Tema 5 - Memoria Autobiografica (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Psicología - 2º curso
Asignatura Memòria i Representació
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 06/04/2016
Descargas 15
Subido por

Descripción

Apunts tema 5 - Lluís Fuentemilla

Vista previa del texto

asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com Tema 5: MEMORIA AUTOBIOGRÁFICA La memoria autobiográfica1 hace referencia a los recuerdos que mantenemos sobre nosotros mismos y nuestras relaciones con el mundo que nos rodea. ¿Es un tipo independiente de memoria? Sí y no. No, en el sentido de que casi seguramente depende de los sistemas de memoria episódica y semántica. Sí, porque el papel que desempeña en nuestras vidas se diferencia de maneras importantes e interesantes de otras funciones de memoria. Recordar hechos sobre nosotros mismos, como nuestro nombre y dónde vivimos, es autobiográfico pero constituye un aspecto personal de la memoria semántica. Recordar que hoy hemos venido al trabajo es también autobiográfico, pero implica acordarse de una experiencia episódica. El hecho de que la memoria autobiográfica implique ambas cosas inevitablemente implica que es compleja. 1. MÉTODOS DE ESTUDIO: Un punto débil en la investigación es el problema de la metodología adecuada. Por un lado, a diferencia del estudio de los demás tipos de memoria, el experimentador no tiene control sobre la situación de aprendizaje, lo que hace que sea difícil analizar los procesos involucrados tanto en la adquisición como en el olvido de los recuerdos autobiográficos. Por otra parte, en los estudios se asume, por ejemplo, que los participantes son conscientes de las funciones de sus recuerdos autobiográficos y que pueden recordar sus recuerdos autobiográficos y las situaciones que los evocan con los detalles suficientes para que pueda categorizarse. Un método para abordar el estudio es usar diarios en los que los participantes puedan registrar eventos para, posteriormente, intentar recordarlos. Esta aproximación es útil pero demasiado exigente. Un segundo enfoque consiste en sondear la memoria, pidiendo un recuerdo asociado a una palabra clave y luego analizando la naturaleza de las respuestas. Un tercer método consiste en solicitar recuerdos asociados a un periodo temporal específico o con un evento público importante. Finalmente, como en el caso de la memoria semántica y episódica, podemos aprender mucho observando lo que pasa cuando la memoria autobiográfica falla, como consecuencia de daño cerebral o estrés emocional. 1.1. DIARIOS Un problema relativo al estudio de la memoria autobiográfica consiste en saber qué es en realidad lo que se vivió inicialmente, y una solución a esto es el registro de eventos en un diario que permita un posterior control objetivo de los recuerdos. 1 Memoria a lo largo del ciclo vital, tanto de eventos específicos como de información relacionada con el yo. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com Un estudio clásico con diario fue llevado a cabo por Willem Wagenaar (1986), que escribió un diario durante más de seis años; cada día registró dos eventos, junto con cuatro características o claves para cada evento. Ejemplo de un evento registrado en el estudio de diario de Wagenaar (1986). Como muestra la figura, registró quién intervenía en el evento, qué evento era, dónde se desarrollaba y cuándo. También puntuaba el evento respecto a su saliencia y si se trataba de algo que ocurría con frecuencia o era bastante inusual, además de registrar el nivel de implicación emocional y si era agradable o desagradable. Luego puso a prueba su memoria seleccionando un evento al azar y utilizando una, dos o tres claves de recuperación, aleatorizando el orden en que se presentaban las claves de quién, qué, dónde y cuándo. La figura siguiente muestra el porcentaje promedio de las preguntas alas que contestó correctamente en función del número de claves. Recuerdo de eventos autobiográficos en función del tiempo, dada una, dos o tres claves de recuperación. Wagenaar encontró que las claves del quién, qué y dónde tendían a ser igual de efectivas a la hora de evocar el recuerdo, mientras que la clave del cuándo, que simplemente proporcionaba la fecha, resultaba ser mucho menos eficaz. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com También apunta que, contando con claves suficientes, al final, le fue posible acordarse de la mayoría de los eventos. ¿Significa esto que nunca olvidamos nada? Casi seguro que no. Wagenaar seleccionaba eventos que con mucha probabilidad serían altamente memorables; el proceso de selección en sí implicaba ya recuperación, y de hecho un repaso, mientras que el proceso de decidir sobre sus claves del quién, dónde, qué y cuándo implicaban además un nivel de procesamiento bastante profundo. Este nivel de selección y repaso implícito es un problema para los estudios de diarios, porque el resultado son recuerdos atípicamente bien codificados. En conclusión, los estudios de diario han sido útiles a la hora de darnos una idea de la riqueza de la memoria autobiográfica, y de la relativa importancia de los distintos tipos de eventos y experiencias. Presentan, sin embargo, problemas de sesgo en el muestreo de los eventos registrados, junto con una tendencia del mismo proceso de codificación a producir una mejora del aprendizaje de los eventos seleccionados. Finalmente, el método requiere una considerable perseverancia por parte de los escritores de los diarios, que por tanto puede que sean una muestra pequeña y atípica de la población general. 1.2. PALABRAS CLAVE Método que proporciona a los participantes una palabra pidiéndoles que recuerden un episodio autobiográfico asociado a esta. Por ejemplo, dada la clave caballo, esta podría evocar la primera vez que se haya montado a caballo. El método se ha adaptado también para explorar recuerdos pertenecientes a un periodo específico, como la infancia, o un tipo de evento específico, como un recuerdo feliz. A pesar de su sencillez y relativa falta de control, este método se ha utilizado ampliamente y de manera productiva. Una característica prominente de los recuerdos autobiográficos explorados es su distribución a lo largo de la vida. Los participantes, tanto jóvenes como ancianos, cuando se les pide que recuerden eventos sin especificarles un periodo concreto, tienden a recuperar pocos recuerdos autobiográficos pertenecientes a los cinco primeros años de vida, un fenómeno denominado amnesia infantil2. También tienden a producir una cantidad de recuerdos pertenecientes al periodo más reciente, efecto de recencia. Las personas mayores de 40 años, sin embargo, también manifiestan un incremento notable de los recuerdos provenientes de entre los 15 y 30 años, el llamado pico de reminiscencia3 (Rubin, Wetzler y Nebes, 1986). 2 Tendencia de las personas a tener pocos recuerdos autobiográficos anteriores a la edad de 5 años. Tendencia de los participantes mayores de 40 años a mostrar una tasa elevada de recuerdo de experiencias personales de la fase tardía de la adolescencia y los 20 años. 3 asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com Ha habido varios intentos explicativos en cuanto al patrón de recuerdos autobiográficos a lo largo del ciclo vital. Posiblemente refleje tanto un efecto de recencia como al menos otros dos procesos, uno de los cuales explicaría la amnesia infantil (la ausencia de recuerdos pertenecientes al primer o a los dos primeros años de vida) y el otro relativo al alto porcentaje de recuperación de recuerdos pertenecientes a la adolescencia y a la época de los 20 años. Se han propuesto diversas interpretaciones a la amnesia infantil: la represión freudiana, el desarrollo tardío del hipocampo, el escaso desarrollo en la infancia de un yo coherente, algo que se construye gradualmente a partir de los recuerdos y las experiencias. La mayoría de interpretaciones sobre el pico de reminiscencia tienden a centrarse en que es un periodo en el que ocurren muchos eventos importantes de nuestra vida. Berntsen y Rubin (2004) pidieron a sus participantes que puntuasen un número de eventos importantes de la vida, encontrando que la edad promedio del primer enamoramiento era de 16 años, los recuerdos ligados a la universidad tendían a ubicarse alrededor de los 22 años, el matrimonio a los 27, y los hijos a los 28. Todos estos recuerdos pertenecían al periodo del pico, haciendo que se defina como un periodo importante dentro de lo que a veces se conoce como el ‘relato vital’4. Este representa una descripción coherente que creamos para nosotros mismos conforme progresamos a lo largo de la vida, la historia de quiénes somos y de cómo hemos llegado a este punto de nuestra vida. Los acontecimientos que influyen en esto tienden a ser importantes para nosotros, recuperables con más probabilidad y se codifican de manera más profunda ya que, además, son emocionalmente intensos, factor que incrementa la accesibilidad a los recuerdos, sobre todo cuando son positivos y se desarrollan en la fase de juventud. 2. TEORIA DE LA MEMORIA AUTOBIOGRÁFICA: Un intento de desarrollar una teoría general de la memoria autobiográfica es el de Martin Conway (2005). Conway define la memoria autobiográfica como un sistema que mantiene el conocimiento acerca del yo experiencial, el ‘mí’. Los recuerdos autobiográficos son transitorios y se construyen dinámicamente fundamentándose en una ‘base de conocimientos autobiográfico’5. La base de conocimiento en sí va desde representaciones muy amplias de periodos de la vida a episodios sensoperceptivos, que se pierden rápidamente. Finalmente, el sistema entero depende de la interacción entre la base de conocimientos y el yo de trabajo. Se supone que el yo de trabajo desempeña, en la memoria autobiográfica, un papel parecido al de la memoria de trabajo en la cognición en general. 4 5 Descripción coherente e integrada de la vida de una persona que podría formar la base de su memoria autobiográfica. Hechos sobre nosotros mismo y nuestro pasado que forman la base de la memoria autobiográfica. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com Las estructuras de conocimiento dentro de la memoria autobiográfica, como propone Conway. El ‘yo de trabajo’6 abarca un complejo conjunto de objetivos activos y autoimágenes. Por ejemplo, yo tengo el objetivo activo de describir las ideas de Conway y lo estoy haciendo mientras dicto todo esto andando por un camino en el campo y con el sol dándome en la cara. El yo de trabajo modula el acceso a la memoria a largo plazo y está a su vez influenciado por la MLP. Para escribir este texto, necesito tener acceso a mí conocimiento sobre el punto de vista de Conway. El yo de trabajo abarca tanto autoconocimiento conceptual –mi trabajo, mi contexto familiar y mis objetivos profesionales– que, a su vez, se construyen socialmente a partir de mi contexto familiar, la influencia de los compañeros, la escuela, los mitos, como otros factores que conforman la compleja representación de mí mismo. El yo de trabajo es una manera de codificar la información sobre qué es, qué ha sido y lo que puede ser. Para ser eficiente necesita ser coherente y guardar una correspondencia razonablemente cercana con la realidad exterior. La base de conocimiento autobiográfico posee una estructura de tipo jerárquico, con una historia vital global que se conecta a diversos temas amplios, relaciones personales y de trabajo, por ejemplo. Estos, a su vez, se dividen en distintos periodos temporales; por ejemplo, cuando era estudiante universitario, mi primer trabajo, mis esperanzas para el futuro. Estos periodos comprenden varios ‘eventos’ generales, que pueden incluir individuos, instituciones, así como actividades; por ejemplo, el departamento de psicología, el profesor Smith, el ascenso. Se conceptualizan a un nivel relativamente abstracto, pero pueden llevar a recuerdos episódicos específicos; por ejemplo, mi entrevista con el profesor Smith para solicitar un puesto de trabajo, la última charla de investigación a la que asistí en el departamento. Estos, a su vez, podrían haberse almacenado a un nivel más fundamental, que contenga información sensoperceptiva más detallada; por ejemplo, la habitación en que se realizó la entrevista, el tiempo que hacía fuera, el tono de voz del 6 Concepto propuesto por Conway para explicar la manera en que se acumula y utiliza el conocimiento autobiográfico. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com profesor Smith en el momento en que me ofreció trabajo. Este detalle suele tener naturaleza visual, que es la razón por la que los flashbacks visuales vívidos son tan convincentes e inquietantes. La teoría de Conway proporciona un marco útil que combina lo que sabemos sobre la memoria autobiográfica, lo que a su vez quizá lleve hacia el planteamiento de ulteriores preguntas teóricas. Un reto adicional es el que presenta la necesidad de explicar los datos cada vez más ricos que se han ido acumulando sobre situaciones en las que la memoria autobiográfica podría parecer atípica, sea por parecer atípicamente detallada, sea por estar perjudicada o distorsionada por el estrés o la enfermedad. A continuación se describen varios ejemplos. 2.1. RECUERDOS DE DESTELLO ¿Recuerdas dónde te encontrabas cuando escuchaste por primera vez la noticia del ataque del 11 de setiembre a las Torres Gemelas? A diferencia de eventos rutinarios como las consultas médicas, algunas situaciones parecen dar lugar a recuerdos sorprendentemente claros, detallados y persistentes. Brown y Kulik (1977) pidieron a varias personas que recordaran cómo y cuándo escucharon por primera vez el asesinato del presidente Kennedy. Se encontraron con un nivel de viveza y detalle sorprendente, tanto que lo observado les llevó a proponer un nuevo tipo de sistema de memoria, que denominaron ‘memoria de destello’7. Propusieron la existencia de un proceso separado que, dadas las condiciones apropiadas, dirige un mecanismo especial que da lugar a registros de memoria cualitativamente diferentes. Denominaron este proceso mecanismo ‘impresión inmediata’, asumiendo que por medio de él las emociones extremas llevan a una representación casi fotográfica del evento y de su contexto físico. No hay duda de que las personas informan de manera muy vívida sobre recuerdos relativos al momento en que se enteraron de los más grandes desastres. También ocurre que la probabilidad de informar sobre un recuerdo de destello depende, muy probablemente, de la medida en que la persona se viera afectada por el evento. Las conclusiones de Brown y Kulik han sido cuestionadas planteando la pregunta de si los recuerdos de destello son tan exactos como parecen. Talarico y Rubin (2003) observaron el mismo nivel de pérdida de detalles para los recuerdos de destello relativos al 11-S y los recuerdos cotidianos, aunque los participantes creían que su recuerdo del 11-S era más claro. 7 Término aplicado al recuerdo detallado y aparentemente muy exacto de una experiencia impactante. asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com Sin embargo, a pesar de que haya dudas sobre si el nivel de recuerdo es tan admirable como sugerían Brown y Kulik, no hay duda de que las personas tienen recuerdos autobiográficos vívidos de los acontecimientos de destello. En términos interpretativos, sin embargo, el problema reside en que hay varias razones para que esto ocurra. Antes que nada, estos eventos son altamente distintivos, con poco riesgo de que puedan confundirse con otros eventos, lo cual no es el caso para la mayoría de los recuerdos cotidianos. En segundo lugar, tendemos a hablar de estos eventos, y a verlos repetidamente por televisión, de hecho, repasándolos. En tercer lugar, tienden a ser eventos importantes que potencialmente cambian algunos aspectos de nuestras vidas y lo que les rodea; y en cuarto lugar, suelen generar emociones. Muy probablemente, todos estos factores, de una manera o de otra, mejoran la memoria. 3. MEMORIA AUTOBIOGRÁFICA Y CEREBRO Greenberg y Rubin (2003) notaron que los pacientes con daño en las áreas involucradas en la visualización tienden a caracterizarse por una memoria autobiográfica pobre, sugiriendo que las imágenes visuales podrían desempeñar un papel muy importante. Conway, Pleydell-Pearce, Whitecross y Sharpe (2003) usaron el EEG para estudiar la activación cortical asociada a la tarea de leer una palabra clave, evocar un recuerdo autobiográfico relacionado, mantenerlo y luego contar el recuerdo. Observaron que las fases iniciales implicaban a la corteza prefrontal izquierda, posiblemente reflejando los procesos ejecutivos involucrados en la evocación del recuerdo, a lo que seguía una activación que se propagaba hacia los lóbulos