Derecho Penal II Dolo (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho + Droit - 1º curso
Asignatura Derecho Penal II
Año del apunte 2014
Páginas 5
Fecha de subida 25/10/2014
Descargas 9
Subido por

Vista previa del texto

Tema 4 El dolo 1. Tipo de injusto del delito doloso Tipo injusto tiene tipo objetivo y tipo subjetivo. En la primera se incluyen todos aquellos elementos de naturaleza objetiva que caracterizan objetivamente al supuesto de hecho de la norma penal ( sujeto activo, la conducta, las formas y medios de la acción, el resultado, la relación de causalidad y los criterios para imputar objetivamente el resultado a la conducta…) En la segunda, el contenido de la voluntad rige la acción.
El delito doloso supone una agresión consciente contra el bien jurídico protegido, mientras que la imprudencia es solo una falta de cuidado en la que a veces el sujeto ni siquiera se plantea el posible daño al bien jurídico; por eso la realización dolos de un delito siempre se considera más grave que a realización imprudente del mismo delito.
El CP recoge claramente la distinción entre dolo e imprudencia (tradicionalmente llamada culpa) ya en la definición del delito y falta que se da en el art. 10 “Son delitos o faltas las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la Ley”. Estas dos fuentes de imputación subjetiva, son además, conforme a lo dispuesto en el art.5 , las únicas sobre las que puede basarse una responsabilidad penal, de ahí que hayan sido acogidas como uno de los principios básicos del moderno Derecho penal constituyendo el llamado principio de culpabilidad.
2. El dolo El ámbito subjetivo del tipo de injusto de los delitos dolosos está constituido por el dolo.
El término dolo tiene varias acepciones en el ámbito del Derecho. Aquí se entiende simplemente como conciencia y voluntad de realizar el tipo objetivo de un delito.
Este concepto unitario de dolo no es fácilmente aplicable en algunos casos límites entre el dolo y la imprudencia en los que tanto el elemento cognitivo, como el volitivo quedan desdibujados o son difícilmente identificables; pero se puede mantener que tanto el conocimiento como la voluntad son los elementos básicos del dolo.
El CP utiliza la expresión dolosa al igual que intencionadamente o a sabiendas.
A) Elementos 1 De la definición de dolo aquí propuesta se deriva que el dolo está constituido por 2 elementos. UNO INTELECTUAL O COGNITIVO Y OTRO VOLITIVO.
Elemento intelectual. Para actuar dolosamente, el sujeto de la acción debe saber qué es lo que hace y conocer los elementos que caracterizan su acción como conducta típica.
No es necesario que conozca otros elementos pertenecientes a la antijuricidad, a la culpabilidad o a la penalidad.
El elemento intelectual del dolo se refiere, por tanto, a los elementos que caracterizan objetivamente a la conducta como típica (elementos objetivos del tipo): sujeto, conducta, resultado, relación causal o imputación objetiva, objeto material, etc.
El conocimiento que exige el dolo es un conocimiento actual, no bastando uno meramente potencial. El sujeto ha de saber lo que hace, no basta con que hubiera debido o podido saberlo. Esto no quiere decir que el sujeto deba tener un conocimiento exacto de cada particularidad o elemento del tipo objetivo. Valoración paralela en la esfera del profano, es decir, el sujeto ha de tener un conocimiento aproximado de la significación social o jurídica de tales elementos. La vertiente negativa del elemento intelectual del dolo es el error, que da lugar a que el dolo no exista, determinando en su caso, la existencia de imprudencia si de san los elementos conceptuales de ésta.
Elemento volitivo. Para actuar dolosamente no basta con el mero conocimiento de los elementos objetivos del tipo, es necesario además, querer realizarlos.
Los móviles solo tienen significación típica en casos excepcionales y por lo general solo inciden en la determinación de la pena como circunstancias o agravantes.
El elemento volitivo supone la voluntad incondicionada de realizar algo (típico) que el autor cree que puede realizar. Si el autor aún no está decidido a realizar el hecho o sabe que no puede realizarse, no hay dolo, bien porque el autor no quiere todavía, bien porque no puede querer lo que no esté dentro de sus posibilidades.
B) CLASES Dolo directo. Esta clase de dolo puede, a su vez, distinguirse en grados. En el llamado dolo directo de primer grado el autor quiere realizar precisamente el resultado (en los delitos de resultado) o la acción típica (en lo delitos de mera actividad): el autor quería matar y mata, quería dañar y rompe la cosa, etc.
Dentro del dolo directo se incluyen también los casos en los que el autor no quiere directamente una de las consecuencias que se va a producir, pero la admite como necesariamente unida al resultado principal que pretende. No hay ninguna dificultad en admitir también aquí la existencia de dolo incluso de solo directo, aunque para 2 diferenciarlo del supuesto anterior se hable en este caso de dolo directo de segundo grado.
Consecuencia necesariamente unida.
Dolo eventual. Con la categoría del dolo directo, de primer o de segundo grado, no se pueden abarcar todos los casos en los que el resultado producido debe, por razones político criminales, imputarse a título de dolo. Así, cabe también hablar de dolo aunque el querer del sujeto no esté referido directamente a ese resultado.
En el dolo eventual el sujeto se representa el resultado como de probable producción y, aunque no quiere producirlo, sigue actuando, admitiendo su eventual realización.
El sujeto no quiere el resultado pero “cuenta con él”, admite su producción, acepta el riesgo, no lo importa lo que pase. Concepto unitario de dolo.
El dolo eventual constituye además la frontera entre el dolo y la imprudencia, sobretodo la llamada imprudencia consciente.
Para distinguir el dolo eventual de la imprudencia se han formulado principalmente 2 teorías: La teoría de la probabilidad. Parte del elemento intelectual del dolo. Dado lo difícil que es demostrar en el dolo eventual el elemento volitivo (querer el resultado), la teoría de la probabilidad admite la existencia de dolo eventual cuando el autor se representa el resultado como muy probable producción y a pesar de ello actúa, siendo indiferente que admita o no su producción. Si la probabilidad es más lejana o remota, habrá imprudencia consciente o con representación.
La teoría de la voluntad o del consentimiento. Para esta teoría no es suficiente con que el autor se plantee el resultado como de probable producción, sino que es preciso que, además se diga aun cuando fuere segura se producción, actuaría.
Contra la teoría de la probabilidad se afirma que deja sin valorar una parte esencial del dolo: el elemento volitivo y que, por otra parte, no siempre la alta posibilidad de producción de un resultado obliga a imputarlo a título de dolo.
3. Error de tipo El autor debe conocer los elementos objetivos integrantes del tipo injusto. Cualquier desconocimiento o error sobre la existencia de algunos de estos elementos repercute en la tipicidad porque excluye el dolo. Por eso se llama error de tipo. El error sobre cualquier otro elemento perteneciente a otras categorías distintas al tipo (error sobre los presupuestos de las causas de justificación, error sobre la antijuricidad, culpabilidad o penalidad) carece de relevancia en la tipicidad.
3 El error de tipo, igual que el elemento intelectual del dolo, debe referirse por tanto a cualquiera de los elementos integrantes del tipo, sean de naturaleza descriptiva (cosa o explosivo) o normativa (ajena, documento). Respecto a estos últimos, basta con que el autor tenga una valoración paralela en la esfera del profano para imputar el conocimiento del elemento normativo a título de dolo.
Art. 14 error de tipo Los dos primeros apartados del artículo 14 se refieren a lo que la doctrina llama error de tipo, en sentido estricto; el último, al error de prohibición.
El error obre un hecho constitutivo de la infracción penal excluye el dolo y, todo lo más, cuando sea vencible, deja subsistente una posible responsabilidad a título de imprudencia.
Ej. El que dispara contra una persona creyendo que era un animal no responde por homicidio dolo, pero sí por homicidio imprudente si su error se debía a una ligereza o negligencia (error vencible).
Error vencible, aquél que el autor no hubiera podido superar ni aun empleando una gran diligencia, excluye la responsabilidad tanto a título de dolo como de imprudencia, por lo que ni siquiera puede hablarse de tipicidad penal.
Supuestos de error de tipo Error sobre el objeto de la acción. El error dará lugar a un concurso entre el delito que el sujeto quería realizar (daños en grado de tentativa) y el resultado imprudentemente realizado. Quería matar a A y mato a B sin querer.
Error sobre la relación de causalidad. A dispara contra B, hiriéndole. Éste muere a causa de un incendio en el hospital. Si el resultado se produce de un modo totalmente desconectado de la acción del autor, a lo sumo podrá imputarse de hecho como tentativa. En este caso, aunque se dé el tipo subjetivo del delito doloso homicidio, falta la realización en el resultado del peligro implícito en la acción lesiva inicial y falta la imputación objetiva del resultado de la acción. FALTA EL RESULTADO.
Error en el golpe. Se da sobre todo en los delitos contra la vida y la integridad física.
El mismo tratamiento teórico que la aberratio ictus merecería el llamado dolus generalis. En este caso el autor cree haber consumado el delito, cuando en realidad la consumación se produce por un hecho posterior.
El error sobre los elementos agravantes o calificadores determina la no apreciación de la circunstancia agravante o, en su caso, del tipo cualificado.
4 4. Otros elementos subjetivos del tipo de injusto Ámbito subjetivo: Consciencia y voluntad.
Normalmente, el tipo injusto de los delitos dolosos solo requiere, en el ámbito subjetivo, el dolo, es decir, la conciencia y voluntad de realizar los elementos objetivos del tipo. Cuando coinciden elementos objetivos y subjetivos se da la concurrencia perfecta, aunque también existe la intención y el ánimo.
5 ...

Tags: