Teorías criminológicas (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Teorías criminológicas
Año del apunte 2013
Páginas 11
Fecha de subida 13/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Teorías criminológicas En las ciencias sociales, una teoría es una herramienta conceptual que sirve para sistematizar el conocimiento existente y guiar la investigación futura, estableciendo su base. Hay dos tipos de análisis, el positivo (el ‘ser’, que trata de explicar y predecir) y el normativo (que versa acerca del ‘deber ser’). El problema de los juicios técnicos. El papel de las teorías formales.
Antes de los 60, la criminología solo buscaba explicar el por qué del comportamiento criminal (etiología).
Después, también se quiso estudiar qué acaba y por qué en los C.P. (def. legislativa de delito) y analizar la reacción (def. de delito por el S.J.P.) Destrucción del conocimiento: paradigma nuevo destruye los anteriores.
Criterios de evaluación de teorías: generales (coherencia, interna: reglas lógicas y matemáticas; y externa), generalidad (+ general, mejor) y parsimonia (navaja de Ockham); específicos (teorías empíricas: encaje con los hechos; teorías deterministas y probabilísticas: estocásticas; verificación y falsación de las teorías empíricas; informatividad: cuantos mundos posibles excluye); teorías normativo-éticas: encaje con la justicia; deontologismo (hacer el mal NUNCA está justificado: el mentiroso de Kant, no debes mentir ni para salvar una vida): consciencialismo (miente, las consecuencias no importan si con ello salvas una vida) y éticas de virtud: bien vs. Mal. Teorías normativo-técnicas: eficiencia (alcanzar los objetivos propuestos con los mayores costes y los menores beneficios).
Política criminal: disciplina y praxis que define (qué es delito, qué está en el CP, qué se persigue), previene y reacciona ante el delito. Derecho penal: análisis jurídico de la política criminal punitiva (única rama del derecho que permite meter en la cárcel, torturar, lesionar o matar). Reacción ante el delito: perseguir, dedicar recursos, qué hacer con los criminales, como sancionar, qué sancionar, qué posibilidades hay para ello. El derecho penal regula desde la actuación policial hasta lo que ocurre en las prisiones. La política criminal puede actuar en otras cosas.
Disciplina auxiliar del Derecho penal, para hacer políticas de criminales se necesita información criminológica. La criminología también decide sobre la gente en las cárceles. Muchas veces los que estudian el tema no hacen algo que luego se aplique. La política criminal intenta cambiar las cosas. La criminología, explicarlas, pero ambas definen, previenen y reaccionan ante el delito. No importa saber la teoría que hay detrás, la etiología, está orientada a la práctica, la política criminal; aquí lo que importan son las cuestiones políticas y éticas.
La Escuela Clásica, Europa, x. XVIII Sus autores se centraron en cómo debe ser el DP, por eso hay un debate sobre si es o no una escuela criminológica. Pero la EC sí explica el comportamiento delictivo y, además, la reacción a éste. De entre las revoluciones políticas (monarquía absoluta – sistema parlamentario liberal) y económicas (feudalismo – capitalismo) La Escuela Positiva El Positivismo como filosofía de las ciencias pretendía unificar las ciencias sociales. Método inductivo: observación y experimentación. Utilizar el método de las ciencias naturales en las sociales. Mecanicismo: causa, consecuencia; causa, efecto. Todo lo observable, que es un efecto, tiene una causa.
Teoría de la Anomia Explicar el delito a partir de las características de la sociedad que promueven su E. Anomia (ausencia de normas): debilitación de la eficacia de las normas como guía para la acción individual, hay presión para cumplir las normas, pero también para romperlas. Merton. La importancia excesiva atribuida a los fines que debe alcanzar la persona propicia que ésta, sobre todo cuando carece de métodos lícitos para alcanzarlas, se pueda plantear su logro mediantes métodos ilícitos. Ej: el sueño americano; éxito económico. Kennedy y 1 Johnson dirigieron sus políticas a mejorar las oportunidades de los jóvenes de barrios marginales atendiendo a esta teoría.
Características de una sociedad anómica: desequilibrio cultural entre fines y medios (la estructura social define objetivos legítimos que una persona debe conseguir en su vida y los instrumentos para alcanzarlos, en EEUU, el dinero. La familia, la escuela, los medios, someten a las personas a mucha presión para que escalen en el orden social); universalismo en la def de los fines (toda persona aspira a los mismos fines, independientemente de su origen social o étnico) y desigualdad en el acceso a las oportunidades (limita para un sector social los recursos para lograr por medios lícitos los fines, a mayor desigualdad, más limitaciones, menos oportunidades económicas, culturales y sociales) Esto provoca un desequilibrio entre aspiraciones y oportunidades, tensión sobre los ciudadanos que se plantean altas aspiraciones y que no tienen los medios lícitos para conseguirlas, la clase social determina tus medios. Mientras que para Durkheim las aspiraciones altas son instintos biológicos, para Merton son inducidas culturalmente y permanentes.
Para ajustar este desequilibrio, se pueden hacer varias cosas: aceptar fines, aceptar medios: conformidad; aceptar fines, rechazar medios: innovación; rechazar fines, aceptar medios: ritualismo (conducta desviada porque los demás le verán como un fracasado, no es ilegal, pero no hace nada por alcanzar los fines, pasa); rechazar ambos: apatía o retraimiento (a veces se da entre personas que antes aceptaban ambos pero que han fracasado; no suele ser delictivo, solo ‘desviado’, gente alejado de la vida social: alcohólicos, vagabundos, drogadictos, mendigos); querer buscar nuevos fines y nuevos medios: rebeldía (pone en cuestión los valores que sustentan la sociedad (desviados: desobediencia civil, delincuencia: como medio para conseguir transformaciones sociales) ¡A las barricadas! Cohen & Cloward-Ohlin profundizan en la cuestión de qué lleva a una persona a escoger una cosa u otra.
Presión anómica del grupo de referencia: Cohen afirma que las personas fijan sus fines, interpretan sus logros y eligen su adaptación en comparación con las personas que forma su grupo de referencia. Así, el joven de clase baja que fracasa en el ámbito escolar como todos sus compañeros no siente tanta tensión como si ve que todos los demás triunfan, y quiere que lo reconozcan, entonces surge tensión, y se planteará resolver sus problemas a través de la delincuencia subcultural.
Cloward-Ohlin afronta explicar qué condiciones tienen que darse para que una persona que experimenta el desajuste entre aspiraciones y oportunidades llegue a desarrollar una respuesta delictiva. Si la persona percibe que los medios lícitos no le van a llevar a ninguna parte, delinque. No solo ocurre que las oportunidades puedan estar bloqueadas, también puede ocurrir que estén bloqueadas las ilícitas, si la estructura social no permite a la persona socializar en un contexto en el que no haya aprendizaje de técnicas delictivas, no delinquirá. En fin, que para delinquir hay que tener bloqueados los medios lícitos y abiertos los ilícitos.
Así pues, si la estructura social da una gran importancia a unos fines, crea presión anómica que puede llevar a las personas a delinquir, todos quieren esos valores, pero no todos tienen las mismas oportunidades, hay desigualdad, por tanto, esta presión se concentrará en la gente que se encuentra en la clase baja, que tiene como referencia a gente de clases más altas, si hay oportunidades ilícitas y no lícitas: delito.
Propuestas de política-criminal: incidir en la cultura para que la gente baje aspiraciones o en la sociedad para que haya más oportunidades, más recursos, reorganizar los barrios para aumentar oportunidades.
Valoración crítica: Hirschi y Kornhauser consideran que no está confirmado que los pobres delincan más, y que a mayor discrepancia entre aspiraciones y medios mayor delito, ellos opinan que bajas aspiraciones y expectativas llevan a delinquir, pero Bernard les critica que esto habla del delito individual y la anomia no.
Planteamientos actuales: ¿Teoría social o individual? Bernard: estructural sin verificación en el ámbito individual. Agnew, sin embargo, dice que se puede aplicar a plano individual: la presión anómica genera tensión, frustración y quizá, criminalidad. Así, a nivel general la teoría de la anomia pretende explicar en qué 2 sociedades hay + o – delito si hay + o – desequilibrio, y a nivel individual, como está correlacionado con la frustración.
Rosenfeld-Messner: para entender diferencias de criminalidad entre grupos sociales hay que atender a factores estructurales, no individuales. Ex: en EEUU hay + delito pq se propunga + el éxito económico. Así se señala lo importante que es el valor que se propugna –el sueño americano- que coloniza escuelas, familias, política, y estos transmiten valores en esta dirección, esta colonización de la eco de todas las esferas de la vida social hace que el valor de alcanzar el éxito pueda llevar a delinquir, además, esto lleva al individualismo.
Competitividad, inhibir mecanismos de control social.
Agnew: la anomia lleva a tensión, frustración, agresividad, delincuencia ¿Quéé genera frustración? La anomia, el desequilibrio entre aspiraciones y medios, lo que esperamos obtener y lo que realmente obtenemos al final, junto con lo que obtienen los demás, esto se ve reforzado por estímulos positivos o negativos: otras fuentes de frustración: perdidas personales. La frustración viene cuando la persona no es tratada por los demás como quiere ser tratada, esto puede solucionarse con delincuencia para mejorar nuestros resultados, aportar nuevos estímulos (droga) o huir de estímulos nocivos (abandono del hogar o la escuela) también hay otros medios lícitos, pero la delincuencia es posible como estrategia, en especial si el comportamiento delictivo se ve reforzado. Político-criminal: incidir en los valores, fomentar valores alternativos.
Teoría de las subculturas delictivas Una cultura común (costumbres, creencias, códigos de conducta, valores, prejuicios) une a las personas de un grupo, pero dentro de éste mismo, pueden E subgrupos que se identifican con el común en los aspectos fundamentales, pero que se distinguen de él en algo relevante. Cuando en un subgrupo se justifica, premia con reconocimiento o se excusa lo que el resto del grupo considera que debe ser castigado, entonces estamos ante una subcultura delictiva. Cloward-Ohlin cree que la delincuencia juvenil se da en el seno de bandas más organizadas, no tiene interés por la delincuencia individual, sino en la banda en sí, porque una banda es factible, favorece la realización de delitos, duradera (subcultura resistente al cambio) y frecuente (reputación).
Se fundamenta en la tª de la asociación diferencial (la delincuencia surge por la influencia de la cultura en la persona, se justifica el acto delictivo) y en la de la anomia (la mayoría de las subculturas salen de jóvenes de clase obrera, respuesta a los problemas de frustración por la enfatización del éxito monetario).
Subculturas expresivas: Cohen: grupos de jóvenes, chicos, de clase obrera, que cometen delitos expresivos (no para conseguir nada, sino por delinquir, por placer, por ocio, por estatus en el grupo), delitos maliciosos (por placer de hacer daño a los demás, de desafiar las normas, de asustar a los chicos buenos), oposición a las normas dominantes (hacer lo contrario a la norma), versatilidad (sin especialización, hacen lo que quieren), buscan placer a corto plazo (sin planificación, impulsivamente, por diversión) y enfatizando la autonomía del grupo (solidaridad con los del grupo, hostiles con los enemigos o las instituciones a las que son resistentes).
¿Por qué son chicos de clase obrera? Por un problema de estatus que tratan de superar con la subcultura; viven en un mundo competitivo donde los compañeros (de clase, de trabajo, las instituciones, la familia, los medios) valoran ser responsable, bueno en las clases, y ellos no lo son, no responden ante esta ética de la clase media, que son ser tolerante y solidario, pero a la vez perseguir el éxito. Ellos se frustran porque no encajan allí, en la clase media, en sus valores, no alcanzan su estatus. Los padres de clase obrera son más permisivos y menos pudientes, menos controladores.
Así, criados en una familia obrera que les enseña a ser niños de clase media, experimentan culpa, autoreproche, rechazo, ansiedad, hostilidad, y buscan solucionarlo con el delito, podrían hacerlo esforzándose más aun estando en inferioridad, otros, renunciando a las aspiraciones y asumiendo ser ‘chavales de barrio’, pero muchos, delinquiendo, cambiando el marco de referencia, ya no quieren ser buenos chicos, sino explorando nuevos terrenos en los que puedan tener un buen estatus, innovando, cambiando sus valores.
