Tema 17 (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 2

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I   Tema  17:  La  culpabilidad   Planteamiento  del  problema  y  relación  con  el  injusto.   La   culpabilidad   constituye   una   de   las   categorías   fundamentales   de   la   teoría   del   delito.  En  el  Derecho  penal,  se  considera  que  mientras  que  el  injusto  o  antijuricidad   es   una   característica   impersonal   del   hecho,   que   se   funda   en   su   oposición   al   Derecho,  la  culpabilidad  es  prima   facie  la  posibilidad  de  atribuir  y  responsabilizar   de   ese   hecho   a   una   persona   concreta.   La   culpabilidad   encuentra   un   contenido   en   aquellas  condiciones  necesarias  para  que  pueda  declararse  un  juicio  personalizado   de   reproche   individual   sobre   el   hecho.   Algunos   autores   utilizan,   para   referirse   a   este   juicio   de   atribución   personalizada   de   un   hecho   injusto   típico   a   su   autor,   la   expresión  de  imputación  subjetiva.     La   doctrina   coincide   en   dos   aspectos   limitadores   de   la   culpabilidad   penal,   que   históricamente   se   han   erigido   en   garantías   de   un   sistema   penal   que   se   precie   de   cumplir  con  los  mínimos  necesarios  para  una  legitimación  democrática:   - Sólo   es   admisible   una   culpabilidad   por   el   hecho,   y   no   cabe   una   culpabilidad   por   el   ánimo   o   por   cualquier   otro   elemento   de   juicio   ajeno   al   hombre   en   cuanto  protagonista  del  hecho  concreto  que  se  está  valorando  y  juzgando.   - El   concepto   penal   de   culpabilidad   se   nutre   con   criterios   jurídicos,   y   no   morales.   La   culpabilidad   penal   no   puede   convertirse   en   un   mero   sentimiento  ético  o  psicológico.     La  evolución  de  las  teorías  de  la  culpabilidad.   El   contenido   que   la   doctrina   asigna   a   la   culpabilidad   ha   operado   una   profunda   evolución   desde   el   siglo   XIX.   En   la   actualidad,   puede   constatarse   un   reconocimiento  mayoritario  de  que  se  trata  de  un  concepto  en  crisis  en  cuanto  a  su   fundamento  material  y  elementos  que  lo  integran.     Concepción  psicológica   La   doctrina   psicológica   no   contempla   la   culpabilidad   como   un   juicio   con   entidad   propia.   Para   las   tesis   causalistas,   la   culpabilidad   constituye   el   aspecto   interno   de   la   causalidad,  dolo  y  culpa  constituyen  los  dos  ejes  del  nexo  psíquico  entre  acción  y   resultado   en   el   delito.   Conforme   a   la   doctrina   psicológica,   una   persona   será   culpable   en   cuanto   que   el   hecho   realizado   le   pueda   ser   imputado   a   título   de   dolo   o   a  título  de  culpa.     La  larga  permanencia  en  el  tiempo  de  la  doctrina  psicológica  de  la  culpabilidad  se   explica   por   su   correspondencia   con   la   teoría   jurídica   del   delito   que   conceptuaba   el   tipo  como  una  fórmula  estrictamente  objetiva  y  descriptiva,  y  ubicaba  lo  subjetivo   en   la   culpabilidad.   La   vinculación   subjetiva   entre   el   autor   y   la   realización   de   esa   conducta   objetiva   era   la   culpabilidad,     que   contenía   lo   referente   a   la   actitud   o   conciencia  y  voluntad  que  existía  entre  el  autor  y  su  hecho.       1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I   La  doctrina  psicológica  de  la  culpabilidad  restringía  el  fundamento  personal  de  la   intervención   penal   al   vínculo   subjetivo   entre   autor   y   hecho.   Se   debe   tener   en   cuenta:   - La   afirmación   de   que   alguien   había   actuado   dolosamente   se   basaba   normalmente   en   que   la   conducta   había   sido   realizada   voluntariamente   y   con   conciencia   de   su   ilicitud.   La   culpa   se   tenía   que   medir   usando   un   parámetro   comparativo   (culpa   leve,   grave   y   muy   grave)   de   referencia   con   las  demás  personas.   - El   principio   ignoranto   legis   non   excusat:   imprescindible   para   garantizar   el   orden  social  y  la  credibilidad  del  sistema  jurídico,  no  admitía  excepciones.   Su   contrapartida   era   evitar   el   abuso   de   leyes   penales,   fortaleciendo   el   principio   de   extrema   ratio,   de   tal   manera   que   solo   fueran   constitutivas   de   delito   conductas   que   con   facilidad   se   pudieran,   estimar,   por   cualquier   persona   normal,   como   criminosas.   Si   se   cumplía   con   esta   premisa,   perdía   sentido   la   necesidad   de   admitir   casos   relevantes   de   desconocimiento   del   Derecho,   que   en   la   actualidad   pueden   ubicarse   en   el   error   de   prohibición   como   causa   de   exclusión   de   la   culpabilidad.   Esta   conceptuación   de   la   culpabilidad   mostraba   sus   carencias   por   su   incapacidad   para   explicar   el   carácter   y   contenido   esencialmente   normativo   de   los   delitos   imprudentes,   algo   más   que   resultados   fruto   de   la   culpa,   o   aquellas   causas   de   exclusión   de   la   culpabilidad   que   son   comparables   con   que   el   autor   haya   obrado   técnicamente   con   dolo.     El   presupuesto   ideológico   de   la   concepción   psicológica   fue   la   libertad   del   hombre   (libre   albedrío)   y   su   capacidad   intelectual  para  comprender  el  sentido  de  sus  actos.     Concepción  normativa  de  la  culpabilidad.   La   evolución   de   la   teoría   dogmática   de   la   culpabilidad   presenta,   en   un   segundo   estadio,  el  de  la  concepción  normativa  de  la  culpabilidad,  que  supone  la  conversión   normativa   de   este   elemento   de   la   teoría   del   delito   y   que   sigue   estando   vigente   como   doctrina   actualmente.   La   doctrina   normativa   encuentra   en   el   juicio   de   reproche   y   en   la   exigibilidad   de   obrar   conforme   a   Derecho   la   esencia   de   la   culpabilidad.   El   neokantismo   no   supuso   una   superación   del   concepto   clásico   causalista   del   delito;   el   dolo   y   la   culpa   cohabitaban   en   el   contenido   de   la   culpabilidad   con   los   nuevos   elementos   antecitados   de   base   normativa.   Se   trataba   tan   solo   de   una   revisión   valorativa   de   la   anterior   pura   concepción   psicológica   sobre   la   culpabilidad.     La   concepción   psicológica   de   la   culpabilidad   entrañaba   limitaciones   técnicas   importantes:  no  servía  para  explicar  la  razón  de  la  absolución  en  ciertos  casos  del   comportamiento  doloso,  y  era  insatisfactoria  en  orden  a  basar  la  razón  del  castigo   del   delito   imprudente.   La   dimensión   más   importante   de   la   cuestión   radica   en   los   términos   de   exigibilidad   y   reproche,   elementos   nuevos   que   daban   entrada,   en   el   Derecho   penal,   a   un   planteamiento   que   sometía   la   ordenación   jurídica   a   una   función  social  y  dinámica.     En   las   bases   ideológicas   de   los   promotores   de   la   concepción   normativa   de   la   culpabilidad   se   situaba   la   necesidad   de   reconocer   un   substrato   sociológico   al     2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I   Derecho,   y   un   fundamento   ético   necesario   a   todos   los   principios   jurídicos.   Los   conceptos  jurídicos  debían  ser  necesaria  expresión  de  un  valor  cultural.     Concepción  normativa  pura.   El  siguiente  paso  consistió  en  cuestionar  que  en  un  mismo  elemento  del  delito,  la   culpabilidad,   pudieran   coexistir   aspectos   psicológicos   y   aspectos   normativos.   Se   negó  que  el  juicio  de  culpabilidad  consistiera  a  la  vez  en  la  valoración  de  la  relación   psicológica   entre   el   autor   y   su   hecho   y,   simultáneamente,   en   la   exigibilidad   de   conducta   adecuada   a   la   norma.   Esa   fue   la   aportación   histórica   del   finalismo:   la   concepción  normativa  pura  de  la  culpabilidad.     El   dolo   y     la   culpa   pasan   a   constituir   elementos   de   lo   injusto,   quedando   para   la   culpabilidad   un   contenido   normativo   stricto  sensu:   las   condiciones   necesarias   para   la   atribuibilidad   del   hecho   a   su   autor.   Hay   que   tener   en   cuenta   que   está   purificación  del  concepto  de  culpabilidad,  que  se  transforma  en  un  juicio  sobre  el   autor  y  su  hecho,  coincide  con  la  paralela  evolución  de  la  teoría  de  la  acción  y  del   tipo  que  condujo  a  la  idea  actual  de  que  dolo  y  culpa  son  componentes  subjetivos   de  lo  injusto  y  por  ello  han  de  pertenecer  al  tipo  de  delito.     No   sería   correcto   entender   que,   con   la   concepción   normativa   pura,   el   dolo   y   la   culpa  dejan  de  tener  relevancia  para  la  culpabilidad.   Las   bases   del   juicio   de   culpabilidad   difieren   entre   el   acto   doloso   y   el   culposo,   si   bien  dolo  y  culpa  no  son  simples  formas  de  la  culpabilidad  sino  partes  del  injusto,   la   culpabilidad   se   produce   de   manera   diversa   para   el   dolo   y   la   culpa   respectivamente.     Otras  doctrinas  sobre  la  culpabilidad.   No  han  alcanzado  una  vigencia  doctrinal  extendida  o  mayoritaria.   - Concepción  sintomática  de  la  culpabilidad:   ve   en   ella   la   manifestación   de     un   síntoma   de   desprecio   al   Derecho,   revelado   por   el   autor   con   el   acto   que   se   enjuicia.  Esta  manera  de  entender  la  culpabilidad  tuvo  su  continuación  con   la  llamada  teoría  de  los  tipos  de  autor,  según  la  cual  las  figuras  delictivas  no   deberían  ir  referidas  a  cualquier  sujeto  que  realizara  el  acto  previsto,  sino  a   aquellos   que   tal   hicieran,   demostrando   su   pertenencia   a   una   categoría   jurídico-­‐criminológica  preestablecida.   - Escuela   de   Kiel:   fundieron   prácticamente   los   conceptos   de   antijuricidad   y   culpabilidad.   A   la   antijuricidad   la   despojaron   de   toda   referencia   al   bien   jurídico,   centrando   su   esencia   en   la   infracción   de   un   deber   de   obediencia   al   Estado.   La   culpabilidad,   prácticamente   desaparecida   como   elemento   del   delito,   consistía   en   la   infracción   de   ese   deber:   la   esencia   del   injusto   era   el   deber;  la  culpabilidad  nacía  de  su  voluntaria  infracción.   - La  tesis  de  la  culpabilidad  por  el  carácter  o  por  el  modo  de  vida:   entrañan   una   impregnación   clara   de   la   idea   de   peligrosidad,   sin   perjuicio   de   que   esta   tenga   bases   científicas   tan   débiles   como   la   culpabilidad;   la   peligrosidad   se   invoca  para  saltar  las  barreras  garantistas  de  la  culpabilidad  y  fundamentar   la  intervención  represiva  en  otras  razones  teóricas.   - La   tesis   defendida   por   Jakobs:   según   Jakobs   las   leyes   penales   persiguen   motivar  a  las  personas  en  pro  de  evitar  las  conductas  delictivas  (prevención     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I   - general),  y  por  tanto,  la  culpabilidad  expresa  un  defecto  de  motivación.  Las   teorías   de   la   motivación  sustituyen  la  libertad  de  comprender  y  decidir  por   la  capacidad  de  ser  motivado  por  la  norma   La  teoría  de  la  fundamentación  material  de  la  culpabilidad:   en   esta   tesis,   la   exigibilidad  y  el  reproche  se  ven  sustituidos  por  un  análisis  sociológico,  en   cuya  virtud  el  sujeto  autor  de  un  hecho,  frustra    una  expectativa  que  sobre   su  conducta  posible  había  elaborado  la  sociedad.       Posiciones  críticas  respecto  a  la  culpabilidad.   Es   difícil   precisar   que   es   exactamente   la   culpabilidad,   aunque   puede   aceptarse   que   en   su   mayor   parte,   las   distintas   opiniones   parten   de   la   llamada   concepción   normativa   pura,   asumida   por   diversos   sistemas   doctrinales,   además   de   por   los   finalistas.   Así,   está   ampliamente   extendida   la   opinión   de   que   dolo   y   culpa   se   entienden   mejor   como   elementos   configuradores   de   la   dimensión   subjetiva   del   tipo  de  injusto.     Existe   unanimidad   de   opiniones   acerca   de   que   para   poder   declarar   a   alguien   como   responsable   de   un   delito   e   imponerle   un   castigo   es   preciso   que   sea   posible   atribuirle  o  imputarle  personalmente  el  hecho  típico  y  antijurídico.     Es   una   conquista   del   Estado   de   Derecho   el   explicar   la   institución     jurídica   de   la   culpabilidad   sólo   desde   un   punto   de   vista   jurídico,   renunciando   a   explicaciones   morales,  filosóficas,  psicológicas  y  políticas.     Elementos   de   la   culpabilidad   que   deben   estar   presentes   para   la   atribución   de   un   hecho  típico  y  antijurídico:   - La  culpabilidad  solamente  puede  plantearse  respecto  de  sujetos  imputables   que   han   realizado   un   acto   típico,   antijurídico   y   no   justificado.   Hubieran   podido  evitar  libremente  tal  acto.  El  poder  comportarse  de  acuerdo  con  lo   que  la  sociedad  esperaba,  a  través  de  Derecho,  requiere  el  conocimiento  de   la  antijuricidad.   - La   culpabilidad   es   un   reproche   personal,   fundado   en   que   el   autor   podía   hacer   lo   que   el   Derecho   esperaba   de   él   y   no   lo   hizo.   Tal   reproche   solamente   puede  hacerse  a  los  imputables.   - Es   necesaria   la   posibilidad   de   exigirle   a   aquel   autor   concreto   que   se   comporte  de  un  modo  distinto.  A  veces,  el  autor  podrá  hacer  otra  cosa,  pero   no  podrá  serle  exigida.     Actualmente   se   considera   que   la   culpabilidad   no   es   un   fenómeno   individual,   sino   social.   No   es   una   cualidad   de   la   acción   sino   una   característica   que   se   le   atribuye   para  poder  imputársela  a  alguien  como  su  autor  y  hacerle  responder  por  ella.  Es,   pues,  la  sociedad  quien  define  los  límites  de  lo  culpable  y  de  lo  no  culpable,  de  la   libertad  y  de  la  no  libertad.  De  ahí  se  deriva  que  el  concepto  de  culpabilidad  tiene   un   fundamento   social,   antes   que   psicológico,   y   que   no   es   una   categoría   abstracta   o   ahistórica  al  margen  o  incluso,  contraria  a  las  finalidades  del  Derecho  penal,  sino  la   culminación   de   todo   un   proceso   de   elaboración   conceptual   destinado   a   explicar   por  qué  y  para  qué,  en  un  momento  histórico  determinado,  se  recurre  a  un  medio     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I   defensivo   de   la   sociedad   tan   grave   como   la   pena   y   en   qué   mediada   debe   hacerse   uso  de  ese  medio.   La   particularidad   que   presenta   la   culpabilidad   en   Derecho   Penal   es   que   el   legislador   describe   determinadas   situaciones   en   las   que   renuncia   a   imponer   una   pena  cuando  alguien  que  se  encuentra  en  una  de  esas  situaciones  comete  un  hecho   típico  y  antijurídico.       El  problema  del  libre  albedrío  y  la  actual  crítica  a  la  culpabilidad.       Actualmente  se  percibe  un  serio  cuestionamiento  del  concepto  de  culpabilidad  por   hallarse   fundado   materialmente   en   el   libre   albedrío;   la   culpabilidad   se   presenta   como  un  concepto  privado  de  una  base  demostrable  y  de  un  fundamento  racional.   De  la  citada  crítica  no  dimanan  conclusiones  relevantes  en  orden  a  los  elementos   que   condicionan   la   atribución   del   hecho   desvalorado   al   autor.   Se   critica   el   fundamento   teórico   pero   ninguno   se   atreve,   en   última   instancia   a   negar   la   relevancia  penal  de  las  causas  de  inimputabilidad,  del  error  de  prohibición,  ni  de   las   circunstancias   que   aminoran   o   eliminan   la   exigibilidad   de   conducirse   de   acuerdo   a   Derecho.   Ello   no   puede   llevar   a   la   consideración   de   que   los   elementos   del   juicio   de   culpabilidad   o   atribuibilidad   sean   incuestionables.   De   hecho,   la   doctrina   no   ha   cesado   de   intentar   la   revisión   o   superación   del   contenido   de   la   culpabilidad   para   no   caer   en   la   contradicción   de   negar   el   fundamento   material   (libre  albedrío)  y  mantener  el  contenido  o  los  elementos  normativos  que  derivan   del  mismo.     La   doctrina   ha   ubicado   los   planteamientos   de   crítica   y   de   revisión   de   la   culpabilidad   anclada   en   el   libre   arbitrismo   en   las   tesis   preventivo-­‐generales.   Se   trata   de   intentos   de   reformulación   o   sustitución   de   la   idea   de   atribuibilidad,   alejados   de   la   fácil   tentación   determinista   tradicional,   que   reclaman   una   nueva   base  material  de  la  estudiada  categoría  dogmática  en  la  función  motivadora  de  las   normas  penales.     Criticas  a  lo  concepción  normativa  pura  de  la  culpabilidad:   - El   fundamento   material   de   la   culpabilidad   radica   en   el   libre   albedrío   o   libertad  de  actuar  en  un  sentido  u  otro.   - El   juicio   de   culpabilidad   libre-­‐arbitrista   tropieza   con   serios   escollos   para   explicar  los  elementos  que  lo  componen.   - La   exigibilidad   al   autor   concreto   de   un   comportamiento   adecuado   a   Derecho   (reproche),   necesita   ineludiblemente   de   la   referencia   a   lo   que   es   exigible  a  un  hombre  medio.  Este  concepto,  que  ha  demostrado  su  validez   en   el   plano   iusprivativista,   aparece   en   el   ámbito   penal   como   una   ficción   indemostrable.   - El   conocimiento   de   la   antijuricidad   constituye   una   presunción,   que   estructura   sus   baremos   de   exigibilidad   normal,   de   nuevo,   en   el   concepto   ideal  de  hombre  medio,  módulo  de  nuevo  abstracto  o  impersonal.   - La   idea   de   reproche   gravita   sobre   componentes   moralizantes   y   estigmatizadores.       5   ...