MEMORIA DEFINITIVA_p110-115 (2017)

Trabajo Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Teoria de la comunicación
Profesor M.B.
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 24/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

CAPÍTULO 4 Hasta este momento, hemos hablado de los procesos comunicativos y de la Teoría de la Comunicación, pero no de la Información ni de las relaciones de esta con la comunicación. De lo que si nos hemos dado cuenta es de que existe una estrecha relación entre el significado de información con el de expresión, entiendo por esto a un cambio de lugar, un cambio de forma, una huella, una traza que afecta a la materia, etc.
Pero no es esto lo único que preocupa a los comunicadores sino también les preocupa como es la señal que se emite, si se produce un cambio en la intensidad de la emisión, o admisión de energía por parte de la sustancia expresiva o un cambio en la frecuencia de ese intercambio, por eso a los teóricos les preocupa precisamente el estudio de cómo las energías moduladas y transportadas (las señales) se constituyen de estímulos implicados en una interacción comunicativa.
Por eso aquí nace la primera definición de información como sinónimo de introducir un orden en el flujo de las señales. La información prepara, las señales para que sobre ellas pueda aplicarse el resto de pautas. Los primeros teóricos de la información abordaron los problemas de la comunicación desde el punteo de determinar formalmente cuáles son las condiciones generales para la transmisión de mensajes y también analizan cuál es la cantidad de señales que pueden llegar a transportarse por un determinado canal.
Entonces y para concluir, los aspectos que mayor interés causan en la Teoría de la Información, serían: determinar la cantidad de información, determinar el canal o la red de comunicación, determinar la forma de codificación, que presenta y determinar la correcta identificación de las señales empleadas y de su secuencia. Para uno de los campos en los que la Teoría de la Información ha sido más eficaz es para el campo de la comunicación a través de máquinas capaces de responder a mensajes humanos, o para el estudio de la codificación y transporte de mensajes a través de circuitos eléctricos o electrónicos.
110 CAPÍTULO 5 El concepto de Información que en el capítulo anterior José Luis Piñuel ha intentado imbuirnos, descansa en otros dos más generales, el concepto de sistema y el concepto de complejidad o de organización del sistema. Al especialista en comunicación le interesa saber el uso que los actores hacen de la organización de un sistema de señales con fines comunicativos, en el marco de la comunicación.
En este capítulo, uno de los más complicados y que más entra en materia, hasta ahora, escrito por Manuel Martín Serrano, nos vamos a dividir en dos partes: la primera en la que hablaremos del concepto de sistema y la segunda parte que hablará de la predicción de comportamiento de los sistemas.
Para hablar de sistema, tenemos que definirlo como una organización de un conjunto de elementos, por lo tanto su definición contraria, sería la de agregado, ya que algo agregado es algo que carece de orden total. El sistema como método de análisis consistiría en el estudio de ese sistema como organización, ya que el análisis sistemático se propone para explicar la organización del objeto de estudio. Para que un sistema esté organizado, sus componentes deben haber sido seleccionados, se deben distinguir entre sí y se relacionan entre sí. Pero antes de realizar ese estudio de los componentes de la organización, hay que estudiar cual es la selección de esos elementos componentes. Y lo principal es tener en cuenta que un componente pertenece a un sistema cuando su existencia es necesaria para que el dicho sistema funcione, aunque la implicación del elemento en el sistema puede ser, obligatoria cuando la desaparición tiene como consecuencia la desaparición del sistema; u optativa, cuando el sistema puede funcionar sin desaparecer habiendo sustituido ese componente por otro. Las diferenciaciones entre unos componentes y otros, también son básicas para el correcto funcionamiento del sistema ya que no se busca que sean iguales, y esto es porque la diferenciación entre los elementos del sistema puede apoyarse en la existencia de componentes heterogéneos, es decir, de distinta naturaleza. Por eso, las clases de relación que pueden existir entre los componentes del sistema son: solidarias, causales o específicas.
Y la segunda parte del tema, nos habla sobre las predicciones del comportamiento de los sistemas y sobre las diferencias entre el análisis sistemático y el análisis predictivo. Empecemos por exponer la principal diferencia entre un tipo de análisis y el otro, y es que mientras que el análisis sistemático requiere un trabajo de gran envergadura y de gran investigación, el análisis predictivo se conforma con la descripción de cómo es y cómo funcionan. Aunque eso sí, un análisis puede comenzar con su parte predictiva para luego profundizar en un análisis más sistemático.
111 En cuanto al comportamiento de los sistemas, estos se definen en cuanto al grado de libertad que posee el sistema. Por grados de libertad se entiende el número de configuraciones o de estados diferentes que a lo largo del tiempo pueden presentar el sistema, por ejemplo un sistema que esté capacitado para mostrar muchas configuraciones o muchos estados distintos es muy difícilmente previsible, todo lo contrario a un sistema que presente cuantas menos configuraciones. Entonces, así es que los sistemas más rígidos poseen menos grados de libertad que los sistemas elásticos, al igual que los sistemas más pequeños poseen menos grados de libertad que los más grandes.
Cerrando el tema, nos encontramos con los sistemas finalizados que son aquellos sistemas en los que su organización y su comportamiento pueden modificarse por la intervención del hombre. Ya sea esta intervención para aumentar la determinación de la organización o para todo lo contrario, disminuirla.
112 CAPÍTULO 6 Un modelo es la representación de algún tipo de organización de alguna cosa.
Pero para representar cualquier cosa es necesario tener en cuenta sus componentes y las relaciones que existen entre tales componentes. Para determinar el nivel de representación que puede alcanzar cualquier modelo y en consecuencia la cosa de la que se trata, hacemos caso a la escala de estudio. También esta escala sirve para determinar la clase de modelo que puede construirse.
Existen diferentes clases de modelos: modelos icónicos-analógicos, los componentes del modelo se designan mediante datos y mediante las relaciones entre aquellos componentes. Esta clase de modelos poseen dos cualidades, que permiten que la estructura de la cosa representada pueda ser estudiada sin necesidad de ninguna operación de cálculo y que las variaciones cuantitativas existentes entre los componentes de la cosa pueden ser calculadas con precisión sobre el propio modelo. Otra clase de modelos son los icónico-no analógicos, en los cuales los componentes de la cosa están representados por datos al igual que en los datos anteriores pero no se conservan las relaciones entre los componentes. Esta clase de modelos proporciona un saber más acerca de la cosa, pero no nos ofrece ni como es la organización ni cómo funciona la cosa. Y por último, los modelos conceptualanalógicos, en ellos los datos no se parecen a los de la cosa pero si que el modelo representa de manera análoga las relaciones que existen entre los componentes.
Los modelos también presentan características: a) Referencia a un criterio de uso, los modelos representan solo a los componentes y a las relaciones que son necesarias para conseguir los fines que tienen el modelo, llamando criterio a este objetivo que persigue el modelo.
b) Indicación de su grado de terminación, el problema radica en saber distinguir que datos satisfacen el criterio perseguido por el modelo, y que datos no lo satisfacen. Los que si lo hacen se denominan modelos completos y pertinentes y los que no, son los modelos incompletos.
c) Indicación de su grado de cerramiento, hay ciertas cosas que no pueden ser representadas en un modelo concreto ya que esas mismas cosas son incompletas, a un objeto completo se le representa como un modelo cerrado mientras que a un objeto incompleto se le representa como un modelo abierto.
Y por último, entre las cosas que pueden representarse por medio de modelos figuran los sistemas de comunicación. Estos sistemas de comunicación también presentaran las mismas características que cualquier de los otros 113 modelos y será valorado en función de los siguientes rasgos: el criterio de uso al que responde el modelo, el grado de terminación ya que es posible la construcción de modelos completos y pertinentes, sin embargo desde el punto de vista de la Teoría de la Comunicación, los modelos más interesantes son necesariamente incompletos y como último rasgo, el grado de cerramiento ya que el sistema de comunicación está por naturaleza abierto al influjo del sistema social que altera constantemente los componentes y las relaciones.
114 CAPÍTULO 7 En este tema encontraremos un acercamiento a los modelos de comunicación más conocidos. Al ser varios los modelos, se encuentran todos divididos en el tema 7 y 8. El tema 7 se centra en aquellos modelos que se aplican al estudio de sistemas de comunicación particulares. Los marcos epistemológicos que utilizaremos para el estudio de los modelos, ya han sido utilizados para el estudio de otras ciencias, pero que también han tenido su aplicación al sistema de la comunicación. Los modelos principales que vamos a analizar primeramente son los behavioristas y los funcionalistas que se corresponden con el estudio de las comunicaciones sociales, de hecho entienden que la comunicación social se caracteriza por la clase de Actores que interactúan (actores y receptores), así como por los canales que sirven como instrumentos (Mass Media) y los contenidos comunicativos.
El primer modelo, el Behaviorista, que consiste en la aplicación de la ciencia propia del positivismo a la conducta animal y a la conducta humana. El behaviorismo entiende por conducta, a un movimiento, un comportamiento, una palabra o cualquier gesto que pueden considerar que dé respuesta a un estímulo, siempre y cuando esté siendo controlado por el experimentador. Los componentes más básicos del modelo son: los estímulos comunicativos, las posibles respuestas, el sujeto experimental, el sujeto estimulador y los instrumentos utilizados. El sistema de comunicación también establece relaciones con el sistema social a través de este modelo behaviorista y es que ambos se trata de palabras, gestos, símbolos… son productos sociales que anteriormente su frecuente e intensidad pueda ser controlada mediante los métodos positivistas, ya que los behavioristas se encargan de abstraer su origen social: las respuestas, son los actos que son atribuibles al efecto causado por los estímulos; el sujeto experimental como actor consumidor de comunicación; el sujeto estimulador como comunicador que aspira a lograr una respuesta determinada en el sujeto experimental; y por último los instrumentos que se estudian como variable interviniente.
Por otro lado, también el sistema de comunicación mantiene relación con el sistema de referencia, aunque el behaviorismo solo puede tomar en cuenta aquellos datos de referencia que forman parte del conjunto de estímulos comunicativos, lo que sí, es que los datos de referencia nunca son puestos en relación con el objeto de referencia.
Un ejemplo de modelo behaviorista, sería el Modelo de Laswell, que centra su estudio en el trayecto que recorre el mensaje desde el emisor hasta el receptor y la respuesta de éste al mensaje en tanto que estímulo. Quién, dice qué, porqué canal, a quién, con qué efectos… Este modelo incluye todos los componentes del modelo behaviorista que antes hemos mencionado.
115 ...