Rompen con la ética dominante, individualmente, y grupalmente, se aíslan del exterior, deben demostrarse a sí mismos que aunque se sientan mal por romper con las normas, no las quieren, así les da por exagerar su 3 violencia, para asegurar su rol, o delitos contra personas o la propiedad para demostrar al mundo que lo rechazan, así, se vuelven sectarios, rechazan explícita y totalmente los estándares de la clase media y adoptan su antítesis.
Ahora bien, también hay subculturas instrumentales (Cloward-Ohlin), donde la actividad delictiva es una carrera. Él afirma que la delincuencia expresiva puede transformarse en instrumental (dirigida a lograr el éxito económico por vías ilícitas) cuando en el barrio E una estructura de oportunidades ilícitas: delincuencia adulta (ejemplo de delincuentes adultos que han triunfado); estructuras de integración al mundo adulto (sistema de relaciones sociales adulto/joven que permitan la integración: motivaciones, técnicas, aprendizaje) y integración del mundo convencional y delictivo (apoyo a la delincuencia que permita vender o robado, sentirse protegido en la delincuencia: peristas, abogados, polis sobornados) Así, los jóvenes que al principio solo buscan estatus, frustrados por no tener medios lícitos para conseguir el éxito, lo tienen muy fácil para convertirse en delincuentes profesionales con éxito económico. Abandonan la d. expresiva y se vuelven disciplinados, instrumentales, controlados, adultos.
Si no hay oportunidades, no se pasa de expresiva a instrumental, si no hay posibilidades lícitas ni ilícitas, a veces surgen subculturas conflictivas, que destacan la hombría y el honor, pero son blancos fáciles para lo policía y no van a ninguna parte. En cambio, la subcultura apática, se centra solo en el consumo de drogas, frustración, fracaso, llevan a las drogas, quizá han fracasado lícita e ilícitamente (en alguna banda) o aquellos que no quieren delinquir ni hacer daño a nadie, así que buscan dinero para drogas.
Miller critica que las bandas surjan por problemas de estatus o por rechazar el marco, los delincuentes no son rebeldes, con nuevos valores, sino que son conformistas con los valores de su propia clase social –la baja- y en que ello destaca la ley del mínimo esfuerzo, autonomía, masculinidad y búsqueda de excitación, por ello son adolescentes y chicos, la expresividad es solo hombría homínida adolescente; Matza-Skyes critica el aislamiento subcultural, y que las bandas se den en las clases bajas, afirma que es solo una búsqueda de excitación de la juventud. Además, si rechazaran los valores dominantes, no se sentirían culpable; tienen los mismos valores, lo que pasa es que neutralizan la culpa y se justifican, con excusas. Además, los delitos tienen que ver con la moral dominante: dinero fácil, masculinidad, que generan violencia entre bandas, hurto y robo de vehículos por diversión: valores subterráneos: reconocimiento a la diversión, el ocio, por ello son adolescentes (limbo entre control adulto y madurez), así pues, no solo los de clase baja pecan de esto, sino todos. Vale, pero ¿Por qué la mayoría de los adolescentes expresan su adaptación a estos valores subterráneos de forma convencional: deporte, juegos, gamberradas; y otros de forma desviada? ¿Eh? Tsé.
Consecuencias en política criminal: Incrementar oportunidades de formación y trabajo en los barrios deprimidos de las ciudades, donde los jóvenes carecen de oportunidades legales e ilegales, o combatir los problemas de estatus sacrificar la competitividad, buscar otros valores… (Cohen) o deslegitimizar el acto delictivo en la base de la subcultura (Matza).
Valoración crítica: es difícil de verificar empíricamente estas teorías. C&C-O estudian las bandas adolescentes organizadas, con jerarquía, procedimientos de entradas y distribución de funciones, pero Miller y Matza-Sykes se refieren a jóvenes que no llegan a ser banda, y que están unidos a la sociedad. ‘Delincuente de banda’ vs.
‘chaval de barrio’. Así, mientras que en EEUU se confirma empíricamente lo de C&C-O, en UK se niega que la delincuencia de jóvenes se dé en bandas, ni los jóvenes están tan influidos por la idea del éxito, ni en los barrios hay oportunidades ilícitas.
Planteamientos actuales: las bandas de barrio tienen éxito en países en desarrollo y en EEUU, se han estudiado con entrevistas, y se sabe que se localizan en barrios bajos, que han sufrido la desindustrialización de los 60; y donde hay drogas (crack, barato), suele haber violencia entre bandas (estatus, disponibilidad de armas, lucha por controlar el territorio), miembros de minorías afroamericana y latina y tendencia a permanecer en la banda por el paro. Las mujeres tienen motivaciones distintas (vienen de contextos sociales peores, huyen de la violencia física y sexual en el seno de su familia, si son bandas femeninas carecen de estructura jerárquica rígida y se protegen) Las bandas ya no son lo que eran en los 60, por el factor ecológico; ahora son guetos homogéneos marginales y pobres, sin oportunidades. Estos adolescentes se ven afectados 4 por la cultura consumista, creen que si no tienen ropa cara, no tienen estatus, así que se buscan otras formas de conseguir dinero, siendo leales al barrio.
También hay subculturas ideológicas, de estilo cultural (música, forma de vestir), son culturas juveniles que surgen gracias al aumento del poder adquisitivo de la juventud, la extensión de la educación, la entrada de la mujer en el mundo de trabajo, la mayor libertad adolescente y la creación de un mercado juvenil muy extendido por los medios de comunicación: hippies, mods, rockeros, punks, skinheads…. Se suelen extinguir con rapidez. Si, como los skins, utilizan violencia para marcar sus valores (intimidar a gente por su etnia, orientación sexual, etc) son criminales, tienen su propia estética, aun así, no se les considera una subcultura, tienen oportunidades, pero lo que les guía es la cultura.
