Tema 2.6. La economía de Al-Ándalus (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 3º curso
Asignatura Historia Medieval de España
Año del apunte 2014
Páginas 14
Fecha de subida 02/06/2014
Descargas 41
Subido por

Vista previa del texto

2.7.  LA  ECONOMÍA  DE  AL-­‐ÁNDALUS  (EXAMEN)     Una  economía  mundial     Historiadores   imprescindibles   para   estudiar   el   tema:   L.   BOLENS,   V.   LAGARDÈRE,   M.   LOMBARD,   J.  DEVISSE  y  P.  CHALMETA  sobretodo.     La  principal  característica  de  la  economía  de  Al-­‐Andalus  es  que  es  abierta,  no  cerrada  en  ella   misma,  se  interrelaciona  con  un  vastísimo  espacio  económico  que  va  desde  el  Atlántico  hasta   el  índico.  Es  una  franja  incluso  más  basta  que  la  del  alto  imperio  romano.     Además  es  un  espacio  de  gran  movilidad  de  personas,  mercancías  y  capitales.  Hay  mercancías   más  variadas  también  que  en  Alto  Imperio.   Además,  en  I.  Islámico,    hay  distintas  áreas  económicas:  Al-­‐Andalus,  Magreb,  Egipto,  Siria,  Iraq,   Irán…   cada   una   tiene   una   personalidad   distinta.   Pero   todas   ellas,   mantienen   estrechísimos   contactos   comerciales.   No   se   puede   entender   la   economía   de   Al-­‐Andalus   sin   entender   sus   interrelaciones    comerciales.   El   islam   se   convierte   en   la   formación   económica   que   va   a   conectar   todo   el   espacio   del   cercano   oriente   con   la   Europa   ya   feudal.   Consecuencias   enormes:   Al-­‐Ándalus   será   el   espacio   de   conexión  entre  mundo  cristiano  e  islámico.   H.   Pirenne   (s.   XIX-­‐XX)   à   cuando   empezó   a   elaborar   sus   teorías   hizo   lo   que   nadie   hizo.   Entre   el   positivismo   de   la   época,   él   interpretó,   pero   pensó   erróneamente   que   la   invasión   islámica   de   todo  el  norte  de  áfrica  y  luego  de  Hispania  y  de  las  islas  mediterráneas,  suponía  el  cierre  del   mediterráneo   y   la   ruptura   del   comercio   internacional.   Hoy   sabemos   que   esto   no   fue   así:   los   musulmanes   conectaron   índico   con   atlántico,   e   hicieron   que   llegaran   a   Europa   occidental   mercancías   antes   no   conocidas.   No   hubo   cierre   mediterráneo,   sino   apertura.   No   hay   dislocación  del  sistema  económico  mundial.   La  conexión  entre  cercano  oriente  y  mundo  atlántico  es  posible  por  la  creación  de  esa  tupida   red  de  ciudades  comentada.  Si  no  hay  ciudad,  las  crean,  y  si  la  hay,  las  hacen  crecer.  Y  todas  las   ciudades   islámicas   son   grandes   centros   de   consumo   (con   muchos   habitantes),   y   además,   su   armadura  social,  económica  y  cultural  del  islam.  Es  importante  porque  tiene  que  ver  con    cómo   concibe   el   islam   la   vida   económica.   El   Corán   es   favorable   a   la   vida   económica:   designa   a   las   ganancias  del  comercio  como  el  “favor  de  Alá”.  Según  la  tradición,  el  comercio  es  una  forma   privilegiada  de  ganarse  la  vida.  El  mismo  Mahoma  fue  mercader.     Una   de   las   características   más   importantes   de   la   economía   islámica   es   que   es   una   economía   mundial.         Especialización  y  comercio  en  Al-­‐Ándalus     Pero     una   segunda   característica:   en   Al-­‐Ándalus,   se   van   a   desarrollar   los   intercambios   de   artículos   básicos:   el   comercio   de   abastecimiento,   adquiere   importancia   fundamental.   Va     a   permitir   especialización   regional   a   nivel   agrario   y   manufacturero,   y   va   a   crear   unas   interdependencias  económicas.  A  diferencia  del  campesino  visigodo  y  los  campesinos  del  reino   franco,   que   cultivan     y   producen   lo   que   necesitan   para   vivir   y   no   dependen   del   comercio,   el   musulmán  se  especializa  en  un  producto,  para  hacer  excedentes  para  comerciarlos,  y  así,  ha  de   comprar  lo  demás  que  necesita  para  él:  es  una  producción  orientada  al  mercado.  Va    a  generar   regiones  especializadas  en  la  producción  de  determinados  productos,  cosa  que  no  pasó  en  la   Hispania  Visigoda.   El   mercado   es   fundamental   en   la   economía   de   Al-­‐Ándalus   à   Al-­‐Andalus   gira   en   torno   al   mercado.   Tipos  de  mercado     En  Al-­‐Andalus,  tres  tipos  de  mercado:   • • Mercado  rural   Mercado  urbano,  que  puede  ser:   o Mercado  extramuros  (no  especializado)   o Mercado  intramuros  (totalmente  especializado)       Mercado  rural:       Surge  en  áreas  de  colonización  agraria  muy  densa,  y  en  zonas  ricas  en  agua.  Pero  a  pesar  de   esa   colonización   agraria   densa,   contingente   poblacional   no   es   tan   elevado   como   para   agruparse  en  un  núcleo  urbano.  Así,  lo  encontramos  donde  no  hay  ciudad.   Estos   mercados   tienen   periodicidad   semanal:   se   hacen   una   vez   por   semana,   y   abarcan   una   conferencia   cuyo   radio   describe   el   tiempo   que   necesita   un   campesino   para   ir   y   volver   en   1   mismo  día.   Dentro   de   una   misma   comarca   se   puede   dar   una   rotación   de   mercado.   Y   dentro   de   esa   comarca  se  puede  dar  un  DAWR,  un  círculo  completo  de  mercado.     Estos   mercados   son   la   plataforma   de   intercambio   entre   agricultores   y   ganaderos:   el   productor   vendedor   y   el   consumidor   establecen   contacto   directo:   en   principio   no   hay   intermediarios,   porque   estos   productores   y   consumidores   son   bastante   pobres   y   necesitan   exclusivamente   productos   básicos.   La   oferta   y   la   demanda   son   extremadamente   rígidas,   no   hay   variedad:   se   encuentra  lo  que  se  produce  en  la  zona.  Y  los  precios  en  principio  son  estáticos,  siempre  vale  lo   mismo  cada  producto.     Visto  más  de  cerca,  ese  mercado  tiene  una  segunda  función:  son  mercados  que  actúan  como   centros   que   canalizan   la   salida   de   determinados   productos   de   calidad   hacia   territorios   lejanos.   En   algunos   mercados,   interviene   un   mercader   profesional,   en   aquellos   donde   se   ponen   a   la   venda  productos  de  excelente  calidad.  Pasa  con  la  lana,  como  en  la  zona  del  Maestrazgo.  Sólo   en   zonas   que   ofrecen   productos   de   gran   calidad.   Y   esto   sí   que   hace   variar   los   precios:   el   mercader   vive   de   comprar   barato   y   vender   caro:   lleva   a   esos   mercados   productos   urbanos   como   tejidos,   cerámicas,   útiles   de   hierro,   que   el   campesino   no   puede   obtener.   Pero   él   pone   el   precio,  al  igual  que  puede  negociar  el  precio  de  compra  de  los  productos  de  los  campesinos.   Pero  en  Al-­‐Andalus,  los  mercados  rurales  son  poco  importantes.  P.  Chalmeta  lo  considera  así   porque:   • • Es  raro  hallar  referencias  a  ellos  en  la  documentación   En  Al-­‐Andalus  existe  gran  densidad  de  población  urbana:  la  red  urbana  es  muy  densa,   de   modo   que   casi   todas   zonas   rurales   forman   parte   de   un   núcleo   urbano,   del   hinterland  del  núcleo  urbano  cercano.     Ferias     Después   tenemos   las   ferias:   van   a   ser   poco   importantes   en   el   mundo   islámico,   sobre   todo   cuando   desaparecen   las   fiestas   pre-­‐arabicas.   Son   reuniones   muy   importantes,   organizadas   con   cierta   duración,   pueden   durar   semanas.   Pero   a   diferencia   de   los   mercados,   son   anuales,   se   celebran  una  vez  al  año.   Otra   de   las   diferencias   con   el   mercado   rural:   que   vienen   mercaderes   procedentes   de   zonas   muy   lejanas.   No   van   los   agricultores   y   ganaderos.   Las   ferias   se   ligan   a   comercio   a   larga   distancia,  pero  no  son  tan  importantes  como  para  crear  un  comercio  permanente,  por  eso  se   hacen  una  vez  al  año.   En  Al-­‐Andalus  no  se  atestigua  ninguna  feria,  y  no  da  la  sensación  de  que  haya  las  bases  para   que  se  hagan.           Mercado  urbano     Lo   importante   es   el   mercado   urbano.   En   el   caso   de   Al-­‐Andalus,   se   produce   un   desarrollo   urbano  muy  intenso.  Hablamos  de  ciudades  grandes,  no  de  aldeas,  pobladas  y  habitadas  por   comerciantes,  artesanos,  y  cuyo  nivel  de  consumo  se  incrementa  cada  vez  más.     En  estas  ciudades,  uno  de  los  comercios  más  importantes  es  el  de  abastecimiento.     • • • Una  parte  de  ese  abastecimiento  de  alimentos  y  de  materias  primas  va  a  correr  a  cargo   de  las  rentas  rurales  de  la  aristocracia  árabe,  que  en  el  X  –  XI  vive  en  la  ciudad,  pero   que  tiene  propiedades  fuera  de  ella  (almunias).  Una  parte  de  tal  producción  se  vende   en   el   mercado   intramuros.   Ahora   bien,   esta   aristocracia   árabe   tiene   rentas   de   las   almunias,  pero  también  es  propietaria  de  grandes  latifundios  más  lejos  de  la  ciudad,  y   la  producción  que  de  ahí  sale,  la  traen  y  la  venden  dentro  de  la  ciudad.  Las  rentas  de   almunias  y  de  las  grandes  propiedades  son  una  parte  de  lo  que  se  vende  en  la  ciudad.   