Derecho Procesal I TEMA 14 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho Procesal I
Año del apunte 2014
Páginas 13
Fecha de subida 21/12/2014
Descargas 7
Subido por

Vista previa del texto

Tema 14 Nociones generales Se examinan en este tema algunos modos de terminación del proceso que son alternativos a la sentencia. Esto quiere decir que se trata de supuestos en los que se produce una terminación anticipada del proceso: el proceso finaliza sin agotar todos los trámites procesales que forman parte del mismo Al analizar el tema de la demanda, ya se ha indicado que una de las manifestaciones más relevantes del principio dispositivo radica en la facultad que tienen las partes de poner fin al proceso cuando lo consideren oportuno. A este aspecto del principio dispositivo se refiere el art. 19 de la LEC, aunque lo hace de forma incompleta, porque sólo menciona algunos de los actos dispositivos de las partes que pueden provocar la terminación del proceso Desistimiento Concepto: El desistimiento consiste en la declaración unilateral que efectúa el demandante mediante la cual manifiesta su voluntad de abandonar el proceso pendiente, es decir, el demandante manifiesta que quiere dejar de seguir actuando como parte en el proceso. Casi siempre en un contexto de negociaciones.
El demandante que desiste del proceso, desiste solo del proceso, pero no de la acción que estaba ejercitando. Quiere que acabe el procedimiento, pero no abandona el derecho, el demandante conserva el derecho que podrá reclamar en otra acción. El demandado se puede oponer al desistimiento, pero no el tribunal. El demandado puede querer que continúe el proceso por X motivos, como por ejemplo que el tribunal dicte sentencia firme y resuelva el fondo de la cuestión de la demanda. Si el demandado se opone, el tribunal ha de continuar el proceso, continúa, pero si no se opone, el proceso finaliza. Normalmente es que las partes se han puerto de acuerdo fuera del proceso, o porque están en negociaciones. Hay ocasiones en los que el demandado no puede oponerse: Cuando se ha declarado en rebeldía, o antes del emplazamiento al demandado.
1 Requisitos El desistimiento exige poder especial del procurador del demandante (art. 25 de la LEC) En algunos procesos relativos al estado civil el desistimiento exige la conformidad del Ministerio Fiscal (art. 751 de la LEC) En función del momento procesal en el que se efectúe el desistimiento, éste queda sujeto a condiciones diferentes: a) El desistimiento resulta procedente sin necesidad de que el demandado preste su conformidad si el demandante desiste antes de que el demandado sea emplazado (en el juicio ordinario) o citado para la vista (en el juicio verbal), o en el caso de que se produzca mientras el demandado está en situación de rebeldía procesal; b) Si el desistimiento se efectúa después de los momentos procesales mencionados, pero el demandado presta su conformidad o no se opone a dicho desistimiento, éste resulta procedente; c) El problema se plantea si el demandante desiste después de los momentos procesales mencionados, y el demandado se opone expresamente al desistimiento pidiendo que continúe el proceso: Aunque el art. 20.3 de la LEC dice que en estos casos “el juez resolverá lo que estime oportuno”, el criterio adecuado, avalado por una larga tradición doctrinal y jurisprudencial, es el enunciado en el art. 414.4 de la LEC: el tribunal no aceptará el desistimiento y, en consecuencia, acordará que continúe el proceso si el demandado alega su interés legítimo en que prosiga el proceso a fin de que se dicte una sentencia de fondo que produzca cosa juzgada material y que deje resuelta definitivamente el objeto del proceso Renuncia a la acción Declaración unilateral de voluntad del demandante, manifestando que quiere abandonar la acción que está ejercitando, no el proceso, sino la acción, abandona el derecho. Esta no tiene contras por parte del demandado. Si el tribunal aprueba la renuncia, e da por terminado el proceso, con desestimación de la demanda, el demandante pierde el proceso (pago costas) y ha perdido la acción, no podrá ejercitarla en otro proceso. . Si la renuncia es aceptada por el tribunal, éste deberá dictar inmediatamente sentencia desestimatoria de la demanda, absolviendo al demandado.
2 Si la renuncia no es aceptada por el tribunal, el proceso continuará tramitándose como si no se hubiera producido la renuncia. Se suele hacer en el ámbito de negociaciones o acuerdos, EL DEMANDANTE OBTIENE UN BENFICIO.
Requisitos La renuncia a la acción exige poder especial del procurador del demandante (art. 25 de la LEC) El tutor necesita autorización judicial para renunciar a la acción de la que es titular la persona sujeta a tutela, y los padres necesitan la autorización judicial para renunciar a la acción de la que es titular el hijo sujeto a su patria potestad Por regla general, en los procesos sobre capacidad, filiación, matrimonio y menores, a los que se refiere el art. 751 de la LEC, no cabe la renuncia: Pero incluso en esos procesos es posible la renuncia si se limita a aquellas pretensiones que tengan por objeto materias sobre las cuales las partes puedan disponer libremente (ejemplo: pensión compensatoria). Tampoco será procedente la renuncia si ésta perjudica derechos de un tercero.
En ocasiones los abogados hacen un escrito diciendo que desisten de la acción o que renuncian al proceso, los términos no son precisos, en ese caso, el tribunal debe y tiene que pedir explicaciones. Si no se aclara, lo que la jurisprudencia hace en la práctica es preferir la situación menos drástica, y se entiende que hay un mero desistimiento.
Allanamiento Concepto: El allanamiento consiste en la declaración unilateral que efectúa el demandado mediante la que manifiesta expresa e incondicionalmente su conformidad con todas o algunas de las peticiones de fondo formuladas en la demanda: Según el criterio doctrinal y jurisprudencial dominante, para que exista allanamiento basta que el demandado muestre su conformidad con las peticiones formuladas por el demandante, aunque discrepe de los hechos o de los títulos jurídicos que el demandante ha alegado como fundamento de sus peticiones: Por otra parte, la exigencia de que el allanamiento sea expreso no hace necesario que el demandado 3 utilice a tal fin el término el término “allanamiento”. La jurisprudencia exige que se ese allanamiento sea incondicional, sin condiciones, y expreso, de forma expresa el demandado muestra su conformidad con las peticiones formuladas por el demandante.
Ha de haber conformidad con el petitum, no tiene por qué haber conformidad con los hechos, no tiene por qué reconocer que el demandante tenía derecho a hacer eso. En estos casos que el demandado tenga alguna reserva, un juez prudente se asegura de que el demandado si quiere allanarse pues considera que el demandante no tiene razón, por ejemplo. En función del plazo, antes de la contestación se evita pagar las costas pero pierde el juicio, si se allana después de que precluya el período de contestación de la demanda, la regla general es que paga las costas.
Clases de allanamiento Allanamiento total: Conformidad con la totalidad de las peticiones. El proceso finaliza si se aprueba el allanamiento y pierde el juicio el demandado.
Allanamiento parcial. Conformidad con una parte de las peticiones. El proceso continuará, y lo que el demandante puede hacer es pedir un auto en el que se condene a hacer al demandado aquello que le ha allanado. Es auto es inmediatamente ejecutivo, y se puede llevar a efecto inmediatamente, sin esperar a que acabe el resto del proceso.
Requisitos Se aprueba siempre que no haya perjuicios. Contexto de negociaciones.
El allanamiento exige poder especial del procurador del demandante (art. 25 de la LEC) Por regla general, en los procesos sobre capacidad, filiación, matrimonio y menores, a los que se refiere el art. 751 de la LEC, no cabe el allanamiento: Pero incluso en esos procesos es posible el allanamiento si se limita a aquellas pretensiones que tengan por objeto materias sobre las cuales las partes puedan disponer libremente (ejemplo: pensión compensatoria) Tampoco será procedente el allanamiento si éste perjudica derechos de un tercero, o resulta lesivo para el interés general, o se efectúa en fraude de ley 4 Un caso especial de allanamiento: desahucio por falta de pago de la renta o por extinción del plazo del arrendamiento (arts. 437.3 y 440.3 de la LEC) En la demanda de desahucio de una finca urbana por falta de pago de la renta, el demandante puede anunciar que asume el compromiso de condonar al arrendatario toda o parte de la renta adeudada y de las costas procesales, en el caso de que el arrendatario desaloje voluntariamente la finca dentro del plazo que le indique el demandante En ese caso, después de que el tribunal notifique la demanda al arrendatario, éste puede manifestar si acepta o no el desalojo voluntario de la finca: En el caso de que lo acepte expresamente, estamos ante un acto al que el art. 440.3 de la LEC atribuye los efectos propios de un allanamiento Pérdida de interés legítimo en obtener la tutela judicial del demandante Cuando el demandante pone una demanda pide una tutela judicial. ART. 22 LEC En ocasiones el demandante deja de tener interés en obtener esa tutela que pide, y en estos casos el proceso finaliza antes de que se dicte sentencia.
El art. 22 de la LEC prevé como causa de terminación anticipada del proceso la pérdida de interés legítimo en obtener la tutela judicial pretendida por el demandante, sea éste el demandante principal, sea el demandante reconvencional. En realidad, se trata de una causa genérica de terminación del proceso, que incluye diversos supuestos diferentes, que conviene analizar por separado. Esa pérdida puede obedecer a distintos supuestos.
La satisfacción de las pretensiones del demandante La satisfacción de las pretensiones del demandante es el supuesto más relevante de pérdida de interés legítimo en obtener la tutela judicial pretendida. Por ser el supuesto más importante, el art. 22 de la LEC alude expresamente al mismo, pero esta norma general necesita diversas aclaraciones complementarias: a) La satisfacción de las pretensiones del demandante (principal o reconvencional) se produce cuando el demandado crea precisamente aquella situación que el actor intentaba obtener mediante el proceso (ejemplo: si el actor pedía la condena del demandado al pago de 5 50.000 euros, se satisface la pretensión del demandante cuando el demandado paga a aquél 50.000 euros; b) Aunque el art. 22 de la LEC se refiere a la satisfacción extraprocesal (“fuera del proceso”) de las pretensiones del demandante, los efectos y, en general, el régimen jurídico aplicable son idénticos tanto si la satisfacción de las pretensiones del actor se produce fuera del proceso como si tiene lugar dentro del propio proceso: También en este último caso el demandante dejaría de tener interés legítimo en obtener la tutela judicial que pretendía, lo que, según el propio art. 22 de la LEC, da lugar a la terminación del proceso; c) Satisfacer las pretensiones del demandante no implica reconocer necesariamente que éste tenga derecho a pedir lo que pide: Lo único que significa es que, por los motivos de que se trate, el demandado o, excepcionalmente, un tercero consideran conveniente poner fin al proceso; d) La terminación del proceso será total si la satisfacción se refiere a todas las pretensiones formuladas en la demanda principal y, si hay reconvención, en la demanda reconvencional: Por el contrario, la terminación del proceso será parcial si la satisfacción sólo afecta a algunas de esas pretensiones. Si hay controversias entre las partes de si el demandado ha cumplido no la pretensión se produce un incidente, donde las partes aportan prueba para ver si se ha cumplido o no.
Incidente para determinar si procede o no decretar la terminación del proceso por esta causa: a) Cualquiera de las dos partes (normalmente, será el demandado), o ambas partes actuando de común acuerdo, pueden poner de manifiesto al tribunal la existencia de la satisfacción de las pretensiones formuladas en la demanda; b) Si ambas partes están de acuerdo en que se ha producido esa satisfacción y, por tanto, en que ha de concluir el proceso, el tribunal dicta un auto acordando la finalización del proceso: Ese auto tiene el mismo valor jurídico que una sentencia absolutoria firme, es decir, produce efectos de cosa juzgada material: Además, no hay condena al pago de las costas procesales; c) El problema surge cuando el demandado considera que ya ha satisfecho las pretensiones del demandante, pero éste entiende que no se ha producido una satisfacción plena: En estos casos el tribunal convoca a las partes a una vista, en la que se podrá practicar prueba para acreditar si se ha producido o no la satisfacción de las pretensiones del demandante: Si el tribunal entiende que no se ha producido esa satisfacción, manda seguir el proceso, e impone las costas de este incidente al 6 demandado: Si el tribunal considera que sí se ha producido la satisfacción de las pretensiones del demandante, dicta auto acordando la terminación del proceso, con el mismo valor jurídico de una sentencia absolutoria firme, e impone las costas procesales de este incidente al demandante.
A parte de la terminación del proceso, es que si el demandado cumple antes de que haya sentencias, se evita el pago de las costas procesales. El auto que se dicta teniendo por satisfechas de las pretensiones, se considera cosa juzgada aunque no sea una sentencia, pero como si lo fuese. El proceso finaliza con un auto.
Otros supuestos de pérdida del interés legítimo en obtener la tutela judicial pretendida Confusión en la misma persona de las posturas procesales de demandante y demandado. Confusión de Derechos. Ejemplo: X ejercita un crédito contra Z, y durante la pendencia del proceso Z fallece y X se convierte en heredero de Z Fallecimiento de la parte procesal sin posibilidad de sucesión procesal: Cuando fallece una parte procesal, sus herederos o las personas que adquirido mortis causa el objeto litigioso normalmente pueden subrogarse en la posición procesal del fallecido mediante el mecanismo de la sucesión procesal: Pero, cuando la acción que se ejercitaba en el proceso no es transmisible, no cabe la sucesión procesal, de manera que, en estos casos, el fallecimiento de la parte procesal produce la terminación del proceso: Ejemplos: a) extinción de la acción de divorcio por muerte de uno de los cónyuges durante pendencia del proceso; b) terminación del proceso de incapacitación por fallecimiento del presunto incapaz durante el curso del procedimiento. Eso es posible cuando el derecho sea trasmisible, no cabe en los derechos personalísimos. En este último caso el proceso finalizaría.
La pérdida sobrevenida del objeto litigioso: Cabe que, durante la pendencia del proceso, se produzca la desaparición del objeto del proceso, con la consiguiente terminación anticipada del proceso: Ejemplo: destrucción del bien cuya entrega reclamaba el demandante. Las indemnizaciones y demás, serán objeto de discusión en otro proceso.
7 Enervación del desahucio (arts. 22.4, 439.3 y 440.3 LEC) Pariente próximo a la satisfacción de las prestaciones. Enervar= Desactivar, dejar sin efecto algo, dejar sin efecto la acción de desahucio. Cuando se ejercita una acción de desahucio de finca por falta de pago de la renta, el arrendatario puede, en algunos casos, enervar el desahucio, es decir, puede evitar que se dicte una sentencia de desahucio contra él, pagando al demandante o consignando en el tribunal o notarialmente el pago de las rentas que adeude en ese momento, si lo hace dentro de los 10 días siguientes a la notificación de la demanda. En estos casos el proceso termina anticipadamente sin sentencia de desahucio, por lo que el arrendatario mantiene la posesión de la finca y prosigue la relación de arrendamiento. Procedimiento sumario, rápido, se le da una segunda oportunidad al demandado pagando lo que debe hasta ese momento. Se cita a las artes en una vista, y si en los 10 días que siguen, el demandado paga, se da por terminado el proceso y se enerva el desahucio. Se puede hacer 1 vez, límite.El arrendatario no puede enervar el desahucio si ya ha utilizado en otra ocasión esa misma facultad Asimismo, el arrendatario tampoco puede enervar el desahucio si el arrendador había requerido fehacientemente al arrendatario para que le pagara la renta con, al menos, un mes de antelación a la fecha de presentación de la demanda, sin que el arrendatario hubiera hecho efectivo el pago reclamado. Ejemplo: el arrendador requiere notarialmente al arrendatario el 1 de marzo para que le abone las rentas que le adeuda, y, ante la falta de pago de la renta, el arrendador interpone la demanda de desahucio el 7 de abril Para que se admita a trámite la demanda de desahucio por falta de pago de la renta, el arrendador ha de indicar en dicha demanda las circunstancias que son relevantes para determinar si cabe o no la enervación del desahucio, o sea, la circunstancias indicadas en los dos apartados anteriores: A su vez, al efectuar la citación del demandado para que comparezca a la vista, el tribunal ha de indicarle la facultad que tiene de enervar el desahucio, en el caso de que concurran los requisitos necesarios No se satisface la pretensión del demandante, ya que ésta sería el propio desahucio.
