3. Las revoluciones en Irlanda, Suiza y Países Bajos a finales del siglo XVIII (2013)

Apunte Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 2º curso
Asignatura Historia Contemporánea Universal
Año del apunte 2013
Páginas 3
Fecha de subida 28/05/2014
Descargas 5
Subido por

Vista previa del texto

3  -­‐  LAS  REVOLUCIONES  EN  IRLANDA,  SUIZA  Y  LOS  PAISES  BAJOS  (no  dado  en  clase)     La   revolución   americana   demostró  que   las   ideas   ilustradas   eran   susceptibles   de   ser   llevadas   a   la   práctica   y   sirvió   de   estímulo   a   varios   países   europeos,   donde   se   produjeron   movimientos   insurreccionales  antes  que  estallara  la  revolución  francesa.     1)  LA  REVOLUCION  IRLANDESA     La  llama  revolucionaria  prendió  en  primer  lugar  en  Irlanda.  A  finales  del  siglo  XVIII  la  situación   era  crítica.  Esta  colonia  inglesa  tenía  que  soportar  dos  opresiones  sistemáticas:  la  de  la  metrópoli   y  la  de  la  oligarquía  protestante  sobre  la  población  católica.     La   primera   se   plasmaba   en   las   leyes   comerciales   dictadas   por   Londres   en   el   siglo   XVII   que   sacrificaron   la   industria   artesanal   y   constriñeron   el   comercio   de   la   isla   a   su   propio   mercado   interior.     La   segunda   opresión   venía   dada   por   la   legislación   penal   que   desde   1695   prácticamente   colocó   fuera  de  la  ley  a  la  inmensa  mayoría  de  la  población  y  dejó  a  los  católicos  al  arbitrio  de  la  minoría   protestante,  que  ostentaba  en  exclusiva  la  propiedad  de  la  tierra,  única  riqueza  del  país.     Con   motivo   de   la   guerra   de   independencia   americana,   no   disponiendo   el   gobierno   inglés   de   fuerzas  suficientes  en  la  isla  para  rechazar  una  posible  invasión  francesa,  se  formó  una  milicia  de   voluntarios,  que  aunque  inicialmente  estuvo  compuesta  únicamente  por  protestantes,  más  tarde   se  permitió  su  entrada  a  los  católicos.     Estos  voluntarios,  dirigidos  por  los  parlamentarios  irlandeses  Grattan  y  Flood,  aprovechando  la   difícil  coyuntura  que  atravesaba  Gran  Bretaña,  exigieron  libertad  económica  y  legislativa,  pues   aunque  Irlanda  contaba  con  un  parlamento  en  Dublín,  éste  estaba  totalmente  subordinado  al   inglés  por  la  ley  Poynings.     Siguiendo  el  ejemplo  americano,  iniciaron  un  boicot  a  los  productos  ingleses  y  se  negaron  a  votar   nuevas   subvenciones   a   la   corona.   El   gabinete   de   lord   North,   obligado   por   las   circunstancias,   redujo  las  restricciones  a  la  exportación  que  pesaban  sobre  el  comercio  irlandés,  abolió  algunas   de   las   leyes   penales   que   impedían   a   los   católicos   poseer   tierras   y   practicar   su   religión   y   en   1782   concedió  mayor  autonomía  legislativa  al  parlamento  de  Dublín.     Pero   cuando   los   católicos   reivindicaron   una   reforma   electoral   y   su   derecho   al   voto,   los   protestantes   irlandeses   se   asustaron   y   no   quisieron   seguir   luchando   para   conseguir   nuevas   concesiones   del   gobierno   inglés.   Esta   dislocación   frustró   el   proceso   revolucionario,   si   bien   la   agitación   católica   continuó   latente   y   volvió   a   aflorar   en   la   revuelta   de   1798,   por   influencia   de   la   revolución  francesa.   1 2)  LA  REVOLUCION  GINEBRINA     El  segundo  foco  revolucionario  se  produjo  en  Suiza,  y  más  concretamente  en  Ginebra.     Una  oligarquía  aristocrática  gobernaba  el  cantón  con  carácter  particularista.  Este  patriciado,  cada   vez  más  cerrado,  tuvo  que  enfrentarse  a  lo  largo  de  todo  el  siglo  XVIII  a  las  aspiraciones  políticas   de   la   burguesía,   enriquecida   por   el   desarrollo   de   las   manufacturas   y   la   banca   y   fuertemente   influenciada   por   las   teorías   roussonianas,   y   de   los   llamados   nativos,   a   los   que   incluso   se   les   negaba  el  estatus  de  ciudadano.     