Tema 4: Sistema Jurídico (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad Pompeu Fabra (UPF)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Teoria del Derecho
Año del apunte 2013
Páginas 5
Fecha de subida 02/10/2014
Descargas 2
Subido por

Descripción

Teoria del Derecho completo - Castellano

Vista previa del texto

Tema 4. Sistema jurídico 1. La noción de sistema jurídico Ya hemos aceptado que el Derecho es un sistema normativo, i.e. un grupo de normas relacionadas entre sí, que comparten una serie de rasgos comunes.
Podemos entender esto como el Derecho en general, o como cada uno de los sistemas especializados que conforman el sistema normativo de un país: Derecho civil, penal, mercantil, etc.
1.1.
Sistemas estáticos y sistemas dinámicos Un sistema jurídico es estático si sus normas están relacionadas por un criterio lógico o de deducibilidad. Este criterio comporta la identificación de un conjunto de normas como normas del sistema, de tal manera que de ellas se deriva el resto de normas. Kelsen ejemplifica este tipo de sistema con los sistemas morales, puesto que de unas premisas iniciales se derivan las demás. De “no se debe mentir”, sacamos “se debe decir la verdad”, “no se debe prestar falso testimonio”, etc.
Un sistema jurídico es, por el contrario, dinámico si sus normas están relacionadas por un criterio genético o de legalidad. En este caso, todas las normas son consideradas normas del sistema, porque están estructuradas mediante relaciones genéticas mediante la siguiente fórmula: N2 RL N1 si y sólo si N1 autoriza O a crear N2 ^ O ha creado N2 El libro nos recuerda, para acabar este subapartado, una vez más, que los sistemas jurídicos son esencialmente coactivos, aunque no todas las normas lo son (las normas constitutivas sólo establecen una relación entre un supuesto de hecho y una solución normativa).
2. El sistema jurídico como sistema normativo Normas formuladas y normas derivadas Las normas formuladas son aquellas dictadas directamente por la autoridad (un padre le dice al hijo “no salgas de casa cuando haga mal tiempo”); las derivadas son consecuencia lógica de las formuladas (de la norma citada, serían derivadas “no salgas de casa cuando llueva”, no salgas de casa cuando caiga granizo”, etc.).
Consistencia y antinomias Una antinomia o contradicción normativa se da en un caso C de un universo de casos de un sistema normativo, si y sólo si C está relacionado con dos soluciones incompatibles entre sí, o con todas las soluciones posibles.
Un sistema que carece de antinomias es un sistema consistente.
Las antinomias se dividen en tres tipos: - - - Antinomia total-total. Se da cuando dos normas regulan un mismo supuesto de hecho con dos soluciones normativas incompatibles entre sí (Una norma que permite pescar en un río, y otra que lo prohíbe).
Antinomia total-parcial. Se da cuando dos normas regulan casos genéricos de tal manera que uno de los dos incluye de forma propia al otro y las soluciones normativas que cada norma aporta son incompatibles (Una norma permite a los residentes, con licencia, de cierta ciudad pescar en un río, y otra norma que prohíbe a los residentes de dicha ciudad pescar en tal río).
Antinomia parcial-parcial. Se da cuando alguna de las soluciones que una norma correlaciona con un caso C’ son incompatibles con las que otra norma correlaciona con C’ en algún caso elemental.
2.3.2. Criterios de resolución de antinomias Los sistemas normativos inconsistentes son altamente ineficaces: los sujetos normativos son incapaces de obedecer todas las normas relativas a un supuesto de hecho, puesto que si hacen lo que una de ellas dice, desobedecen lo que dice alguna otra; y los jueces tampoco pueden fundar sus decisiones en el sistema normativo de forma eficaz.
Para resolver las antinomias se ha optado por criterios de ordenación normativa. Destacamos: - - - Lex superior derogat legi inferiori. Criterio jerárquico. Prevalece siempre sobre el cronológico y, normalmente, sobre el de especialidad. Consiste en que la Constitución es superior a las Leyes, y éstas a los Reglamentos.
- Criterio de competencia. Si el Estado regula M mediante N, y M es competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas mediante N’’, prevalecerá siempre N’’ sobre N’.
Lex posterior derogat legi priori. Criterio cronológico. En las antinomias total-parcial y parcial-parcial, este criterio evita que sea derogada la norma que no prevalece.
Lex specialis derogat legi generali. Criterio de especialidad. Sólo se aplica en las antinomias total-parcial, siendo la ley especial la que subsume su caso en la ley general. Las leyes posteriores generales no derogan a las anteriores especiales.
2.4.
Completud y lagunas Una laguna normativa se produce cuando un caso no está relacionado con ninguna solución normativa. Dicho de otra manera, se dará una laguna normativa si y sólo si un caso elemental del universo de casos de un sistema normativo S no está relacionado con ninguna solución maximal del universo de soluciones.
Un sistema normativo es completo si y sólo si carece de lagunas normativas, puesto que éstas afectan a la completitud de todo sistema jurídico.
2.4.1. Otras clases de lagunas Podemos llamar lagunas de conocimiento a aquellos casos individuales de los que no se sabe si pertenecen o no a un caso genérico (subsunción) por falta de conocimiento de las propiedades del caso individual. Aplicaremos, en cambio el nombre lagunas de reconocimiento a aquellos casos individuales de los que no se sabe si son o no son instancias de un caso genérico por falta de determinación sintáctica de los conceptos que permiten identificar las propiedades del caso genérico.
Recordemos, en todo momento, que las lagunas normativas se refieren siempre a casos genéricos, y no individuales.
Tendremos, por otro lado, que un caso C es una laguna axiológica de un sistema normativo S en relación con un universo de acciones si y sólo si el caso C está correlacionado con una solución normativa y existe una propiedad P tal que P debe ser relevante para el caso C, y P es irrelevante en S con relación al universo de acciones.
2.4.2. Tesis de la plenitud del Derecho Kelsen, entre otros, la defiende. Establece que un sistema normativo es necesariamente completo; que el Derecho es completo porque es una verdad lógica que todos los comportamientos que no están prohibidos están permitidos.
Llamamos a esta tesis el Principio de Prohibición. Tendrá dos sentidos: fuerte y débil, según si el permiso es de uno u otro tipo (v. 1.2.4. Tema 3).
En el sentido débil, entenderemos que el Principio es analíticamente verdadero; en el sentido fuerte, vemos que el Principio sólo será verdadero si existe una regla de clausura que permita todo aquello que no está prohibido por un sistema normativo dado (como el principio de legalidad en el Derecho penal). Esta segunda versión no es necesariamente verdadera.
En cualquier caso, ninguno de sus dos sentidos garantiza la ausencia de lagunas normativas, por lo que el Principio de Prohibición no es válido.
2.5. Independencia y redundancias Se produce una redundancia cuando un caso individual tiene una misma solución normativa expresada por varias normas. Si un sistema normativo no es redundante, diremos que es un sistema independiente.
3. La dinámica de los sistemas jurídicos 3.1. El criterio de legalidad Se expresa así: Una norma N’’ pertenece a un sistema normativo S si y sólo si otra norma N’, que pertenece a S, autoriza a un órgano O a dictar N’’ y O dicta N’’.
Esto implica la existencia de reglas de cambio, que ya hemos estudiado.
Sin embargo, en cuanto un sistema normativo es modificado, ¿no deja de poseer la identidad que poseía? ¿No deja de ser ese sistema normativo para ser otro distinto? Entonces, ¿por qué hablamos del Derecho español del siglo XIX y del Derecho español actual? 3.2. Orden jurídico y sistema jurídico Entendemos por “sistema jurídico” aquel conjunto de normas que contiene todas sus consecuencias lógicas, en un momento t determinado. Un orden jurídico, sin embargo, es una secuencia de conjuntos o sistemas de normas durante un periodo de tiempo determinado.
Un sistema jurídico es, pues, estático. Pertenecen a él todas las normas formuladas que es posible relacionar con t, así como sus consecuencias lógicas.
Un orden jurídico no es un sistema normativo, sino un conjunto de ellos.
Cada vez que se crea o deroga una o más normas, surge un sistema jurídico nuevo.
Son estos actos de modificación establecidos en las reglas de cambio los que marcan el paso del sistema normativo Si al Sj, por ejemplo.
La identidad de un orden jurídico depende del criterio de legalidad. Esto es, de la idea de que sólo O puede agregar o derogar normas, y sobre todo a las normas del primer sistema normativo S0, del que los sucesivos sistemas han surgido. Se suele identificar a estas normas con la constitución y los principios en ella expresados (v. Tema 3, apartado 3, “Principios como pautas no concluyentes”).
3.3. Criterios de validez Por todo lo ya dicho, vemos que una Norma Nj es válida en el momento t, en relación con un orden Oj, si y sólo si pertenece a un sistema Sj de la secuencia de Oj en un momento determinado t.
Entenderemos por normas independientes aquellas formuladas y que pertenezcan a S0 de Oj. Las normas derivadas de éstas serán dependientes.
El criterio de validez de este libro establece que una norma, para ser válida, ha de ser independiente, consecuencia lógica de una norma válida o bien dictada por un órgano competente.
Además, una norma será formalmente válida cuando cumpla con los requisitos procedimentales para su redacción y promulgación, y materialmente válida cuando el contenido de la misma no contradiga lo establecido por las normas superiores.
3.4. Pertenencia y aplicabilidad Esto está muy relacionado con lo que se explica en el 4.6. del Tema 7. No todas las normas de un sistema normativo N que regulen el caso C en el momento t serán aplicables para la resolución de un caso C en el momento t.
Es importante, por ello, distinguir entre pertenencia y aplicabilidad. Serán pertenecientes, pero no aplicables: - Las normas en periodo de vacatio legis.
Las normas canceladas (suspendidas temporalmente por circunstancias excepcionales o por resolución de antinomias).
Serán no pertenecientes, pero aplicables: - Las normas derogadas (aplicación de la norma penal más favorable, si estaba en vigor cuando el litigio comenzó).
Las normas extranjeras (en Derecho internacional privado, p.e.).
Las normas irregulares (normas inválidas que algún órgano ha validado).
3.5. Criterios de identidad del orden jurídico Para Kelsen, la validez de un sistema jurídico se asienta en una norma básica, o norma fundamental que es un presupuesto de la ciencia jurídica. Si hubiese distinguido entre validez y aplicación, no hubiera sido necesario acudir a un concepto tan abstracto como el de “norma básica”; los órganos de aplicación jurídica dirimen los casos mediante la identificación de las normas, y las identifican según otras normas.
Hart establece, como sabemos, reglas primarias y reglas secundarias. Las primarias establecen deberes y las secundarias son relativas a las primarias.
Destacamos, de las secundarias, las reglas de reconocimiento, que son las que nos permiten identificar a qué sistema pertenece una norma determinada. Hart tampoco distingue entre validez y aplicación, e incluso confunde normas primarias y secundarias al afirmar que las reglas de reconocimiento establecen deberes para los jueces.
Concluimos diciendo que la identidad y unidad de un sistema dependerán, en cualquier caso, de cuáles sean sus criterios de identificación, esto es, sus reglas de reconocimiento.
...

Tags: