Tema 17: Hecho, acto y negocio jurídico. La autonomía de la voluntad (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 13
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 1

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   Tema  17:  Hecho,  acto  y  negocio  jurídico.  La  autonomía  de  la   voluntad   El  hecho  jurídico:  concepto  y  clasificación   El   hecho   jurídico   sería   todo   aquel   acontecimiento   que   provoca   una   consecuencia   jurídica.   Es   aquel   supuesto   de   hecho   tomado   por   la   norma   jurídica   al   que   se   le   liga   una   consecuencia   jurídica.   Son   por   tanto   los   que   provocan,   modificación,   extinción…   de   situaciones   de   poder,   de   situaciones   relativas   a   la   situación   de   las   personas;  que  son  tomados  por  la  norma  jurídica  como  su  supuesto  de  hecho.     Suelen  denominarse  hechos  jurídicos  a  todos  aquellos  acontecimientos  del  mundo   exterior   que   producen   una   consecuencia   o   efecto   jurídico,   o   lo   que   es   igual,   aquellos  acontecimientos  que  producen  una  modificación  en  una  situación  jurídica   preexistente   o   en   la   capacidad   que   es   su   presupuesto.   La   situación   que   se   modifica   y   el   hecho   que   ha   producir   el   cambio   es   lo   que   suele   denominarse   “supuesto   de   hecho”   a   ese   supuesto   de   hecho   el   ordenamiento   le   atribuye   una   consecuencia   jurídica.
Un  hecho  jurídico  puede  ser  simple  o  complejo:   • Hecho  jurídico  simple:  Hay  veces  que  un  solo  hecho  jurídico  es  suficiente   para  producir  un  efecto  o  consecuencia  jurídica,  en  cuyo  caso  hablamos  de   un   hecho   jurídico   simple.   Ejemplo:   la   muerte   de   una   persona   da   lugar   a   que   se  extinga  el  usufructo,  se  abra  la  sucesión…   • Hechos  jurídicos  complejos:   Otras   veces,   se   requieren   varios   hechos   para   configurar  el  supuesto  de  hecho  y  producir  el  acontecimiento  jurídico  o  la   consecuencia   jurídica,   en   cuyo   caso   hablamos   de   un   hecho   jurídico   complejo.   Un   mismo   hecho   jurídico   puede   constituir,   además,   un   hecho   jurídico  simple  y  formar  parte  de  diversos  complejos.
Ejemplo:   si   la   muerte   de   esa   persona   se   ha   producido   por   ejemplo,   a   consecuencia  de  un  accidente  de  tráfico  causado  imprudentemente  por  otra   persona   entonces   estaríamos   en   presencia   de   un   hecho   jurídico   complejo   porque  la  muerte  daría  lugar  que  los  herederos  tengan  derecho  a  reclamar   una  indemnización  por  daños  y  perjuicios  del  culpable.     Hay  cierta  problemática  sobre  cuando  el  efecto  jurídico  debe  ser  efectivo  en  el  caso   de   los   hechos   jurídicos   complejos.   Aunque   en   realidad,   el   efecto   sólo   se   produce   propiamente   a   partir   del   momento   en   que   se   cumplen   todos   los   hechos   constitutivos   del   supuesto   de   hecho,   el   ordenamiento     tiende   con   frecuencia,   por   razones  de  seguridad  jurídica,  a  retrotraer  la  trascendencia  del  efecto  al  momento   en  que  tiene  lugar  el  hecho  que  considera  más  característico  o  relevante  en  cuanto   al  efecto  jurídico  que  se  produce.   Ejemplo:  El  Cc  retrotrae  el  efecto  sucesorio,  que  se  alcanza  con  la  aceptación  de  la   herencia,  al  momento  de  la  muerte  del  causante.       1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   No  es  raro,  en  estos  supuestos  de  formación  sucesiva,  para  cuando  ya  se  ha  dado   alguno   de   los   hechos   decisivos,   la   producción   de   efectos   preliminares,   que   la   doctrina,   en   función   de   que   dicha   eficacia   se   produce   en   espera   de   que   el   supuesto   de  hecho  complejo  se  complete,  denomina  expectativa  de  derecho.         Clasificación   de   los   hechos   jurídicos:   es   posible   establecer   diversas   clasificaciones:  -En  atención  a  su  modo,  podemos  distinguir  entre  hechos  jurídicos   positivos  o  negativos,  según consistan  en  una  acción  u  omisión,  y  en  instantáneos  o   permanentes  según  que  consistan  en  sucesos  o  en  situaciones  que  permanecen  en   el  tiempo.   La   más   importante   clasificación   distingue   entre   hechos   jurídicos   naturales   y   hechos  jurídicos  humanos:   • Hechos   naturales   =   “hechos   jurídico   en   sentido   estricto”  Son   aquellos   en  los  no  interviene  el  hombre  de  forma  consciente  o  lo  que  es  lo  mismo  o   los  que  no  interviene  la  voluntad  humana  (y  si  interviene  el  derecho  no  lo   tiene   en   cuenta).   El   efecto   jurídico   de   los   mismos   deriva   mecánica   y   automáticamente   del   ordenamiento   jurídico   sin   que   tenga   relevancia   la   voluntad  humana  o  la  capacidad  obrar.  Los  efectos  jurídicos  están  algunas   veces   directamente   previstos   por   la   ley   mientras   que   otras   únicamente   producen   consecuencias   determinadas   cuando   se   califican   por   otro   hecho.   Por   ejemplo:   la   muerte   de   una   persona,   el   nacimiento,   la   enfermedad   mental,   la   catástrofe   natural,   la   cosecha,   el   fructificación   de   una   planta,   la   lluvia.
• Hechos  humanos  =  acto  jurídico  en  sentido  amplio  o  hechos  jurídicos   humanos  o  voluntarios  Dependen  de  la  voluntad  consciente  de  un  sujeto,   la   voluntariedad   de   la   acción   y   la   capacidad   del   sujeto   sí   que   se   tienen   en   cuenta  por  el  ordenamiento  jurídico  para  producir  el  efecto  jurídico  de  que   se  trate.  En  estos  es  esencial  la  voluntad  del  sujeto  o  de  la  capacidad  obrar   de  la  persona.  Por  ejemplo;  el  asesinato  de  una  persona,  la  compraventa,  el   arrendamiento,   otorgar   un   testamento.   Derivan   de   una   conducta   humana   querida  y  consciente.
Los  actos  jurídicos  se  pueden  clasificar  en:   • Actos  libres  y  actos  debidos:  Los  libres  serían  realizar  una  donación   mientras  que  los  debidos  pagar  una  deuda.   • Actos   lícitos   e   ilícitos:   los   lícitos   actúan   a   derecho   mientras   que   los   ilícitos  en  contra  de  éste.   • Actos  jurídicos  en  sentido  estricto  y  negocios  jurídicos:  en  función  de   la  trascendencia  de  la  voluntad  humana  los  actos  jurídicos  en  sentido   estricto  se  pueden  clasificar  en:   o Actos   jurídicos   en   sentido   estricto:  La  voluntad  influye  en   el   acto   que   se   realiza   pero   no   en   las   consecuencias   jurídicas   de  éste.  La  voluntad  del  hombre  interviene  en  la  génesis,  en  la   creación   del   hecho   jurídico   pero   no   en   sus   consecuencias   jurídicas.   Estos   tienen   el   alcance   y   las   consecuencias   que   les       2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   señala  inmediatamente  el  ordenamiento.  Como  en  este  caso  la   producción   de   efectos   jurídicos   es   obra   exclusiva   de   la   ley,   no   es   necesario   que   la   voluntad   del   agente   esté   dirigida   a   la   producción   del   resultado   jurídico,   sino   que   basta   que   se   refiera  a  la  pura  realización  del  acto.   Los  actos  jurídicos  en  sentido  estricto  pueden  presentar  muy   diversas  especies:   a) Los   actos   que   suponen   una   mera   declaración   de   ciencia  (dictámenes  de  peritos)   b) Los   actos   exteriores   puros   (separación   de   frutos   pendientes)   c) Actos   que   se   enlazan   con   determinaciones   o   sentimientos  interiores  (la  elección  del  domicilio)   d) Declaraciones   o   manifestaciones   de   voluntad   (ofertas,   prohibiciones…)   Como  son  actos  voluntarios  se  plantea  la  cuestión  de  determinar   la   disciplina   reguladora   del   elemento   psíquico   de   la   actividad   y   de  la  condición  del  sujeto  que  la  lleva  a  cabo.     La   doctrina   suele   explicar   que   al   considerar   que   los   actos   jurídicos   en   sentido   estricto   contienen   una   exteriorización   de   la   voluntad,   producen   sus   efectos   pro   obra   de   la   ley,   con   independencia   de   que   la   voluntad   esté   dirigida   a   la   obtención   del   resultado   por   lo   que   no   son   negocios   jurídicos   pero   hay   que   aplicarles  por  analogía  la  regulación  de  los  negocios  jurídicos.       o Negocios   jurídicos:  En  los  negocios  jurídicos  la  voluntad  de   los   particulares   no   solo   produce   efectos   en   la   génesis   del   acto   sino   que   influye   en   las   consecuencias   jurídicas   de   ese   acto.     Tienen   relevancia   para   el   mismo   en   cuanto   constituyen   manifestaciones   de   una   voluntad   encaminada   a   la   producción   de  efectos  jurídicos.  Como  el  ordenamiento  da  lugar  al  efecto   jurídico   porque   lo   quiere   el   agente   del   acto,   la   voluntad   trasciende   para   el   Derecho   en   tanto   en   cuanto   persiga   la   autorregulación   de   las   incumbencias   propias   del   sujeto   que   las  manifiesta.  Ejemplo:  compraventa   Negocio  jurídico   Es   el   instrumento   por   el   que   los   particulares   pueden   autorregular   sus   propios   intereses.  El  acto  humano  voluntario  para  que  los  particulares  persiguiendo  fines   propios  puedan  autorregular  sus  intereses.   El  negocio  jurídico  no  está  regulado  expresamente  en  Derecho  español.     La   teoría   del   negocio   jurídico   ha   sido   constituida   a   partir   de   una   abstracción,   a   partir   de   una   generalización   de   todas   las   instituciones   en   las   cuales   interviene   la   autonomía  de  la  voluntad  y  a  partir  de  las  cuales  se  ha  elaborado  unos  principios   comunes.  Es  un  ejercicio  de  abstracción  de  carácter  doctrinal.       3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   El   negocio   jurídico   es   el   instrumento   propio   de   la   autonomía   privada.   Es   el   acto   de   la  voluntad  autorizada  por  el  ordenamiento  jurídico  para  perseguir  un  fin  propio.
  Los  tres  aspectos  fundamentales  de  su  misma  configuración  son:  la  voluntad  que   decide  el  que  lleva  a  cabo  el  negocio,  la  exteriorización  de  esa  voluntad  para  que   trascienda   socialmente   y   la   determinación   de   la   misma   en   cuanto   a   las   consecuencias  queridas  por  el  agente.
    Los  requisitos  del  sujeto  agente  del  negocio   A  los  agentes  se  les  llama  agentes  del  negocio  jurídico:  el  agente  del  negocio   jurídico  es  aquel  que  realiza  la  manifestación  de  su  propia  voluntad  (consiste  en  el   negocio  jurídico):  analiza  una  voluntad  tomada  en  cuenta  por  el  OJ.     El  Derecho  exige,  en  el  sujeto  agente  del  negocio  jurídico,  una  serie  de  requisitos   tanto  para  prevenir  genéricamente  la  consciencia  y  la  libertad  de  su  decisión  como   para  garantizar  los  efectos  pretendidos.  Estos  requisitos  son:   A. Capacidad   suficiente:     Implica   que   el   sujeto   del   negocio   ha   de   tener   atribuida   genéricamente   o   en   abstracto   la   llamada   capacidad   de   obrar,   en   función  de  la  edad  alcanzada  y  de  no  haber  sufrido  incapacitación.  El  capaz   de   obrar   puede   tener,   en   ocasiones,   prohibida   la   negociación,   ya   sea,   en   prevención   de   intereses   superiores;   ya   sea,   por   encontrarse   en   determinadas   circunstancias   que   el   ordenamiento   pretende   salvaguardad;   ya   sea,   en   consideración   a   su   relación   con   otras   personas,   en   razón   de   la   eventual  contradicción  de  sus  intereses.       B. Habilitación   para   actuar:   La   capacidad   de   obrar   genérica   debe   completarse,   en   ciertos   supuestos   negociales,   con   el   poder   de   disposición   para  crear,  modificar  o  extinguir  la  relación  jurídica  de  que  se  trate  a  través   de   la   actividad   negocial.   No   teniendo   el   sujeto   del   negocio   dicho   poder   específico,  carecería  de  habilitación  para  la  concreta  negociación.       C. Legitimación  para  llevar  a  cabo  el  negocio  de  que  se  trate:  Legitimación   para  llevar  a  cabo  el  negocio  →  La  actividad  negocial  puede  llevarse  a  cabo   por  quien  es  o  ha  de  ser  parte  en  la  relación  jurídica  afectada  o  constituida   por   el   negocio,   o   por   otra   persona   autorizada   por   la   ley   o   por   la   voluntad   privada   para   concluir   la   negociación.   Cuando   la   actividad   jurídica   es   realizada   por   el   que   esta   directamente   interesado   en   el   negocio,   el   mismo   está   legitimado   para   actuar   en   razón   de   la   autonomía   privada   que   le   compete  de  acuerdo  con  el  ordenamiento  y  su  legitimación  se  corresponde   con  su  genérica  capacidad  de  obrar  y  su  poder  concreto  de  actuación.  En  el   caso  de  que  la  actividad  sea  desenvuelta  por  otra  persona  en  sustitución  del   interesado,  se  exige  una  específica  legitimación  para  llevar  a  cabo  el  negocio   de   que   se   trate,   legitimación   el   la   que   el   agente   del   negocio   ha   de   venir   investido   externamente   por   el   interesado   o   por   la   ley.   Los   efectos   del   negocio  recaen  en  la  esfera  jurídica  del  representado.  En  el  caso  de  que  esta   actividad   se   desenvuelva   por   otra   persona   (representante)   y   no   por   el   interesado,  se  exige  una  legitimación  especial.       4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   Objeto   El  objeto  del  negocio  jurídico  son  las  cosas,  los  bienes,  los  servicios  o  las  conductas   a  las  que  se  refieren  las  relaciones  jurídicas  que  el  negocio  constituye  o  afecta.   El   objeto   susceptible   de   la   negociación   debe   ser   posible,   lícito,   determinado   o   determinable  y  hallarse  dentro  del  comercio  de  los  hombres.     El   objeto   del   negocio   jurídico   tiene   una   doble   acepción:   La   realidad   sobre   la   que   recae  el  negocio  y  también  su  contenido.  Se  puede  distinguir  entre  el  que  se  refiere   inmediatamente   al   contenido   del   negocio   y   el   que   se   tiene   en   cuenta   de   manera   mediata  para  establecer  el  ámbito  material  de  la  negociación.   Voluntad   La   manifestación   de   la   voluntad   es   el   elemento   del   negocio   jurídico   más   importante.     El  negocio  jurídico  es,  un  cuanto  a  instrumento  de  la  autonomía  privada,  un  acto  de   voluntad  y,  desde  el  punto  de  vista  estructural,  tiene  como  elementos  constitutivos   o   requisitos   de   existencia:   la   voluntad   interna   y   su   manifestación   exterior.   En   el   plano  teórico,  la  diferencia  entre  la  voluntad  y  su  manifestación.
