SEMINARIO 2- SOCIEDADES (2016)

Pràctica Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Derecho de sociedades
Profesor I.F.
Año del apunte 2016
Páginas 5
Fecha de subida 31/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Derecho de Sociedades CASO n. 2 JUNTA GENERAL SUPUESTO BASE La sociedad española “ABC, S.L.”, con domicilio en Barcelona ciudad, tiene un capital social de 100.000 euros dividido en igual número de participaciones, todas de la misma clase y serie. La sociedad fue constituida en enero del año 2010 por los siguientes cuatros socios todos ellos con igual número de participaciones: (1) Andrés ABAD, (2) Begoña BEDEL, (3) Carlos CALIMA, y (5) Daniel DANTE. El administrador único de la sociedad es el Sr. Esteban ELECEN, quien se encuentra casado con la Sra. Begoña BEDEL. Su cargo caducará el 3 de noviembre de 2016. CUESTIONES 1. En el supuesto de que el Sr. ELECEN esté de viaje en Japón y sea absolutamente necesario celebrar junta para acordar la presentación de una oferta en un concurso público (y no podemos contactar con el Sr. ELECEN).... ¿Puede la Sra. BEDEL, socia y mujer del administrador convocar junta? ¿Qué se le ocurre para solventar la situación? En primer lugar, una primera solución sería reunirse en una Junta universal. Según el art.178.1 CCom, “La junta general quedará válidamente constituida para tratar cualquier asunto, sin necesidad de previa convocatoria, siempre que esté presente o representada la totalidad del capital social y los concurrentes acepten por unanimidad la celebración de la reunión”. Así pues, si todos los socios (A, B, C, D) acuden a la reunión y aceptan su celebración, la junta podrá llevarse a cabo. Así pues, al tratarse de una Junta Universal y no una Junta General, no se violará el art.180 CCom, que establece que “Los administradores deberán asistir a las juntas generales”. En segundo lugar, no sería posible atenerse al art.183 CCom, puesto que este indica que solamente el socio podrá hacerse representar por el cónyuge, y dado que el sr.ELECEN es administrador y no socio, no podríamos basarnos en este precepto. En tercer lugar, otra solución es que aunque el art.166 CCom establezca que “La junta general será convocada por los administradores y, en su caso, por los liquidadores de la sociedad”, nos encontramos delante de una situación en la que el administrador no puede celebrar la junta. Una posible solución sería que los socios A, B, D C Y D, o al menos los que, juntos, representen un 5% del capital, solicitaran la convocatoria de una junta general, de acuerdo con su derecho a hacerlo sobre la base del art.168 CCom. A continuación, el administrador Sr.ELECEN, debería omitir la solicitud de convocatoria, ya que así y según el art.169.2, “podrá realizarse la convocatoria, previa audiencia de los administradores, por el Secretario judicial o por el Registrador mercantil del domicilio social.” 2. ¿Pueden los socios hacerse representar en la junta sin existir previsión estatutaria al respecto? y, en su caso, ¿es necesario algún trámite especial para que el representante del socio pueda manifestar la voluntad de su representado a la hora de constituir una junta universal cuando el poder notarial del que dispone solo indica que el representado “confiere poder para asistir y votar en la junta del día...”? Sí que pueden hacerse representar sin existir previsión estatutaria, puesto que el art 183 CCom establece que El socio sólo podrá hacerse representar en la junta general por su cónyuge, ascendiente o descendiente, por otro socio o por persona que ostente poder general conferido en documento público con facultades para administrar todo el patrimonio que el representado tuviere en territorio nacional. Tal y como indica el art.178 CCom; La junta general quedará válidamente constituida para tratar cualquier asunto, sin necesidad de previa convocatoria, siempre que esté presente o representada la totalidad del capital social y los concurrentes acepten por unanimidad la celebración de la reunión. Por lo tanto, la junta universal puede celebrarse si están presentes todos los socios o están representados; y representados podrán estarlo si la representación está conferida para esa concreta Junta (informalmente convocada, pero aceptándose celebrar así). Así la admitió Resolución de la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN) de 7 de febrero de 1996 (ratificada por otras). 