T4: El sistema financiero español (Parte 1) (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Administración y Dirección de Empresas - 2º curso
Asignatura Entorn economic espanyol
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 10/06/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Entorno Económico Español Marc Serra Codina EL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL: LOS RASGOS BÁSICOS: El sistema financiero español ha experimentado cambios significativos en los veinticinco años, y el primero de ellos es, precisamente, el intenso crecimiento de la actividad financiera. El mayor grado de desarrollo económico, la creciente apertura al exterior y la propia modernización del sistema financiero son las causas de la mayor profundidad financiera de la economía española. Una parte considerable del crecimiento de la actividad financiera refleja el notable desarrollo que han experimentado los mercados financieras. La creciente sofisticación de la política monetaria, la búsqueda de fuentes de financiación alternativas y más baratas que el crédito bancario por parte de las grandes empresas, las necesidades crecientes que de recursos desde mediados de los ochenta registró la hacienda pública, la mayor renta y cultura financiera de la población y la propia mejora de los sistemas de negociación pueden considerarse los factores principales que han impulsado el desarrollo de los mercados financieros.
La expansión de los mercados ha impulsado a su vez el desarrollo de los intermediarios financieros no bancarios, y, más concretamente de sus tres modalidades más significativas: los fondos de inversión, los fondos de pensiones y las compañías aseguradoras. La importancia relativa en España sigue siendo muy reducida en comparación con la que ostentan en los países anglosajones.
Lejos de poder considerarse como un rasgo específico del caso español, el fuerte auge de los intermediarios financieros no bancarios ha sido un hecho que, con mayor o menor intensidad, se ha dado en la mayoría de los países del continente europeo favorecido por factores tales como la mayor formación de los ahorradores, el progresivo envejecimiento de la población u las dudas crecientes sobre la viabilidad de los sistemas públicos de pensiones. Es frecuente asimismo que las entidades bancarias participen en el capital de tales intermediarios, muy especialmente a las compañías aseguradoras, siendo por consiguiente sensibles a los problemas que puedan experimentar los citados intermediarios.
Entorno Económico Español Marc Serra Codina El desarrollo de los mercados financieros y de los intermediaros no bancarios ha reducido la importancia relativa de las entidades bancarias como proveedores de financiación y como destinatarias del ahorro. Los intermediaros bancarios siguen desempeñando un papel crucial en la canalización de los flujos financieros de la economía. Entre otras razones porque el crédito bancario sigue siendo la principal vía de financiación de que disponen las familias españolas y pequeñas empresas. La importancia de estas va más allá de su significación cuantitativa, ya que contribuyen al funcionamiento eficaz del sistema de pagos del país, proporcionando un medio de pago universalmente aceptado: los depósitos bancarios.
EL SISTEMA BANCARIO: EVOLUCIÓN Y SITUACIÓN ACTUAL: El tamaño relativo del sistema bancario español es considerable, confirmando así el papel hegemónico que las entidades bancarias desempeñan en España. Pese a la puesta en marcha del Mercado Único y de la unión monetaria, la cuota de mercado de la banca extranjera en España, y en mayor parte de los países de la Eurozona, es reducida, poniendo de manifiesto las ventajas competitivas que genera ser el primer oferente y la importancia que una parte de la población concede a la nacionalidad a la hora de elegir entidad bancaria.
La banca, las cajas de ahorro y las cooperativas de crédito son los tres tipos de entidades que han conformado históricamente el sistema bancario. Mientras que los bancos revisten la forma de sociedades anónimas y destinan sus beneficios al pago de dividendos a sus accionistas, las cajas de ahorro son entidades sin ánimo de lucro de naturaleza fundacional que emplean sus excedentes en la realización de obras de carácter benéfico-social. Las cooperativas de crédito, cuyo ejemplar más claro lo proporcionan las cajas rurales, son, por su parte, sociedades de carácter cooperativo que distribuyen entre sus socios los posibles beneficios.
Tales diferencias en la naturaleza jurídica condicionan las vías en que cada tipo de entidad podía seguir para aumentar sus niveles de capitalización. Así, mientras que los bancos pueden elevar sus propios recursos mediante el recurso de ampliación de capital, las cajas solo podían hacerlo hasta hace poco reduciendo los fondos aplicados Entorno Económico Español Marc Serra Codina a la obra benéfico-social. En el año 2010 se impulsó la bancarización de las cajas para que pudieran ejercer su actividad financiera a través de un banco al que cederían todo su negocio financiero.
DESREGULACIÓN Y COMPETENCIA: En las dos últimas décadas del siglo XX el sistema bancario español experimentó una transformación radical impulsado básicamente por tres factores. Por un lado, se desmantelaron las restricciones tales como la regularización de los tipos de interés que dificultaban la competencia entre propias entidades bancarias. El ya comentado desarrollo de los mercados. El progreso tecnológico y, en particular, los avances en las telecomunicaciones y en la informática redujeron notablemente las barreras de entrada al negocio bancario.
Las entidades bancarias, lejos de permanecer pasivas, desarrollaron un conjunto de estrategias para hacer frente a la intensificación de la competencia técnica generada por la desregulación, la desintermediación y el espectacular desarrollo de la tecnología. Una de ellas fue ganar dimensión. Los grandes bancos españoles priorizaron ganar tamaño fusionándose entre ellos y/o adquiriendo otras instituciones de menor dimensión. El objetivo no era orto que alcanzar una posición de liderazgo en el mercado domestico como condición necesaria para hacer frente al nuevo escenario internacional y al aumento en el número de competidores potenciales que iba a generar la liberación de movimientos de capital y la integración monetaria del continente europeo.
La creciente integración de los sistemas bancarios europeos llevó a los principales grupos bancarios españoles a intensificar su presencia en los mercados europeos, utilizando tres vías para ello: el intercambio de participaciones en el capital, el establecimiento de acuerdos para le distribución conjunta de determinados productos financieros y la adquisición de bancos que operaban en el mismo “mercado regional”.
La eliminación en 1989 de las trabas que les impedían operar en todo el territorio nacional propicio que las cajas de ahorros apostaran por crecer y expandirse fuera de Entorno Económico Español Marc Serra Codina sus territorios tradicionales. El aumento del tamaño del mercado potencial impulso también la consolidación del sector.
Las estrategias seguidas por bancos y cajas para hacer frente a la acentuación de la competencia transformaron la estructura del sistema bancario español. Baste señalar que en 2007 había dos grandes bancos frente las siete entidades que lo formaban veinte años antes, y el de cajas de ahorro por 47 entidades, la mitad prácticamente de las que había tiempo atrás.
La necesidad de racionalizar la red operativa junto con la prioridad dada a la expansión internacional provocaron una clara reducción del número de sucursales y empleados en el mercado español de los grandes bancos en particular y del subsector bancario en general. Las cajas, por el contrario, aumentaron considerablemente sus medios operativos, superando ya a mediados de los años noventa a la banca tanto en número de sucursales como en número de empleados.
Esta dispar evolución de las redes operativas de bancos y cajas explica en gran medida los cambios que se produjeron en la importancia relativa de ambos tipos de entidades.
Más concretamente, la notable ganancia de cuota de mercado, tanto en depósitos como en créditos, que consiguieron las cajas de ahorros desde mediados de la década de 1980 hasta convertirse en el principal agente del sistema bancario.
CRISIS Y RESTRUCTURACIÓN: La acentuación de la competencia provocó una intensa contracción del llamado margen de intermediación (diferencia entre los productos y los costes financieros). El crecimiento de los ingresos por comisiones, la mejora en los niveles de productividad y la favorable evolución de la economía durante la mayor parte del periodo analizado (1985-2008) compensaron la contracción del margen de intermediación, posibilitando así el mantenimiento de un elevado nivel comparativo de rentabilidad.