occipital y temporal, algo consistente con un importante papel de las imágenes visuales. Un análisis reciente combina datos de diferentes estudios (Svoboda, McKinnon y Levine, 2006) y concluye que los datos apoyan una distinción entre aspectos episódicos y semánticos de la memoria autobiográfica, junto con una tendencia a que la presencia de emoción cambie el equilibrio de la activación entre el hemisferio derecho e izquierdo. En un estudio, Cabeza et al. (2004) pidieron a los participantes que sacaran fotos de lugares específicos del campus de la Universidad de Duke. Estas se mezclaron posteriormente con fotografías realizadas por otros estudiantes y se presentaron en un estudio de IRMf. Ambos tipos de fotos activaron una red común de asouto4 – Unybook Si necesitas más apuntes puedes encontrarlos en Unybook.com memoria episódica, que involucraba las regiones temporal medial y prefrontal. Además, las fotografías autogeneradas activaron áreas de la corteza prefrontal medial asociadas al procesamiento autorreferencial, así como áreas asociadas al recuerdo (hipocampo) y a la memoria viso-espacial (regiones visuales y parahipocampales). En otro estudio (Greenberg, Rice, Cooper, Cabeza, Rubin y LaBar, 2005) se utilizó una técnica más convencional en la que los participantes generaban primero palabras clave para 50 de sus recuerdos autobiográficos, registrando sus respuestas subjetivas a cada recuerdo. Utilizando la técnica de IRMf, se presentaban después las palabras clave y se pedía a los participantes que presionaran una tecla en el momento en que recuperasen el recuerdo relevante. Esta condición fue comparada con una tarea de recuperación semántica en la que se les pedía a los participantes que proporcionaran una respuesta adecuada a una serie de nombres de categorías (p.e., la clave animal podía evocar elefante). La recuperación autobiográfica llevó a una mayor activación de la amígdala, que está relacionada con la emoción; del hipocampo, relacionado con la memoria episódica; y del giro frontal inferior derecho, relacionado con el procesamiento autorreferencial. La condición de recuperación semántica llevó a una activación más prolongada de la región frontal izquierda. RESUMEN La memoria autobiográfica nos ayuda a crear una representación coherente de nosotros mismos y de nuestras vidas. También puede utilizarse socialmente, como cuando evocamos con los amigos recuerdos compartidos y, además, puede actuar en un modo de solución de problemas cuando aprendemos de experiencias anteriores específicas. La memoria autobiográfica es difícil de estudiar, porque muy a menudo no guardamos un registro del momento en que los recuerdos se codifican inicialmente, de manera que no es posible averiguar su exactitud. Un método para evitar el problema es utilizar diarios, que son ricos cualitativamente pero que, sin embargo, tienden a ser selectivos tanto en términos de los eventos seleccionados como en lo que respecta a quiénes están dispuestos a escribir un diario. Una alternativa es el método de palabras clave, mediante el cual los recuerdos autobiográficos se evocan tanto presentando una palabra clave como preguntando sobre recuerdos pertenecientes a un periodo de vida específico. Para las personas que tienen más de 40 años, la disposición temporal de los eventos recordados suele mostrar un pico que se extiende del final de la adolescencia hasta principios de los 30, el pico de reminiscencia. Esto se suele atribuir al hecho de que es un periodo importante para la construcción de un relato vital, una historia coherente sobre quiénes somos y de dónde venimos. Las teorías sobre memoria autobiográfica empiezan a definirse con más claridad; sin embargo, la mayoría del campo sigue todavía ocupándose de fenómenos individuales, como los recuerdos de destello, los recuerdos aparentemente muy precisos y ricos en detalles que parece que retenemos en relación con acontecimientos impactantes, como enterarse de la muerte del presidente John F. Kennedy. Concluimos con una breve revisión de la manera en que las técnicas de neuroimagen contribuyen a la comprensión de las bases neurológicas y neuroanatómicas de la memoria autobiográfica. ...