3. ¿Cómo convocaría una junta general de socios, caso de que existieran dos administradores mancomunados? Redáctela con el siguiente orden del día: “cesar al administrador Sr. XXX”. Plantee los problemas que se suscitan e indique el medio de publicación de dicha convocatoria. Antes de la resolución de la DGRN del 28 de enero de 2013, se podía penar que era posible convocar junta general por dos de los administradores de la sociedad limitada, en el típico caso de que se prevea la actuación por uno cualesquiera de los dos administradores mancomunados designados. Pero la doctrina de la mencionada resolución, repetida en varias posteriores, la última el 23 de marzo del 2015, es que no se puede. En síntesis, la línea argumental de la DG es el siguiente: – La convocatoria de la junta corresponde a los administradores (art. 166 LSC). – Hay que distinguir entre: o El poder de representación de los administradores mancomunados, que se puede modular conforme al artículo 233.2 LSC, relativo a la esfera externa o de relación con terceros: “En la sociedad de responsabilidad limitada, si hubiera más de dos administradores conjuntos, el poder de representación se ejercerá mancomunadamente al menos por dos de ellos en la forma determinada en los estatutos.” o Y el poder de gestión, “que corresponde al conjunto de los administradores mancomunados y que, por tanto, habrá de ejercitarse por todos ellos de forma conjunta”; para la DG en el ámbito interno los administradores deben actuar conjuntamente (art. 210.1 LSC), y a esta esfera interna “corresponde el ejercicio del poder de gestión, no susceptible de modulación”. Se convoca a los señores socios de la sociedad “ABC, S.L”, a la Junta General a celebrar en el domicilio social, sito en Barcelona, calle Balmes, nº 21, el día 24 de Octubre de 2016, a las 20:00 horas, con arreglo al siguiente ART. 171 – +++ 66/2001 STS. Sala Civil. ORDEN DEL DÍA: Acordar el cese del administrador Sr. XXX, atendiendo a las numerosas actuaciones del mismo que han provocado el desequilibrio económico y de gestión en el cual se halla en estos momentos la Sociedad. Barcelona, a 1 de Octubre de 2016. Convocatoria por comunicación individual y escrita prevista en el artículo 25 de los estatutos sociales. Administradores mancomunados. Antes de pasar a las siguientes cuestiones, debemos destacar que si existen dos administradores mancomunados, esta condición debe estar inscrita en el Registro Mercantil, con el objetivo de que los terceros que contratan con la sociedad sepan si el administrador con que están celebrando el contrato puede vincular al patrimonio o necesita la concurrencia de los otros administradores. El problema principal que entra juego es qué ocurre cuando uno de los administradores mancomunados no quiere firmar la convocatoria. Pues respecto a esta cuestión, es imprescindible diferenciar los dos poderes de los administradores: el poder de representación, referido a las actuaciones enfrente a terceros; y el de gestión, el cual tiene una dimensión interna, es decir, de cara a los socios. Dicho esto, podemos afirmar que el hecho de convocar una junta es una acción perteneciente al poder de gestión. La doctrina de la Dirección General de Registro y Notariado se pronuncia sobre el tema diciendo que se exige la unanimidad de los administradores para convocar junta, con lo que ello implica de acuerdo sobre orden del día, lugar y fecha de celebración, cuando dicha unanimidad no se exige para las actuaciones representativas de los administradores frente a terceros. Es por este motivo que es frecuente el bloqueo en la toma de decisiones. Referente al medio de publicación de la convocatoria, hay que mencionar el artículo 173 de la Ley de Sociedades de Capital, el cual establece que dichas juntas deben ser convocadas mediante anuncio publicado en la página web de la sociedad, si esta existe, está inscrita y publicada en los términos previstos en el artículo 11 bis de la misma Ley. En los casos en que no exista esta web, o no ha estado inscrita y publicada, la convocatoria se tiene que publicar en el “Boletín Oficial del Registro Mercantil” y en uno de los diarios de mayor circulación en la provincia en que esté situado el domicilio social. No obstante, también hay la posibilidad de que los estatutos establezcan que la convocatoria se realice por cualquier procedimiento de comunicación individual y escrita, que asegure la recepción del anuncio por todos los socios en el domicilio designado al efecto o en el que conste en la documentación de la sociedad. En el caso de socios que residan en el extranjero, los estatutos podrán prever que sólo serán individualmente convocados si hubieran designado un lugar del territorio nacional para notificaciones. 4. Asumiendo que la junta se ha constituido como universal, el Sr. Daniel DANTE propone introducir un nuevo punto del orden del día (concretamente: el ejercicio de la acción social de responsabilidad contra el administrador vigente y, en todo caso, la designación del Sr. Eduardo ENTERE como nuevo administrador). ¿Es posible y, en su caso, cómo? Razone la respuesta. 4. Asumiendo que la junta se ha constituido como universal, el Sr. Daniel DANTE propone introducir un nuevo punto del orden del día (concretamente: el ejercicio de la acción social de responsabilidad contra el administrador vigente y, en todo caso, la designación del Sr. Eduardo ENTERE como nuevo administrador). ¿Es posible y, en su caso, cómo? Razone la respuesta. En primer lugar, cabe destacar que la Junta Universal es aquella junta no convocada (o convocada informalmente) que puede tratar válidamente los asuntos que se incluyan en el orden del día y, además, pueden incluirse cualesquiera asuntos, siempre que todos los socios estén presentes y, siempre que todos los socios aprueben el orden del día (art. 178 LSC). En segundo lugar, los socios no pueden añadir nuevos puntos al orden del día una vez aprobados este y, ante tal pretensión, si cualquiera de los socios se opone, no podrían adoptarse acuerdos respecto al punto añadido, pues, no forma parte del orden del día de la Junta Universal. El problema en este caso es si en la Junta Universal se puede discutir y adoptar acuerdos sobre la acción social de responsabilidad y la designación de un socio como nuevo administrador. De esta manera, es posible acordar el ejercicio de la acción social y designar a un socio como nuevo administrador y, concretamente, aquel socio que muestre su disconformidad con dicho punto del día, debe negarse a celebrar la Junta Universal. De acuerdo con la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 20 de septiembre de 2013: “La doctrina se inclina decididamente por la exigencia de que los asistentes consientan por unanimidad no sólo la celebración de la junta universal sino también los asuntos a tratar y si alguno de los accionistas se opone a tratar cualquiera de los que se propongan no podrá ser objeto de la junta. También es este el criterio de la jurisprudencia: no pueden confundirse los requisitos de constitución de la junta con el ámbito competencial de la misma, de modo que, entre todos los asuntos de la competencia de la junta general, en la de carácter universal sólo podrán ser deliberados y votados aquéllos respecto de los cuales todos los socios muestren su conformidad en someterlos a la decisión de la junta. Con carácter general, la disconformidad de uno de los socios a que se incluya en el orden del día un determinado punto impide su deliberación en la junta universal e incluso permitiría al disidente impedir su constitución al negarse a celebrar la junta, precisamente, por no estar de acuerdo con alguno de los puntos del orden del día propuesto. Constituida válidamente la junta universal, ya nada impedía que se sometiera a la misma la separación del administrador, en tanto que el artículo 132 de la Ley de Sociedades Anónimas permite que la separación de los administradores pueda ser acordada en cualquier momento por la junta general, sin que existe razón alguna que justifique la inaplicación de esta regla a las juntas universales”. En tercer y último lugar, la Junta Universal tendrá competencia, de acuerdo con el artículo 178 LSC para tratar cualquier asunto, incluyendo todos aquellos que la LSC reserve para la junta ordinaria. No obstante, el precepto del artículo anteriormente citado establece como requisito siempre que esté presente o representada la totalidad del capital social y los concurrentes acepten por unanimidad la celebración de la reunión. 5. En el orden del día de la junta se ha previsto “conceder un crédito de 300.000 euros a la Begoña BEDEL, con vencimiento 1 año y un 3% de tipo de interés anual, pagadero anualmente”. ¿Puede adoptarse este acuerdo? y, en su caso, ¿existe alguna particularidad? Razone la respuesta. El acuerdo de conceder un crédito de 300000 euros si procede, siempre y cuando se alcance la mayoría necesaria para ello (en este caso se adoptar´por mayoría de los votos válidamente emitidos, siempre que representen al menos 1/3 de los votos correspondientes a las participaciones sociales en que se divida el capital social). Sin embargo, Bedel no podrá ejercitar su derecho a voto, pues el art. 190 LSC obliga a abstenerse de participar en la votación al socio al que se le va a facilitar cualquier tipo de asistencia financiera. ...

Comprar Previsualizar