Tema 2. Privacidad y territorialidad (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Psicología - 3º curso
Asignatura Psicologia Ambiental
Año del apunte 2015
Páginas 9
Fecha de subida 22/07/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Psicología Ambiental • Teoría del hábitat o estética de la supervivencia (J.
Appleton): se muestra una mayor preferencia por los paisajes en los que hay más indicios de vida frente a los paisajes que no tienen indicios de vida (hipótesis de la biofilia). El origen de este juicio no es cultural, sino filogenético. Las hipótesis derivadas son la filofilia (preferencia por la vegetación) y la hidrofilia (preferencia por el agua).
• Perspectiva de la panorámica-refugio: además del contenido, lo que genera el atractivo de un paisaje es su forma. Una especie frágil como la humana ha sobrevivido porque ha podido anticipar los peligros; por tanto, es muy importante elegir sitios altos para vigilar y los espacios cerrados para refugiarnos o no ser vistos. Según esta teoría, el juicio estético está vinculado a la filogenia, no a la ontogenia. A diferencia de Berlyne, esta teoría tiene en cuenta la descripción ecológica del paisaje.
Tema 2. Privacidad y territorialidad 1.
Introducción al concepto de privacidad La privacidad (privacy) es una necesidad importante para el ser humano y, como tal, aparece explícita o implícitamente en gran parte de nuestro comportamiento. Inicialmente, pueden considerarse dos acepciones comúnmente aceptadas y utilizadas del término privacidad: la privacidad puede referirse a la idea de estar solo, alejado físicamente de otras personas o grupos, pero por otra parte, se considera una situación de privacidad cuando la persona o el grupo puede regular efectivamente la información que ofrece ante los otros. Así, la definición más aceptada de privacidad es la ofrecida por Irwin Altman, quien la define como “el control selectivo del acceso a uno mismo o al grupo al que uno pertenece. Así, el autor captura los dos aspectos esenciales de la privacidad: el control selectivo de la interacción social y de la información ofrecida a los otros (sin que ello implique necesariamente aislamiento y reserva, respectivamente).
Así pues, desde la Psicología Ambiental, es necesario referirse a la privacidad como la capacidad de la persona o grupo de personas de regular o controlar selectivamente la cantidad e intensidad de contactos o interacciones sociales en un contexto socio-ambiental determinado, así como el flujo de información que se produce en tales interacciones, todo ello en función de las necesidades concretas de la persona o grupo de relacionarse con el mundo social en un momento y situación determinados.
2.
Dimensiones de la privacidad En este punto es necesario referirse a los estudios pioneros de Alan Westin (1967), quien propone 4 dimensiones de la privacidad: soledad, intimidad, anonimato y reserva. A partir de diversos procedimientos de análisis factorial, Pedersen completa la tipología de Westin y la amplía a 6 dimensiones.
• Se refieren al control de la interacción por parte de la persona • Guardan relación con la capacidad de controlar selectivamente la información en situación de interacción La intimidad es una forma de privacidad que toma como referencia no a la persona sino al grupo, cuyos miembros tratan de llevar al máximo sus relaciones personales y el flujo de información que se deriva de esta relación 3.
• • • • Soledad: se refiere a la acepción directa de “estar solo”, es decir, estar en una situación donde el resto de la gente no puede acceder a lo que haces o dices.
Aislamiento: es similar a la soledad, y se refiere a alejarse de los otros para obtener privacidad. Sin embargo, mientras aislamiento implica irse lejos de la gente para estar solo, soledad significa encontrarse solo en una situación donde existe gente alrededor.
Anonimato: se refiere a involucrarse en una situación social determinada pero sin permitir ser identificado, es decir, pasando inadvertido entre la multitud.
Reserva: se refiere a controlar informaciones de carácter personal en una interacción social, especialmente si nos relacionamos con extraños.
Intimidad con la familia: estar solo con la familia y con exclusión de otra gente. Generalmente, la Navidad es un buen momento para desarrollar este tipo de interacciones.
Intimidad con los amigos: igual que con la familia, pero en este caso referido al grupo de amigos.
Funciones de la privacidad Tanto un tipo de intimidad como otro pretenden la reducción del contacto con el exogrupo a partir del incremento de la interacción endogrupal Página | 9 Psicología Ambiental Volviendo una vez más al trabajo de Westin (1967), 4 son las funciones principales que para el autor cumple la privacidad: comunicación limitada y protegida en una situación de interacción, sentimiento de control o autonomía personal, sentimiento de identidad y liberación de emociones. Sin embargo, conviene abordar la cuestión desde una óptica más comprehensiva, distinguiendo, para empezar, 2 funciones principales de la privacidad: su incidencia en la regulación de los complejos procesos de interacción y organización social, y su participación en el establecimiento de la identidad personal y/o grupal.
Ø Interacción y organización social En relación con este punto, tres son las principales contribuciones de la privacidad: • Regulación de la interacción. Altman (1975) destaca que una de las funciones psicológicas de la privacidad es regular la interacción entre una persona o grupo y su mundo social. Esta regulación permite la planificación de la interacción, el análisis de las estrategias más idóneas para llevarla a cabo y la evaluación de ésta a medida que se desarrolla. Uno de los principales objetivos a alcanzar es la regulación de los límites en los que la interacción se da.
• Gestión de la información. Uno de los aspectos cruciales de la privacidad es el control de la información — tanto la ofrecida como la recibida— entre las personas. Este aspecto implica el establecimiento de una comunicación limitada y protegida, en un determinado grado, en una situación de interacción. Es decir, se trata de la regulación en la divulgación de información personal (sea individual o grupal) hacia otras personas. Implícita en esta idea, se encuentra la capacidad que ofrece la privacidad de establecer vínculos de confianza con otras personas, a la vez que la no revelación de información permite establecer una adecuada distancia psicológica con respecto a los demás.
• Orden y estructura grupal. Otra de las funciones de la privacidad es proporcionar a las personas recursos para poderse mantener dentro de estructuras grupales imprescindibles para su desarrollo. Así, la posibilidad de adquirir satisfactoriamente privacidad puede ser fundamental para mantener relaciones grupales necesarias pero, a veces, conflictivas, como pueden ser, por ejemplo, las tensiones habituales en una relación de pareja. A su vez, la privacidad permite la liberación de las emociones, la posibilidad de adquirir confianza en uno mismo y en los otros a través del ensayo de estrategias sociales, o la posibilidad de recomposición y reparación —sea de la persona o del grupo— cuando ha habido algún “daño” provocado por alguna experiencia social negativa.
Por otra parte, las distintas posibilidades de conseguir privacidad contribuyen a mantener las diferencias de estatus social propias de las estructuras y funcionamiento grupal. En este sentido, varios autores hacen notar cómo el estatus socio-económico mantiene una función directamente proporcional con la adquisición de privacidad. En otras palabras, la privacidad se puede “comprar”, como lo demuestra la posibilidad de estar solo en una habitación de una clínica privada.
Ø Identidad personal y grupal Si desde la Psicología Social se contempla la identidad como un conjunto de informaciones, sentimientos y creencias sobre nosotros mismos, que se configuran a través de nuestra interacción con los demás, entonces los mecanismos reguladores de tal interacción resultan decisivos para mostrar y mostrarnos quiénes somos. En este sentido, Foddy y Finighan (1980) defienden la privacidad como un vehículo para definir y mantener la identidad. Tres aspectos son claves en este punto, y en ellos encontramos otras funciones de la privacidad: • Autoidentidad. Para Altman (1975), ésta es una de las funciones principales de la privacidad, ya que de ella dependen en gran medida el resto. Efectivamente, la función psicológica que permite a la persona establecer un sentido de identidad personal, autodefinirse y auto-posicionarse con respecto a su mundo sociofísico resulta clave para el desarrollo de la interacción social con otras personas, enfrentarse efectivamente a ese mundo y, a su vez, para desarrollarse como persona inserta en él.
• Auto-evaluación. La autoidentidad depende en buena parte de la capacidad de la persona para autoevaluarse. Para Altman (1975) este elemento cumple una función de relación entre el yo y los otros, al permitir “estar entre bastidores” para ensayar y evaluar nuevas conductas sociales, sea como repertorio o para recomponer el self ante un daño social sufrido.
• Autonomía personal. De lo que se está hablando es de la posibilidad que ofrece la privacidad de garantizar la autonomía de las personas en su relación con el resto. Pero esta idea se recoge mejor al hablar de libertad de elección de la persona en su relación con el medio como concepto clave para entender Página | 10 Psicología Ambiental la privacidad. En el trasfondo de este desarrollo se encuentra una concepción del ser humano como organismo cognoscente y dirigido a una meta, que satisface sus necesidades a través de interacciones e intercambios con su medio socio-físico, tratando de organizarlo de modo que aumente al máximo su capacidad de elección en él.
Aunque la mayoría de los autores se refieren a la función de la identidad personal desde una perspectiva individual, no es menos cierto que la privacidad también cumple una función en relación con la identidad grupal o social (ej.: autodefinición, autoevaluación o autonomía grupales).
4.
Enfoques teóricos sobre la privacidad Ø Modelo de privacidad de Altman En primer lugar, Altman no propone únicamente una teoría de la privacidad, sino que se trata de una perspectiva teórica más amplia acerca de la interacción social. En segundo lugar, supera la tradicional concepción de privacidad como aislamiento o reclusión. Altman entiende la privacidad como un proceso dialéctico y tridimensional.
• Privacidad como proceso dialéctico. Altman pone especial énfasis en el proceso dialéctico que se establece entre la persona, sus necesidades y expectativas y el contexto socioambiental en el que ésta se encuentra inmersa, en un momento determinado y en unas circunstancias de interacción concretas. Así, el nivel de privacidad para una persona en un determinado momento y contexto es evaluado en función del nivel deseado de interacción con otras personas. El carácter sistémico del modelo conlleva entender el proceso en términos de equilibrio entre la privacidad deseada y la realmente obtenida.
En este sentido, uno de los conceptos clave en este proceso dialéctico es el de acceso del yo a los otros. La privacidad es, pues, tanto una evitación de la interacción no deseada como una búsqueda de la interacción deseada, superando así la idea de privacidad como equivalente a exclusión o aislamiento.
• Privacidad como proceso tridimensional. Gifford (2007) recoge el modelo teórico de privacidad de Altman (1977) como un proceso tridimensional referido al control o regulación de límites, el grado óptimo de acceso de la persona a los demás y los múltiples instrumentos utilizados para lograr una privacidad efectiva.
o Proceso de control o regulación de límites. Las personas no buscan únicamente la exclusión de los otros, sino que también se encuentran buscando a otras personas para entablar interacciones. La privacidad, pues, supone un proceso de regulación de límites por medio del cual se gestiona la cantidad y calidad de la interacción que se dirige a otras personas, así como la que se recibe de ellas.
o Proceso de optimización. Altman entiene que el objetivo último de la privacidad es alcanzar un nivel óptimo de acceso al self, pudiendo estar solo o en compañía cuando y como uno quiera o necesite. Para cada situación, una persona establece el grado que considera óptimo de acceso de su yo a los otros.
o Proceso multi-instrumental. Los mecanismos por los cuales puede obtenerse privacidad son múltiples e incluyen aspectos culturales, sociales, personales o ambientales.
Existen cuatro tipos de mecanismos que permiten la consecución de privacidad. Los mecanismos verbales como el propio contenido verbal, la pronunciación, la entonación, etc., sirven para expresar discrepancias entre la privacidad real y la deseada. En cuanto a los mecanismos no verbales cabe destacar la postura del cuerpo, la expresión facial o el contacto visual como formas de comunicar inclusión, exclusión, acercamiento o evitación de otras personas.
Los mecanismos ambientales incluyen el tipo de vestimenta y adornos, el espacio personal mantenido durante la interacción y elementos espaciales relacionados con la demarcación y defensa de un determinado entorno. Por último, los mecanismos socioculturales incluyen a buena parte de los anteriores y se refieren a aquellas normas sociales y modos culturalmente aprendidos y aceptados de regular la interacción.
En cualquier caso, una de las ideas centrales del modelo de privacidad de Altman es la de que las personas utilizan múltiples mecanismos psico-socio-ambientales para buscar y conseguir un equilibrio aceptable y efectivo entre la privacidad deseada y la privacidad obtenida. Cuando la primera es claramente superior a la segunda se produce una percepción de hacinamiento o invasión, mientras que cuando la privacidad obtenida es superior a la deseada se produce una situación de aislamiento social. Tanto una situación como otra pueden re-equilibrarse modificando bien los mecanismos de control interpersonal o bien los propios niveles de privacidad deseada o real.
Evidentemente, el modelo de Altman no ha estado exento de críticas: • • La idea de equilibrio es ambigua, ya que puede entenderse como algo estático o como un proceso en constante evolución y redefinición, un instrumento para el desarrollo personal a través de la interacción con los demás.
La mayoría de los conceptos del modelo están formulados de manera poco precisa y hasta inexacta.
Página | 11 Psicología Ambiental • Ø Altman no tiene en cuenta que el proceso de privacidad va más allá de la situación en interacción concreta.
Privacidad, cultura y desarrollo vital La necesidad de privacidad se encuentra presente en los miembros de cualquier cultura, aunque en cada una de ellas su regulación tome formas sumamente diferenciadas (ej.: en unos casos la regulación vendrá más fuertemente determinada por disposiciones espaciales, en otros por pautas culturales o normas sociales, etc.). En definitiva, diferentes culturas tienen diferentes pautas y formas de privacidad.
Ø Privacidad y medio físico Archea (1977) entiende la privacidad básicamente como un proceso de distribución de la información, siendo la regulación del acceso visual (capacidad para inspeccionar el entorno inmediato) y de la exposición visual (capacidad de exponerse a la vista de otros) dos elementos clave en la relación entre disposiciones ambientales y obtención de privacidad. Por otra parte, el espacio puede diferenciarse en función del grado de privacidad que, potencialmente, puede ofrecer. Así, Zimring (1982) realizó la clásica distinción entre espacios privados, que permiten un alto grado de privacidad, espacios semi-privados o semi-públicos (ej.: pasillos, salas de espera, etc.) y espacios públicos.
Partiendo de estas ideas, numerosos estudios han analizado la relación entre las disposiciones físico-arquitectónicas, la posibilidad de obtener privacidad y las consecuencias psicológicas que se derivan de ello. Así, en relación con la vivienda se ha estudiado la separación entre vecinos como variable predictora de la preferencia residencial, el llamado gradiente de privacidad. La conclusión general es que una adecuada distribución de la vivienda ha de permitir cubrir las necesidades de privacidad de sus distintos ocupantes.
5.
Introducción al concepto de territorialidad Para Altman (1970, 1975), la territorialidad es un patrón de conducta asociado con la posesión u ocupación de un lugar o área geográfica por parte de un individuo o grupo, que implican la personalización y la defensa contra invasiones.
Con la intención de ofrecer una definición de territorialidad que abarque la mayoría de aspectos, Gifford (2007) la define como un patrón de conductas y actitudes sostenido por un individuo o grupo, basado en el control percibido, intencional o real de un espacio físico definible, objeto o idea, y que puede conllevar la ocupación habitual, la defensa, la personalización y la señalización de éste.
Ø Territorialidad y privacidad La territorialidad puede ser también entendida en relación directa con la privacidad. Desde esta perspectiva, la territorialidad es un mecanismo para conseguir el grado de privacidad deseado, pero no el único. Por otro lado, la territorialidad se halla asociada con la posesión u ocupación de un lugar o área geográfica por parte de un individuo o un grupo. La posesión de un territorio supone, entre otras cosas, preservar y regular el grado de privacidad. De esta forma, la privacidad, entendida desde la territorialidad, es un objetivo que se consigue con la posesión u ocupación de un territorio.
Si en la privacidad el énfasis recae en el control del acceso a uno mismo, en la territorialidad es el espacio físico el elemento que es enfatizado, ya que por lo general el territorio conlleva unos límites que son perceptibles. A diferencia del territorio, la privacidad no conlleva unos límites físicos. Una persona puede sentir una pérdida de privacidad cuando el territorio es invadido, pero la privacidad es el control sobre el acceso, el cual va más allá de límites geográficos, como pueden ser fotografías, rumores, acontecimientos pasados e incluso futuros.
Ø Territorialidad en animales y en seres humanos Una diferencia principal radica en que los límites del territorio (señalización) son marcados con frecuencia por los animales con indicadores físicos, mientras que los seres humanos utilizan señales altamente simbólicas. Por otro lado, aludiendo a la naturaleza reactiva de la territorialidad en los animales, Altman señala que su respuesta es más predictible ante una invasión, mientras que la conducta territorial humana es menos rígida y menos predecible.
Finalmente, en la territorialidad en animales la agresión ocurre con frecuencia entre individuos e incluye una ocupación del territorio. En los seres humanos, la agresión es con frecuencia entre grupos e incluye tanto espacio físico como ideologías. La territorialidad humana se halla influida por factores personales, situacionales y culturales.
6.
Tipos de territorios En este punto existe bastante consenso en la aportación de Altman, quien utiliza el criterio del grado de centralidad o controlabilidad y duración temporal permitida por cada tipo, para elaborar la siguiente clasificación: • Territorios primarios. Aquellos en los que el usuario suele ser una persona o un grupo primario y donde el control es bastante permanente y exclusivo. La importancia psicológica, para sus ocupantes, suele ser muy elevada, además Página | 12 Psicología Ambiental de ser centrales en la vida diaria (ej.: casa, dormitorio, despacho, etc.). Son una extensión del self, de la autoidentidad y de la autoestima. Sus ocupantes suelen establecer marcas claras de los límites del territorio y lo personalizan decorando y poniendo objetos que expresen la identidad, las actitudes y los valores propios.
• Territorios secundarios o semipúblicos. Poseen una significación menor para sus ocupantes y el control es menos permanente y exclusivo, por lo que es probable tener que cambiar, rotar o compartirlo con extraños. Por ejemplo, “nuestra” silla en el aula, una mesa habitual en un bar, etc. Este tipo de territorios están regulados por normas no explícitas e informales.
• Territorios públicos. Son abiertos a todo el mundo; todos los usuarios tienen el mismo derecho a ocuparlo (ej.: calles, trenes, hoteles, etc.). La ocupación es determinada, en general, por el “principio” de “es el que llegó primero”. El derecho de posesión de áreas en territorios púbicos es extremadamente limitado y temporal. Al igual que en los secundarios, existen una serie de normas no explícitas para regular el uso de este tipo de territorios.
Ø Infracciones y defensa del territorio Una característica importante de la territorialidad es la forma de infracción de los diferentes tipos de territorio. La más común es la invasión, lo que significa entrar físicamente en el territorio, normalmente para controlarlo. Pero puede darse el caso de una incursión temporal sin la finalidad tan directa de control. En este caso se trata de la violación del territorio, que puede ser fruto de la ignorancia (ej.: entrar en el lavabo equivocado) o deliberada, con la finalidad de dañar o molestar (ej.: vandalismo). Por último, también existe la contaminación, por la que el infractor, además de ensuciar el territorio, puede provocar algún mal mayor (ej.: una empresa química que deposite sus residuos en un lugar no adecuado).
7.
Funciones de la territorialidad humana Las funciones de la territorialidad, tanto en humanos como en animales básicamente, consisten en la regulación de la organización social y la protección, difiriendo en su forma. Toda una serie de aspectos que se hallan relacionados esencialmente con la supervivencia (ej.: apareamiento, refugio, alimentación, etc.) son más notorias en el caso de los animales, mientras que en el caso de los seres humanos es más flexible, y las funciones que predominan son: Ø Interacción y organización social Los principales aspectos relacionados con esta función se centran en la dominación y el control del territorio, la organización de las actividades cotidianas y la regulación de la agresión.
• Dominación y control. Con frecuencia la territorialidad se ha asociado con la dominación (capacidad para influir), una conducta social que implica ganancia. Edney (1975) sugiere que la territorialidad humana está más vinculada con el control, un concepto más amplio que el de dominación. El control se refiere no solo a la influencia sobre otras personas, sino sobre espacios, ideas y otros recursos del territorio. El control sobre el ambiente, que representa la territorialidad, es conseguido en tres aspectos: o o o Prioridad en el acceso a un área espacial Elección de los tipos de actividad que se darán en esta área Capacidad de resistir el control de otras personas en dicha área La relación entre dominación y territorialidad en seres humanos es menos clara que en los animales, aunque parece que el dominio y la territorialidad se hallan asociados cuando el espacio se considera deseable.
• Organización de actividades cotidianas. En una familia todos sus miembros tienen territorios establecidos (ej.: sillas del comedor, habitaciones), de forma que si no existieran cada uno experimentaría un pequeño caos cada vez que fuera a comer o a dormir. La territorialidad ayuda a las personas a desarrollar un mapa cognitivo de los tipos de conductas esperables en determinados lugares.
• Regulación de la agresión. El establecimiento de señales claras de territorialidad (ej.: vallas en una casa) previenen de posibles invasiones.
Ø Identidad personal y grupal Una de las funciones de la territorialidad humana es la de comunicar y gestionar el sentido de identidad personal, aspecto también atribuible a la identidad grupal. Edney (1976) especifica que el sentido de identidad de grupo puede surgir del hecho de que las personas comparten el mismo lugar, lo que fomenta vínculos sociales.
• La personalización, el apego al lugar y la apropiación. La identidad, en cierto sentido, depende de la habilidad para ocupar y señalizar un territorio como propio (ej.: decorar nuestra habitación). Se trata, en suma, del fenómeno de la personalización, a través del cual se siente más “propio” el territorio y se comunica a los Página | 13 Psicología Ambiental demás quién es uno. La personalización de un territorio puede incrementar los sentimientos de apego a éste y favorecer las impresiones del propio self en los demás. El término de apropiación del espacio es un proceso temporal y dinámico de interacción del individuo con su medio externo. Se trata de un concepto subsidiario del análisis de la conducta territorial, ligado con la ocupación, la pertenencia o el apego y la defensa del lugar.
• 8.
La señalización y el espacio defendible. La señalización, al igual que la personalización, supone una forma de distinguirse de los demás. Pero mientras que la personalización suele referirse más a la decoración de los territorios, la señalización se refiere a la defensa de nuestra afirmación de una parte de un territorio público (ej.: “nuestro” asiento en un cine). Por otro lado, el desarrollo del concepto de espacio defendible ha permitido mostrar diferencias entre territorios en los cuales es menos probable la invasión. Se sugiere que la gente interpreta la presencia de rasgos de espacio defendible y signos territoriales como una disuasión de posibles invasiones. Además, esta identidad del territorio (con una señalización característica y distintiva) supone comunicar a los demás una determinada identidad personal y grupal, relativa, en este caso, a la dimensión de disuadir de posibles invasiones.
Enfoques teóricos de la territorialidad Ø Enfoques sociobiológicos Las teorías socio-biológicas retoman la perspectiva teórica ya expuesta en las aportaciones de autores del campo de la etología, argumentando la base instintiva de la conducta territorial humana y enfatizando la defensa activa de los territorios en su definición.
Ø Enfoques socioculturales Las teorías socio-culturales contemplan la territorialidad como una función del aprendizaje social y de influencias culturales. A diferencia de los socio-biólogos, consideran que la defensa puede ocurrir como una respuesta a la invasión, pero que no forma parte esencial en la definición de territorialidad, y que no siempre se da como consecuencia de una invasión. Desde este enfoque, la territorialidad humana representa una forma de ejercer el control sobre el ambiente social, es un mecanismo de regulación de los límites interpersonales para poder así lograr el nivel deseado de privacidad, es también un mecanismo para aumentar la libertad de elección de las personas y potencia los sentimientos de identidad.
Distancia individual: cantidad de espacio entre dos organismos Distancia de huida: cantidad de espacio entre un individuo y otro que es percibido como amenaza Espacio personal: zona emocionalmente cargada que circunda el cuerpo humano, que la gente considera su espacio y que la intromisión en él causa malestar. Regula la distancia de interacción.
Territorio: espacio geográfico fijo que está delimitado y es defendido por un organismo. Regula quién interactúa.
Espacio corporal Espacio topográfico 9.
Emoción Emoción Espacio personal Territorialidad Espacio personal El espacio personal es un área de fronteras invisibles en la que no deben penetrar intrusos, y de cuya existencia se toma conciencia cuando es traspasado. Las reacciones que tiene una persona cuando su espacio personal es traspasado pueden ser de defensa del espacio personal, de huida y búsqueda de otro espacio o de adaptación al intruso. Entre los caparazones espaciales más conocidos encontramos los límites del cuerpo, el gesto inmediato, nuestra habitación, nuestro apartamento, el barrio, la ciudad, la región y el mundo en el que vivimos.
Página | 14 Psicología Ambiental El espacio personal es variable, pues se ensancha o agranda de acuerdo con las circunstancias, los individuos y el tiempo de interacción. Es decir, que no es una burbuja que nos rodea de forma completamente circular. Es decir, el espacio personal se entiende como un complejo patrón de conductas relacionadas que se ajustan a las circunstancias (distancia personal, contacto visual, posición de la cabeza, orientación del cuerpo, etc.).
Espacio personal Tiende a ser movible Invisible Centrado en la persona Regula la distancia de interacción Ø Ø Territorio Tiende a ser estacionario Visible Centrado en el espacio (casa, edificio, etc.) Regula quien interactúa Funciones del espacio personal • Autoprotección. Amortigua las amenazas físicas y emocionales, controla las agresiones y reduce el estrés.
Además, reduce la sobrecarga estimular (olores, ruidos, expresiones faciales), aumenta la activación (comprensión de la causa), aumenta la libertad de movimientos (capacidad de huida) y regula la agresión entre miembros de la misma especie (la agresión entre miembros de distintas especies es muy poco común).
• Comunicación y regulación de la intimidad. Transmite información sobre el tipo de interacción deseada, pues es un medio para comunicar sentimientos, actitudes y hechos. Además, aumenta la cantidad y el tipo de estimulación, proporciona información sobre el estatus social y regula la privacidad. En función del grado de intimidad, se ajusta el espacio entre los interactuantes.
