3.Glía (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Biología - 3º curso
Asignatura Ampliación fisiología animal
Año del apunte 2016
Páginas 3
Fecha de subida 13/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

Glía.
La glía son aquellas células que acompañan a las neuronas dentro del sistema nervioso (central y periférico) y durante muchos años no se sabía porque servían. La descubrieron Ramon y Cajal y Ortega.
Separamos la glía en dos partes: la macroglía y la microglía. Las principales células gliales de la macroglía son los astrocitos (SNC), los oligodendrocitos (SNC), las células de Schwann (SNP) y los ependimocitos. Los ependimocitos cubren a los miocitos. La microglía es de defensa. Los astrocitos son las células gliales más abundantes, se identifican por la presencia de proteína ácida fibrilar, glial fibrillary acidic protein (GFAP). Los astrocitos se marcan siempre o casi siempre con GFAP, esta proteína siempre está expresada, pero se activa más cuando el astrocito se activa.
Hoy en día todas las células de la macroglía (incluidos los ependimocitos) provienen del sistema nervioso. Pero la microglía tiene origen mesodérmico, y lo que se asume es que estas células en una etapa determinada de desarrollo emigran hasta el SNC y se instalan allí. La descripción de las células gliales se hace en base a pruebas morfológicas.
La glía se puede identificar, pero si lo tenemos que hacer mediante técnicas histológicas clásicas suele ser muy complicado. Lo más normal es que usemos técnicas de immunohistoquímicas para distinguir los distintos tipos de células gliales y a la glía de las neuronas.
Astrocitos.
Se clasifican en dos grandes grupos: - Protoplasmáticos (Sustancia gris) Fibrosos (sustancia blanca) Funciones.
La idea inicial era que la célula de la glía contribuía al mantenimiento de las neuronas y tienen funciones nutritivas. Hoy en día consideramos que además el astrocito juega un papel importante de comunicación con los vasos sanguíneos y las neuronas.
Una función que se conoce des de hace tiempo es que las células gliales participan en el desarrollo del SN, entre otras cosas como guía para el desplazamiento de las neuronas (la glía radial es típica del desarrollo, pero hay algún caso de glía especial como es la retina).
Una de las funciones mejor conocidas, es que sirven para tamponar el potasio. Las células gliales son muy permeables al potasio y existen entre ellas GAP-junctions, lo que permite un rápido desplazamiento de iones de un astrocito a otro. La acumulación de potasio en el espacio extracelular provoca una situación muy crítica, entonces aparecerán los potenciales de acción sin que nosotros hayamos emitido una señal. Como los astrocitos son muy permeables al potasio si se acumula el potasio entra rápidamente en el astrocito y entonces como están conectados sirven para diluir la concentración de potasio.
Luego hemos ido conociendo que son importantes para la reparación y la protección del tejido nervioso. Cuando provocamos un daño, por ejemplo con un catéter, podemos seguir al cabo de un tiempo la trayectoria por que los astrocitos proliferan y se concentran en la zona dañada.
Otra es la captación de glutamato (u otros neurotransmisores), si bloqueamos el transporte glial del glutamato tenemos sobrexcitabilidad, entonces sirve para tamponar los niveles excesivos del neurotransmisor.
Funciones nutritivas Comunicación vasos sanguíneos y neuronas Reparación y protección del tejido nervioso Astrocitos Captación glutamato Desarrollo del SN Tamponar el K+ Oligodendrocitos y células de Schwann.
Los oligodendrocitos en el SNC y las células de Schwann a nivel del SNP envuelven los axones y forman las vainas de mielina. También aportan factores neurotróficos a las neuronas. Las células de Schwann pueden envolver laxamente varios axones amielínicos, pero la vaina de mielina es de un axón.
La célula de Schwann va envolviendo el axón, lo que provoca que el citoplasma tenga cada vez un espacio menor y entonces te queda la vaina de mielina. Una de las cuestiones más interesantes es como el cuerpo celular es capaz de mantener toda la estructura de membrana que implica la vaina de mielina, que es una estructura viva, todas las vueltas se tienen que mantener. Las vainas de mielina son acumulaciones de bicapas lipídicas vivas.
Cuando hay daño neuronal, los oligodendrocitos son muy sensibles y pueden morir, además su tasa de regeneración es lenta. A nivel central, al menos, son los responsables de que los canales de sodio se pongan en el nódulo de Ranvier.
Microglía.
Esta microglía en condiciones normales, reposo, está ramificada. En realidad, decir que esta inactiva es erróneo, pero el proceso de activación de la microglía o el proceso de cambio de la microglía ocurre cuando hay daño en el sistema de acción.
Cuando está la microglía en forma ameboide se puede desplazar y tiene todas las características típicas de un macrófago (fagocitar también). Una vez que se activa la microglía, si se activa excesivamente es un problema, puede provocar más daño que el patógeno o el daño neuronal.
Sabemos que juega un papel dual, pero si se activa excesivamente es nocivo, cuando hay un daño en el tejido nervioso el problema es cómo controlar el proceso inflamatorio y que muchas veces es desencadenado por la microglía. Pero no sabemos cómo controlarlo. Normalmente alrededor de la zona que ha recibido el impacto directo tiene una zona de penumbra (zonas normalmente más grandes que la afectada directamente). Lo que se trata en el ictus es intentar que las neuronas de la zona de penumbra no se vean afectadas.
En los últimos años a medida que hemos ido conociendo más el SN y de la microglía, vamos encontrando que la microglía hace funciones en el sistema como la remodelación de los circuitos sinápticos, la clave es la modificación del número de espinas dendríticas. La microglía es necesaria para refinar las señales, poda las señales que no son necesarias y deja las más importantes. Cada vez la participación de las células de la glía es más evidente.
...

Comprar Previsualizar