LECCIÓN DÉCIMA. NOCIONES GENERALES SOBRE EL PROCESO (2014)

Resumen Español
Universidad Universidad de Girona (UdG)
Grado Criminología - 1º curso
Asignatura dret processal
Año del apunte 2014
Páginas 3
Fecha de subida 04/09/2014
Descargas 27
Subido por

Vista previa del texto

LECCIÓN DÉCIMA. NOCIONES GENERALES SOBRE EL PROCESO 1. PROCESO, PROCEDIMIENTO Y JUICIO “Proceso” expresa una realidad genérica aplicable a cualquier realidad, ya sea humana, social, natural, etc. Como término jurídico la palabra “proceso” tiene una significación precisa: designa el proceso judicial, es decir, el conjunto de actividades reguladas por la ley, ordenadas a la realización de una determinada actuación jurisdiccional.
“Procedimiento” está más próximo al ámbito estrictamente jurídico. En su significación jurídica, se utiliza para designar cualquier clase e sucesión de actos regulada por el Derecho.
 “Procedimiento” acostumbra a designar el aspecto exterior de las actuaciones, el puro orden de éstas. En cambio, con “proceso” se puede designar otra clase de fenómenos.
 Se habla de “proceso” en singular, y de los diferentes “procedimientos civiles”.
 “Proceso” puede substituirse casi siempre por “procedimiento”, pero no siempre a la inversa.
“Juicio” es una palabra vinculada a las de “proceso” y “procedimiento”. El “juicio” tendría lugar en la sentencia, una vez terminados el proceso o procedimiento. El juicio es el acto oral realizado por el Tribunal, en el que las partes exponen sus alegaciones y se practican las pruebas, en virtud de las cuales el Tribunal acabará dictando sentencia.
En los procesos o procedimientos civiles, las partes son convocadas a una comparecencia ante el Tribunal, denominada juicio donde se llevan a cabo las actividades probatorias que constituyen la materia prima de la sentencia.
2. NATURALEZA JURÍDICA DEL PROCESO. LAS CARGAS PROCESALES Los diferentes modos de conceptualizar el proceso se han concretado en las teorías del proceso como contrato, como relación jurídica, como situación jurídica y como institución jurídica. Sobre todo de la teoría del proceso como situación jurídica, los procesalistas parecen coincidir en la consideración del proceso como concepto autónomo o categoría jurídica per se.
Una cuestión directamente ligada a la naturaleza del proceso es la noción de carga. En el proceso, existe también la categoría de carga, que se puede definir como el consentimiento a realizar una conducta que un sujeto procesal experimenta a causa de los inconvenientes que la no realización de esta conducta comporta legalmente o a causa de las ventajas que puede perder por no realizarla.
3. PROCESO DE DECLARACIÓN, PROCESO DE EJECUCIÓN Y PROCESO CAUTELAR La función jurisdiccional presenta dos vertientes: 1. PROCESO DE DECLARACIÓN: Tiene como objeto de la declaración del Derecho en el caso concreto a través de una sentencia o resolución equivalente que ponga fin al proceso. Tienen lugar dos clases de actividades: las alegaciones de las partes (de ataque y de defensa) y la práctica de las pruebas sobre los hechos alegados. La sentencia ha de fundarse en aquellas alegaciones y pruebas. Las leyes procesales prevén la oportunidad de interponer recurso contra la sentencia e iniciar una segunda instancia. Si no se interpone el recurso, la sentencia adquiere firmeza y queda revestida de la autoridad de la cosa juzgada.
El proceso declarativo lo integran tanto la primera como las sucesivas y eventuales instancias abiertas mediante recurso. Además, pueden ejercitarse tres clases de acciones que dan lugar a otras tanta clases de sentencia: 2. PROCESO DE EJECUCIÓN: Se trata de dar efectividad a unas declaraciones judiciales (y extrajudiciales). Son sólo objeto de ejecución las sentencias de condena. La ejecución efectiva de lo juzgado justifica la utilización de fuerza estatal con el objeto de doblegar las voluntades reflectarías al cumplimiento de la resolución judicial.
3. PROCESO CAUTELAR: Aquel que se encamina a la adopción de medidas cautelares, que son actuaciones judiciales que tratan de asegurar durante el curso del proceso la efectividad de la sentencia estimatoria que eventualmente pueda dictarse.
4. PROCESO LABORAL CIVIL, PENAL, CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO Y Se puede decir que lo que vale para el proceso civil acostumbre a no valer para el proceso penal, y viceversa.
Entre el proceso civil y los proceso en materia social y contencioso-administrativo existen numerosas similitudes en cuanto a cuestiones esenciales. Aún así, la especificidad del derecho material que en cada caso debe ser actuado ha llevado al legislador a regular un proceso contencioso-administrativo y un proceso laboral en cierta parte diferentes y autónomos del proceso civil.
Pueden establecerse las correlaciones que exponemos a continuación, donde vuelve a aflorar la relación entre los tres ejes de nuestra disciplina y que la dotan de unidad y coherencia lógica:  Derecho civil – acción civil – proceso civil – orden jurisdiccional civil  Derecho penal - acción penal – proceso penal – orden jurisdiccional penal  Derecho administrativo – acción contencioso-administrativa – proceso contenciosoadministrativo – orden jurisdiccional contencioso-administrativo  Derecho del trabajo – acción laboral – proceso laboral – orden jurisdiccional social Así pues, el Derecho procesal concentra su atención en estos cuatro tipos de procedimiento: 1. EL PROCESO CIVIL: Interesa centrar la exposición en describir la estructura general de los procedimientos civiles: Fase de alegaciones: • • • • • • Demanda: todos los procesos civiles se inician mediante demanda, que es un acto procesal escrito mediante el que el actor formula sus pretensiones frente al demandado y las fundamenta fáctica y jurídicamente, delimitando el objeto de proceso.
Contestación escrita u oral de la demanda: la demanda se contesta por escrito; en el juicio verbal, tras la demanda se convoca a las partes a juicio, donde el demandado contesta la demanda, utilizando las defensas que crea oportunas.
Audiencia previa al juicio: comparecencia previa al juicio con el fin de repararlo, sanear el procedimiento de impedimentos procesales que puedan obstaculizar la sentencia sobre el fondo.
El juicio: prueba y conclusiones: se convoca a las partes a juicio, y se exponen sus conclusiones, poniendo en relación las pretensiones que sostenían con el resultado de las pruebas practicadas.
Sentencia, recursos y cosa juzgada: dictada la sentencia, se permite la apertura de una segunda instancia para revisar la sentencia, que tiene lugar a través del recurso de apelación. Tras esta, puede existir la oportunidad de interponer contra la sentencia un recurso extraordinario. Si la sentencia no se recurre o cuando se hayan agotado todos los recursos, queda firme y revestida de la autoridad de la cosa juzgada.
Ejecución: firme la sentencia de condena, puede iniciarse el proceso de ejecución. Si la sentencia recurrida es finalmente anulada, la parte que solicitó la ejecución queda obligada a reintegrar al ejecutado lo que hubiera percibido o a resarcirle los daños y prejuicios que le haya causado.
...