Tema 13. La exclusión de la responsabilidad por concurrencia de causas de justificación: Exclusión de la antijuricidad. (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal II
Año del apunte 2016
Páginas 6
Fecha de subida 02/05/2016
Descargas 19
Subido por

Vista previa del texto

  Tema 13. La exclusión de la responsabilidad por  concurrencia de causas de justificación: Exclusión  de la antijuricidad.  1. Introducción  La antijuridicidad, como institución penal, se manifiesta de dos modos diferentes. Uno de ellos lo descubrimos normalmente a través  de la indagación dogmática y, especialmente, a partir del sistema social de valores. El segundo lo encontramos expresado en la propia  ley. A cada uno de estos aspectos los designaremos como manifestación ​ positiva​  y ​ negativa ​ de la antijuridicidad.    Positivamente la antijuridicidad supone que un acto ​ típico​  ha ofendido material y formalmente a un bien jurídico, lo ha dañado,  vulnerado, destruido o puesto en peligro; ese acto se corresponde con una de las especies de ataque a ese bien legalmente  amenazadas de pena (tipos).    Negativamente la antijuridicidad se manifiesta a través de lo que se conoce como causa de justificación. Cuando una de éstas concurre,  aquel acto que por ser típico era, en principio, antijurídico, resultará jurídicamente justificado.   Por supuesto, las justificaciones, por corresponderse con situaciones especiales, serán excepcionales. De ahí que se pueda afirmar que  los actos típicos son ​ en general​  antijurídicos y, excepcionalmente, puede que esa antijuridicidad se vea contrarrestada por una causa de  justificación.    Las causas de justificación se fundan en situaciones objetivas (Agresión, legítima defensa, necesidad, en el estado de necesidad, deber o  derecho, en e ejercicio legítimo de un derecho, profesión, oficio o cargo y en el cumplimiento de un deber, por ejemplo), que como  tales han de ser conocidas, pero pueden desconocerse o valorarse errónea,ente por el autor; de tales situaciones nos ocupamos en  otro lugar.  Pero, en lo que ahora importa, basta decir que el conocimiento de la antijuridicidad, como elemento culpabilístico, supone,  evidentemente, tanto el conocimiento de que el acto es antijurídico cuanto que el autor no está asistido o legitimado por una de esas  excepciones que llamamos causas de justificación.   2. Antijuricidad y justificación  2.1. Significación de la Tipicidad.  Como en su momento se dijo, la decisión legislativa en cuya virtud se declara ​ típica​  una conducta no es, o no puede ser, una decisión  gratuita. Al contrario, esa conducta ha sido ​ valorada​  como intolerable, y por ello el legislador, intentado ser intérprete de la voluntad  mayoritaria, decide recurrir al Derecho Penal para castigarla.   Los actos típicos no son pues actos que tienen sentido ​ porque el Derecho Penal así lo desea​ , sino actos que el Derecho Penal castiga  porque son ​ negativos en su valoración social y jurídica​ .    Un hecho típico no es un hecho que ha ganado relevancia de injusto por la ausencia de causas de justificación, sino que es un hecho o  acto socialmente relevante en todo caso, y no es posible sostener que la concurrencia de una causa de justificación lo relegue de nuevo  al mundo de lo jurídicamente ​ irrelevante​ .    Si la antijuridicidad tiene un sentido jurídico y social, la tipicidad también lo tiene. Socialmente se presentará la necesidad de tipificar  una conducta, y socialmente también se aceptará justificarla en algunos casos, pero sin desvirtuar su sentido primario.    La diferencia entre lo justificado y lo esencialmente justo es, pues, evidente. Se puede actuar desde posiciones reconocidas y protegidas  por el Derecho y que intrínsecamente sean diferentes. Por ejemplo: ​ ejercer un derecho fundamental y matar a un hombre en legítima  defensa son actos igualmente amparados por el Derecho, pero diferentes.​  Las ideas sociales de normalidad y de excepción se muestran  aquí con toda nitidez.   3. Causas de justificación en el Sistema Español  No existe unanimidad en torno a qué eximentes han de ser calificadas como causas de justificación. En nuestra opinión éstas son ​ el  cumplimiento del deber o ejercicio legítimo del derecho, oficio o cargo​ (1); ​ la legítima defensa​ (2) y ​ el Estado de Necesidad​ (3).    En el ​ Art. 20 CP​  aparecen causas de autorización de conductas en situaciones excepcionales. Ante estas situaciones, las causas dan  lugar a que se excluya la tipicidad.  4. El cumplimiento del deber y el ejercicio legítimo del Derecho oficio o cargo.  De acuerdo con el ​ Art. 20.7​  está exento de responsabilidad criminal el que obre en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo  de un derecho, oficio o cargo. Aparentemente esta circunstancia eximente peca de obviedad, pareciendo casi una causa de justificación  de presencia superflua, pues resulta inconcebible que alguien pueda realizar un tipo de delito a la vez que actúa de acuerdo con el  derecho.     De ese modo se demuestra cómo la antijuridicidad ostenta ese carácter de oposición entre el hecho y el Derecho en general, mientras  que la tipicidad contrae su alcance a la correspondencia entre la conducta y la descripción legal penal.    Esa idea de justificación excepcional la que permite comprender esa aparente contradicción: en determinadas ocasiones un bien  jurídico podrá ser lesionado por una conducta jurídicamente aprobada con esa nota de excepcionalidad.    Conducta aparentemente típica y legitimación de la misma. Responde a la idea de​  principio de unidad ​ del ordenamiento jurídico→  Un  orden sistemático. Se pretende evitar contradicciones. Además, subyace un ​ principio de ponderación de intereses​  (Intereses en  conflicto)    La ​ función normativa del ejercicio de un derecho y cumplimiento de un deber​ : Causa de justificación cuya función normativa es  constituir la cláusula de cierre del ordenamiento jurídico. Quien cumple un deber jurídico, o ejercer legítimamente un derecho ve  excluida su responsabilidad penal cuando lleva a cabo una conducta típica. Cláusula normativa de armonización porque no puede ser  antijurídico lo que está permitido. (Supuestos extremos, no ordinarios)   4.1. El cumplimiento del Deber  La invocación de la eximente presupone la realización de un tipo penal, tipo que no comprende expresamente la exclusión de su ámbito  de las conductas debidas, o que, aun haciéndolo, deja dentro del tipo actos que pueden quizá ser amparados por la eximente.  4.2 El ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo.  Estas tres posibilidades ofrecen una indudable afinidad, pues las tres son facultades de obrar que una persona tiene por voluntad del  Derecho.  Ello no obstante, no sería conveniente caer en el simplismo de que todo se podría resumir en el ​ ejercicio del derecho​  en general, por  más que en último término también sea eso el legítimo ejercicio de un oficio o cargo, puesto que, siendo parecida la naturaleza jurídica  de una y otras situaciones, no son ​ idénticas​ .     Son parecidas en cuanto que habrá derechos derivados de la ley y derechos derivados del oficio o del cargo. Pero son relativamente  diferentes en función de la ​ fuente de legitimación​ , pues mientras que el ejercicio legítimo del derecho encontrará en el Ordenamiento  jurídico un campo seguro para establecer su origen y contenido, el que corresponde al ejercicio legítimo del oficio o cargo no siempre  gozará de una descripción tan nítida, sino que con frecuencia habrá que buscarlo en las distintas ​ lex artis​  (Reglas de cada profesión),  por más que éstas, indirectamente, también formen parte del Derecho, en la medida en que nutren las normas que deben gobernar el  ejercicio de cada profesión.        5. La legítima defensa:  Según una aclaración del ​ Tribunal Supremo​  “Allí donde no llega el Estado para defender a los ciudadanos ante agresiones inminentes, el  propio individuo tiene derecho a autodefenderse, o a terceros”    Al entrar en el estudio de la legítima defensa lo primero que destaca es su condición de institución jurídica sobre la que han tomado  postura todos los planteamientos filosófico­jurídicos del problema penal, desde la Escuela española iusnaturalista hasta nuestros días.    Posiblemente la explicación haya que buscarla en el caso tópico de la legítima defensa: la muerte de un hombre por otro.  Para el Derecho ésa es una situación límite, y como tal exige que se dé una profunda explicación de la razón por la que ese hecho será  impune, pues no parece suficiente invocar un derecho genérico a defenderse, aunque ése sea uno de los componentes que suministran  el fundamento y la naturaleza de la legítima defensa.    La ​ función normativa de la legítima defensa​ . Ante una causa de justificación muy intensa, el legislador se pone de parte de quien se  defiende (Persona amparada), lo hace frente una agresión legítima. Una causa de justificación muy intensa, porque el derecho Penal no  impone la huida de la víctima.  ­ Si no hay agresión ilegítima, no puede operar la legítima defensa. Opera siempre y cuando haya necesidad de actuar de una  defensa inminente.     Requisitos:   ­ Efectos de exclusión de responsabilidad penal por ausencia de tipicidad.  ­ Atenuante de Legítima Defensa incompleta del art. 21. Todas las causas de justificación tiene una versión incompleta por  efectos de atenuación de pena. La rebaja sólo opera cuando falta un requisito esencial.   ­ Ha de ser constitutiva de delito la agresión ilegítima, porque la legítima defensa es una causa de justificación, cuando la  agresión tiene entidad.   ­ Poner en peligro inminente el bien jurídico protegido    Por tanto, la legítima defensa es una causa de justificación intensa, porque el Derecho se pone de parte del agredido, porque no ha  buscado ninguna situación.   a. Fundamento y Naturaleza  El fundamento esencial de la legítima defensa es la ​ restauración del orden jurídico​ . Como toda legítima defensa hay una agresión  ilegítima, y su reacción està amparada en el ​ Art. 24 CP​ ,  supondría una cláusula legal a la reposición y restauración del orden jurídico  alterado. Además, se puede fundamentar en una especie de pena privada que equivale a la legitimación del Estado.    Se aduce que el atacado no puede hacer otra cosa que contraatacar, pues no le era exigible que soportara la agresión.     Este razonamiento yerra por dos razones: porque cataloga como ilícita ​ a priori​  y genéricamente la conducta del agredido, y porque  introduce una confusión con la eximente de estado de necesidad, al obligar a una ponderación de los bienes jurídicos en conflicto que,  si bien es imprescindible para aquella institución, no afecta al derecho de defender bienes jurídicos propios o ajenos cuando son  injustamente agredidos.    La doctrina mayoritaria considera la legítima defensa como causa de justificación. Razones:  a. El derecho a defenderse es innato y, como perteneciente a la esencia del individuo, no puede ponerse en duda.  b. El individuo espera, normalmente, que el Estado, en quien ha depositado su confianza y de quien pretende protección y  asistencia, evite, a través de sus instrumentos de poder, ataques injustos. Si el Estado no puede hacerlo en un momento dado,  el ciudadano tendrá que hacerlo por sí solo, a modo de recuperación de la situación previa al llamado ​ contrato social.  c. El ataque es un acto que ofende al Derecho (Injusto); por lo mismo, el Derecho no puede tolerarlo, sino que debe oponerle un  ataque justo; incluso, se ha dicho, el triunfo del contraataque restaura el Derecho al recomponer la situación anterior a la  agresión.  d. Del mismo modo que al autor de un delito se le aplica una pena por el juez, el autor de un ataque injusto, que no puede ser  juzgado en aquel momento y situación, debe soportar a modo de pena la vulneración de sus propios bienes jurídicos, pues a  ello se ha hecho acreedor con su conducta.    En cuanto a explicación ideológica, ha ganado aceptación en España la ​ tesis del doble fundamento de la legítima defensa​ .  La legítima defensa se funda a la vez en la necesidad de autoprotección y en la defensa del Derecho, que no puede tolerar actos  injustos.    La auténtica aportación de esta tesis reside en que ese doble fundamento se exige a la vez, de manera que un principio condiciona al  otro. Así se ha podido decir que la fundamentación en la defensa del Derecho confiere a la legítima defensa un carácter ​ supraindividual  (Defensa de bienes individuales, no colectivos), pues ése es un objetivo o interés general; pero ese mismo interés general cederá o  decaerá en relación con actos defensivos socialmente reprobados. Del mismo modo, el interés general explica que la huida no pueda  ser la solución jurídica frente a un ataque, a pesar de que, si la huida es posible, la necesidad de autoprotección no es ya absoluta, pero  si es, en cambio, patente que la voluntad social y jurídica no puede consistir en tolerar un ataque injusto, por lo que la defensa estará  legitimada.    En la mayoría de los casos, se suscita la autodefensa de la propia vida o integridad física. Pero el Código Penal extiende la posibilidad de  legítima defensa a otros ámbitos, como la moral o la legítima defensa a bienes individuales (Siempre y cuando la agresión ilegítima  ponga en peligro la pérdida inmediata o deterioro de esos bienes individuales.     Estos dos fundamentos, necesidad de protección y de defensa del Derecho,resurgirán cuando se señalen los límites o  condicionamientos para la apreciación de los requisitos legales de la legítima defensa.   b. El ataque injusto  En Derecho español, se llama a éste ​ agresión ilegítima.​  ​ Art. 20.4 CP.    Es el requisito nuclear de la legítima defensa, conclusión a la que es fácil llegar sin particulares esfuerzos interpretativos. Es más, todas  las tesis fundamentadoras del derecho a la defensa son a la vez tesis que enjuician la agresión, su ilicitud y, por eso mismo, la reacción  frente a ella.    Usamos la expresión ​ ataque​  como modo de designar y precisar el significado de la agresión, palabra esta última que puede conducir a  equívocos, máxime a la vista de la multiplicidad de acepciones que en los últimos tiempos se le otorga.   c. La necesidad de la reacción y la racionalidad del miedo  El segundo requisitos exigido por el ​ Art. 20.4​  es el de “necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla (la agresión)”.   Este requisitos se combina con el incluido en la propia definición inicial, que hace referencia a la actuación “en defensa”. Las ideas de  necesidad y racionalidad despliegan su eficacia sobre dos cuestiones: que sea necesario defenderse y que sea racionalmente necesario  emplear aquel medio defensivo.    La necesidad racional de la defensa, del medio empleado para impedir o repeler(si ya se ha iniciado la agresión ilegítima) la agresión. Se  puede actuar en legítima defensa para estas dos acciones. → Debe existir una necesidad racional. La jurisprudencia existe en que no  debe comprar sólo los medios utilizados. Hay que ver el contexto.   NO ES UN REQUISITO ESENCIAL. En el caso de faltar, cabe aplicar la Legítima Defensa en el caso incompleto.     La legítima defensa tiene márgenes muy estrechos.   Requisito esencial→ ​ la agresión ilegítima, porque es lo que provoca lo que es el núcleo de la Legítima Defensa fundamentador, que es  la necesidad de la defensa, como única vía para salvar bienes jurídicos individuales. La idea de necesidad de la defensa. Para que exista,  los tribunales indican que está ahí, la agresión ha de ser real (si se la imagina no)y actual (no de futuro, en el sentido de inminente)    El tribunal ha sospechado que no cabe la legítima defensa, cuando el sujeto tiene reducido al agresor. Por tanto, no es Legítima Defensa  porque se ha roto la necesidad, porque implica la unidad de sucesos. Si se rompe la unidad de sucesos, porque lo he reducido.    El CP se refiere a este requisito, ​ Art. 20.4​   cuando dice, el sujeto ha de actuar en defensa de sus bienes, es decir, que el sujeto es  consciente. Se presume que actúa conscientemente.    No hay necesidad de la defensa, frente a amenazas de futuro, ni agresiones que ya se han consumado.   → Exceso extensivo, no cabe aplicar ​ art. 24 ​ para exigir responsabilidad penal.    Los tribunales no comparan sólo los medios (No esencial); Atienden a las posibilidades de defensa que tenía el agredido a su alcance.  Los Tribunales valoran que la situación de agresión ilegítima produce un escenario no esperado para el agredido, y este no valora las  posibilidades de defensa en una situación de posición anímica.     Supuestos en los cuales se ha producido una desproporción muy grande entre el medio que utiliza el agresor y el que utiliza la defensa.  Han acudido a otro medio, el miedo insuperable, regulado Art. ​ 20.6​ , eximente que elimina la culpabilidad . La legítima defensa  incompleta, hace frontera con el miedo insuperable.  d. Los bienes jurídicos defendibles  La fórmula legal de la legítima defensa no excluye formalmente ningún bien o derecho, lo que en principio conduciría a declarar que  todos son defendibles. Pero esta afirmación inicial se reduce inmediatamente a través de una interpretación de la razón de ser de la  eximente.     Requisitos:  ­ Los bienes han de ser de titularidad personal, ya sean del mismo que se defiende o bien de un pariente o de un extraño.  ­ A su vez esos bienes han de ser susceptibles de defensa mediante una reacción inmediata e incluso violenta, y que al que se se  defiende no le quede otra vía.  La restricción de bienes deriva de la posibilidad de que determinados bienes personales sean atacables y necesariamente defendidos  por su titular de forma inmediata.    Pese a la generalidad inicial, aunque limitada en la forma expuesta, la fórmula legal de la legítima defensa contiene ciertas restricciones  en lo concerniente a defensa de bienes (materiales) y de la morada:  a) La agresión ilegítima se considerará tal en caso de defensa de los bienes, cuando el ataque a éstos sea constitutivo de delito y  los ponga en peligro de deterioro o pérdida inminentes (Solo bienes muebles).  b) La legítima defensa de la morada. Sólo cabe la legítima defensa en caso de entrada indebida en la morada o en sus  dependencias. Ese es un ataque injusto provocador de reacción legítima. El delito que comete el agresor es evidentemente el  de allanamiento de morada, si se trata de un particular, o el de entrada indebida en un domicilio si se trata de un funcionario  público.   e. El requisito de la falta de provocación  Además, quien se defiende no debe haber provocado al agresor, de una manera suficiente. Es decir, que no puede haber una  provocación prèvia.     Falta de provocación suficiente, no es esencial. Cuando hay una leve provocación, aplican la Legítima Defensa incompleta.   → No opera para la legítima defensa de terceros.   6. El estado de necesidad  a. El presupuesto perceptual de la eximente  El ​ Art. 20.5 CP​  no proporciona una definición legal de Estado de Necesidad, el precepto se limita a establecer los requisitos legales de la  eximente. No obstante, el Estado de Necesidad reclama conceptualmente un contexto de conflicto entre bienes jurídicos, cuya solución  sólo puede alcanzarse mediante el sacrificio o menoscabo de uno de ellos. En este sentido, puede indicarse que la salvación de uno de  los bienes enfrentados sólo puede verificarse mediante la lesión o la puesta en peligro del otro bien jurídico.     De la expresión legal ​ el que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un bien jurídico de otra persona o infrinja  un deber​ , debe deducirse que la eximente se fundamenta en una ​ situación de peligro objetivo, real y actual para un bien jurídico propio  o ajeno.    Este presupuesto conceptual ha permitido a la doctrina afirmar que la probabilidad de la producción del mal debe ser inminente; La  jurisprudencia ha asentado una férrea doctrina en torno a la exigencia de que la producción del mal sea ​ inminente​ , doctrina que había  llevado a denegar la aplicación de la eximente en casos de aborto, lo cierto es que el Tribunal Supremo sigue proyectando con carácter  absoluto el requisito de la inminencia en supuestos de precariedad económica, de desempleo o de insolvencia del sujeto, hipótesis para  las cuales la aplicación de la eximente completa se produce de forma muy restrictiva.     La solución jurisprudencial mayoritaria se decanta por apreciar la atenuación analógica con relación a la eximente incompleta.   Esta doctrina jurisprudencial tendente a exigir que el conflicto entre los bienes jurídicos no sólo sea total sino además inminente  (Inmediato peligro de destrucción física o jurídico, de preservar intereses preventivos generales de seguridad ciudadana, sobre todo en  relación con delitos contra la propiedad).  “​ Cuando el transcurso del tiempo no pueda vislumbrarse racionalmente otras vías de solución al conflicto normativo y existencial entre  los bienes (Situaciones de peligro permanente), no deberá cerrarse el camino a la eximente de Estado de Necesidad”​  al objetivo de  posibilitar soluciones jurídicas más justas y conformes con el ​ Principio de la dignidad humana​ .    En el Estado de Necesidad es preciso que el peligro que amenaza al bien jurídico propio o ajeno sea grave; la gravedad del mal que  amenaza es un requisito constantemente exigido por el Tribunal Supremo. Esta exigencia comporta principalmente que en los casos de  peligro de cercenación o deterioro de bienes jurídicos patrimoniales, la eximente sólo pueda ser operativa cuando aquellos revistan un  valor relevante en función de la capacidad y los medios económicos de la persona que sufre la amenaza del mal.    En tercer lugar la jurisprudencia y la doctrina establecen la exigencia de que el mal no pueda ser evitado o soslayado por otras vías o  procedimientos menos lesivos o ​ perjudiciales​ , ya fueren éstos de carácter lícito o ilícito.  A partir de este requisito implícito en la eximente, que viene a subrayar el carácter subsidiario y excepcional de la misma, el Tribunal  Supremo ha construido la configuración de la situación de ​ Estado de necesidad ​ en términos absolutos.    La ausencia del carácter absoluto del estado de necesidad por no haberse agotado otras vías en aras a la salvaguardia del bien jurídico,  comporta según jurisprudencia constante, la exclusión ​ tout court​  de la eximente.    La inevitabilidad del mal que amenaza, encarnado por el ​ Principio de acción subsidiaria​ , supone así que el peligro no puede eludirse o  superarse por otra vía menos gravosa que mediante la lesión de un bien jurídico o ajeno.    La función normativa del Estado de Necesidad es la causa de justificación (Los efectos eximentes de Responsabilidad Penal). No hay una  agresión ilegítima, hay una situación extrema en la que para salvar un bien jurídico, hay que destruir otro.  b. Naturaleza y fundamento del Estado de Necesidad  El Estado de Necesidad se regula en el ​ Art. 20.5 CP​  ​ “​ 5.º El que, en estado de necesidad, para evitar un mal propio o ajeno lesione un  bien jurídico de otra persona o infrinja un deber”  Hay otra situación distinta, entran en conflicto bienes jurídicos, y el Derecho justifica conductas pero no de manera tan contundente  (Como Legítima Defensa). Hay colisión de bienes jurídicos, pero no está presente la agresión ilegítima. Situaciones no buscadas por los  titulares de los bienes en conflicto.    En el caso enjuiciado, si es superior el bien jurídico el que se salva que se destruye, se elimina la antijuridicidad de la conducta, porque  se salva un bien jurídico mayor. → Causa de eliminación de la antijuridicidad.    A diferencia de la ​ causa de exclusión de Culpabilidad ​ (Ej. Náufragos), no se excluye el carácter antijurídico de la Conducta, sino que se  destruye un bien jurídico de igual valor→ Causa de exculpabilidad. Cuando son de igual valor, cabe la obligación de indemnizar  (​ Responsabilidad Civil Ex delicto)​  Opinión Tribunales.    En el caso en que el bien jurídico superior es el que se destruye en vez de salvarlo, no hay Estado de Necesidad. Puede, en algunos  casos, haber responsabilidad Civil.  c. Requisitos Legales  En los presupuestos que presenta el ​ Art. 20.5​  “​ siempre que concurran los siguientes requisitos:  Primero. Que el mal causado no sea mayor que el que se trate de evitar.​  ​ Situación de Necesidad, Auxilio necesario→ La única manera  de salvar el bien jurídico, es destruir otro. Además de Excepcionalidad → Solución Subsidiaria (No otra manera de resolver el Conflicto)  El Tribunal Supremo ha interpretado de una manera estricta este requisito de la subsidiaridad, que sea la única vía estrictamente. (La  persona que hurta para comer) Los tribunales, sin este presupuesto, sin otra vía excepcional, no se puede aplicar art. 25 i 21. Tampoco  cabe la eximente. En los últimos tiempos, el tribunal ha rebajado que sea la única vía para solventar los bienes jurídicos.   Segundo. Que la situación de necesidad no haya sido provocada intencionadamente por el sujeto.  Tercero. Que el necesitado no tenga, por su oficio o cargo, obligación de sacrificarse.”     Requisitos:  ­ Proporcionalidad​ , más estricto que la legítima defensa. No admite que se destruya un bien jurídico mayor para salvar uno de  menor valor.   ­ En la ponderación, ha de ser reflexionada. ​ Juicio de ponderación​ , se evalúa el bien jurídico, sin atender a otras circunstancias.  No se puede dejar inatendidas.   ­ No provocación intencional​ . Las situaciones no han de ser provocadas, las produce el destino. El destino hace que colisionen  bienes jurídicos. Fuerza del destino haciendo incompatibles la coexistencia de bienes.  ­ El sujeto que actua ​ no​  tenga una ​ obligacion especial de sacrificio ​ por razón de su oficio o cargo.     ...

Comprar Previsualizar