Numismatica (2012)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Epigrafía y numismática
Año del apunte 2012
Páginas 27
Fecha de subida 09/10/2014
Descargas 5

Vista previa del texto

Manuales de Numismática.
CAPELLI, R., Manuale di Numismatica (1990) CHRIST, K., Antike Numismatik. Einführung und Bibliographie (Darmstadt, 19722); DENTZER, J.M., HACKENS, T., GAUTIER, TH. (eds.), Numismatique antique: problèmes et méthodes (Nancy-Lovaina, 1974); FRERE, H., Numismatique. Initiation aux méthodes et aux classements (Lovaina, 1982); GRIERSON, P., Numismatics (Londres-Oxford-New York, 1975); HERRERO ALBIÑANA, C., Introducción a la Numismática antigua. Grecia y Roma (Madrid, 1994).
CRAWFORD, M. H.: La moneta in Grecia e a Roma (Roma-Bari, 1981); HOWGEGO, CHR.: Ancient History from Coins (Londres, 1995).
Numismática Es la disciplina histórica que tiene como principal ocupación el estudio de las monedas y otros objetos que tengan relación con ella, como las medallas y las tesserae.
Deriva del griego νομος (= contrato, ley), llamado así por el carácter fundamentalmente contractual y político de la institución monetaria. De donde numisma en latín.
Moneda: Es casi siempre de metal, con un peso determinado, alianza metálica, valor y tipología, fabricada por orden de la autoridad reconocida y destinada sobre todo a facilitar los intercambios y servir de medida de valor.
Medalla: Tiene características físicas parecidas a la moneda, pero puede ser fabricada por cualquier persona o entidad privada y tiene la finalidad de recordar o conmemorar un hecho o un personaje, además de servir de premio o dignificar a alguien.
Denario romano de plata de 3,6 gr acuñado en Roma en 152aC por Lucius Saufeius Tesserae: físicamente utilizan técnicas de fabricación y dimensiones homogéneas, aunque metales diferentes a la amonedación normal: fácilmente fusibles y baratos: plomo, estaño, cobre, latón. La mayoría asumen el carácter de un bono para recibir un pago posterior.
En Grecia eran entregadas como medio de pago en las reuniones de la Asamblea y que luego eran cambiadas por dinero como indemnización de asistencia.
En Roma, la variedad y función son enormes: tesserae para espectáculos, prostíbulos, etc.
Definición de Moneda.
Normalmente la moneda se ha definido por sus funciones. Es decir, no por lo que es sino para lo que sirve: Como medio de pago: La moneda es el intermediario en los intercambios de mercancías.
Como medida de valor: sirve de punto de referencia, de comparación, entre bienes intercambiables.
Como reserva de valor: Se puede guardar, y por ello la moneda se hace de materiales no perecederos.
Lo que verdaderamente distingue a la moneda es la marca del poder emisor.
Propiedades básicas de la moneda: Para ejercer correctamente sus funciones, la moneda debe poseer ciertas características físicas: 1) Debe ser portátil, de forma que una cantidad relativamente alta de ella pueda ser transportable sin que su costo sea prohibitivo.
2) Debe ser divisible, para que pueda cubrir todo tipo de operaciones y permita pagar cantidades lo más exactas posibles.
3) Debe ser duradera, para soportar su manejo y asegurar su conservación.
4) Debe ser fácilmente reconocible y de valor apreciado (ambos se relacionan con su ley y el poder emisor).
5) Debe ser homogénea, para poder compararse a otras unidades de valor y cambio (aspectos ambos a tener en cuenta para cambiar moneda en intercambios con estados o cuando uno de estos prohíbe la circulación de moneda distinta a la suya).
Tipos de moneda más corrientes: Moneda no fiduciaria: La gran mayoría de monedas de la antigüedad. Es la que por su material y peso tiene en todo el mercado mundial un valor mercantil realizable. Por tanto, tiene un valor intrínseco por sí misma.