Las entidades bancarias españolas consiguieron mantener su peculiar y costoso modelo de servicio bancario basado en una densa red de pequeñas oficinas en un contexto caracterizado por la reducción de los márgenes y la acentuación de la Entorno Económico Español Marc Serra Codina competencia. La situación cambió, sin embargo, radicalmente a partir de 2007, siendo la crisis financiera la primera aunque no la única de las causas explicativa de dicho cambio.
El impacto directo de la crisis sobre el sistema financiero español fue reducido, gracias básicamente al distinto modelo de titulización existente en España; entendido como un mecanismo de captación de recursos, el modelo español se encuentra muy alejado del denominado originar para distribuir que está en el origen de las turbulencias financieras. El banco de España no permitió situar los vehículos de inversión fuera de balance, logrando así la reducción considerable de los incentivos que impulsan la creación de tales vehículos y la fomentación de un adecuado seguimiento del riesgo por parte de las propias entidades, ya que no era posible transferirlo a terceros.
En cambio el impacto indirecto ha sido muy importante. Las elevadas tasas a las que creció el crédito en el periodo expansivo, unido al estancamiento de sus fuentes de recursos tradicionales, obligo a las entidades españolas a buscar otras vías de financiación, siendo una de ellas el endeudamiento en los mercados interbancarios de la eurozona, aprovechando las posibilidades que generó la integración a la UEM. La extrema aversión al riesgo que provocó la caída de Lehman Brothers bloqueó tales mecanismos de financiación mayoristas, convirtiendo en mucho más caro y difícil que antes para los bancos y cajas de ahorros españoles la captación de recursos en los mercados internacionales.
El sector de la construcción, las actividades de promoción, edificación y adquisición de viviendas fueron los principales destinos de crédito otorgado por las cajas de ahorros y por los bancos. El aumento de la morosidad entre los promotores y constructores y la pérdida de valor de los activos inmobiliarios que ha generado la crisis económica ha causado elevadas pérdidas a las entidades bancarias españolas hasta el punto de poner en cuestión su viabilidad.
La crisis económica redujo drásticamente el volumen de actividad de las entidades bancarias, haciendo innecesaria buena parte de la red operativa.
Entorno Económico Español Marc Serra Codina El progresivo deterioro de las finanzas públicas españolas y los episodios de crisis de deuda soberana que sufrieron algunos países de la Unión Europea empeoraron todavía más la situación, al elevar significativamente la prima de riesgo de la economía española y el coste de financiación de las entidades bancarias.
Los factores anteriores (bloqueo de los mercados, aumento de la morosidad, caída en los niveles de actividad y encarecimiento de la financiación) generaron serias dificultades a un buen número de entidades bancarias, y algunas de ellas tuvieron que ser intervenidas por las autoridades. El Banco de España y el Ministerio de Economía adoptaron un conjunto de medidas para hacer frente a la situación, entre las que cabe destacar:  Inyección de liquidez: La creación del Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF) y la concesión de avales públicos a las emisiones realizadas por las instituciones bancarias fueron las adoptadas en España.
 Incentivar los procesos de integración: Apoyar financieramente la consolidación de las entidades en dificultades fue otra de las medidas adoptadas. El instrumento encargado de facilitar dichos procesos de integración fuer el Fondo de Reestructuración Ordenada bancaria (FROB) que pasó más adelante a gestionar la reestructuración de las entidades viables.
 Bancarización de las cajas de ahorros: Se hizo una reforma a través de un Decreto-ley que, además de mejorar el régimen de las cuotas participativas, incentivó que las cajas de ahorros ejercieran la actividad bancaria a través de un banco al que cederían su negocio bancario.
 Mejores exigencias en materia de provisiones: El derrumbe del sector de la construcción aconsejó elevar considerablemente los niveles de provisiones de los activos inmobiliarios considerados problemáticos. Se exigió también, provisionar los activos inmobiliarios considerados “sanos”.
 Incremento de los requerimientos de capital: La necesidad de disipar las dudas sobre la liquidez del sistema bancario español llevó a las autoridades españolas a exigir a las entidades de crédito mayores y mejores niveles de recursos propios.
...

Tags:
Comprar Previsualizar