Unidad 03. Fuentes del Derecho Romano (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Ciencia política y Gestión pública + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Romano
Año del apunte 2015
Páginas 8
Fecha de subida 18/01/2015
Descargas 58

Descripción

Unidad 3 de Derecho Romano referente a las fuentes de éste. Resumen del manual de Teresa Giménez Candela

Vista previa del texto

Derecho Romano Unidad 3. Fuentes del Derecho Romano 1. Etapas históricas del Derecho Romano (§6) El Derecho Romano clásico, que viene a coincidir con el predominio de Roma, puede encuadrarse de modo convencional entre el año 130 a.C. y el 230 d.C. El derecho arcaico y el post-clásico interesan relativamente. En la medida, en el primer caso, en que fundamenta el derecho clásico y, en segundo caso, supera la decadencia para dar vida al Corpus Iuris.
En el periodo clásico se distinguen tres fases: - Primera etapa clásica del 130 al 30 a.C. (abarca el final de la República).
- Etapa clásica alta o central del 30 a.C. al 130 d.C. (de Labeón a Juliano).
- Etapa clásica tardía del 130 d.C. al 230 d.C. (termina con el último de los Severos).
La etapa post-clásica puede dividirse en: - Etapa Dioclecianea del 230 d.C. al 330 d.C.
- Etapa Constantiniana del 330 al 430 d.C.
- Etapa Teodosiana del 430 al 530 d.C., que se cierra la Compilación de Justiniano.
2. Las fuentes del Derecho Romano Aunque habitualmente se entienda por fuentes del derecho las formas de producción del derecho, al referirnos a un derecho histórico como el romano, hay que entender también esas fuentes como las formas de conocimiento de ese derecho.
Mores maiourum, fas y ius Los conceptos “fas” y “ius” no son dos conceptos antagónicos, sino que ambos se refieren a la licitud de un comportamiento concreto, dentro de una esfera determinada: secular (ius) o religiosa (fas). El término ius se refiere materialmente al lugar donde se coloca el magistrado, para declararse sobre la licitud o ilicitud de las conductas y resolver los litigios entre los ciudadanos.
De un sentido primitivo de ius se adquiere también el sentido general para referirnos al ordenamiento jurídico con todos sus distintos aspectos y ámbitos de aplicación.
El derecho se crea y se desarrolla a través de soluciones (responsa) de los juristas para supuestos concretos. La base de esta forma peculiar de creación y desenvolvimiento del ius (derecho secular), la constituyen el conjunto de usos y costumbres vigentes entre los ciudadanos de los primeros estadios de la historia de Roma ( mores maiorum), lo que hace que el Derecho romano no se desvincule de la práctica.
Los mores maiorum, la tradición práctica de los antepasados, constituye el cuerpo de hábitos normativos, tanto sacros como profanos, observados por la primitiva comunidad ciudadana; lo que se denominaría la costumbre o la tradición.
La ley de las XII Tablas La ley de las XII Tablas es el primer intento de codificar los usos y costumbres que desde tiempos remotos se observan en la primitiva comunidad, y conservó siempre el valor de fundamento y punto de referencia obligado para todo el derecho posterior. Es calificado por tanto como el primer ordenamiento de la historia del Derecho Romano.
La ley de las XII Tablas buscaba la fijación de conductas que dotaran de seguridad a los ciudadanos y limitara los privilegios de la nobleza patricia. La tradición atribuye a un colegio de diez magistrados elegidos para la ocasión la redacción de un texto que fue promulgado en el 450-449 a.C.
1 En las XII Tablas se comprendía el derecho vigente en el S.V a.C., según las condiciones socio-económicas propias de la época arcaica, cuyos puntos principales de interés se referían al desarrollo del proceso y al derecho privado, particularmente al derecho de propiedad y las relaciones de vecindad, a la familia y el derecho sucesorio, a la represión de los delitos y las obligaciones nacidas de promesa de deuda (sponsio), así como disposiciones relativas al derecho funerario.
