1. Cuestiones introductorias (2017)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia del Arte - 3º curso
Asignatura Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII
Año del apunte 2017
Páginas 9
Fecha de subida 04/10/2017
Descargas 0
Subido por

Descripción

Rosa Terés

Vista previa del texto

Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias CUESTIONES INTRODUCTORIAS CONCEPTO Y ALCANCE DE LOS TÉRMINOS “ROMÁNICO” Y “GÓTICO” Revalorización progresiva del arte medieval El mundo medieval padece una falta de interés por parte de los eruditos e interesados del mundo del arte desde la Época Medieval hasta el siglo XVIII. En el Renacimiento se dejará de lado el mundo medieval en su totalidad y se introducirá una opinión peyorativa de él, por lo que ni el Barroco ni el Neoclasicismo se interesan tampoco, por lo que hasta el siglo XVIII se estudia y se dice poco (a no ser que sea algo negativo). A pesar de esto sí aparece algún autor, como Goethe, quien hace un artículo sobre la arquitectura gótica, en el cual argumenta sobre la catedral de Estrasburgo (Francia). Goethe está formado, es un erudito del Neoclasicismo y dice que cuando va a visitar esta catedral va con unas ideas preconcebidas negativas creyendo pues que será una arquitectura nada interesante, adecuada, armónica, sin seguir los criterios de su época, pero cuando entra queda sorprendido, por lo que hace un elogio. Será a finales del siglo XVIII cuando comience a despertar el interés entre historiadores, eruditos, por el arte medieval.
En Francia, tras la revolución, con la cantidad de edificios destruidos y semidestruidos, comienza la concienciación de la sociedad por este arte. Los monumentos seguirán un tiempo abandonados o se perderán, pero el interés crecerá por las ruinas porque se relaciona con la idea de la muerte, lo que es grato en la mentalidad romántica. Chateaubriand en el texto de Genie du christianisme (1802) hace un elogio de estas ruinas y pide que antes de que se pierdan puedan ser recuperadas.
En el siglo XIX comienzan las primeras restauraciones e intervenciones en edificios, como en Francia, donde esto será muy importante tras la revolución. Se creará el Musée des Monuments Français (Museo de los Monumentos Franceses, París) por parte de Alexandre Lenoir y se harán reproducciones de obras medievales que están estropeadas o que serán restauradas. Se intenta una presentación didáctica de la escultura medieval prioritariamente y se toma conciencia del patrimonio nacional.
Comenzarán entonces, en el siglo XIX, los viajes pintorescos para escribir sobre lo que se ve, describir monumentos artísticos, pero no solo el estado en que están, sino que añadirán ilustraciones con ayuda de ilustradores que mostrarán lo visto y descrito en el texto. Estos autores que publicarán son Baron Taylor, P. Merimée y A. Laborde y gracias a ellos investigadores posteriores pueden llegar a conocer parcialmente obras que han desaparecido del todo, por lo que son un documento textual y gráfico extraordinario. Un ejemplo de esto es la Sala de los moulages (sala de moldes y reproducciones), situada en el Museo de los Monumentos Franceses y en la que podemos ver la reproducción de la portalada de la iglesia de la Abadía de la Santa Fe de Conques (Francia).
Portalada de la iglesia de la Abadía de Santa Fe de Conques.
Sala de los moulages, Museo de los Monumentos Franceses, París, Francia.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 1 ! de !9 Cuestiones introductorias Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Este interés creciente del siglo XIX por las ruinas y por intervenir en estos conjuntos estropeados por la revolución hará que autores se dediquen a crear una campaña de restauración de edificios, como la Fortaleza Medieval de Carcasona (Francia). Eugène Viollet-le-Duc decía que la restauración no es consolidar, reparar o rehacer un edificio, es volver a darle un estado completo que quizá no tuvo nunca. Por tanto, lo que interesa es que quede un resultado acabado, aunque obligue a reinventar partes perdidas. El interés por las ruinas se ve en la obra Ruinas de una iglesia gótica de Carl Blechen, en que se ven las ruinas de un edificio gótico, conectado con el interés por el mundo del pasado, ruinoso, que se tenía que conocer y recuperar.
BLECHEN, Carl. Ruinas de una iglesia gótica. 1829 — 1831.
Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde, Alemania.
Lo mismo sucede en Voyage pittoresque et historique de l’Espagne (Viajes pintorescos e históricos en España, 1806) de Alexandre de Laborde, un ejemplo que ayuda a conocer edificios que se perdieron y a saber cómo eran, como pasa con el Monasterio de Poblet. Dentro de este libro aparece una lámina que es la del sepulcro de los reyes de Aragón y que muestra tal y cómo estaban las tumbas de los reyes, con un cierto punto de creatividad e invención del artista, pero muestra cómo era en el Monasterio de Poblet. Si miramos la imagen, en la parte de arriba vemos las tumbas medievales, tras ello viene un arco que quedó tapado por tumbas de finales del Renacimiento de la familia de los Cardona. En el 1940, tras la guerra civil, Frederic Marès inicia la restauración de las tumbas del Monasterio de Poblet que tienen actualmente, por lo que ahora vemos las tumbas sin la parte de arriba (los arcos) y sin la parte de abajo. Frederic se inspiró en estos dibujos y en documentos como éste.
LABORDE, Alexandre de. Tumba de los reyes de Aragón.
1806.
Viajes pintorescos e históricos en España.
ROMÁNICO, CÍSTER Y GÓTICO El origen de los términos “Románico” y “Gótico” Giovanni Boccaccio habla de Giotto (pintor del siglo XIV), por quien, ante los otros pintores de la época, deja ver su admiración por él, como Dante. Dice de él que Giotto devolvió a la luz ese arte que durante siglos había quedado enterrado por el error de algunos que preferían pintar para gustar a los ignorantes y no a los entendidos.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 2 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias Vasari, autor del siglo XVI, en Le vite de' più eccellenti pittori, scultori e architettori (Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos, 1550) habla de diversos artistas y dedica fragmentos en la introducción a hablar del arte anterior a su época (él es del Renacimiento), el cual es decadente, viejo, sin calidad alguna. Critica especialmente la arquitectura gótica y en general la medieval.
Considera que la historia de la humanidad se divide en tres grandes épocas: la Antigüedad Clásica, que había fijado los cánones del arte posterior, modelo por excelencia; la Edad Media, que era la época oscura, de barbarie, que perdió, ignoró y enterró los modelos de la Antigüedad; y la época moderna, su época, el Renacimiento, que se esfuerza por retomar los modelos clásicos. Hasta aquí se podría decir que habla peyorativamente, pero posteriormente introduce el término “gótico” para hablar de los artistas medievales y considera que la arquitectura es de origen germánico, de ahí ser arquitectura tudesca, diciendo que es un estilo inventado por los góticos, los godos, por lo que las invasiones bárbaras tras Roma son la causa de esta arquitectura con falta de armonía. Que Dios quiera librarnos de caer en el error de construir estos edificios que por su deformidad y falta de belleza de nuestros órdenes no son dignos ni de ser descritos. Los artistas medievales eran hombres toscos y sin dotación, sobre todo en pintura y escultura. Llevados por la naturaleza y modelados por el ambiente se entregaron a hacer, no según las reglas correctas de las artes que no conocían, sino según la calidad de sus ingenios y engaños y así nacieron de sus manos monigotes y cosas toscas que aún se ven hoy en los edificios viejos. Lo mismo con la arquitectura, porque siendo necesario fabricar y habiendo desaparecido completamente las formas y las buenas maneras de los artistas muertos y dada la destrucción de las obras, no edificaban nada que en orden y proporción tuviese gracia, diseño o cualquier cosa racional. Surgieron nuevos arquitectos que llevaron de sus bárbaras naciones los métodos de este estilo de edificios que hoy llamamos “tedesco” (alemán).
Una vez superada esta época de los siglos XVI, XVII y XVIII en que se mantiene el pensamiento de Vasari, en el siglo XIX, con el reinterés por el arte medieval, se define el marco cronológico, geográfico y las características del arte medieval, momento en que en el periodo de la Baja Edad Media aparece el término “gótico” para designar el arte de Europa con un inicio cronológico dentro del siglo XII hasta el siglo XVI y se establecen las características con un proceso de divisiones, subdivisiones, estudios técnicos, formales, etc., con el criterio de los estudiosos de la época. También se definen mejor el arte anterior al Gótico, el de los siglos XI y XII, incluso XIII, lo que hoy llamamos “Románico”, término que aparece de forma más amplia con Charles de Gerville para el arte de los siglos IX al XII y que parte de la idea de que la arquitectura es romana degenerada. De forma generalizada y con un criterio más riguroso y consensuado el término “Románico” designa el arte general desarrollado en los siglos XI y XII.
Una vez establecida la terminología y teniendo claro qué se tiene que estudiar y recuperar, comienza a aparecer una sociedad y unos personajes que serán protagonistas. Aparecen iniciativas muy importantes, como en el 1834, cuando aparece la Société Française d’Archéologie (Sociedad Francesa de Arqueología) por Arcisse de Caumont, quien introduce el término de “escuelas románicas” y que fue de mucho éxito en el momento. Esta sociedad crea una revista que hoy día sigue siendo muy buena y que se basa en artículos de arte románico: Bulletin Monumental.
También hay una gran revalorización de la arquitectura gótica con Eugène Viollet-le-Duc, autor del Dictionnaire raisonné de l’architecture française du XIe au XVIe siècle de 1854 — 1868, quien estudia el funcionamiento de la arquitectura gótica y quien aportará argumentos a favor de los grandes valores técnicos de la arquitectura gótica, como la bóveda de crucería.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 3 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias Tras esto, entre los siglos XIX y XX comienzan a surgir autores pioneros como Enlart, Quicherat, Lasteyrie, Brutails; y más adelante Aubert, Focillon, Kubach, Conant, Schapiro, Durliat, Sauerlander, etc.
HISTORIOGRAFÍA Y PERIODIZACIÓN La historiografía actual, desde el siglo XX, en determinados momentos ha hecho prevalecer el Románico y el Gótico y en otros momentos no. Dice que hay diferentes formas de acercarnos a la historia del arte. Hubo momentos en que el acercamiento al arte medieval se hizo desde puntos de vista diferentes priorizando. Eugène Viollet-le-Duc y sus contemporáneos, en el siglo XIX priorizaron los aspectos técnicos aplicados a la arquitectura medieval, por lo que estudian sobre todo el funcionamiento de las estructuras, cómo funcionan, cómo se reparten los pesos, etc. En el siglo XX aparecen estudios, como el de Henri Focillon, que valoran otras cuestiones más formales, de la superficie. Focillon analiza los edificios, esculturas, pero también comienza a tener en cuenta el estilo… Importante es Émile Mâle, con la iconografía medieval francesa y que inicia la moda de los estudios iconográficos que Panofsky establecerá posteriormente. Tras él, se llega a otras obras en que se tiene muy en cuenta la revisión de la época, la práctica religiosa de la sociedad de la época…, intentando entender la obra de arte más allá. Otto von Simson tiene La catedral gótica, en que habla de la Catedral de Chartres, haciendo un estudio original y diferente estudiando la esencia y el por qué de ese edificio, buscando acontecimientos políticos y religiosos del momento que ayuden a entender aún más la catedral. Otros, como Georges Duby, hacen estudios sociológicos. Pero actualmente se intenta abarcar varias líneas de investigación para acercarnos a las obras de arte.
EL CONTEXTO SOCIAL, RELIGIOSO Y CULTURAL El mapa de Europa del siglo XII es muy diferente al actual a nivel de política, fronteras…, en el siglo XII aún está el gran Imperio Sacro—Romano de Carlomagno con un dominio importante en el centro de Europa, lo que hay que tener en cuenta porque habrá enfrentamientos entre este imperio y los señores feudales del ámbito francés. Hablando de Francia, en el siglo XII no es la actual en absoluto, sino que estaba dividida en territorios feudales, de los cuales el rey es tan solo un señor más entre los demás, de hecho el territorio bajo el dominio del rey Capeto es reducido. A finales de siglo, 1200, Francia, excepto Aquitania y alguna zona más de la Normandía, en territorio gana extensión, por lo que comienza a tener, políticamente hablando, la apariencia actual.
Las tierras hispánicas solo son una pequeña parte en el norte cristianizada y que poco a poco se extenderá, mientras que el resto es musulmán. Todo esto ayudará a entender por dónde se desplegará el arte románico y gótico: territorios cristianos y reconquistados.
En Francia es importante la Normandia. En el siglo XI Guillermo I de Inglaterra, también conocido como Guillermo el Conquistador, conquista la Normandia creando un territorio anglonormando bajo un mismo poder político y que tendrá un significado muy decisivo por las construcciones que se harán, como grandes iglesias, las cuales serán innovadoras y donde habrá novedades que ayudarán a entender la plenitud del Románico y los precedentes del Gótico. Además, la Normandía extenderá sus dominios hacia Inglaterra y el sur (Francia), ya que el Duque Enrique de Normandía se casará con Leonor de Aquitania, por Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 4 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias lo que los territorios pasarán a ser dominio del territorio anglonormando. Estos normandos que dominarán también en Sicilia.
MONASTERIOS Y CATEDRALES Hay dos1 grandes poderes que corresponden al mundo rural y que se preceden por el dominio monástico (los monasterios serán grandes señores feudales), lo que es muy importante durante el siglo XII y se hablará del mundo de Cluny y del Císter. Por otro lado, el mundo urbano2 tendrá como edificio por excelencia y símbolo de poder las catedrales.
El monacato benedictino XI — XII El orden benedictino de SanBenito de Nursia en el paso del siglo V al VI predomina a partir del siglo XI en Europa, cuando se considera que se da la gran época dorada de los monasterios. Los monasterios se construirán alrededor de Europa y estarán precedidos por Cluny y bajo su dominio. Es la época dorada de los monasterios porque en esta época funcionan como estructura feudal, por lo que les favorece a nivel económico. Además, la aristocracia y la nobleza les dará dinero, donaciones, tierras, lo que enriquecerá los monasterios, los cuales parten de una idea muy clara de vivir en la pobreza individual. Esta época dorada tiene un tercer elemento que ayudará al enriquecimiento: el mundo de las reliquias. Los cristianos se muestran muy generosos con los centros religiosos que tienen reliquias, multiplicando las donaciones y los peregrinajes y ejemplo de esto es la Catedral de Santiago de Compostela, que tiene el sepulcro del apóstol Santiago. En los monasterios intentan mantener la regla benedictina de ora et labora. Los monasterios se convierten en centros económicos, políticos, bajo el poder de Roma. Un conjunto importante es la Villa de Conques con la Abadía de la Santa Fe en Francia. Estos centros dominan las explotaciones agrarias de la zona, acogen a peregrinos, son los únicos núcleos generadores de cultura prácticamente con scriptoria, bibliotecas. A Conques llegará la reliquia de la Santa Fe.
En esta imagen de Conant (arqueólogo de Cluny) vemos el conjunto monástico de Cluny III, del siglo XII, el Cluny de la tercera iglesia, de dimensiones espectaculares. Los monasterios se autoabastecían.
Reconstrucción del conjunto monástico de Cluny III.
1 Feudo y abad.
2 Obispo, rey, conde… Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 5 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias La reforma gregoriana Para entender este peso y este poder monástico a partir del siglo XI y durante el siglo XII, no hay suficiente con pensar que es una época de bonanza económica y en que ya se dejan lejos las invasiones, sino que lo que también hará que los monasterios sean poderosos será la reforma gregoriana, dirigida por el Papa Gregorio VII y tuvo como gran hito separar el poder de la Iglesia del poder del emperador. La lucha por las investiduras (en el siglo XI está el gran poder del Sacro Imperio, el germánico, sucesores de Carlomagno, y este poder civil está precedido por el emperador germánico Enrique IV contemporáneamente con el Papa Gregorio VII, quien luchará y conseguirá separar los poderes y que sea el poder de la Iglesia quien escoja a los papas, obispos y abades: conocido como investidura). A partir del Concordato de Worms del 1122, esta lucha acaba y comienza la separación clara, pero no absoluta, entre poder civil del emperador y el de la Iglesia del Papa, aunque esto no quiere decir que no se le tenga que consultar al emperador. Todo esto ayuda a entender el poder creciente de la iglesia de los monasterios. También se aprovechará desde entonces que haya una única liturgia, es decir, que en todas partes la Iglesia tendrá una misma liturgia, la romana, porque hasta entonces había varias y había afectado a los espacios arquitectónicos, pero cuando se establece la única se unifican los edificios con características adecuadas.
También cambiarán los libros, los manuscritos que contienen la liturgia modificando la letra y las imágenes.
La ciudad: un nuevo foco de atracción En el siglo XII hay una renovación, ampliación y enriquecimiento de las ciudades. Llegan los productos del campo y se venden, se organizan ferias, mercados, que también tienen repercusión en el mercado artístico. Se sitúan en putos importantes que atraviesan Europa de un punto a otro. Ciudades como Chartres o Laon serán grandes núcleos, lo que les dará un empuje extraordinario que favorecerá su crecimiento.
A partir de aquí aparecerá una competencia entre ciudades a partir de las catedrales. Es dominio del rey y favorecerá la construcción y ampliación de catedrales junto con las autoridades eclesiásticas — el obispo es la autoridad religiosa máxima en la catedral, mientras que en el monasterio lo es el abad —.
Cada vez es más independiente del mundo feudal. En estas ciudades, como Carcasona, generarán una clase social nueva que será muy poderosa e influyente y que será cliente de la creación artística: la burguesía, que aún tendrá un papel pequeño, pero en el siglo XIII será predominante.
Renovación de la educación En el siglo XII, de cambios, novedades, fuerza creciente de las ciudades, se verá la introducción de la educación con otros núcleos culturales que cogerán fuerza: las escuelas de las catedrales y después las universidades. Las escuelas estarán en las catedrales urbanas, como las de Chartres y París, en que se habla, estudia y discute de cultura. Chartres es defensora del neoplatonismo, es muy importante y en el siglo XII ayuda a entender edificios como la catedral y qué se representa en su escultura.
Se estudia el trivium (gramática, dialéctica y retórica) y quadrivium (aritmética, geométrica, astronomía y música), es decir, artes liberales y que se representan de forma original en catedrales como Chartres o Burgos. Pedro Abelardo (filósofo, teólogo, poeta y monje francés) se enfrenta a Bernardo de Claraval (monje cisterciense francés y abad de la abadía de Claraval), estudia en París y hace que su enseñanza sea famosa y polémica.
Estas nuevas escuelas y universidades comenzarán su defensa argumentando a partir del neoplatonismo, pero poco a poco, llegando al siglo XIII, se introducen las ideas de Aristóteles hasta llegar al triunfo de la escolástica en el siglo XIII y que suplantará el neoplatonismo y dará figuras como Santo Tomás Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 6 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias de Aquino y Bonaventura. Además, estos centros son importantes para entender el arte de los siglos XII y XIII. Panofsky tiene un artículo que habla del pensamiento escolástico y de las nuevas catedrales en que compara y explica que una catedral es como una representación práctica y real del mundo de la escolástica.
Cruzadas en Tierra Santa Para entender el siglo XII hay que recordar el fenómeno que e puede calificar entre religioso y político: las cruzadas en Tierra Santa. Desde Francia saldrán, bajo supervisión del Papa, hasta seis cruzadas durante los siglos XII y XIII hacia Tierra Santa, la cual está en manos de los sarracenos3 y en manos musulmanes generará idas desde Francia, Italia. Serán ejércitos protegidos por el Papa con diferentes intereses y que provocó que algunos fuesen como peregrinaje para quitarse pecados con finalidad religiosa, pero también mucha gente iba con intención de sacar beneficio económico haciendo viajes a Bizancio, Constantinopla… De estas idas y venidas, en el 1204 la gran Constantinopla cae en manos de los croatas y los textos hablan de una ciudad saqueada en que aún existan monumentos, arte de la Antigüedad, del Omperio oriental, y con esta caída se hicieron disparates y destrozos.
Estas ideas y venidas favorecieron intercambios artísticos porque con los botines de guerra llegaron a occidente piezas de orfebrería, etc., que directa o indirectamente influenciaron en la creación artística de occidente.
Peregrinaje a Santiago de Compostela Supone un movimiento inimaginable. Había una infraestructura para favorecer estos movimientos.
Para entender estas vías de peregrinaje hay que recordar tanto hechos históricos como otros hecho entre historia y leyenda pasando por otros que simplemente son leyenda, pero que ayudaron a crear las rutas que llevaban hasta allí. El apóstol Santiago visitó España, dice, concretamente fue al norte a evangelizarla, volvió a Jerusalén y fue martirizado y decapitado por orden de Herodes. Una vez muerto, según la leyenda, le pusieron en un barco con dos discípulos con una única vela y llegó a Galicia, por lo que se enterró en un lugar y fue olvidado durante siglos. En el siglo IX un ermitaño, Pelayo, habitante de Galicia, comenzó a informar de que por las noches veía luz en un lugar y se aparecía un ángel. Se fue allí y es donde se descubrió una pequeña edificación, donde se descubrió el sepulcro del santo. Aquí se hicieron las edificaciones previas a la actual catedral.
Debido a este encuentro y a la organización arquitectónica comenzará la afluencia de peregrinos que irán a Santiago de Compostela para venerar el sepulcro del apóstol. Fue una ruta religiosa, pero también económica ya que aprovechaba otras rutas existentes y acompañará a la finalidad religiosa y contribuirá a la creación de numerosos edificios del estilo románico (predominante en el momento). Estos cuatro caminos de Francia no fueron creados para ir a Santiago, sino aprovechados, edificados con hospitales… Estos puntos de partida eran: - 3 Vía Turonensis: parte de París y pasa por San Martín de Tours. Es una de los más importantes.
Vía Lemovicensis: pasa por San Marcial de Limoges.
Vía Podiensis: pasa por Santa Fe de Conques.
Vía Tolosana o Egidiana: es la más meridional y pasa por San Marcelo de Toulouse.
Uno de los nombres con los que la cristiandad medieval denominaba genéricamente a los árabes o a los musulmanes.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 7 ! de !9 Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Cuestiones introductorias Eran grandes centros de reliquias. Estas rutas se conocen muy bien y en ellas se construyen iglesias, hostales. Se da uno de los movimientos más importantes románicos del siglo XII en el sur de Francia y norte de España.
Mapa de las rutas de peregrinaje a Santiago de Compostela.
Liber Sancti Iacobi Ir a Santiago de Compostela será más importante que ir a Roma o a Tierra Santa. Para ello se hace un sistema de propaganda, como textos, destacando el gran libro de propaganda: Libro de Santiago, del que luego se hicieron versiones varias, pero la más importante y de las primeras es la que está en la catedral, conocida también como Codex Calixtinus. Es de mediados del siglo XII, se encuentra en el Archivo de la Catedral de Santiago y hace poco desapareció, aunque se recuperó.
Hay otros manuscritos con el mismo texto, algunos incompletos, como la versión reducida e incompleta de un monje de Ripoll que fue a Santiago, lo copió y se conoce como Manuscrito de Ripoll del 1173.
El nombre de Codex Calixtinus se conoce así porque se creía que el autor era el Papa Calixto II, lo que no es cierto, ya que el autor fue un monje de Cluny llamado Aymeric. Es un libro de propaganda para favorecer el peregrinaje a Santiago de Compostela. Consta de cinco libros: sermones y textos litúrgicos de la catedral; milagros en que el protagonista es el apóstol Santiago; la historia del santo, su muerte, el trasladado y que dio lugar a imágenes plásticas como relieves, capiteles, en que se representa la barca y el cuerpo; el Pseudo Turpin, actualmente separado del conjunto y que explica la expedición de Carlomagno al norte de España; y la guía de los peregrinos, la parte que más nos interesa, una guía que habla de los diferentes lugares por los que pasan los peregrinos, qué verán, dónde descansar, dónde comer, qué tipo de gente hay, las cuatro vías de acceso, describe detalladamente la ciudad de Compostela tal y como está en el siglo XII.
Las reliquIas El ejemplo más significativo es Santiago de Compostela. Las reliquias eran una garantía para garantizar beneficios económicos, habiendo organización de ferias en torno a las festividades de las reliquias. Se sabe por la documentación de la época con movimiento de reliquias, cuerpos de santos divididos y movidos, robos.
El caso más espectacular es el de Santa Fe de Conques, pieza de orfebrería con alma de madera recubierta de oro con piedras preciosas y semipreciosas. Actualmente es la pieza más preciada que hay en el tesoro de la Abadía de Conques, pero también en su época fue de las más preciadas, comportando muchas peregrinaciones. Las reliquias están dentro y acaba siendo más importante el relicario (el exterior) que el interior. La pieza parece que es del siglo IX y X y la cabeza parece que es de época Tardorromana.
Los restos se conservaban en un monasterio de la localidad de Agén y en el siglo IX un monje que venía de Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 8 ! de !9 Cuestiones introductorias Románico y Gótico: el arte de los siglos XII y XIII Conques se instaló un tiempo largo en el monasterio, donde, tras unos años, se ganó la confianza de la comunidad y un día cogió las reliquias y se las llevó a Conques. A partir de ahí se conservan allí. Este robo supuso el gran punto de partida del éxito e importancia del monasterio de la Abadía de Conques.
Reliquia de la Santa Fe de Conques. IX — X.
Estatua — relicario, oro, piedras preciosas y esmaltes.
Abadía de Conques, Conques, Francia.
Otro caso anecdótico es una crónica de la Abadía de Vezelay. La crónica del siglo XII de un monje de la Abadía de Vezelay dice que hubo un incendio y una imagen de la virgen se ennegreció, pero no se quemó y al observar la imagen y ver cómo quedó les pareció que por dentro había una parte vacía y encontraron una puerta en que había reliquias.
Rocío García Egea Universidad de Barcelona 2017 — 2018 Página 9 ! de !9 ...

Comprar Previsualizar