• Regulación del estrés Resultados de la investigación Situaciones en las que se acepta el espacio personal reducido Hacia personas atractivas Hacia amigos/conocidos Situación cooperativa Hacia personas semejantes En ambientes familiares cohesionados Hacia personas con los ojos cerrados Hacia interlocutores del mismo sexo (femenino) Aspectos disposicionales y actitudinales (extrovertidos) Situaciones en las que NO se acepta el espacio personal reducido Hacia personas con algún estigma Hacia personas que suponen una amenaza o producen ansiedad Ante miradas inapropiadas Ante personas con trastornos mentales Con la edad Hacia interlocutores del mismo sexo (masculino) Hacia personas que trabajen de forma aislada (ordenadores) Hacia personas altas • Atracción. Cuando aumenta la atracción, la distancia personal real y percibida es menor. Las mujeres responden más que los hombres a la atracción haciendo uso de la distancia física.
• Semejanza. Cuando aumenta la semejanza entre los interlocutores, ya sea por la edad, la cultura, la religión, la preferencia sexual o el estatus, el espacio personal se reduce.
¿Por qué se reduce el espacio personal debido a la atracción y la semejanza? Por la anticipación de interacciones más positivas, que conlleva la ausencia de amenazas y, por tanto, facilita la interacción entre las personas.
• Aspectos situacionales. Se ha mostrado que aumenta la distancia interpersonal tras recibir feedback negativo sobre la realización de una tarea, especialmente en mujeres, quienes lo consideran amenaza.
• Aspectos culturales. Es muy conocido que existen culturas de contacto (países del Mediterráneo, países árabes) y culturas de no contacto (norte de Europa, América).
• Aspectos físicos. Se ha mostrado que la capacidad de escape disminuye el espacio personal • Mejora de las condiciones o En la escuela. Los alumnos que se sientan más cerca del profesor y en el centro o en el medio muestran más verbalizaciones y mejor atención en clase.
Página | 15 Psicología Ambiental o En los grupos sociales. Se ha encontrado mayor interacción con las personas que uno tiene en frente.
§ § o Disposición sociópeta, que promueve la relación con los demás Disposición sociófuga, que promueve el distanciamiento de los demás Disposición para sentarse. Preferencia por la ubicación física, en torno a una mesa, en función de diferentes tareas.
§ Mesa rectangular à si el objetivo es mantener una conversación o realizar un trabajo conjunto, la disposición más adecuada sería la de frente a frente o en ángulo. Si el objetivo es cooperar, la disposición correcta sería hombro con hombro, mientras que si el objetivo es la competición, la disposición más adecuada sería frente a frente a lo largo de la mesa.
En una mesa rectangular, los líderes se sientan en el sitio frontal, ya sea por elección personal o porque son elegidos como líderes aquellos que se sientan en esos sitios. Por otro lado, cabe destacar el efecto Steinzor, que consiste en lo siguiente: en un grupo, las personas interactúan más con aquellos sentados en frente que con los que se sientan al lado. Las personas sentadas en los extremos de una mesa reciben más contactos cara a cara, por lo tanto interactúan más, y por ello serán percibidos como líderes en mayor medida que el resto.
§ Mesa redonda à si el objetivo es mantener una conversación o realizar un trabajo conjunto, la disposición más adecuada serían sillas contiguas. Si el objetivo es la competición, la disposición correcta son las sillas diametralmente opuesta, mientras que si el objetivo es llevar a cabo una actividad separada, la disposición más adecuada es una disposición diagonal.
10. Estudio psicológico del hacinamiento Ø Concepto (Stokols, 1975). El hacinamiento es la percepción de alta densidad, que puede estar causado por una real densidad alta o por otros factores. La densidad es una unidad de cómputo entre la cantidad de espacio y la cantidad de personas (under/over-manning). Las dos situaciones más estresantes son el under-manning y el over-manning (más gente de la que el escenario soporta), mientras que el bienestar se encontraría en la situación de optimal-manning. La influencia del hacinamiento depende de que en una especie predomine el comportamiento territorialmente orientado (el hacinamiento tiene una influencia directa sobre el bienestar) o el comportamiento socialmente orientado. Además, depende de la persistencia y duración de la experiencia del hacinamiento.
