.   La   nueva   ley   se   independiza   del   hecho   habilitante   que   motivó   el   decreto-­‐ley   y   puede   ampliar   su   alcance   material.   La   ley   posterior   sana   los   posibles   vicios   en   que   hubiere   podido   incurrir   el   decreto-­‐ley   pero   únicamente   respecto   de   aquellos   preceptos   que   se   incorporen   a   la   ley.   Respecto  de  los  preceptos  del  decreto-­‐ley  que  no  han  sido  incorporados  en  la  ley   se   entiende   que   quedan   derogados   por   la   ley   de   conversión,   manteniendo   los   efectos  jurídicos  propios  de  la  fuente  que  los  incorpora  –  el  decreto-­‐ley  –  hasta  que   el  mismo  pierde  su  vigencia.  No  es  posible,  en  este  supuesto,  la  eliminación  de  los   posibles   vicios   (debido   a   que   no   se   modifican   con   efecto   retroactivo,   solo   se   derogan),   por   lo   que   si   dichas   previsiones   han   sido   objeto   de   impugnación   mientras  han  estado  vigentes  –  vía  del  recurso  de  inconstitucionalidad  –  o  se  han   planteado   cuestiones   de   inconstitucionalidad   en   relación   con   los   efectos   que   hubiere  producido,  el  TC  puede  llegar  a  pronunciarse  sobre  los  mismos.     El  control  jurisdiccional:  la  competencia  del  Tribunal  Constitucional   El   decreto-­‐ley,   como   norma   con   rango   de   ley,   puede   ser   objeto   de   control   de   constitucionalidad   por   parte   del   Tribunal   Constitucional.   Este   control   adquiere     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   matices   diferentes   en   cuanto   a   su   objeto   y   en   cuanto   a   las   vías   procesales   utilizables.   El   objeto   de   control   de   constitucionalidad   puede   atender   a   razones   formales   o   materiales.     Las   formales   hacen   referencia   tanto   a   la   adecuación   del   decreto-­‐ley   a   los   límites   formales  como  a  los  límites  en  su  capacidad  de  regulación  material  que  le  impone   la   Constitución:   la   existencia   y   justificación   del   presupuesto   de   hecho   habilitante   y   de   las   medidas   adecuadas   para   hacer   frente   al   mismo,   y   el   respeto   a   las   materia   que   tiene   prohibidas   el   decreto-­‐ley.   El   TC   respecto   al   presupuesto   del   hecho   habilitante   no   puede   entrar   a   valorar   la   discrecionalidad   política   del   Gobierno,   pero   sí   que   puede   valorar   que   exista   tal   presupuesto   habilitante   y   que,   efectivamente,   la   regulación   contenida   en   el   decreto-­‐ley   de   una   respuesta   a   esta   necesidad.   Las   razones   materiales   permiten   efectuar   un   control   de   constitucionalidad   que   afecte   al   contenido   sustantivo   del   decreto-­‐ley   en   atención   a   su   conformidad   o   disconformidad   con   el   contenido   de   los   mandatos   constitucionales,   con   independencia   de   las   limitaciones   materiales   de   regulación   que   afectan   a   esta   fuente  del  derecho.     En   cuanto   a   las   vías   procesales   utilizables   se   debe   distinguir   entre   si   se   trata   de   un   decreto-­‐ley   convalidado,   un   decreto-­‐ley   derogado   o   un   decreto   ley   convertido   en   ley.   Ø El  decreto-­‐ley  convalidado  puede  ser  objeto  de  control  mediante  un  recurso   o  una  cuestión  de  inconstitucionalidad.   Ø El   decreto-­‐ley   derogado   no   es   una   norma   vigente   y,   por   lo   tanto,   no   se   podrá   controlar   mediante   recurso   de   inconstitucionalidad,   puesto   que   ha   dejado   de   formar   pate   del   OJ.   El   control   solo   podrá   venir   dado   por   la   vía   de   la   cuestión   de   inconstitucionalidad   en   relación   con   los   efectos   producidos   mientras  estuvo  vigente.   Ø El   control   del   decreto-­‐ley   convertido   en   ley   puede   variar   según   si   los   preceptos   han   sido   o   no   incorporados   en   al   nueva   ley.   En   el   caso   de   los   preceptos  del  decreto-­‐ley  incorporados  en  una  ley  posterior  dejan  de  tener   las  limitaciones  que  tenían  por  estar  incorporados  en  una  fuente  diferente,   y   pueden   ser   impugnados   vía   recurso   o   cuestión   de   inconstitucionalidad.   Ahora  bien,  si  lo  que  se  ha  impugnado  son  los  preceptos  del  decreto-­‐ley  la   interposición   del   recurso   no   afecta   necesariamente   a   la   ley,   por   lo   que   también   sería   necesario   cuestionar   los   mismos   preceptos   incorporados   en   la  ley.  El  TC  ha  señalado  que  la  sola  aprobación  de  la  ley  de  conversión  no   hace  que  el  recurso  ya  interpuesto  contra  el  decreto-­‐ley  pierda  su  finalidad.   En   cuanto   a   los   preceptos   del   decreto-­‐ley   convalidado   que   no   han   sido   incorporados   en   la   ley   de   conversión,   éstos   podrán   ser   objeto   de   control   además   mediante   la   cuestión   de   inconstitucionalidad   en   relación   con   los   actos  concretos  de  aplicación  que  hayan  tenido  lugar  durante  su  período  de   vigencia.           