TEMA 8. MATERIAL DE CURA (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Farmacia - 4º curso
Asignatura Productos sanitarios
Año del apunte 2017
Páginas 7
Fecha de subida 19/06/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Apuntes de la optativa Productos sanitarios. Curso 2016/2017. Profesora: Paloma de la Torre Iglesias. Grupo A.

Vista previa del texto

TEMA 8. MATERIAL DE CURA Entre el material de cura encontramos los apósitos, los absorbentes, las vendas, los materiales adhesivos como el esparadrapo, etc.
La piel es el mayor órgano del cuerpo y nos protege de las agresiones externas. Consta de diferentes capas. En la epidermis, que es la más externa, encontramos diferentes estratos, desde el más externo al más interno: estrato córneo, estrato lúcido, estrato granuloso, estrado espinoso y estrato basal o germinativo. En este último estrato es donde se regeneran las células que se han destruido. La siguiente capa es la dermis y la siguiente la hipodermis donde se encuentran las glándulas sudoríparas y sebáceas.
Una herida es un defecto o ruta en la piel como respuesta a una lesión física, mecánica o térmica, o como resultado de una alteración médica o fisiológica. Según su origen, podemos tener distintos tipos de heridas: - Heridas mecánicas: abrasiones, laceraciones, heridas profundas, mordiscos, heridas quirúrgicas, etc.
- Quemaduras: de primer grado (solo afectan a la epidermis), de segundo grado (afectan a la dermis) y de tercer grado (se afectan todas las capas de la piel). Las quemaduras pueden tener causas térmicas, químicas o eléctricas, siendo muy importante el tiempo de contacto entre el agente y la piel.
- Úlceras: se producen por isquemias que son faltas de riego sanguíneo. Se producen por problemas circulatorios causados por diferentes factores: úlceras quirúrgicas, úlceras por presión, úlcera venosa, úlcera arterial, úlceras neoplásicas y úlceras diabéticas.
Hay diferentes tipos de heridas en función de la duración: - Heridas agudas: pueden ser traumáticas o quirúrgicas y cicatrizan más rápidamente que las crónicas.
- Heridas crónicas: permanecen abiertas durante más de 6 semanas y no evolucionan. Se forma tejido de granulación.
Fisiopatología de la herida El proceso de cicatrización de una herida consta de las siguientes fases: 1. Fase de limpieza exudativa o inflamatoria: se produce vasoconstricción, seguida de vasodilatación de la zona dañada. Se liberan enzimas (lisozimas). Dura de 5 a 6 días.
2. Fase de granulación o proliferativa: consiste en la angiogénesis o formación de nuevos capilares y multiplicación de células basales sanas. Se forma tejido conjuntivo nuevo que dará lugar a tejido de granulación. Dura 15 días. Esta fase se cronifica en las heridas crónicas.
3. Fase de epitelización o remodelación: consiste en la formación del tejido cicatricial. Aparece la costra y esta, va desapareciendo quedando un tejido rosáceo que va palideciendo. Dura de semanas a meses dependiendo de la gravedad de la herida.
APÓSITOS Los apósitos son un material de cura que se sitúa directamente sobre una herida para crear un microambiente, favoreciendo así su cicatrización. Son productos sanitarios generalmente estériles.
Las propiedades de un apósito ideal son: - Control de la humedad de la herida (favorece la migración de los fibroblastos): para las heridas exudativas se utilizarán apósitos absorbentes y para las poco exudativas, apósitos oclusivos.
- Permeabilidad gaseosa: bajo oxígeno favorece la angiogénesis. Si la herida está infectada, se deben utilizar apósitos permeables al oxígeno para impedir la proliferación de las bacterias anaerobias, que son las responsables de la gangrena.
- Baja adherencia a la zona lesionada para impedir que, al retirar el apósito, arrastre con él el tejido granuloso.
- Barrera frente a los microorganismos. Cuando el apósito se encuentra mojado por la absorción de los fluidos exudados de la herida, debe retirarse ya que la humedad aumenta la proliferación microbiana.
- Efecto sobre el pH: debe ser bajo para evitar infecciones.
- Efectos térmicos: temperaturas inferiores a 28ºC disminuyen la fagocitosis. Si se trata de una quemadura, deberemos utilizar apósitos endotérmicos ya que lo que interesa es disminuir la temperatura de la quemadura. Las úlceras son heridas muy frías por lo que en estas heridas interesa aumentar la temperatura para lo cual utilizaremos apósitos exotérmicos.
- Ausencia de cesión de partículas.
Clasificación de los apósitos según el riesgo - Clase I: cuando se utilizan como barrera mecánica (algodón).
- Clase IIa: destinados al tratamiento del entorno de la herida, pudiendo presentar propiedades cicatrizantes. Son apósitos que conservan el nivel de humedad o de oxígeno, apósitos de película, apósitos de hidrógeno y de gasa, adhesivos para uso tópico.
- Clase IIb: destinados a la utilización en heridas que hayan producido la ruptura de la dermis.
Apósitos para úlceras crónicas, quemaduras, úlceras graves de decúbito, etc.
- Clase III: cuando incorporan tejidos animales o derivados (colágeno, gelatina, etc). Incorporan una sustancia que por separado puede ser considerada como un fármaco y que pueda ejercer una acción secundaria al apósito. Son absorbidos total o parcialmente.
También se pueden clasificar en función de otras características: - Según su presentación: • Gránulos.
• Pastas.
• Láminas.
- Según su permeabilidad: • No oclusivos: pasa oxígeno y agua.
• Semioclusivos: pasa oxígeno.
• Oclusivos: no pasa ni oxígeno ni agua.
- Según su composición: • Polímeros naturales: alginato cálcico, gelatina.
• Polímeros semisintéticos: carboximetilcelulosa, pectina o sus asociaciones.
• Polímeros sintéticos: poliacrilamidas, copolímeros de óxido de polietileno.
Hay dos tipos de apósitos: 1. Absorbentes o clásicos.
- Algodón hidrófilo.
Gasa de algodón hidrófilo.
De fibra sin tejer.
Gasa fílmica.
2. Biológicos o activos.
- Films o películas de poliuretano: láminas sintéticas permeables al vapor de agua, oxígeno y otros gases e impermeables al agua y a las bacterias. Tienen capacidad de retención de exudado elevada y no tienen capacidad de absorción.
- Espumas poliméricas: surgen de la modificación de las hojas de poliuretano. Se utilizan sobre todo en las úlceras. En función de su configuración interior pueden ser alveolares, hidropoliméricas o hidrocelulares. Tienen buena capacidad de absorción.
- Hidrogeles: pueden encontrarse en forma de placa o lámina, o en estructura amorfa. Tiene mayor poder de absorción, eliminan componentes tóxicos del lecho de la herida y mantienen la humedad y la temperatura en el lecho lesional.
- Hidrocoloides: consisten en una lámina de carboximetilcelulosa sódica (hidrocoloide) que al contactar con el lecho de la herida absorben los exudados y los detritus necróticos convirtiéndose en un gel coloidal.
- Alginatos: sales de ácido algínico. Tienen gran capacidad de absorción, propiedades desbridadoras, es decir, son capaces de retirar el tejido necrótico de la herida, ya que al contactar con el exudado de la herida, proporciona al lecho de la herida una superficie húmeda (gel acuoso inerte rico en proteínas naturales, aminoácidos y factores de crecimiento) gracias a un proceso gradual de intercambio de iones en el que el alginato de calcio (insoluble) se transforma en alginato de sodio (soluble).
- Apósitos de plata: tiene propiedades antisépticas. Se utiliza en heridas infectadas.
- Apósitos de carbón: evitan el mal olor de la herida.
- Apósitos de ibuprofeno: para el tratamiento del dolor de las quemaduras.
Elección del tipo de apósito - Edad de la herida: fase de la herida.
Tamaño, extensión de la herida.
Profundidad.
Origen.
El tratamiento general de la herida consiste en lavar la herida con H2O2 10 vol. Después se aclara con suero fisiológico, se seca con una gasa estéril y se coloca el apósito.
- En una herida muy poco profunda al principio utilizamos los films o películas de poliuretano.
- En una fase muy exudativa utilizamos espumas poliméricas o hidrocoloides.
- Si está infectada podemos utilizar apósitos de plata o de carbón.
- Si existe un tejido necrótico que interesa retirar o existe costra, interesan los apósitos de hidrogel o alginatos.
- Al final de la herida también se utilizan los films o películas de poliuretano.
MATERIAL DE SUTURA Es el material que se emplea para ligar las aberturas producidas en una intervención quirúrgica o para juntar los bordes de una herida y favorecer su cicatrización. Encontramos agujas de sutura, portaagujas, hilos de sutura, las suturas mecánicas o grapas, tiras adhesivas y pegamento bioabsorbible. Las suturas y las grapas son las que más cicatriz dejan.