Pero   luego   están   los   mercaderes   profesionales:   traen   mercancías   que   compran   a   los   campesinos  que  están  fuera  del  hinterland  de  la  ciudad  (en  principio  tienen  prohibidos   los   productos   del   hinterland   ciudad).   Pero   esos   productos   los   compran   y   venden   intramuros.   Y   además   de   esta   producción   que   entra   por   aristocracia   y   mercaderes,   también   afluencia  espontanea  de  agricultores  que  viven  como  máximo  a  un  día  de  distancia  del   núcleo   urbano,   por   eso   los   mercaderes   no   pueden   comprar   en   el   hinterland   de   la   ciudad.   Pero   estos   campesinos   del   hinterland   solo   pueden   vender   en   unas   áreas   concretas  de  la  ciudad:  en  el  mercado  extramuros:  se  habilitan  unas  zonas  al  lado  de   las   puertas,   fuera   de   las   murallas,   donde   los   campesinos   acuden   como   vendedores   y   donde  los  ciudadanos  van  a  salir,  pero  exclusivamente  para  artículos  para  el  consumo   propio.   Se   impide   la   acumulación   para   la   reventa   en   el   interior.   Solo   se   permiten   comprar  las  cantidades  para  el  consumo  familiar.     El  Sahib  al-­‐Suq  controlaba  el  funcionamiento  de  los  mercados,  tanto  los  de  fuera  como  los  de   dentro.   Aunque   la   vara   de   medir   cambia   intra   o   extramuros.   Lleva   el   libro   de   Hisba   para   consultar   cualquier   duda   que   le   surja.   Y   vigila   con   ello   los   productos,   que   no   se   acaparen   productos,   y   sobre   todo,   controla   los   precios   (no   los   pone,   pero   tiene   un   listado,   con   el   que   sabe   lo   que   puede   valer   cada   producto,   con   un   límite   máximo   y   uno   mínimo).   Si   ese   precio   sube,  pone  un  precio  límite,  y  lo  mismo  al  revés.  La  ciudad  nunca  se  ha  de  enriquecer  a  costa   de  que  el  campesino  se  arruine,  por  eso  también  hay  un  precio  mínimo.   El  mercado  de  los  campesinos  en  la  zona  exterior  porque  se  intenta  por  todos  los  medios  que   el  campesino  no  pueda  competir  con  la  aristocracia  y  los  mercaderes  intramuros.  Entran  a  la   ciudad,  pero  a  comprar  productos  manufacturados  que  ellos  no  pueden  tener.   Es  complicado  porque  por  definición,  los  campesinos  venden:  la  moneda,  así,  sale  de  la  ciudad,   y  se  va  al  mundo  rural.  Así,  la  ciudad  establece  mecanismos  para  que  ese  oro  se  quede  en  la   ciudad:     • • impuestos  (aunque  no  sean  legales,  pero  se  camuflan),  por  vender,  por  necesidad  de   créditos  que  suponen  intereses   estos   campesinos   además   han   de   comprar   intramuros,   y   ahí   los   precios   son   libres,   y   por  definición,  los  productos  manufacturados  son  muy  caros     En   cada   Harat,   además,   hay   tiendas   (Suwayqa),   que   son   pequeñas   tiendas   de   barrio,   con   lo   imprescindible  para  vivir.  Sea  como  sea  el  zoco  (especializado  o  sean  estas  pequeñas  tiendas,   la  alcaicería…),  y  todos  los  mercados  intramuros  tienen  libertad  de  precios.  Ahí  el  Sahib  al-­‐suq   controla  que  no  esté  el  producto  adulterado,  el  fraude…  pero  no  el  precio.     El  comercio  interregional     Comercio   entre   ciudades   (regional,   entre   núcleos   urbanos),   va   a   aumentar   a   partir   del   siglo   IX.   A  partir  de  ese  momento,  en  todo  Al-­‐Ándalus,  gran  circulación  de  mercancías,  y  sobre  todo  van   a  circular  dos  tipos  de  mercancías:  productos  alimenticios  y  materias  primas,  y  por  otro  lado,   artículos   manufacturados,   tanto   los   realizados   en   Al-­‐Ándalus   como   productos   manufacturados   que  vienen  de  fuera  de  Al-­‐Ándalus.     Al-­‐Ándalus  tiene  muchos  centros  urbanos  comerciales,  pero  los  más  importantes:   • • • Córdova   Sevilla   Málaga       Y  esto  va  a  ocasionar  que  haya  de  crearse  toda  una  red  de  rutas,  unas  conexiones  terrestres.   Así,  al  desarrollarse  el  comercio,  crean  toda  una  red  de  vías  de  comunicación:   • • Reciclan  las  romanas,  las  siguen  usando   Pero  han  de  crear  rutas  mercantiles  nuevas.     Estas  rutas  las  conocemos  gracias  a  geógrafos  andalusíes  del  siglo  X:   • • • Al-­‐Idrisi   Ibn  Hawqal   Al-­‐Ijstari  à  habla  de  14  rutas  principales,  y  casi  todas  ellas  parten  de  Córdova.   En  estas  rutas  terrestres  se  circula  con  mulas,  y  gracias  a  los  datos  que  nos  dan  los  geógrafos,   sabemos   que   cada   día   podían   hacer   unos   30   km.   Cuando   pueden,   realizan   paradas   en   los   monasterios   mozárabes,   pero   no   hacen   mercado   allí.   Y   cuando   llegan   a   la   ciudad,   estos   mercaderes  se  van  al  fundaq  a  almacenar  sus  mercancías  y  a  residir  los  días  que  estén  allí.   El  comercio  exterior     Comercio  monopolizado  por  mercaderes  profesionales,  que  las  fuentes  llaman  TUYYAR.  Estos   tuyyar  constituyen  un  mundo  aparte.  Se  caracterizan  por:   • • • • • • Fuerte  especialización  económica.   Gente  absolutamente  itinerante  (un  día  aquí,  otro  en  Siria,  Alejandría…)   Escapan  al  control  de  el  Sahib  al-­‐Suq,  no  le  afectan  las  normas.   Son   un   grupo   marginal,   con   mentalidad   propia   y   fuerte   influencia   política,   porque   controlan   una   parte   muy   importante   del   comercio   exterior   andalusí   (controlan   las   divisas),  y  por  tanto,  son  muy  respetados.   Su   comercio  no   tiene   periodicidad:   es   un   comercio   que   puede   llegar   en   un   momento   y   otro.     Además,   nunca   venden   directamente   al   consumidor,   siempre   lo   hacen   a   los   mercaderes,  y  los  precios  son  libres.     Este   comercio   exterior   está   vinculado   a   una   flota   por   definición:   aquí   hay   un   problema   relacionado  con  la  flota  de  todo  el  mundo  árabe.     • • • • •   La  conquista  de  Siria  y  Egipto  se  quedan  con  atarazanas  bizantinas,  pero  se  encuentran   que   tienen   la   infraestructura,   pero   no   saben   construir   barcos.   Para   ello   han   de   traer   gente   especializada   del   índico,   que   necesita   adaptarse   a   las   técnicas   navales   mediterráneas.  Por  ello,  al  principio  de  la  expansión  islámica,  Bizancio  todavía  controla   mediterráneo,  hasta  que  árabes  sepan  construir  barcos  adaptados  a  este  mar.     En   Al-­‐Ándalus   aún   peor:   aquí   no   hay   atarazanas.   Solo   se   hallan   barcas   de   pesca.   Los   visigodos   no   tenían   nada.   Por   ello,   al  principio   no   construyen   barcos   en   la   península,   y   este  comercio  se  hace  con  barcos  de  otras  zonas.  Aquí  no  hay  flota.   ¿Cuándo  los  andalusíes  empiezan  a  construir  flota?  A  mediados  del  IX,  por  un  motivo   chocante:   por   la   aparición   a   mediados   del   IX   en   la   zona   atlántica   y   mediterránea   también   de   los   vikingos.   De   hecho,   estos   vikingos   son   flotillas,   de   barcos   ligeros   adaptados   al   Báltico   y   que   no   tienen   que   ver   con   los   árabes   y   bizantinos.   Pero   se   convierten   en   elemento   de   desorden   en   Al-­‐Andalus:   hay   varias   incursiones   vikingas   en   Al-­‐Andalus   (documentadas   las   tenemos   en   844,   859,   966,   971),   en   mitad   del   IX   y   segunda  mitad  del  X.     Los   primeros   ataques   se   conectan   a   incursiones   en   la   costa   cantábrica.   Van   a   ir   bajando   y   entraran   por   el   Guadalquivir   en   Sevilla.   Llegan   al   mediterráneo,   saquean   Baleares,   Sicilia…   y   cruzaron   el   Ebro   y   llegaron   hasta   Pamplona.   Estos   ataques   evidencian  la  vulnerabilidad  de  las  costas  andalusíes:  llegan,  saquean  y  se  van.   Por   ello,   los   andalusíes   piensan   que   pueden   volver,   y   se   realizan   entonces   esfuerzos   para  impedir  la  repetición  de  esos  ataques,  y  lo  que  hacen  es  construir  atarazanas  en   puertos  clave:   o o o o o En  el  Tajo   Almería   Denia   Valencia   Actual  Cataluña  se  construye  una,  en  Tortosa.   Los   andalusíes,   pero,   problema   con   ellas:   esa   construcción   de   navíos   se   dificulta   porque   al-­‐ Ándalus  es  deficitaria  en  madera,  que  se  encuentra  en  la  España  del  norte,  cristiana.  Y  además,   faltan   corrientes   fluviales   que   pudieran   trasportar   esa   madera   que   comprarían   en   zonas   cristianas.     Bien   situadas   están   las   de   Denia,   Valencia   y   Tortosa,   porque   tienen   bosques   al   lado.   El   resto   lo   tienen   complicado.   Además,   los   andalusíes   construyen   torres   vigías   en   toda   la   costa.   Estas   medidas   debieron   ser   eficaces,   porque   las   segundas   razias   vikingas   fueron   rechazadas   con   ejecito  por  la  flota  andalusí.   Así,   a   partir   del  X,   tenemos   una  flota  propia,   con   unas   naves   primero   de   función   defensiva   que   luego  se  usarán  para  el  comercio.     El  comercio  exterior  andalusí  se  orienta  en  tres  horizontes:   • • • Magreb   Levante  (Egipto  y  Siria)   Europa  Feudal  (a  partir  del  X-­‐XI)     Magreb       Zona   menos   urbanizada   que   Al-­‐Andalus.   Red   de   ciudades   menos   importante   que   en   la   península  ibérica,  y  menos  desarrollo  económico.   Interesa   por   otro   motivo:   porque   todo   el   litoral   magrebí   es   donde   desembocan   las   rutas   transaharianas  del  oro  (el  “oro  del  Sudán”,  que  viene  de  la  zona  del  Níger  y  del  Senegal).  Ese   oro   llega   a   los   enclaves   del   litoral   magrebí.   No   son   rutas   nuevas,   ya   se   conocían,   pero   los   geógrafos  musulmanes  las  dan  a  conocer,  nos  las  describen.  Estas  rutas  no  son  inamovibles,  se   pueden   mover   por   diferentes   motivos.   Pero   lo   importante   es   que   el   oro   acaba   llegando   al   norte  del  Magreb.   En  la  península,  permite  que  Abderramán  III,  a  principios  del  X,  sea  el  primer  emir-­‐califa  que   pueda  acuñar  moneda  de  oro  (hasta  entonces  solo  se  había  acuñado  plata).   ¿Cómo   llega   ese   oro?   A   través   de   una   balanza   comercial   absolutamente   desfavorable   al   Magreb.   Incluso   hay   obsesión   andalusí   de   vender   mucho   al   Magreb   para   ello.   Se   le   venden   productos  manufacturados  caros,  y  también  materias  primas.  A  cambio,  se  compra  poquísimo   (cereales   solo   en   épocas   de   caristia   y   excepcionalmente,   esclavos   negros).   Pero   es   poco,   la   obsesión  es  vender  mucho  y  comprar  lo  mínimo:  el  oro  fluye  así,  que  además  es  necesario  para   comerciar  con  las  otras  zonas:  Egipto  y  Siria     Egipto  y  Siria     Allí   vamos   a   vender   aceite   de   calidad,   productos   manufacturados   (telas   de   lino,   de   algodón),   y   sobre  todo,  vamos  a  redistribuir  productos  que  vienen  de  la  Europa  Feudal:  materias  primas,   madera,  hierro…   Y   de   allí   se   importan   productos   de   lujo:   sedas,   joyas,   perfumes,   especias,   esclavos   ilustrados   (de   precio   más   caro   que   los   del   Magreb,   como   bailarines,   preceptores   para   los   niños…).Y   vienen  también  libros.     Así,  gran  parte  del  oro  del  Magreb  acababa  yendo  a  Siria  y  Egipto.     Europa  Feudal     Formación   social   diametralmente   opuesta   a   Al-­‐Andalus.   En   el   siglo   X-­‐XI,   estamos   ante   una   Europa  que  es  un  mundo  rural  (ciudad  escasa  importancia),  armado,  donde  se  producen  pocos   excedentes  y  donde  desfase  tecnológico  respecto  a  Al-­‐Andalus.     El   consumo,   pues,   en   la   Europa   feudal,   atañe   a   una   minoría   militar   (monarquía   y   nobleza)   y   eclesiástica.   Así,   pocos   pueden   comprar,   a   diferencia   del   mundo   islámico.   Pero   tienen   estos   pocos   gran   capacidad   de   comprar,   y   lo   que   les   interesa   a   estos   cristianos:   productos   de   lujo   (algodón,  seda,  marfil…)  procedentes  de  la  manufactura  andalusí,  y  productos  que  adquieren   los  Andalusíes  de  Oriente  (especies,  sedas,  perfumes…)   Y   los   andalusíes   compran   en   Europa   madera,   hierro,   pieles…   sobre   todo   materias   primas.   Balanza  comercial  también  es  favorable  a  Al-­‐Andalus,  porque  lo  que  ellos  venden  es  más  caro.       Síntesis  sobre  el  comercio     Así,   el   comercio   es   muy   importante,   desde   el   mercado   urbano   y   rural   hasta   el   internacional.   Pero  detrás  de  ese  comercio  y  de  ese  crecimiento  urbano  que  se  retroalimentan,  ha  de  haber   un  crecimiento  previo  o  paralelo  de  la  producción  agropecuaria.       Agricultura  y  ganadería     La   agricultura   andalusí   y   musulmana   en   general   no   tiene   nada   que   ver   con   la   romana   o   la   hispano-­‐visigoda   que   los   musulmanes   hallan   al   llegar,   que   es   conservadora,   extensiva,   que   sigue  el  modelo  romano.   Sin   embargo,   la   agricultura   andalusí   es   innovadora,   creativa.   De   hecho   es   intensiva,   y   va   a   permitir  una  mejor  alimentación  de  la  población.  El  campesino  andalusí  esta  mejor  alimentado   que  el  visigodo.     Es  debido   a   que  la  agricultura  da   excedentes:  no  produce  solo  lo  que  necesita  una  familia.  Y   ello   permite   el   crecimiento   urbano.   Con   los   excedentes   se   alimenta   a   las   poblaciones   urbanas.   Y  al  ser  agricultura  extensiva,  también  permite  liberar  tierras  de  cultivos  agrícolas,  dedicadas  al   cultivo  de  por  ejemplo  plantas  textiles  (dedicadas  a  la  industria).     La  agricultura  andalusí  se  caracteriza  porque  ocupa  las  tierras  menos  fértiles  de  la  península,  la   España   seca,   no   la   húmeda   del   norte,   y   en   principio   es   la   zona   menos   fértil.   Pero   para   los   musulmanes  era  muy  fértil,  sobre  todo  el  valle  del  Guadalquivir.     Estos  campesinos  andalusíes  distinguen  dos  áreas:   • • Tierras  de  secano  (BA’L)   Tierras  de  regadío  (SAQY)   Se  distinguen  de  forma  clara  y  se  cultivan  de  forma  muy  distinta.     Pero  al  llegar  a  la  península  en  el  711  se  encuentran  secano  puro  y  duro.  Los  hispano-­‐visigodos   conocen   el   regadío.   Se   encuentran   con   una   estructura   de   la   propiedad   basada   en   la   gran   propiedad.  Lo  primero  que  intentan  es  congelar  tal  estructura,  pero  cuesta  porque  al  morir  o   huir  los  propietarios,  los  colonos  intentan  apoderarse  de  tal  tierra,  porque  no  hay  papeles.   Se   produce   así   fragmentación   de   grandes   latifundios:   implica   aumento   de   la   pequeña   propiedad  con  la  llegada  musulmana.   Pero   también   hay   mucha   nobleza   que   pacta   y   que   evidentemente,   la   estructura   de   su   propiedad  queda  congelada.  Así,  los  cambios  son  lentos.   Así,   inicialmente,   se   mantiene   el   régimen   de   explotación   de   época   visigoda,   y   cuando   los   musulmanes  llegan  no  trabajan  la  tierra,  sino  que  cobran  tributos,  por  lo  que  no  hacen  cambiar   las  técnicas.   Pero  en  segunda  mitad  del  VIII  y  en  el  IX,  cambios  muy  importantes.     • 756  à  acontecimiento  político  clave:   o o o o o Abderramán  I  toma  el  poder.  Se  independiza  políticamente  del  nuevo  califa  de   Bagdad,   de   los   abasíes,   pero   no   religiosamente:   no   hace   caso   al   califa   políticamente  pero  si  religiosamente  y  en  la  oración  del  viernes  se  reconoce  su   nombre.   Los  abasíes  intentan  controlar  la  situación,  pero  no  consiguen  que  vuelvan.  Al   ver  que  no  se  puede,  reactivan  el  comercio  con  estos  omeyas  independientes.     Pero   estos   omeyas   han   de   crear   así   un   estado   propio,   fuertemente   burocratizado,  que  haga  que  funcione.  Y  los  funcionarios  se  reclutan  entre  los   árabes   (qaysíes,   yemeníes   y   sirios),   establecidos   en   grandes   latifundios   y   que   viven   en   diferentes   territorios.   Y   esta   aristocracia   se   traslada   ahora   a   los   núcleos   urbanos,   para   poder   ejercer   su   función   de   altos   funcionarios   del   estado.   Y   lo   que   ve   tal   aristocracia   es   que   el   sistema   con   el   que   gestionan   sus   propiedades,  en  el  IX  ya  no  funciona:   § Desde  su  ciudad  no  lo  pueden  controlar   § Y  las  ciudades  ya  se  están  convirtiendo  en  centros  de  consumo   Lo  que  el  aristócrata  cobraba  de  sus  tierras  era  una  renta  fija  de  los  colonos  y   anual.   Y   lo   que   hacen   entonces   es   fragmentar   sus   grandes   propiedades,   de   modo  que   cede  esas  tierras  con  contratos  de  aparcería  (temporal  y  se  paga  un   %  sobre  la  cosecha),  lo  que  los  aristócratas  comercian  en  el  mercado).     Pero  hay  varios  tipos  de  contratos  de  aparcería.     Tipos  de  régimen  de  aparcería  (2º  examen)   Son  contratos  temporales  basados  en  entregar  un  %  de  la  cosecha.  Pero  hay  tres  tipos  en  Al-­‐ Andalus:   • • • Contrato  de  Muzara’a   o afecta  a  las  tierras  de  secano.     o Propietario   y   aparcero   entregan   la   misma   cantidad   de   semillas,   y   de   la   cosecha,  la  mitad  para  cada  uno.   o Pero  el  campesino  paga  todos  los  gastos  derivados  del  cultivo:  buey,  ganado,   jornaleros…   o Pueden  haber  variantes:  se  reparte  una  tercera,  una  quinta,  una  sexta  parte…   pero  lo  habitual  es  reparto  al  50%   Contrato  de  Musaqa   o Afecta  a  las  tierras  de  regadío   o El  propietario  aporta  la  tierra,  parte  de  las  semillas  (normalmente  la  mitad)  y   sobre  todo,  el  agua,  por  lo  que:     o El  aparcero  solamente  recibe  una  1/3  de  la  cosecha.   Contrato  de  Mugarasa   o Contrato  que  interesa  sobre  todo  a  la  arboricultura  (plantaciones  de  árboles)   o La   producción   se   divide   según   una   cuota   negociada,   y   se   reparte   a   partir   del   momento  en  que  la  plantación  empieza  a  producir.     Estos  son  los  3  contratos  que  hallamos  en  el  mundo  islámico  en  general.  Los  conocemos  por   haber  sido  recogidos  en  formularios  notariales.  Pero  no  se  han  conservado  los  contratos,  por   lo   que   no   sabemos   a   ciencia   cierta   el   grado   de   expansión   de   la   aparecería   en   Al-­‐Andalus,   si   estaba  o  no  muy  extendido.   Quien  mejor  conoce  la  historia  de  la  agricultura  en  Al-­‐Andalus,  Lucie  Bolens,  se  cree  que  en  el   X  están  ya  muy  extendidos.  Primero  se  habrían  dado  en  las  reservas,  fraccionadas  y  cedidas  en   aparcería,  y  luego  el  contrato  se  habría  extendido  a  las  tenencias.         Otros  tipos  de  explotación   Pero   no   toda   la   explotación   de   Al-­‐Ándalus   se   hace   con   aparcería.   Pero   nos   falta   documentación.   Se   han   hecho   aproximaciones   comparándolo   con   Ifriqiya   (Túnez).   M.   Talbi   concluye  que  en  el  IX  y  X:     • • • hay  tierras  explotadas  en  aparcería     al  lado  de  tierras  que  aún  se  explotan  con  mano  de  obra  esclava   y  además,  hay  explotación  de  la  tierra  por  sistemas  clánicos.  Los  grupos  clanicos  que   entraron   tienen   una   forma   comunal   de   explotar   la   tierra,   y   se   ha   documentado   en   Ifiqiya.   Y   por   comparación,   en   Al-­‐Andalus   también   existió.   Sería   el   sistema   de   las   alquerías.     Es   todo   muy   distinto   al   mundo   cristiano,   que   al   conquistar   el   territorio   andalusí   los   desmontarán,  imponiendo  el  sistema  feudal.     Pero   el   sistema   musulmán   novedoso   y   único,   que   los   historiadores   llaman   tributario   (no   es   feudal),  y  que  se  destruirá  con  el  feudalismo.       Técnicas  de  cultivo.  La  gran  renovación  y  el  aumento  de  la  producción.   Por   último   hay   que   analizar   las   técnicas   de   cultivo,   una   de   las   grandes   innovaciones   que   introducen  en  la  península  los  musulmanes.  Muchos  hablan  de  renovación  tecnológica.   Los  habitantes  de  la  península  van  a  conseguir  ahora  una  agricultura  intensiva  y  racionalizada,   y  a  través  de  medios  distintos:   • • • La  renovación  técnica  de  los  métodos  de  cultivo.   La  diversificación  de  las  plantas  cultivadas   Aumento  de  la  producción  de  los  dos  cultivos  más  importantes:  cereales  y  olivo.     Pero  lo  importante  es  que  va  a  aumentar  enormemente  la  producción.   En   el   trasfondo   de   esta   renovación   tecnológica   (destacada   en   el   IX-­‐X)   de   Al-­‐Ándalus,   está   el   desarrollo   de   una   ciencia   experimental   agrícola,   que   se   elabora   en   las   ciudades.   Sus   autores   son  médicos,  porque  estos  están  muy  interesados  por  la  dieta  alimenticia.  Son  autores  tardíos.   Y  estos  además  escribieron  auténticas  enciclopedias  de  economía  rural.     En   buena   parte,   estos   autores   siguen   un   libro   muy   conocido:  de   Re   Rustica,   de   Columela.   Lo   toman   como   base,   pero   innovan.   Una   de   las   obsesiones   de   los   tratadistas   es   evitar   la   evaporación  del  agua,  debido  a  la  escasa  pluviometría  de  Al-­‐Ándalus.  Si  ven  que  no  llueve,  no   siembran  trigo,  y  esperan  a  las  lluvias  de  noviembre,  cultivando  mientras  leguminosas.  Es  una   agricultura  más  sabia,  porque  intentan  adaptarse.  Y  también  es  más  variada.       Base   de   esta   economía:   la   labranza.   Confían   más   en   ella   que   en   el   abono,   a   diferencia   del   mundo   cristiano.   Lo   primero   que   hacen   es   multiplicar   muchísimo   los   trabajos   del   arado,   porque  ello  les  permite  proteger  las  capas  más  profundas  de  la  tierra  de  la  sequía:  pretenden   mantener  la  humedad  de  la  tierra,  eliminar  las  plantas  parásitas…     El   utillaje   además   es   más   amplio   que   en   el   mundo   romano.   Cada   trabajo   tiene   su   útil   específico.     Y  usan  el  abono  para  mantener  fertilidad  suelo,  como  cenizas,  pero  del  estiércol,  que  lo  usan,   pero  del  que  desconfían.  Para  cada  planta  usan  un  tipo  de  estiércol  determinado,  y  nunca  lo   usan  de  forma  indiscriminada.  También  usan  el  barbecho,  pero  también  de  forma  más  sabia:   • • Diferencian  las  tierras  más  fértiles,  donde  el  barbecho  puede  ser  de  tipo  corto.     Luego,   en   el   secano,   tienen   otro   barbecho,   donde   no   usan   fertilizantes.   A   ese   barbecho  no  se  le  aplica  nada  pero  se  remueve  constantemente,  es  la  labranza.       Plantas  cultivadas:  perviven  las  de  época  romana  y  visigoda,  pero  entran  nuevas.   El  patrón  de  cultivo  se  sitúa,  pero,  en  torno  a  cereales  y  leguminosas.     • • En   cereales   destaca   el   trigo,   pero   la   novedad:   ensayos   con   trigos   más   resistentes.   Y   encontramos  cambios  casi  espectaculares.  Son  los  musulmanes  los  que  introducen  el   tipo  de  trigo  duro  (triticum  durum),  más  resistente  a  la  sequía.     El  mijo  que  en  época  romana  se  cultivaba,  se  va  a  substituir  por  otro  cereal,  el  sorgo,   que  viene  de  África  e  introducen  los  bereberes.     La   cuestión   es   que   aumenta   mucho   la   productividad,   y   aumenta   mucho   el   consumo   de   cereales  por  persona.     Sin   embargo,   da   la   impresión   de   que   Al-­‐Ándalus   fue   deficitario   en   cereales.   Parece   que   hay   un   equilibrio  inestable  entre  producción  de  cereales  y  consumo.  ¿A  que  se  debe?  A  que  quizá  se   había   extraído   demasiada   tierra   al   cultivo   del   trigo   y   se   hubo   usado   para   otros   conreos   de   regadío.   Aumenta   la   productividad   pero   las   tierras   del   trigo   pasarían   a   servir   para   otros   productos  de   regadío.  Por   ello,  para   evitar   caristias   y   motines,   el  estado  desarrolla   una  política   triguera:  el  Estado  va  a  controlar  el  comercio  del  trigo,  va  a  controlar  la  especulación.     Pero  no  es  suficiente,  y  el  estado  por  ello  creará  una  red  de  almacenes  para  guardar  cereales.   Así,  cuando  caristia  de  cereal  y  suben  precios,  se  ponen  a  la  venta  los  excedentes,  para  bajar  el   precio.     Pero  también  importación  de  trigo  del  Magreb,  un  enorme  productor  de  cereales.  Pero  venía   en  momentos  puntuales  de  carestía  en  Al-­‐Andalus.     La   segunda   planta   básica,   tras   los   cereales,   era   el   olivo,   que   se   desarrolla   en   la   zona   de   Bética.   También   se   desarrolla   mucho   en   la   zona   de   Valencia   y   en   la   Cataluña   islámica.   Va   a   ser  uno   de   los  productos  de  exportación  a  oriente.   Tercer  producto:  la  vid  à  bebían  mucho.     Pero  se  van  a  introducir  plantas  nuevas,  como  el  esparto,  la  higuera,  caña  de  azúcar,  algodón,   azafrán  (que  lo  usan  como  colorante  textil),  palmeras,    morera  (para  la  manufactura  de  la  seda,   es  la  planta  para  los  gusanos  de  seda),  cítricos  (entran  tarde,  a  finales  del  X-­‐XI).     Pero   la   agricultura   andalusí   es   sector   muy   activo.   Se   intensifica   toda   la   producción   y   para   responder   a   una   demanda   creciente.   Estas   ciudades   necesitan   de   estos   productos,   y   van   a   producir  en  tierras  antes  rechazadas.     La  clave  es  que  conduce  a  una  transformación  del  paisaje  rural,  que  no  tiene  nada  que  ver  con   el  romano  o  visigodo,  o  el  que  impondrán  los  feudales  al  llegar.     Lucie   Bolens   ha   calificado   el   impulso   agrícola   como   revolución   agrícola   andalusí,   en   el   que   tiene  mucho  que  ver  el  regadío.     Los   musulmanes   van   a   llevar   a   al-­‐Andalus   una   larga   experiencia   que   han   traído   de   su   asimilación  durante  todas  sus  conquistas.  Se  ponen  nuevamente  en  funcionamiento  una  serie   de  sistemas  de  regadío  que  ya  se  conocían  antes,  pero  que  apenas  habían  sido  aplicados.  En   época   visigoda   había   pocos   regadíos.   En   época   islámica,   en   cambio,   prevalece   el   regadío.   Y   aumentan  la  extensión  de  tierras  irrigadas.  Y  además,  habrá  aumento  generalizado  del  agua  en   stock.     Sistemas   de   irrigación:   usan   los   romanos,   pero   ellos   aportan   la   extensión,   la   difusión   de   acequias,   pozos,   etc.,   por   todo   Al-­‐Ándalus.   Es   decir,   que   se   conocían,   pero   que   los   visigodos   lo   expanden.   • • • • Acequia   (canalizar   el   agua   de   los   ríos).     Los   musulmanes   difunden   este   sistema,   que   ya   existía.  En  Valencia  fue  clave.   Norias.  Sistema  de  extracción  de  agua  de  una  corriente.  Al-­‐Ándalus  se  llena  de  Norias.   Noria  de  Sangre.  Se  extrae  el  agua  por  tracción  animal  (o  humana).   Molino  de  Sangre     Pero   los   musulmanes   también   traen   un   sistema   innovador,   que   no   se   conocía   de   antes:   los   QANAT,   que   los   musulmanes   lo   copiaron   de   la   zona   Iraq-­‐Iran.   Implica   una   canalización   subterránea.  Es  una  obra  de  ingeniería.  Pueden  ser  enormes  o  pequeños.  Conectan  una  bolsa   de   agua   con   las   tierras   de   la   aldea.   Luego   se   hacen   pozos   de   salida   hacia   el   exterior,   para   la   circulación  del  aire.  Son  como  acueductos  subterráneos.     Pero  lo  que  más  se  usan  son  las  norias  y  las  acequias,  porque  este  es  una  obra  de  ingeniería.     Pero  por  todo  este  regadío,  la  zona  alrededor  de  murallas  es  un  intenso  verde.       ...