  Lo   que   ocurre   es   que,   formada   la   voluntad   en   una   operación   psicológica   de   carácter  interno,  únicamente  se  conoce  si  se  exterioriza  a  través  de  la  actividad  del   sujeto,   de   modo   que   la   manifestación   se   convierte   en   medio   necesario   de   su   relevancia.  Esta  realidad  hace  que  la  eventual  falta  de  voluntad  o  el  posible  vicio  de   la  misma  únicamente  puedan  comprobarse  por  referencia  y  en  función  de  lo  que   expresa  la  manifestación.
Vicios de la voluntad La  voluntad  del  agente  del  negocio  solo  puede  decidirse  correctamente  cuando  se   forma   de   una   manera   consciente,   racional  y   libre.   En   todos   aquellos   supuestos   en   los   que   la   voluntad   del   sujeto   se   hubiese   decidido   en   ausencia   de   alguno   de   los   anteriores   requisitos,   el   negocio   no   puede   ser   perfecto,   y   debería   poder   impugnarse.  Aun  así,  el  ordenamiento  jurídico,  movido  por  el  postulado  utilitario   de   la   conservación   del   negocio,   solamente   admite   la   impugnación   del   negocio   en   determinadas  ocasiones.   La  declaración  de  voluntad   La  voluntad  negocial  sólo  es  relevante  cuando  se  exterioriza  a  través  de  un  acto.  La   voluntad  constituye  el  contenido  del  negocio  y  el  acto  en  que  aquella  se  expresa  es   la  forma  del  mismo.  En  ése  sentido,  todos  los  negocios  jurídicos  son  formales.   La  exteriorización  de  la  voluntad  negocial  puede  expresarse,  unas  veces,  a  través   de   actos   destinados   a   ser   vehículos   de   la   manifestación   de   la   voluntad   a   otros   sujetos;   y   otras,   a   través   de   actuaciones   que,   en   cuanto   exteriorizaciones   de   la   voluntad,   se   agotan   en   sí   mismas.  En   el   primer   caso,   cabe   que   la   declaración   de   voluntad   manifestada   a   otros   se   haga   patente   mediante   la   emisión   de   palabras   o   signos,   o   a   través   de   otros   comportamientos   que   resultan,   en   cuanto   hechos   concluyentes,  reveladores  de  una  voluntad.       5   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   Se  puede  exteriorizar  de  tres  maneras:   • Expresa:  Cuando  mediante  palabras  o  signos;  escritos  o  no  escritos  se   expresa   • Tácita:   Cuando   resulta   mediante   actos   concluyentes   que   revelan   esa   voluntad.   A   partir   de   un   comportamiento   que   revela   una   voluntad,   deducimos  esa  voluntad.   • Presunta:   Declaración   de   voluntad   determinada   ex   lege,   la   ley   presupone   que   si   hacéis   una   determinada   actuación   la   voluntad   es   X,   con   independencia  de  cual  se  la  voluntad  real  del  agente.   Con  relación  a  tales  diferentes  supuestos  posibles  de  la  exteriorización  de  la   voluntad  negocial,  la  doctrina  suele  distinguir  entre  negocios  de  declaración  y   negocios  de  actuación.   • En  los  negocios  declarativos,  la  declaración  de  la  voluntad  puede  ser   expresa  o  directa  (precisa,  inequívoca  y  clara),  o  bien  tácita  (por  no   manifestarse  mediante  palabras  o  signos),  o  indirecta  (por  manifestarse  a   través  de  un  comportamiento  concluyente).     • En  los  negocios  de  actuación,  la  exteriorización  de  la  voluntad  no  consiste   en  una  declaración,  sino  en  una  mera  actuación.         La  declaración  de  voluntad  puede  ser:   • Recepticia:  va  dirigida  a  alguien   • No  recepticia:  tiene  destinatarios  indeterminados       El  negocio  jurídico,  a  partir  de  la  declaración  de  voluntad  puede  ser  formal  o  no   formal:   • Negocios   formales   o   solemnes:  La  ley  requiere  que  se  exteriorice  de  una   manera   concreta   para   que   el   negocio   sea   válido.   A   los   elementos   o   requisitos   estructurales   constantes   e   indispensables   del   negocio   jurídico,   que   son   la   voluntad   y   el   acto   en   que   se   exterioriza   se   añade   un   requisito   nuevo  sin  el  cual  el  negocio  no  se  llega  a  perfeccionar  o  no  es  trascendente   respecto   de   ciertos   efectos   que   normalmente   corresponde   al   mismo.   Si   se   exige   una   forma   determinada,   la   falta   de   ésta   suele   acarrear   la   invalidez   del   negocio,  que  debe  considerarse  nulo  de  pleno  derecho.     • No   formal:   Su   validez   no   dependerá   de   una   forma   determinada   de   declaración  de  voluntad.     Clasificación  del  negocio  jurídico   Los  negocios  jurídicos  pueden  ser  clasificados  atendiendo  a  distintos  criterios:   • Familiares/Patrimoniales   o Familiares:   Los   negocios   familiares   son   aquellos   destinados   a   constituir   o   modificar   una   relación   jurídica   familiar   o   que   afecte   al   estado  civil  de  las  personas.  Los  negocios  familiares  se  caracterizan     6   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   por   ser   casi   siempre   de   tipo   formal,   en   atención   a   la   trascendencia   social   y   pública   de   lo   que   en   ellos   se   acuerda.   Dada   la   indisponibilidad   de   la   materia   objeto   de   su   regulación,   tiene   un   reducido  alcance  la  autonomía  de  la  voluntad.       o Patrimoniales:   Tienen   por   objeto   constituir,   modificar   o   extinguir   relaciones   jurídicas   económicamente   valiosas.   Cuando   se   trata   de   negocios  familiares  de  carácter  patrimonial,  por  su  naturaleza  mixta,   la  autonomía  privada  es  mayor.     § Por  sus  efectos  pueden  ser:   • Negocios   dispositivos   y   obligacionales:   Los   primeros   producen   un   cambio   inmediato   en   la   titularidad.   