CAPÍTULO III. NORMA JURÍDICA (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 1º curso
Asignatura Teoria del dret
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 22/08/2014
Descargas 13
Subido por

Vista previa del texto

CAPÍTULO III. NORMA JURÍDICA 1. VARIEDADES DE NORMAS 1.1 El lenguaje como una herramienta El Derecho guarda una íntima relación con el lenguaje, ya que de él dependen las normas.
1.1.1 Usos del lenguaje El sentido de una expresión lingüística viene dado por los constituyentes de dicha expresión que lo asocian con un estado de cosas determinado. La fuerza viene dada por los constituyentes de la expresión que fijan una determinada significación convencional a la expresión. El sentido tiene que ver con la denominada dimensión locutiva del lenguaje, con aquella que decimos al emitir una determinada expresión; la fuerza tiene que ver con la denominada dimensión ilocutiva del lenguaje, con aquella que hacemos cuando emitimos una expresión lingüística.
El sentido y la fuerza determinan conjuntamente el significado de las expresiones lingüísticas.
Usamos el lenguaje para transmitir alguna información, para describir algún aspecto de la realidad. Las oraciones que usamos en un contexto asertivo o descriptivo son aptas para la verdad y la falsedad.
También usamos el lenguaje para influir en el comportamiento de otras personas. Esto lo hacemos, de manera paradigmática, cuando ordenamos a otros que hagan determinadas cosas. Estamos frente al uso prescriptivo (o directivo) del lenguaje. Las oraciones prescriptivas no son aptas para la verdad ni para la falsedad.
A veces usamos expresiones lingüísticas que no pueden incluirse en ninguno de los anteriores usos del lenguaje. Se trata del uso realizativo del lenguaje. Estas expresiones sirven para hacer cosas mediante las palabras. Este uso del lenguaje presupone algún tipo de contexto institucional, aunque sea muy tenue, definido mediante reglas institucionales o constitutivas.
1.1.2 Direcciones de ajuste Una forma de distinguir entre el uso asertivo y el uso prescriptivo del lenguaje, de distinguir entre emisiones lingüísticas asertivas y emisiones lingüísticas prescriptivas, es a través de la dirección de ajuste de las emisiones lingüísticas.
Es decir, las aserciones tienen una dirección de ajuste palabra-a-mundo, las prescripciones tienen una dirección de ajuste mundo-a-palabra. Las aserciones puedan expresar el contenido de creencias, mientras las prescripciones expresan el contenido de deseos.
Expresar el contenido de una creencia es un requisito para que una emisión lingüística sea apta para la verdad. El contenido de un deseo, por el contrario, no trata de representar cómo es el mundo, sino cómo debe ser el mundo. En este sentido, mientras las aserciones son aptas para ser verdaderas o falsas, las prescripciones están en condiciones de ser eficaces o ineficaces; eficaces si el mundo llega a ser de la manera que ellas establecen o infeficaces en el caso contrario.
1.1.3 Normas prescriptivas y normas constitutivas La palabra “norma” suele ir asociada a determinadas pautas de conducta que se consideran obligatorias, prohibidas o permitidas. La palabra “norma” guarda una relación con la palabra “orden”. Pero también guarda una relación con la palabra “regla”.
Georg Henrik von Wirght distingue precisamente las reglas que definen o determinan los movimientos correctos en una actividad determinada, de las prescripciones que son órdenes o permisos dados por alguien desde una posición de autoridad a alguien en una posición de sujeción. Llamaremos a las primeras normas constitutivas y a las segundas normas prescriptivas. No se trata de 2 especies del mismo género. Son dos sentidos diferentes del término “norma”.
El Derecho pretende regular el comportamiento humano y, por ello, las normas prescriptivas ocupan un lugar destacado entre las normas jurídicas.
Pero en el Derecho también hallamos otras disposiciones que no parecen ordenar o permitir nada.
Él añade un tercer e importante tipo de normas en su clasificación, las normas técnicas, que establecen las condiciones necesarias para alcanzar un determinado fin. Las normas técnicas no son ni aserciones ni prescripciones. Las normas técnicas presuponen que algo es (o no es) condición necesaria para otra cosa.