8 La transacción (art. 19 LEC y arts. 1809 a 1819 Código Civil) En términos globales la más utilizada, o acuerdo/ contrato transaccional. Concepto: La transacción consiste en un acuerdo mediante el que ambas partes sacrifican parcialmente sus respectivas pretensiones, a fin de evitar que se inicie un proceso derivado del conflicto que enfrenta a dichas partes, o para poner fin a un proceso que ya está pendiente entre esas partes. El acuerdo es un sacrificio recíproco de las pretensiones originarias. Ejemplos: a) A reclama extraprocesalmente a B el pago de 50.000 euros en concepto de responsabilidad contractual, y B niega totalmente la existencia de la deuda: ante el riesgo de que este conflicto de lugar al inicio de un proceso, A y B acuerdan lo siguiente: a1) B abonará a A 30.000 euros por el concepto indicado; a2) A renuncia a reclamar a B otras cantidades por ese mismo concepto; b) A interpone una demanda contra B reclamándole el pago de 50.000 euros en concepto de responsabilidad contractual, y B contesta a la demanda, oponiéndose totalmente a la misma: para poner fin al proceso, A y B acuerdan lo siguiente: a1) B abonará a A 30.000 euros por el concepto indicado; a2) A renuncia a reclamar a B otras cantidades por ese mismo concepto.
En las pretensiones indivisibles, no cabe transacción, como un coche o un parte. Lo que sí puede hacer es trasladar el objeto del litigio a algo divisible, una nueva pretensión divisible.
Clases  Transacción judicial: Es la acordada por las partes dentro del proceso: Para que la transacción judicial surta efectos, es necesario que el tribunal la homologue o apruebe mediante la correspondiente resolución: Esta homologación se producirá si se cumplen los requisitos que luego se indicarán. Auto ejecutivo que produce cosa juzgada como una sentencia firme.
 Transacción extrajudicial: Es la acordada por las partes fuera del proceso: Para que la transacción extrajudicial provoque la extinción del proceso, es necesario que esa transacción tenga alguna proyección dentro del proceso: Esta proyección puede adoptar diversas modalidades, tales como, entre otras, las siguientes: a) De conformidad con lo acordado en la transacción extrajudicial, ambas partes piden al 9 tribunal que acuerde la extinción del proceso; b) De conformidad con lo acordado en la transacción extrajudicial, el demandante desiste del proceso, y el demandado no se opone a ese desistimiento. De alguna manera hay que advertir al juez para que finalice el proceso. Se puede advertir mediante un escrito, o un escrito donde el demandante desista del proceso. El auto no se puede ejecutar pero sí que produce cosa juzgada material, es decir, en el caso extrajudicial, se dice que tiene efectos defensivos y no ofensivos. Si las partes hacen una transacción y una de las partes no la cumple, la otra parte puede alegar el auto diciendo que ya hay cosa juzgada.
Requisitos de la transacción El tutor necesita autorización judicial para transigir sobre derechos de la persona sujeta a tutela, y los padres necesitan autorización judicial para transigir sobre derechos de los que sea titular el hijo sujeto a su patria potestad Por regla general, en los procesos sobre capacidad, filiación, matrimonio y menores, a los que se refiere el art. 751 de la LEC, no cabe la transacción: Pero incluso en esos procesos es posible la transacción si se limita a aquellas pretensiones que tengan por objeto materias sobre las cuales las partes puedan disponer libremente (ejemplo: pensión compensatoria) Tampoco será procedente la transacción si ésta perjudica derechos de un tercero La transacción judicial exige poder especial de los procuradores de las partes (art. 25 de la LEC).
Efectos de la transacción Efectos de la transacción judicial Una vez que el tribunal apruebe u homologue la transacción judicial, se produce la extinción del proceso, y esa transacción pasa a producir efectos de cosa juzgada material, como si se tratara de una sentencia firme: Además, la resolución judicial que apruebe la transacción puede ser objeto de ejecución forzosa, con la misma eficacia ejecutiva que corresponde a una sentencia firme Efectos de la transacción extrajudicial 10 La transacción extrajudicial, una vez se manifieste su existencia en el proceso a través de los cauces que se han indicado, dará lugar a la extinción del proceso, pero, a diferencia de la transacción judicial, no podrá ser objeto de ejecución forzosa directa: Si en el futuro se promoviera un proceso sobre las mismas cuestiones resueltas en la transacción, se podrá alegar la existencia de cosa juzgada en ese proceso El sobreseimiento (archivo) del proceso En la ley y en la práctica se utilizan las expresiones “sobreseimiento del proceso”, “archivo del proceso” o “archivo de las actuaciones”, y otras fórmulas equivalentes, para hacer referencia a un conjunto heterogéneo de supuestos de terminación anticipada del proceso derivada de la existencia de determinados defectos procesales Se trata de casos en los que se produce alguna de las dos siguientes situaciones: El demandante ha incurrido en un defecto procesal insubsanable, que la ley sanciona con la terminación anticipada del proceso. Ejemplo: el tribunal ha apreciado la existencia de litispendencia O bien el demandante ha incurrido en un defecto procesal subsanable, pero no lo subsana dentro del plazo que el tribunal le ha concedido para ello, y la ley prevé, a causa de esa falta de subsanación, la terminación anticipada del proceso. Ejemplo: hay falta de litisconsorcio pasivo necesario, pero el demandante no amplía la demanda contra el tercero preterido La caducidad de la instancia (arts. 236 a 240 LEC) Concepto: La caducidad de la instancia consiste en la terminación del proceso a causa de la inactividad voluntaria y total de las partes en ese proceso durante el periodo de tiempo previsto legalmente al efecto. No confundir con la caducidad de la acción, con la preclusión. La inactividad tiene que ser voluntaria, no puede ser causado por causa mayor.
En el actual sistema procesal la caducidad de la instancia es una causa excepcional de terminación del proceso, porque rige el principio del impulso oficial. Este principio significa lo siguiente: cuando transcurre el plazo que el tribunal ha concedido a las partes para que puedan llevar a cabo una determinada actividad procesal, el tribunal, de oficio, 11 ha de declarar la extinción de ese plazo y debe acordar la apertura de la siguiente fase procesal: Ejemplo: si ha transcurrido el plazo concedido al demandado para que se persone y conteste a la demanda, y el demandado no se ha personado, el tribunal debe declarar de oficio al demandado en rebeldía, y ha de ordenar el inicio de la siguiente fase procesal (la convocatoria de la audiencia previa. El proceso termina porque en los plazos fijados en la ley, no han querido hacer nada, actitud pasiva, el tribunal puede presumir la activación. La ley autoriza a las partes a que pidan la suspensión del proceso de mutuo acuerdo: Por la razón indicada, los supuestos más frecuentes de caducidad de la instancia derivan de casos de suspensión del proceso: Las partes pueden pedir de común acuerdo la suspensión del proceso por un plazo no superior a 60 días (art. 19.4 de la LEC), normalmente con la finalidad de efectuar negociaciones dirigidas a obtener una transacción: Si transcurre el plazo de la suspensión, y ninguna de las partes pide la reanudación del proceso, se archivan provisionalmente los autos (art. 179.2 de la LEC): Pero, si esa paralización de las actuaciones se prolonga más allá de los plazos previstos en la ley (a los que después se hará referencia), puede producirse la terminación del proceso por caducidad de la instancia Para que se produzca la caducidad de la instancia, es necesario que la inactividad procesal de las partes se prolongue durante dos años si el proceso está en primera instancia, o durante un año si el proceso está en segunda instancia o pendiente del recurso de casación o del recurso extraordinario por infracción procesal: Estos plazos se cuentan desde la última notificación a las partes Si el proceso está en fase de ejecución de la sentencia, no se produce la caducidad de la instancia, con independencia del periodo de tiempo en que esté paralizado ese proceso No hay caducidad de la instancia si la paralización del proceso obedece a fuerza mayor, o, en general, a una causa no imputable a las partes Efectos de la caducidad de la instancia Si la caducidad de la instancia se produce durante la primera instancia del proceso, el tribunal dicta un auto acordando la terminación anticipada del proceso, con las 12 siguientes consecuencias, pero no esto no impide la incoación futura de otro proceso entre las mismas partes y sobre el mismo objeto 13 ...

Tags: