Dinámica y defensa de la posesión (0)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derechos Reales
Año del apunte 0
Páginas 19
Fecha de subida 05/06/2014
Descargas 3
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 5. DINÁMICA Y DEFENSA DE LA POSESIÓN 5.1 Adquisición y mantenimiento de la posesión 5.2 Transmisión y extinción de la posesión 5.3 Las acciones posesorias APUNTES MANUAL 5.1 LA ADQUISICIÓN Y MANTENIMIENTO DE LA POSESIÓN La adquisición de los derechos puede ser derivativa (llamada también, transmisión o sucesión) u originaria. Se dará una adquisición derivativa cuando la adquisición se basa en la pérdida del derecho por aquél a quien pertenecía. Se dará una adquisición originaria cuando, sin basarse en derecho anterior alguno, se adquiere ex novo.
En cuanto a la posesión como derecho, es sin duda aplicable la distinción entre uno u otro tipo de adquisición, y que puede hablarse por tanto lo mismo de que se adquiera originariamente la posesión, de que se transmita o suceda en ella, es decir, que se adquiera derivativamente. Por ejemplo, el dueño que tiene la cosa arrendada, y tiene posesión como derecho, la vende a un tercero, transmitiéndole por común acuerdo la posesión.
En cuanto a la posesión como hecho, afirma una extendida opinión que solo hay adquisición originaria, porque la transmisión no cabe, pues un hecho no puede transferirse. Sin embargo, se utiliza la expresión transmisión de la posesión como hecho, para significar que el poder de hecho lo adquiere una persona sobre una cosa porque otra, desprendiéndose de ésta, se la entrega, con lo que le confiere tal poder. Por ejemplo, A da la cosa a B. Atribuyéndole este sentido, se puede hablar de transmisión de la posesión como poder de hecho.
Si la adquisición es originaria, el poseedor solo resulta beneficiado en las ventajas que de su posesión se deriven. Si es derivativa, el adquirente une a las ventajas que su posesión le proporcione, aquellas otras que derivan de la posesión que el transmitente tuvo.
Igualmente, la distinción entre adquisición originaria y derivativa no tiene para la posesión el interés que para los derechos, ya que la posesión del adquirente, lo mismo en cuanto al concepto en que la toma, que a sus caracteres, suele depender no de la que tuviese el transmitente, sino de cómo la reciba y de circunstancias que concurran en él. Aunque tratándose de transmisiones mortis causa, se recibe, en principio, en el concepto que tenía el causante.
El mantenimiento de la posesión, cabe destacar que, desde que ésta se adquiere, se tiene o conserva mientras que no se pierde. En tanto no concurra algún hecho modificador – lo que no se presume hasta tanto no se pruebe- se tiene en el mismo concepto y con las características que se adquirió. Esto puede llamarse continuidad del tipo de posesión adquirido. Esta idea se recoge en el art. 436 del CC cuando establece que se presume que la posesión se sigue disfrutando en el mismo concepto que se adquirió, mientras no se pruebe lo contrario. La presunción de continuidad rige no solo para el concepto en que se posee (dueño, usufructuario, arrendatario, por ejemplo), sino para todo lo demás relativo a la posesión adquirida (que fuese de buena o mala fe, por ejemplo).
La idea de continuidad de la posesión tal cual se adquirió, se da lo mismo en lo favorable que en lo desfavorable al poseedor, e igualmente excluye el que se entiende cambiada la posesión por otra de rango inferior; que el que lo sea por otra superior (por ejemplo, poseer a título de arrendatario a poseer a título de dueño). La continuación del tipo y circunstancias de la posesión adquirida, se da mientras posee el adquirente y sus herederos. Pero no se refiere a aquellas circunstancias que, siendo puramente personales (como la buena o la mala fe) haya que tomar en cuenta para cada poseedor en sí.
Entonces, pasando a poseer otra persona (aunque continúe la posesión de la anterior) importa ella sola, y no su causante, para juzgar el carácter de su posesión. A este respecto, según el art. 442 CC, el heredero, que recibe la posesión que tuviese su causante, pasa a tenerla, en adelante, de buena fe (salvo que haya mala fe – sabía que el causante la robó-) presumiéndose ésta, salvo prueba en contrario.
En el caso de mantenimiento de la posesión tiene especial importancia la presunción de posesión intermedia.
5.2 TRANSMISIÓN Y EXTINCIÓN DE LA POSESIÓN En lo relativo a la extinción de la posesión, cabe destacar la pérdida de ésta, ya sea como hecho o como derecho.
La pérdida de la posesión como hecho tiene las siguientes causas: en primer lugar, cuando cesa la aptitud de la cosa para ser poseída, por ejemplo, por quedar fuera del comercio. En segunda lugar, cuando, aunque no cese la aptitud de la cosa para ser poseída, se pierde el poder de hecho sobre ella, es decir, deja de estar sometida al señorío efectivo de nuestra voluntad, por ejemplo, cuando se pierde o se abandona, se da a otro o se destruye). El no ejercicio del poder de hecho sobre la cosa no da lugar a la pérdida de la posesión ya que poseer no es usar el poder, sino tenerlo.
La pérdida puede haberse producido o no voluntariamente por el poseedor. La voluntaria puede proceder de un acto unilateral del poseedor (ejemplo, abandonar la cosa), o de un acto bilateral (cesión de la cosa, ya sea onerosa o gratuitamente). La pérdida involuntaria puede proceder de que otro, sin o contra nuestra voluntad, nos prive del poder de hecho, adquiriéndolo él, o de que, independientemente de la voluntad del poseedor, se ponga fin al poder de hecho sobre la cosa o a la posibilidad de ésta.
Puede ocurrir que quien pierde la posesión como hecho al continúe manteniendo como derecho (por ejemplo, al que despojan de una cosa que, en principio, conserva durante un año la posesión y la acción para recuperarla).
La pérdida de la posesión como derecho. La posesión como derecho se pierde cuando cesa la aptitud de la cosa para ser poseída o se destruye de forma que no puede ser en adelante objeto de derecho. Se pierde, en cualquier caso, por transmisión (generalmente ocurre mediante acuerdo, previa enajenación del derecho sobre la cosa que se trate), renuncia (viene recogido en la Compilación Navarra) o adquirir la posesión como hecho (por ejemplo, al cavar el arrendamiento, el arrendador recupera la tenencia material de la cosa).
5.3 ACCIONES POSESORIAS El interesado tiene la posibilidad general de defender su posesión contra cualquier ataque o despojo. Pero antes la ley, acogiendo precedentes históricos hablaba, según el supuesto sobre el que la defensa versase, de acción o interdicto de recobrar, para referirse a la reclamación tendente a recuperar la posesión de que se nos despojó, y la acción o interdicto de retener, para referirse a la reclamación tendente a hacer cesar aquellos actos que, sin privar de la posesión, la perturban. La perturbación existe, no solo cuando actualmente se producen inmisiones en la situación posesoria ajena, sino también cuando se realizan actos que manifiestan la intención de inquietar en la posesión de despojar de ella.
También están los antes llamados interdictos de adquirir, de obra nueva y de obra ruinosa. El interdicto de adquirir no es un arma defensiva de la posesión atacada, y ni siquiera se refiere a la posesión en general, sino que es solo un medio de convertir en posesión mediante o inmediata, según la que tuviese el causante, la posesión civilísima que sobre los bienes de aquél recibe el heredero por el hecho de aceptar la herencia. Procede cuando el heredero no tomó por sí solo aquella posesión.
Los llamados interdictos de obra nueva y obra ruinosa no son especiales acciones posesorias. Con el interdicto de obra nueva se pretende suspender una obra en el estado que se halle (por el que cree tener derecho a su no realización). Con el interdicto de obra ruinosa se persigue conseguir la adopción de medidas urgentes de precaución, a fin de evitar los riesgos que pueda ofrecer el mal estado de algún edificio, árbol, columna o cualquier otro objeto análogo, cuya caída puede causar daño a las personas o en las cosas, o conseguir la demolición total o parcial de la obra ruinosa.
Se conceden, no solo a poseedores de cosas o derechos a que afecte la obra nueva o puede afectar la obra ruinosa, sino a interesados no poseedores. Pero ciertamente que, a veces, pueden servir de medios de defensa de la posesión en sí. Por ejemplo, el que posee una servidumbre sobre el predio vecino que prohíbe edificar al dueño de éste, defiende dicha posesión impidiendo la continuación de la edificación.
APUNTES CLASE MODOS DE ADQUIRIR LA POSESIÓN La posesión se adquiere como se adquieren los derechos reales. Se pueden adquirir por mecanismos originarios y derivativos de adquisición (comprendidos en supuestos del art. 438).
Pero no todos los hechos posesorios se pueden adquirir de la misma manera.
Artículo 438 La posesión se adquiere por la ocupación material de la cosa o derecho poseído, o por el hecho de quedar éstos sujetos a la acción de nuestra voluntad, o por los actos propios y formalidades legales establecidas para adquirir tal derecho.
1- Yo me llevo una pantalla a mi casa (originario): en caso de adquirirse la posesión, se adquiere de nadie 2- El profesor me regala un reloj (derivativo): un sujeto realiza un determinado acto suficiente como para transmitir la posesión.
3- Soy nombrada heredera (sucesor a título universal) y otros de la clase legatarios (sucesor a título particular, no es titular de las obligaciones de la herencia) (derivativo): el modo de adquirir, ya sea del heredero o del legatario, lo es por voluntad de un sujeto que es precisamente el causante 4- Entra un individuo por la venta y roba un portátil (originario): se adquiere de nadie (no significa que no sea de nadie, sino que nadie lo transmite) - Mecanismos originarios: todos aquellos que uno se hace con la titularidad del derecho real o de la posesión sin que nadie se lo transmita. La adquiere aquél que se aprehende materialmente de ella o queda sometida a su voluntad.
Solo se regula en el CC la posesión que tiene trascendencia como ius, como derecho protegible por los interdictos o para adquirir el derecho de propiedad. Concepto que trasciende del mero acto posesorio, es aquél que puede ser protegido.
Limpiadora o chofer: servidores de la posesión que no tienen más contacto que el que se deriva de su profesión u oficio.
 Aprehensión material de la cosa  Espiritualidad del hecho posesorio Siempre que hay aprehensión material, que una cosa queda bajo nuestro poder, ¿siempre se adquiere así la posesión? 441, 444, 460.4 441 > prohibición. No se puede adquirir la posesión contra la voluntad del poseedor, y menos si es de forma violenta. Pero si de verdad se adquiere por la aprehensión material (art. 438) Artículo 441 En ningún caso puede adquirirse violentamente la posesión mientras exista un poseedor que se oponga a ello. El que se crea con acción o derecho para privar a otro de la tenencia de una cosa, siempre que el tenedor resista la entrega, deberá solicitar el auxilio de la Autoridad competente.
444 > mero detentador.
Artículo 444 Los actos meramente tolerados y los ejecutados clandestinamente y sin conocimiento del poseedor de una cosa, o con violencia, no afectan a la posesión.
445> hay un poseedor por cosa (los otros son meros detentadores, sujetos que podrán llegar a ser poseedores, este sujeto el sujeto no lo considera como poseedor, son los que han robado de forma violenta (no es poseedor, en principio, y no tiene defensa, no puede retener la posesión si es demandado por cualquier otro poseedor), aquél que clandestinamente, en terminología del precepto, está usando la cosa (jugar a la play en casa de un amigo), tampoco cualquier situación que el OJ denomina actos meramente tolerados. Pero si estos sujetos realizan actos amparándose con la presunción de posesión que el OJ otorga a todo poseedor por el hecho de poseer, frente a terceros. Ejemplo: si el profesor roba un bolso y me lo da, el derecho me preferirá a mí que a la propietaria del bolso que me lo robó.
Artículo 445 La posesión, como hecho, no puede reconocerse en dos personalidades distintas, fuera de los casos de indivisión. Si surgiere contienda sobre el hecho de la posesión, será preferido el poseedor actual; si resultaren dos poseedores, el más antiguo; si las fechas de las posesiones fueren las mismas, el que presente título; y, si todas estas condiciones fuesen iguales, se constituirá en depósito o guarda judicial la cosa, mientras se decide sobre su posesión o propiedad por los trámites correspondientes.
Por la apariencia de la actitud, que no pueden perjudicar a un tercero que confían en la apariencia, y no le puede perjudicar ni respecto del verdadero propietario.
Otra cosa es la pérdida de la posesión. Ejemplo: el ladrón que ha robado el bolso, al ser un acto del 444, 461, no afecta a la posesión. El poseedor será poseedor. Pero esto de que no afecta es falso, en principio no afecta, pero sí. Se perderá la posesión al año, con independencia de lo que suceda con la cosa. Mientras dure ese año podrá utilizar el interdicto de recobrar la posesión, no después, porque dejará de serlo, frente al actual poseedor. Si el actual poseedor es el que violentamente le arrebató la cosa, tendrá éxito, pero no frente a tercero, por la apariencia. Los principios siempre deben ser:  Seguridad en el tráfico jurídico  Protección de la apariencia por el sujeto que adquiere Es poseedor el despojado o el despojante (el violento, el que ha arrebatado la cosa). El derecho civil debe proteger situaciones posesorias y las consecuencias que se derivan de ello. Si hubiera conflicto posesorio en el que se interpusieran acciones de carácter posesorio, el derecho tiene que preferir a uno (art 445).
Si una persona de forma violenta y en contra de la voluntad del sujeto arrebata la posesión no será poseedor, sino mero detentador. Pero su posición puede dar lugar a situaciones jurídico-posesorias que nazcan de este hecho. Ejemplo: el sujeto, fallece y deja el bien en concreto al heredero ¿? 465 > (sede de extinción, pero aplicable a la adquisición) > salvaje, doméstico, domesticado o amansado. En relación del 612.3 (amansado) en materia de ocupación. Adquisición del derecho real de propiedad mediante la aprehensión material. Ejemplo: si yo soy propietaria y poseedora de un animal amansado, ¿cuándo adquiere la posesión si otra persona lo encuentra por el camino?. El poseedor no perderá la posesión a pesar que no se sepa donde ésta. No cabe reconocer la misma posesión en dos personalidades distintas. No habrá otro poseedor, a pesar de ser detentador de la cosa.
Artículo 465 Los animales fieros sólo se poseen mientras se hallen en nuestro poder; los domesticados o amansados se asimilan a los mansos o domésticos, si conservan la costumbre de volver a la casa del poseedor.
Artículo 612 El propietario de un enjambre de abejas tendrá derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno, indemnizando al poseedor de éste el daño causado. Si estuviere cercado, necesitará el consentimiento del dueño para penetrar en él.
Cuando el propietario no haya perseguido, o cese de perseguir el enjambre dos días consecutivos, podrá el poseedor de la finca ocuparlo o retenerlo.
El propietario de animales amansados podrá también reclamarlos dentro de veinte días, a contar desde su ocupación por otro. Pasado este término, pertenecerán al que los haya cogido y conservado.
- Mecanismos derivativos: todos aquellos que, por el contrario, exigen de un acto de transmisión del titular, de quien antes era poseedor, titular del derecho real, siendo ahora, por ese acto y precisamente por ese acto, el adquirente o nuevo poseedor, o titular del derecho real. Bien porque adquiere lo mismo o porque se constituye un derecho o una situación posesoria nueva.
Ejemplo: donación, compraventa y sucesión.
Quien adquiere la posesión, a lo mejor también el derecho real, es un sujeto que lo adquiere de otro, que deja de tenerlo.
Ejemplo 1: CV > el vendedor traslada la titularidad del derecho a otra persona mediante el negocio jurídico y la tradición. Cuando el vendedor entrega la cosa supone, respecto de los derechos de crédito, el cumplimiento de la obligación. Además de esto supone la adquisición del derecho que se pretende transmitir, porque por la entrega, si el vendedor era titular del derecho, lo será ahora el comprador. Pero además, supone la adquisición de la posesión, es el momento en que ese sujeto pasa de ser un extraño a efectos posesorios a un sujeto que es el sujeto activo de la relación posesoria. Si ha habido entrega, siempre será poseedor. Pero a lo mejor no es propietario.
 Si es propietario, adquiere el ius possidendi (adquiere la posesión porque es propietario).
 Pero si no es propietario (porque quien le vendió no lo era) pero es poseedor, por la entrega, tiene el ius possessionis. El derecho protegerá a este individuo frente a cualquiera, frente, incluso, al verdadero propietario, se le mantendrá en su posesión por el propio hecho posesorio (derecho a poseer por el hecho de estar poseyendo). Le protege de tal suerte para hacerle propietario (usucapión  modo de adquirir derechos reales poseíbles mediante la posesión, se requiere el hecho posesorio, la posesión en concepto de dueño, siendo público, pacífica e ininterrumpida y durante un cierto período de tiempo).
El sujeto que ha sido comprador, que no ha adquirido el derecho de propiedad pero si la posesión, podrá ser propietario por otro título, que no será derivativo, sino originario (usucapión). Es un título originario de adquirir el derecho real, no de la posesión.
La traditio es el traspaso posesorio (modo). La inscripción no suple nunca la tradición cuando esto es un mecanismo de adquisición. Se puede discutir la inteligencia del 473 (preferencia del titular que primero ha inscrito, pero defendemos que eso solo es cierto si solo y previamente ha habido entrega, si no la habido, no se prefiere).
- Tradición ficticia: aquello que vale como entrega, tiene la consideración jurídica de entrega, y los efectos de la puesta en posesión.
 Traditio cladium (entrega de las llaves), esto supone haber complementado el iter adquisitivo del derecho real (título y modo) y la puesto en posesión? Si se trata de la CV de un bien inmueble, la escritura pública equivale a la entrega de la cosa, salvo que en el propio documento no se diga o exprese justamente lo contrario. Si la CV de un BI se hace en escritura pública, ¿Cuándo será propietario, y cuándo poseedor? El cumplimiento de la obligación de entrega de la cosa, hace que porque existe el título y haya entrega, se adquiera la propiedad. Pagar o no, no afecta a la adquisición del derecho real. Desde el momento de la escritura pública se es propietario. Desde el mismo momento también se será poseedor, porque se es propietario, se tiene el ius possidendi.
Si el que me vendió no era propietario, ya no seré yo propietario, no tendré el ius possidendi.
Tendré el ius possessionis cuando se de la entrega.
LA TRADITIO ES LA POSESIÓN Este tipo de adquisición normalmente siempre será en concepto de dueño, en concepto de titular del derecho.
Si es poseedor el sujeto que transmite la posesión se transmitirá ésta, sino no. Siempre que exista transmisión derivativa (ejemplo: CV) por la tradición se adquiere la posesión.
Con la donación ocurre lo mismo. La donación es un negocio jurídico de disposición, y además, eminentemente formal, la entrega es la forma, es decir, la puesta en posesión. A los efectos de posesión, ésta se culmina con la entrega de la cosa.
609 > la donación no exige de la tradición. No es que no se cumpla la teoría del título del modo, sino que se excluye porque no es un contrato.
Artículo 609 La propiedad se adquiere por la ocupación.La propiedad y los demás derechos sobre los bienes se adquieren y transmiten por la ley, por donación, por sucesión testada e intestada, y por consecuencia de ciertos contratos mediante la tradición.Pueden también adquirirse por medio de la prescripción.
La posesión se conforma como momento adquisitivo del derecho real y momento adquisitivo del propio hecho posesorio.
La donación es un modo de adquirir por sí mismo, es eminentemente formal (a diferencia de la libertad de forma de los contratos). No se pueden donar bienes futuros, es decir, aquellos bienes que el donante no puede disponer al tiempo de la donación. Al ser un acto de disposición, no se pueden donar bienes futuros. Con la donación, se entrega cuando hay donación, el título exige la entrega (art. 632). Solo se transmite si se entrega. En ese momento, el donatario es poseedor, y será propietario si el donante lo era. Tampoco la donación salva la carencia de título del sujeto que dispone, pero en cualquier caso, será poseedor, cuando el título exista, y existe porque la entrega es la forma, por ser un negocio eminentemente formal.
440> supuesto de adquisición derivativa > en el minuto anterior a la muerte del causante, es poseedor éste. Pero al minuto siguiente es el heredero. El heredero tiene que aceptar la herencia en nuestro sistema, el legatario no, es legatario salvo que lo repudie. Mientras no acepta la herencia, existe la herencia yacente (no tiene todavía titular a habida cuenta que los herederos no han aceptado todavía). Esto sucede respecto del derecho real. Es una situación jurídica transitoria, en la cual todos los bienes y derechos no tienen titular, pero sí poseedor, porque el heredero (aquél llamado a la herencia), es el poseedor si después, al cabo del tiempo que sea, acepta la herencia, y se entiende que ha poseído desde la muerte del causante. Se hace la ficción de si no la acepta porque la repudia, se entiende que nunca se ha poseído. Se le otorgan todos los derechos de cualquier poseedor, aun sin haberla aceptado. También a los efectos de la usucapión.
Artículo 440 La posesión de los bienes hereditarios se entiende transmitida al heredero sin interrupción y desde el momento de la muerte del causante, en el caso de que llegue a adirse la herencia.
El que válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento.
Conservación de la posesión Mientras se posea, y no se vea contradicho por la posesión de otro, el poseedor lo continúa siendo.
El momento determinante para conocer la situación posesoria de un determinado sujeto sobre una determinada cosa, es el momento de su adquisición.
El OJ dota de determinadas presunciones de continuidad, dentro del conjunto de las presunciones posesorias.
434 >contiene la presunción de la buena fe Artículo 434 La buena fe se presume siempre, y al que afirma la mala fe de un poseedor corresponde la prueba.
459 > presunción de continuidad. Como todas las presunciones posesorias, es iuris tantum.
Artículo 459 El poseedor actual que demuestre su posesión en época anterior, se presume que ha poseído también durante el tiempo intermedio, mientras no se pruebe lo contrario Para que haya presunción debe haber un hecho, que puede ser de difícil prueba (OJ facilita no tener que probarlo).
- Supuesto de hecho  la posesión en concepto de dueño. Puede ser del propietario, pero también del titular del derecho que se está poseyendo (por ejemplo: usufructuario).
Concepto de dueño se refiere a titular del derecho que ostenta o cree que ostenta.
432> hace distinción entre dos tipos de posesión: en concepto de dueño y concepto distinto de dueño, partiendo de posesión en nombre propio, y partiendo esta de la posesión civil.
Artículo 432 La posesión en los bienes y derechos puede tenerse en uno de dos conceptos: o en el de dueño, o en el de tenedor de la cosa o derecho para conservarlos o disfrutarlos, perteneciendo el dominio a otra persona.
- Consecuencia jurídica que se le atribuye al sujeto  posee con justo título. Es la consecuencia jurídica que se deriva del hecho posesorio. Si se quiere desvirtuar la posesión (al ser iuris tantum, por ser así todas las presunciones posesorias). Cuando podemos atacar la consecuencia jurídica a la que atribuimos la presunción, se trata entonces de una presunción iuris tantum. Pero como cualquier otra presunción, se puede atacar también el hecho.
La presunción iuris tantum se puede atacar el hecho jurídico o la presunción (la consecuencia jurídica). El que invoca que a su favor tiene esa presunción, debe probar que es un poseedor en concepto de dueño, pues ello no se presume.
Quien quiera atacar este tipo de posesión debe probar el hecho (que no posee en concepto de dueño) o la consecuencia (que poseyendo en concepto de dueño, no tiene justo título).
Las presunciones iuris tantum se derrumban atacando directamente a la consecuencia jurídica, o directamente al hecho para que no tenga lugar la consecuencia.
En caso de presunción iuris et de iure, se debe probar el hecho. No se podrá probar la consecuencia, pues el OJ la otorga, se dé, sea cierta o no lo sea. Pero siempre se puede atacar el hecho, para matar la base del sustrato de la posesión. Se debe atacar que el sujeto, pues, es en concepto de dueño, porque si lo es, será con justo título.
Ambas admiten prueba en contrario:  Iuris tantum: probar hecho y consecuencia  Iuris et de iure: probar hecho 459 > un sujeto posee en la actualidad, es una posesión actual. Aquí se debe probar que hubo un tiempo atrás en el cual también se poseyó. Se tiene la posesión actual, se debe probar la posesión inicial o en un tiempo anterior. Probada ésta, el OJ presume que el sujeto ha poseído, y lo ha hecho durante tiempo intermedio, mientras no se pruebe lo contrario.
Si era poseedor de mala fe, lo continuará siendo, si lo era en concepto de dueño, también. Lo que se provoca en esta presunción es imitar la dificultad de la prueba de la posesión intermedia. El derecho le otorga categoría al hecho posesorio y entiende que el sujeto ha poseído en ese plazo, que le servirá como posesión continua.
Sea cual sea la posesión (para beneficiar o perjudicar al poseedor) es, si yo poseo ahora, de la manera que sea, y poseí hace un año, he poseído también. Porque no entra a valorar de qué manera se posee, solo el hecho posesorio. Si poseí y poseo, soy poseedor. Lo que intenta imitar el artículo es la dificultad de tener que probar situaciones posesorias.
Artículo 459 El poseedor actual que demuestre su posesión en época anterior, se presume que ha poseído también durante el tiempo intermedio, mientras no se pruebe lo contrario.
466 > situación de poseedor actual. Servirá pero solo para los efectos que le sean favorables al poseedor, pero no para los que no le sean. Este artículo está en sede de extinción de la posesión, y habla de un sujeto que recupera la posesión. Es justo lo contrario que el 459. En el último se presumía que ha presumido sin interrupción, pero en 466 el derecho sabe que no ha poseído, porque recupera la posesión. Y el derecho le otorga protección para todo aquello que le sea favorable, el derecho entenderá que sí que ha poseído, aunque se sepa que no lo ha hecho.
Artículo 466 El que recupera, conforme a derecho, la posesión indebidamente perdida, se entiende para todos los efectos que puedan redundar en su beneficio que la ha disfrutado sin interrupción.
436 > es una presunción. El momento inicial es un momento fundamental para la posesión, es el momento que determinará como posee ese sujeto. Lo importante para el derecho es el momento en el cual se adquiere la posesión.
Durante todo hecho posesorio, se mantiene que se es poseedor en concepto de dueño y de buena fe. Aunque la posesión de buena fe viene más reflejada en 435. Un sujeto puede ser en concepto de dueño, puede serlo de buena fe, y puede dejar de ser de buena fe cuando alguien, por ejemplo, le reclama la posesión (el verdadero propietario).
Este artículo se aplica tanto a los conceptos como las clases, porque eso significa que incluso se puede presumir la mala, no al tiempo de, sino que si se prueba que al tiempo de poseer se tiene la mala fe, se presume que la posesión de mala fe. Es una presunción de continuidad. La presunción de 434 es la buena fe. Todo poseedor es de buena fe, pero si se presume que es de mala fe (436).
Artículo 436 Se presume que la posesión se sigue disfrutando en el mismo concepto en que se adquirió, mientras no se pruebe lo contrario.
¿Entonces, no se puede cambiar el concepto posesorio, siempre debemos mantener el mismo concepto, puede con su propia intención modificar su posición respecto a la cosa? Pasar en concepto de dueño a concepto distinto de dueño, por ejemplo.
El principio general es que, para adquirir la posesión, se requiere la suerte de corpus y animus, y el momento determinante es el momento de ser poseedor. Juega aquí la presunción del 436, sea cual sea el modo de poseedor, mantengo ese concepto en el tiempo, y lo mantengo sin modificación.
Pero sí se puede modificar, estamos en supuestos de inversión del concepto posesorio. Pero además se puede modificar porque se modifica su status jurídico con la cosa.
Ejemplo: me alquilan un piso, soy poseedor de éste. Lo seré en concepto distinto de dueño, por ser titular de un derecho de crédito, no un derecho real. Pero si después me vende la cosa, ha habido, no ha habido modificación del hecho, porque sigo viviendo, pero se ha modificado el concepto posesorio por virtud de tercero, paso a poseer de uno a otro concepto.
¿Pero por la voluntad de uno mismo se puede cambiar? Solo es una posesión ad usucapionem si lo es en concepto de dueño. Puede ser que ese arrendatario, que jamás será propietario por usucapión, porque posee en concepto distinto de dueño, puede un día levantarse y decir que es propietario.
La doctrina lo llama supuestos contradictorios, y esto va unido a determinados hechos y circunstancias.
Ejemplo: yo soy la arrendataria y el contrato de arrendamiento finaliza. Yo soy poseedora, no necesariamente ha cambiado el concepto, puede ser un concepto posesorio también distinto al de dueño. Pero si comunico fehacientemente la intención de que sea mía la cosa al propietario, este acto de comunicación, esa intención de cambio.
Supuesto de despojo jurídico: no es despojo material en sí porque ya se tiene, pero es despojo jurídico, porque se puede cambiar el concepto posesorio. Así, si el propietario no hace nada, yo puedo llegar a ser propietaria por usucapión, por cambio del concepto. Es un cambio por contradicción del concepto posesorio. Son supuestos excepcionales, que por su excepcionalidad casi no contradicen el principio general.
Ejemplo: el usufructuario tenga capacidad para firmar contratos de arrendamiento. Son suyos los frutos. Extinguido el usufructo, el propietario le vende la cosa.
- Principio general: salvo algunos supuestos, por circunstancias ajenas, no propias, no pueden cambiarse el concepto. Salvo casos que se puede entender una suerte de despojo legal o jurídico, y darle la categoría al despojante, que se entiende pueda haber modificado su situación respecto de la cosa.
PÉRDIDA DE LA POSESIÓN 460> situación fáctica. Tratándose de derechos subjetivos, cuando falta cualquiera de los elementos, se extingue la situación posesoria. Por ejemplo: la pérdida jurídica de la cosa, que esta salga del comercio de los hombres.
Artículo 460 El poseedor puede perder su posesión: - Por abandonar la cosa - Por cesión hecha a otro por título oneroso o gratuito - Por destrucción o pérdida total de la cosa, o por quedar ésta fuera del comercio - Por la posesión de otro, aun contra la voluntad del antiguo poseedor, si la nueva posesión hubiese durado más de 1 año El OJ trata la pérdida de la posesión desde el punto de vista de la renuncia abdicativa como de la renuncia traslativa (traslación, se pierde la posesión porque otro la gana).
Ejemplo traslación de la cosa: si el propietario es poseedor, y celebra contrato CV, el propietario o vendedor pierde la posesión de la cosa y la gana el comprador.
Renuncia a la cosa: una persona puede dejar de ser poseedor por su propia voluntad. De la misma manera que no se puede modificar el hecho posesorio por la voluntad del sujeto, sí que puede dejar de ser poseedor por su voluntad. Pasará a ser res vacua possessionis, cosa de nadie, siempre que se trate de un bien mueble.
460.4 > a pesar del despojo, de que materialmente no se tenga la cosa ni se conozca quien la tiene, el OJ entiende que el poseedor sigue siendo sigue siendo el sujeto que físicamente no tiene la cosa.
No es poseedor quien tiene la cosa. La posesión como hecho no puede reconocerse a dos personalidades distintas. Se mantiene la posesión, pero no tanto ésta, se mantiene más la defensa posesoria, es decir, la capacidad para intervenir en el hecho posesorio.
1968 > la posesión, la capacidad del poseedor para la defensa interdictal, tiene un plazo que coincide con el plazo del 460. Siempre se equipara el momento de la extinción de un derecho con el momento de la pérdida de la acción o incluso, de la adquisición por parte de otro.
Artículo 1968 Prescriben por el transcurso de un año: - La acción para recobrar o retener la posesión Ejemplo (aplicable 441 y 444): si el compañero no mira y le quito el ordenador. A la persona que ya no tiene ordenador el OJ le continúa considerando poseedor. El 460.4 viene del sistema germánica, de la capacidad idealizada de la gewere, en que un sujeto se mantenía en la posesión aunque desconociera donde se encuentra. El que se ha visto despojado es poseedor, porque el derecho le permite acciones posesorias, aunque no tenga la cosa.
Con el despojo, pierdes la capacidad de recobrar la cosa por el transcurso de 1 año. La legislación no es congruente ni coherente en sus términos. La violencia afecta, el derecho no ampara al violento, pero será un poseedor. No lo será en concepto de dueño, pero puede ser poseedor en nombre propio, de mala fe. Lo más importante, se genera en él la apariencia de buen derecho. Y a quien se lo venda, el tercero será tan legítimo poseedor como aquel que fue despojado.
El buen poseedor es el actual, el que ha poseído por la apariencia. Se debe amparar al sujeto que confiando en la apariencia jurídica que otorga la posesión ha adquirido del sujeto. Para evitar la preferencia de evitar poseedor más antiguo, está el art. 464. El poseedor de bienes muebles o posesión de buena fe de bienes muebles, equivale al título.
No puede haber dos poseedores para los mismos conceptos ni para la misma cosa. Hay defensa del poseedor, del que lo había sido, y ya no lo es, porque ha sido despojado. Se le quiere mantener como poseedor, porque puede recuperar la posesión durante 1 año. Pero como haya una posesión que le contradiga, el derecho no preferirá a este antiguo poseedor, sino al nuevo poseedor (el que ha adquirido por apariencia de buen derecho). No preferirá al poseedor despojante.
Se protege al poseedor DESPOJADO frente al poseedor DESPOJANTE Se protege al P.ACTUAL (tercero adquirido por apariencia) frente al P.ANTIGUO(despojado) La gracia de la posesión está en la apariencia jurídica. Cuando hay conflicto o choques de dos derechos o sujetos, como no pueden ser ambos poseedores, se debe preferir a alguien, debe haber normas de preferencia. Todo depende de la importancia que se dé a la apariencia jurídica.
Pasado 1 año, no es poseedor porque lo dice el OJ. Pero si fuera poseedor, no tendría acción ni para retener ni para recuperar. Sería poseedor desprovisto de la acción que debería de tener todo poseedor. Se ha intentado que los plazos sean los mismos.
El poseedor, sea o no lo sea, tenga o no contacto con la cosa, por el hecho de haber sido poseedor, tiene defensa interdictal frente a cualquiera.
PRESCRIPCIÓN Y TITULARIDAD DE LA POSESIÓN Hay 4 grandes supuestos interdictales, que son las acciones posesorias.
- Interdicto de retener - Interdicto de recobrar - Interdicto de obra nueva - Interdicto de obra ruinosa 446 > todo poseedor, ya sea natural o civil, mientras sea poseedor (no servidor ni mero detentador) tiene defensa interdictal. La defensa interdictal viene contenida en el derecho sustantivo, pero también en el formal (LEC).
Artículo 446 Todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión; y, si fuere inquietado en ella, deberá ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que las leyes de procedimiento establecen.
- Son acciones de defensa o de protección posesoria - Son acciones de carácter sumario - Tal y como establece el 447 LEC, la sentencia en este tipo se juicios no genera cosa juzgada El problema que no sea el mero hecho posesorio, se deberá dilucidar en el juicio ordinario que corresponda. Por ello, toda resolución acaba “con independencia de lesionar quien tenga derechos sobre la cosa”.
Siempre se tramitan según el Juicio Verbal, con independencia de la cuantía. Expresamente se mencionan en la LEC en su artículo 250.4. Trata de la adecuación del procedimiento al JV, que con independencia de la cuantía y el objeto que sea, ese es el procedimiento. Y lo es para el interdicto de retener, de recobrar y también para el de obra nueva y obra ruinosa (250.5 y 250.6).
También del hecho posesorio tratan los aspectos 1,2,3 del 250. Todos los aspectos posesorios se establecen mediante el ejercicio interdictal y siempre por la vía del JV, con un plazo para el ejercicio de 1 año. No se admitirán demandas interdictales sobre el hecho posesorio transcurrido un año del hecho que lo motivó. Se mantiene aquí esa idea del 1968 (plazo de prescripción de 1 año) cuando la LEC parece que lo entiende como plazo de caducidad.
Artículo 250 LEC - 250.2 Las que pretendan la recuperación de la plena posesión de una finca rústica o urbana, cedida en precario, por el dueño, usufructuario o cualquier otra persona con derecho a poseer dicha finca.
- 250.3 Las que pretendan que el tribunal ponga en posesión de bienes a quien los hubiere adquirido por herencia si no estuvieren siendo poseídos por nadie a título de dueño o usufructuario - 250.4 Las que pretendan la tutela sumaria de la tenencia o de la posesión de una cosa o derecho por quien haya sido despojado de ellas o perturbado en su disfrute.
- 250.5 Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, la suspensión de una obra nueva.
- 250.6 Las que pretendan que el tribunal resuelva, con carácter sumario, la demolición o derribo de obra, edificio, árbol, columna o cualquier otro objeto análogo en estado de ruina y que amenace causar daños a quien demande.
TIPOS DE ACCIONES: - Acciones de retener y recobrar la posesión: son distintas, y la jurisprudencia dice que no cabe el ejercicio conjunto, porque los supuestos de hechos son distintos, pero sí cabe la petición alternativa o consecutiva de ellas, si ese fuera el caso.
 La acción interdictal de recobrar la posesión la ejerce el despojado frente al despojador, entendido éste como el centro de utilidad en el despojo. Es decir, si se realiza el despojo por intervención de albañiles contratados, no se debe dirigir contra estos, sino sobre la propiedad que contrata. Al ser interdictos, lo que se pretende es que sea rápido.
El legitimado activo la tendrá tanto quien tenga ius possidendi como ius possessionis, pues afecta al hecho posesorio. Con independencia de ser o no propietario, pues no se discute ese hecho, se quiere demostrar que se era poseedor, y da igual la manera en que se fuese. Se está protegido el derecho de seguir poseyendo por el hecho de poseer. Se defiende la continuación en la posesión.
 La acción interdictal de retener trata de amparar al poseedor frente a aquellas actuaciones que perturban su hecho posesorio.
- La acción interdictal de obra nueva trata de que, un sujeto, realiza una actuación que molesta el hecho posesorio (por eso es interdicto posesorio) de la persona que lo quiere defender. Ejemplo: cabe defensa interdictal del resto de comuneros. La finalidad es que se derribe lo construido y que se retorne al estado anterior posesorio.
El interdicto se debe interponer cuando se pueda, cuando se tiene conocimiento del hecho de la obra, sin tener que esperar 1 año.
- La acción interdictal de obra ruinosa se pretende que la posesión se pueda mantener si el perjuicio, quizás potencial, de que una obra en ruinas o árbol en ruinas, caiga sobre titularidad propia, y quede afectada ésta y, por lo tanto, el hecho posesorio.
Aquello que se discute en los interdictos es el hecho posesorio.
...