tema 2.2 (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Criminología y Políticas Públicas de Prevención - 1º curso
Asignatura Teorías criminológicas
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 11/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Teoría de las actividades rutinarias (Routine Activity Approach) -Surge en 1971 de la mano de Lawrence E. Cohen y Marcus Felson.
-Esta teoría es considerada continuadora de la escuela clásica porque asume un delincuente racional que actúa en función de los costes y beneficios que el delito comporta.
-También es deudora de la escuela de Chicago, porque observa cómo determinadas situaciones y formas de organización social facilitan la comisión de delitos.
-También es compatible con las teorías del control ya que asume la existencia constante de personas motivadas a realizar el delito.
-La idea principal de esta teoría es que los cambios en las actividades cotidianas influyen en las tasas de delitos al producir una convergencia en el tiempo y espacio de los tres elementos necesarios para todo delito: un infractor motivado, un objetivo adecuado y la ausencia de vigilancia.
-La explicación del delito reside en los cambios estructurales que comportan un cambio de actividades rutinarias.
-Este cambio en la organización de actividades cotidianas produce un aumento de objetivos adecuados y una ausencia de vigilancia.
-La variable fundamental no es el número de personas dispuestas a delinquir (se presume constante), sino que el delito aumentará siempre que se produzca una convergencia en el tiempo y espacio entre un objetivo adecuado y a ausencia de vigilancia.
-Clarke y Felson han procurado unir ambas escuelas. Afirman que ambas teorías enfatizan los factores situacionales del delito, y que son "perspectivas" porque se concentran en aspectos concretos del delito: la de actividades rutinarias se concentra en los elementos mínimos necesarios para que exista un delito, y la de elección racional estudia los procesos de decisión.
-También reconocen diferencias  La teoría de las actividades rutinarias se concentra en el delito como evento concreto, mientras que la teoría de la elección racional pretende explicar además de cuándo y cómo se produce un delito concreto, la persistencia en las actividades delictivas, es decir, cómo se adopta la decisión de desarrollar una carrera criminal.
Consecuencias de política criminal: la prevención situacional -Las propuestas de política criminal de esta escuela son probablemente su aportación más conocida.
-Estas estrategias de prevención del delito se han denominado prevención situacional, pues parten de la premisa de que aun cuando no se altere el número de personas motivadas a realizar delitos, podemos disminuir el número de oportunidades para evitar su realización influyendo sobre el espacio físico que rodea a la persona y en donde desarrolla sus actividades.
-Clarke-Cornish defienden el diseño de estrategias preventivas practicables, con un efecto inmediato y adecuadas de acuerdo a su coste/efectividad.
-Cohen-Felson, asumiendo una presencia constante de delincuentes motivados, inciden sobre la vigilancia y protección de los objetos como la forma más eficaz para conseguir una disminución de los delitos.
-Las 4 medidas básicas resumidas por Medina: a) Incrementar el esfuerzo percibido  Endurecer los objetivos  Controlar los accesos  Desviar los transgresores  Controlar los elementos que facilitan el delito b) Aumentar el riesgo percibido  Examen de entradas y salidas  Vigilancia formal  Vigilancia informal  Vigilancia natural c) Reducir la ganancia del delito  Desplazamiento del objeto  Identificación de la propiedad  Reducción de la tentación  Eliminación de beneficios d) Incrementar los sentimientos de vergüenza  Establecimiento de reglas claras que denuncien determinados comportamientos  Fortalecimiento de la condena moral que aumente el rechazo social a quienes delincan  Control de la desinhibición  Establecer mecanismos que faciliten la conformidad -La estrategia de la prevención situacional y las propuestas imaginativas realizadas por los autores de la teoría de la elección racional y de las actividades rutinarias constituyen sin duda una de las novedades criminológicas de la década de los 90. Sin embargo, hay 3 precisiones: 1. Estas propuestas de prevenir el delito mediante el diseño acostumbran a sugerir una variedad de propuestas que van desde incrementar la vigilancia en los vecindarios (neighborhood watch), incidir en el diseño arquitectónico o aplicar medidas destinadas a evitar la sensación de deterioro o de abandono que incrementa la posibilidad de que se realicen actos delictivos. Pretenden reducir el delito "sin alterar la personalidad del delincuente motivado", el cual aparece como un actor racional que adopta la "opción racional" de delinquir.
Incidir en las causas últimas no puede ser el objetivo de la política criminal, precisamente porque al ser últimas no pueden modificarse.
2. Intentar determinar cuál es el elemento común de todas estas medidas que acostumbran a catalogarse de forma indistinta como prevención situacional. En un principio parece que lo característico es que toman como objeto de intervención el ambiente físico y no la persona. La novedad de la prevención situacional es que pretenden incidir sobre la oportunidad y no sobre la motivación a delinquir. Asumen que siempre hay delincuentes motivados o que alterar la motivación es un proceso más difícil, por lo que pretenden establecer barreras físicas a la comisión de delitos.
3. Relación de estas propuestas con el renacimiento de la incapacitación como fin de la pena. La incapacitación para evitar delitos acostumbra a limitarse al encierro de la persona, sin embargo, las penas pueden aportar medidas incapacitadoras que no recaen sobre la persona pero impiden que ésta pueda realizar el delito. Por ejemplo, la retirada del carnet de conducir o la confiscación del coche. Determinadas penas incapacitadoras son similares a medidas de prevención situacional, pues tienden a bloquear las oportunidades de realizar el delito.
Valoración crítica -La crítica a la teoría de la elección racional más completa es la realizada por Akers, quien argumenta que si lo que pretende afirmar esta teoría es que todo acto delictivo está motivado por el puro cálculo racional de costes y beneficios entonces es falsa, pues ni los delincuentes conocen todos los costes y beneficios, ni su decisión está basada exclusivamente en un cálculo económico de los mismos.
-Si, por el contrario, lo que pretende afirmar es que los delincuentes actúan guiados por una racionalidad limitada, influidos por sus valores e información y que entre los beneficios del delito está la aprobación y apoyo de sus grupos de referencia como la familia y amigos, y entre los costes del delito la desaprobación y sanciones informales , entonces no se diferencia del resto de teorías criminológicas, las cuales, con la excepción de las teorías biológicas y psicológicas, asumen que la persona cuando delinque adopta decisiones racionales.
-Respecto a la perspectiva de las actividades rutinarias dice Ankers que no ofrece ninguna explicación de por qué las personas están motivadas para cometer un delito.
Tampoco suministra una explicación global de todos los factores que inciden en la decisión de delinquir y más bien asume que, en ausencia de vigilancia, se producirá un delito. Por lo tanto, tampoco resulta completa como teoría que pretende explicar quién es víctima de un delito, pues la ausencia de vigilancia es sin duda un factor que influye en el riesgo de ser víctima, pero tampoco el único.
-La aparición de estas dos teorías, elección racional y actividades rutinarias, ha originado una división entre teorías del delito y teorías del delincuente.
 Teorías del delito  Se centran en el análisis del delito como suceso, la situación, el medio ambiente y las oportunidades en que éste se realiza.
 Teorías del delincuente  Se concentran en el estudio de la motivación de la persona a delinquir.
-Las propuestas de prevención situacional también han sido objeto de varias críticas.
a) Posibilidad de que, en vez de reducir el delito, éste se desplace de una zona a otra.
b) Sólo parece concentrarse en delitos de la calle, haciendo pocas alusiones a la delincuencia de clase media o de grupos económicos de élite.
c) Desigualitaria  Se protege quien puede y no aquellos barrios marginales y aquellos colectivos que tienden a ser más victimizados.
d) Se cuestiona su legitimidad  Requiere la adopción de medidas que afectan a toda la población en este sentido pueden ser excesivamente lesivas de los derechos de todos los ciudadanos.
6. PLANTEAMIENTOS ACTUALES DE LA ESCUELA CLÁSICA EN LA PENOLOGÍA (just desert) -En EEUU se denomina "neoclásicos" a los autores que defienden teorías retributivas, del merecimiento o la justicia.
-La razón por la que se denominan "neo-clásicos" es debido a su reivindicación de la determinación taxativa del tiempo de duración y tipo de pena, a su esfuerzo por limitar la discreción judicial en la imposición y ejecución de las penas y a su énfasis en la proporcionalidad de las penas de acuerdo a la gravedad del delito como opuesto a otros factores individuales de determinación de la pena.
-Estos planteamientos han sido muy influyentes en el momento de diseñar el sistema de penas de las leyes penales federales y de los códigos penales de cada Estado.
-El debate se produce a partir de fines de la década de los 70 cuando el fin resocializador de las penas entre en crisis y se ve atacado por los grupos más conservadores por ser varo e ineficaz y por los grupos progresistas por ser desigualitario, al permitir que en función de este fin las autoridades penitenciarias puedan acortar o alargar las condenas a prisión.
-Este sistema de penas, denominado penas indeterminadas, beneficia generalmente a las personas de clase media blancas, que ven reducida su pena al ser su pronóstico futuro de resocialización más beneficioso que el de personas con múltiples problemas sociales, las cuales ven alargada su condena aun cuando el delito que han realizado sea el mismo.
-Los "neo-clásicos" se muestran partidarios de que la ley establezca un marco de pena determinada y que el juez y las autoridades penitenciarias carezcan de excesiva discrecionalidad para imponer y variar el tipo de pena en función de las perspectivas individuales de resocialización.
-En la década de los 90 los adversarios de los autores neoclásicos, partidarios del modelo de justicia, han sido los defensores de la incapacitación como fin de la pena de prisión.
...

Comprar Previsualizar