Moneda fiduciaria: Tiene apenas un siglo de existencia. Recibe o da por cierto un valor aunque no se pueda vender por el mismo valor, pues no tiene valor intrínseco. Viene de la palabra italiana fiducia (confianza) y cuando ésta se rompe, la moneda pierde todo su valor. Billetes de banco o monedas actuales.
Moneda de cuenta: Sólo sirve como medida de valor; no es ni reserva de valor ni medio de pago o intercambio. Puede tener existencia física o no. Normalmente son mercancías preciosas, conservables sin alteración y divisibles en partes equivalentes.
El dólar es moneda fiduciaria en EE.UU. Pero es también moneda de cuenta en el resto del mundo, pues tiene valor de divisa internacional.
Moneda obsidional (o de necesidad): Es una moneda de tipo temporal, emitida en momentos de necesidad extrema (guerras, normalmente). Se trata de una moneda fiduciaria que puede ser de plomo, papel, etc.
La gente las debe aceptar a la espera de que el poder emisor, pasada la crisis, las cambiará por moneda buena. Ejemplo: Guerra civil española: billetes de 50cts en substitución de las monedas metálicas (“certificado provisional de moneda”).
Sistemas monetarios no fiduciarios La moneda, para cubrir las necesidades de sus usuarios y facilitar las transacciones está articulada en sistemas monetarios.
Un sistema monetario consta de una unidad y de divisores y múltiplos de ella.
En los sistemas monetarios no fiduciarios la unidad monetaria parte de los sistemas poderales, es decir, de pesos y medidas, pues el hecho de que una moneda tenga un valor intrínseco (mercancía, hecha de metal precioso o no) implica que su valor se exprese a través de su peso.
Elementos de análisis de una moneda Anverso (“cara” del latín anteversus = ante-delante y versus-vuelto): Cara que recibe el impacto del cuño fijo y aloja el busto o motivo principal.
Reverso (“cruz”): Cara que recibe el golpe del cuño móvil, donde se encuentran los motivos secundarios o complementarios. A veces lleva el topónimo (leyenda indicativa del lugar o ceca).
Canto: Borde exterior y lateral que delimita las caras (anverso y reverso) de la moneda.
Módulo: Diámetro de la moneda, expresado en mm.
Anverso Reverso Campo epigráfico: La superficie donde se graba la inscripción.
Campo numismático: la parte comprendida entre las leyendas del contorno y el centro de la pieza.
Leyenda: Se denomina leyenda a cualquier inscripción alfabética monetal. Cuando se escribe de izquierda a derecha se denomina leyenda directa. Cuando se escribe al revés, de izquierda a derecha, se llama retrógrada.
Cartela: Marco/banda que enmarca una zona del campo epigráfico y resalta la leyenda.
Campo epigráfico Campo numismático Leyenda Anverso Reverso Exergo: Parte inferior de la moneda, marcada por una línea y destinada a albergar alguna leyenda indicativa de la ceca, el valor, etc.
En la mayoría de las monedas antiguas el exergo suele estar separado del motivo principal por una línea, donde generalmente aparece una inscripción que casi siempre indica el taller o el lugar donde se llevó a cabo la acuñación.
Gráfila: Línea circular (generalmente de puntos) u orla que aparece tanto en el anverso como en el reverso, en la parte mas externa de la moneda y limitando con el borde.
Anverso Reverso Gráfila Campo numismático Campo epigráfico Leyenda Exergo Otras señales que aparecen en la moneda: Marcas de valor: Aunque tipos, módulos, pesos y simbología estaban normalizados y no era necesario indicar el valor, en las monedas republicanas romanas es frecuente encontrar marcas o signos que lo indican: S semis, O uncia, X denario, I ases, etc.
Contramarca: Resello o marca grabada con un objeto punzante sobre la superficie de una moneda con posterioridad a su acuñación.
Sirven para legalizar la moneda, para actualizar su valor o para delimitar su ámbito geográfico de circulación.
Marcas de prueba/marcas de banquero: Es frecuente ver marcas, punzadas o cortes de prueba que se realizaban para averiguar la composición de la moneda y descubrir las monedas forradas o falsificaciones. En el mundo romano eran realizadas por los nummularii, cambistas encargados de retirar de la circulación las monedas falsas.
El proceso de emisión de la moneda. Tres estadios: Autorización: Es la decisión que pertenece y depende del poder político o Estado.
Fabricación: Se realiza en un taller que se denomina ceca.
Emisión: El Estado se encarga de poner en circulación la moneda. No es hasta ese momento que se ha completado el último paso y la moneda llega al público.
Autorización La responsabilidad del control de las emisiones recae directamente en la autoridad política.
El control ejercido por estos magistrados se comprueba en los signos que se incluyen en la moneda.
Grecia La información sobre estos personajes es muy limitada; además, cada ciudad debía seguir costumbres propias. Los principios seguidos parecen ser 2: - Grecia clásica: la función es asumida por funcionarios, por tiempo limitado, que son responsables ante la autoridad ejecutiva.
- Desde Alejandro y en los estados helenísticos la función es asumida por los magistrados más importantes, utilizando personal subalterno de confianza.
Roma República: el control recae en 2 tipos de magistrados: Para las emisiones regulares: trium viri monetales o triunviri auro aere argento flando feriundo (AAAFF). Se integran en el primer escalón del cursus honorum senatorial: el vigintisexviratus (vigintiviratus tras Augusto).
Es un colegio (¿poderes iguales?) cuyos miembros parecen alternarse en el ejercicio.
Los nombres de estos magistrados y sus familiares aparecen en la amonedación.
La creación de los AAAFF parece remontarse a inicios del s. IIIaC y sus funciones parecen mejor perfiladas a partir de la creación del denario, hacia 213-211aC, cuando se reorganiza todo el sistema monetario romano.
Para las emisiones extraordinarias: magistrados/comandantes de ejército en campaña necesitados de numerario para pagar la soldada.
Alto Imperio La situación evoluciona, desapareciendo los nombres familiares.
Las inscripciones de época de Trajano muestran una organización compleja, que integra diversas categorías: 1ª, los grabadores de cuños.
2ª, personal de servicio.
3ª, nummularii (reciben el metal de particulares).
4ª, dispensatores (empleados de administración y contabilidad).
En los niveles superiores, hay procuratores de rango ecuestre y funciones de rango senatorial.
Bajo Imperio El control general recae en un comes, quien supervisaba las cecas mediante el sacrinium a pecuniis.
Las cecas de provincias eran responsabilidad de un procurator monetae.
Cecas Ceca (del árabe “casa de la Moneda”) es el nombre que normalmente se da al taller de fabricación de moneda y por extensión a la ciudad que lo aloja.
Éstos talleres eran edificios especiales que quizá no siempre estaban en activo (sólo cuando era necesaria una emisión).
Roma: el taller se denominaba officina monetalis. Estuvo inicialmente situada en el Capitolio, junto al templo de Juno Moneta. En época imperial se trasladó a la vecina Domus Aurea, cerca del Ludus Magnus. Se han conservado algunos restos arqueológicos de esta última ceca: un edificio de dos plantas y 30 m de lado, cerrado por grandes muros y con una sola puerta, organizado con un gran número de estancias en torno a un patio.
La ceca en las monedas En las monedas romanas: Sólo a partir de Aureliano (270-275dC) se indica a veces en el reverso (normalmente en el exergo) la ceca.
Con la reforma de Diocleciano (295dC) se generaliza la costumbre.
Determinar los lugares de producción y cantidades es fundamental para conocer el funcionamiento fiscal y económico de un estado.
Las cecas también pueden variar/ajustar su producción según el metal empleado, tradiciones de las ciudades o territorio a que se destinan las emisiones: Por ejemplo la ceca de Roma para Oriente, tiene una producción muy variada, frente a la estandarización de la producción occidental, etc.
Finalmente, pueden distinguirse cecas permanentes o temporales/móviles (algunas ligadas al ejército o a un emperador, especialmente éstas en el Bajo imperio).
Fabricación y circulación de la moneda: Los metales y su procedencia.
El abastecimiento de moneda fue un problema fundamental para los estados antiguos.
Las fuentes de abastecimiento de metal son: - Minas públicas: • Escasas en Grecia (Laurión es un caso excepcional: hacia mediados del s.VaC aportaba a Atenas 6000kg anuales con pureza de 100gr/tonelada de mineral extraído).
• En Roma las posibilidades fueron mucho mayores y es evidente la importancia de ciertos distritos mineros de Hispania, Panonia, Dalmacia y Dacia.
- Los impuestos y tributos.
- El botín.
- El comercio.
Metales utilizados: Oro y plata son los componentes esenciales de la gran mayoría de sistemas monetarios no fiduciarios.
Oro: Se reserva para algunas de las acuñaciones de los grandes estados y para unidades superiores en un sistema.
Los depósitos de oro y plata puros son muy raros, por lo que se suelen refinar por copelación (fundición del mineral en un horno de oxidación, en la que los metales nobles se separan de los otros, que pasan a la atmósfera por oxidación).
En Grecia, oro y plata se acuñaron sin alteraciones de ley; en Roma esta norma se mantiene para el oro, pero la ley de la plata varió muchísimo.
Otros metales y aleaciones: Bronce y cobre no se distinguen en la terminología numismática.
El plomo se usó en algunas series provinciales romanas; también existen alusiones al uso del hierro y el estaño.
Otras aleaciones: Electro (del latín electrum “ámbar”), también llamado oro blanco. Aleación natural de oro y plata que aparece en forma de pepitas. Con él los lidios de Asia Menor acuñaron las primeras monedas en el siglo VII a.C.
Se denomina también electro a la aleación artificial utilizada en algunas acuñaciones griegas y púnicas. Es de color similar al ámbar, hecho con 4 partes de oro y 1 de plata.
Este metal no se utilizó en las monedas hechas por Roma, pero sí en las bizantinas.
Oricalco (orichalcum). Denominado también azófar, es un tipo de bronce llamado actualmente latón, que es un aleación de cobre (aproximadamente el 80%) con una considerable proporción de zinc (entre el 15% y el 20%) y a veces algo de estaño.
Este metal era apreciado que el bronce en la antigüedad, pues daba más valor a las acuñaciones al presentar un color similar al oro.
Su uso se generalizó a partir de la reforma monetaria de Augusto, aunque esta aleación era conocida en Bitinia, Misia y Frigia desde la época de Mitrídates VI de Ponto.
Vellón: Mezcla de plata (siempre menos del 50%) y cobre.
Se usó en períodos de carestía de plata o de inflacción. Así, en la isla griega de Lesbos durante los siglos VI-VaC y en Roma entre Valeriano I y Diocleciano, sustituyendo en la práctica a las emisiones de plata.
Fabricación y circulación de la moneda: La fabricación.
La moneda se fabricaba siguiendo dos procedimientos diversos: Fundición y Acuñación.
Fundición.
- Metal fundido vertido en un molde vacío (formado por la unión de dos mitades), y que reproduce la forma deseada al solidificarse.
- Sistema “a cadena”: dos mitades unidas por un canalillo por donde circula el metal fundido, dando lugar a una cadena de monedas unidas por una espiga de fusión.
Ventajas de la fundición: es un procedimiento técnicamente fácil, rápido y barato.
Inconvenientes: - mayor porosidad del metal - grabado de mala calidad - piezas menores e irregulares - facilidad de falsificación.
Se usó en primeras acuñaciones romanas, pero nunca para oro o plata.
Acuñación.
Es el procedimiento más generalizado. Consiste en golpear un flan fundido, en estado de maleabilidad, situado entre dos cuños, que recibían, incisas en hueco las representaciones y leyendas.
Es un método rápido pero más costoso que la fusión, aunque da mejores resultados: - calidad de impresión - mejor conservación (ya que el metal está menos alterado) - permite ajustar mejor el peso - no permite la falsificación por particulares.
Las fases del proceso de acuñación son tres: 1.- Confección de los cuños o troqueles.
2.- Fabricación de los flanes monetales o cospeles.
3.- Acuñación, propiamente dicha, proceso en el que se imprimen por percusión los tipos monetales en el cospel virgen.
1.- Confección de cuños o troqueles.
Supone representar el sello de la autoridad emisora. Cada moneda supone 2 cuños o matrices, aunque normalmente los cuños fijos duraban más que los móviles: un cuño fijo (anverso) podía acuñar entre 23.000-47.000 monedas, mientras que los móviles solían durar entre 11.000 y 28.000 monedas.
Hay que distinguir dos fases en la acuñación: - Grabado de un primer modelo o prototipo, elaborado por un artista.
- Multiplicación de cuños en tantos ejemplares necesarios para la emisión. Este paso se podía hacer mediante vaciados del prototipo y fundición (esto exige retoques posteriores para los detalles).
Los cuños, troqueles o matrices: - Se realizan en material duro (bronce endurecido, hierro, estaño) - En ellos se graba en negativo el anverso y el reverso de la moneda.
- Su uso obliga a remplazarlos con regularidad.
- Pueden ser destruidos por seguridad.
2.- Fabricación de los cospeles (del latín sculpere) o flanes monetales (flando, tarea realizada por los flaturarii).
Tras la fabricación de los cospeles, los aequatores comprobaban su peso y medidas.
El proceso de fabricación de los cospeles puede realizarse mediante distintos métodos posibles, con la intención de crear piezas de igual peso y dimensiones: - Por fundición. Mediante moldes cerrados o abiertos, individuales o múltiples; tras salir del molde, los flanes son pesados y ajustados.
- Cortando los flanes de barras cilíndricas.
- Recortando los cospeles de una lámina metálica.
- Por reacuñación, utilizando una vieja moneda como cospel, aunque tiene como inconveniente una grabación deficiente.
Las técnicas varían según el tipo de metal: más cuidadas las de oro, menos las de bronce.
3.- Acuñación, propiamente dicha.
En este proceso, se imprimen por percusión los tipos monetales en el cospel virgen.
Intervienen diversos operarios: - El primero, calienta el cospel y luego lo coloca sobre el yunque donde está fijado el cuño del anverso.
- El segundo, llamado suppositor, que primero coloca con unas tenazas el cuño del reverso (móvil) sobre el del cuño fijo del anverso, atrapando en medio al cospel.
- El tercero, malleator, que golpea el cuño del reverso contra el cospel virgen, de forma que incrusta el flan entre anverso y reverso.
- Un último operario retira la moneda ya acuñada.
Errores de acuñación que producen tipos especiales de monedas: Moneda híbrida: Es la moneda que por error u otras causas, el anverso y el reverso combinan elementos de distintos estilos o proceden de monedas distintas.
Moneda incusa: Es la moneda que por error presenta la acuñación correcta en el anverso y su imagen negativa en el reverso. Esto es debido a que a veces se queda pegada en el cuño móvil la moneda anteriormente acuñada y ésta hace de cuño para la siguiente moneda, la cual sale defectuosa.
Si se coloca un nuevo flan sin haber retirado la moneda anterior del cuño fijo (caso mucho más infrecuente) entonces se presenta el reverso correcto y su imagen negativa por la otra cara.
Esta moneda pertenece al segundo caso de ejemplo: presenta en su anverso la imagen espejo del reverso de otra moneda. Se pueden leer las letras E PLURIBUS Moneda reacuñada: Moneda que ha sido acuñada por segunda vez, aprovechando las monedas viejas como cospeles.
Moneda repintada: Moneda que muestra un pequeño error de de acuñación, al producirse un movimiento del cospel entre los distintos martillazos.
Moneda forrada constituye una categoría especial. Es una moneda acuñada en bronce o metal poco noble, al que se superpone una fina lámina de plata u oro. Se las considera falsas, generalmente.
Estas monedas se hacían recubriendo el cospel de cobre de una fina lámina de plata de alta pureza y calentando el conjunto 3 minutos a una temperatura de 800º C de forma que no acaben por fundirse ambos metales. Al enfriar se solidifica la solución y se suelda núcleo y cubierta. Entonces, se acuña la moneda normalmente. Quizá también se recurrió al forrado del cobre por inmersión en plata liquida.
...