5   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4     Decreto  legislativo   Según   el   artículo   85   CE   los   decretos   legislativos   responden   a   una   actuación   normativa   elaborada   por   el   Gobierno   basada   en   un   apoderamiento   previo   o   habilitación  expresa  conferida  ad  hoc  por  una  ley  emanada  del  Parlamento.     La  ley  que  otorga  la  habilitación  al  Gobierno  para  dictar  normas  con  rango  de  ley   se   denomina   ley   de   delegación   y   la   norma   que   adopta   el   Gobierno   fruto   de   esa   delegación  recibe  el  nombre  de  decreto  legislativo.   Es   una   fuente   propia   y   específica   prevista   por   la   CE   que   incorpora   en   el   ordenamiento   jurídico   normas   con   rango   de   ley   y   por   ello   dotadas   también   de   la   fuerza  y  el  valor  propio  de  las  leyes.     La  ley  de  delegación   Hay   diversas   modalidades   de   ley   de   delegación   que   atienden   a   motivaciones   y   alcances  diferentes:   • Ley   de   bases:   se   trata   de   elaborar   una   nueva   normativa   respecto   de   una   determinada  materia   • Ley   ordinaria   de   refundición   de   textos:   se   pretende   armonizar   o   sistematizar   una   normativa   legal   ya   existente   refundiendo   una   diversidad   de  textos  legales  en  uno  solo.     La   diferenciación   entre   ambas   leyes   no   implica   una   distinción   entre   fuentes   distintas,   ni   tampoco   diferencias   de   procedimiento   para   elaborar   una   u   otra.   La   delegación  legislativa  se  produce  siempre  por  una  ley  ordinaria,  no  orgánica.   La   ley   de   delegación   no   supone   una   pérdida   de   la   capacidad   de   legislativa   de   las   cámaras.  En  cualquier  momento  se  puede  revocar  la  delegación.     Las  leyes  de  bases   La   delegación   legislativa   deberá   otorgarse   mediante   una   ley   de   bases   cuando   su   objeto   sea   la   formación   de   textos   articulados   en   una   materia   determinada   sobre   la   cual  o  bien  no  existe  ninguna  regulación  o  bien  se  quiere  modificar  bajo  una  nueva   dirección   la   ya   existente.   La   ley   de   bases   regula   la   materia   en   el   nivel   de   principios   o   directrices,   mientras   que   su   articulación   concreta,   se   encomienda   al   Gobierno   mediante   la   aprobación   de   un   texto   articulado   cuyo   contenido   deberá   respetar   estrictamente  los  criterios  adoptados  por  la  ley  de  bases.     Esta   ley   debe   delimitar   con   precisión   el   objeto   y   el   alcance   de   la   delegación   legislativa   y   los   principios   o   criterios   que   deben   seguirse   necesariamente   en   el   ejercicio  de  la  delegación.  No  pueden,  en  ningún  caso,  permitir  la  modificación  de   la   propia   ley   de   bases   ni   autorizar   para   dictar   normas   que   tengan   carácter   retroactivo.   Deben   ser   aprobadas   por   el   Pleno,   siendo   excluidas   del   procedimiento   especial  de  leyes  aprobadas  en  comisión.     Las  leyes  ordinarias  de  refundición  de  textos   La  finalidad  de  estas  leyes  de  delegación  consiste  en  reconducir  a  la  unidad,  a  un   único   texto   legal   una   normativa   dispersa   y   fragmentaria   que   sobre   una   materia     6   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   concreta   se   contiene   en   diversos   textos   legales.   Se   trata   de   una   operación   de   técnica   legislativa   en   la   que   el   Gobierno   se   encuentra   limitado   a   la   propia   normativa  ya  existente  que  debe  ser  objeto  de  sistematización.     Se   da,   normalmente,   cuando   una   materia   ha   sido   objeto   de   sucesivas   regulaciones,   hechas   desde   perspectivas   diferentes,   que   inciden   entre   sí   de   modo   explícito   o   implícito.   Ello   plantea   problemas   de   accesibilidad   en   el   material   normativo   y,   en   ocasiones,  dudas  sobre  la  propia  vigencia  de  determinados  preceptos.     El   Gobierno   actúa   depurando   las   normas   y   las   posibles   incoherencias   o   contradicciones.   Este   texto   refundido   se   aprueba   como   decreto   legislativo   con   rango   de   ley   y   sustituye   a   las   normas   refundidas.   Debe   indicar   con   exactitud   “el   ámbito   normativo”   objeto   de   delegación   y   también   precisar   el   alcance   de   la   refundición.     Los  límites  y  requisitos  constitucionales  de  la  delegación  legislativa   En  los  art.  82  a  85  CE  se  señalan  los  límites  que  las  Cortes  Generales  deben  atender   al  elaborar  las  leyes  de  delegación  a  fin  de  evitar  una  habilitación  en  blanco  al   Gobierno.  El  incumplimiento  de  dichos  límites  determinaría  la   inconstitucionalidad  de  la  ley  de  delegación  por  vulnerar  los  requisitos  formales  y   materiales  que  la  CE  le  impone.     Existen  los  siguientes  límites:   1. La  delegación  debe  ser  efectuada  por  las  Cortes  Generales  y  exclusivamente   al  Gobierno.  Ningún  otro  órgano  puede  ser  autor  o  receptor  de  delegación   legislativa.   2. Se  excluyen  expresamente  de  la  delegación  legislativa  las  materias   reservadas  a  ley  orgánica  y,  implícitamente,  aquéllas  otras  que  responden  a   funciones  desarrolladas  por  las  Cortes  Generales  distintas  a  la  función   legislativa  (presupuestos  generales,  tratados  internacionales,   nombramiento  de  altos  cargos…)   3. La  delegación  debe  ser  expresa,  para  materia  concreta  y  con  fijación  de   plazo  para  su  ejercicio.   Así  pues,  la  ley  de  delegación  es  una  norma  finalista,  de  tal  modo  que  una   vez  dictado  el  decreto  legislativo  correspondiente  culmina  la  delegación   justificada  en  dicho  objetivo.  Ello  no  implica  que  deba  dictarse  un  solo   decreto  legislativo  en  aplicación  de  la  misma,  ya  que  es  posible  que  el   Gobierno  regule  la  materia  por  medio  de  distintos  decretos  legislativos,   siempre  que  los  mismos  sean  complementarios  y  se  adopten  dentro  del   plazo  fijado  por  la  delegación.     Asimismo,  se  imponen  dos  prohibiciones:   1. La  ley  de  delegación  no  podrá  autorizar  la  modificación  de  la  propia  ley  de   bases   2. El  Gobierno  no  podrá  dictar  texto  articulado  con  carácter  retroactivo.       7   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   La  eficacia  de  la  ley  de  delegación   La  delegación  que  el  Parlamento  realiza  en  el  Gobierno  no  supone  una  pérdida  de   la  potestad  parlamentaria  para  dictar  normas  sobre  la  materia  delegada  pues  éste,   en  cualquier  momento,  puede  dejar  sin  efecto  la  delegación  legislativa  mediante   dos  recursos.   Primero,   podrá   realizar   una   revocación   expresa   de   la   delegación   legislativa   mediante  una  nueva  ley  que  formule  la  voluntad  de  anulación  de  la  delegación.   Segundo,  puede  revocar  implícitamente  la  delegación  procediendo  por  sí  mismas  a   la   regulación   detallada   de   la   propia   materia   delegada,   basándose   en   los   mismos   principios   y   criterios   que   se   contenían   en   la   ley   de   delegación.   En   este   caso,   el   Gobierno  podrá  oponerse  a  una  proposición  de  ley  o  enmienda  que  sea  contraria  a   una   delegación   legislativa   en   vigor,   supuesto   en   el   cual   podrá   presentarse   una   proposición  de  ley  para  la  derogación  total  o  parcial  de  la  ley  de  delegación.     Legislación  delegada:  El  decreto  legislativo   La   denominación   con   la   que   la   norma   aparece   en   el   BOE   debe   contener   precisamente  la  expresión  “decreto  legislativo”.   Como   norma   con   rango   de   ley   goza   de   la   fuerza   activa   y   pasiva   propia   de   las   leyes,   y   por   ello   podrá   derogar   las   disposiciones   de   rango   legal   e   infralegal   anteriores   que  sean  contrarias  a  sus  previsiones,  con  la  excepción  de  que,  a  pesar  de  su  rango   de  ley,  no  puede  modificar  la  ley  de  delegación.   El  decreto  legislativo  es  una  norma  definitiva.     El  control  parlamentario  previo  y  a  posteriori,  y  sus  efecto   El   control   parlamentario   está   previsto   en   el   artículo   82.6   CE,   y   habilita   a   las   Cortes   Generales   para   establecer   las   fórmulas   adicionales   de   control   que   estimen   oportunas.   El   control   parlamentario   puede   ser   previo   o   posterior   que,   en   ambos   casos,  ha  de  quedar  consignado  en  la  ley  de  delegación.       El   control   previo   de   origen   parlamentario   hace   referencia   a   los   requisitos   que   puede   establecer   el   Parlamento   con   el   objeto   de   condicionar   la   actividad   normativa   del   Gobierno   en   el   proceso   de   elaboración   del   decreto   legislativo.   La   vulneración  de  los  trámites  o  requisitos  que  el  Parlamento  pueda  establecer  en  la   ley   de   delegación   no   puede   ser   objeto   de   valoración   jurídica   por   parte   del   Parlamento  sino  que  deberá  ser  el  TC  el  encargado  de  decidir  su  validez.     El  control  parlamentario  a  posteriori  está  previsto  en  los  artículos  152  y  153  RCD.   De  esta  manera,  en  cuanto  el  Gobierno  haya  hecho  uso  de  la  delegación  legislativa   deberá   dirigir   al   Congreso   una   comunicación   que   contendrá   el   texto   articulado   o   refundido   objeto   de   la   delegación   y   que   será   publicado   en   el   BOCG.   Si   dentro   del   mes   siguiente   a   la   publicación   ningún   diputado   o   grupo   parlamentario   ha   puesto   objeciones  al  mismo  se  entenderá  que  el  Gobierno  ha  hecho  un  uso  correcto  de  la   delegación.   Si   se   formula   alguna   objeción   dentro   del   plazo,   la   Comisión   del   Congreso  correspondiente  emitirá  un  dictamen  que  será  debatido  por  el  Pleno  del   Congreso.  Los  efectos  del  dictamen  solo  podrán  tener  carácter  político,  a  pesar  de   que  el  artículo  153  del  RCD  remite  a  la  propia  ley  de  delegación  para  determinar   los  posibles  efectos  jurídicos  del  control  realizado.       8   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   El  control  jurisdiccional   El  control  jurisdiccional  del  decreto  legislativo  no  únicamente  se  realiza  por  el  TC,   como   sucede   en   las   demás   normas   con   fuerza   de   ley,   pues   el   ordenamiento   infraconstitucional  e  incluso  la  propia  jurisprudencia  del  TC  avalan  la  intervención   de  la  jurisdicción  ordinaria  en  el  control  de  los  decretos  legislativos.     La   validez   constitucional   del   decreto   legislativo   está   condicionada   por   dos   elementos:  la  observación  y  el  respeto  de  los  límites  específicos  impuestos  por  la   ley  de  delegación  y  la  adecuación  del  contenido  material  del  decreto  legislativo  a   los  principios  constitucionales.  Ambos  elementos  son  objeto  de  control  por  parte   del  TC.     En   el   primer   caso,   el   TC   determina   que   la   ley   de   delegación   se   convierte   en   parámetro   de   control   de   validez   del   decreto   legislativo,   y   así,   el   alcance   del   control   por   parte   del   Tribunal   radica   en   determinar   las   posibles   extralimitaciones   formales  y  materiales  de  la  norma  aprobada  por  el  Gobierno.   Su  incumplimiento  debe  generar  la  sanción  de  nulidad  del  decreto  legislativo,  pues   ese   exceso   de   delegación   es   también   vulneración   de   la   CE   y   forma   parte   de   la   competencia  del  TC.     En   el   segundo   caso,   la   posible   vulneración   del   contenido   de   la   CE   por   parte   del   decreto  legislativo  debe  comportar  la  invalidez  y  nulidad  de  dicha  norma.     En   ambos   caso,   se   puede   instar   un   procedimiento   a   través   del   recurso   de   constitucionalidad  o  la  cuestión  de  inconstitucionalidad.       El  artículo  82.6  CE  parece  atribuir  una  competencia  a  la  jurisdicción  ordinaria  para   que  efectúe  un  cierto  tipo  de  control  sobre  los  decretos  legislativos,  en  relación  a   los  excesos  de  la  delegación  legislativo  y  no  a  la  vulneración  del  contenido  de  la  CE   directamente.   El   artículo   genera   mucha   confusión   y   la   jurisprudencia   del   TC   es   muy  diversa,  sin  dejar  clara  cual  es  la  opción  a  seguir.     Aún  así,  parece  que  los  tribunales  ordinarios  no  podrían  declarar  la  nulidad  por  sí   mismos   de   los   decretos   legislativos   que   hayan   incurrido   en   ultra  vivres,   es   decir,   que   hayan   ido   más   allá   de   lo   constitucionalmente   permitido   por   la   ley   de   delegación.   Pero   el   TC   parece   admitir   que   la   jurisdicción   ordinaria   tiene   una   cierta   competencia   para   inaplicarlos   cuando   incurren   en   ese   exceso   de   delegación.   Se   argumenta  que  en  toda  aquella  parte  del  decreto  legislativo  no  amparada  por  la  ley   de  delegación  el  Gobierno  ha  hecho  uso  de  su  potestad  reglamentaria,  y  como  tal   puede  ser  inaplicada  por  los  tribunales  ordinarios.     Sin   embargo,   un   sector   importante   de   la   doctrina   constitucionalista   estima   que   esta   posición   plantea   serias   objeciones.   Pues   permitir   que   los   jueces   ordinarios   puedan   determinar   el   rango   de   las   normas   vigentes   supone   una   intromisión   de   los   mismos   en   el   sistema   de   fuentes   incompatible   con   el   sistema   constitucional.   Según   esta   visión,   el   rango   de   ley   del   decreto   legislativo   le   viene   dado   por   la   Constitución   y  no  es  una  cuestión  sobre  la  que  puedan  disponer  los  jueces  ordinarios.  El  decreto   legislativo   que   incurre   en   ultra  vivres   vulnera   la   propia   Constitución   y   constituye     9   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   una  causa  de  inconstitucionalidad  que  sólo  puede  ser  enjuicidada  por  el  TC.  Si  los   tribunales   ordinarios   tienen   dudas   sobre   la   constitucionalidad   de   un   decreto   legislativo   deberían   promover   una   cuestión   de   inconstitucionalidad   y   su   posible   control  de  inaplicación  debería  limitarse  a  las  normas  del  Gobierno  dictadas  como   decretos   legislativos   sin   base   legal,   porque   falta   completamente   una   ley   de   delegación   o   se   invoca   una   que   no   tiene   conexión   directa   con   la   norma   gubernamental,   es   decir   cuando   la   norma   dictada   por   el   Gobierno   no   tiene   apariencia  de  decreto  legislativo.         La  Potestad  reglamentaria  del  Gobierno  y  su  relación  con  el   principio  de  legalidad2   La  potestad  reglamentaria   Son  normas  dictadas  por  el  poder  ejecutivo  que  tiene  fuerza  o  rango  inferior  a  la   ley.   Mientras   que   en   otros   si,   en   nuestro   ordenamiento   no   hay   reserva   de   reglamento.     Fundamentos  y  titularidad   La  potestad  reglamentaria  se  define  como  la  capacidad  atribuida  al  Gobierno  para   dictar   normas   con   subordinación   a   las   leyes   y   en   desarrollo   o   aplicación   de   las   mismas.   Esta   definición   necesita   muchas   precisiones.   Por   una   parte,   otros   órganos   diferentes   del   Gobierno   pueden   tener   también   potestad   reglamentaria.   Por   otra,   al   lado  de  los  reglamentos  que  desarrollan  o  aplican  las  normas  legales  hay  que  tener   en  cuenta  los  llamados  reglamentos  independientes  que  se  producen  sin  que  exista   ley  previa  a  ejecutar.     Se  considera  que  los  reglamentos  son  imprescindibles  para  el  funcionamiento  del   estado.   Los   reglamentos   administrativos   son   normas,   no   meros   actos   administrativos.   Los   reglamentos   sirven   para   garantizar   la   aplicación   y   el   cumplimiento   de   las   leyes.   La   potestad   reglamentaria   está   contemplada   en   el   artículo   97   Constitución.   La   potestad   reglamentaria   encuentra   así   si   fundamento   en   la   norma   constitucional,   lo   que   sifnifica   que   no   es   fruto   de   una   atribución   legislativa,   sino   de   una   potestad   directamente   derivada   de   la   Constitución.   La   norma   suprema   configura   dos   poderes   normativos   diferentes,   el   legislativo   y   el   reglamentario,  escindiendo  de  esta  manera  la  función  de  crear  Derecho.     A   partir   del   artículo   97   CE   algunos   autores   entienden   que   el   ejercicio   de   la   potestad   reglamentaria   va   más   allá   de   la   mera   ejecución   y   aplicación   de   los   mandatos   legales.   Para   otros   autores,   en   cambio,   el   ámbito   de   la   potestad   reglamentaria  es  más  limitado,  ya  que  el  Gobierno,  cuando  la  ejerce,  sólo  tiene  la   potestad  de  actuar  “de  acuerdo”  con  la  Constitución  y  las  leyes,  es  decir,  sólo  en  la   medida  en  que  una  y  otras  le  permiten  hacerlo,  por  lo  que  se  trataría  de  una  mera   facultad  de  ejecución  de  los  mandatos  legislativos.                                                                                                                   2  Manual:  Tema  18     10   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   La   potestad   reglamentaria   se   ha   convertido   en   una   técnica   de   colaboración   normativa  entre  Gobierno  y  Parlamento:  éste  se  limita  a  trazar  las  grandes  líneas   de   normación   de   una   materia   y   deja   al   ejecutivo   la   articulación   precisa   de   su   regulación.     La   potestad   reglamentaria   se   atribuye   al   gobierno,   quien   tiene   la   titularidad.   La   referencia   al   Gobierno   debe   entenderse   realizada   al   órgano   colegiado   formado   pro   el  presidente,  los  vicepresidentes  y  los  ministros,  esto  es,  el  Consejo  de  Ministros.   Los  reglamentos  que  produce  el  Consejo  de  Ministros  son  reales  decretos.     La  doctrina  considera  que,  además  del  Gobierno,  también  son  titulares  los  distintos   ministerios.   Éstos   pueden   ejercer   la   potestad   reglamentaria,   especialmente   en   materias   de   organización   que   son   los   llamados   actos   internos   pues   la   ley   del   gobierno   dice   que   los   ministros   tienen   competencia   para   ejercer   la   potestad   reglamentaria   únicamente   las   materias   propias   de   su   departamento.   Existe   pues,   un   reconocimiento   legal   directo   y   general   de   la   potestad   reglamentaria   ministerial   para   dictar   reglamentos   de   organización;   sin   embargo   para   dictar   reglamentos   normativos  o  con  efectos  ad  extra  se  requiere  una  habilitación  legal  expresa.   Los  reglamentos  de  los  ministerios  se  denominan  ordenes  ministeriales.   Las   comisiones   delegadas   del   Gobierno   podrán   elaborar   reglamentos   si   tienen   una   previa  atribución  legal.  Éstos  se  denominan  ordenes  de  las  comisiones  delegadas.     A  nivel  autonómico  la  potestad  reglamentaria  corresponde  al  consejo  de  gobierno   o   al   órgano   equivalente   de   cada   comunidad   autónomo.   El   ámbito   de   la   potestad   reglamentaria   de   las   comunidades   autónomas   viene   definido   por   sus   respectivos   estatutos.       A   las   entidades   locales   la   CE   omite   toda   referencia   a   la   potestad   normativa,   pero   debe   entenderse   comprendida   en   el   estatus   de   autonomía   que   les   confiere   la   Constitución,   así   como   en   el   hecho   de   confiarles   el   gobierno   y   la   administración   de   sus  respectivas  colectividades.     Junto  a  la  potestad  reglamentaria  del  Gobierno  central,  de  los  consejos  de  gobierno   de  las  comunidades  autónomas  y  del  pleno  de  las  entidades  locales,  existen  otros   órganos   del   Estado   que   tienen   reconocida   una   potestad   para   dictar   normas   diferentes   a   las   leyes   a   las   que   se   aplica   genéricamente   con   el   nombre   de   reglamentos.     El  sometimiento  del  Reglamento  a  la  ley  y  a  la  CE   El   poder   reglamentario   debe   ejercerse   de   acuerdo   con   la   Constitución   y   con   las   leyes.  El  reglamento  ocupa  así  una  posición  inequívocamente  subordinada  a  la  de   la  ley,  norma  jerárquicamente  superior.  La  Constitución  establece  que  el  Gobierno   ejerce  la  potestad  reglamentaria  “de  acuerdo  con  la  Constitución  y  las  leyes”.  Esto   quiere  decir  que  la  ley  y  las  normas  con  rango  de  ley  tienen  plena  fuerza  activa  y   pasiva   frente   a   los   reglamentos.   Es   decir,   las   normas   con   rango   de   ley   derogan   cualquier   norma   reglamentaria   preexistente   opuesta   a   sus   mandatos   y,   a   su   vez,   gozan  de  una  fuerza  pasiva,  esto  es,  de  una  resistencia  frente  a  normas  posteriores   de  rango  jerárquico  inferior.     11   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   La  subordinación  jerárquica  del  reglamento  respecto  de  la  ley  se  produce  en  todos   los  ámbitos  puesto  que  no  existe  una  materia  reservada  al  reglamento.  La  doctrina   española   aboga   por   lo   que   se   denomina   un   efecto   de   “congelación   de   rango”:   cuando   una   materia   (aún   sin   ser   objeto   de   reserva   de   constitucional   de   ley)   se   regula   por   ley,   el   rango   normativo   queda   “congelado”   por   lo   que   a   partir   de   entonces  sólo  podrá  intervenir  en  aquel  ámbito  una  norma  del  mismo  rango.  La  ley   produce  una  reserva  a  su  favor  de  la  materia  que  regula.       Concepto  y  clases  de  reglamentos   Se  debe  distinguir  el  reglamento  de  los  actos  administrativos.     Un    reglamento  es  una  norma  general  que  afecta  a  una  pluralidad  de  personas  de   forma  abstracta.  En  cambio  un  acto  administrativo  afecta  a  un  grupo  determinado   de   personas,   no   de   forma   abstracta.   Son   decisiones   singulares   que   tienen   como   destinatarios  a  una  persona  o  a  personas  identificadas  o  identificables  de  manera   inequívoca  e  individual.   Además,   los   reglamentos   innovan   el   OJ,   crean   derecho   y   tiene   vocación   de   permanencia   en   el   tiempo.   En   cambio,   los   actos   administrativos   no   tienen   está   perdurabilidad   al   agotarse   con   su   cumplimiento   y   no   añadir   nada   a   la   normativa   vigente.   Otra  diferencia  es  en  cuanto  la  elaboración  de  ambos.     Según  el  órgano  titular  encontramos  la  siguiente  distinción:     • Real  decreto  del  presidente   • Reales  Decretos  dictados  en  consejo  de  ministros   • Ordenes  ministeriales   • Ordenes  y  acuerdos  dictados  por  comisiones  delegadas  del  gobierno.     Según  la  materia  encontraríamos:   • Reglamentos   Ad  extra   o   jurídicos:  hacia  el  ordenamiento.  Mediante  esta   potestad  reglamentaria  una  organización  crea  una  situación  jurídica  nueva   que  afecta  a  los  derechos  y  libertades  de  los  ciudadanos  o  incide  en  ellos.     • Reglamentos   Ad   intra   o   administrativos:   son   los   reglamentos   de   organización.   La   potestad   reglamentaria   interna   es   un   poder   inherente   a   toda   organización   sobre   la   disposición   de   las   personas   o   medios   físicos   que   la   constituyen,   la   regulación   de   sus   relaciones   recíprocas   y   la   dirección   de   su  funcionamiento.     Según  la  relación  con  la  ley  cabe  hablar  de:   • Reglamentos   ejecutivos:   Son   los   más   importantes.   Son   aquellos   que   desarrollan,   complementan   o   precisan   el   texto   de   una   ley   o   bien   preparan   su   ejecución.   Están   vinculados   a   la   ley   y   no   pueden   existir   sin   ésta.   No   precisan  de  autorizaciones  o  habilitaciones  concretas  establecidas  en  la  ley.     • Reglamentos   independientes:   Dictados   por   el   gobierno   o   la   administración   en   materias   no   reguladas   por   leyes.   Los   ámbitos   son   en   general   el   ámbito   organizativo   y   el   de   policía   general.   La   potestad   reglamentaria   es   originaria   y   no   requiere   para   su   ejercicio   de   ninguna     12   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   autorización   o   habilitación   concreta   por   parte   de   una   ley.   La   doctrina   mayoritaria   dice   que   solo   hay   un   limite:   las   materias   sobre   las   que   recae   reserva   de   ley.   Ahora   bien,   otro   sector   doctrinal   cree   que   el   presupuesto   habilitante  para  el  ejercicio  de  la  potestad  reglamentario  es  la  ley.     La  ley  tiene  una  primacía  tanto  formal  como  material  en  relación  al  reglamento.     Que   en   la   ley   haya   una   habilitación   de   reglamento   o   una   remisión   normativa   no   implica  que  haya  una  colaboración  entre  el  parlamento  y  el  gobierno.   Un   sector   de   la   doctrina   considera   las   remisiones   como   leyes   habilitantes   y   otro   sector.  El  que  no  considera  que  solo  es  habilitación  solo  en  un  caso,  en  el  caso  en   que  recaiga  reserva  de  ley;  pues  entonces  la  ley  es  necesaria  ya  que  no  podrá  haber   un  reglamento  independiente.     Ámbito  material  de  reglamento   La  relación  entre  la  ley  y  el  reglamento  se  ha  articulado,  históricamente,  por  medio   de  los  principios  de  jerarquía  normativa  y  de  reserva  de  ley.  Estos  dos  principios   limitan  la  actuación  y  la  extensión  de  la  potestad  reglamentaria:  el  reglamento  no   puede  infringir  normas  con  rango  legal  ni  regular  las  materias  objeto  de  reserva  de   ley.     El   principio   de   reserva   de   ley   no   implica   la   imposibilidad   de   colaboración   del   reglamento   en   la   función   normativa   aunque   limita   su   actuación.   La   intervención   del   reglamento   en   este   ámbito   depende   absolutamente   de   la   ley:   debe   haber   una   ley  previa  que  remita  al  reglamento  la  regulación  de  ciertos  aspectos,  pero  la  ley  no   puede  entregar  al  reglamento  la  propia  materia  reservada.     La  coherencia  del  reglamento  con  la  ley.  La  autorización  normativa   Es   muy   frecuente   que   las   leyes   tengan   una   disposición   final   que   rece   así:   “Se   autoriza   al   Gobierno   a   dictar   cuantas   disposiciones   sean   necesarias   para   la   aplicación   de   esta   ley”.   Esta   técnica   se   conoce   con   el   nombre   de   clausula   de   remisión,  de  autorización  o  de  habilitación.     En   las   materias   no   reservadas,   las   cláusulas   de   remisión   normativa   no   pueden   considerarse   autorizaciones   para   la   entrada   en   escena   del   reglamento,   sino   límites   a  los  que  éste  queda  sujeto  por  el  principio  de  jerarquía  normativa.     En   cambio,   las   clausulas   resultan   imprescindibles   en   las   materias   reservadas   a   ley.   Estas  clausulas  de  remisión  son  susceptibles  de  ser  controladas  por  el  TC,  puesto   que  las  remisiones  serían  inconstitucionales  si  otorgan  una  habilitación  en  blanco   o   permiten   cualquier   regulación   que   por   imperativo   esté   excluida   de   la   potestad   reglamentaria.   Puede   concluirse   que   la   remisión   en   materias   reservada   debe   ser   expresa,   o   inequívoca  si  es  implícita;  también  debe  ser  concreta  y  específica,  esto  es,  referida   a  aspectos  o  cuestiones  singulares;  y  además,  debe  estar  delimitada,  es  decir,  hecha   de  tal  forma  que  indique  con  precisión  los  límites  materiales  de  la  cuestión  que  se   remite  a  la  potestad  reglamentaria.         13   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   Como   límite   adicional   a   la   acción   normativa   del   reglamento,   se   prohíbe   al   reglamento,  sin  perjuicio  de  su  función  de  desarrollo  y  colaboración  con  la  ley,  la   tipificación   de   delitos,   faltas   o   infracciones   administrativas,   el   establecimiento   de   penas   o   sanciones,   tributos   cánones   u   otras   cargas   o   prestaciones   personales,   patrimoniales  de  carácter  público,  limitando,  en  este  sentido,  el  ámbito  material  de   reglamento.     El  control  jurisdiccional  de  los  reglamentos   Control  por  parte  de  la  jurisdicción  ordinaria   Hay   diversos   artículos   que   hablan   del   control   de   los   reglamentos   así   como   de   la   actuación  administrativa    9.1,  24,  103,  106.1.     Todos   los   jueces,   con   independencia   del   orden   jurisdiccional,   son   competentes   para   controlar   los   reglamentos.   Tanto   los   reglamentos   que   provienen   de   los   órganos   centrales   como   los   que   provienen   de   los   autonómicos.   Esto   queda   corroborado   con   el   art.   6   LOPJ,   que   establece   que   los   jueces   y   tribunales   no   aplicaran  los  reglamentos  que  consideren  contrarios  a  la  constitución  y  las  leyes.       El   control   de   constitucionalidad   y   de   legalidad   de   los   reglamentos   por   parte   de   cualquier   juez   ordinario   se   realiza   mediante   la   técnica   de   la   inaplicación.   La   inaplicación  solo  tendrá  lugar  cuando  de  la  aplicación  de  la  norma  dependa  el  fallo,   es   decir   cuando   el   juez   se   encuentre   con   una   norma   de   rango   superior   de   contenido   contrario   cuya   aplicación   conduzca   a   un   resultado   jurídicamente   diferente  al  que  resulte  del  reglamento.   Esto   puede   dar   lugar   a   una   situación   de   inseguridad   jurídica   pues   unos   jueces   pueden  interpretar  un  reglamento  contrario  a  las  leyes  o  la  CE  y  otros  no.     Ahora   bien,   en   el   ámbito   de   la   jurisdicción   contencioso-­‐administrativa   se   prevén   dos   mecanismos   para   controlar   la   legalidad   de   las   disposiciones   reglamentarias,   el   recurso   directo   y   el   indirecto.   En   el   primero   los   demandantes   reclaman   de   esa   jurisdicción   la   declaración   de   ilegalidad   y   la   anulación   de   uno   o   varios   preceptos   del  reglamento  que  se  impugna.  En  el  recurso  indirecto  lo  que  se  impugna  son  los   actos  de  aplicación  del  reglamento  que  se  considera  contrario  a  derecho.  Cuando   un   órgano   de   la   jurisdicción   hubiere   dictado   sentencia   firme   estimatoria   por   considerar   ilegal   el   contenido   de   la   disposición   aplicada,   deberá   plantear   la   cuestión  de  ilegalidad  ante  el  tribunal  competente  para  conocer  del  recurso  directo   contra  la  disposición,  de  modo  que  éste  podrá  declarar  erga  omnes  la  nulidad  del   reglamento   cuestionado.   El   recurso   indirecto   debe   completarse   en   caso   de   que   triunfe  con  el  recurso  directo.     También   es   posible   un   control   de   las   disposiciones   reglamentarias   cuando   éstas   resulten  lesivas  de  derechos  fundamentales,  mediante  el  procedimiento  preferente   y  sumario  a  que  hace  referencia  el  artículo  53.2  de  la  Constitución.     Pero   el   control   de   constitucionalidad   de   los   reglamentos   varía   en   función   de   si   hay   intervención  o  no  de  la  ley.   El  juez  tiene  la  obligación  de  inaplicar  los  reglamentos  contrarios  a  la  Constitución,   a  la  ley  o  al  principio  de  jerarquía  normativa.  En  consecuencia,  para  determinar  la     14   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Constitucional  II  –  Tema  4   validez  de  un  reglamento  el  juez  debe  efectuar  un  juicio  previo  de  legalidad.  Si  la   norma   legal   que   desarrolla   el   reglamento   es,   a   su   juicio,   inconstitucional,   deberá   plantear   la   cuestión   ante   el   Tribunal   Constitucional,   puesto   que   el   juez   no   puede   decidir   sobre   la   validez   de   la   ley,   lo   cual   es   presupuesto   inexcusable   para   pronunciarse  sobre  la  validez  del  reglamento.  Es  decir,  si  la  norma  reglamentaria   contradice   los   mandatos   legales,   el   juez   deberá   inaplicar   la   primera   porque   es   ilegal,   o   declara   su   nulidad   si   pertenece   al   orden   contencioso-­‐administrativo   y   es   competente.   Si,   por   el   contrario,   el   precepto   reglamentario   que   se   considera   lesivo   es   conforme   a   la   ley,   sea   cual   sea   el   motivo   de   conformidad,   resultará   que   es   la   propia  ley    la  que  origina  la  lesión  y  el  juez  deberá  plantear  ante  el  TC  una  cuestión   de  constitucionalidad  sobre  la  ley,  aunque  el  reglamento  no  pueda  ser  calificado  de   ilegal.   En   el   reglamento   independiente   los   preceptos   que   contradigan   los   mandatos   constitucionales   son   nulos   de   pleno   derecho   y,   en   consecuencia,   el   juez   deberá   inaplicarlos   para   aplicar   directamente   la   constitución.   Pero   cuando   este   juez   sea   del   orden   contencioso-­‐administrativo   podrá   declarar   su   nulidad   expresa   si   es   el   competente,  y  podrá  realizar  una  labor  depuradora  del  ordenamiento  jurídico  en   el  ámbito  de  las  normas  infralegales.     Control  TC   El   TC   afectará   a   las   disposiciones   reglamentarias   sólo   en   la   medida   en   que   el   reglamento  ejecutivo  emane  de  la  ley  que  es  objeto  de  estudio  por  el  tribunal.     No   puede   realizarse   un   control   de   constitucionalidad   de   las   disposiciones   reglamentarias   mediante   el   recurso   de   inconstitucionalidad.   Ni   la   declaración   de   nulidad   de   una   ley   afecta   a   sus   reglamentos   ejecutivos,   pues   solo   atañe   directamente  a  la  ley.       No   se   puede   pretender   mediante   el   recurso   de   amparo   la   impugnación   de   disposiciones   reglamentarias   salvo   que   éstas   sean   las   causantes   directas   de   las   vulneraciones  de  los  derechos  y  libertades  protegidos.   Es   posible   el   control   de   los   reglamentos   por   el   TC   cuando   estos   afecten   a   derechos   fundamentales  mediante  el  recurso  de  amparo.     El  TC  sí  puede  anular  directamente  disposiciones  reglamentarias  por  la  vía  de  los   conflictos   de   competencia,   aunque   el   objeto   de   fiscalización   aquí   no   es   el   reglamento   sino   la   potencial   invasión   de   competencias   por   parte   de   un   órgano   constitucional  determinado.         15   ...

Tags: