REFUERZO. LA EUROPA DE LOS CONGRESOS (2013)

Resumen Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 6
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 1
Subido por

Vista previa del texto

Introducción  a  la  Europa  de  los  Congresos  (Ma  Vie,  JJ)     Veremos  la  Europa  de  los  Congresos,  con  las  grandes  potencias  reuniéndose  en  una  serie  de   congresos   para   negociar.   Además,   daremos   la   primera   revolución   después   de   la   francesa   en   1820.  Las  de  1830  y  1848  son  mucho  más  conocidas.  En  1820,  España  marcará  la  pauta  de  la   revolución  de  1820.   Hemos   visto   como   Napoleón   ponía   patas   arriba   a   toda   Europa.   Una   vez   que   se   vence   a   Napoleón   hay   que   plantearse   una   reestructuración   de   Europa,   una   reestructuración   que   se   dará  en  el  Congreso  de  Viena.  En  el  primer  tratado  de  París,  celebrado  en  Mayo  de  1814,  tras   vencer   a   Napoleón,   las   cuatro   potencias   vencedoras:   Rusia,   Prusia,   Austria   y   Gran   Bretaña,   estas   cuatro   potencias   junto   a   otras   tres   naciones   que   han   jugado   otro  papel   muy   importante   contra  Napoleón:  España,  Portugal  y  Suecia.  Este  tratado  firmado  junto  con  la  nación  vencida,   Francia,  disponía  que  fuera  necesario  convocar  un  congreso  entre  todas  las  naciones  europeas   para   reordenar   Europa,   alterada   por   Napoleón,   esto   era   solo   una   cláusula.   A   Napoleón,   vencido,  se  le  daba  la  isla  de  Elba  para  que  reinase  ahí,  esa  era  la  cláusula  principal.   Unos   días   después,   en   Londres,   se   reúnen   los   aliados   y   deciden   donde   se   va   a   celebrar   ese   congreso,   deciden   celebrarlo   en   Viena   por   el   reconocimiento   al   papel   decisivo   de   Austria   en   la   derrota  de  Napoleón,  pero  no  solamente  con  esto  se  puede  explicar  que  se  elija  Viena,    ya  que   también   se   eligió   por   que   el  canciller   austríaco,  Metternich,  es  el   hombre  fuerte  de  Europa,  y   será  el  hombre  que  dirigirá  toda  la  política  exterior  de  Europa  que  se  haga.  Metternich  es  el   hombre  clave  de  la  Europa  de  1815  a  1848.   El   congreso   de   Viena   comienza   en   setiembre   de   1814   y   termina   en   junio   de   1815.   En   este   congreso  hubo  una  concentración  diplomática  como  jamás  se  había  visto  en  Europa  hasta  el   momento.   Asistieron   seis   soberanos:   Alejandro   I   de   Rusia   (el   Zar),   Francisco   I   de   Austria   (Emperador),  Federico  Guillermo  de  Prusia  (Emperador),  los  Reyes  de  Dinamarca  y  de  Baviera   (Maximiliano  I  José),  Federico  I  de  Wuttenberg  (rey  puesto  por  Napoleón,  al  igual  que  el  rey  de   Baviera)     Todos   estos   reyes,   con   prestigio   distinto   pero   considerable   en   Europa,   asistieron   al   consejo.     Inglaterra  estaba  representado  por  Robert  Stewart,  conde  de  Castlereagh.     Gracias   a   otro   canciller,   Talleyrand,   Francia   consiguió   ponerse   entre   las   cuatro   potencias.   El   Papa  envió  a  un  cardenal  y  España  envió  a  Gómez  Labrador  para  representar  a  España,  habló   mucho  pero  no  le  hicieron  caso.     Cuando   hablamos   de   congreso,   todos   tenemos   una   idea   de   cómo   es   un   congreso,   pero   esa   idea   no   es   la   correcta.   En   el   congreso   de   Viena   las   decisiones   se   tomaron   en   fiestas,   en   cacerías…  y  en  esas  fiestas  se  tomaban  las  decisiones.  El  congreso  fue  un  pretexto  de  fiestas,   algo  que  podía  recordar  a  Versalles  en  tiempos  de  Luis  XVI.   1      Metternich  tenía  una  idea  muy  clara:  pensaba  que  las  cuatro  potencias  eran  las  que  debían   resolver  todos  los  asuntos,  y  una  vez  ellas  se  hubiesen  puesto  de  acuerdo,  debían  presentarse   a    las  demás  potencias,  quienes  solo  debían  asentir  y  firmar.     Frente   a   esta   idea,   Talleyrand   estaba   decidido   a   reivindicar   el   papel   de   Francia.   Una   vez   las   decisiones   fueran   tomadas   por   los   cuatro   grandes,   aunque   en   algunas   ocasiones   fueron   tomadas  por  los  firmantes  del  tratado  de  París.     Cuando  en  algunas  ocasiones  se  trató  un  problema  concreto  (Alemania)  que  Napoleón  había   roto   totalmente,   esa   decisión   la   tomaron   los   príncipes   alemanes.   Pero   en   general   las   decisiones  fueron  impuestas  por  los  cuatro  grandes  y  Francia.   Los  tres  principios  básicos  que  informaron  el  congreso  de  Viena  fueron:     • • • en   primer   lugar,   el   principio   de   la   restauración,   volver   al   estado   de   antes   de   la   revolución.   Este   es   el   principio   fundamental   de   Metternich,   basado   en   restaurar   en   cuanto   fuera   posible   las   fronteras   y   el   estado   político   de   Europa   de   antes   de   la   revolución.   El   siguiente   principio   era   el   de   la   legitimidad,   explotado   fundamentalmente   por   Talleyrand,   con   el   cual   podía   permitir   a   su   vencido   país   un   papel   influyente   en   los   congresos   de   Europa.   Intentar   restaurar   las   fronteras   antes   de   la   revolución   pero   también  intentar  instaurar  las  dinastías.   El  tercer  principio,  esgrimido  fundamentalmente  por  Castlereagh,  era  el  principio  del   equilibrio   Europeo,   el   cual   se   inicia   tras   la   guerra   de   los   30   años,   finalizada   con   la   Paz   de  Aquisgrán,  que  busca  que  una  serie  de  naciones,  las  que  dirigirán  Europa,  puedan   elegir   en   consenso,   intentando   que   ninguna   nación   pueda   gobernar   ella   sola.   Este   principio  se  vuelve  a  instaurar  en  el  congreso  de  Viena  de  1815.   Este  congreso  tenía  una  difícil  papeleta,  puesto  que  siempre  que  hay  una  guerra,  las  naciones   vencedoras   pretenden   sacar   tajada   de   esa   victoria.   Pero   hay   que   conciliar   una   mezcla   de   restauración  y  de  innovación.     ¿Cuáles   eran   las   pretensiones   de   esas   grandes   potencias   en   este   congreso?   Gran   Bretaña,   Castlereagh,   buscaba   ante   todo   mantener   el   equilibrio   europeo,   evitar   que   una   sola   nación   marcase  la  pauta  en  el  continente,  además  de  evitar  que  pudiera  volver  una  eventual  política   imperialista  por  parte  de  Francia.  Napoleón,  destinado  en  Elba,  vuelve  rápidamente  a  crear  un   Imperio   en   París,   en   el   llamado   Imperio   de   los   cien   días,   un   imperio   derrotado   definitivamente   en  Waterloo.   Rusia,   regentada   por   Alejandro   I   el   Zar,   que   llegó   a   Viena   considerándose   el   salvador   de   Europa,   tenía   unas   ambiciones   que   en   realidad   no   eran   propias   de   Alejandro   I,   sino   que   era   algo  que  había  propuesto  ya  Pedro  el  grande  a  finales  del  XVII.  Pedro  el  grande  ya  se  mostraba   en  contra  de  una  Alemania  Unificada.  Alejandro,  por  su  parte,  quería  quedarse  todo  lo  que  se   repartían   de   Polonia   en   1772-­‐1775.   Además,   el   Zar   tenía   una   ventaja:   sus   tropas   ocupaban   en   ese  momento  esos  territorios,  pero  también  era  consciente  de  que  las  otras  grandes  potencias   no  se  contentarían  con  perder  lo  que  habían  ganado  en  los  repartos  de  Polonia,  y  Rusia,  pero   2     compensar   a   Prusia   y   Austria   propone   que,   a  cambio   de   lo   que   Prusia   pierde,   a  Prusia   hay   que   compensarla   con   el   reino   de   Sajonia.   Y   a   Austria,   sus   pérdidas   en   Polonia   serían   compensadas   con  territorios  en  el  sur  de  Alemania,  en  el  norte  de  Italia  y  también  con  aquellos  territorios   que  pertenecían  desde  1809  al  imperio  francés:  las  provincias  ilíricas.     Prusia   aceptó,   pero   Austria   y   Gran   Bretaña   se   negaron,   pensando   que   si   Rusia   avanzaba   cogiéndose   Polonia,   la   distancia   entre   Viena   y   la   frontera   rusa   se   acorta.   Austria   y   Rusia   estarán  a  punto  de  enzarzarse.  Aparecerán  dos  bloques:  Rusia  y  Prusia  por  un  lado  y  Austria  y   Gran  Bretaña  por  otro.  Ahí  está  la  habilidad  de  Talleyrand,  quien  supo  maniobrar  entre  ambos   bloques  y  así  consiguió  evitar  aquello.   No   obstante,   habían   otros   problemas   que   se   debían   solucionar   (ver   distribución   final   congreso   de   Viena   y   mapa):   ¿Qué   hacer   con   Alemania?   Ese   era   un   grave   problema   al   que   tuvo   que   enfrentarse   el   congreso:   ¿Qué   hacer?   Unificar.   Vemos   que   ni   Rusia   ni   Prusia   se   mostraban   interesados  en  eso.  Tampoco  se  pretendió  restaurar  el  antiguo  Reich  alemán,  y  aunque  hubo   voces  entre  ellas:  El  barón  de  Stein,  que  propuso  la  unificación  de  Alemania  bajo  la  hegemonía   de  una  sola  potencia:  Prusia.  Obviamente,  ni  Rusos  ni  austríacos  estaban  de  acuerdo  con  eso,   así  que  se  pretendió  conservar  la  unidad  Austrio  –Prusiana.     Aun   más   complicado   que   el   problema   Alemán   era   el   problema   italiano.   Fue   más   complicado   solucionar  este  problema  que  el  Alemán,  y  no  se  resolvió  hasta  mayo  de  1815,  que  fue  la  fecha   en   la   que   se   firmó   el   acta   final   del   congreso,   retrasada   en   buena   parte   por   el   problema   Italiano.   En   Italia,   dividida   en   muchos   reinos,   era   difícil   la   decisión.   Por   ejemplo,   el   reino   de   Napoles   pertenecía  legítimamente  a  los  Borbones,  pero  estaba  gobernado  por  el  cuñado  de  Napoleón.   Pero  al  ver  que  a  Napoleón  le  iban  mal  las  cosas  en  la  batalla  de  Leizpig,  su  cuñado  se  pasó  al   otro  bando.   El   problema   Francés   era   también   importante,   un   problema   que   surge   tras   esos   cien   días   de   Imperio  y  su  derrota  en  Waterloo.  ¿Cómo  debe  quedar  Francia  tras  esto?  La  Francia  de  1792   no  podía  continuar.  Prusia  quería  cambiarla,  pero  Metternich  se  mantuvo  con  Castlerich,  quien   decía  que  se  debía  ocupar  el  territorio  francés  para  garantizar  que  Luis  XVIII  se  mantuviese  en   el  trono.  Además,  Francia  debía  indemnizar  a  los  países  a  los  que  había  atacado  y  debía  hacer   concesiones  defensivas  ilimitadas.   Rusia  ganó  territorios  (la  mayor  parte  de  Polonia  pasa  a  Rusia)  pero  Prusia  pierde  bastantes,  a   pesar   de   conservar   lo   obtenido   en   el   primer   reparto   de   Polonia,   pierde   toda   la   zona   de   Varsovia,  ahora  Rusa.  A  cambio  se  lleva  algo  más  de  la  mitad  de  Sajonia  (no  toda)  y  un  poco   menos  de  la  mitad  de  la  población  de  la  zona  Alemana.     Gran   Bretaña   conseguirá   sus   objetivos,   el   equilibrio   Europeo   y   conseguir   estados   tapones   para   evitar   que   Francia   vuelva   a   las   andadas,   así   que   conseguirá   un   estado   tapón   haciendo   frontera   con  Francia   3     Austria   pierde   parte   de   Polonia   conseguida   en   el   tercer   reparto   del   país,   pero   a   cambio   recupera   sus   posesiones   en   Italia   (Milanesado)   pero   también   se   lleva   todo   lo   que   había   pertenecido  a  la  antigua  república  señorial  de  Venecia.   En   Polonia   se   crea   la   república   de   Cracovia,   república   que   no   duró   demasiado   y   que   será   absorbida   posteriormente   por   Austria.   Y   también,   pasando   a   Prusia,   en   mapas   anteriores,   la   Isla  de  Rughen  y  la  Posnania  ,  son  territorios  antiguamente  de  Suecia  y  ahora  de  Prusia.   En  vez  del  sacro  imperio  romano  germánico  se  crea  la  confederación  Germánica   En   Italia,   el   reino   de   Nápoles   se   convierte   en   el   Reino   de   las   dos   Sicílias.   Si   se   utiliza   esta   terminología  antes  de  1815  es  un  error,  pues  antes  es  el  reino  de  Nápoles.   Hay   que   destacar   que   en   el   este   de   Francia   apareció   otro   estado   tapón,   el   Piamonte,   que   recupera   sus   antiguos   territorios   anexionándose   Génova,   convertida   por   Napoleón   en   la   república   Ligúrica,   Con   capital   en   Turín.   Será   en   el   Piamonte   donde   se   iniciará   la   unificación   italiana.   En   el   norte,   Suecia   ha   perdido   esos   territorios   en   Alemania,   pero   Dinamarca   era   el   amigo   incondicional   de   Napoleón,   por   tanto,   si   Napoleón   pierde,   sus   aliados   también.   El   Reino   de   Suecia  y  Noruega,  anexionada  por  Suecia,    reclama  derechos  en  Dinamarca.   A  Dinamarca,  con  territorios  en  la  confederación  Germánica.   Por  último,  Gran  Bretaña  consigue  todos  sus  objetivos  en  este  Congreso  de  Viena,  consigue  el   equilibrio   Europeo   que   buscaba,   consigue   los   estados   tapones   para   evitar   cualquier   conflicto   y   consigue  retener  todos  aquellos  enclaves  que  ha  mantenido  GB  desde  tiempos  de  Napoleón,   unos   enclaves   que   son:   Gibraltar,   la   Isla   de   Malta   y   la   República   de   las   siete   Islas:   Corfú,   Cefalonia,  Ítaca,  Scorpio,  Onasis…  etc.  en  el  1878,  cuando  surja  Grecia,  se  las  cederá  a  cambio   de   la   Isla   de   Chipre.   Aun   actualmente,   Inglaterra   cuenta   con   las   Islas   Anglonormandas,   y   por   último,  la  Isla  arrebatada  a  Dinamarca  para  controlar  la  desembocadura  del  río  Elba,  la  Isla  de   Héligoland.  Más  allá  de  Europa,  dominaban  la  Isla  de  Ceylán  (actual  Sri  Lanka)  y  el  Cabo.   Nos   queda   todavía   por   ver   otro   estado   tapón,   vemos   que   los   países   bajos,   Luxemburgo,   y   Bélgica  se  han  unido,  pero  el  primer  cambio  que  se  va  a  producir  en  Europa  es  la  desunión  de   ese  estado.     Bélgica  es  un  país  importante,  puesto  que  fue  el  primero  en  el  continente  en  industrializarse,   aunque  lo  hizo  20  años  más  tarde.   La  Confederación  Germánica  pasa  de  248  estados  a  38,  el  Imperio  Austríaco  está  dividido,  un   tercio  de  imperio  forma  parte  de  la  Confederación  germánica.  La  Confederacion  tiene  5  reinos,   siendo  Prusia  el  más  favorecido,  también  la  forman  los  reinos  creados  por  Napoleón:  Baviera,   Würtemberg,  Hannover.   Turquia   queda   prácticamente   igual   que   antes,   pero   los   enclaves   de   Moldavia   y   Valachia   obtienen  una  semi  autonomía  en  1815,  siguen  siendo  turcos,  pero  no  forman  parte  concreta   del  Imperio  Otomano,  el  resto  continua  estando  como  estaba  antes  del  congreso.   4     La  Santa  Alianza     La  organización  territorial  y  política  que  se  hace  en  1815  se  efectuaba  bajo  una  base  social  y   económica  nueva,  bajo  estos  puntos  de  vista,  esta  Europa  no  tiene  nada  que  ver  con  la  Europa   de  1789.  Esta  base  social  nueva  la  forma  la  Burguesía.  Estos  burgueses  eran  los  depositarios  de   los  movimientos  fundamentales  legados  por  los  revolucionarios.  Los  principios  fundamentales   que   adopta   la   burguesía   son,   principalmente,   las   nacionalidades   y   el   poder   participar   en   el   gobierno  del  estado.     Los  estadistas  se  dieron  cuenta  que  se  debía  completar  la  obra  de  Viena  con  una  formación   ideológica   y   un   sistema   político   que   respaldara   la   obra   que   se   estaba   haciendo   en   Viena.   A   este  espíritu:  crear  Idelogia  y  sistema  político,  responde  lo  que  llamamos  la  Santa  Alianza  y  el   llamado   sistema   Metternich.   La   Santa   Alianza   no   hay   que   confundirla   ni   con   el   congreso   de   Viena  ni  con  la  política  reaccionaria  ejecutada  por  Austria,  Rusia  y  Prusia  del  1815  al  1848,  pero   está  muy  relacionada  con  esa  política.   La  Santa  Alianza  la  podemos  definir,  dentro  del  contexto  de  la   Europa  unida,  como  un  sistema   embrionario  de  organización  Europea.  La  Santa  Alianza  fue  la  obra  personal  de  un  hombre,  de   Alejandro  I  de  Rusia,  muy  parecido  a  Fernando  VII  en  formas  de  gobernar.  Alejandro  I  es  un   hombre   muy   voluble   que   depende   mucho   de   la   influencia   de   las   personas   que   están   a   su   alrededor.   Cuando   se   produce   el   Congreso   de   Viena,   Alejandro   I   está     influido   por   el   Misticismo   de   una   Varonesa   Letona,   Krüdener,   una   idealista   religiosa,   y   quiso   sublimar   su   papel  de  salvador  de  Europa  que  le  influenciaba  e  intentó  crear  una  hermandad  entre  todos   los   monarcas   europeos   de   solidaridad.   Con   estas   ideas,   Alejandro   I   redactó   un   texto   que   debía  constituir  el  fundamento  político  y  moral  de  la  restauración  para  proteger  los  intereses   legítimos   de   las   dinastías   frente   a   los   rescoldos   revolucionarios  que   existían.   Un   texto   que   no   fue   tomado   en   serio   por   nadie,   la   propuesta   Rusa   no   fue   muy   exitosa,   pero,   para   no   contrariar   a   Alejandro   I,   tres   naciones   firman   esta   Santa   Alianza:   Rusia,   Austria   (Francisco   I)   y   Prusia  (Federico  VII).   El  austríaco  Genz  calificó  la  Santa  Alianza  de  “Nulidad  Política”,  el  propio  canciller  Metternich   la  calificó  como  un  “vacío  sonoro”  y  Castlereagh  “algo  de  sublime  misticismo  y  tontería”     Así   pues,   los   tres   soberanos   firmantes   se   comprometían   a   ayudarse   y   a   ofrecerse   mutuo   apoyo   como   miembros   de   una   nación   cristiana,   una   unión   hecha   bajo   la   santísima   trinidad.   Esta   unión   tenía   caracteres   supra-­‐confesionales:   Prusia   es   fundamentalmente   protestante,   Austria  es  católica  y  Rusia  ortodoxa.  Se  imponía  la  imposición  de  un  régimen  patriarcal  bajo  la   religión,   el   amor,   la   verdad   y   la   paz,   pero   propugnaba   lo   que   quería:   el   mantenimiento   del   orden   social   en   Europa   y   la   guerra   como   una   respuesta   a   los   movimientos   revolucionarios.     Aunque   solo   fueron   tres   países   quienes   firmaron   el   tratado,   se   acabaron   uniendo   muchas   otras,   algunas   potencias   como   Francia.   Pero   hay   tres   naciones   que   no   firmaron   la   Santa   Alianza:   Gran   Bretaña   (sistema   liberal,   no   encaja   con   el   mantenimiento   del   estado   absolutista),   Pío     VII   no   aceptó   (principalmente   porque   en   la   mentalidad   del   Papa   no   estaba   el   5     ecumenismo   de   todos   los   cristianos)   el   último   país,   el   cual   ni   siquiera   fue   invitado   a   firmar   por   su  condición  de  musulmán,  fue  el  Imperio  Otomano.   Resumiendo,   la   Santa   Alianza   es   una   alianza   puramente   ideológica   que   proclamaba   la   solidaridad   entre   los   reyes   europeos,   solidaridad   que   era   totalmente   ficticia.   La   Santa   Alianza   ha   sido   tratada   por   historiadores   y   han   demostrado   que   la   consistencia   de   esta   unión   era   nula.   Pero   los   historiadores   liberales   del   siglo   XIX   han   considerado   siempre   la   Santa   Alianza   como   una   conspiración   diabólica   para   acabar   con   la   democracia   y   con   el   nacionalismo,   apreciación  errónea  puesto  que  por  entonces  no  había  democracia.   Metternich  se  dio  cuenta  de  que  todo  lo  que  se  decía  era  “muy  bonito”,  pero  se  preguntaba   que,  de  producirse  una  revolución  en  un  lugar,  ¿Quién  pagaría  la  intervención?  Mucho  ruido,   pocas  nueces.       Metternich  y  la  Cuádruple  Alianza   Fue  el  hombre  fuerte  de  Europa  en  ese  momento,  fue  el  que  transformó  el  ideal  de  Alejandro   I  en  un  instrumento  de  poder.  Metternich  nació  en  Ucrania,  era  un  hombre  culto,  seductor  y   con  una  gran  experiencia  y  labia  para  la  política.  Y  desde  1809  el   imperio  de  la  restauración   está    íntimamente  relacionado  y  basado  en  dos  ejes  fundamentales:   • • El  primer  eje  es  el  principio  legítimo  de  intervención,  que  podría  formularse  así:  Sin  un   estado   rompía   el   orden   establecido   en   Europa   era   un   y   un   derecho   de   los   demás   príncipes.   Reunión   de   congresos   periódicos,   las   grandes   potencias   debían   reunirse   para   tomar   decisión.   Y  estas  dos  formulas  que  enseñaba  Metternich.   La   Quádruple   alianza   surgió   en   el   segundo   tratado   de   París.   Ya   en   este   segundo   tratado   de   París,   se   introdujo   una   nueva   propuesta     para   velar   por   el   orden   y   por   la   paz   de   Europa,   unas   reuniones  hechas  por  el  congreso.   El  Congreso  de  Aquisgrán  se  reúne  para  decidir  si  eran  acordables  muchas  cosas,  a  finales  del   congreso   de   Aquisgrán   se   habló   también   si   el   gobierno   quiere   cumplir   el   segundo   punto   de   Metternich.   Con   este   congreso   de   Aquisgrán   y   con   su   paz,   queda   legalmente   reconocido   el   sistema  Metternich.     6     ...

Tags: