Tema 11 (2012)

Apunte Español
Universidad ESADE (URL)
Grado Administración y Dirección de Empresas (BBA) + Derecho - 1º curso
Asignatura Derecho Penal I
Año del apunte 2012
Páginas 5
Fecha de subida 17/10/2014
Descargas 2

Vista previa del texto

Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  11   Tema  11:  El  tipo  injusto  en  los  delitos  dolosos  de  acción   Los  tipos  penales  están  revestidos  de  parámetros  meramente  causales.     Tratar   de   trazar   la   relación   entre   una   conducta   y   un   resultado.   Dicha   relación   de   resultado  se  establece  a  través  de  dos  parámetros:  el  objetivo  y  el  subjetivo     Parte  objetiva  del  tipo  doloso   Parámetro   objetivo:  debe  observarse  que  la  conducta  sea  objetivamente  idónea   para  causar  el  resultado,  para  imputar  ese  resultado.  Para  valorar  este  parámetro   objetivo   no   sirve   la   mera   relación   causal   física   entre   los   hechos,   no   podemos   hacer   esa   valoración   simplemente   por   esa   relación   de   causa-­‐resultado   porque   esa   relación  debe  ser  trazada  desde  parámetros  jurídicos  y  no  desde  una  perspectiva   meramente  causal  física.  No  criterios  físicos,  solo  sirven  como  listado  de  posibles   causas,  pero  hay  que  pasar  el  filtro  jurídico,  al  que  se  le  responde  con  la  teoría  de  la   imputación   objetiva.   El   filtro   físico   recibe   el   nombre   de   relación   de   causalidad.   Cuando  se  haya  pasado  el  filtro  de  la  imputación  objetiva  veremos  como  ese  filtro   va  a  tener  que  ser  coherente  con  la  exigencia  de  dolo  o  imprudencia.     En  el  proceso  de  valoración  de  una  conducta,  destinado  a  decidir  si  esa  conducta  es   típica  y  por  tanto,  acaso  delictiva,  el  primer  paso  obligatorio  es  comprobar  que  se   ha  producido  objetivamente  la  conducta  que  la  ley  penal  había  descrito  delictiva.   También   hay   que   advertir   que   esa   primera   parte   de   la   tarea   del   intérprete   es   común  a  los  delitos  dolosos  y  culposos.   Dentro  de  la  parte  objetiva  del  tipo  doloso,  se  recogen  aquellos  elementos  que  no   residen   en   la   voluntad   o   intención   de   autor,   sino   que   su   sentido   está   objetivado   en   el  tipo.     Al   tipo   objetivo   pertenecen   en   su   virtud:   los   elementos   de   autoría;   los   elementos   de  hecho,  los  cuales  varían  según  se  trate  de  tipos  de  simple  actividad  o  de  tipos  de   resultado.     Relación  de  causalidad  e  imputación  objetiva   En  los  delitos  de  resultado  debe  mediar  una  relación  de  causalidad  entre  la  acción   y   el   resultado,   es   decir,   una   relación   que   permita,   ya   en   el   ámbito   objetivo,   la   imputación  del  resultado  producido  al  autor  de  la  conducta  que  lo  ha  causado.  Sin   perjuicio   de   exigir   después   la   presenciad   e   otros   elementos   subjetivos   a   efectos   de   deducir  una  responsabilidad  penal.     En  muchos  casos  no  hay  dudas  sobre  la  causalidad  entre  una  acción  y  un  resultado   pero,  a  veces,  es  muy  complicado  determinar  la  causalidad  tal  y  como  se  ve  en  el   siguiente   ejemplo:   A   hiere   a   B   y   éste   muere   en   un   accidente   de   tráfico   al   ser     1   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  11   trasladado   al   hospital   para   ser   atendido,   por   una   infección   sobrevenida   a   consecuencia  de  la  herida  o  por  un  mal  tratamiento  médico.     Para  poder  solucionar  casos  tan  complejos  se  han  elaborado  diversas   teorías  de  la   causalidad:   1. Teoría  de  la  equivalencia  de  las  condiciones:  Es  causa  toda  condición  de   un   resultado   concreto   que,   suprimida   mentalmente,   daría   lugar   a   que   ese   resultado  no  se  produjese.  Así  pues,  A  sería  el  causante  de  la  muerte  de  B.   El  gran  problema  de  esta  teoría  es  que  se  amplía  mucho  el  número  de  causa   y  de  sujetos  responsables.     2. Teoría   de   la   causación   adecuada   o   de   la   adecuación:   Sólo  es  condición   aquella   causa   que   generalmente   es   adecuada   para   producir   el   resultado.   Una  acción  será  adecuada  para  producir  un  resultado  cuando  una  persona   normal,   colocada   en   la   misma   situación   que   el   agente,   hubiera   podido   prever   que,   en   circunstancias   corrientes,   tal   resultado   se   produciría   probablemente.   Debido   a   que   previsible   objetivamente   lo   es   casi   todo,   la   teoría   recurre   a   la   diligencia   debida   para   elaborar   otro   límite.   Así   pues,   si   la   acción  se  realiza  con  la  diligencia  debida,  aunque  sea  previsible  el  resultado,   se   mantiene   en   el   ámbito   de   lo   permitido   jurídicamente   y   no   plantea   problema  alguno.     3. Teoría   de   la   causa   jurídicamente   relevante:   Diferencia   entre   la   determinación   de   la   causalidad   (para   la   que   utiliza   la   teoría   de   la   equivalencia)  y  la  cuestión  de  si  una  causa  es  o  no  relevante  para  el  Derecho   penal.   Todo   es   causa   de   algo,   por   lo   que   esta   causalidad   natural   debe   ser   limitada   con   ayuda   de   criterios   jurídicos,   de   tal   forma   que   el   problema   causal  se  convierte  en  un  problema  jurídico  a  incluir  dentro  de  la  categoría   de  la  tipicidad.       Las   teorías   de   la   causalidad,   en   sus   distintas   vertientes,   se   han   venido   complementando  en  los  últimos  años  con  criterios  normativos,  coincidentes  en  su   mayor  parte  con  los  de  la  teoría  de  la  imputación  objetiva.     Teoría  de  la  imputación  objetiva   La   verificación   de   un   nexo   causal   entre   acción   y   resultado   no   es   suficiente   para   imputar   ese   resultado   al   autor   de  la  acción.  Se  impone  la  utilización  de   criterios   de   carácter   normativo   extraídos   de   la   propia   naturaleza   del   Derecho   penal   que   permitan,   ya   en   el   plano   objetivo,   delimitar   la   parte   de   la   causalidad   jurídicamente   relevante.       2   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  11   Así   pues,   después   del   establecimiento   de   una   conexión   causal   entre   el   autor   y   el   resultado  se  le  debe  poder  imputar  éste  a  aquél  acorde  a  los  criterios  de  la  teoría   de  la  imputación  objetiva.       Requisitos  para  la  imputación  objetiva:   1. Creación  de  un  riesgo  penalmente  relevante:  Permite  resolver  casos  en   los   que   no   hay   creación   ni   incremento   del   riesgo   porque   el   resultado   se   hubiera   producido   igualmente   aunque   el   autor   hubiera   actuada   con   la   diligencia  debida.   2. Relación  riesgo-­‐resultado:  Esta  relación  se  debe  medir  desde  parámetros   jurídicos.   Sirve   para   excluir   la   imputación   de   resultados   que   han   sido   consecuencia  de  cursos  causales  atípicos.  (Si  A  dispara  a  B  y  B  muere  en  la   ambulancia  por  un  accidente  de  trafico  no  se  le  podrá  imputar  a  A  la  muerte   de  B  pues  el  riesgo  creado  por  A  no  ha  sido  el  causante  del  resultado).   3. Conducta   contraria   al   fin   de   protección   de   la   norma:   Sirve   para   solucionar  casos  en  los  que,  aunque  el  autor  ha  creado  o  incrementado  un   riesgo   que   se   transforma   en   un   resultado   lesivo,   éste   no   debe   ser   imputado   al  no  haberse  producido  dentro  del  ámbito  de  protección  de  la  norma.     El   delito   doloso   y   el   imprudente   tienen   en   común   el   parámetro   objetivo.   En   el   delito   imprudente   se   le   imputa   objetivamente   el   resultado   al   autor   de   la   imprudencia  así  como  sucede  en  el  delito  doloso.     Parte  subjetiva  del  tipo  doloso   Parámetro  subjetivo:  Que  haya  dolo  o  imprudencia.     A  partir  del  año  83  no  se  pueden  medir  las  cosas  desde  criterios  objetivos,  sino  que   hay   que   tener   en   cuenta   el   dolo   o   la   imprudencia.   Con   lo   que   al   principio,   en   derecho   penal   únicamente   tenemos   relaciones   causales,   pero   más   adelante   se   incluirá  el  dolo  y  la  imprudencia.       A  la  parte  subjetiva  de  los  tipos  de  injusto  dolosos  corresponde  todo  aquello  que   pertenece   a   la   dirección   de   voluntad   del   autor   y   a   su   conocimiento   de   los   elementos  objetivos  tipo.  En  su  virtud,  la  parte  subjetiva  se  compone  en  todo  caso   del  dolo,  y,  en  ocasiones,  de  los  elementos  subjetivos  del  injusto.     El  dolo:  elementos,  concepto  y  clases   El   dolo   se   caracteriza   por   el   conocimiento   y   la   voluntad   dirigidas   al   logro   de   un   resultado  de  naturaleza  delictiva.     El   concepto   de   dolo   en   derecho   penal   consiste   en   conocimiento   más   voluntad   para   realizar   los   hechos   descritos   en   el   derecho   penal;   descritos   en   la   parte   objetiva   del   derecho  penal.  El  dolo  no  incluye  el  conocimiento  de  lo  prohibido  sino  solo  incluye     3   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  11   el  conocimiento  de  lo  fáctico;  es  decir  si  la  persona  conocía  y  quería  lo  que  estaba   haciendo,  no  si  sabía  que  lo  que  estaba  haciendo  era  delito.  La  tipicidad  es  se  lo  que   estoy   haciendo   a   efectos   fácticos,   sé   los   hechos,   nada   más!!!   No   importa   el   conocimiento   de   la   conducta   prohibida.   La   conciencia   de   la   antijuricidad   (saber   que  el  acto  va  en  contra  del  derecho)  es  una  cuestión  que  atañe  a  la  culpabilidad,   pero  no  a  la  existencia  de  un  acto  típico  objetiva  y  subjetivamente.       Como  se  ha  observado  el  dolo  tiene  dos  elementos  FUNDAMENTALES:   1. Conocimiento   (Elemento   intelectivo):   El   sujeto   de   la   acción   debe   saber   qué  es  lo  que  hace  y  conocer  los  elementos  que  caracterizan  su  acción.  No   basta   con   que   hubiera   debido   o   podido   saberlo.   La   vertiente   negativa   del   elemento  intelectual  del  dolo  es  el  error  de  tipo  (no  conoce  que  aquello  no   mata),   que   da   lugar   a   que   el   dolo   no   exista,   se   trata   de   una   tentativa   inidónea  y  no  se  castiga.   2. Voluntad   (Elemento   volitivo):   Para   actuar   dolosamente   no   basta   con   el   mero   conocimiento   de   los   elementos   objetivos   del   tipo,   es   necesario,   además,   querer   realizarlos.   Supone   la   voluntad   incondicionada   de   realizar   algo  típico  que  el  autor  cree  que  puede  realizar.     Ejemplo:   el   autor   aún   no   sabe   si   disparar   y   espera   la   reacción   del   otro   o   la   víctima  se  ha  alejado  del  campo  de  tiro  y  no  puede  realizarse.  En  estos  casos   no  hay  dolo,  porque  el  autor  no  quiere  todavía  o  porque  no  puede  querer  lo   que  no  está  dentro  de  sus  posibilidades.       Como  se  ha  comentado,  si  no  hay  conocimiento  no  hay  dolo  y  se  está  produciendo   un   error   de   tipicidad   que   puede   ser   o   bien   de   tipo   vencible   o   bien   de   tipo   invencible:   • Vencible:   Si   hubiera   tomado   las   precauciones,   si   hubiera   sido   prudente   el   delito  no  se  habría  producido.  En  estos  casos  pasamos  de  un  delito  doloso  a   un   delito   de   imprudencia.   Ejemplo:   El   que   dispara   a   una   persona   mientras   caza  al  confundirla  con  LA  BESTIA.   • Invencible:  Da  lugar  a  un  hecho  fortuito  que  no  podría  haber  sido  evitado.   En  este  supuesto  no  hay  delito.  Ejemplo:  Si  vamos  a  cazar  y  acordamos  que   tu   vas   hacia   la   derecho   y   yo   hacia   la   izquierda   y   yo,   actuando   tal   y   como   habíamos   acordado,   te   disparo   pensando   que   eres   LA   BESTIA   por   que   has   infringido  el  acuerdo  y  te  has  metido  en  mi  zona.     Clases  de  dolo     Encontramos  las  siguientes  formas  de  delito  doloso:   • Dolo  directo:  El  autor  se  dirige  a  la  consecución  de  un  resultado  delictivo.   • Dolo   indirecto   o   de   segundo   grado:   El   autor   se   dirige   a   un   resultado   principal   pero   se   le   presentan   como   necesarias   e   inevitable   otras   consecuencias   de   naturaleza   delictiva.   Es   aquella   consciencia   y   voluntad     4   Marcos  Sauquet  Trías   Derecho  Penal  I  –  Tema  11   • que   el   autor   tiene   hacia   aquellos   otros   resultados   que   deben   producirse   como  medio  necesario  para  alcanzar  la  meta  deseada.   Dolo   eventual:   El   autor   acepta,   consiente,   en   ocasiones   le   resulta   indiferente  o  se  representa  como  altamente  probable  que  de  su  conducta  se   derive  un  resultado  delictivo.  Si  tiene  que  pasar  que  pase.  Se  constata  una   conciencia  de  la  posibilidad  de  un  resultado  como  probable,  pese  a  lo  cual  el   autor   ha   actuado   consintiendo   o   siéndole   indiferente   la   producción   de   tal   resultado.     Todas  las  formas  de  dolo  tienen  el  mismo  marco  penal.     La   frontera   del   dolo   eventual   es   la   culpa   consciente.   La   culpa   consciente   es   una   forma  de  imprudencia.    Culpa  consciente:  es  la  negación  del  dolo  eventual.     Dos  teorías  tratan  de  distinguir  dolo  eventual  de  culpa  consciente:   • Teoría   del   consentimiento:   Parte   del   elemento   volitivo   del   dolo.   Debe   apreciarse   dolo   eventual   cuando   el   autor   ha   previsto   la   producción   del   resultado   como   posible   y   pese   a   ello   acepta   esa   eventualidad,   o   le   resulta   indiferente.  Para  esta  teoría  no  es  suficiente  con  que  el  autor  se  plantee  el   resultado   como   de   probable   producción,   sino   que   es   preciso   que,   además,   para  que  sea  dolo  que  <aún  cuando  fuere  segura  su  producción,  actuaría>.   Por   el   contrario,   imprudencia   si   el   autor,   de   haberse   representado   el   resultado  como  de  segura  producción,  hubiera  dejado  de  actuar.     • Teoría   de   la   probabilidad:   Parte   del   elemento   intelectual   del   dolo.   Es   suficiente  con  que  el  autor  se  haya  planteado  o  representado  la  posibilidad   de   que   el   resultado   se   produzca   y   a   pesar   de   ello   haya   actuado.   Prescinde   pues   de   indagar   si   consintió   o   no   consintió.   A   la   fuerza   se   tuvo   que   representar  la  alta  probabilidad  del  resultado,  el  poder  afirmar  que  el  autor   llevando  a  cabo  una  conducta  peligrosa  se  tuvo  que  representar  la  probable   situación.     La   teoría   de   la   probabilidad   admite   la   existencia   de   dolo   eventual   cuando   el   autor   se   representa   el   resultado   como   de   muy   probable   producción   y   a   pesar  de  ello  actúa,  siendo  indiferente  que  admita  o  no  su  producción.  Si  la   probabilidad  es  más  lejana,  habrá  imprudencia  consciente.       5   ...