Tema 1. Los bienes públicos (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Derecho - 3º curso
Asignatura Béns públics i urbanisme
Año del apunte 2016
Páginas 4
Fecha de subida 15/03/2016
Descargas 10
Subido por

Vista previa del texto

TEMA 1. BIENES DE LA ADMINISTRACIÓN: RÉGIMEN BÁSICO - 30% exámenes - 15% otras actividades - Bibliografía: varios manuales (Ramón Parada, béns públics) i Dret urbanístic de Catalunya (urbanisme) - Legislación: art. 132 CE, Ley de Aguas, Planes Hidrológicos, Ley de Costas de 1988, Ley de Uso y de Protección (2013) 1. La Administración y los bienes Las Administraciones, como ocurre con los sujetos privados, cuentan con una serie de títulos que son de contenido económico (créditos, títulos financieros, valores…), que son una serie de obligaciones y de derechos que no se integran en los bienes públicos y que cuentan con un régimen especial. Estos derechos y obligaciones de contenido económico, cuya titularidad corresponde a la AGE y a los órganos autonómicos, conforman lo que se conoce como Hacienda Pública. La Administración, pero, también tiene una serie de bienes que conforman su patrimonio.
El artículo 3.1 de la Ley del Patrimonio define los bienes públicos. Dentro de éstos, veremos que existen bienes de dominio público, y por otro lado, bienes patrimoniales, y esto se deduce tanto del Código Civil como de la Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas, y del artículo 132 de la Constitución. Si vamos al Código Civil, en el artículo 339, se definen como los destinados al uso público, haciendo una enumeración: los caminos, los canales, los ríos, los puentes, las playas, las riberas… Tampoco no son bienes de dominio público los no destinados al uso público pero sí al servicio público o al servicio de la riqueza nacional (las murallas, las fortalezas, las minas). El artículo 340 dice que los demás bienes pertenecientes al Estado, donde no concurren las circunstancias definidas en el artículo 339, tienen carácter de propiedad privada, siendo bienes patrimoniales. El CC vuelve a insistir sobre los bienes públicos pero en referencia a los entes locales.
Esta forma de diferenciación, de carácter residual, también lo hace la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas en el artículo 41.
1.
Artículo 4. Clasificación.
Por razón del régimen jurídico al que están sujetos, los bienes y derechos que La CE, en el artículo 132, en un texto constitucional (cosa que no es frecuente en el derecho comparado), diferencia los bienes públicos patrimoniales, los bienes comunales y el Patrimonio nacional. Este artículo dice lo siguiente: “La ley regulará el régimen jurídico de los bienes de dominio público y de los comunales, inspirándose en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad, así como su desafectación”. En segundo lugar, se dice que: “son bienes públicos de carácter estatal los establecidos por la ley y, en todo caso, la zona marítimo terrestre, el mar territorial las playas, la plataforma continental”.
Por lo tanto, en este artículo vemos que: - Los bienes públicos pueden ser tanto de dominio público como patrimoniales.
- Los bienes comunales son de dominio público.
- Que la ley establece bienes de dominio público estatales, regulados por ley estatal en virtud del artículo 132.2; y los bienes comunales.
La Ley regula el patrimonio del Estado y el Patrimonio Nacional, su administración, defensa y conservación. El patrimonio nacional se va a regular por una ley específica.
Aquí, está establecida claramente esta división global que hay entre los bienes públicos, y nace directamente de la CE. Esta distinción existe porque hay un régimen jurídico para cada uno de la tipología de estos bienes. Esto no quiere decir que no hayan aspectos comunes; incluso, dentro de cada categoría, nos vamos a encontrar que existen peculiaridades propias de esos bienes.
2. Clasificación de los bienes públicos Bienes comunales En relación a los bienes comunales, tenemos que señalar que están regulados en el artículo 132.1 de la CE. Son, por ejemplo, los montes forestales, los pastos, las rastrojeras… En cualquier caso, el régimen jurídico de estos bienes, se va a inspirar en los principios de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad.
A los mismos, se refiere el Reglamento de Bienes de Entidades locales, que indica que los bienes comunales se definen como aquellos bienes que, siendo de dominio público, el aprovechamiento de los cuales corresponde a los vecinos; y que su titularidad corresponde a los municipios y a las entidades locales menores.
Ha habido una abundante discusión doctrinal sobre si estos bienes comunales sobre si son de los vecinos o si son de titularidad local; pero en este caso, su aprovechamiento corresponde integran el patrimonio de las Administraciones públicas pueden ser de dominio público o demaniales y de dominio privado o patrimoniales.
por regla general a los vecinos, independientemente de su titularidad local. Este aprovechamiento se va a realizar de acuerdo con la costumbre local o de las ordenanzas locales, correspondiendo a la entidad o municipio la administración y conservación de estos bienes.
Estos bienes comunales (por ejemplo, los pastos) son susceptibles de uso colectivo, sin embargo, de forma excepcional hay aprovechamientos por lotes, por ejemplo, cuando se trata de aprovechamientos forestales, existe el aprovechamiento por lotes de madera. Cuando se da este caso, se va a exigir que el vecino acredite permanencia en el municipio, y por lo tanto que no es cualquier vecino de cualquier localidad. Donde se regula con total claridad cómo se regula este uso, es la Ley de Montes Vecinales de Mano Común. Junto a esto, si nos vamos a buscar diferente normativa, encontraremos que existen ordenanzas de diferentes municipios, que van a referirse a cuál es el uso y aprovechamiento de determinado espacio de un determinado municipio. En los bienes comunales, en síntesis, lo importante es que el uso pertenece al común de los vecinos.
Patrimonio Nacional ¿Qué es el patrimonio nacional? No es más que la previsión constitucional de una categoría de bienes que, históricamente, se ha referido a un conjunto de bienes que formaban parte de la Corona; pero que desde los años 40 se califica como patrimonio nacional. Lo regula una ley del año 1982, una ley que fue complementada por una de posterior de 95, que regula determinados espacios que son de territorio nacional, pero que requieren una cierta protección medioambiental. Por ejemplo, alrededor de una granja, hay una serie de bosques que tienen un valor medioambiental muy considerable, y por lo tanto es necesaria la protección medioambiental.
Integran el Patrimonio Nacional bienes muebles e inmuebles, afectados al uso y servicio de la Corona y que sean titularidad del Estado; pero se admite también una afectación para fines culturales y científicos; y además es perfectamente posible que los bienes sean susceptibles de explotación económica mediante las cuales se obtienen rendimientos económicos.
Cabe perfectamente la posibilidad de que se desafecten bienes del Patrimonio Nacional, pero no se puede en el caso de aquéllos que tienen valor histórico o artístico, por lo tanto, aquí vemos una serie de bienes que son imprescriptibles e inembargables. Además, la ley añade que tiene el mismo régimen de exención tributaria que los bienes de dominio público; y además se inscribirán en el Registro de la Propiedad como de titularidad estatal.
Vistas estas dos características, vamos a considerar en primer lugar los bienes patrimoniales y posteriormente los bienes de dominio público.
3. Adquisición de bienes por la Administración (En temas posteriores) 4. Protección de los bienes públicos: inventarios y catálogos, inscripción en el Registro de la Propiedad, facultad de investigación, deslinde, desahucio administrativo y recuperación de oficio (En temas posteriores).
...