13. Motivación y emoción (2016)

Apunte Español
Universidad Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)
Grado Biología - 3º curso
Asignatura Ampliación fisiología animal
Año del apunte 2016
Páginas 7
Fecha de subida 13/06/2017
Descargas 2
Subido por

Vista previa del texto

Motivación y emoción.
El comportamiento animal y humano viene en gran parte determinado por la consecución de objetivos que favorecen la probabilidad de supervivencia de la especie o individuo. La motivación hace que un animal se comporte de una manera determinada, y que su conducta se oriente para conseguir un objetivo concreto.
En función de la motivación predominante en un momento concreto se activan unas zonas u otras. Esta motivación y por lo tanto los objetivos pueden estar relacionados con: - - Señales generadas como consecuencia directa de un desequilibrio homeostático. La conducta de beber cuando aumenta la presión osmótica de los líquidos extracelulares por una deshidratación. En el caso que la motivación sea sensación de hambre hace que nosotros busquemos comida. El sexo también es una motivación. La más urgente es la sed, porque cuando tenemos sed no comemos, porque si no hay una desproporción.
Señales externas (o somatosensoriales) que señalan un peligro o una situación positiva para el animal. Como la presencia de un depredador o de una fuente de alimentación.
Cuando estamos motivados por algo, la motivación por otras cosas disminuye. Por ejemplo, cuando tenemos sed, según la severidad de la sensación, comeremos si vemos algo que es muy apetitivo. Pero si la sensación de sed es muy severa no vamos a comer.
Una gran parte de la conducta viene determinada por la aparición de un impulso interno para una acción determinada, que se traduce en una motivación. Esta motivación orienta la conducta del animal en una dirección precisa. Entre los comportamientos que se desencadenan de esta manera, existen unos que son consecuencia de un desequilibrio homeostático (ingesta de agua y comida) y otras que son más críticos para la supervivencia de la especie como es el sexo o la reproducción.
El comportamiento motivado depende de la interacción entre la intensidad del impulso interno (por ejemplo, la intensidad de la señal de hambre) y las características del estímulo (como el tipo de comida disponible).
Cuando comemos, realizamos el acto consumatorio (realizar la acción) y se desencadenan dos consecuencias y actúan: - Mecanismo de saciedad. Cuando estamos comiendo hay unos mecanismos que hacen que nos sintamos llenos.
Mecanismo de refuerzo. Aparece un mecanismo que hace que la probabilidad de que cuando estemos en la misma situación aumente, recompensa.
Aunque los procesos descritos hasta ahora se pueden llevar a cabo de forma automática. En mamíferos, la motivación está relacionada con la emoción, cuando tenemos mucha sed nuestro estado anímico es muy bajo. Y cuando bebemos nos da placer. En mamíferos ha aparecido un nuevo mecanismo de regulación de la conducta que implica algún grado de percepción consciente (mucho más elaborado en primates y humanos) que se traduce en la percepción de los impulsos internos acompañados de sentimientos (emociones). El deseo suele ir acompañado de un estado emocional negativo y la consecución de los objetivos (acto consumatorio) de emociones positivas (placer). Por esta razón, motivación y emoción son dos conceptos estrechamente relacionados.
Si pensamos en un aparato del aire acondicionado, vemos un mecanismo sensor, ponemos un detector y el termostato es el punto de referencia. La máquina compara el sensor con el termostato y se detecta la diferencia (error de la señal) en función de eso dispara un mecanismo u otro (generar aire caliente o aire frío). En este mecanismo, el sistema se parará cuando el sensor y el termostato coincidan. Esto es el sistema clásico de cualquier máquina de control.
En nuestro cuerpo tenemos unos sensores de agua, el cuerpo pierde agua, los detectores se dan cuenta de la pérdida de agua porque lo compara con el set point entonces se inicia la conducta de beber. Entonces empezamos a beber, pararíamos de beber no cuando se iguale sino cuando el mecanismo de predicción (o de saciedad) lo diga (esto es una diferencia importante con el aire acondicionado). Hay un sistema que detecta el llenado del estómago, que ve que probablemente tenemos suficiente.
Hay dos aspectos críticos de los mecanismos de regulación: - - Punto de referencia (set-point) cuya importancia se demuestra claramente con lesiones del hipotálamo que afecta al mantenimiento del peso corporal y con la fiebre por infección bacteriana.
La puesta en marcha de mecanismos de saciedad, que diferencia claramente a los sistemas biológicos de un aparato. Por ejemplo, el dispositivo de regulación de temperatura ambiente.
Lo normal en la naturaleza es que si tenemos hambre busquemos la comida. El estado motivacional interno (hambre) da lugar a una respuesta conductual diferente si el estímulo apropiado (alimento) está disponible (acto de comer) o se ha de buscar (exploración o desarrollo de una conducta adecuada para disponer del alimento). El primero consiste en un comportamiento consumatorio y el segundo en un comportamiento apetitivo.
El hipotálamo constituye el gran centro integrador de los aspectos básicos de los procesos motivacionales (hambre, sed, termorregulación y comportamiento sexual). En el hipotálamo encontramos distintos núcleos. Muchas de las consecuencias que tiene activar al hipotálamo están relacionadas con la conducta y la fisiología. El hipotálamo integra las respuestas más automáticas a las señales que llegan de los órganos, procedentes en la mayoría de los casos del núcleo del tracto solitario, con las señales de control procedentes de centros superiores.
Hipotálamo  señales automáticas procedentes núcleo tracto solitario) + señales de control procedentes de centros superiores) Las hormonas que emite la hipófisis, que afectan la conducta y a la fisiología están reguladas por el hipotálamo. Las señales que van a llegar al hipotálamo tienen que ver con las respuestas fisiológicas y homeostáticas. El hipotálamo forma las hormonas neurohipofisarias y regula la secreción de las hormonas adenohipofisarias a través de factores hipotalámicos.
Circuitos de recompensa.
Respecto a los aspectos motivacionales más importantes que no afectan al hipotálamo, sino que afectan otras zonas se hicieron experimentos. Los experimentos son los estudios de Olds y Milner con autoestimulación eléctrica intracraneal. Estos demostraron que existían unos circuitos de recompensa. Estos experimentos en la regulación de la conducta por parte de los aspectos motivacionales, es algo que se sabía que estaba, pero no era algo concreto.
Estos estudios iniciaron el conocimiento del sustrato biológico de los mecanismos de la recompensa, bien caracterizados en los estudios de aprendizaje.
El experimento consistía en poner electrodos en el animal en unas zonas concretas y se basaba en que el animal aprendiera a administrarse estos estímulos. Algunas zonas de los animales eran más fáciles de activar después de un aprendizaje. El animal aprendía rápidamente debido a un efecto de recompensa. Esto fue la primera demostración que la conducta motivada estaba relacionada con el SN.
Depende de donde se sitúe el electrodo (el electrodo estimula a los axones), al animal le produce tal efecto de recompensa que solo presionan la palanca y no paran para comer. Es tan potente la señal que solo se centraban en recibir la recompensa. Este hecho, fue fundamental para el estudio del sistema nervioso.
Aunque también ha zonas de aversión, al animal no le gusta que esa zona sea estimulada. El área donde se acumulaban más zonas de recompensa eran aquellas por los que pasaban los axones que van del tronco encéfalo al haz medial del mesencéfalo (=zona anterior del mesencéfalo). Curiosamente, este tracto de axones lleva las fibras dopaminérgicas que van del área tegmental ventral al núcleo Accumbens. Así se demostraba que el sistema dopaminérgico meso-límbico juegan un papel importante en los procesos motivacionales.
En el fondo, lo que hacen las drogas es activar los circuitos naturales de recompensa. Aquellos relacionados con las motivaciones naturales activan los sistemas dopaminérgicos. Cuando estamos en una situación de recompensa se elevan los niveles de dopamina i serotonina. Pero las drogas usurpan este circuito de forma más potencial que lo que hacen los otros normalmente. Aunque el sistema dopaminérgico es importante, no es el único en la acción de las drogas. Una vez que estos mecanismos se han instaurado en el sistema nervioso, ya no se pueden quitar, y se genera una adicción. Las drogas alteran drásticamente.
Circuitos naturales de recompensa  sistemas dopaminérgicos  ↑ dopamina ↑ serotonina Emociones.
Durante básicamente 20 o 30 años, no se estudiaba la regulación de las emociones por el sistema nervioso central, solo lo estudiaban aquellas personas que trabajaban en el campo del estrés.
Pero esto cambió radicalmente, se dieron cuenta que estudiar la conducta humana y la psiquiatría no era posible sin antes entender las emociones humanas.
¿De qué manera podemos estudiar las emociones con cierta objetividad? Una de las soluciones es mediante las expresiones faciales, aunque no hay un consenso sobre cuáles son las emociones básicas. Muchos investigadores consideran emociones básicas: el enfado, la tristeza, la alegría, el miedo, el disgusto, la sorpresa y menosprecio. Se vio que, comparando algunas culturas, estas coinciden en algunas expresiones faciales. De momento, es la única manera de objetivar las emociones.
¿No hay ninguna manera biológica? Para que entendamos el ciclo biológico de las emociones, tenemos que tener en cuenta algunos esquemas básicos que intentan explicar la percepción consciente de los estados emocionales: - James – Lange decía que percibíamos un estímulo que provocaba un efecto emocional y esto hace que automáticamente se desencadene una respuesta fisiológica (incremento de la frecuencia cardíaca, sudoración de las manos). La mayoría son respuestas activadas por el simpático. Esta teoría nos dice que tenemos que detectar la respuesta fisiológica y a partir de allí nos daremos cuenta de que estamos en una situación emocional. Es necesario percibir la respuesta fisiológica para detectar la emoción. Cada emoción depende de una respuesta fisiológica.
- Cannon nos dice que se disparan dos vías, una que va a la percepción de emociones y otra que es la respuesta fisiológica. En esta teoría la sensación fisiológica no influye en la percepción de la emoción, son independientes. La respuesta fisiológica no depende de la emoción. Hay una respuesta corporal y una experiencia emocional simultáneas.
- La teoría de Schachter es la de Cannon con un punto añadido. Le interesaba ver cómo contribuía la respuesta fisiológica a las emociones. Se hacen dos grupos de individuos, a uno se les da adrenalina y al otro placebo, aunque ellos no saben lo que es. Seguidamente se les muestran unas imágenes que sabemos que provocan emociones. Entonces los sujetos van a tener que decir qué emoción tienen y en qué grado. Los resultados dicen que todos los sujetos distinguen por igual la emoción. Por lo tanto, la adrenalina no afecta a la percepción.
Pero la mayor gradación se encuentra en aquellos sujetos que habían tomado la adrenalina.
La respuesta fisiológica puede incrementar la sensación emocional. El bloqueante β – adrenérgico bloquea la frecuencia cardíaca, cuando se bloquea la taquicardia se inicia el proceso contrario y, por lo tanto, se va tranquilizando el sujeto. Por lo tanto, las respuestas autonómicas (fisiológicas) contribuyen a la intensidad de la experiencia emocional.
Sistema límbico.
Se sabe que el sistema límbico es anatómico, su nombre deriva del término limbo, que quiere decir borde o límite. Se acuñó para definir un conjunto de áreas situadas en la región medial del encéfalo, que separaba la corteza de otras estructuras subcorticales.
Cuando miramos el procesamiento de las emociones también miramos el sistema límbico que es una isocorteza que rodea la línea media, tiene una forma que no es usual en la corteza. Dentro del concepto de sistema límbico se incluyen zonas de corteza que no tienen la estructura típica en seis capas de la neocorteza o isocorteza.
A medida que los animales tienen un sistema cefálico más desarrollado esta zona es más pequeña (en cuanto a la superficie ocupada del cerebro). Tenemos la corteza límbica que está formada por la corteza entorrinal, la piriforme y la retrosplénica. Todo lo que rodea el cuerpo calloso es lo que se llama sistema límbico. En el sistema límbico también añadimos la amígdala y el hipotálamo a parte de la corteza límbica.
En humanos las zonas más relacionadas con las emociones y con la psiquiatría son la corteza prefrontal, la amígdala y el córtex anterior cingular. Estas estructuras se encuentran interconectadas y juegan un papel muy importante en cuanto a la regulación de las emociones, una alteración en estas podría provocar desajustes en la regulación de emociones y una conducta propensa a la agresividad, la impulsividad y la violencia.
Corteza prefrontal.
La corteza prefrontal la podemos dividir en varias partes que están relacionadas con las emociones. La parte más superior está relacionada con el razonamiento complejo y aspectos cognitivos, la parte más del medio es la implicada con las emociones y la dorso-lateral es la relacionada con la memoria de trabajo. Las regiones mencionadas del lóbulo prefrontal se consideran funcionalmente como sistema límbico a pesar de una citoarquitectura típica de isocorteza.
Superior  razonamiento complejo y aspectos cognitivos Medio  emociones Dorso-lateral  relacionada con la memoria de trabajo Amígdala.
La amígdala se llama así porque su forma recuerda a una almendra, se sabe des de hace mucho tiempo que es importante para la regulación emocional. La amígdala es una estructura muy compleja, formada por muchos subnúcleos con estructuras muy diferenciadas.
Ledoux.
Ledoux representó en un esquema el sistema límbico que para él era demasiado general, pero él quería estudiar las emociones complejas. Por ejemplo, el condicionamiento del miedo que es cuando el animal asocia alguna cosa como un aviso al choque (considerando choque aquello que le da miedo). El animal sabe que el sonido por ejemplo se antecede al choque.
Cuando percibimos un estímulo este va al tálamo, luego a la corteza primaria, seguidamente a zonas más complejas y finalmente a la amígdala. Las señales que llegan a la amígdala son de las zonas más complejas, ya sean polimodales (más de un tipo de información) o unimodales (un solo tipo de información). Como sabemos, la amígdala es fundamental para dar respuesta a las emociones.
Entonces Ledoux dijo que, si eso era así, si lesionáramos la corteza primaria la información no se iba a procesar. Pero el acondicionamiento continuaba siendo igual.
Seguidamente miró cuál era la antesala de la corteza (tálamo), cuando se lesiona el tálamo no aparece acondicionamiento al miedo. Así que, el tálamo tiene que estar relacionado directamente con la amígdala.
Entonces, ¿qué es lo que hace la corteza? Cuando los animales se exponen al sonido y después viene un choque, estos se habitúan a unas condiciones de frecuencia. Pero cuando la corteza se encuentra condicionada, el animal pierde la capacidad de discriminar la frecuencia y cualquier sonido hace que se condicione al miedo. Así que, la corteza también juega un papel muy importante, aunque no imprescindible para el condicionamiento del miedo.
Si pusiéramos directamente al animal en el aparato que les da miedo, pero no le damos ningún sonido, el animal también es capaz de condicionarse al aparato. Las características del aparato también las relacionan con el estímulo. Si afectas al hipocampo desaparece el condicionamiento del contexto, por lo tanto, el hipocampo (=formación hipocampal) es importante para adquirir la configuración del contexto.
La amígdala es una zona de integración, sobretodo la amígdala lateral. De la amígdala lateral se deriva a otras partes de la amígdala (basolateral, basomedial y central). La amígdala central da la salida de la señal al sistema nervioso y controla la gran parte de todas las respuestas biológicas que experimentamos.
- Amígdala lateral  zona de integración.
Amígdala central  salida de la señal al SN.
Una de las partes más importantes, es si somos capaces de responder a las emociones o no, si estamos conscientes o no. No necesitamos muchas veces ser conscientes de que estamos en la situación emocional. Por lo tanto, no necesitamos la consciencia de lo que estamos experimentando.
En el procesamiento de emociones hay un circuito primario que seguramente está en todos los vertebrados. En vertebrados es difícil saber si tienen emociones, sabemos que los mamíferos experimentan emociones, las aves no se sabe y los otros se cree que no. Los circuitos que controlan estos procesos pueden ser muy directos, o la emoción jugar un papel intermediario.
Las emociones añaden flexibilidad. Esa emoción puede ser consciente o no. En humanos podemos experimentar emociones de las que nosotros no somos conscientes.
Procesamiento consciente vs inconsciente.
El estímulo puede llegar al tálamo, luego a la amígdala y de allí dar a la respuesta. No necesitamos la corteza para procesar emociones. Incluso es posible que una parte de la corteza esté implicada pero que no seamos conscientes de eso.
Para responder a las emociones (fisiología y conducta) no hace falta ser conscientes de nada. La información procesada desde el tálamo hacia la amígdala, representaría un circuito inconsciente, mientras que aquella que es procesada a través de la corteza de asociación daría lugar a la percepción consciente (aunque el procesamiento cortical no necesariamente ha de conducir a la percepción consciente). A partir de la amígdala encontraremos dos tipos de respuestas: - El estímulo va al hipotálamo (PAG) y da lugar a una respuesta pasiva, ya sea fisiológica o de conducta.
El estímulo se dirige al núcleo accumbens y da lugar a una respuesta activa. El núcleo accumbens está relacionado con el sistema motor y de recompensa. Si quiero que el animal aprenda algo lo que haré es activar este núcleo accumbens.
Todo esto puede pasar de forma automática. Pero los humanos normalmente, somos capaces de intervenir conscientemente en las emociones. Esta intervención es la que seguramente tiene que ver con la corteza sensorial y la asociación de esta información en la corteza. Esta información consciente podría elaborar y regular las respuestas más primarias e inmediatas. En situaciones en las que estamos en un conflicto, se trabaja más la información para poder responder con eficacia.
Estímulo Tálamo Amígdala Cótex asociación Núcleo Accumbens Hipotálamo PAG $ Respuesta activa (recompensa, aprendizaje y motor) Respuesta passiva (fisiólogica y de conducta) Córtex sensorial ...

Comprar Previsualizar