El derecho de la época arcaica La interpretación de las normas contenidas en la ley de las XII Tablas, así como su aplicación y desarrollo estuvo confiado al colegio de los pontífices hasta mediados del S. III; esta llamada Jurisprudencia pontifical desenvuelve su actividad rectora de la vida ciudadana, hasta que en el S II a.C. aparece una jurisprudencia laica.
3. La etapa clásica (§7) Evolución del cuadro de fuentes durante la época clásica La evolución de las fuentes durante la época clásica puede explicarse desde el punto de vista de la distinción entre auctoritas y potestas. De entrada conviene decir que la potestad (potestas), de la que el imperium es una expresión superior, se define como el poder socialmente reconocido, mientras que la autoridad (auctoritas) es el saber socialmente reconocido. En el cuadro de fuentes, se proyecta esta distinción en la diferencia que puede establecerse entre la ley (lex) y el derecho (ius).
 La ley (rex) es obra del magistrado y su significación como acto de potestas se revela en que, aunque se puedan imponer límites constitucionales a la potestad legislativa en cada período histórico, propiamente el texto de ley (rogatio) no puede sufrir modificaciones ni por el Senado ni por los comicios.
 El derecho (ius) es creación de la autoridad de la Jurisprudencia; la actividad más propia de los juristas son las respuestas (responsa) a las consultas que los particulares les formulan para resolver sus controversias. La eficacia del responsum depende de la auctoritas personal del jurista que lo emitió.
Con el principado de Augusto los Senadoconsultos asumen la función de la legislación comercial y estos estaban fundados en la auctoritas del Senado. Se produce la primera confusión entre auctoritas y potestas, pues los Senadoconsultos no valen ya como mera expresión de la autoridad del Senado sino como reflejo de la potestad del Príncipe.
A partir de Adriano la Jurisprudencia va cediendo su función a los rescriptos imperiales. Así ocurre cuando los juristas (prudentes) no responden ya por propia autoridad, privadamente, sino como funcionarios de la Cancillería imperial.
En la época post-clásica, arribados a un punto de progresiva confusión y absorción por parte del Príncipe de la auctoritas en su propia potestad, solo permanece, como fuente creadora del derecho, la voluntad imperial que se expresa por medio de las leyes generales.
La primera Jurisprudencia En el siglo II a.C. se crea una jurisprudencia independiente, en la que se sientan las bases del derecho clásico y que pone fin así al proceso de secularización de la Jurisprudencia romana en los s.XIII y IV a.C. En otros términos, a esta primera generación de juristas se debe el esfuerzo de creación de una terminología jurídica de alta precisión técnica, la individualización de conceptos y la creación de un sistema expositivo de la ciencia jurídica.
Contenido de la actividad jurisprudencial republicana Los dictámenes (responsa) para solventar casos propuestos constituyen la actividad central de los juristas republicanos.
El responsum es el fruto de un saber técnico, del cultivo de una ciencia especializada, cuya eficacia se funda en el prestigio (auctoritas) del jurista. Cada respostum sirve como precedente (exemplum), que tiene mayor o menos ascendiente según la autoridad del jurista que lo profiere.
2 El Ius gentium El ius civile se aplicaba únicamente a los ciudadanos romanos, lo que excluía de la órbita jurídica a los extranjeros (peregrini). Este hecho se mantuvo inalterado hasta el 242 a.C. año en que se crea la figura de un pretor con facultad de declarar el derecho (iurisdictio) entre romanos y extranjeros, es decir el pretor peregrino (praetor peregrinus).
Por lo tanto se crea el ius gentium, nuevo derecho nacido de las relaciones entre ciudadanos romanos y extranjeros. El ius gentium se fundamenta en el principio de la lealtad a la palabra dada, es decir, la fides.
Las leyes y los plebiscitos (§8) La ley (lex) es siempre una declaración imperativa, formulada por quien tiene potestad, que obliga a los que deben cumplirla. Se emplea lex para referirse a la propuesta (rogatio) que el magistrado hace a los comicios y que vincula a todo el pueblo.
Se suele diferencias por tanto: - lex pública: la ley aprobada en los comicios.
lex privata: cláusulas que los particulares pueden imponer, para regular el funcionamiento o régimen de un determinado acto jurídico.
Los plebiscitos, en cambio, son las declaraciones del tribuno de la plebe que se aprueban en los concilios. Con el paso del tiempo los plebiscitos adquieren el rango de leyes y resultan vinculantes para todo el pueblo.
El texto de la ley (rogatio) se debe al magistrado, a quien asiste un consejo de expertos ( consilium), del que suelen formar parte juristas. Antes de la votación se solía exponer el texto elaborado durante tres días en un lugar público. La asamblea popular sólo podía aceptar o rechazar el texto en bloque, no podía introducir correcciones o enmiendas. Las leyes romanas presentan una estructura uniforme: 1.
Praescriptio. Contiene el nombre del magistrado que hizo la propuesta, el lugar, fecha, asamblea, la primera unidad comicial y el primer ciudadano que votó.
2.
Rogatio. Es el texto legal. Se entiende la idea de que el magistrado “propone” o “ruega” al pueblo que vote el texto por él elaborado.
3.
Sanctio. Contiene las consecuencias del incumplimiento de la ley.
La función de la legislación y el derecho tradicional La relación entre el ius (producto de la auctoritas de los juristas) y la lex (creada por la potestad del magistrado) es un problema. Para solucionarlo, en la época republicana, se establece que el ius queda circunscrito a la esfera privada y la lex a la esfera pública.
Pero en Roma se usó la ley como instrumento para crear directamente derecho. La lex puede actuar como fuente indirecta del ius, en la medida en que la Jurisprudencia puede siempre desarrollar y aplicar los preceptos legales por vía de interpretación.
El Edicto La denominación Edicto se refiere a la facultad que tiene el pretor, al comienzo de su magistratura, de hacer públicos los recursos y medios con que podrán contar los particulares para resolver sus conflictos. Constituye un programa con el que el magistrado comunica al pueblo órdenes, prohibiciones y reglas.
El Pretor, ya sea urbano o peregrino, es el magistrado que se encarga de esto en Roma. En provincias esto correspondía al gobernador (praesides). El Pretor puede publicar un edicto siempre que se requiera, pero solía hacerlo al inicio del 3 desempeño de su cargo. Con el nombre genérico ius honorarium se designa al derecho surgido de las disposiciones edictales.
El derecho honorario y su relación con el ius civile El Derecho Romano se nos presenta a través de la relación entre un ius civile tradicional (fundado en el saber de los jurisprudentes y apoyado en algunas leyes) y el ius honorarium (un ordenamiento pretorio).
El derecho civil y el derecho pretorio constituían dos sistemas normativos; se componían de una serie de normas e instituciones y formaban (cada uno por su parte) un conjunto coherente que influían sobre las decisiones que se iban adoptando.
Pero el derecho civil no presuponía la existencia del derecho pretorio porque estaba compuesto por un conjunto de normas que habían podido regir la comunidad por sí mismas.
4. Las fuentes del Derecho Romano a partir de Augusto (§9) En época de Augusto las fuentes del Derecho Romano presentan caracteres cambiantes por las reformas introducidas por el mismo Augusto en la constitución republicana, que condujeron a la nueva forma política del Principado. Augusto restauró la República sumida en una profunda crisis desde un siglo antes, concentrando todos los poderes en su persona.
El gran poder personal logrado por Augusto provocó que el Senado, en señal de reconocimiento le ofreciera una prórroga de los poderes extraordinarios que le había conferido. Él lo rechazó.