Agujas de sutura Es un instrumento punzante de acero inoxidable para implantar los hilos de sutura a través de los tejidos. Debe tener una serie de características como resistencia para no romperse, elasticidad, filo para atravesar los tejidos, superficie (lisa y libre de corrosión para evitar infecciones y dañar los tejidos), forma y tamaño adecuados al acceso a los distintos tejidos, diámetro del engaste (unión entre el hilo de sutura y la aguja) similar al diámetro de la aguja.
Consta de un cuerpo, una punta que atraviesa los tejidos y un ojal, engaste o mandrín.
Clasificación de las agujas de sutura Según la sección longitudinal: - Rectas.
- Curvas.
Según la sección transversal: - Cilíndricas.
Rectangulares.
Triangulares.
Espatuladas.
Según el ojal: - Traumáticas. El diámetro de la unión entre el hilo y la aguja es mayor que el de la aguja.
- Atraumáticas.
Hilos de sutura Clasificación de los hilos de sutura Los hilos de sutura son fibras que se introducen mediante una aguja para mantener unidos los cortes de una herida y favorecer su cicatrización.
Según su origen: - Naturales. El calgut proviene del intestino delgado de los rumiantes. Ya no se utiliza debido a las enfermedades espongiformes bovinas. Además, ocasionaba alergias. Otro ejemplo es el hilo de seda (origen animal) que se utiliza en operaciones oculares y el algodón (origen vegetal) que no se utiliza por ser poco resistente.
- Sintéticos. Hace años se sustituyeron los hilos naturales por hilos sintéticos como el poliláctico y el poliglicólico. Son biodegradables y más resistentes.
- Metálicos. Se utilizan en sujeciones especiales como las óseas. Suelen ser de acero inoxidable, de bronce, plata, aluminio, etc. El más utilizado es el de acero inoxidable.
Según su comportamiento en el organismo: - Absorbibles: cuando se implantan en los tejidos, deben resistir íntegros durante el tiempo suficiente para que esa herida pueda cicatrizar. Al cabo de unos días se empiezan a fraccionar en moléculas pequeñas y son eliminadas por las vías naturales del organismo como el sistema excretor o urinario. La ventaja de esos hilos es que no hay que retirarlos. Encontramos diferentes mecanismos de absorción de estos hilos como la fagocitosis (el menos frecuente), hidrólisis química o hidrólisis enzimática.
• Hidrólisis química. Los hilos son hidrolizados por el agua del organismo. El hilo de poliglicólico está formado por monómeros de ácido glicólico unidos por enlaces éster. El agua rompe estos enlaces y, por tanto, el hilo se hidroliza. Los monómeros de ácido glicólico se eliminan por la vía urinaria.
• Hidrólisis enzimática. Se da cuando los hilos son de naturaleza proteica. Las proteasas son las encargadas de llevar a cabo la hidrólisis. Por ejemplo, con este sistema se hidrolizaba el calgut porque está formado por tejidos de naturaleza proteica. Otro ejemplo es el Poliglactin 910 que es un hilo de sutura sintético de naturaleza proteica que es eliminado por hidrólisis enzimática.
- No absorbibles: deben retirarse ya que el organismo responde a ellos formando una cápsula fibrosa alrededor. Encontramos los metálicos, aunque también se utilizan algunos se origen natural como la seda y poliméricos como la poliamida o nylon y el poliéster. Existen diferentes clases en función de la tensión que mantienen tras ser implantados en el organismo.
• Clase I: tensión media.
• Clase II: tensión baja.
• Clase III: tensión alta.
Según la estructura: - Monofilamento: formados por una única fibra o hebra.
- Multifilamento: formados por varias fibras. Son más resistentes que los de monofilamento. Pueden ser lineales si las fibras están dispuestas de forma paralela, torsionadas si las fibras se giran y pueden ser también trenzadas. En las torsionadas y trenzadas se deben rellenar los huecos con ceras. Estas ceras sirven para lubrificar, disminuir la capilaridad y aumentar la elasticidad.
Controles de los hilos - Resistencia a la rotura, elasticidad.
Diámetro, longitud.
Capilaridad.
Esterilidad.
No color extraíble.
No cromo soluble.
Inercia biológica y absorbilidad.
...