Pràctica 1 Geografia i Història (2016)

Pràctica Español
Universidad Universidad de Barcelona (UB)
Grado Historia - 1º curso
Asignatura Geografia i Història
Año del apunte 2016
Páginas 8
Fecha de subida 12/04/2016
Descargas 1
Subido por

Descripción

Primera pràctica de Geografia i Història GRUP B1

Vista previa del texto

ÍNDICE INTRODUCCIÓN: - Sobre la práctica - Espacio geográfico 1. Presentación y reflexión personal de la estimación de la población de Egipto en el largo plazo.
2. Comparación sobre la representación gráfica de la población egipcia entre gráficas aritméticas y gráficas logarítmicas.
CONCLUSIÓN.
Bibliografía.
ANEXO: Gráfica aritmética y gráfica semilogarítmica.
INTRODUCCIÓN1 Sobre la práctica Se ha realizado una estimación de la variabilidad de la población en Egipto en el muy largo plazo mediante la comprensión de la lectura de Whitmore (1990); la explicación en clase sobre la variabilidad poblacional a lo largo del tiempo; y la interpretación gráfica de la población egipcia mediante dos tipos de gráficas, una mediante escala aritmética y otra mediante escala logarítmica.
Posteriormente se ha comparado el resultado representado en las dos gráficas, así como las diferencias que conllevan entre las dos representaciones.
Espacio geográfico Egipto, en concreto el valle del Nilo, es un laboratorio ideal para estudiar la población al largo de la historia ya que durante siglos se mantuvo aislado de otras culturas, autoabastándose culturalmente y siendo así una sociedad autónoma (Whitmore, 1990, pp.30).
Con una geografía compleja, encontramos al Norte el mar mediterráneo, en el Este una zona de montañas rocosas, en el Oeste un amplio desierto y en el Sur zonas montañosas de donde proviene el río Nilo.
Primordialmente podemos dividir Egipto en dos grandes territorios: Alto Egipto y Bajo Egipto.
El Bajo Egipto se correspondería con las tierras totalmente fértiles del delta, donde confluye la desembocadura del río Nilo. El Alto Egipto se consideraría desde el principio del delta hasta, aproximadamente, la primera catarata del río, que conformarían, en las ribas del Nilo, una zona fértil de cultivo.
El cultivo en Egipto es excepcionalmente rico, a causa de las buenas características sedimentarias y minerales del caudaloso corriente acuático.
Esto produjo una concentración de población entorno de sus ribas destacable, creando una sociedad compleja y aumentos poblacionales en gran parte de su historia gracias, en parte, al excedente que procedía de la agricultura.
Posteriormente, como comprobaremos más adelante, se puede observar como aparecen unos límites poblacionales en esta sociedad agraria, que no se romperán hasta la llegada de la civilización occidental y los productos y el sistema económico europeo. Este provocará, en los últimos 200 años, muy aproximadamente, un crecimiento exponencial de la población, que pervive en la actualidad.
La reconstrucción de la población en esta práctica, sacada del estudio de Whitmore (1990), ha sido hecha mediante varias fuentes: de la actualidad hasta 1882 mediante censos2; de 1881 hasta, aproximadamente inicios del primer milenio dC, mediante impuestos a propietarios, que permite calcular aproximadamente la población a causa de la producción de producto y su respectivo pago; En este estudio de la población en Egipto en el largo plazo se ha tenido en cuenta una extensión de 27.300 km cuadrados, es decir, la zona de tierra cultivable y a su vez habitable, situada siempre en la ribera del Nilo.
2 1882 es el año donde aparece el primer censo de población hasta la fecha.
1 2 las fechas anteriores se documentan a partir del tamaño de los asentamientos, haciendo una reconstrucción mucho menos aproximada y con posiblemente errores, pero nos aproximan verdaderamente a la realidad.
1. Presentación y reflexión personal de la estimación de la población de Egipto en el largo plazo.
El primer dato que tenemos a nuestra disposición es del año 4100 aC, con una población de 350.000 personas, que equivale a una densidad de unas 13 personas por km cuadrado aproximadamente.
En los siguientes 1000 años, la población aumentó, de una forma moderada, al doble de la inicial, que coincide con la unificación política de Egipto y la estabulación de la sociedad faraónica.
Vemos que en los siguientes dos siglos, la demografía aumentó comparándola con la del año 3150, padeciendo, eso sí, una ligera caída des del año 3000 aC al 2900 aC (de 870.000 a 800.000). Se documenta pero, que en torno de estos años, aparecen los primeros diques de riego artificial.
En el año 2500 encontramos una duplicación de la población comparada con la de 400 años antes y comprobamos como la población aumenta, de una forma gradual (con algunas caídas demográficas seguramente provocadas por situaciones de gran sequía y/o situaciones bélicas) hasta el año 100 dC. En esta época encontramos un máximo poblacional de 5.200.000 personas.
A partir de este período, la población se desplomó a lo largo de un milenio (aunque entre el siglo VIII i XIX la población aumentó un centenar de miles de personas), aproximadamente, hasta un mínimo situado en torno el año 1000 dC, con una población que data de 1,5 millones.
En plena Edad Media, la población aumentó hasta otro máximo de 5,1 millones de personas, entrono el año 1370, donde también se data la aparición de la Peste Negra. La población disminuyó de forma radical en un período de, más o menos, 250 años.
A partir de 1600 hasta 1846 encontramos una recuperación demográfica que, a partir de este momento y, sobretodo, a lo largo del siglo XX, se acelerará de forma exponencial hasta nuestros días, datando de una población en el año 2000 de unos 67,5 millones de personas y una densidad de 2472 personas por km cuadrado.
Mediante los datos expuestos del trabajo de Whitmore (1990), encontramos que la población egipcia ha ido en aumento en una larga y lenta etapa de la historia hasta alcanzar un máximo, que posteriormente sigue a una larga y lenta etapa de descenso demográfico. A continuación vemos que hay otro período largo de unos cuatro siglos aproximadamente, donde la población vuelve a crecer lentamente (obviamente mucho más rápido que en el largo período de crecimiento anterior, pero sigue siendo un tiempo muy considerable) hasta llegar a otro máximo, que hace disminuir la población a lo largo de dos o tres siglos más. A partir de aquí la población va en aumento, destacándose sobre todo a partir de la mitad del siglo XIX, donde se inicia un crecimiento exponencial.
3 Estos largos procesos de crecimiento y de decrecimiento de la población se pueden explicar mediante “fases evolutivas”, o fases tecnológicas, del ser humano. Se presentan 3 fases evolutivas del ser humano, cada una de ellas separada de las otras por una revolución tecnológica: - Fase de las herramientas o “Edad de piedra”: se inicia con las primeras manifestaciones culturales del ser humano y provoca un progreso evolutivo destacable.
- Fase agricultora: se inicia con el domino de la agricultura por parte del hombre y provoca un aumento de población mucho más elevado que la fase anterior, a causa del aumento de la capacidad de producción de energía y la aparición del excedente agrícola.
- Fase industrial o moderna: se inicia con la Revolución Industrial y pervive hasta ahora. Ha provocado el aumento estratosférico de la población y una capacidad productiva de recursos abrumante.
Whitmore (1990) nos presenta, mediante un gráfico logarítmico, un aumento de la población donde hay una aceleración y crecimiento relativamente rápido3 en los primeros períodos de estas fases y donde llega un punto donde la población se mantiene más o menos en un límite poblacional, que solo se supera cuando aparece una de estas revoluciones que hacen cambiar de fase y con ellas el aumento de población y capacidad de obtención de energía de la naturaleza.
Teniendo en cuenta lo expuesto, podemos deducir que los comienzos agricultores de la sociedad egipcia hicieron aumentar la población de forma exhaustiva a lo largo de un tiempo extenso (el establecimiento de los canales artificiales contribuyó a la causa).
Al llegar al límite, es decir, a la máxima capacidad de población que puede darse en una sociedad agrícola a causa de su forma de obtención de energía, la población empieza a descender a lo largo de un tiempo extenso también.
A continuación, a causa de un contexto histórico idóneo, la población en mediados de la Edad Media pudo recuperarse, seguramente al producirse una nueva intensificación agrícola del terreno, produciendo nuevamente un aumento de la capacidad energética. Aun así, al llegar al límite poblacional (entrono a los 5,1-5,2 millones), volvió a caer de forma drástica, a causa esta vez por la epidemia de la Peste Negra.
Hasta el establecimiento de productos y “modus” de vida occidentales producidos en la Revolución Industrial, la población siguió creciendo de forma lenta y gradual mediante la agricultura como eje de obtención energética. A partir de esta llegada (podríamos considerar un hecho histórico importante la apertura del Canal de Suez, que permitió la comunicación y la movilidad a gran escala), el crecimiento ha ido en aumento de una forma totalmente extrema hasta nuestros días.
2. Comparación sobre la representación gráfica de la población egipcia entre gráficas aritméticas y gráficas logarítmicas.
La representación gráfica de los datos poblacionales en Egipto se ha realizado mediante dos gráficas: una mediante escala aritmética y otra mediante escala semilogarítmica.
La representación mediante escala aritmética nos presenta una gráfica de tipo exponencial, es decir, una gráfica donde la variable representada por la población aumenta muy lentamente durante un Comparado siempre con los períodos anteriores. Por ejemplo: la población aumenta de forma muy rápida en la fase agrícola si se compara con todo el período de la “edad de piedra”, que es mucho más tiempo que la fase en cuestión.
3 4 largo período histórico hasta llegar a mediados del siglo XIX, donde hay un aumento abrumador de la población. Año tras año a partir de ahí la población aumenta más.
La representación aritmética se realiza mediante la concepción gráfica de que cada distancia mínima representa la misma cantidad o tiempo en cualquier lugar de la gráfica, sucediendo esto en los dos ejes. Es decir, en mi caso, cada centímetro en el eje de ordenadas representa 4 millones de personas y cada centímetro de las abscisas 400 años.
En esta representación encontramos que la línea de nivel de población se mantiene siempre dentro de los dos primeros cuadrantes. A partir de mediados del siglo XIX pero, la población se dispara, alcanzando gran amplitud en la gráfica.
La representación mediante escala semilogarítmica nos presenta una gráfica donde encontramos grandes períodos de crecimiento de la población, aumentando de forma gradual, y grandes períodos de decrecimiento poblacional, que también conlleva un largo período de tiempo (generalmente). A mediados de siglo XIX pero, la población también empieza a crecer, como en la aritmética, de forma disparada, aumentando más y más a mesura que avanza al tiempo hasta en la actualidad.
La representación semilogarítimca se realiza mediante la concepción gráfica de que en el eje de ordenadas hay un gráfico logarítmico4 (donde representaremos la población) y en el de abscisas un aritmético (en nuestro caso el tiempo).
En esta representación encontramos grandes oscilaciones en toda la historia de la población egipcia hasta hace unos 150 años, donde la población creció de forma acelerada hasta hoy en día.
Cada gráfica representa una realidad histórica distinta. La aritmética nos presenta una historia donde la población ha ido creciendo a lo largo del tiempo de forma muy gradual y lenta, aún que si se pueden apreciar algunos declives, se minimizan mucho a causa de la propia gráfica (donde todo este largo tiempo, cerca de 6000 años, se establece en las partes más bajas de la gráfica).
Cuando se llega a la modernidad (siglo XIX), la población estalla y crece de forma desmesurada en forma exponencial hasta hoy en día.
En cambio, la semilogarítmica nos presenta una historia donde la población ha sufrido largos procesos de crecimiento y otros de decrecimiento. Estos procesos de crecimiento siempre llegan a un límite (que en la aritmética no vamos a poder observar por la amplitud gráfica), que podríamos considerar como el límite de población que puede sustentar una sociedad agraria (como hemos visto en el Capítulo 1), que hace que, bien a causa de campañas bélicas o sequías o bien a causa de una epidemia, la población sufra un largo período de decrecimiento. Finalmente, a partir de la apertura a la sociedad occidental y a nuevas formas de obtención de energía dadas por la Revolución Industrial, la población de Egipto crece de forma abrumante.
La primera realidad nos muestra una historia más lineal, de aumento de población leve y gradual hasta llegar a la apertura de la modernidad con formas de obtención de energía provenientes de la Revolución Industrial.
La segunda, una historia de crecimientos y de decrecimientos, con largos períodos de bonanza y otros de desgracia.
Un gráfico donde cada 10 unidades, las siguientes 10 representaran 10 veces más que las anteriores. Ejemplo: en mi gráfica, las primeras diez unidades del eje de ordenadas representan cada una de ellas 100.000 personas, por tanto la décima unidad representa en la totalidad 1 millón de personas. A partir de aquí vuelven a aparecer 10 unidades más, pero en este caso, cada una de ellas representa un millón de personas. Es decir, cuando lleguemos a la nueva décima unidad, tendremos representado 10.000.000 de personas.
4 5 CONCLUSIÓN La representación gráfica nos ayuda a comprender la evolución de una población a lo largo del tiempo en un espacio geográfico determinado. Esta nos permite tener una visión amplia de todo el conjunto poblacional en la historia de la región.
En la práctica hemos realizado la representación gráfica para ayudarnos a comprender esta evolución en una región concreta como es Egipto.
Las dos representaciones se asemejan y divergen mucho a la vez, pero, mediante la representación en escala semilogarítmica, se puede comprender mucho más detalladamente el desarrollo de población en una región a lo largo del tiempo, ya que nos muestra de forma clara y precisa los límites poblacionales de las diferentes sociedades (si se tiene en cuenta la teoría de las “fases evolutivas o de cambio tecnológico” del hombre) y sus crecimientos y decrecimientos correspondientes. La aritmética no permite hacerlo con tanta precisión a causa de su magnitud en la escala y de la minimización poblacional en la gráfica hasta no llegar a la civilización occidental.
Con todo, cabe destacar la importancia que conlleva estudiar detenidamente la población regional a lo largo del tiempo para los estudios históricos. Esta nos puede desvelar y entender el progreso y el declive de formas tecnológicas, culturales, económicas, etc.
BIBLIOGRAFÍA WHITMORE, T. M., et. al. (1990): Long-Term Population Change, en B. L. Turner II et. al. (eds.): The Earth as Transformed by Human Action. Global and Regional Changes in the Biosphere over the Past 300 Years, Cambridge, Cambridge University Press, 1990, pp. 25-39.
6 ANEXO 7 PRÁCTICA 1.
La población humana en el muy largo plazo: modelos de representación gráfica Adrià Enríquez Àlvaro NIUB: 16827123 Geografía e Historia Grupo B1 Curso 2015/16 8 ...