Los   segundos  comportan  la  asunción  de  una  obligación  en   orden  a  un  cambio  real  futuro  o  a  la  prestación  de  un   servicio:  preparan,  mediante  la  obligación  asumida,  el   cambio  de  titularidad.   • Negocios   de   disposición   y   administración:   Tal   distinción  es  referida  a  la  incidencia  de  unos  y  otros  en   el   patrimonio   y   al   riesgo   que   corre   este   a   causa   de   ellos.   Los   negocios   de   administración   atienden   a   la   conservación,   uso   y   goce   de   la   cosa   o   patrimonio.   El   acto   de   administración   puede   consistir   en   enajenaciones,   o   bien   en   obligarse,   o   puede   consistir   en  un  mero  hecho.  Lo  importante  del  acto  es  la  función   que   cumple   en   relación   al   patrimonio.   El   acto   de   administración   se   contrapone,   en   el   sentido   económico,  al  acto  de  disposición,  que  lo  mismo  puede   consistir   en   obligarse   que   en   enajenar,   si   afecta   al   capital   o   a   cualquier   obligación   no   necesaria   para   la   gestión   ordinaria   del   patrimonio.   Negocio   de   disposición  es  el  que  arriesga  la  existencia  o  valor  del   bien   o   patrimonio   a   que   se   refiere,   no   solo   la   enajenación,  sino  también  la  constitución  de  derechos   reales   y   los   actos   obligacionales   que   comprometen   el   bien  gestionado.   • Negocios   de   atribución   patrimonial   y   no   atributivos:   Los   primeros   son   aquellos   por   los   que   una   persona   proporciona   un   beneficio   económico   a   otra,   ya   mediante   el   ingreso   en   el   patrimonio   de   esta   de   un   bien   o   derecho,   ya   liberándola   de   una   obligación   o   gravamen.   Negocio   no   atributivo   es   aquel   que   no   produce  per   se   ingreso  alguno  de  bien  o  derecho  en  el   patrimonio   de   otra   persona,   aunque   indirectamente   pueda  ser  ocasión  de  un  beneficio  patrimonial.     §   Por  razón  de  la  causa:   • Negocio   oneroso: Es   aquel   en   el   que   hay   un   intercambio  de  prestaciones  de  forma  que  se  produce   una   especie   de   equilibrio   patrimonial.   Para   que   haya   7   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   • •   •   onerosidad   no   es   preciso   que   haya   una   equivalencia   objetiva   entre   prestación   y   contraprestación.   La   onerosidad   del   contrato   significa   que   el   tipo   de   contrato   realizado   supone   la   correspondencia   entre   las  prestaciones  de  cada  parte.   Los   negocios   onerosos   pueden   ser   conmutativos   y   aleatorios.  En  los  primeros  la  relación  entre  prestación   y   contraprestación,   y   su   relativo   equilibrio,   se   halla   fijada   por   las   partes   a   la   hora   de   su   celebración.   En   los   aleatorios,   o   no   hay   tal   equilibrio,   o   la   existencia   y   aun   la  cuantía  de  alguna  de  las  prestaciones  depende  de  un   acontecimiento   incierto   o   a   veces   incluso   al   azar   (seguros).
Negocio   gratuito   o   lucrativo:   Es   aquel   que   programa   una   prestación   unilateral,   expresamente   sin   cambio.   Cuando   a   una   prestación   no   corresponde   otra   en   sentido   contrario.   Hay   negocios   gratuitos   que   al   mismo   tiempo   que   suponen   un   empobrecimiento   para   una   parte,   producen   un   enriquecimiento   para   la   otra.   Hay  otros  que  proporcionan  un  beneficio  para  uno  sin   comportar  empobrecimiento  o  salida  patrimonial  para   otro.   Negocio   neutro:   Son   aquellos   negocios   que   pueden   ser   indistintamente   onerosos   o   lucrativos,   a   voluntad   y   según  como  los  pacten  quienes  lo  celebran.     Unilaterales/Bilaterales/Plurilaterales   o Unilaterales:  Es  aquel  en  el  que  la  declaración  de  voluntad  proviene   de  una  sola  parte  (parte  no  equivale  a  sujeto,  pues  una  parte  puede   estar  formada  por  más  de  un  sujeto),  con  independencia  de  que  tal   declaración  vaya  o  no  dirigida  a  una  persona  determinada.  (Ejemplo:   testamento).   o Bilaterales:  Es  aquel  al  que  concurren  dos  partes,  aquel  en  el  que  las   declaraciones  de  voluntad  provienen  de  dos  partes  diferentes.   *   No   se   debe   confundir   negocio   bilateral   con   contrato   bilateral.   El   contrato  siempre  es  un  negocio  bilateral  porque  exige  dos  partes  al   menos.   Pero   el   contrato   puede   ser,   a   su   vez,   bilateral   o   unilateral   según   genere   obligaciones   correlativas   a   cargo   de   ambas   partes   o   que  cree  obligaciones  sólo  a  cargo  de  una  de  las  partes.   o Plurilaterales:  Cuando  el  producto  de  las  declaraciones  de  voluntad   de  varias  (más  de  dos)  partes;  cuando  por  su  naturaleza  está  abierto   a  un  número  indefinido  de  partes,  aunque  en  el  caso  concreto  éstas   sean  dos  (como  ocurre  con  la  sociedad  pactada  entre  dos  socios).     •   Inter  vivos/Mortis  causa   o Mortis  causa:   El  negocio  mortis  causa  sería  aquel  cuyo  objeto  o  fin   es   regular   el   destino   de   las   relaciones   jurídicas   y   derechos   y   8   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   obligaciones   dejados   por   una   persona   a   su   muerte,   y   a   causa   de   su   muerte.  El  fallecimiento  de  esa  persona  se  tomaría  en  consideración   como  causa  del  negocio  en  cuanto  dirigido  a  ordenar  la  sucesión  en   aquellas   relaciones   jurídicas   al   morir   el   causante.   Los   correspondientes   negocios   pueden   tener   contenido   patrimonial   o   extrapatrimonial.   Son   negocios   mortis   causa   el   testamento,   la   donación  mortis  causa  u  el  contrato  sucesorio.
o Inter  vivos:  Negocios  inter  vivos  son,  por  exclusión,  todos  los  demás.   El  negocio  inter  vivos  está  destinado  a  regular  las  relaciones   jurídicas  de  una  persona  en  vida  de  ella,  si  bien  no  es  decisivo  que   produzca  sus  efectos  en  vida  de  quien  lo  celebra,  pues  puede   producirlos  en  ocasión  de  la  muerte  de  la  persona  o  haberse  tomado   en  consideración  la  muerte  del  contratante  como  motivo   determinante  de  los  efectos.     •   Principales/Accesorios   o Principales:  Es  aquel  que  puede  existir  por  si  solo,  sin  depender  de   ningún  otro.   o Accesorios:   Es   aquel   que   depende   de   otro   y   se   apoya   en   él.   Así,   la   vida   del   negocio   accesorio   depende   de   la   del   principal:   nulo   o   inexistente   este,   decae   aquel;   peno   no   a   la   inversa:   la   nulidad   o   ineficacia  del  accesorio  no  afectan  a  la  del  principal.       • Típicos/Atípicos   o Típicos:    es  aquel  que  se  halla  regulado  explícita  y  directamente  por   el   ordenamiento   positivo,   goza   de   una   específica   disciplina   normativa.     o Atípicos:   es   aquel   que,   aunque   lícito   y   admisible,   carece   de   regulación   legal   concreta,   de   disciplina   normativa   propia.   La   atipicidad   es   un   fenómeno   propio   de   aquellas   zonas   de   la   vida   jurídica  donde  impera  la  autonomía  de  la  voluntad   • Formales/no  formales       Autonomía  de  la  voluntad   El  estudio  del  negocio  jurídico  se  inscribe  en  lo  que  denominamos  autonomía  de  la   voluntad.   En   sentido   amplio:   Federico   de   Castro   la   define   como   “el   poder   de   autodeterminación  de  la  persona  como  espacio  de  su  independencia  y  libertad”   En  sentido  concreto:  “como  el  poder  de  la  voluntad  relativo  al  uso  goce  y  disposición   de  los  poderes,  facultades  y  derechos  subjetivos  o  referido  a  la  creación,  modificación   y  extinción  de  las  relaciones  jurídicas”     9   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   Betti  la  define  como  el  poder  de  la  persona  para  la  autorregulación  de  sus  propios   intereses  y  relaciones  por  eso  se  reserva  la  denominación  de  actos  de  autonomía   para   los   negocios   jurídicos   y   por   eso   la   autonomía   privada   suele   considerarse   equivalente   a   la   autonomía   negocial.   Ej.   La   autonomía   para   contratar,   para   llevar   a   cabo  actos  mercantiles...
En   definitiva,   es   el   poder   de   la   voluntad   reconocido   por   el   OJ   y   por   el   que   los   particulares  pueden  establecer  reglas  jurídicas  realizadas  por  ellos  y  que  vinculan   sólo  a  ellos.   La  autonomía  privada  es  el  poder  de  autodeterminación  de  la  persona,  espacio  de   su  independencia  y  libertad.  En  concreto,  es  el  poder  de  la  voluntad  relativo  al  uso,   goce   y   disposición   de   poderes,   facultades   y   derecho   subjetivos   o   referido   a   la   creación,  modificación  y  extinción  de  relaciones  jurídicas.   El   significado   concreto   de   autonomía   privada   en   torno   al   negocio   jurídico   es   el   poder  de  la  persona  para  la  autorregulación  de  sus  intereses  y  relaciones.     Se  limita  a  la  esfera  jurídica  propia  de  la  persona   La  autonomía  de  la  voluntad  está  protegida  en  la  medida  en  que  las  facultades  se   persiguen  son  acordes  al  OJ   Funciones:  comprende  dos  funciones  esenciales:     1. Conferir   a   las   personas   la   potestad   de   confeccionar   reglas   jurídicas   de   origen   privado   que   se   integran   en   el   OJ   como   fuentes   subordinadas   e   independientes.
2. Autorizar  a  los  particulares  para  que  lleven  a  cabo  actuaciones  que  puedan   crear  modificar,  o extinguir  relaciones  jurídicas..
  Ideas  generales  de  la  autonomía  de  la  voluntad:   • La   autonomía   privada   es   el   ámbito   de   libertad   de   los   particulares   para   la   autorregulación  de  sus  relaciones  jurídicas  consagrado  por  el  OJ.   • Nuestro   OJ   reconoce   esa   libertad   de   autorregulación   en   los   siguientes   artículos: o 1.255  Cc  “los  contratantes  pueden  establecer  los  pactos,  clausulas  y   condiciones   que   estimen   convenientes   siempre   que   no   sean   contrarios  a  la  ley  a  la  moral  y  al  orden  público”.
o Art.  116.1  CcCat.
o Art.  33  y  38  de  la  CE,  en  estos  artículos  los  civilistas  entienden  que  el   texto   constitucional   reconoce   la   libertad   de   contratación   y   la   fijación   de  las  normas.   • La   esfera   de   libertad   se   otorga   para   que   los   particulares   se   puedan   auto   organizar   y   auto   determinar   sus   relaciones   jurídicas   propias   para   ello   es   necesario  ser  libre  y  soberano.   • La   autonomía   de   la   voluntad   es   privada,   eso   quiere   decir   que   si   en   el   supuesto   del   OJ   el   valor   normativo   no   depende   de   que   los   particulares   lo   asuman  o  no  porque  las  leyes  son  de  obligado  cumplimiento,  en  el  caso  de   la   autonomía   de   la   voluntad,   sus   normas   han   de   ser   aceptadas   voluntariamente  por  la  partes  para  que  sean  vinculantes  y  solo  vincularan  a   los  sujetos  que  las  hayan  creado  y  las  hayan  asumido.  Por  ejemplo,  entre  las   dos  partes  que  otorgan  un  contrato  de  compraventa.  Por  ello  la  autonomía     10   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   de   la   voluntad   no   puede   incidir   sobre   esferas   jurídicas   ajenas   salvo   supuestos  excepcionales  en  los  que  ese  tercero  resulte  beneficiado.     Hay   que   entender   que   a   veces   el   OJ   se   reserva   la   valoración   de   las   finalidades   privadas   para   reconocerlas,   protegerlas   e   incluso   rechazarlas   o   provocar   una   consecuencias  distintas  a  las  querías  por  las  partes.  En  general  los  limites  son  los   que   establece   el   1.255   Cc,   el   primero   de   ellos   y   más   importante:   la   ley   pero   hay   otras  veces  en  los  que  aún  reconociéndose  la  autonomía  privada,  la  ley  limita  sus   efectos   por   ejemplo:   los   contratos   con   causa   ilícita   no   tienen   eficacia,   la   nulidad   de   las   disposiciones   testamentarias   hechas   con   la   condición   de   que   el   heredero   a   su   vez   haga   el   testamento   a   favor   del   testador,   no   se   puede   preterir   (olvidar)   a   un   heredero  forzoso  en  un  testamento....
Como  principio  general  del  derecho   La   autonomía   de   la   voluntad   tiene   una   trascendencia   esencia   en   la   realización   práctica  del  derecho,  de  ahí  que  se  le  atribuya  institucionalmente  el  significado  de   principio   general   del   derecho.   En   consecuencia,   la   autonomía   de   la   voluntad   opera   informando   toda   la   organización   y   contenido   del   ordenamiento   jurídico   privado   pero   además   es   fuente   última   del   derecho.   La   virtualidad   de   la   voluntad   de   los   particulares   opera   como   una   de   las   pautas   fundamentales   que   vertebra   todo   el   sistema   del   ordenamiento   privado,   informando   su   organización   y   contenido,   y   presentándose  como  fuente  última  del  Derecho.  Este  principio  se  traduce  en  lo  que   se   ha   formula   tradicionalmente   como   el   pacta   sunt   servanda   recogido   en   el   art   1.255  Cc.   Tiene  una  doble  función: • Principio   informador:   trasciende   como   criterio   hermenéutico   y   opera   en   razón   de   determinar   una    interpretación   restrictiva   de   las   normas   prohibitivas   o   limitativas   e   imperativas,   que   representan   excepciones  al  propio  principio.     • Fuente   del   OJ   privado:   se   aplicará   faltando   ley   o   costumbre   como   verdadera   norma   jurídica,   en   virtud   de   la   cual   los   particulares   pueden   llevar   a   cabo   los   contratos   y   negocios   que   convengan   a   sus   intereses.       Contenido  de  la  autonomía  privada: I. De  la  libertad  de  llevar  a  cabo  negocios  jurídicos:  es  la  expresión  básica   de   la   autonomía   privada.   El   individuo   tiene   el   derecho   a   realizar   los   negocios   jurídicos   que   crea   convenientes,   siempre   y   cuando   dentro   de   los   límites  establecidos  por  la  ley  y  reconocidos  por  ella.  Hay  veces  en  los  que   esa  libertad  no  es  absoluta  en  incondicionada  pues  el  derecho,  en  su  función   de   organización   de   la   vida   social   establece   determinados   límites   por   eso,   se   dice   que   la   autonomía   privada   solo   opera   en   el   ámbito   de   las   leyes   dispositivas  y  nunca  en  el  ámbito  de  las  normas  imperativas,  por  eso  donde   se  desarrolla  la  mayor  libertad  de  la  autonomía  privada  es  en  el  ámbito  del   derecho  patrimonial,  especialmente  a  todo  lo  relativo  a  los  testamentos  y  a   las  relaciones  contractuales,  otra  veces,  pone  unos  contratos  obligatorios  y   otra   veces   existen   los   contratos   forzosos   en   los   que   el   OJ   establece   un   contenido  obligatorio,  limitando  el  capto  de  la  autonomía  de  la  voluntad.
  11   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   II. La   libertad   de   actuar   el   sujeto   del   negocio   por   medio   de   representante.
III. La   libertad   de   determinar   el   contenido   del   negocio:  La  libertad  que  se   trata   solo   puede   alcanzar   los   limites   que   los   marca   la   ley.   La   libertad   está   muy   restringida   en   el   ámbito   de   derecho   de   familia,   por   ejemplo   en   el   campo  del  matrimonio  y  también  en  el  derecho  de  la  persona  y  también  con   frecuencia  en  aquellos  contratos  normados.
IV. La   libertad   de   modalizar   sus   efectos.   Pueden   poner   condiciones,   términos,  modos  que  tengan  por  conveniencia.     V. La  libertad  de  concluir  negocios  jurídicos  que  no  correspondan  a  los   tipos  legales.  Posibilidad  de  crear  negocios  típicos  y  atípicos.   VI. La  libertad  de  forma   Límites  institucionales  de  la  autonomía  de  la  voluntad   La   autonomía   privada   como   consecuencia   de   su   mismo   reconocimiento   y   de   la   trascendencia  que  tiene  para  los  particulares,  en  cuanto  se  les  otorga  la  potestad   de  crear,  modificar  relaciones  jurídicas,  no  es  incondicionada.  El  OJ  le  impone  una   serie  de  limitaciones,  la  esencial  viene  establecida  en  el  citado  art  1.255  Cc  según  el   cual  las  limitaciones  son:   A. La   ley:   este   límite   se   refiere   al   alcance   cogente   (de   ius   cogens,   forzoso,   obligatorio)  que  puede  tener  la  ley  en  los  siguientes  casos: a. Para  prohibir  o  limitar  en  general  o  en  algún  aspecto  concreto  la   negociación,   es   decir,   los   negocios   o   contratos.   Por   ejemplo:   los   contratos   con   causa   ilícita   serán   ineficaces,   no   pueden   ser   objeto   del   contrato   aquellos   bienes   que   están   fuera   del   comercio   de   los   hombres,  por  ejemplo,  no  se  puede  preterir  a  un  heredero  forzoso.
b. Para   imponer   el   negocio   y   la   consiguiente   constitución   de   relaciones  jurídicas  (el  caso  de  los  llamados  contratos  forzosos).  Ej.   seguro  obligatorio.  Obligación  de  concertar  el  negocio  jurídico.   c. Para  predeterminar  en  todo  o  en  parte  el  contenido  del  negocio   jurídico   de   manera   positiva   (escrita),   como   ocurre   en   los   llamados   contratos   normados   ejemplo:   arrendamientos   rústicos   o   urbanos.   Nadie   está   obligado   a   concertar   el   negocio   jurídico   pero   de   celebrarlo   la   ley   determina   de   manera   imperativa   el   contenido   del   mismo  en  todo  o  en  parte.   En   general,   se   entiende   que   la   exigencia   de   que   la   autonomía   de   la   voluntad   esté   sometida   a   la   ley   ha   de   ir   referida   al   ámbito   de   las   leyes   dispositivas   y   no   de   las   leyes  imperativas.   B. La   moral:   es   equivalente   a   las   buenas   costumbres   que   se   regula   en   otros   preceptos   y   comprende   todas   aquellas   normas   de   carácter   no   jurídico.   La   moral  a  la  que  se  refiere  el  Cc  como  limite  a  la  autonomía  es  la  exigible  para   la   normal   convivencia   de   las   personas   “honestas”.   Se   hace   referencia   a   la     12   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  17   exigencia   de   moralidad   de   una   civilización   pero   es   evidente   que   es   muy   relativa  y  variable,  y  está  en  un  continuo  proceso  de  cambio  en  función  de   los  valores  de  cada  sociedad.
Ese estándar mínimo moral que impera en la sociedad.
C. El   orden   púbico:  según  los  autores  es  el  conjunto  de  valores  y  principios   sociales,   político   y   económicos   considerados   básicos   en   la   organización   jurídica.   Se   diferencia   de   la   ley   en   que   no   tiene   una   plasmación   concreta.   Se   diferencian   de   la   moral   en   que   están   conectados   con   el   OJ   y   no   con   el   sentir   social.   En   definitiva   en   el   conjunto   de   reglas   cardinales   que   se   deduce   del   sistema   de   valores,   imprescindibles   para   que   cada   OJ   conforme   sus   reglas   imperativas.   Hay   que   destacar   el   respeto   a   la   libertad,   a   la   dignidad   a   la   igualdad,  a  los  derechos  inviolables,  el  libre  desarrollo  de  la  personalidad  y   el  respeto  de  los  demás  reconocidos  todos  en  la  CE.  Se  utiliza  en  el  campo   del  derecho  público,  especialmente.
  13   ...