PoesíaHispanoamericana_Tema2 (2014)

Apunte Español
Universidad Universidad de Salamanca
Grado Filología Hispánica - 3º curso
Asignatura Poesía Hispanoamericana del siglo XX
Año del apunte 2014
Páginas 8
Fecha de subida 01/04/2016
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea 2.1.
Octavio Paz: del Neorromanticismo inicial a la experiencia del budismo y el panteísmo erótico de raíz surrealista  Análisis del poema Piedra de sol (1957) El mismo título ya nos indica algo: una piedra de sol era el calendario de los aztecas, de carácter circular, donde se llevaban a cabo los sacrificios. El poema comienza igual que termina: eso otorga al texto un carácter circular, como si en ese momento, cuando llegamos al final, pudiéramos empezar a leerlo, como si nos encontrásemos ante esa piedra redonda: el mito del eterno retorno, de la regeneración del universo, que impregnará todo el poema.
El poema tiene 584 versos, que son los mismos días que Venus tarda en alcanzar la posición del Sol. Y nada es azaroso en Octavio Paz: Venus, diosa del amor, del Eros: la mujer como amor, belleza; pero también como estrella, de la mañana y de la tarde. Así, Venus reúne todos esos elementos: diosa, estrella y porque además tiene una estrecha relación con el mundo prehispánico, la serpiente emplumada, la Quetzalcoatl, que era astro, pájaro y serpiente a un tiempo. Así, Venus preside esta obra.
Todo el poema consiste en la búsqueda del amor, del momento de la plenitud amorosa, erótica, que busca el hombre en relación con la mujer.
Emir Rodríguez Monegal, en una entrevista a Paz, dirá este que sobre el mito de ese círculo, que la historia irrepetible de un hombre que pertenece a una generación, a un país, a una época, que se inserta en esa repetición del mito, del tiempo circular. Y le responderá Monegal: ¿Irrepetible?, respondiendo Paz: El tiempo quizás sea cíclico, pero el hombre es finito y no se repite. Se trata de la relación entre la historia y el mito, de Quetzalcoatl, de la historia irrepetible de un yo, que comparte con Paz ciertos elementos.
Aparece a partir del verso XVI, ese tú al que se dirige, la mujer, que no aparece concretado, son todos los nombres de mujeres –esto aparecerá más adelante-, la mujer, ese cuerpo que en su transparencia y en su luz da cuerpo a todo lo demás. Y a partir de aquí entra el yo –voy entre galerías de sonidos.
Ese yo se organiza en relación con el tú. Es totalidad, es mundo; panteísmo erótico en estos versos. El vientre es una plaza soleada, los pechos dos iglesias. Recorrido por cuerpo-ciudad hasta la frente, con todos los elementos de la naturaleza.
El maíz, elemento principal de México, con gran conexión también con el mundo hispánico.
Para los mayas, los hombres son los hombres de maíz, la biblia de los mayas, y la obra de miguel ángel Asturias, conectando con esa mitología prehispánico, primero hicieron a los hombres de madera, de barro y finalmente de maíz.
Esa mujer que lo representa todo, que es la totalidad, recorrida amorosamente, y hay un momento en el que ese instante se pierde, por eso dirá mi sombra despeino. Y prosigue sin cuerpo, Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea busca a tientas, porque es ella la que con su cuerpo de luz da cuerpo al yo.es el amor como cancelación del tiempo, de la historia se logra, pero se ha perdido, y una vez que se ha perdido se iniciaría un nuevo movimiento.
Por ello, el poema no puede terminar, por eso el movimiento seguiría girando en su elipse.
Por eso también se ha hablado de la figura del abanico para el poema, momento inicial de reapertura, y cuando por diversas razones se produce ese momento de la ceguera del yo lírico se iniciaría un nuevo momento, la búsqueda del instante, esa plenitud bellísima. Voluntad impugnadora del Eros. Alusión también en el poema al II Congreso de Intelectuales Antifascistas en defensa de la cultura, Madrid, 1937.
Lo que tenemos aquí es la ciudad bombardeada, y mientras la ciudad es bombardeada, mientras las rodillas de las piernas de las casas en el suelo, los motores de los aviones, ¿qué ocurre? Los dos se desnudaron y se amaron por defender nuestra porción eterna. Ese amor es la impugnación posible de la Historia, la potencia subversiva que se percibió que tenía eros `para los surrealistas.
Momentos históricos concretos, nombres de mujeres que hacen alusión a la historia, a la tradición, a la mitología, que permiten seguir señalando esa línea, que aspira a ser cancelada por ese momento de plenitud que es el instante amoroso.
Al mismo tiempo vemos el chopo de agua, en movimiento, y el sauce en cristal, lo fijo. Todo el poema es ese diálogo entre la fijeza y el movimiento. Es el árbol ese alto surtidor que el viento arquea, como si fueran de agua, como si fuese agua lo que circula por las raíces del árbol, por la savia.
¿Es surrealista o de raíz surrealista? Los primeros versos, asegura Paz que eran de escritura automática, tal como postula el surrealismo, pero para el resto del poema, tenía un plan trazado.
Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea 2.2. Octavio Paz Dirá Paz que los poetas no tienen biografía; su obra es su biografía. (1914-1998). Durante la revolución mexicana, su familia se refugia en EEEUU, hombre de gran cultura y erudición.
Notabilísimo ensayista –él propone el término posvanguardia, a falta de otro mejor, diría él-, que se vincula muy pronto y muy joven a los movimientos de carácter revolucionaria del comunismo.
Vendrá a España junto con la que era su esposa entonces, Elena Garro, con quien tuvo una hija, acabando en una separación muy complicada.
El contacto con la España de la república será muy importante. Pronto comienza a publicar libros bajo esa preocupación: no pasarán, frase de los republicanos ante las tropas fascistas. Pasará un año estudiando en EEUU con la beca Guggenheim, y pronto entra al servicio exterior mexicano como diplomático. Esta será una tarea que desarrollará gran parte de su vida. En el año 45, viaja a París, donde conocerá de primera mano a André Breton y al grupo de los socialistas. Se hará amigo de Albert Camus y otros intelectuales de la posguerra.
En el año 52, viaja a La India y a Japón, donde empieza toda una línea de trabajo importantísima de Paz con respecto al budismo, la filosofía zen, que nos interesa porque buscará la manera de trasladar esto al espacio del poema. Será embajador en La India, entre los años 62 y 68, que nos ofrece las grandes obras de Paz, vinculadas a Extremo Oriente. En el año 68 se produce en México la matanza de blablá, los jóvenes asesinados, hecho que ya hemos mencionado, asesinados en vísperas de la matanza de México. Fue una verdadera conmoción para los intelectuales. Hará que Paz renuncie a su puesto de embajador en La India.
Va a ser profesor en diversas universidades y editará numerosas revistas, algo sobre todo muy importante en la última parte de su vida. Las revistas Plural (71-76) y Vuelta (76 en adelante) son sus dos grandes proyectos, aunque había comenzado ya mucho antes con la edición de revistas.
Su tarea como editor de revistas será tan importante que recibirá su premio príncipe de Asturias de comunicación, además del Nobel años más adelante. Es uno de los escritores con mayor influencia, pero también como ensayista, como editor, como difusor de proyectos, con una vida larga, enormemente fructífera y dedicada de manera muy importante sobre todo a los dos géneros de la poesía y del ensayo. Habitualmente un gran lector de poesía, uno de los mejores que tenemos., gran lector de Sor Juana Inés de la cruz, con el ensayo de la monja Sor Juana.
¿Qué papel desempeña el surrealismo en relación con Paz? Paz siempre apostó por la idea de la confluencia, de poner en diálogo diversas líneas de trabajo. No tuvo una visión particularmente monológica, ni de lo literario ni de otros muchos aspectos –pensemos en un título de revista como Plural-. Desde muy pronto se interesó por poner en diálogo elementos di9stintos. Seguramente es eso lo que le permitió admirar de tal modo el ideario surrealista.
Ese impulso lo vamos a encontrar a partir de los años 40. Los surrealistas se interesaron mucho por México, por los pueblos y culturales en los que la relación con Occidente había sido más tardía, donde se podrán señalar huellas de un imaginario muy rico. Pensemos que en el año 36, Antonio Artaud, que en el año 38 es uno de los surrealistas más influyentes, André Breton, Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea bastante pronto en relación con la cronología de paz. Les interesaba ese mundo, todos esos mitos de los muertos. Bretón como jefe pontífice del surrealismo, de un triste rebaño en palabras de Luis Candoza y Aragón, dicho en una revisa de Paz, Taller.
Y también dirá Paz en una entrevista que el surrealismo ha caído en la literatura, es decir, en el tópico, que es lo peor que le podía pasar. ¿Por qué se produce entonces la adhesión de Paz al surrealismo? Bretón escribirá un texto que se titula: Prolegómenos a un tercer manifiesto surrealista o no; en ese manifiesto, lo que hay es el interés por las culturas primitivas americanas la conexión entre el mito y lo surreal. Bretón venía de un viaje por las Antillas, un viaje en el que había estado en contacto con Ainée Cesaire, con todo ese movimiento de la negritud, y al regresar de ese viaje ante la crisis del grupo surrealista, plantea como posible camino el contacto con los mitos americanos. Ese elemento será el que resulte fundamental para Paz, pues precisamente este lo que intentará será el diálogo entre lo surreal y el mito: eso es piedra de sol, el poema. Ese elemento será el que resulte tan fructífero para Paz; es un surrealismo personal.
Cabe destacar también en todo este proceso el encuentro en 1942 con Benjamín Péret.
La etapa específicamente surrealista de Paz: Águila o sol (1951), que es la moneda, como nuestro cara o cruz, y Piedra de sol. Hay un elemento que al surrealismo le interesó mucho, que es el azar.
El encuentro con Benjamín Cruz, que le permite salir de ese enredo moral, político.
Mariposa obsidiana. El surrealismo se hace americano, México, prehispánico, con Paz. Es el erotismo transgresor de los surrealistas, Eros como una potencia subversiva.
En el año 1950 Octavio Paz publica El laberinto de la soledad en el terreno del ensayo, donde expone su preocupación por la identidad mexicana. Después Piedra y sol, después Aguila y sol, de manera que culmina así toda esa línea que ha cultivado.
Tenemos la condición periférica de México en relación con el contexto económico, occidental, cultural en el Laberinto de la soledad, desde donde tratará temas como la Malinche, compañera de Cortés, la que da el hijo ilegítimo a Cortés que ayuda a conocer la lengua, es la traductora, intérprete. El malinchismo nombra el desprecio de lo propio y la fascinación por lo foráneo. Además, Paz trabaja sobre el sentimiento de orfandad relacionado con esa relación; cómo esa herida la tienen todos los mexicanos, cómo es fundacional y, sobre todo, cómo esto le permite ver exponer la universalidad de un sentimiento compartido, pues tendrá una gran relación con la literatura inglesa, francesa o italiana, entre otras.
Octavio Paz cerrará este período con un título muy sorprendente: Libertad bajo palabra; se trata de su obra que va desde el año 1935 hasta 1957. El mismo autor lo llamará: Mi verdadera primer libro. Se trata de la libertad debajo de la palabra, sometida a ella; es la búsqueda de la libertad de los surrealistas. El título sería explicado por el propio Paz: lo llamará paradójico (sobre todo cuando estamos hablando que en Paz hay ese deseo de liberar al hombre, de todas esas dualidades que marcan su obra), expone que la libertad estará sometida al arte, a la poesía; no considera que esta nazca de manera espontánea, ahí está yendo en contra de los postulados surrealistas de la escritura automática. Considera que es hija de la lucha o abrazo entre ambos, la poesía. La libertad es, pues, condicional, ya que la espontaneidad se alcanza, no fuera de la forma, sino por ella y en ella.
Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea Esto último nos lleva a un debate muy interesante: el debate entre fondo y forma, como si fueran dos cosas que podemos separar fácilmente, por lo menos en poesía.
No es fácil establecer, por otro lado, fronteras en la obra de Paz, entre géneros distintos, hay una conexión muy fuerte entre el Paz pensador y el Paz creador.
Entre los ensayos que cabe destacar está, como ya hemos visto, el laberinto de la soledad.
Después encontramos varios ensayos dedicados a literatura y arte; destaca luego El arco y la lira, el arco de los guerreros, la lira de los poetas. También tenemos Las peras del olmo, del año 57, la creatividad: el poeta está ahí. También Cuadrivio (1965), cuya lectura de Cernuda es extraordinaria. Otro ensayo sobre literatura y arte será Los hijos del limo, donde trabaja el concepto de posmodernidad, de posmodernismo, trabaja la vanguardia hasta los años 50. Digamos que hace un recorrido extraordinario sobre la poesía occidental. Además, acuñará un término fundamental: la tradición de la ruptura: Paz considerará que la forma de entrar, sobre todo a partir de las vanguardias, de entrar en la tradición es a través de la ruptura. La originalidad como valor estético implica el parricidio, el asesinato literario de los padres y la construcción de una genealogía propia. Tendremos que esperar a mediados del siglo XX para que el concepto de originalidad comience a disolverse como elemento rector. Destacan también La búsqueda del comienzo (1974) y Sor Juan Inés (1982) Uno de sus ensayos sobre erotismo será La llama a doble: poesía y erotismo en el año 93 y los hombres de la india, en el año 1995. Vislumbres de la india en su poesía. Las dos líneas de reflexión de lo oriental y el erotismo conforman sus modos poéticos, de hecho muchas veces se dará un diálogo, que puede verse como exterioridad en libertad bajo palabra que se van ampliando, quizás ensanchando aspectos nuevos. De estos dos aspectos se valorará una importante evolución en paz hacia el poema. El poeta juego en ello con lo blanco, de hecho una de sus obras será Blanco, del año 76.
Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea 2.3. Gonzalo Rojas: la poética de lo inefable Gran tema del erotismo. El aire como elemento importante. Le interesa lo inablable, lo que no se puede hablar. Es un autor del habla: aire, respiración, palabra sostenida…; se nombra a sí mismo como místico concupiscente.
Nace en Chile en 1917 y muere en Santiago. Pertenece a la llamada Generación del 38, o de la Mandrágora. Este grupo toma ese nombre por la revista que publican del 38 al 43, que será importante para la literatura chilena. Vinculado, habrá exposiciones surrealistas organizadas por ellos mismos. Rojas será disidente pronto del grupo, y se marchará a enseñar a los – del norte de Chile. Para él, la poesía no es una fórmula, y Rojas se irá radicalizando, ocupando posiciones de izquierda, de manera que en la dictadura se exilia (estético e ideológico).
Es importante la figura de Huidobro, que se interesa por el imaginario surrealista. La opinión de Rojas sobre los grandes de la vanguardia chilena: Neruda, Huidobro…; se considera heredero de esta corriente, figuras centradas en la creación de su verso. Pero al mismo tiempo Rojas se declara vallejiano. Gran lector que se declara heredero de toda la tradición anterior que asimila sin conflicto. Capacidad de unir épocas y estilos (latín y jazz).
Sus líneas son lo erótico (¿Qué se ama cuando se ama?), lo luminoso (oscuro) y lo testimonial (los días van tan rápidos). Son así, el Eros, el Lumen y el devenir del presente sus temas.
La miseria del hambre (1948, por lo que es un poeta muy tardío). Lo escribe tras la experiencia en Alacoma; lo considera su diario espiritual.
La salvación. Eros salvador y liberador. La conmoción moral del deseo sexual. La contraposición entre el impulso sexual (=poético) y el impulso ético. Eros y Tanatos en diálogo.
El cuerpo muerto tiene que ser separado para que no infecte, contamine a los vivimos. Tema del cuerpo muerto, en una atmósfera gótica, licántropa.
Calma la muerte. El ritmo característico lo otorgan los encabalgamientos. Hay cierto equilibrio todavía en cierto número de sílabas. Más tarde, lo abrupto se irá acentuando, mucho mayor.
Después de una lucidez dolorosa, rescate. No le sirve, pero eso no anula el deseo.
Escrito con L. Con este libro el impacto de Rojas es enorme. Aquí, Rojas encuentra realmente su lenguaje; lo erótico como leitmotiv. Entrar en lo oscuro buscando la libertad.
El termicio. Músico concupisciente. La capacidad de luchar contra la muerte, con la danza del farmicio. La presencia de lo luminoso. El erotismo como lo sagrado. Referencias continuas en un contexto integrado. Una propuesta latina –en el sentido clásico- porque reclama el ocio sagrado.
Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea 2.4. Surrealismos tardíos, voces para el futuro: Blanca Varela Una de las grandes poetas peruanas de la segunda mitad del siglo XX. ¿Poeta o poetisa? Poeta. Al morir Rosalía de Castro, Pardo Bazán dirá: Ha muerto, no una poetisa, sino un poeta verdadero. Bazán percibía que el término <<poetisa>> estaba cargado de connotaciones negativas: lo infantil, lo débil frente a un verdadero poeta, fuerte. El término, en el XIX y en parte del XX se percibe como peyorativo. Sobre todo en la segunda mitad del siglo XX, las autores comenzarán a utilizar el término de <<poeta>>.
A lo largo de cincuenta años de trabajo poético, publicará ocho libros. El primero, Ese puerto existe (1959). El libro, en un principio, iba a titularse Puerto Supe, que es el nombre de un puerto peruano. Octavio Paz, gran referente para ella, le recomendará cambiar el título, justificando que ese no era título para un libro. Además, Paz escribirá el prólogo de esta obra, en el que dirá que La temática de Blanca Varela es mujeril, por contraposición a lo femenino. Ocurre lo mismo que con poeta/poetisa: al pensar en lo femenino, se pensaba en lo débil, en lo infantil.
Nacida en Lima, en el seno de una familia conectada al mundo artístico (su madre escribía letras para valses) y estudiará en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el año 43 para estudiar Letras y Educación, donde conocerá a los autores más importantes de la llamada ‘’Generación del 50’’. Entre ellos destacan Javier Sologuren, Sebastián Salazar Bondy, Jorge Eduardo Enelson y un pintor, Fernando de Szyszlo. Conocerá a los existencialistas, Sarte, Beauvoir… cuando los conozca, tomará conciencia de su condición latinoamericana. Y lo hará, precisamente, en París, donde conozca a estos intelectuales en torno a la figura de Paz.
 Análisis del poema Los pasos Presencia de un yo genérico, universal (cuando niño, vi muchos). Conflicto, ¿por qué niño y no niña? El paradigma universal de humanidad era: masculino, blanco, heterosexual y cristiano.
Susana Reisz ha estudiado estos asuntos, diciendo que si no cumple uno de esos caracteres será indeterminado en esos términos, pues el paradigma dominante es este. Es una cultura patriarcal, marcada por la presencia del padre, lo que la crítica ha llamado falogocéntrica, donde falos y logos comparten una sílaba, donde ese logos es masculino. Y Blanca Varela, escribe con un yo universal, es decir, masculino; todavía no va a problematizar esta cuestión, al contrario que sí hará en Vals del Angelus (1972).
Concierto Animal tiene por elementos culebras, sapos, ratas, gallos, caimanes… es decir, un bestiario degradado o no prestigiado. Violencia, muy fuerte pero contenida en Varela, de carácter surrealista. Luz de día (1963). Valses y otras falsas confesiones (1972) Lucía Guerra señala en uno de sus ensayos (La mujer fragmentada) cómo Occidente se sostiene sobre metáforas fundadoras en las que se producen siempre una devaluación de lo femenino. Esas metáforas tienen siempre un carácter de consideración negativa. Basta pensar en el Genésis, en el papel jugado por Adán, en el de Eva.
Tema 2. La raíz surrealista en la poesía hispanoamericana contemporánea Frente a la vida encarnada en la mujer, la única que puede ser madre, que puede tener hijos; sobre eso, se coloca el papel de Dios como aquel que rige, a través del intelecto, todas las cuestiones del cuerpo. La mujer estaría subordinada al hombre, y este a su vez a Dios, de manera que la subordinación de la mujer es doble. Hay muchas mujeres fundadoras: Pandora, Eva…; y todas ellas son las responsables de la llegada de mal. Se trata ello de la necesidad de devaluar a la mujer, de situarla por debajo del hombre.
El tono del poema es de hondísimo reproche: se nombra a sí misma como la santa más pobre del museo, la mujer Saturno que devora a sus críos –este poema ha sido comparado con las pinturas negras de Goya-. Se ha señalado esa divina baba como desmitificación del soplo divino creador; hay una profunda degradación de la imagen de Dios, pero también del yo que habla. No hay una versión maniquea, no hay una mujer alejada del mal, sino una mujer apartada del mal, del que renuncia.
En el último verso, Tu imagen en el espejo de la feria me habla de una terrible semejanza, es clave: la mujer que habla es terriblemente semejante a ese Dios o viceversa. Recordemos el Genésis: Dios hace a los hombres a su imagen y semejanza.
Emilio Adolfo Westphalen tiene un verso que dice: ¿Qué es un poema sino un espejo de feria?, que relacionamos con el verso de Varela. Es ese desplazamiento del museo inicial al circo final; el espejo deformante, el del Callejón del Gato, el esperpéntico.
Además, el museo es un lugar prestigioso, con una gran iconografía de la virgen María, frente al que acabamos en el circo, el lugar de lo monstruoso, de lo deformado. La puertorriqueña Rosario Ferrer, en su ensayo Sitio a Eros señala que en un momento dado, la bibliografía acerca de la mujer es extensísima, pues es la gran cuestión de la cultura occidental.
Su siguiente obra es Canto villano (1978), lo villano, lo innoble. Después, lo religioso estará tan presente que en ella para desmitificarlo, de ahí el título de su próxima obra: Ejercicios materiales (1993), por contraposición a los ejercicios espirituales. El libro de barro (1993), Concierto animal (1999), El falso teclado (2001).
...