Política criminal: ni vale presionar a las bandas con policía o penas, ni mejorar sus oportunidades de cohesión en el barrio, esto termina animándolos, a los de las bandas. Hay que reconstruir toda la comunidad, invertir + en educación para mejorar oportunidades de trabajo, reducir la segregación racial, ayudar a las madres solteras y mujeres jóvenes, evitar los discursos de ideología neo-nazi, debilitarlos perisguiéndolos.
Hoy en día, hay que integrar la teoría de las subculturas con teorías ecologistas, en EEUU, porque los tiempos cambian, y con ellos las bandas. En cuanto a los skins, ni están frustrados, ni carecen de oportunidades, pero su ideología legimita el acto delictivo (teoría de la asociación diferencial) el joven skin, incapaz de alcanzar sus metas en una cultura consumista, dentro de una clase obrera sin cohesión ni concienica alguna, se refugia en su grupo. La variable más relevante, según Hamm, es la cultural, hay que combatir la transmisión de este tipo de ideologías.
Teorías del control, años 60, EEUU Hirschi rebate la t. de la anomia porque asume las aspiraciones elevadas insatisfechas y presume que hay una relación entre clase social y delincuencia; critica la t. cultural porque entienden que la delincuencia se explica por aprendizaje de valores culturales distintos que aprueban la delincuencia, algo incierto. Por tanto, defiende que la delincuencia no es producto de aspiraciones insatisfechas, pq no hay delito si la persona está vinculada a la sociedad y siente que al realizar el delito arriesga su posición en ella; además, la delincuencia no es producto de valores normativos distintos, puesto que todo el mundo comparte unos mismos valores.
No hay necesidad de buscar un factor positivo que explique la delincuencia, es que es normal que la gente delinca, si así alcanza antes sus objetivos de forma fácil, la pregunta es ‘por qué no’. Triunfó en la década de los 60 pq entonces los criminales ya no eran ‘bandas juveniles’, sino gente de clase media, algo totalmente opuesto a lo esperado, resistente a la familia, la iglesia, la escuela, ya no hay consenso social, ya nadie controla a la gente.
Hobbes ¿Por qué la gente obedece las reglas de una sociedad? Hirchi: Los actos delictivos se producen cuando los vínculos de una persona con la sociedad se debilitan o se rompen. Durkheim: cuando la sociedad no funciona a modo de conciencia colectiva, se da una anomia en la cual las personas intentan satisfacerse inmoralmente y dejarse llevar por su interés. Reiss, también atribuye la delincuencia a la ausencia de control personal, no se han internalizado las normas que impiden alcanzar los objetivos deseados por medios ilegales y de control social de los grupos que impiden que se respeten las normas. El niño aceptará el control de los padres si ellos cubren sus necesidades. Toby: a + posibilidades de obtener algo legalmente, - se arriesgará a delinquir, pero si tienen muy poco que perder, delinquen. Nye: la familia puede generar controles: directo, interno, indirecto (querer agradar a los padres) y satisfacción de necesidades, impiden el delito. Reckless: contención, la persona se auto-controla aunque los factores externos cambien; depende de la imagen que tienes de ti mismo, tus aspiraciones, tu tolerancia a la frustración y la aceptación de las normas.
Hirschi: la gente respeta la ley porque se siente unida al orden social, si esta unión se debilita u rompe, sin ataduras, la delincuencia se convierte en viable. Vínculos: apego, ser sensible a la opinión de otros, interiorizar normas sociales por sensiblidad, empatía con el resto, control interno; compromiso, sentirse unido a la sociedad, al ser recompensador por participar en ella: estatus, bienes, reputación, cosas que se pierden si alguien delinque, a mayor beneficios a perder, menos delitos; participación, en las actividades sociales, cuanto 5 más tiempo dedica una persona a la sociedad, menor tiempo libre para delinquir (por eso se insiste en entretener a los jóvenes), y creencias, compartir los valores sociales aceptados por todos, otorgarles validez moral. Sin estos vínculos, la gente delinque. Hirschi admite que esto no explica porqué delinque la gente, y admite que no es su intención, se basa en decir que sin control interno u externo, hay probabilidades, pero que debe haber facto desencadenante.
Comprobación empírica: 3600 test de auto-denuncia a estudiantes, en que además se pregunta sus relaciones con la familia, escuela y amigos. Resultados: apego, + apego a padres, - delito, los padres jamás enseñarían a sus hijos valores desviados, independientemente de la raza, o clase social, incluso aunque ellos fueran delincuentes; si el niño es competente académicamente, ve los riesgos de sus actos y los evita, niños a los que no se les da bien pierden el interés, dejan de ser sensibles a lo que piensen los maestros… se sienten libres para hacer lo que quieran; en cuanto a amigos, un niño bueno no se relacionaría con delincuentes, los amigos delincuentes se encuentran cuando has empezado a delinquir.
Compromiso con las metas sociales, si no hay interés en las recompensas de la sociedad, se delinquirá, los que tienen mayores aspiraciones, delinquen menos para no arriesgarse, además, cada uno aspira a lo que puede, esto no genera una frustración suficiente para delinquir, y a su vez querer alcanzar eso frena la delincuencia (críticas a la anomia). Participación en actividades convencionales, ver la tv, salir por ahí o hacer deporte, no tiene que ver con delinquir o no, estas actividades lúdicas son neutrales con la delincuencia, ni la inhiben ni la provocan. Creencia de la necesidad de respetar la ley, no tienen valores alternativos (Sutherland), ni valores culturales autónomos (Miller), pero a veces no hay creencias que eviten el delito.
Así pues, se pierde el apego a los padres, a la preocupación por lo que piensen las autoridad, se pierde la creencia de que las reglas están hechas para uno mismo. Cuando lo único que se interpone entre el delito y la persona es el miedo al castigo, la anomia ya ha llegado (lo básico no son, pues, las aspiraciones, si no la vinculación con la sociedad que la persona pone en peligro al delinquir). Los jóvenes solo delinquen si no les importa la opinión de sus padres, si no tienen aspiraciones y expectativas laborales, si le dan igual maestros y leyes.
Política criminal: Hirschi no propones medidas, pero la clave está en aumentar el control social, vincular a las personas con las instituciones sociales: la familia (que sea desequilibrada, que no haya buenos modelos o ausencia de estos, que no estén en contacto con los niños por el trabajo), procurar que cumpla sus funciones y asesorarla, la escuela, que facilita respeto a las figuras de profesores, vinculación afectiva. Toby sugiere ligar más la escuela con el mercado laboral, para que se perciba que vale la pena y aumentar los vínculos de la escuela con el barrio. Que el gobierno sea legítimo y sea visto como bueno por sus ciudadanos, así lo respetarán porque sentirán que deben hacerlo.
Valoración crítica: por mucho apego que se tenga a los padres, también importa lo que te enseñan, si te enseñan a robar, pues no, si se drogan, te transmiten esos valores. Lo mismo ocurre con los amigos. Es normal querer agradar a la gente, pero si quieres agradar a criminales… sí existen factores positivos que motiven el delito. Además, presumir que la ausencia de control baste para delinquir es pasarse, hace falta motivaciones, no todos somos amorales y delinquimos cuando podemos. Kornhauser: sí hay motivación, la insatisfacción de deseos, la frustración hace querer delinquir, pero los vínculos lo impiden. Hirschi niega que la clase social tenga que ver, y apunta a las instituciones para hacer su trabajo, y niega que haya valores alternativos, y olvida que hay motivos de deseos insatisfechos. Lo cual es facha, esta es la crítica. Así pues, si una sociedad excluye gente y los hace sentir mal, frustrados e insatisfechos, la persona pierde vínculos y es libre para delinquir, aumentar el control social es aumentar la capacidad para satisfacer las necesidades por medios legítimos y no solo aumentar los costes del delito.
Planteamientos actuales: Gottfredson y Hirschi defienden que para extraer el denominador común en los delincuentes, hay que mirar los rasgos del delito y del delincuente. Esto es, el delito se caracteriza por la búsqueda inmediata de placer, o evitación del dolor, la necesidad de pocas habilidades técnicas para realizarlo y los pocos beneficios; el delincuente se caracteriza por ser impulsivo, despreciar el riesgo, ser poco previsible y más fuerte que inteligente, egocéntrico, generalista, sin especialización. Así, esta persona carece de 6 autocontrol, han tenido una educación familiar defectuosa, fracaso escolar y laboral. Siempre se puede explicar el delito por la falta de autocontrol, no hay que buscar algo positivo, ya sea estructural (falta de oportunidades) o cultural (valores), se busca el placer al mínimo coste. Pero no todos los que tienen bajo autocontrol delinquen, es necesaria una oportunidad, pero los que tienen muy bajo auto-control lo tienen de niños a adultos, pero esto se manifiesta solo cuando hay oportunidades. Así se une la escuela positivista: característica individual biológica: bajo autocontrol para toda la vida; con la clásica: pero solo hay delito si hay oportunidad.
Política criminal: las mismas, para mejorar el auto-control: incidir en la familia, para que esta lo vigile, reconozca el comportamiento desviado y lo castiga, para crear una persona decente y socializada. Vigilar y controlar sus salidas, darles afecto, vigilar la casa y sus relaciones, responsabilizarse del menor si hay problemas con la policía, que la familia sea tradicional (H&M), con pocos hijos y estable (sin divorcios) y añaden, fuera de la familia, disminuir oportunidades del delito: prevención situacional.
Valoración crítica: Hirschi pasa de apoyar el control externo a insistir en el auto-control interno, pero no aclara la relación entre auto-control y vínculos sociales, no se sabe si éste es más importante que el resto, si es añadido al resto de vínculos sociales o si es producto de estos. Además, no aporta una def de auto-control, y además, lo de que sea para toda la vida, pues no porque con la edad delinques menos. Ellos dicen que distinguen delito de criminalidad, es decir, que aunque con la edad ya no delincan, siguen teniendo propensión. Otra crítica: a los delitos del cuello blanco ¿bajo autocontrol? Já. Vold-Bernard-Snipes: está bien intentar explicar toda la delincuencia con un solo factor, pero eso es, justa mente, el punto débil de la teoría.
Teoría del etiquetamiento, EEUU, años 60 Dada la insatisfacción con las teorías anteriores, que se consideraban demasiado ligadas con los objetivos gubernamentales de mantener el orden, esta triunfó. Clima de lucha estudiantil contra la guerra de Vietnam y la segregación racial, feminismo, ataques al consumismo, defensa del hedonismo. Lucha, en general, criminalizada. Pero no eran ‘delincuentes’, no entendidos como el delincuente tradicional, sino que estaban criminalizados por los intereses del Gobierno. Esta teoría no estudia las causas de la delincuencia, sino el proceso de definición de delincuente según la sociedad, y como se reacciona frente a él. La desviación, entonces, no es una cualidad de la persona que realiza el acto desviado, sino de la sociedad y de las reglas que se aplican sobre éste ‘infractor’.
Además, las consecuencias que este etiquetamiento social tiene para el individuo (interaccionismo simbólico) la imagen que una persona tiene de sí misma se forma en función de su relación con los demás; y los comportamientos de esta persona están vinculados a la imagen que ella tiene de sí misma (que se ha formado en interacción con los demás). Así, se estudia qué influencia tiene la etiqueta de desviado (un desviado no es necesariamente un criminal) y la reacción social negativa que se produce. Se empieza a estudiar el S.P.
Paternoster-Iovanni: el poder económico y político determinan qué se etiqueta y a quién (teorías del conflicto) y la experiencia de ser etiquetado es instrumental para la creación de un carácter y un estilo de vida más desviado (interaccionismo simbólico).
Proceso de definición del delito: Becker, cuando los grupos poderosos crean las normas y las aplican a quienes las infringen están creando el comportamiento desviado. Hay que cuestionar a qué empresario moral (grupo social que moviliza al Estado para que plasme en las leyes su concepción social y moral del mundo) obedece el S.P. Cuando se aplican estas leyes la policía reconoce actos como delitos y actúa, aunque no en todos los casos.
El delito surge cuando la infracción de una ley es interpretada, definida y registrada como delito. Aún así, hay personas que a pesar de haber infringido las normas, no son definidas como desviadas (no detectados por el SP), y existen algunas que no han vulnerado las normas y sin embargo, son definidas como desviados (gitanos) Por ejemplo, estudiando a quienes están en la cárcel como delincuentes, no sabemos si son inocentes, no sabemos de aquellos que no han sido detectados, etc. Así, los delincuentes son aquellos a quienes se detecta y etiqueta, esto depende mucho del segundo código (extra-legal), por factores personales, de detección o de tipo de delito, tienes más riesgo a ser etiquetado. Así, un etiquetado no siempre ha infringido una norma, sino que, 7 simplemente, ha sido procesado por el SP. Un delincuente es quien ha sido descubierto, interpretado, definido y etiquetado, no un infractor. Al aislar a ésta persona del mundo convencional, se rompe su vínculo con el orden normativo de la sociedad, repudia a las personas convencionales, racionaliza el porqué de su desviación, aprende a comportarse de forma desviada para evitar problemas con la policía, y se forja una nueva identidad acorde a su etiqueta de ‘desviado’, así se mantiene la carrera delictiva.
Si asumimos que formamos nuestra identidad en nuestras relaciones con los demás, la nueva identidad de delincuente absorba a las anteriores, se forja una nueva identidad tras el proceso traumático de arresto y condena. El proceso penal funciona como una ceremonia de degradación social en que la persona es identificada como criminal, se da a conocer a toda la sociedad, se degrada su estatus y se le adscribe una nueva identidad, lo que hace que reinterprete sus actos de acuerdo a esa nueva identidad.
Pasos de Lemert: desviación primaria, sanciones sociales, desviación primaria, mayores sanciones y rechazo, desviación primaria hostil y resentida hacia quien impone sanciones, crisis en el límite de la tolerancia de la comunidad (estigma al desviado), fortalecimiento de la conducta desviada como reacción a estigma y sanciones; aceptación del estatus de desviado y esfuerzos para ajustarse a ese nuevo rol. Así, la etiqueta funciona como una procedía que se auto-cumple. Desviación primaria: cuando una persona realiza un delito aislado no se define a sí mismo como desviado, se justifica, se excusa, éste ha podido deberse a miles de causas psicológicas, de aprendizaje, situacional o estructural. Desviación secundaria: reacción social más severa, proceso penal, asunción del rol, aislamiento convencional, ventajas: te unes al grupo de delincuentes.
No olvides nunca lo que eres, porque desde luego el resto del mundo no lo hará. Utilízalo como escudo y no podrán utilizarlo para herirte. Llévalo como armadura y nunca será tu punto débil.
A partir de entonces, su futura actuación no obedece a las causas que iniciaron su desviación primaria, si no a la asunción de su nuevo yo. Akers insiste en que esto no tiene pruebas empíricas. Paternoster-Iovanni intentan ver la importancia y las consecuencias de la etiqueta, según si ha ido a la cárcel o no, el tipo de pena, etc.
Aunque no se pueda probar por problemas metodológicos (nunca sabrás si ha sido la etiqueta u otra causa) esta teoría es plausible, ya que un ‘delincuente’ queda excluido de muchas oportunidades convencionales y tiene que ajustarse a su nueva identidad, degradación de estatus, búsqueda de subculturas delictivas y cambio en la percepción social que hace que la nueva identidad pueda estabilizarse y/o ampliarse.
Kitsuse-cicourel critican a las estadísticas oficiales del delito porque no recogen todos los hechos, y hay muchos problemas para que sean veraces; pero ellos dicen que utilizarlas para explicar las características del comportamiento delictivo es inadecuado, porque lo que realmente reflejan esas estadísticas es como están hechas, qué leyes se han aplicado y cómo se han interpretado. Ofrecen información sobre el personal que ha procesado esos datos organizativa e institucionalmente, estas instituciones pueden definir y crear cifras, porque las normas que las regulan permitan su amplia actuación, y están pues, condicionadas, por factores ideológicos, condiciones organizativas, intereses corporativos y presiones políticas. Se toma por delincuente a quien ha decidido el que hacía la estadística, no solo se dejan la cifra oscura, sino que modifican a placer. Las estadísticas del delito son una construcción social.
Política-criminal: el SP, al etiquetar, hace visible, diferente y estigmatizada a la persona, que asume su nuevo rol, lo que lo lleva a relacionarse con otros delincuentes, actuar como tal y persistir en su carrera delictiva. El SP crea delincuentes; así, para des-criminalizar, hay que des-institucionalizar, des-carcelar. Evitar a toda costa el contacto con el SP, Derecho penal mínimo para delitos sin víctimas, especialmente para jóvenes. Lemer propone: dejar a los chicos solos siempre que sea posible, movimiento diversión para evitar cuanto sea posible la intervención del SP y favorecer alternativas (mediación, reparación: juicio oral entre la víctima y el agresor para mutua comprensión).
Crítica a las instituciones totales por Goffman: el paso por psiquiátricos te vuelve loco, el paso por la cárcel te hace volverte un preso, por ello, hay que buscar penas alternativas que eviten el estigma de la cárcel. Pero este ‘olvido benigno’ se convirtió en ‘olvido negligente’ cuando el Estado dejó de ayudar por completo a personas que tenían un miembro desviado con auténticos problemas. Aun así, las penas alternativas se probaron, pero 8 con tantas exigencias que terminaban en la cárcel por incumplir una minucia, y el resto, a la cárcel igual ‘extensión de la red penal’.
Valoración crítica: Se cuestiona realmente el papel del etiquetamiento (¿Cómo se explica, sino, la desviación primaria? Los autores de la teoría del etiquetamiento ya han advertido que ellos no explican esto), además, la etiqueta no siempre comporta una amplificación del proceso de desviación, sino que es buena para prevenir (Akers), no es, en todo caso, una condición suficiente ni necesaria para que se adopte un rol desviado.
Cavender y Pfohl afirman que, realmente, hay que incumplir la ley para que te etiqueten. El etiquetamiento es siempre un proceso abierto a cambios y opiniones de la persona a las reacciones del resto, la gente no siempre se vuelve delincuente, tiene opinión personal. Mankoff: ya hay delincuentes antes de que se les etiquete. Pero, cuando se etiqueta, se crea dificultades a la persona para adaptarse al mundo convencional, se le degrada y se le une a culturas delictivas que favorecen la persistencia.
Becker decía que el delito es una construcción social, que hay conductas desviadas que no son dañinas, y hay algunas que se criminalizan y otras que no (alcoholismo vs. Drogadicción). La escuela lo que quería era que se estudiara qué se criminaliza, por qué y qué consecuencias lleva esto para la persona, así, empezó a estudiarse no solo la causa del delito, sino la reacción social también. Así, se sensibilizó del problema que conlleva la prisión y se buscaron alternativas. La criminología critica le reprobó no preocuparse de los factores estructurales que llevan a la desviación primaria, presentar al delincuente como alguien creado y no señalar claramente al responsable (el poder de los grupos económicos).
Planteamientos actuales: penas públicas reintegradoras Braithwaite: en los países en que hay poco delito, el control es público y moral, la pena y su visibilidad, la etiqueta y la exposición, previenen realmente la delincuencia. Pero para que esto sea así, la pena no debe ser excluyente, sino reintegradora, hay que asegurarle a la persona que es bienvenida a la sociedad, si no, si se le excluye, profundizará en la carrera delictiva y las subculturas le proporcionarán modelos de conducta y justificaciones. Por tanto, las penas públicas deben ser reintegradoras (familias de víctima y agresor conversando). Esta función moral de las penas públicas es obvia, pero el paso entre reintegrador y degradante es muy pequeño y solo funciona con crímenes muy pequeños. Braithwaite defiende la justicia restauradora.
Criminología crítica, años 70, EUU (guerra de Vietnam, movilizaciones por derechos civiles, feminismo: igualdad + aborto) El gobierno reprimió todo esto: pérdida de legitimidad: racismo, guerra, imperialismo. La relación entre política y delito aparece en primer plano: encarcelamiento de dirigentes negros, huelgas en cárceles… Sykes: escepticismo sobre teorías que explican delincuencia en términos individuales, el delito viene del etiquetamiento, ese es el problema central; el sistema no funciona y es injusto; consenso social en el rechazo del DP, sospecha de las estadísticas oficiales. Así, se extiende la criminología crítica. Se asume que la revolución no se puede llevar a cabo desde las aulas universitarias y hay que involucrar a la clase obrera, darle protagonismo, marxismo en EEUU.
Así, la criminología crítica empieza como la criminología marxista: énfasis en la economía y el DP(aunque se la acusó de anarquista), y luego, en su segunda etapa, se le denomina criminología crítica: incorporación del contexto social, político y cultural. No se aporta explicaciones al comportamiento delictivo, se nutre de teorías anteriores: etiquetamiento, anomia, y se añade la economía política para explicar el funcionamiento del SP, a quien critica verazmente. La marxista tiene fe en reformar al individuo al establecer regímenes socialistas, pero los críticos simplemente quieren una reforma social y tienen escasa fe en la reforma individual.
Precedentes: teoría del conflicto: el estado representa a los grupos que tienen mayor poder y el DP plasma estos intereses, Thorsten Sellin. Vold: no hay un conflicto entre culturas, sino entre poderes, los grupos sociales quieren mantener su posición en la estructura social, las personas se asocian para conseguir objetivos y defenderse de otros grupos, cada grupo quiere unas leyes, los que pierden infringen las de los que ganan, así se explica no individualmente, sino grupalmente el delito (como los crímenes de un soldado en guerra) así el comportamiento delictivo es el de grupos minoritarios que luchan contra la ley (conflicto político, racial, 9 laboral), se justifica el delito por la lucha por el poder, como los grupos de jóvenes luchan contra la policía que representa el mundo adulto, lealtad al grupo, código propio de valores, comportamiento de grupo. Cuanto menor es el poder del grupo, mayor delincuencia, se criminaliza, pues, a la gente con menos poder, el SP es un indicador de la distribución de poder en una sociedad. Turk estudia el proceso de criminalización debido a las normas sociales, culturales y de organización de grupo. Chambliss también es relativo con el concepto de delito, analiza la estratificación social, el conflicto de intereses y como este incide en la aplicación de la ley, así, el delito se debe a intereses corporativos. Quinney estudia los conflictos de la diferenciación social y la definición del delito según quien tiene el poder.
Valoración crítica: los miembros de grupos ‘ganadores’ también delinquen; además, la mayor parte de la delincuencia se produce dentro de una misma clase social, para/con miembros de esa clase, no por motivos de lucha entre clases: victimización de pobres por pobres. Además, esto solo puede aplicarse a la delincuencia motivada política e ideológicamente, por intereses o valores, no explica la delincuencia impulsiva o irracional.
Si bien es cierto que se criminalizan algunos comportamientos por motivos políticos. Esta teoría no explica toda la delincuencia.
Bernard: teorías del conflicto vs. Marxismo: marxismo exagera disenso social, dicen que el poder es detentado por una clase social y viene del poder económico, el D es un instrumento en manos de los que tienen el poder (los del conflicto creen que es producto de compromisos y luchas entre grupos, aceptan la definición legal de delito, ninguna sociedad está libre de conflicto, aunque si fueran más igualitarias habría menos) los m creen que en el estado socialista no habría delito; creen que la ciencia nunca estará libre de valores, por tanto la criminología debe ir en contra del poder y al servicio de los débiles (los del conflicto creen que la criminología es una ciencia libre y científica).
Criminología marxista: Bonger: el delito viene de la necesidad económica de los pobres y de los sentimientos de ambición y competitividad que generan las sociedades capitalistas. Delito: egoísmo + contexto donde hay desigualdad de oportunidades. Causas no individuales, si no de la estructura social capitalista, no todos se hacen por dinero, igualmente, si no por lo que esta estructura económica causa: desigualdad, individualismo, competitividad agresiva.
Criminología marxista vs. DP (defiende los intereses del capitalismo, el delito debería ser todo comportamiento que vulnere un derecho humano, por tanto, las sociedades también son culpables por el daño que causan), vs SP, vs criminología anterior (conservadora, dispuesta a mantener el orden social y a conservar el status quo, por ex: los positivistas, que decían que es patológico, que no tiene nada que ver con sociedad o política) Baratta: el principio de legitimidad por el cual el estado está autorizado a castigar es en realidad la forma del estado de descargar la ira sobre un chivo expiatorio. El principio de bien y mal es cuestionado por Durkheim y Merton: la delincuencia es normal y funcional, tiene funciones positivos para reafirmar la prohibición. El principio de culpabilidad se critica por las teorías culturales y subculturales ya que hay más de un valor normativo; el principio de prevención se ha desmentida por la teoría del etiquetamiento: la cárcel aumenta; el principio de igualdad, por la t de la etiqueta: normas sociales basadas en estereotipos, más que principios jurídicos; principio del delito natural: CP criminaliza comportamientos lesivos por la sociedad: t del conflicto y crim crítica: el DP castiga comportamiento que lesionan los intereses de los grupos sociales poderosos y domi El SP es selectivo, persiguen solo el delito común, no el de las multinacionales, compañías farmacéuticas, químicas, la industria armamentística y el estado, así, en la cifra oscura entran todos aquellos que tienen poder, protegidos por la ley, se criminaliza aquellos que lesionen la propiedad. Así, toda la delincuencia es entendible dentro del sistema capitalista, o bien por acomodación a él, o por oposición. Por ello creían que el socialismo terminaría con esto, el delincuente es una víctima del sistema social, marginado, inservible para el sistema, criminalizado, excluido, despolitizado, haciéndolo parecer un problema individual. El delincuente es un rebelde que lucha contra la actual estructura social.
Criminología crítica: auto-crítica a la criminología crítica marxista: toda la delincuencia no es explicable dentro de la economía capitalista ni desaparecerá con el cambio de sistema económico. Se rechaza así el 10 determinismo económico, no se pueden descartar todas las leyes, ni la función de protección del estado, el SP no podría solo proteger el interés de una clase, pues hay muchísimos tipos de delitos. Además, ¿por qué iba el DP a perseguir delitos de cuello blanco de gente que ha puesto esa ley ahí? Y no todo delincuente es un delincuente político, pues los pobres delinquen también contra los pobres. Así, la crim crítica estudia el contexto social, histórico y económico, es decir, qué tipo de comportamientos se convierten en delito, cuando y por qué, así se critica el DP, se analiza qué intereses sigue. Acepta la premisa de la teoría del etiquetamiento de estudiar el SP para entender el delito, se cree que el DP se utiliza demasiado con los pobres y con los que tienen menos poder, no por prejuicios de la policía, además, el delito común no es el más grave.
Atribuyen la delincuencia a la situación económica, como Merton; no solo pobreza-delito, sino también ‘clase social’, la desigualdad no es solo económica, es también de género, de minoría étnica. Además, E cierta empatía (¡HALLELLUJAH, HERMANOS!) con la gente que delinque, se adopta su perspectiva. Así, se realizan estudios cualitativos, se critican las estadísticas. Se busca qué es la definición legal de delito, y se busca prevenirlo, así como estudiar el funcionamiento del SP. A menor desigualdad y mayor reforma individual, menos delito, pero este no desaparecerá con las sociedades socialistas, se quiere minimizar la intervención punitiva del Estado, se es escéptico con la tarea resocializadora de las penas. Se asume que el capitalismo genera más delito, y la pobreza también (Akers), si no hay estudios es porque no interesa de lo primero, y de lo segundo, porque no se puede comprobar, pero sí hay relación entre pobreza-encarcelamiento.
Política-criminal: reforma social, cambios sociales profundos para alterar los factores que propician la realización de delitos, prevención social, no tratamiento individual solo. Mayor igualdad de riqueza y oportunidades. También hay quienes defienden la mayor actuación del DP para proteger a los pobres. Hay que cambiar el criterio de criminalización, luchar contra los delitos que afecten a los menos favorecidos. Otros, en cambio, quieren abolir la pena de prisión y el SP (a favor de la justicia restauradora: participación víctima & delincuente, mutua comprensión, comprender el mal realizado, etc) Se critica que se desprecie todo lo anterior: cultura, aprendizaje, valores, técnicas, neutralización, asunción de auto-imagen de delincuente. Además, no se sabe si a mayor igualdad menos delito. Pero estas teorías solo querían que quedara constancia de que las leyes y decisiones penales se producen dentro de una sociedad, una política, una economía, que criminaliza un apuñalamiento pero no un accidente laboral, que depende de los intereses electorales, por ello, hay que entender la política criminal en su contexto.
Planteamiento actual: estudios postmodernistas: imposibilidad de llegar a una teoría explicativa de toda la delincuencia, no hay objetividad ni puede haberla. Relativismo extremo. Nula aplicación. También están los católicos, las feministas y los críticos que siguen en su línea: mediación, cuidado, desigualdad. Y Van Swaaningen: análisis de los castigos, estudio crítico del DP, alternativas de resolución de conflictos.
Debate: ninguna de las teorías importantes ha podido ser falsificada, lo cual impide el avance, pero al ser una ciencia social, es normal que las causas de los factores que explican la delincuencia sean muchos y se pueda explicar de muchas formas. Nunca hay una hipótesis teórica clara a verificar. Integrar teorías: aceptar factores de distintas teorías, puesto que éstas no son incompatibles. La sociología se preocupa por la estructura, la psicología por el individuo: no son incompatibles. Teorías globales + teorías específicas. Prevención + reacción. Adoptar una política preventiva es costoso y difícil, sean cuales sean los medios: cohesión, más oportunidades, más ética, más vigilancia, cambios en las penas… además es distinto a corto y largo plazo.
Reacción: punitiva, rehabilitación, reparadora (conciliación), hay que tener en cuenta las consecuencias que la reacción tiene, y también los efectos de la rehabilitación, respetando siempre los derechos y necesidades de los infractores. Siempre recordar los valores.
11 ...

Tags:
Comprar Previsualizar