Sin embargo, es difícil concebir la presencia de normas técnicas en el Derecho, puesto que éste no regula el comportamiento diciendo que si se desea conseguir tal cosa, entonces se debe hacer tal otra. Ahora bien, las reglas constitutivas del Derecho pueden funcionar de manera análoga a los enunciados anankásticos (si bien no establecen condiciones necesarias que obedecen a leyes naturales para conseguir un fin, sino que establecen condiciones necesarias para la existencia de determinado resultado institucional).
Von Wright considera que podemos pensar en tres más que presentan afinidades con ellas y que se sitúan así entre estos tres grandes grupos. Se trata de las costumbres, las reglas morales y las reglas ideales.
a) Las costumbres o normas consuetudinarias, según von Wright, se asemejan a las prescripciones en que ejercen una determinada presión normativa en los miembros de una determinada comunidad, aunque se distinguen de ellas en que no son dictadas por autoridad alguna y en que no son promulgadas mediante ningún tipo de signos simbólicos. Se asemejan a las normas constitutivas en que determinan o definen las formas de vida características de una determinada comunidad.
Suele considerarse que el Derecho también contiene normas consuetudinarias. La teoría tradicional de las normas consuetudinarias sostiene que la existencia jurídica de dichas normas requiere de 2 elementos: el elemento externo o usus, que es la existencia de un comportamiento reiterado en algún grupo social, y el elemento interno u opirio iuris, que es la conciencia de que esa es una práctica vinculante u obligatoria.
Las normas consuetudinarias ocupan un lugar marginal en el Derecho contemporáneo. La sugerencia de von Wright podría comprenderse de la siguiente manera: puede haber costumbres que sean órdenes o permisos, normas prescriptivas.
b) Según von Wright, las normas morales se asemejan, por un lado, a las prescripciones y, por otro, a las normas técnicas.
c) Las reglas ideales tienen una relación inmediata no con nuestras acciones, no con el “deber hacer” sino con el “deber ser”.
Las reglas ideales establecen el patrón de excelencia de algo y, en este sentido, se asemejan a las normas constitutivas. Pero también se asemejan a las normas técnicas: esforzarse por un ideal se asemeja a la persecución de un fin.
1.1.4 Acerca de la ontología de las normas Las normas dependen del lenguaje. Es conveniente distinguir entre las oraciones, que son secuencias de símbolos de un lenguaje con significado completo, de las proposiciones, que son el contenido significativo expresado por las oraciones asertivas, es decir, significados aptos para la verdad y la falsedad.
Aplicando estas ideas a las oraciones prescriptivas, podemos decir que tales oraciones expresan normas. Las normas son, de este modo, los contenidos significativos de las formulaciones normativas, aquella que se preserva en la traducción entre oraciones prescriptivas.
Lo que vale para las oraciones prescriptivas, vale también para las formulaciones normativas que expresan normas contitutivas.
1.1.5 Normas y proposiciones normativas (Páginas 70-71) Mientras las normas son el significado de enunciados emitidos a través del uso prescriptivo del lenguaje, no apto para la verdad y la falsedad, las proposiciones normativas son el significado de enunciados emitidos a través del uso asertivo del lenguaje, apto para la verdad.
1.2 Teoría de la norma jurídica 1.2.1 El supuesto de hecho puede ser la descripción de una clase de personas o la descripción de una clase de objetos, o la descripción de una clase de acciones humanas, o puede ser la descripción de un estado de cosas. La consecuencia jurídica puede ser la calificación normativa de una acción humana como obligatoria, prohibida o permitida, o puede ser la atribución de una propiedad institucional a una clase de personas, acciones humanas o estados de cosas.
Las normas prescriptivas correlacionan un supuesto de hecho con una consecuencia jurídica.
En cambio, las normas constitutivas califican determinado supuesto de hecho con una determinada propiedad institucional.
Llamaremos casos a la descripción de personas, objetos, acciones humanas o estado de cosas, presentes en una norma. A las calificaciones normativas de una determinada acción humana la llamaremos soluciones normativas.
Puede decirse que mientras las normas prescriptivas correlacionan un caso con una solución normativa, las normas constitutivas correlacionan un caso con otro caso.
Sólo las normas prescriptivas gobiernan el comportamiento humano, es decir, guían la conducta. Las normas constitutivas contribuyen indirectamente a guiar la conducta.
1.2.2 Casos genéricos y casos individuales Un caso genérico se caracteriza por una propiedad que permite identificar una clase de personas, objetos, acciones o estados de cosas. Un caso individual es una instancia particular de un caso genérico; los casos individuales existen en determinadas coordenadas espaciotemporales.
(Ejemplos en páginas 73 y 74) 1.2.3 Soluciones normativas La consecuencia jurídica de las normas prescriptivas es una solución normativa. Von Wright distingue entre el caràcter de una norma y su contenido. El caràcter de ua norma depende de si la norma se da para que algo deba, pueda o no tenga que ser hecho. Por contenido de una norma se entiende aquella que debe, puede o no tiene que hacerse. El contenido de una prescripción es, en consecuencia, la cosa prescrita (mandada, permitida, prohibida) y la cosa prescrita es, por lo general, una acción humana. Podemos decir que una solución normativa es la descripción de una acción humana modalizada por un caràcter deóntico. Según von Wright el caràcter y el contenido junto con lo que denomina la condición de aplicación, configuran el núcleo normativo de las prescripciones. La condición de aplicación de las normas prescriptivas es aquella condición que ha de darse para que exista oportunidad de hacer aquella que es el contenido de una norma dada. Los casos genéricos que configuran las normas prescriptivas son su condición de aplicación. Puesto que la mayoría de las normas jurídicas pueden expresarse como normas hipotéticas, éstas tienen alguna otra condición además de la que tiene que cumplirse para que exista una oportunidad de hacer aquella que constituye su contenido. En cambio, las normas categóricas son aquellas que su condición de aplicación es la condición que tiene que cumplirse para que exista una oportunidad de hacer aquello que constituye su contenido, y ninguna otra condición.
Según von Wright, las prescripciones están integradas por otros 3 elementos: la autoridad normativa, que es el agente que emite la prescripción, el sujeto normativo, que es el destinatario o destinatarios de la prescripción y la ocasión, que es normalmente la mención de una localización, lugar o lapso de tiempo en que la acción prescrita debe ser realizada.
Existen aún otros 2 elementos que, según von Wright, sin ser componentes de las prescripciones, guardan una relación importante. Se trata de la promulgación, que consiste en la comunicación a los sujetos normativos de las prescripciones de la autoridad normativa, y de la sanción, que consiste en su vocabulario, en la amenaza de castigo, explícita o implícita, para el caso de desobediencia de la norma.
La noción de solución normativa, que incluye el carácter y el contenido de las normas prescriptivas. El contenido es una acción normativa genérica. Esta acción genérica puede estar caracterizada deónticamente como obligatoria, prohibida o permitida. Esta noción de caracteres u operadores deónticos procede del desarrollo contemporáneo de la lógica de normas. Los caracteres modales son la necesidad, la posibilidad y la imposibilidad.
(Páginas 76-80, para entender la lógica) 1.2.4 Acerca de las permisiones jurídicas Las normas de obligación y las normas de prohibición son claros ejemplos de normas prescriptivas: tanto unas como otras guían el comportamiento humano.
A la idea de que las normas permisivas no regulan el comportamiento humano, puede contestarse mediante nuestra definición de eficacia de las normas permisivas (una norma permisiva es eficaz cuando es usada alguna vez en la historia de la norma).
A la idea de que las normas permisivas son equivalentes a la ausencia de prohibiciones, ha de contestarse mediante la distinción entre permiso débil y permiso fuerte. Por un lado, tenemos las permisiones como caracteres deónticos de las normas. Por otro lado, tenemos expresiones permisivas pertenecientes al lenguaje de las proposiciones normativas, y aquí es donde cobra sentido la distinción entre permiso débil y permiso fuerte.
De esta forma, mientras los permisos débiles se refieren a la ausencia de determinadas normas prohibitivas en un cuerpo normativo, los permisos fuertes se refieren a la presencia de determinadas normas permisivas en dicho cuerpo.
Las normas permisivas no son equivalentes a la ausencia de normas prohibitivas, aunque en ausencia de normas prohibitivas podemos afirmar que el comportamiento está permitido en sentido débil.
3. REGLAS DE CAMBIO Reglas primarias, normas prescriptivas de obligación y prohibición dirigidas a los ciudadanos: 1) La falta de certeza.
2) El carácter estático de las reglas.
3) La ineficiencia de la presión social difusa para hacer cumplir las reglas.
(Página 81) Hart considera que los sistemas jurídicos contienen no únicamente reglas primarias, sino también reglas secundarias, reglas que confieren poderes.
Estas reglas secundarias vienen a remediar los defectos de un sistema integrado únicamente por reglas primarias. Frente al defecto de falta de certeza, tenemos la regla de reconocimiento, que especifica alguna característica o características, cuya posesión por una regla es considerada como una indicación indiscutible de que se trata de una regla del grupo.
El remedio para el carácter estático de las reglas se encuentra en las reglas de cambio, mediante las cuales algunos individuos u órganos introducen o eliminan reglas que regulan el comportamiento del grupo. Frente a la ineficiencia de la presión social difusa, surgen las reglas de adjudicación, que permiten determinar, en una forma revestida de autoridad, si en alguna ocasión particular se ha transgredido una regla primaria. Definen tanto los órganos competentes para resolver las controversias, cuanto los procedimientos que han de seguirse para resolverlas.
La introducción y eliminación de normas tiene que ver con lo que Hart denominó reglas de cambio. La introducción de nuevas normas en el Derecho guarda relación con lo que se conoce como normas de competencia y la eliminación de normas guarda relación con el fenómeno de la derogación.
3.1 Las normas de competencia “Normas de competencia”, aquellas normas expresadas por disposiciones que tienen la siguiente estructura: NC: el órgano O, mediante el procedimiento P, puede (o podrá, o está autorizado para, o es ocmpetente para, o tiene la competencia para, etc.) regular la materia M.
Las diversas posiciones pueden agrparse en las 3 siguientes: 1) las normas de competencia son normas prescriptivas de obligación indirectamente formuladas, 2) las normas de competencias son normas permisivas, normas que permiten realizar actos normativos y 3) las normas de competencia son normas constitutivas, normas que califican como válidas las normas dictadas en el ejercicio de la competencia.
3.1.1 Las normas de competencia como normas de obligación indirectamente formuladas Cuando una norma de competencia autoriza a un órgano a crear normas, entonces obliga a los destinatarios de las normas creadas en el ejercicio de la competencia a obedecerlas.
(Página 83) 3.1.2 Las normas de competencia como normas permisivas Las normas de competencia son normas que permiten precisamente el acto de crear normas sobre determinada materia.
Las normas de competencia han de ser caracterizadas así: NC2: está permitido que el órgano O, con el procedimiento P, dicte normas sobre la materia M.
Que el acto de crear normas sea un acto permitido todavía no nos dice si es facultativo o si es obligatorio.
(Página 84) 3.1.3 Las normas de competencia como normas constitutivas.
NC debe ser entendida como NC3: si el órgano O, con el procedimiento P, dicta la norma N sobre la materia M, entonces la norma N es válida.
NC3 equivale a decir que, en el contexto de determinado sistema jurídico, las normas dictadas por el órgano O, con el procedimiento P, sobre la materia M, son normas válidas.
Las normas de competencia no ordenan ni prohíben comportamiento alguno, establecen únicamente las condiciones de validez de otras normas. El Derecho regula su propia creación.
Debemos apreciar la importancia de tales normas para comprender cómo los sistemas jurídicos cambian, cómo se introducen nuevas normas en los sistemas jurídicos: las normas de competencia ocupan los nodos de las cadenas normativas y permiten comprender cómo funciona la delegación de poderes normativos.
3.2 El mecanismo de la derogación La eliminación de normas en los sistemas jurídicos se conoce con el nombre de derogación.
La forma más obvia de eliminar normas consiste en la introducción de disposiciones derogatorias. Estas disposiciones suelen tener la siguiente forma: DD: queda derogada la norma N.
La introducción de una disposición derogatoria tiene como resultado la eliminación de las normas objeto de derogación del sistema.
Las normas derogatorias parecen mejor caracterizadas como normas constitutivas.
Derogación expresa: derogación como resultado de la existencia de determinadas disposiciones derogatorias. Cuando la disposición derogatoria identifica clara y precisamente las normas objeto de derogación, estamos ante lo que se conoce como disposiciones derogatorias formales o nominadas.
La disposición derogatoria no identifica clara y precisamente las normas objeto de derogación. Se conocen como disposiciones derogatorias materiales o innominadas.
Algunas veces se derogan de manera innominada aquellas normas que regulen determinada materia.
La derogación expresa ha de distinguirse de la derogación tácita, la que ocurre cuando una ley posterior se opone a una ley anterior, sin necesidad de medir la existencia de determinadas disposiciones derogatorias específicas.
La derogación material o innominada por incompatibilidad se asemeja a la derogación expresa.
3 cuestiones referidas al funcionamiento del mecanismo de la derogación como eliminación de normas: a) El primero, guarda relación con la noción de incompatibilidad entre normas. Dado que no disponemos de un solo criterio de incompatibilidad entre normas, el objeto de la derogación puede quedar, en estos casos, indeterminado. La derogación por incompatibilidad puede producir lo que se denomina la indeterminación lógica del sistema.
b) Las declaraciones de inconstitucionalidad de una ley, pronunciadas por el Tribunal Constitucional “expulsan normas del ordenamiento” o a las declaraciones de ilegalidad de un Reglamento pronunciadas por los Tribunales ordinarios.
c) Se ha sugerido alguna vez si existe la posibilidad de eliminar normas por anticipado, de rechazar la introducción de determinadas normas en el sistema jurídico. Algunas normas permisivas tienen también este sentido.
4. REGLAS Y PRINCIPIOS (Página 89) Dichos principios se encuentran positivizados y son aplicables no sólo en defecto de ley y costumbre aplicable al caso.
4.1 Los principios jurídicos como pautas no concluyentes Cabe distinguir entre las normas jurídicas prescriptivas 2 subclases: la clase de las reglas, que tienen establecidas sus condiciones de aplicación de manera cerrada en su supuesto de hecho, y la clase de los principios, que tienen establecidas sus condiciones de aplicación de manera abierta, o bien porque algunas de sus condiciones de aplicación son implícitas o bien porque todas son implícitas. En el caso de las reglas, el supuesto de hecho es una condición suficiente para la aplicación de la consecuencia jurídica; en el caso de los principios, el supuesto de hecho es tan sólo una condición contribuyente, una condición contribuyente es una condición necesaria de una condición suficiente, de la aplicación de la consecuencia jurídica.
Una teoría moral tiene que proporcionarnos el mecanismo por el cual es posible pasar de las normas morales que establecen deberes prima facie a las normas morales que establecen deberes concluyentes, deberes, una vez considerados todos los factores relevantes.
Los principios jurídicos son, algunas veces, interpretados como pautas no concluyentes, que pueden entrar en conflicto con otras pautas. En la teoría jurídica, el mecanismo por el cual es posible transitar desde los principios jurídicos, que establecen consecuencias no concluyentes, hasta las consecuencias jurídicas concluyentes, se conoce como ponderación.
(Páginas 90-91) 4.2 Los principios como reglas ideales Los principios establecerían, mediante normas constitutivas, determinadas dimensiones de los estados de cosas ideales, que el mundo debe tener para ser conforme al Derecho.
El estado de cosas ideal regulado por la Constitución española debe ser tal que produzca unas condiciones favorables para el progreso social y económico, que permita disfrutar a todos de un medio ambiente adecuado y que se respete la libertad de información y el derecho a la intimidad, por ejemplo.
Las reglas ideales han de ser complementadas por mecanismos que establezcan el grado aceptable en el que esas condiciones han de darse y eliminen los conflictos, de manera que también en este caso es necesaria la ponderación.
De estas reglas ideales puede surgir un tipo de normas técnicas que señalan qué medidas deben adoptarse para aproximarse al ideal. Los principios jurídicos son mandatos de optimización: obligan a hacer aquella que es necesario para que los estados de cosas ideales se realicen en la mayor medida posible.
Los principios jurídicos no son normas detalladas y necesitan ser complementadas por normas de detalle. Los principios jurídicos apelan a las razones que justifican tener una u otra determinada regulación. Configuran algo como la identidad del objeto del que se predican. Los principios jurídicos de un ordenamiento configuran la identidad material de dicho ordenamiento.
...