El ius respondendi La actividad de dar responsa había sido la principal actividad de los juristas republicanos. Entre las reformas introducidas por Augusto en este ámbito destaca el ius respondendi, por el que se estableció un vínculo estable entre el Príncipe y la Jurisprudencia. El objetivo era reforzar la auctoritas de ambos.
Esto puso fin progresivamente a la tradición de la Jurisprudencia libre republicana y tuvo el efecto de otorgar a estos juristas una influencia directa y sistemática en la administración de justicia.
El Príncipe contaba con un consilium, un grupo de asesores, expertos en diferentes materias (entre ellos juristas) a los que pedía consejo para tomar decisiones. Adriano organizó el consilium principis, así que todos los juristas de prestigio se hallaban dentro del consilium del emperador, y los que no formaban parte de él no daban responsa.
La Jurisprudencia deja de ser una actividad privada, para integrarse dentro de la burocracia imperial. La auctoritas individual de los juristas acabará subsumida en la del emperador.
5. La Jurisprudencia de la etapa clásica alta En este momento la Jurisprudencia vive su momento de mayor esplendor: por la creatividad de los juristas y por la perfección formal. La actividad principal de los juristas sigue siendo dar responsa. La literatura de esta etapa suscita admiración por la diversidad de problemas jurídicos que aborda y la originalidad de las soluciones.
Los géneros literarios más cultivados son: - Las colecciones de responsa: respuestas de los juristas a las cuestiones que se les formulan.
- Los libros de quaestiones: casos prácticos, que reflejan en parte una finalidad didáctica de enseñanza a los discípulos.
- Las colecciones de digesta: combinan casuística y comentarios.
- Los comentarios ad. A este género pertenecen: los comentarios ad edictum, los comentarios ad Sabinum y los comentarios a algunas leyes y senadoconsultos.
- Colecciones de monografías sobre distintas materias.
4 Los principales juristas de esta época Los principales juristas de ésta época sigue, sin grandes cambios, la de la etapa anterior: miembros de familias romanas, miembros del estamento de los equites o familias destacadas de los municipios itálicos. Los juristas de esta época desempeñan también las magistraturas y entran a formar parte del consilium principis.
 Labeón es el jurista más influyente de la época. Destacan sus comentarios al Edicto del Pretor y su colección de responsa, así como un comentario a la ley de las XII Tablas.
 Juliano se encargó de codificar el edicto e introdujo algunas innovaciones que han conservado su autoría.
Destacan su colección de digesta y las Quaestiones de Africano.
Aparecieron escuelas científicas donde se forman los juristas de la época. Se trataba de círculos intelectuales donde se discutía sobre cuestiones jurídicas nacidas de la práctica o sobre cuestiones teóricas.
La decadencia de los comicios y la nueva legislación senatorial La decadencia de los comicios está relacionada con la expansión de Roma: el aumento de la población hizo a las asambleas populares inoperantes. El fin de la legislación comicial supuso para el Senado asumir la tarea legislativa, cuando hasta este momento sólo aconsejaba sobre las grandes cuestiones políticas.
Esta evolución de la actividad senatorial representa un aspecto más de la intervención del Príncipe en la vida jurídica.
Con Adriano, el texto del Senadoconsulto es un discurso del emperador (oratio principis) que sólo requiere la aprobación sumida de los senadores. Por lo tanto era la voluntad imperial la que legislaba.
6. La última época clásica (§10) En esta etapa (130-230 d.C.) conviven dos dinastías: los Antoninos y los Severos. Los juritas de esta última etapa son los más conocidos, no tanto en razón del mérito de su obra científica cuanto por haber tenido la fortuna de que sus obras se hayan transmitido mejor.
Los juristas más destacados integran el consilium de asesores técnicos del emperador, que se organiza en Cancillería imperial. Esto provoca en la literatura jurídica una ampliación de los temas.
El contenido de la actividad jurisprudencial era: - Los libros de instrucción a funcionarios - Las obras en que se muestra interés por la historia jurídica.
- Los libros de definiciones o reglas en que se recogen principios jurídicos.
- Los libros destinados a la enseñanza.
El jurista más destacado es Juliano, que se encargó de la codificación del Edicto. Otro importante es Pomponio, que mostró interés por la historia de la Jurisprudencia y cultivó los géneros literarios de la época.
Pero sin duda, es "Instituciones" de Gayo es el manual de enseñanza del derecho más difundido y la única obra que nos ha llegado íntegra, sin sufrir retoques.
El ius novum Es un sistema jurídico que se forma en la última época clásica, tomando como vehículo principal de innovación las decisiones imperiales y el apoyo del procedimiento de la cognición oficial. Pone de relieve que el progreso del derecho en esta etapa está en manos de la voluntad imperial.
La aparición de un nuevo sistema jurídico se abre pasa como resultada de las adaptaciones del procedimiento con fórmulas, que convive durante un período con el procedimiento cognitorio caracterizado por la desaparición del juez privado y la fórmula procesal, en línea con la mayor intervención de la voluntad imperial que se va erigiendo en la única fuente del derecho.
5 La significación de Adriano para la historia del Derecho Romano El Imperio vive una etapa de pacificación y bonanza económica. Adriano introduce una serie de reformas en la administración y el derecho que tenían como fin la unidad de todo el imperio en la paz y el bienestar Las reformas tenían como signo distintivo agilizar el funcionamiento de la administración para atender un territorio de gran extensión. Además dio estabilidad al consilium principis, facilitó la burocratización de la Jurisprudencia y puso fin a la práctica de dar respuestas como actividad libre de los juristas. Como reforma en la vida jurídica, ordenó la codificación del Edicto pretorio.
Codificación del Edicto pretorio La propia periodicidad anual del Edicto (lex annua) había provisto al ordenamiento romano de un instrumento de reforma ágil y adaptable a las nuevas necesidades de la práctica.
Se decide codificar el Edicto obedeciendo a la constancia de que, desde tiempo atrás, el Edicto había dejado de ofrecer novedades sustanciales, lo que va dejando sin sentido la creación e introducción de nuevas fórmulas y recursos procesales a través del programa anual del Pretor.
Orationes principis y rescripta Adriano impulsó la intervención imperial en la vida jurídica. A partir de él se utiliza el Senadoconsulto como un instrumento más para legislar, por la remisión al Senado del texto de un discurso del propio emperador ( oratio principis) dispuesto para ser aprobado por la asamblea.
Los rescriptos constituyen la nueva fuente del progreso jurídico, son la nueva vía para encauzar la jurisdicción de todo el Imperio. Esto constituyó la fuente principal para crear el ius novum. "Rescribere" quiere decir responder a una consulta dirigida al emperador, y se manifiesta en forma de carta emitida por la Cancillería Imperial.
Esta nueva actividad de la Cancillería Imperial tuvo una consecuencia en la Jurisprudencia romana: la ampliación del campo de interés de los juristas, especialmente el derecho público.
El derecho provincial La expansión del poderío romano impuso, a su vez, la extensión a dichos territorios del ius civile, el derecho propio de Roma. Pero no se operó de manera uniforme sino que se contaba con la realidad indígena. Es decir en todos lados regían leyes con aspecto general, pero se tenían en cuenta las diferencias.
El respeto a las autonomías locales se manifiesta en la regulación flexible de la vida ciudadana. En provincias se crearon coloniae (pobladas con veteranos cuyo estatuyo personal correspondía al de ciudadanos) y municipia (donde había una gran diversidad de situaciones).
A estas comunidades locales se les concedía un estatuto donde se regulaban las cosas de la vida loca. El derecho de latinidad (ius latii) suponía el acceso intermedio para la adquisición de la ciudadanía. A través de leyes se organizaba la administración y el derecho de las comunidades provinciales.