En  1782  nativos  y  burgueses,  afectados  por  una  fuerte  crisis  económica,  se  unieron  y  expulsaron   a   los   aristócratas.   Pero   tropas   enviadas   por   Francia   y   otros   cantones   restablecieron   a   los   oligarcas  en  el  poder.     3)  LA  REVOLUCION  DE  LAS  PROVINCIAS  UNIDAS   Para   comprender   el   movimiento   revolucionario   que   se   produjo   en   las   Provincias   Unidas,   hay   que   tener  en  cuenta  una  multiplicidad  de  factores:     • el  intento  del  estatúder,  Guillermo  V,  de  incrementar  sus  poderes  y  de  convertirse  en  un   verdadero  monarca     • la   incapacidad   de   los   "regentes",   miembros   de   una   pequeña   minoría   de   familias   que   dominaban   las   administraciones   locales,   y   que   querían   perpetuarse   en   sus   cargos   y   limitar  las  prerrogativas  del  estatúder   • la   fuerte   contracción   del   comercio   exterior,   el   principal   pilar   de   la   economía   del   país,   como  consecuencia  de  la  competencia  inglesa   • el  desastre  la  guerra  contra  Gran  Bretaña   • la  gran  difusión  de  las  ideas  enciclopedistas,  debido  a  una  tolerante  censura   • y   la   formación   de   un   "partido"   patriota   que   quería   instaurar   en   el   país   un   sistema   político  semejante  al  británico.     Los   patriotas,   apoyados   inicialmente   por   los   regentes,   consiguieron   arrancar   algunas   concesiones  al  estatúder,  pero  a  pesar  de  ello  se  produjo  la  insurrección.  Una  vez  eliminados   a  sus  compañeros  de  viaje,  los  patriotas  destituyeron  al  estatúder  e  implantaron  un  régimen   republicano.  Pero  su  éxito  no  duró  mucho.  En  1787  Guillermo  V  recuperó  su  autoridad  con   la  intervención  del  ejército  prusiano  y  el  apoyo  de  Inglaterra.  Miles  de  patriotas  tuvieron  que   exiliarse  en  Francia.   2 4)  LA  REVOLUCION  EN  LOS  PAISES  BAJOS  AUSTRIACOS     En   los   Países   Bajos   Austriacos   (Bélgica)   se   conjuntaron   una   serie   fuerzas   muy   heterogéneas   contra  las  medidas  centralizadoras  y  reformistas  que  intentó  introducir  su  soberano,  José  II  de   Austria.     Se  unieron  contra  el  monarca:   • los  cuerpos  aristocráticos,  que  veían  peligrar  sus  privilegios  con  las  innovaciones   • la  burguesía  comercial  e  industrial  que  no  le  perdonaban  que  no  hubiera  conseguido  la   apertura  de  las  bocas  del  Escalda,  lo  que  significaba  la  ruina  de  Amberes   • los   obreros   afectados   por   el   incremento   del   precio   del   trigo   como   consecuencia   de   la   liberalización  del  comercio  de  cereales  y  de  la  crisis  económica   • y  los  católicos,  agraviados  por  las  reformas  religiosas.     La   agitación,   que   se   inició   en   1785,   se   convirtió   en   un   levantamiento   armado   en   1789.   Los   insurrectos  lograron  expulsar  del  territorio  a  las  tropas  austriacas  y  proclamar  la  independencia   de  los  Estados  Belgas  Unidos,  terminología  que  refleja  la  influencia  de  la  revolución  americana.     Pero   la   división   interna   entre   los   revolucionarios,   cuyos   objetivos   eran   muy   dispares   (pues,   mientras   que   las   clases   altas   querían   únicamente   conservar   sus   prerrogativas,   los   patriotas,   pertenecientes  a  la  clase  media,  deseaban  una  cierta  democratización  de  las  instituciones),   y  la   postura  menos  intransigente  del  nuevo  monarca  Leopoldo  II,  hicieron  fracasar  la  revolución  y  en   1790  las  tropas  austriacas  restauraron  fácilmente  el  antiguo  régimen.     3 ...

Tags: