Tema 7: Derechos de la personalidad (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho civil I
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 10/10/2014
Descargas 3

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  7   Tema 7: Derechos de la personalidad El derecho está hecho por y para la persona. La protección básica de la persona desde le derecho civil se desarrolla en un triple ámbito: en el reconocimiento de la capacidad jurídica, en el reconocimiento de la capacidad de obrar y en los derechos de la personalidad.
Los derechos de la personalidad son derechos que conceden un poder a la persona para que protejan su misma esencia y sus cualidades o atributos más importantes como el derecho a la vida, a la intimidad, al honor… Es decir cualidades básicas sin las cuales la persona se ve menguada.
Los derechos de la personalidad se reconocen a toda persona desde su nacimiento, aunque a veces antes, para que sea persona y pueda vivir como tal.
Derechos de la personalidad y los derechos fundamentales no son lo mismo.
Aunque la mayor parte de derechos de la personalidad son derechos fundamentales, pues están incluidos en los artículos de la Constitución que menciona los derechos fundamentales. Aún así no todos los derechos de la personalidad son derechos fundamentales, como el derecho a un nombre y el derecho al cambio de sexo Si un particular ve mermados uno de los derechos fundamentales por un poder público tiene acceso al TC por la vía de amparo.
En cuanto a su naturaleza los derechos de la personalidad son considerados auténticos derechos subjetivo. El sujeto son cada uno de los seres humanos y el objeto serían los bienes de la personalidad.
Los derechos subjetivos son facultades que desde el derecho se otorga a las personas con el fin de satisfacer sus necesidades legítimas y que son defendibles y ejercitables a su voluntad.
Características de los derechos de la personalidad: • Son innatos u originariosà Corresponden a todo ser humano por el simple hecho de serlo. Se adquieren por y desde el nacimiento de la persona, sin formalidad ni requisito alguno complementario.
• Son absolutos (no ilimitados)à Tienen efectividad frente a todos; se pueden exigir frente a toda la comunidad, ya sean poderes públicos o cualquier otro conciudadano, son “erga omnes”.
• Son privadosà garantizan a su titular el disfrute y protección, frente a injerencias ajenas, de la proyección y manifestaciones más relevantes, fisícas y espiritucales, de su propia persona, en el ámbito del Derecho privado y en su relación con sus iguales.
• Son limitadosà Pueden chocar contra otras libertades o derechos del resto de personas cosa que hace que se vean reducidos.
• Son personalísimos, inherentes a la personaà Nadie se puede desprender de esos derechos, ni transmitirlos a otros. Deben ser ejercidos por su titular, sin posibilidad de ser ejercidos por representación ni ser enajenados o renunciados.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  7   • Son extrapatrimonialesà En si mismo no tienen contenido económico y están excluidos del comercio de los hombres. Son intransmisibles, indisponibles, irrenunciables, imprescriptibles, inexpropiables e inembargables.
Antes de la Constitución Española no había normativa específica que protegiese los derechos de la personalidad. La única manera con la que se podían castigar era con el artículo 1.902 del Cc que dice : El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.
Hoy en día la normativa básica que se encarga de proteger los derechos de .a personalidad es la siguiente: • Constitución Española o Artículo 10.1 o Artículos 14 a 29 • Tratados internacionales suscritos por España que, por lo tanto, pasan a formar parte de su Ordenamiento interno (art. 96 CE, 1.5 Cc) • En materia civil: o Ley orgánica 1/1982 de Protección Civil del Derecho al Honor a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen • En materia administrativa: o Ley sobre extracción y trasplante de órganos o Ley sobre protección de datos de carácter personal Los derechos de la personalidad se pueden clasificar en los siguientes grupos: • Protección de la vida e integridad física • Grupo de las libertades • Integridad moral y la esfera reservada de la persona: Derecho al honor, intimidad personal y familiar y propia imagen.
• Derecho al nombre Derecho al Honor, a la Intimidad y a la Propia Imagen Están contemplados en la Ley Orgánica 1/1982 del 5 de mayo de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen, así como previstos por el 18.1 de la Constitución.
Derecho al Honor El derecho al honor protege el buen nombre de la persona, la fama, la reputación… entendido tanto desde un punto objetivo como desde un punto subjetivo.
El aspecto subjetivo del derecho al honor hace referencia a la autoestima, a la estimación que cada persona hace de sí mismo. En cambio, el carácter objetivo hace referencia a la consideración de los demás hacia la persona, a la trascendencia o exteriorización, representada por la estimativa que los demás hacen de nuestra dignidad.
Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  7   Todas las personas tanto físicas como jurídicas son titulares del derecho al honor. Aún así el honor es un valor referible a personas individualmente consideradas, y no a instituciones públicas, clases determinadas del Estado o grupos sociales.
Vulneración del derecho al honor La vulneración del derecho al honor se produce mediante la difamación. Ésta consiste en publicar enunciados factuales relativos a una persona y lesivos de su reputación que, o bien son falsos, o bien, aunque sean verdaderos, constituyen una intromisión en su intimidad; pero no hay difamación si el afectado presta su consentimiento a ella.
Para que suceda una difamación y por consiguiente una vulneración del derecho al honor se deben dar los siguientes elementos: • Publicación: comunicación del enunciado difamatorio a terceros por cualquier medio. Su grado de difusión afectara a la gravedad, no a la existencia de ésta.
• Enunciado indicativo factual: se deben tratar de hechos y no de opiniones.
• Relativos a persona, natural o jurídica suficientemente determinada • Lesivos de su reputación: deben desmerecer al interesado ante los ojos de sus consocios o en su propia estimación.
• Afecten a la intimidad, sin importar que estos sean falsos o verdaderos.
• No consentido por el afectado.
Derecho a la Intimidad El derecho a la intimidad personal y familiar es aquel ámbito en que nadie puede entrometerse. Es decir que es una esfera de vida personal exclusiva y excluyente, de una zona de actividad que le es propia y de la que puede prohibir el acceso a otros. Se integra, también, dentro de este mismo precepto la protección de los datos e información relativos a la propia persona. Todos somos titulares de esos derechos, tanto seamos una figura pública como no.
En principio, el derecho a la intimidad personal y familiar se extiende, no sólo a aspectos de la vida propia y personal, sino también a a determinados aspectos de la vida de otras personas con las que se guarde una especial y estrecha vinculación, como es la familiar, aspectos que, por la relación o vínculo existente con ellas, indicen en la propia esfera de la personalidad del individuo.
Vulneración del derecho a la intimidad Existen dos clases de vulneración de estos derechos: la de intrusión y la de publicidad.
La primera, de intrusión ilegítima en la vida privada, consiste en la entrada o irrupción física en el domicilio o lugar donde se desenvuelve la vida íntima o ámbito privado de una persona, en cualquier forma o por cualquier medio, con tal que sea ilegítima.
La segunda, de revelación o divulgación de hechos relativos a la vida privada, consiste en la lesión de la intimidad ajena que se produce aquí al dar publicidad a los hechos de la vida íntima o privada de otra persona, si ello es Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  7   ofensivo y el público no tiene un interés legítimo en su conocimiento o revelación. Tanto la divulgación como la revelación requieren publicidad. Lo publicado debe pertenecer a la esfera privada o íntima, y haber un abuso real u objetivo de ello.
Derecho a la propia imagen El derecho a la propia imagen es el derecho a decidir la publicación y propagación de la propia imagen y a no permitir su reproducción sin autorización.
Este derecho tiene un doble contenido, el negativo y el positivo.
En su aspecto negativo se comporta la posibilidad de prohibir a terceros el obtener, reproducir o divulgar por cualquier medio la imagen o aspecto físico de una persona sin su consentimiento.
En sus contenido positivo, otorga a la persona la facultad de reproducir la propia imagen, exponerla, publicarla y comerciar con ella, o, al menos, controlar esas actividades según criterio y a utilidad propia.
Lesión del derecho a la propia imagen Se debe destacar previamente que el art. 7 de la Ley da una doble caracterización y tratamiento del derecho a la imagen: como derecho inmaterial y como derecho patrimonial y explotable.
El primer aspecto veda a terceros la captación, reproducción y publicación de la imagen de una persona.
La segunda caracterización atiende al aspecto comercial de la imagen, es decir a su utilización con fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga.
La lesión de estos derechos se produce mediante intromisiones ilegitimas que atentan contra ellos. Las intromisiones ilegítimas están contempladas en el artículo 7 de la ley 1/1982, aunque no es una lista cerrada pues otros supuestos que no se contemplan pueden ser consideradas intromisiones ilegítimas.
Hay causas de excepción de las intromisiones ilegítimas, para determinar si una intromisión puede ser considerada excepción se deben tener en cuenta los siguientes aspectos contemplados en el artículo 8: • Los usos o costumbres, en que se tiene en cuenta la posición de las personas • La actuación de la persona en el ámbito de su intimidad • Primacía del interés públicoà Autorización de la autoridad competente • Predominio de un interés histórico, científico o cultural relevante • 8.2 de la Ley 1/1982 o Cuando se trate de una persona con proyección pública o profesión de notoriedad y la imagen se capte en lugares públicos.
o Cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria a una información gráfica.
• El propio consentimiento, debe ser inequívoco, tanto expreso como tácito. El consentimiento será revocable en cualquier momento, pero habrán de indemnizarse, en su caso, los daños y perjuicios causados Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Civil  I  –  Tema  7   por la revocación, incluyendo en ellos las expectativas justificadas para quien lo había obtenido.
Derecho al nombre Es un derecho de la personalidad pero no fundamental, pues no está en los artículos 14 a 29 de la CE. Tiene reconocimiento en la legislación ordinaria (la legislación no constitucional). Esta reconocido en la Ley del Registro Civil.
Hay dos leyes del registro civil, una del 1957 que aún está en vigor y otra del 2011 que debe entrar en vigor en el 2014 (hay una vacatio legis de tres años).
El nombre es el apelativo con el que se identifica y individualiza una persona física. En el momento en que se nace toda persona tiene derecho a tener un nombre, se deriva del principio de dignidad humana.
En nuestro Ordenamiento Jurídico el nombre tiene dos elementos: • Nombre propio o de pila à identifica al sujeto dentro del ámbito familiar.
Lo imponen quienes ejercen la patria potestad o si no el Encargado del Registro. Existe libertad de elección, se puede poner cualquier nombre con algunas limitaciones.
Los límites son: no se puede imponer el mismo nombre que a un hermano que este vivo y tenga los mismos apellidos, no se pueden poner nombres que menoscaben la dignidad del niños, no se pueden imponer nombres que hagan confusa la identificación sexual de la persona, no se permite poner más de un nombre compuesto o de dos simples. (54 LRc) En el artículo 52 de la LRc se habla del cambio de nombre, si puedes demostrar que te llaman de otra manera podrás cambiar tu nombre, si el que se lleva fue impuesto con infracción de las normas establecidas, o si se trata de una traducción de nombre extranjero. Así pues, no podrás hacerlo por simple capricho.
• Apellidosà identifica el nombre de familia. El niño debe llevar el primer apellido de los dos progenitores o los dos de la madre si el padre no está determinado. El nombre es el que hayan convenido los progenitores de mutuo acuerdo, si no se han puesto de acuerdo será el encargado del Registro Civil el que decidirá el orden en interés del menor (Ley del 2011). Una vez fijado un orden todos los hijos deberán seguir ese orden. Se podrán alterar el orden de los apellidos a solicitud del interesado.
La filiación determina los apellidos, si el hijo es adoptado la filiación desde el punto de vista de la ley la tienen los padres adoptivos. Si se adopta se cambiará los apellidos del adoptado, si éste es mayor de edad podrá decidir si cambiarse los apellidos.
...