MEMORIA DEFINITIVA_p125-130 (2017)

Trabajo Español
Universidad Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Grado Periodismo - 1º curso
Asignatura Teoria de la comunicación
Profesor M.B.
Año del apunte 2017
Páginas 6
Fecha de subida 24/10/2017
Descargas 0
Subido por

Vista previa del texto

información que proporcionan abre o cierran legítimamente las relaciones que ese referente tiene con otros. Se entenderá por una apertura legítima del referente a otros referentes aquel sistema de datos de referencia que establezca el repertorio de todas las relaciones que ese referente mantiene con otros y que son pertinentes desde la perspectiva de la práctica comunicativa.
Se entenderá por un cerramiento legítimo del referente, aquel sistema de datos que establezca el repertorio de todos los estados del referente y que son pertinentes desde la perspectiva de la práctica comunicativa. Dentro de la mediación cabe destacar el papel que juegan los valores, ya que no hay práctica comunicativa alguna que no lleve a cabo un cierre o una apertura de datos a partir de la cual se establecen, de forma explícita o implícita, juicios de valor sobre la realidad de la que se comunica.
Por tanto y para finalizar, la comunicación verdadera es aquella que utiliza datos de referencia, objetivos, significativos y válidos.
125 CAPÍTULO 12 En este capítulo vamos a conocer más a fondo las diferencias fundamentales entre la verificación y la veracidad en la comunicación, desde el papel de la innovación tecnológica y la mediación social. Como es obvio, un aumento de la capacidad de verificación de los actores de la comunicación tiene consecuencias a nivel de la veracidad que puede exigírseles a los mediadores sociales. Son aquellos instrumentos tecnológicos los que permiten que el objeto de referencia participe en la génesis de las expresiones y ofrezcan nuevas posibilidades de verificar la objetividad de los datos de referencia.
Dentro de la comunicación de verificación, encontramos dos tipos distintos, los cuales están muy presentes a lo largo de todo el capítulo, la comunicación de verificación vicaria y la referencial.
Vicaria, el objeto de referencia no participa en la génesis de los datos de referencia que el recepto recibe a través del médium. Los datos de referencia no ofrecen la posibilidad de que el receptor proceda a la verificación de la comunicación. Esta forma vicaria de comunicación cuenta con dos acuerdos que establecen un particular modo de relación entre emisor y receptor: 1. El receptor debe aceptar la autoridad del emisor, admitir la capacidad para comunicar a propósito del modo de ser o de acontecer del objeto de referencia, utilizando datos de referencia atribuibles.
2. El emisor debe confiar en la capacidad de reconstrucción del receptor, en la habilidad de este último para elaborar una representación del objeto de la comunicación.
Referencial, el objeto de referencia de la comunicación interviene en la génesis de las expresiones a partir de las cuales se extraen los datos de referencia. Es el mismo receptor quien puede verificar en mayor o menor grado la interpretación del objeto de referencia. Igualmente podrá examinar el significado de esos datos, comprobando si el emisor le proporciona datos de referencia pertinentes. Cuando el emisor se esfuerza en obtener del objeto de referencia la clase de datos que permiten al receptor verificar la comunicación, y lo logra, el receptor puede llevar a cabo un juicio de realidad. En cambio no es necesario que el receptor, elabore un referente vicario, ya que el emisor debe ser el encargado de otorgarle los suficientes y explicativos datos de referencia. Cuando el emisor satisface este requisito, el receptor está en condiciones de llevar a cabo un análisis no proyectivo de la realidad. Existe una regresión comunicativa cuando un proceso comunicativo de verificación referencial resulta utilizado según el modelo comunicativo de verificación vicaria.
126 Para diferenciar una comunicación de la otra, existen tres criterios distintos: 1. Tecnológicamente, la comunicación vicaria de la referencia radica en la posibilidad o imposibilidad para la participación del propio objeto en la génesis de las expresiones que proporcionan los datos de referencia.
2. Materialmente, la diferencia entre la vicaria y la referencial reside en la existencia del objeto de referencia en el momento y el lugar en el cual el emisor le hace participar en la génesis de las expresiones.
3. Culturalmente, para distinguir entre la vicaria y la referencial vale con que los Actores sean capaces de recurrir a juicios de la realidad y a juicios no proyectivos de la realidad para verificar los datos de referencia.
Pero no todas las diferencias quedan ahí, también cabe distinguir entre la estructura y las funciones de una comunicación y la otra. Por ejemplo, la objetivación tiene distinto significado histórico según una comunicación u otra.
Las nuevas condiciones de verificación aparecieron primeramente en las ciencias positivas, en la medida que el científico (emisor) y el estudioso (receptor) podían verificar los datos de referencia de la comunicación remitiendo la prueba al experimento. En el siglo XIX, una forma extrema de positivismo sostuvo que sólo la verificación experimental era científica. La literatura y el arte también formaron una parte importante dentro de la objetivación vicaria, ya que los poetas y los pintores, a través de sus obras pretendían causar un efecto en el receptor.
En la comunicación de verificación vicaria, no existe diferencia entre Emisor y Receptor, tanto que entre ellas se puede dar una relación orgánica, por ejemplo, puede ser jerárquica, esto es que el emisor puede ser inferior en jerarquía al receptor, un pintor que representa a un príncipe. En la comunicación de verificación referencial, el emisor puede rechazar al receptor pero no el resto de contenidos de la comunicación, porque el recurso de validar los datos por relación al objeto de referencia, permite juzgar la objetividad del producto comunicativo al margen de la personalidad o de la posición de los Actores. En cambio en la comunicación de verificación vicaria si se pone en duda la objetividad del producto comunicativo, al mismo tiempo se está cuestionando la autoridad de Ego; y si Ego no acepta la reconstrucción que de los datos de referencia hace Alter, al mismo tiempo le está juzgando como indigno o incapaz para la comunicación. Por lo tanto, la referencial permite poner a disposición de las masas que anteriormente dependían del juicio de autoridad, la capacidad de objetivación que antes solo poseía el emisor.
127 Algunos usos de la comunicación referencial alejan de un conocimiento significativo y válido en mayor medida que lo hacía la comunicación vicaria. La confiabilidad de los datos de referencia es necesaria, los autores que cambian la veracidad de la comunicación por la objetividad de la información se autoengañan y nos engañan a nosotros.
128 RESUMEN LA PRODUCCIÓN SOCIAL DE LA COMUNICACIÓN INTRODUCCIÓN La Teoría Social de la Comunicación funda su existencia en un supuesto que dice que existen interdependencias entre la transformación de la comunicación pública y el cambio de la sociedad. Para explicar esta teoría y fundar sus cimientos está este libro, con el fin de iniciar una nueva ciencia social.
La producción social de la comunicación es el punto de partida para estudiar las relaciones existentes entre la transformación de la comunicación pública y el cambio de las sociedades. La información destinada al conjunto de la comunicad es un fenómeno de producción social a partir del momento en el que se institucionaliza el tratamiento y el uso de la comunicación pública. Es necesario que la producción social de la información pública se pueda ver afectada por el campo social para que tenga sentido la teoría social de la comunicación.
Cada cambio en la evolución de las sociedades modifica los elementos de referencia. La comunicación de masas está marcada por señas de identidad que permiten reconocer a la sociedad que se utiliza. No existen estudios que establezcan correspondencias entre la evolución de sociedades y la organización, funciones y uso de la comunicación pública.
La Teoría de la Comunicación que va a proponerse poco tiene que ver con los estudios de comunicación social, por lo que conviene hacer una delimitación del campo que sitúe la nueva reflexión en su contexto científico. Son ciencias de comunicación todas aquellas que tienen como objeto el análisis de las interacciones; estas mismas ciencias de la comunicación son las que penetran en el ámbito de las Humanas cuando seleccionan como objeto de estudio las comunicaciones entre actores que son hombres. Cuando la comunicación humana se sirve de tecnologías para multiplicar los productos comunicativos implican numerosos sujetos o se refieren al acontecer que concierne a la comunidad, el estudio de estas prácticas le reserva un lugar a las ciencias de la comunicación entre las sociales. Por último, cabe destacar que el término 129 “comunicación social” es una denominación históricamente asociada a una concepción propagandística del recurso de la comunicación pública, lo que es un enfoque más bien asocial que conviene colocar en su lugar de saber instrumental para que no siga suplantando el conocimiento científico.
La teoría social de la comunicación no es la teoría de la comunicación porque carece del alcance epistemológico de ésta. Por el contrario, la posibilidad de la primera presupone un desarrollo suficiente de la segunda. La mayor parte de los temas que interesan a la teoría social de la comunicación han sido mencionados y discutidos en otros contextos científicos. Como toda ciencia va en busca de leyes generales, categorías universales y modelos predictivos; estudia cómo se producen y cómo cambian las mutuas afectaciones entre comunicación y sociedad a lo largo de la historia y pretende descubrir si existen leyes que expliquen esos intercambios.
130 ...

Comprar Previsualizar