Sigmund Freud. Glosario de los conceptos más importantes. (2012)

Resumen Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Sociología - 1º curso
Asignatura Fonaments de sociologia
Año del apunte 2012
Páginas 10
Fecha de subida 01/11/2014
Descargas 18

Vista previa del texto

Alma colectiva  Hecho de que una multitud actúe como si fuera solo uno. Mientras que la formación colectiva se mantiene, los individuos se comportan como coartados por el mismo patrón: toleran todas las particularidades de los otros, se consideran iguales a ellos y no experimentan el menor sentimiento de aversión.
Amor  Relación entre el hombre y la mujer que han fundado una familia sobre la base de sus necesidades genitales; pero también suele denominarse amor a los sentimientos positivos entre padres e hijos, entre hermanos y hermanas… Dos principales objeciones respecto la concepción del amor universal: un amor que no discrimina pierde ante nuestros ojos buena parte de su valor, pues comete una injusticia frente al objeto; luego, no todos los seres humanos merecen ser amados.
Amor corriente o sexual  En cierto número de casos, el enamoramiento no es sino un revestimiento de objeto por parte de los instintos sexuales, revestimiento encaminado a lograr una satisfacción sexual directa, y que desaparece con la consecución de este fin.
Consciencia moral  Es la consecuencia de la renuncia instintual: la renuncia instintual crea la conciencia moral, que a su vez, exige nuevas renuncias instintuales. La conciencia se había formado primitivamente por la supresión de una agresión, y que en su desarrollo se fortalecería por nuevas supresiones semejantes. Este término debe reservarse para designar la reacción consecutiva al cumplimiento real de la agresión.
Consciente  La diferenciación de lo consciente y lo inconsciente es, en último término, una cuestión de percepción que puede resolverse con un sí o un no, y el acto de la percepción no da por sí mismo explicación alguna de por qué razón es percibido o no percibido algo.
Consciente, Preconsciente e Inconsciente (Malestar en la cultura)  Es aquello de lo que nos damos cuenta en un momento determinado. Lo que no se encuentra en el campo de la consciencia, pero puede acceder con relativa facilidad a él, sería preconsciente. Lo inconsciente sería aquello que ni se encuentra presente en la consciencia ni puede acceder a ella, sino en todo caso, habiendo que vencer fuertes resistencias afectivas. Divisoria entre sistema inconsciente y el sistema preconsciente-consciente. Leyes diferentes: el proceso primario (ausencia de contradicción y temporalidad, movilidad de carga energética entre las representaciones) gobierna el sistema inconsciente, mientras que el proceso secundario (actividades lógicas, energía ligada) caracteriza el sistema preconsciente-consciente.
Cultura  suma de producciones e instituciones que distancian nuestra vida de la de nuestros antecesores animales y que sirven a dos fines: proteger al hombre contra la Naturaleza y regular las relaciones de los hombres entre sí.
De Multitud a Masa  Condiciones: 1Continuidad en la existencia de la masa. Puede ser material o formal. Lo primero, cuando las mismas personas forman parte de la multitud durante un período de tiempo más o menos prolongado y lo segundo, cuando dentro de la masa se desarrollan ciertas situaciones que son ocupadas sucesivamente por personas distintas. 2 Es necesario que cada uno de los individuos de la masa se haya formado la idea de la naturaleza, la función, la actividad y las aspiraciones de la misma, idea de la que se derivará para él una actitud afectiva con respecto a la totalidad de la masa. 3 Es preciso que la masa se halle en relación con otras formaciones colectivas análogas, pero diferentes, sin embargo, en diversos aspectos e incluso que rivalicen con ella.
4 Que la masa posea tradiciones, usos e instituciones propias, relativas sobre todo a las relaciones recíprocas de sus miembros. 5 Que la multitud posea una organización que se manifieste en la especialización y diferenciación de las actividades de cada uno de sus miembros. Una simple reunión de hombres no constituye una masa, mientras no se den en ella los lazos antes mencionados.
Diferencia Identificación-Enamoramiento  En el primer caso el yo se enriquece con las cualidades del objeto, se lo introyecta, según la expresión de Ferenczi; en el segundo se empobrece, dándose por entero al objeto y sustituyendo por él su más importante componente. En el caso de la identificación, el objeto desaparece o queda abandonado y es reconstruido luego en el yo, que se modifica parcialmente, conforme al modelo del objeto perdido. En el otro caso, el objeto subsiste, pero es dotado de todas las cualidades por el yo y a costa del yo.
Dolor  Término medio entre la percepción externa y la interna que se conduce como una percepción interna aun en aquellos casos en los que tiene su causa en el mundo exterior.
El complejo de Edipo  La complicación de estas relaciones depende de dos factores: la disposición triangular de la relación de Edipo y de la bisexualidad constitucional del individuo. El desenlace del complejo de Edipo en una identificación con el padre o con la madre, parece, pues, depender en ambos sexos de la energía relativa de las dos disposiciones sexuales.
El ello  El yo no vuelve por completo al Ello, sino que se limita a ocupar una parte de su superficie, esto es, la constituida por el sistema P, y tampoco se halla precisamente separado de él pues confluye con él en su parte inferior. También lo reprimido concluye con el Ello hasta el punto de no constituir sino una parte de él. En cambio, se halla separado del yo por las resistencias de la represión, y solo comunica con él a través del Ello. El yo es una parte del Ello modificada por la influencia del mundo exterior. El yo se esfuerza en transmitir a su vez al Ello dicha influencia del mundo exterior y aspira a sustituir el principio del placer, que reina sin restricciones en el Ello, por el principio de la realidad. El yo representa lo que pudiéramos llamar la razón o la reflexión, opuestamente al Ello, que contiene las pasiones. El Ello se encuentra bajo el dominio del instinto de muerte, mudo, pero poderoso, y quiere obtener la paz acallando, conforme a las indicaciones del principio del placer, al Eros perturbador.
El super-yo  La existencia de una fase especial del yo, o sea, una diferenciación dentro del mismo yo, a la que damos el nombre de super-yo o ideal del yo. . Su relación con el yo no se limita a la advertencia sino que comprende también la prohibición. El super-yo conservará el carácter del padre, y cuanto mayores fueron la intensidad del complejo de Edipo y la rapidez de su represión, más severamente reinará después sobre el yo como conciencia moral, o quizá como sentimiento inconsciente de culpabilidad. Representación de la relación del sujeto con sus progenitores. Cuando niños hemos conocido, admirado y tenido a tales seres elevados, y luego los hemos acogido en nosotros mismos. Ideal del yo – heredero del complejo de Edipo.
El yo  Organización coherente de sus procesos psíquicos. . Este yo integra la consciencia, la cual domina el acceso a la motilidad; esto es, la descarga de excitaciones en el mundo exterior, siendo aquella la instancia psíquica que fiscaliza todos sus procesos parciales, y aun adormecida durante la noche, ejerce a través de toda ella la censura onírica. Del yo parten también las represiones por medio de las cuales han de quedar excluidas no solo de la consciencia, sino también de las demás formas de eficiencia y actividad de determinadas tendencias anímicas. El conjunto de estos elementos, excluidos por la represión, se sitúa frente al yo, en el análisis, labor a la cual se plantea el problema de suprimir las resistencias que el yo opone a todo contacto con lo reprimido. Por su relación con el sistema de la percepción establece el orden temporal de los procesos psíquicos y los somete al examen de la realidad. Mediante la interpolación de los procesos mentales consigue un aplazamiento de las descargas motoras y domina los accesos a la motilidad. Este dominio es, de todos modos, más formal que efectivo.
Felicidad  Esta aspiración tiene dos fases: un fin positivo y otro negativo: por un lado, evitar el dolor y el displacer; por el otro, experimentar intensas sensaciones placenteras. En sentido estricto, el término felicidad solo se aplica al segundo fin. Otros métodos de felicidad:1La orientación de la vida que hace del amor el centro de todas las cosas. (amar y ser amado). Una de las formas por las cuales el amor se manifiesta –el amor sexual- nos proporciona la experiencia placentera más poderosa y subyugante, estableciendo así el prototipo de nuestras aspiraciones de felicidad. 2Felicidad como goce de la belleza.
Fenómeno de la superestimación sexual  Hecho de que el objeto amado queda sustraído en cierto modo a la crítica, siendo estimadas todas sus cualidades en más alto valor que cuando aún no era amado o que las de personas indiferentes. Dada una represión o retención algo eficaz de las tendencias sexuales, surge la ilusión de que el objeto es amado también sensualmente a causa de sus excelencias psíquicas, cuando, por el contrario, es la influencia del placer sensual lo que nos ha llevado a atribuirle tales excelencias.
Fuentes del sufrimiento humano  La supremacía de la Naturaleza, la caducidad de nuestro propio cuerpo y la insuficiencia de nuestros métodos para regular las relaciones humanas. Ante las dos primeras, tras nuestros esfuerzos por combatirlas, nos sentimos obligados a inclinarnos ante lo inevitable. Sin embargo, nos negamos a aceptar el tercer motivo, de origen social, sin atinar a comprender por qué instituciones que nosotros mismos hemos creado no habrían de representar protección y bienestar para todos.
Hambre – amor Podía considerar el hambre como representante de aquellos instintos que tienden a conservar al individuo; el amor, en cambio, tiende hacia los objetos: su función primordial, favorecida en toda forma por la Naturaleza, reside en la conservación de la especie.
Identificación  Manifestación más temprana de un enlace afectivo a otra persona, y desempeña un importante papel en la prehistoria del complejo de Edipo. La identificación representa la forma más temprana y primitiva de enlace afectivo.
Inconsciente  Dos clases de inconsciente: lo inconsciente latente, capaz de consciencia y lo reprimido, incapaz de consciencia. A lo latente, que solo es inconsciente en un sentido descriptivo y no en un sentido dinámico, lo denominamos preconsciente, el nombre de inconsciente – reprimido dinámicamente inconsciente. Lo inconsciente no coincide con lo reprimido. Todo lo reprimido es inconsciente, pero no todo lo inconsciente es reprimido.
También una parte del yo, cuya amplitud nos es imposible fijar, puede ser inconsciente, y lo es seguramente. Y este inconsciente del yo no es latente en el sentido de lo preconsciente, pues si lo fuera no podría ser activado sin hacerse consciente, y su atracción a la consciencia no opondría tan grandes dificultades. La actividad de las pasiones más bajas se desarrolla en el inconsciente.
Instinto agresivo  No es una consecuencia de la propiedad, sino que regía casi sin restricciones en épocas primitivas Instinto gregario de Trotter  Este instinto gregario es, desde un punto de vista biológico, una analogía y como una extensión de la estructura policelular de los organismos superiores, y desde el punto de vista de la teoría de la libido, una nueva manifestación de la tendencia libidinosa de todos los seres homogéneos a reunirse en unidades cada vez más amplias. El individuo se siente incompleto cuando está solo. El instinto gregario sería algo primario y no susceptible de descomposición.
Instintos coartados en sus fines  La represión ulterior impuso el renunciamiento a la mayoría de estos fines sexuales infantiles y dejó tras sí una profunda modificación de las relaciones del niño con sus padres. El niño permanece en adelante ligado a sus padres, pero con instintos a los que podemos calificar de coartados en sus fines. Las tendencias sexuales coartadas en su fin son las que crean entre los hombres los lazos más duraderos.
Movimientos afectivos de carácter tierno como expresión de tendencias exentas de todo carácter sexual, aunque hayan surgido de otras cuyo fin era la sexualidad.
Instintos de muerte  misión de los cuales, es hacer retornar todo lo orgánico animado al estado inanimado, en contraposición al Eros, cuyo fin es complicar la vida y conservarla así, por medio de una síntesis que cada vez más amplia de la sustancia viva, dividida en particular. Ambos instintos se conducen en una forma estrictamente conservadora, tendiendo a la reconstitución de un estado perturbado por la génesis de la vida; génesis que sería la causa tanto de la continuación de la vida como de la tendencia a la muerte. La vida sería un combate y una transacción entre ambas tendencias.
Instintos sexuales o Eros  Integraba no solo el instinto sexual propiamente dicho, no coartado, sino también los impulsos instintivos coartados en su fin y sublimados derivados de él, y el instinto de conservación, que hemos de adscribir al yo, y que el que opusimos justificadamente, al principio de la labor psicoanalítica, a los instintos objetales sexuales.
Justicia social  Significa que nos rehusamos nosotros mismos muchas cosas para que también los demás tengan que renunciar a ellas, o, lo que es lo mismo, no puedan reclamarlas. Esta reivindicación de igualdad es la raíz de la conciencia social y del sentimiento del deber.
Latente  significando con ello que era en todo momento de tal intervalo capaz de consciencia.
Libido  Freud propone denominar a lo que corresponde al hambre en el dominio sexual libido, que significa deseo, envidia, y que expresaría ante todo el aspecto energético de las pulsiones sexuales. La infancia está caracterizada por una sexualidad de tendencias perversas (autoerotismo, conductas incestuosas…). . Designamos con él la energía no censurable de los instintos relacionados con todo aquello susceptibles de ser comprendido bajo el concepto de amor sexual.
Masas artificiales  masas sobre las que actúa una coerción exterior encaminada a preservarlas de la disolución y a evitar modificaciones de su estructura. No depende de la voluntad del individuo entrar o no a formar parte de ellas, y una vez dentro, la separación se halla sujeta a determinadas condiciones, cuyo incumplimiento es rigurosamente castigado. Ej: Iglesia y Ejército. En la Iglesia y en el Ejército reina, cualesquiera que sean sus diferencias en otros aspectos, una misma ilusión: la ilusión de la presencia visible o invisible de un jefe. (Cristo, en la iglesia católica, y el general en jefe, en el Ejército), que ama con igual amor a todos los miembros de la colectividad.
De esta ilusión depende todo, y su desvanecimiento traería consigo la disgregación de la Iglesia o del Ejército, en la medida en que la coerción exterior lo permitiese.
Miseria psicológica de las masas  Peligro de un estado más eminente cuando las fuerzas sociales de cohesión consisten primordialmente en identificaciones mutuas entre los individuos de un grupo, mientras que los personajes dirigentes no asumen el papel importante que deberían desempeñar en la formación de la masa.
Narcisismo de las pequeñas diferencias  hecho que las comunidades vecinas y aun emparentadas sean precisamente las que más combaten y desdeñan entre sí.
Narcisismo primario y secundario  Freud estima que el yo no es solo una instancia de adaptación a la realidad, sino asimismo una reserva libidinal, lo que comporta una ineliminable <<narcisismo primario>>. Tal reserva libidinal puede dirigirse hacia otros objetos, pero puede también retornar a sí, como los seudópodos de un protozoo, en el fenómeno del enamoramiento de la propia imagen = narcisismo. (para Freud, narcisismo secundario).
Necesidad de castigo  Manifestación instintiva del yo que se ha tornado masoquista bajo la influencia del superyo sádico.
Necesidades religiosas  derivación del desamparo infantil y de la nostalgia por el padre que aquel suscita, tanto más cuanto este sentimiento no se mantiene simplemente desde la infancia, sino que es reanimado sin cesar por la angustia ante la omnipotencia del destino. La génesis de la actitud religiosa puede ser trazada con toda claridad hasta llegar al sentimiento de desamparo infantil.
Olvido  Destrucción o aniquilación del resto mnemónico. En la vida psíquica nada de lo una vez formado puede desaparecer jamás; todo se conserva de alguna manera y puede volver a surgir en circunstancias favorables, como, por ejemplo, mediante una regresión de suficiente profundidad. Dos formas de olvido: 1Desigualdad de nuestro dominio sobre una lengua extranjera, según nuestro estado general y el grado de nuestra fatiga  Ejemplo Signorelli. 2La perturbación de un pensamiento por una contradicción interna proveniente de lo reprimido  El ejemplo del aliquis. Olvidas una palabra porque la relacionas con algo reprimido de tu propia vida.
Pánico  Miedo colectivo. Otras veces es aplicado al miedo individual, cuando el mismo supera toda medida. Otras suele estar reservada a aquellos casos en los que la explosión de miedo no se muestra justificada por las circunstancias. Dándole el sentido de miedo colectivo, podremos establecer una amplia analogía. El miedo del individuo puede ser provocado por la magnitud del peligro o por la ruptura de lazos afectivos (localizaciones de la libido). En el pánico, esta alma colectiva se disolvería por si misma en una de sus exteriorizaciones más evidentes, pues es indudable que el pánico significa la disgregación de la multitud, teniendo, por consecuencia, la cesación de todas las consideraciones que antes se guardaban recíprocamente los miembros de la misma. Sin que el peligro aumente, basta la pérdida del jefe para que surja el pánico.
Papel de las representaciones verbalesPor medio de ellas quedan convertidos los procesos mentales interiores en percepciones. Dada una sobrecarga del pensamiento, son realmente percibidos los pensamientos y tenidos así por verdaderos.
Pensamiento  Idea preconsciente.
Percepciones sensoriales  Percepciones procedentes del exterior.
Preconsciente  se halla más allá de lo inconsciente que de lo consciente, y como hemos calificado de psíquico a lo inconsciente, podemos extender sin inconveniente alguno este calificativo a lo preconsciente latente.
Prestigio (Le Bon)  Es una especie de fascinación que un individuo, una obra o una idea ejercen sobre nuestro espíritu. Esta fascinación paraliza todas nuestras facultades críticas y llena nuestra alma de asombro y de respeto.
Le Bon distingue un prestigio adquirido o artificial y un prestigio personal. El primero queda conferido a las personas, por su nombre, sus riquezas o su honorabilidad y, a las doctrinas y a las obras de arte, por la tradición. El prestigio personal es adorno de que muy pocos gozan, pero estos pocos se imponen, por el mismo hecho de poseerlo, como jefes y se hacen obedecer cual si poseyeran un mágico talismán. El prestigio depende siempre del éxito y desaparece ante el fracaso.
Proyección simpática  proceso que depende en su mayor parte de nuestra comprensión del yo de otras personas.
Psicología colectiva  considera al individuo como miembro de una tribu, de un pueblo, de una casta, de una clase social o de una institución o como un elemento de una multitud humana, que en un momento dado y con un determinado fin se organiza en una masa o colectividad. El mito constituye el paso con el que el individuo se separa de la psicología colectiva.
Psicología individual  Se concreta al hombre aislado e investiga los caminos por los que el mismo intenta alcanzar la satisfacción de sus instintos, pero solo muy pocas veces y bajo determinadas condiciones excepcionales le es dado prescindir de las relaciones del individuo con sus semejantes. La psicología individual, tiene, en efecto, que ser por lo menos tan antigua como la psicología colectiva, pues desde un principio debió haber dos psicologías: la de los individuos componentes de la masa y la del padre, jefe o caudillo.
Pulsiones de muerte, destructivas o de agresividad  Tratan de disociarlos y volver al estado anorgánico.
Pulsiones de vida o eróticas  Tratan de unir a los seres, buscando agregados cada vez más amplios.
Racionalizaciones  Procesos por los que el individuo trata de dar una explicación coherente, desde un punto de vista lógico, o aceptable, desde un punto de vista moral, a actitudes, ideas o sentimientos cuyos motivos se le escapan. Una racionalización funciona tanto mejor cuanto más coherente y racional sea la proposición que la permite.
Relación hipnotizado-hipnotizador El hipnotizado da, con respecto al hipnotizador, las mismas pruebas de humilde sumisión, docilidad, y ausencia de crítica que el enamorado con respecto al objeto de su amor. En ambos el mismo renunciamiento a toda iniciativa personal. El hipnotizador se ha situado en lugar del ideal del yo. En la hipnosis se nos muestran todas estas particularidades con mayor claridad y relieve, de manera que parecerá más indicado explicar el enamoramiento por la hipnosis y no ésta por aquel. El hecho de que el yo experimente como en un sueño todo lo que el hipnotizador exige y afirma nos advierte que hemos omitido mencionar, entre las funciones del ideal del yo, el ejercicio de la prueba de la realidad. Ferenczi distinguió dos clases de hipnosis: una, acariciadora y apaciguante y otra, amenazadora. La primera sería la hipnosis maternal; la segunda, la hipnosis paternal. La hipnosis puede ser designada como una formación colectiva de solo dos personas.
Remordimiento  Sentimiento de culpabilidad de después de haber cometido alguna falta, y precisamente a causa de esta. Designa la reacción del yo en un caso especial del sentimiento de culpabilidad, incluyendo el material sensitivo casi inalterado de la angustia que actúa tras aquél; es en sí mismo un castigo, y puede abarcar toda la necesidad de castigo; por consiguiente, también el remordimiento puede ser anterior al desarrollo de la conciencia moral.
Represión  No es la no satisfacción del deseo percibido sino el no percibir algo que se desea. “Un deseo del que se es consciente, aunque no se satisfaga, no se encuentra reprimido desde el punto de vista psicoanalítico”. Si la esencia de la represión es el olvido, no todo lo olvidado se encuentra reprimido.
Restos mnémicos  Estas representaciones verbales son restos mnémicos. Fueron en un momento dado percepciones, y pueden volver a ser conscientes, como todos los restos mnémicos. Solo puede hacerse consciente lo que ya fue alguna vez una percepción consciente; aquello que no siendo un sentimiento quiere devenir consciente, y desde el interior tiene que intentar transformarse en percepciones exteriores, transformación que consigue por medio de las huellas mnémicas.
Sensaciones o sentimientos  Percepciones procedentes del interior.
Sentimiento de culpabilidad  Uno se siente culpable cuando se ha cometido algo que se considera malo, pero advertimos al punto la parquedad de esta respuesta. También puede considerarse culpable quien no haya hecho nada malo, sino tan solo reconozca en sí la intención de hacerlo. Dos orígenes del sentimiento de culpabilidad: el miedo a la autoridad y el temor al super-yo. El primero obliga a renunciar a la satisfacción de los instintos; el segundo impulsa al castigo, dado que no es posible ocultar ante el super-yo la persistencia de los deseos prohibidos. Severidad del super-yo = Rigor de la conciencia moral. El sentimiento de culpa es el problema más importante de la evolución cultural; señalando que el precio pagado por el progreso de la cultura reside en la pérdida de la felicidad por aumento del sentimiento de culpabilidad. El sentimiento de culpabilidad puede ser considerado como la expresión de un estado de tensión entre el yo y el ideal. El incremento de este sentimiento inconsciente de culpabilidad puede hacer del individuo un criminal.
Sentimiento oceánico  Sentimiento de eternidad / referente a la religión.
Sexualidad  El concepto freudiano de sexualidad es mucho más amplio que el de genitalidad, refiriéndose a aquellas conductas capaces de suscitar un placer desligado de una necesidad fisiológica. (niño que sustituye el pecho por el chupete o chupeteo del pulgar).
Sublimación  Proceso por el que se sustituye el primitivo fin sexual por otro ya no sexual, pero psíquicamente afín al primero y socialmente valorado, que se encuentra en la base de altos rendimientos culturales. El punto débil del método de la sublimación estriba en que no es susceptible de aplicación general –la capacidad de sublimación varía notablemente de uno a otro individuo- y suele fracasar cuando el propio cuerpo se convierte en fuente de dolor.
Sugestibilidad  Contagio/ Fuerte influencia. Bajo la influencia de la sugestión, las masas son también capaces del desinterés y el sacrificio por un ideal. El interés personal, que constituye casi el único móvil de acción del individuo aislado, no se muestra en las masas como un elemento dominante, sino en muy contadas ocasiones. Puede incluso hablarse de una moralización del individuo por la masa.
Histeria  En la histeria no consigue el yo sino mantener a distancia el material al cual se refiere el sentimiento de culpabilidad. Gran parte del sentimiento de culpabilidad tiene que ser, normalmente, inconsciente, por hallarse la génesis de la conciencia moral íntimamente ligada al complejo de Edipo, integrado en lo inconsciente.
Moralidad  : El Ello es totalmente amoral; el yo se esfuerza en ser moral, y el super-yo puede ser hipermoral y hacerse entonces tan cruel como el Ello. Cuanto más se limita el hombre su agresión hacia el exterior, más severo y agresivo se hace en su ideal del yo, como por un desplazamiento y un retorno de la agresión hacia el yo. La moral general y normal tiene ya un carácter severamente restrictivo y cruelmente prohibitivo, del cual procede la concepción de un ser superior que castiga implacablemente.
Angustia  Manifestación de una retirada ante el peligro. El yo es una verdadera residencia de la angustia.
Amenazado por tres distintos peligros, desarrolla el yo el reflejo de fuga. – Esta reacción primitiva es sustituida luego por el establecimiento de cargas de protección (mecanismos de las fobias). A mi juicio, es mucho más acertado distinguir la angustia ante la muerte de la angustia real objetiva y de la angustia neurótica ante la libido.
La muerte es un concepto abstracto de contenido negativo, para el cual no nos es posible encontrar nada correlativo en lo inconsciente. La angustia ante la muerte se desarrolla pues, a mi juicio, entre el yo y el super-yo.
Coerción necesaria para las instituciones culturales  El hecho de que solo mediante cierta coerción puedan ser mantenidas las instituciones culturales es imputable a dos circunstancias ampliamente difundidas entre los hombres: la falta de amor al trabajo y la ineficacia de los argumentos contra las pasiones. Medios de coerción – medios necesarios para defender la cultura, además de los conducentes a reconciliar a los hombres con la cultura y a compensarles sus sacrificios. Estos últimos medios – patrimonio espiritual de la cultura.
Interdicción  hecho de que un instinto no pueda ser satisfecho, prohibición a la que la institución que marca tal interdicción y privación al estado que la prohibición trae consigo.
El elemento más importante del inventario psíquico de una civilización  sus representaciones religiosas. Las representaciones religiosas han nacido de la misma fuente que todas las demás conquistas de la cultura: de la necesidad de defenderse contra la abrumadora prepotencia de la Naturaleza; el impulso a corregir las penosas imperfecciones de la civilización. Las representaciones religiosas son principios y afirmaciones sobre hechos y relaciones de la realidad exterior (o interior) en los que se sostiene algo que no hemos hallado por nosotros mismos y que aspiran a ser aceptados como ciertos. Si preguntamos en qué se funda la aspiración de los a ser aceptados como ciertos –los principios religiosos-, tres respuestas: debemos aceptarlos porque ya nuestros antepasados los creyeron ciertos; se nos aducirá la existencia de pruebas que nos han sido transmitidas por tales generaciones anteriores; se nos hará saber que está prohibido plantear interrogación alguna sobre la credibilidad de tales principios. El tesoro de las representaciones religiosas no solo no encierra solo realizaciones de deseos, sino también importantes reminiscencias históricas, resultando así una acción conjunta del pasado y el porvenir, que ha de prestar a la religión una incomparable plenitud de poder.
Función encomendada a la divinidad  compensar los defectos y los daños de la civilización, precaver los sufrimientos que los hombres se causan unos a otros en la vida en común y velar por el cumplimiento de los preceptos culturales, tan mal seguidos por los hombres. Fácilmente se advierte que este tesoro de representaciones protege a los hombres en dos direcciones distintas: contra los peligros de la Naturaleza y del Destino contra los daños de la propia sociedad humana.
Dioses  Cuando el individuo en maduración advierte que está predestinado a seguir siendo siempre un niño necesitado de protección contra los temibles poderes exteriores, presta a tal instancia protectora los rasgos de la figura paterna y crea sus dioses, a los que, sin embargo de temerlos, encargará su protección. La nostalgia de un padre y la necesidad de protección contra las consecuencias de la impotencia humana son la misma cosa.
Ilusión  Una de las características más genuinas de la ilusión es la de tener su punto de partida en deseos humanos, de los cuales se deriva. Se aproxima a la idea delirante psiquiátrica, de la cual se distingue, claramente.
La idea delirante, además de poseer una estructura mucho más complicada, aparece en abierta contradicción con la realidad. La ilusión no tiene que ser necesariamente falsa, esto es, irrealizable o contraria a la realidad.
Calificamos de ilusión una creencia cuando aparece engendrada por el impulso a la satisfacción de un deseo, prescindiendo de su relación con la realidad, del mismo modo que la ilusión prescinde de toda garantía real.
Religión  Sería como la neurosis obsesiva de la colectividad humana, y lo mismo que la del niño, provendría del complejo de Edipo, de la relación con el padre. El abandono de la religión se cumplirá con toda la inexorable fatalidad de un proceso del crecimiento y que en la actualidad nos encontramos ya dentro de esta fase de la evolución. La esencia de la religión integra ciertamente restricciones obsesivas como solo puede imponerlas la neurosis obsesiva individual, pero contiene además un sistema de ilusiones optativas contrarias a la realidad, únicamente comparable al que se nos ofrece en una amencia, en una feliz demencia alucinatoria.
Inteligencia  Medio que poseemos para dominar nuestros instintos.
...