El gobierno de estas comunidades locales estaba confinado a los magistrados. Al Senado local pertenecían los miembros destacados de la comunidad, a quienes correspondían las competencias sobre cuestiones de interés general y otras competencias relativas al derecho privado. A los comicios correspondía la convocatoria y celebración de elecciones de magistrados.
7. La época postclásica (§11) A comienzos del s. III Roma entra en un periodo de crisis que transforma el panorama social y político vivido por Augusto y sus sucesores. Políticamente los efectos más relevantes de la crisis son la transformación de las instituciones republicanas (sin sus funciones propias) a ser instrumentos al servicio del poder absoluto del emperador. También, el 6 ejército pasa a ser un gran apoyo del poder ya que por ejemplo a partir del s. III es el ejército quien proclama y destituye al emperador.
En el ámbito social se puede destacar la creciente importancia de las provincias (sobretodo orientales) que hace que sus representantes ganen poder desempañando cargos relevantes. La ciudadanía deja de ser un distintivo tras la igualación provocada por la Constitutio Antoniniana. El aumento de los impuestos a la población rural para sufragar el mantenimiento del ejército, forzó a los campesinos a abandonar sus tierras lo que provoca el despoblamiento de grandes extensiones de terrenos de cultivo.
En esa época empiezan los asentamientos de poblaciones bárbaras en las fronteras, lo que acabará facilitando las invasiones que, se admite, provocaron la caída de Roma. A ello se une el descuido de actividades como el comercio y la producción, así como la inflación monetaria provocada por los constantes requerimientos de dinero público para el mantenimiento de una corte imperial cada vez más sinuosa.
El rasgo distintivo de la jurisprudencia de esta época es su burocratización, que produce agotamiento en el espíritu creador de los juristas así como en su carácter independiente, característicos de la época clásica. De ese modo, la Cancillería Imperial pasa a tener el monopolio de la creación del derecho, y la actividad de los juristas se reduce a la elaboración de codificaciones y al estudio de los grandes juristas clásicos.
Diocleciano y Constantino Diocleciano (284-305 d.C). Su reinado se caracteriza por el deseo de restaurar el orden y poner fin a la anarquía militar.
Sabiendo que una persona no podía gobernar un territorio tan grande, repartió el gobierno de las provincias occidentales con su amigo Maximiliano, y conservó él mismo el gobierno de la orientales (progresiva mayor importancia de estas). El régimen que impuso recibe el nombre de Dominado, pues el emperador es ya el dueño y señor ( dominus) absoluto.
Constantino (306-337 d.C.). Constantino continúa la misma política de corte absoluto que diseñó Diocleciano, si bien añade la concepción dinástica al nombrar Césares a sus propios hijos. También, dota a la administración central de nuevos cargos al servicio de la de la decidida intervención del emperador en la elaboración y práctica del derecho. A partir de Constantino, las leges generales, serán un instrumento habitual de legislar: el emperador se convierte en legis lator.
La arenga (preámbulo) constituye en ese momento una parte indispensable de la ley ya que en esta se explica la necesidad de la ley y se recalca la providentia del emperador. El edicto se convierte a la voluntad imperial. Los rescriptos continúan existiendo pero se trasforman en un elemento para conceder beneficios y exenciones de las leyes generales, que ya no tienen el valor precedente. Son por eso un elemento esencial del procedimiento por rescripto (el emperador indica la resolución del caso) que se desarrolla en esta época.
Leyes generales y consuetudo La práctica de legislar a base de leyes generales plantea el problema de la supervivencia o no de la unidad legislativa en el Imperio, una vez que éste aparece efectivamente dividido en dos partes independientes. La unidad legislativa se desmiente con Teodosio II que reconoce oficialmente la autonomía legislativa de cada pars imperii, sin embargo tiene la iniciativa de recopilar una seria de leyes imperiales, que, con el nombre de Código Teodosiano (-11.6), será el último eslabón común de las dos partes del Imperio.
Característica del Derecho Romano es el respeto por los usos o hábitos de la comunidad (-6.4), lo que impidió que las fuentes del derecho se desvincularan de la práctica y que no se pueda hablar de costumbre (consuetudo) como fuente independiente de derecho. La cuestión de la consuetudo local, especialmente vigente en época post-clásica, permite preguntarse cómo se conjugó el respeto por las autonomías locales con la existencia de un ordenamiento jurídico general.
7 Los derechos locales permanecieron vigentes y aplicables a los no-ciudadanos, en coexistencia con aquellas normas del ius gentium que se aplicaron sólo a los ciudadanos. La Constitutio Antoniniana del s.III igualó la condición de todos los súbditos y la ley Romana se aplicó a todos los ciudadanos. No obstante, en algunas provincias orientales donde la arraigada cultura suponía resistencia a la romanización, el consultado local era el centro de la práctica jurídica.
Teodosio II y el Código Teodosiano La literatura jurídica post-clásica responde a las naturales dificultades de los post-clásicos de entender las soluciones técnicas ideadas por los juristas clásicos para resolver problemas jurídicos. A demás la práctica jurídica había experimentado cabios que las hacía muchas veces incompatibles. En esta época si no podían crear podían al menos resumir, copiar y transmitir porque pareciera más útil y adaptado a la práctica.
Para ofrecer seguridad en las alegaciones ante el juez, Teodosio II promulga el Código Teodosiano, en 439 en Oriente, aunque más tarde fue aplicado también en Occidente. En él se recogen constituciones imperiales (sobretodo leges generales) a partir de Constantino, en 16 libros que se refieren a derecho público y privado. Tuvieron vigencia hasta el primer Código de Justiniano (529 d.C.).
8. La cultura jurídica de Oriente (§12) Mientras la desmembración del Imperio romano de Occidente (476 d.C.) en los distintos reinos germánicos ocasionaba un descenso patente del nivel cultural y de la vida jurídica, la parte oriental del Imperio, vive un renacimiento integral que también se refleja en el ámbito jurídico por el apoyo de las Escuelas de Derecho.
Justiniano y su obra legislativa El Corpus Iuris es inseparable de la figura del emperador que concibió la idea, de unir en un cuerpo único toda la tradición jurídica de Roma. La necesidad práctica de proveer de una fuente oficial que pudiera hacer accesible un material difícil de tratar no era menor que la voluntad de unidad y restauración que inspiraron la política de Justiniano.
Así el primer Código de Justiniano (Nouvus Codex Justinianus) como apoyo a los jueces permitió agilizar la administración de la justicia y reducir la duración de los procesos. Se utilizaron los Códigos anteriores (Gregoriano, Hermogeniano y Teodosiano), adaptando los textos a la práctica vigente, eliminando lo que pareciera anticuado o corrigiendo lo que fuera contradictorio. Además, Justiniano prohibió, con la promulgación del Código, que se utilizaran ante los tribunales las leyes no incluidas en el mismo.
El Digesto La constitución Deo auctore, de 15 de Diciembre del 530, dio comienzo a los trabajos de confección de una antología de la Jurisprudencia clásica, ordenada por materias: Digesto significa ‘abarcarlo todo’. El digesto se agrupó en masas: - la masa Sabiniana, formada por los comentarios al ius civile, procedente de los libros ad Sabinium.
- la masa Edictal, que contenía el derecho Honorario, de los libros ad Edictum.
- La masa Papininiana, formada por fragmentos de obras casuísticas (referente a casos concretos). Denominada así por loas emblemáticos responas y quaestiones de Papiniano.
Por último al Apéndice pertenecían un grupo de fragmentos de variada procedencia.
Las Instituciones Las instituciones responden al deseo de Justiniano de dotar a las Escuelas de Derecho de un manual oficial de enseñanza (a modo de introducción a los estudios de derecho) que se hizo más patente, una vez concluidos los trabajos de compilación del Digesto. El resultado son 4 libros para la enseñanza de las nuevas generaciones de jóvenes estudiantes.
8 ...