Introducción al dº penal (parte 3) (2015)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
Grado Derecho - 2º curso
Asignatura Introducción al derecho penal
Año del apunte 2015
Páginas 3
Fecha de subida 03/08/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

- - LEX STRICTA: Significa que está prohibida la analogía. Esta prohibición impide, en primer lugar que se pueda extender la punibilidad de una conducta a un hecho que no está expresamente previsto en la ley (un hecho que no está previsto en la ley no lo puedo castigar bajo esa ley concreta). Esta prohibición en la doctrina mayoritaria se entiende como absoluta, es decir, tanto a favor del reo como en contra del reo. El art.4 del Código Penal excluye expresamente la analogía (“Las leyes penales no se aplicaran a casos distintos a los contemplados en ellas”). La jurisprudencia, tanto del TS como del TC, en contra de la doctrina mayoritaria acepta la analogía cuando es “in bonam partem” (a favor del reo). Si los fundamentos del principio de legalidad y de sus consecuencias son limitar la injerencia del Estado en la libertad del ciudadano (es decir, establecer límites al derecho del Estado), no vulnerarían los límites que garantizan los principios a favor de una protección de la libertad. Este es un mandato dirigido exclusivamente al juez LEX PRAEVIA: Significa que la ley tiene que ser previa, es decir, supone la prohibición de la retroactividad de las leyes penales (recogido en el art. 2 CP). La ley aplicable es la ley vigente en el momento en que se ha cometido el delito (no se puede aplicar una ley posterior que sea desfavorable). Si la valoración del daño social que implica el delito, ha variado a favor, hay que aplicar la ley más favorable. Por el contrario, no se puede aplicar la ley más desfavorable porque el sujeto no podía motivarse por una norma que no estaba vigente en el momento de comisión del delito.
Estas son las exigencias o subprincipios que se derivan del principio de legalidad TEMA 3. Principios de derecho penal (II) I. EL PRINCIPIO DEL HECHO La punibilidad de un pensamiento no es objeto de nuestro ordenamiento jurídico penal, el derecho penal por tanto no castiga lo que un sujeto piensa, sino que solo puede empezar a operar cuando tenemos un conflicto social. Por lo tanto lo primero que tiene que existir (y esto es producto de la Ilustración), es el principio de hecho, es decir, el derecho penal solo pude ocuparse de hechos cuya relevancia es constitutiva de ley. Se contrapone al antiguo régimen en el sentido en que no vamos a castigar a un sujeto por ser como es (al autor por sus condiciones sociales, personales, particulares).
Implicaciones del principio de hecho: Si el derecho penal solo puede desplegar sus efectos a partir de que se ha cometido un hecho, está la particularidad de que el resultado no acontece inmediatamente Actos preparatorios: Por regla general dado la vigencia del principio, los actos preparatorios no son en principio punibles, e legislador establece algunos supuestos muy poco definidos en los cuales se recogen determinados actos preparatorios, se encuentran recogidos en los arts. 17 y 18 CP. Sin embargo, aunque se contemplen en la parte general del CP solamente son punibles si la específica figura del delito contempla la punibilidad de estas formas de actos preparatorios.
En la reciente historia legislativa nos encontramos con situaciones que ponen en jaque al principio del hecho. Las circunstancias en las que el legislador no respeta las consecuencias del límite de la ley penal son: 1. Delitos de preparación: o Delitos de organización: Cuando el legislador castiga la pertenencia a grupo criminal (art. 570 CP) no castiga un hecho exteriorizado, si no que el hecho de pertenecer a la banda criminal es ya un delito. El delito es su pertenencia.
o Delitos de tenencia: cuando el legislador recoge el art. 248.2 recoge una conducta que es la tenencia de programas informáticos para cometer delito de estafa. Aun no se ha cometido el delito de estafa (no se ha exteriorizado todavía un hecho de engañar a otro, sino que es un delito ya la tenencia de ciertos programas que pueden permitir dar lugar a un delito de estafa). Son actos que el legislador ha elevado a categoría de delito motivado por unas realidades sociales, convierte estas situaciones en hechos aunque no se hayan todavía exteriorizado como delito tradicional  Estos delitos de preparación se encuentran definidos de tal manera que el principio de legalidad está claramente respetado, permite la definición del hecho. A pesar de ser una tipificación de actos preparatorios, son situaciones en las que la definición de la conducta prohibida está realizada de forma tan clara como para poder enjuiciar cuando se dan esas situaciones penadas. RESPETAN EL PRINCIPIO DE LEGALIDAD.
2. Delitos de manifestación: La definición de la conducta prohibida se basa fundamentalmente en elementos subjetivos (el legislador define una conducta, por ejemplo de exaltación para realizar hechos de terrorismo). Luego si las ideas se encuentran vinculadas al delito, si son supuestos en los que el legislador entiende que las ideas favorecen un determinado clima de delincuencia que quiere evitar, se trata de situaciones muy vinculadas a unos determinados conflictos sociales.
Estos delitos de manifestación es difícil que cumplan con el principio de legalidad, porque no se puede definir todas las formas de expresión que pueden llevar a contener una idea.
LESIONAN EL PRINCIPIO DEL HECHO Y ESTÁN MJUY AL LÍMITE DEL PRINCIPIO DE LEGALIDAD.
...

Comprar Previsualizar