Ø Efectos del hacinamiento § Registrados en estudios etológicos: se estudia en base a la hipótesis de la existencia de un tamaño óptimo o o Efectos fisiológicos: cambios orgánicos y glandulares Efectos conductuales: cambios en la organización social y en las relaciones sociales (ej.: agresión) § Registrados en humanos: o o Efectos sobre el afecto: generación de afectos negativos hacia las personas del grupo en las que se está produciendo el hacinamiento. En el experimento de Newcomb, la gente reportó mayor hacinamiento en el pasillo grande que en el pasillo pequeño.
Efectos sobre el arousal: mayor hacinamiento, mayor arousal Efectos sobre la salud: LANP (Los Angeles Noise Project) o Efectos sobre la conducta social o v Disminuye la atracción interpersonal: el sufrimiento compartido no necesariamente conlleva una mayor solidaridad v Aumenta el aislamiento v Disminuye la conducta prosocial v Efectos sobre la agresión (diversidad de hipótesis): sabemos que el hacinamiento, por todos los efectos que tiene sobre la conducta social, puede generar agresión. Pero no es un factor determinante. Según la hipótesis de frustración-agresión, el hacinamiento es una variable moderadora: la frustración en (NO) condición de hacinamiento aumenta (DISMINUYE) la probabilidad de la conducta agresiva.
Ø Modelos teóricos Página | 16 Psicología Ambiental Teoría Antecedente Modelo de sobrecarga Activación Restricción conductual Acción necesaria Psico-ecológico territorial Reducción de recursos Efectos Confusión Fatiga Reactancia Transgresión Competitividad Marginalización Reacción Huida Aislamiento Huida Defensa Restricción conductual: la situación de hacinamiento te obliga a hacer algo que tú no quieres hacer o no te deja hacer algo que tú quieres hacer (acción necesaria). Los efectos son sentimientos de reactancia o la transgresión de las normas. La única posibilidad es la huida.
Psico-ecológico territorial: el espacio es un recurso más. Efectos: competitividad, hostilidad, marginalización, etc.
Ø Criterios de medida del hacinamiento § Mediciones objetivas: personas por habitación, habitaciones por vivienda, viviendas por estructuras, estructuras por área, etc.
§ Mediciones subjetivas: interferencias, falta de intimidad, satisfacción residencial, autocontrol, etc.
Interior Tipologías del hacinamiento Ø Exterior Bajo Alto Bajo Suburbios Área rural Alto Zona residencial Guetos urbanos Metodología de la investigación § Correlacionales, utilizando datos censales de la estructura física y la estructura social (“patologías” sociales) o o o Un estudio en Honolulu (Schmitt, 1957) encuentra correlaciones entre alta densidad y tasa de mortalidad infantil, suicidio, delincuencia juvenil y tuberculosis.
Un estudio en Holanda de Levy y Herzog (1974) encuentra correlaciones entre hacinamiento y delincuencia juvenil, atracos y la tasa de madres solteras.
Un estudio realizado en Hong-Kong detecta sentimientos de hostilidad con los ocupantes del mismo espacio (interior) cuando éstos no tienen una relación familiar entre sí. De todos los indicadores objetivos, el que predice hacinamiento es número de personas por habitación.
§ Experimentales, analizando los efectos de la alta densidad en parámetros de comportamiento, como el rendimiento, la indefensión, etc.
Ø Evidencias registradas en la investigación § Vivir en condiciones de alta densidad actúa como un agente estresor. La relación no es automático, por lo que depende, al menos, de tres parámetros: los tipos de relación pre-existentes, la disminución del control y las estrategias de coping y de adaptación. La explicación psicológica de estos efectos es porque la experiencia de alta densidad actúa como un factor de sobre-estimulación, un elemento de restricción conductual (menos posibilidad de elección), un factor de interferencia y disminuye el sentimiento de control.
§ El hacinamiento actúa como factor de sobrecarga. Algunos estudios (como el de Saegert, por ejemplo) muestran que, en condiciones de aislamiento, los individuos manifiestan que: o o o Han concentrado su atención en los estímulos priorizados Han limitado sus posibilidades y opciones Tienen más problemas para construir una imagen completa del escenario § Los efectos negativos se amplifican por la confluencia del hacinamiento con otras condiciones socialmente patológicas, particularmente la pobreza.
o o o La densidad interior tiene efectos más negativos que la densidad exterior El hacinamiento debe analizarse más como un desencadenante de un proceso patológico que como una variable determinante de consecuencias específicas.
La experiencia de alta densidad remite a la presencia no deseada de otros. Con frecuencia, conduce a situaciones de aislamiento patológico y a patrones generalizados de indefensión.
Página | 17 ...

Tags:
Comprar Previsualizar